Ricardo Raphael, desinformar no es opción

Guadalupe Lizárraga

Está por demás que te recuerde que durante 14 años, la información en los medios mexicanos sobre el falso caso Wallace ha sido tendenciosa, difamadora y ha proferido a los cuatro vientos calumnias que en otro país serían inaceptables contra las víctimas de Isabel Miranda Torres, personas inocentes a quienes les dieron sentencias por más de cien años sin haber cometido ningún crimen y quienes además fueron violentadas física, psicológica y sexualmente para que se incriminaran. Hoy, hablar con honestidad periodística ayudaría a restaurar tan sólo un poco la dignidad y la integridad de estas personas que fueron maltratadas hasta el cansancio, por ustedes, los medios tradicionales. Pero también ayudaría a este país para salir del espiral de violencia que ha sido la fabricación de culpables en la que miles de mexicanos quedaron atrapados en las prisiones por la corrupción en la procuración de justicia desde los gobiernos anteriores.

Te respondo abiertamente por la pertinencia pública que tiene este caso, por lo antes expuesto, y por esa transparencia y respeto que se merecen nuestras audiencias, nuestros lectores, porque desinformar no es la opción que México hoy necesita, aunque se disfrace o se disimule con pantallas de neón. 

De acuerdo con lo que llamas tu “racional ético”, puntualizas justificaciones por no dar un debido crédito a mi trabajo de cinco años de investigación sobre la fabricación del caso Wallace. Más aún, dices sentirte “injustamente tratado” por mí, después de afirmar que tú eres el autor de la “investigación” y de recibir incluso aplausos institucionales por un reportaje que escribiste con serias imprecisiones sobre el árbol genealógico de Carlos León Miranda y María Isabel Miranda Torres, las cuales por cierto, dañan moralmente al protagonista de la historia.  

1.      Dices que fuiste contactado por la esposa del doctor Carlos León Miranda, la señora María Luisa Vargas Pérez.

Carlos León Miranda no está casado. Es divorciado de María Isabel Miranda Torres, y vive en Ensenada. Vargas fue empleada doméstica de la madre de Carlos, y procreó un hijo con él, el cual vive en la ciudad de México, y se llama César Augusto Miranda Vargas. Ella lo siguió a Ensenada mucho tiempo después de que León viviera 13 años con la enfermera María Guadalupe Ortega Vélez, por la que se divorció León de Isabel. Con Guadalupe Ortega procreó otro hijo al que le pusieron el mismo nombre de su padre y vive junto con él en Ensenada. María Luisa Vargas trabaja en la farmacia Natura Vital, propiedad del Dr. León Miranda.

2.      Dices que “ella y su marido habían visto el programa de Espiral Canal 11, y eso los decidió a hablar”, en referencia a la entrevista que me hiciste en tu programa y después a Isabel Miranda, y que transmitiste el 12 y el 19 de diciembre de 2018, respectivamente.

El Dr. Carlos León Miranda me confirmó que antes del 18 de abril, a inicios de Semana santa, no sabía nada de mi investigación ni mucho menos de la tuya, ni del programa de Televisión Espiral de Canal 11 que se transmitió en diciembre de 2018. El Dr. León decidió revelar su identidad cuando le di a conocer hacia dónde se dirigían los avances en la Fiscalía General de la República, a la que entregué mi investigación el 11 de diciembre de 2018. Él accedió a ratificar mi denuncia, e informar oficialmente a la fiscalía de su paternidad biológica de Hugo Alberto, información que guardó por muchos años debido a las amenazas recibidas de Isabel Miranda y de sus hermanos.  

3.      Dices que la esposa de Carlos León te pasó la información con la condición de que no expusieras al doctor “debido a que tuvo una embolia cerebral que lo colocaba en una situación vulnerable”. A otro colaborador de la organización canadiense, le escribiste “… mi opinión es que no exhiban a Don Carlos en público. Tiene una discapacidad provocada por una embolia. Si lo llevan ante los medios lo van a hacer pedazos. La estrategia debería plegarse a las pruebas documentales. No a los testimonios”.

El Dr. Carlos León Miranda nunca ha sufrido una embolia cerebral. Hace aproximadamente cuatro años sufrió una caída en la tina del baño. Un par de semanas después se le presentó una parálisis facial, y se hizo una tomografía del cerebro con el que se descubrió que tenía varios coágulos por el golpe que había sufrido. Se sometió a una cirugía y se los extirparon. Su parálisis ha ido mejorando porque él mismo se ha ido tratando con Homeopatía. La prueba de que es un hombre con juicio y físicamente fuerte es su presentación en la conferencia de prensa en el Senado de la República, con la senadora Nestora Salgado, el activista de derechos humanos de Canadá David Bertet y con quien esto escribe. ¿Por qué tratar de disuadirme para que no presentara públicamente al padre biológico de Hugo Alberto Wallace Miranda, con el argumento de esa supuesta embolia, si ni siquiera habías hablado con él? ¿Por qué sugerir la estrategia a mi trabajo, si yo no me meto con el tuyo?

Mi investigación no está basada en suposiciones ni sólo en pruebas documentales, tampoco me basé en una sola fuente de dudosa procedencia sin conocerla físicamente y sin verificar la información. No se trata de un periodismo de oídas, lo que está en juego es la libertad de ocho personas que fueron torturadas y agredidas sexualmente dentro de penales federales, de las cuales seis fueron acusadas directamente del secuestro y homicidio de Hugo Alberto, y dos de manera indirecta para justificar una banda de secuestradores. Uno de ellos, por cierto, acusado falsamente por la periodista de Proceso, Anabel Hernández, en su libro Los señores del narco, y que aún está preso pese a la petición de su libertad inmediata por parte de las Naciones Unidas.   

Durante dos días, en la Ciudad de México, el Dr. Carlos León Miranda, además de la conferencia de prensa, me acompañó al programa de Milenio TV, conducido por la periodista Elisa Alanís, para entrevistarnos sobre el la fabricación del caso. León Miranda también estuvo conversando por varias horas con las madres de las víctimas de Isabel, sobre lo que han vivido durante esos 13 años de reclusión injusta de sus hijos, y con la periodista radiofónica Patricia Barba. Cualquiera de ellas pueden desmentir sobre la supuesta vulnerabilidad del Dr. León.

 

Una prueba más de la fortaleza física y moral de Carlos León Miranda es su decisión para ratificar mi denuncia ante la Fiscalía General de la República, en la delegación de Baja California, atendida por el fiscal Fernando Vicente Rincón Reyes, quien fue designado desde la Ciudad de México, a través de un exhorto para realizar la diligencia judicial en la ciudad de Ensenada. Asímismo, Carlos León Miranda me acompañó a la Fiscalía General de la República en la Ciudad de México, para aportar una muestra de ADN, a fin de que se hiciera la confronta genética para comprobar que él es el padre biológico de Hugo Alberto Wallace Miranda. 

 

4.      Dices que fuiste a Tejupilco para confirmar la información que te pasaron.

La información que te aportaron no es correcta del todo. El Dr. Carlos León Miranda hizo una lista de las inexactitudes que escribiste en el formato de reportaje en la revista Proceso. Será motivo de otra nota de mi autoría. Pero lo más serio, que un profesional del periodismo como tú, hayas ignorado a la fuente directa pese a que la tenías frente a ti, en la Ciudad de México, porque pudiste haberme llamado y concertar una cita con él para entrevistarlo en tu programa. Pudiste haberte sentado con nosotros y escuchar de viva voz el pasado de Isabel Miranda contado por su exesposo y cómo fueron esos años con la supuesta desaparición de su hijo Hugo Alberto. Pudiste, pero no quisiste ¿por qué? Porque estabas adjudicándote una investigación que no hiciste, intentando convencer de tu autoría a través de los mismos medios que han difamado y calumniado durante 13 años a las verdaderas víctimas, y que tú, hasta este momento, sigues ignorando.

5.      Dices que cuando yo te llamé para informarte me dijiste que ibas por la misma pista.

Yo te llamé para invitarte a que trabajáramos juntos la entrevista al Dr. Carlos León Miranda, y me dijiste que tú ya tenías la información desde una semana antes. Yo no iba por la misma pista. Yo ya la había publicado en mi libro El falso caso Wallace, desde agosto de 2018, cuando di a conocer el nombre del padre biológico de Hugo Alberto. Pero ante la insistencia de Isabel Miranda de seguir engañando sobre Enrique Wallace, decidí ir a buscarlo a Ensenada. 

6.      Dices que cuando yo publiqué la entrevista con el señor Carlos, la esposa te reclamó por haberme pasado la información.

¿Cuál es el propósito de desinformar? Si así hubiera sido, por qué “la esposa” a la que te refieres, no nos acompañó en todos los días que estuve en Ensenada para hablar con él, y sí nos acompañó su hijo Carlos León Miranda Ortega y su madre María Guadalupe Ortega Vélez. ¿Qué información me pasaste, si mi libro está publicado nueve meses antes de tus “hallazgos”?

7.      Dices: “caí en cuenta que Guadalupe y yo no traíamos la misma fuente”.

A principios de 2018, el nombre de Carlos León Miranda lo obtuve por dos fuentes, diferentes a la tuya. Y aún así, no molesté a su familia, por el riesgo que corrían todavía con Peña Nieto. En diciembre de 2018, con el presidente López Obrador en el poder, entregué la información a su nueva administración. León Miranda destacó la confianza que le daba al escuchar al presidente instruir que se atendiera el caso de inmediato. Esto lo vio en el video de la conferencia matutina del presidente López Obrador, del 29 de marzo, en Los Ángeles Press, porque yo misma hice la denuncia al presidente sobre la falsedad del caso y las agresiones recibidas por parte de Isabel Miranda y la diputada María de los Ángeles Huerta, noticia que fue restringida por un corte intencional del equipo de Cepropie, de Comunicación social de presidencia y que así difundió Notimex.

8.      Dices que por los motivos expuestos omitiste en tu reportaje la entrevista que yo publiqué un día antes de que tú enviaras a Proceso tu trabajo.  

La primera parte de mi entrevista al Dr. Carlos León Miranda la publiqué el lunes 22 de abril, y la segunda parte, el jueves 25. Lo que omitiste no fue una entrevista, sino la autoría de la investigación, simulando que aportabas una nueva evidencia, con el nombre del padre biológico, cuando ya estaba publicado en mi libro y en Los Ángeles Press, incluyendo el acta de nacimiento de Hugo Alberto León Miranda, su CURP, el acta de nacimiento de su padre biológico, y el mapa genealógico de la familia León Miranda, con en el que se corroboraba el parentesco entre Isabel y él, entre otros datos, que me autorizó a dar la familia. Mi investigación consiste en más de 80 reportajes y notas, una decena de videos y otra de audios, que he venido publicando desde 2014, más aparte el tomo 1 de la Trilogía El falso Caso Wallace. ¿Cuáles son tus registros para afirmar que es tu investigación?

Para que a nuestras audiencias les quede claro lo que esto significa, te recuerdo un ejemplo. El audio que transmitiste de Albert Castillo Cruz, en la entrevista de Isabel Miranda, el 19 de diciembre de 2018, lo presentaste como si fuera propio. Ese audio me costó una amenaza de muerte por teléfono el 18 de agosto de 2018, un par de horas antes de que presentara el caso ante el Tribunal Internacional de Conciencia de los Pueblos en Movimiento. Pero a Albert Castillo le costó un traslado ilegal del penal de Perote, Veracruz, al de Ciudad Juárez, más aparte una golpiza por consigna de Isabel Miranda.

Por último, te recuerdo que yo soy la agraviada por tu falta de honestidad periodística y la complicidad de la revista Proceso.

Algunos Reportajes

Primera parte: Hugo Alberto Wallace, con rastros de vida pese a su madre.

Segunda parte: Pruebas y testigos contra el caso Wallace.

Tercera Parte: La simulación del secuestro Wallace.

Cuarta Parte: Isabel Miranda de Wallace, verdugo de Tagle.

Quinta Parte: La tortura de César Freyre y la muerte de su hermana.

Sexta Parte: Miranda reconoció ante sentenciado que no era culpable

Séptima parte: Los hombres de Isabel Miranda en las procuradurías

Octava parte: Nuevas evidencias desmoronan el caso.

Doble identidad de Hugo Alberto Wallace Miranda, activa en Hacienda

Los hombres de Isabel Miranda en las procuradurías

Detenciones y torturas directas de Isabel Miranda para sostener caso Wallace

El abogado que metió a Isabel Miranda a la cárcel

Caso Wallace, fabricado desde el Estado

 

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

5 comentarios en “Ricardo Raphael, desinformar no es opción

  1. Vaya manera de abordar el trabajo ajeno, o mejor dicho, trabajar a expensas del, so riesgo de incurrir en plagio. Había leído con cierto detenimiento lo relacionado con esta señora Isabel Miranda, y sobre todo a raíz de su intromisión cuando lo de Javier Sicilia (fui a la Marcha por la Paz y Dignidad, al Zócalo). De ahí nació mi curiosidad, por lo que a mis ojos empezaba a ser evidente: la falsedad.
    Seguí las notas allá y acullá, hasta que empecé a releer lo aquí escrito y descrito. Y gracias a que me llega su envío a mi correo, casi he leído todo.
    No me desdigo de lo que opino de Ricardo Raphael al que he juzgado por otros textos, pero lo aquí aclarado y en clara evidencia, realmente me parece indigno de un periodista que quiere aspirar a las primeras filas.
    Y qué bueno que se exprese en los términos (inobjetables) aquí anotados. Le saludo con mucho respeto Guadalupe, y seguiremos atentos.

  2. Amén de pleito entre periodistas este en el fondo debe tener una razón, ojo, la verdadera banda de secuestros es muy poderosa de muchos intereses de élite, fue muy cercana a gobiernos anteriores, sería muy decepcionante que Amlo no actuar, lo importante son las víctimas inculpados y torturadas, hay que liberarlos. Este caso está llegando al fin y por lo mismo prensa fifi inmiscuirse, usted señora lizarraga tendrá que decidir si va al fondo del asunto o si sólo libera a los falsamente encarcelados y refunde en prisión a Wallace y Garcia Luna a torturadores y violadores.

    1. Yo ya fui al fondo del asunto señor Miguel. Incluso con el riesgo de mi propia vida e intimidaciones a mi familia. No permito que la prensa fifi o que cualquier oportunista se apropie de mi trabajo. Las víctimas son las primeras afectadas por las mentiras que ha dicho Ricardo Raphael solo porque tiene acceso a los medios masivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *