Connect with us

Arteleaks

Yuri Felshtinsky, historiador experto en los servicios secretos rusos: “Los espías del FSB dirigen Rusia, no Putin”

Published

on

Felshtinsky, un historiador experto de los servicios secretos rusos, sostiene que la FBS es quien gobierna Rusia

Por Javier Biosca Azcoiti/eldiario.es

El historiador ruso-estadounidense Yuri Felshtinsky (Moscú, 1956) lleva años estudiando Rusia y sus servicios de inteligencia. En 2002, publicó junto a Alexander Litvinenko, exagente del Servicio de Inteligencia ruso FSB, y que murió en 2006 en Reino Unido tras ser envenenado con polonioRusia dinamitada: tramas secretas y terrorismo de Estado. En su libro, prohibido en Rusia, abordan la acumulación de poder del aparato de seguridad estatal y su supuesta participación en varios atentados. Felshtinsky acaba de publicar en castellano Ucrania: la primera batalla de la tercera guerra mundial (Deusto), escrito tras la anexión de Crimea y adaptado tras la invasión de Ucrania de este año. El historiador presentó este lunes el libro en la Fundación Rafael del Pino, en Madrid.

¿Por qué habla de la guerra en Ucrania como la primera batalla de la Tercera Guerra Mundial?

Porque para Rusia esta guerra no es sobre Ucrania. Creo que esto es la primera etapa de un intento de reconstruir el imperio y Putin lleva años moviéndose en esta dirección. Pronunció su primer discurso de política exterior en esta línea en 2007, el llamado discurso de Múnich. Luego invadió Georgia en 2008 y tomó bajo control ruso algunas de las llamadas repúblicas autónomas dentro de Georgia. Invadió Crimea en 2014 y poco más tarde comenzó la guerra en el Donbás.

La invasión de Crimea fue una especie de operación relámpago en la que solo murió una persona. Esto sucedió por dos razones: el ejército ruso ya estaba allí –la flota rusa en el Mar Negro tiene base en Crimea– y Ucrania no tenía ningún ejército. Cuando esto sucedió, Estados Unidos y algunos políticos europeos pidieron a Putin que les garantizase que esto era el final de sus ambiciones de política exterior y estudiarían la fórmula de aterrizar este deseo. Entonces el presidente ruso pronunció un gran discurso de política exterior afirmando que la desaparición de la Unión Soviética fue una tragedia personal y una catástrofe geopolítica y que estaba dispuesto a cambiar las fronteras establecidas en 1991. Desde ese momento supimos que esto no es solo sobre Crimea o el Donbás. Ni siquiera sobre Ucrania. Es como una guerra de civilizaciones y puede que estemos en la primera fase.

Todo el mundo en Europa entiende que no hay posibilidad de terminar esta guerra a través de negociaciones y conversaciones

Pero EEUU y Europa dejaron claro desde el principio que no estaban dispuestos a participar directamente en esta guerra…

La OTAN no tiene fuerzas terrestres capaces de luchar contra Rusia de la forma que están luchando los ucranianos y que estén dispuestas a morir. Más nos vale utilizar este ejército porque la idea de Putin es recuperar la influencia de la URSS sobre Europa del Este. Ya lo ha dicho más de una vez y deberíamos tomarlo en serio. En otras palabras: no tenemos más opción que luchar. No queremos esta guerra y los ucranianos tampoco, pero no tenemos otra opción porque Putin no está preparado para aceptar la derrota y no está dispuesto a cambiar las metas y objetivos de esta política exterior.

No te pierdas: Rusia acepta de nuevo acuerdo de exportación de granos al tiempo que se restauran servicios en Kiev

Creo que todo el mundo en Europa entiende que no hay posibilidad de terminar esta guerra a través de negociaciones. No creo que esto vaya a suceder. Y dado que Ucrania está luchando con bastante éxito, Europa mantiene una estrategia de apoyo para mantener esta guerra dentro de las fronteras de Ucrania con la esperanza de que Putin acepte la derrota, aunque sea implícitamente y pueda reivindicar públicamente una victoria.

Esta podría ser una buena estrategia desde un punto de vista europeo cínico porque tenemos una guerra en Europa en la que es Ucrania la que está pagando. El problema es que esto puede durar poco tiempo. Llegará a un punto en el que piense que la única forma de ganar esta y cualquier otra guerra sea el uso de armas nucleares. Cuanto más se alarga este conflicto, más escuchamos la idea del uso de armas nucleares. Tenemos que acabar con esta guerra lo suficientemente rápido como para que el gobierno ruso no se acerque más a este punto.

¿Ve esa posibilidad?

Sí. Por eso desde el primer día argumento que la OTAN debería estar involucrada. Entonces esta guerra habría terminado en dos semanas y el Gobierno ruso no se acercaría a la idea del uso de armas nucleares. Hace un año, nadie hubiese hablado de armas nucleares tácticas. La única forma de parar esta guerra es en Ucrania y no lo conseguiremos si entregamos este país a los rusos. Ahí está el problema.

Es la primera vez en la historia que un aparato de seguridad de un Estado gobierna el país y por eso el problema es mucho más grande que Putin

Si algún día Putin acepta tácitamente la derrota en Ucrania ¿se acabará esa ‘tercera guerra mundial’?

Si Putin acepta la derrota, todo el sistema construido por él se derrumbará, pero hay un elemento fundamental que son las armas nucleares. Si no fuera por eso, podríamos ayudar a Ucrania a luchar, dormir tranquilos y no preocuparnos por nada.

No creo que esta guerra acabe pronto, pero no creo que estemos en una guerra al estilo del conflicto en Afganistán que se prolongó 10 años y terminó con el colapso de la Unión Soviética. Putin aprendió esta lección y por eso todo se planeó como una operación relámpago. No había plan B y esta guerra no lleva a ninguna parte. Nadie sabe cómo será la derrota de la Federación Rusa. ¿Cómo se derrota un país de 140 millones de personas con armas nucleares? Es una pregunta complicada. Derrotar a una potencia nuclear es difícil y es terreno sin explorar.

La editora recomienda: Ucrania ataca sede del gobierno prorruso de Donetsk tras escalada de Rusia por explosión en Crimea

Si Putin fuera un simple dictador como Lukashenko, entonces podríamos esperar que alguien lo matara tarde o temprano, que el ejército planeara un golpe de Estado o que las fuerzas del FSB acabaran con él. Pero el problema es que es el FSB el que dirige Rusia y no Putin como dictador, por lo que hay que lidiar con todo el sistema y para ello Rusia tiene que ser derrotada. La única posibilidad que veo es que Rusia sea derrotada de manera contundente en Ucrania.

Yuri Felshtinsky escritor censurado en Rusia

Yuri Felshtinsky, autor de ‘Ucrania: la primera batalla de la tercera guerra mundial’. Foto: Daniel Santamaría

Como experto en los servicios secretos, ¿toda la comunidad de inteligencia en Rusia apoya a Putin?

La respuesta corta es que sí. El problema es que el FSB, antigua KGB, es una estructura de seguridad estatal que fue creada en diciembre de 1917 cuyo objetivo siempre ha sido tomar el control de la URSS y, desde 1991, de Rusia. Han estado luchando por este poder durante más de 100 años. Es la institución política más antigua de Rusia, la única que sobrevivió al colapso de la Unión Soviética y durante años ha estado luchando por tener el poder sin control en Rusia para empezar a cumplir con sus objetivos de política exterior. Desde su punto de vista, en el pasado no tuvieron éxito en esta misión por el control político del Partido Comunista y ahora gobiernan Rusia sin ningún control político. Es la primera vez en la historia que un aparato de seguridad de un Estado gobierna el país y por eso el problema es mucho más grande que Putin. A menos que la Federación Rusa sea derrotada, la institución nunca caerá.

¿Cree que Ucrania es capaz de expulsar a las fuerzas rusas?

Sí, pero bajo dos condiciones que actualmente no se dan. La ayuda de Occidente es muy importante y, sin ella, Ucrania probablemente ya habría sido tomada por los rusos. Sin embargo, los ucranianos no están recibiendo todo lo que necesitan ni el tipo de armas que necesitan. Reciben armamento para detener el avance ruso, pero no están recibiendo armas ofensivas como parte de una decisión política y militar.

A los ucranianos se les están entregando todas estas armas con la condición de que no disparen hacia el territorio ruso y hacia Bielorrusia, pero Moscú ataca desde su territorio. Hasta que esto cambie, los ucranianos no tienen la opción de expulsar a los rusos.

Cuando los rusos no pudieron tomar Kiev y Zelenski no se rindió fue cuando realmente Rusia perdió esta guerra

¿Cuál es el papel de China en esa Tercera Guerra Mundial de la que habla?

La gente a la que le gustaría rendir y entregar Ucrania a Rusia está utilizando la carta de China. Gente como Trump que piensa que no hay que preocuparse por Ucrania o Rusia porque el enemigo principal es China. China no está interesada en una guerra en Europa, no creo que considere la posibilidad de convertirse en un aliado de Rusia en el conflicto y no creo que sea amiga de Rusia.

China aprendió las lecciones de la Segunda Guerra Mundial. Alemania y Japón trataron de dominar el mundo a través de la intervención militar y fracasaron. Años después, sin embargo, se convirtieron en potencias mundiales a través de la influencia económica. Ésta es la lección que aprendió China con bastante éxito y que no aprendió Rusia.

Se pueden decir muchas cosas malas de China: el espionaje, la falta de democracia, represión… pero esperaron 100 años antes de tomar el control de Hong Kong y probablemente intenten hacer lo mismo con Taiwán. No creo que lo intenten de forma militar. Ahí está la diferencia entre el enfoque ruso y el enfoque chino. En este momento, el mayor y único peligro para la paz en Europa y en el mundo es Rusia y Putin, no China.

¿Ha cambiado alguna de sus conclusiones desde que escribió el libro en 2014 hasta la invasión de febrero de este año?

El principal cambio se ha producido con la capacidad del ejército ucraniano para derrotar a Rusia porque la conclusión del libro de 2014 era que la invasión de Ucrania llevaría muy rápidamente a la confrontación abierta entre Rusia y la OTAN. Sin embargo, hasta ahora esto no está sucediendo como una confrontación abierta, lo que lleva tanto a Rusia como a la OTAN a declarar esta guerra como un conflicto local.

En el libro, escrito en 2014 después de la anexión de Crimea, decía que era obvio que Putin iba a llevar a cabo otro intento para tomar Ucrania y quizá Europa del Este. Deberíamos observar con detalle lo que está pasando en Bielorrusia. Tras las protestas de 2020, Rusia acudió al rescate de Lukashenko y, en la práctica, se hizo con el control del país. Durante la invasión del 22 de febrero las tropas entraron desde Bielorrusia a Kiev porque la única forma de ganar rápido esta guerra era tomar la capital.

Lee más: OTAN anuncia maniobras con armamento nuclear tras los bombardeos de Rusia sobre Kiev

Cuando los rusos no pudieron tomar Kiev y Zelenski no se rindió fue cuando realmente Rusia perdió esta guerra. Entonces Occidente comenzó a ayudar a Ucrania y los ucranianos comenzaron a luchar en un conflicto que llevaban ocho años preparando. Cuando Hitler atacó Polonia en la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania, pero no ayudaron a Polonia porque cayó rápidamente. Eso es lo que Putin estaba planeando hacer con Ucrania. Desafortunadamente, Rusia es un país inmenso con mucha capacidad de movilización y, además no le importa cuántas personas mueran. Eso pone a Ucrania en una situación muy difícil.

***

Fuente: eldiario.es

Arteleaks

Karl Marx, de la poesía y el amor

Published

on

By

Karl Marx escribió en 'Cantos para Jenny y otros poemas' su lírica para el amor de su vida, su pareja

Por Alberto Farfán

Cantos para Jenny y otros poemas

El más influyente pensador de todos los tiempos, sin objeción alguna, es y será el filósofo alemán Karl Marx (1818-1883), creador y precursor de la más trascendental concepción del mundo, misma que resquebrajara los cimientos de la cosmovisión ideológica imperante en Occidente, en aras de acceder al desarrollo integral del ser humano.

Y no obstante que las múltiples y diversas obras del también historiador, economista y político nacido en Tréveris, Alemania, se difundieron por todo el globo terráqueo, existe una serie de escritos de corte literario difícilmente asequibles para su lectura y análisis. Los cuales no sólo revelarían sus facultades en el terreno de la creación estética, sino fundamentalmente su ostensible y elevada sensibilidad humana.

Para leer más del autor: #EsClaudia, de las porras a la basura

 

Acaso prohibidos precisamente porque se conocería el rostro subjetivo del fundador del socialismo científico, estos textos sin embargo no se sustraen del principio rector de Karl Marx, pues su mayor cualidad reside, justamente, en que se preserva la directriz principal que sustenta la objetividad teórico-conceptual marxista, es decir, la dialéctica.

En Cantos para Jenny y otros poemas (diversas ediciones), además de la perfecta armonía entre la aspiración y la sensación, objetividad y subjetividad, se observará la cristalización de una poesía lírica amorosa en donde subyacerá el espíritu estoico y vigoroso del autor, que se desprende y forma parte del legado de Marx en su perenne empeño por transformar el mundo. Lo cual no significa que su poesía pertenezca en lo absoluto al rubro panfletario.

Paradoja singular esta negativa que evitó el acercamiento a la poesía de Marx, pues en ella encontraríamos, en última instancia, el mejor ejemplo concreto de la aplicación de las distintas leyes dialéctico-marxistas: el amor en la relación de pareja; amén de que se evidenciarían aquellos que corrompieron la cálida y emancipadora luz revolucionaria, colocándose todo en su justa dimensión.

No te pierdas: Claudia Sheinbaum en campaña electoral ‘sensiblera’

Esto es, el poeta rompe con una de las vértebras más importantes del contexto cultural romántico a que él pertenecía: la idealización de la mujer; deificación que confería al hombre, por su parte, el papel de doliente inexorable, que gira en torno a su desgarramiento interior, cuyo fatalismo habría de consolidar la errónea concepción del amor: a ambos se les anula, enajenándolos en el dolor emocional,bajo la premisa de que el amor es dolor, y que aún continúa vigente.

Para Marx, en cambio, los dos amantes configuran la unidad que se conjuga y confirma en virtud del amor, que es armonía plena:

A la vista del hombre, el amor se enredó ardiente,

en él te disolviste, y él en mí.

 

La tarea del hombre consistiría en transformar la realidad, batalla colosal que lo orillaría a buscarse en alguien para no perder su propia esencia en juego. Le escribe Marx a Jenny Von Westphalen, su esposa y gran amor:

Entonces brilló tu fulgor

la más pura luz del alma

donde en un paso de danza,

en torno a la tierra, los cielos hizo girar.

De este modo, Karl Marx en estos Cantos para Jenny y otros poemas se nos re-descubre cálido y diáfano, sin diluirse su regia personalidad y firmeza, que no niega su afán universal. Y en estos tiempos tan absurdos que vivimos la poesía debería ser de obligada lectura para recuperar la esencia humana que se está perdiendo.

 

 

Continue Reading

Arteleaks

Memoria de Jesús Blancornelas

Published

on

By

Jesus Balncornelas destacó por sus trabajados en el periódico Zeta, de Tijuana

Por Miguel Ángel Sánchez de Armas

Este noviembre es el 86 aniversario del natalicio y el 16 de la muerte de uno de los grandes periodistas mexicanos de nuestro tiempo, Jesús Chucho Blancornelas

No puedo hoy precisar la fecha en que nos conocimos. Quizá con Manuel Buendía a comienzos de los setenta o como enviado de alguno de los diarios que me sufrieron en sus redacciones. Durante años nos vimos ya en las oficinas de Zeta, el periódico que fundó en Tijuana, ya en conferencias a lo largo del país. 

Nació en San Luis Potosí en 1936, en una generación que dio a otros reconocidos reporteros, como Benjamín Wong Castañeda y Fausto Zapata. Pero a diferencia de ellos, que sentaron plaza en los medios “nacionales” de la capital, Chucho tomó la decisión de militar en los abruptos terruños alejados del altiplano, en donde el ejercicio del periodismo crítico es una profesión de alto riesgo. Fue la misma decisión que tomó otro gran amigo mío, Elías Montañez, en Chihuahua.

No te pierdas: Adiós mi General… ¡adiós!

Jesús Blancornelas era bajo de estatura, muy simpático, con mirada de duende y dueño de un enorme valor personal y profesional. Cuando fue víctima del ataque de unos sicarios que quisieron silenciarlo y quedó malherido, por su mente nunca pasó la idea de tirar la pluma. 

Fue el primer reportero que poco después del episodio de Lomas Taurinas entrevistó a Mario Aburto, el asesino de Luis Donaldo Colosio, en la prisión de Almoloya

Pero cuando tuvo una información sobre el magnicidio que a primera vista parecía una exclusiva mundial y comprobó que tenía inconsistencias, no la publicó. 

Prefiero perder una nota que perder credibilidad”, me dijo por teléfono desde Tijuana, en una lección que jamás olvidaré. Aquella noticia que resultó falsa estuvo en la primera plana de todos los periódicos, pero no en Zeta. Ni uno de los diarios que la recogieron, hasta donde sé, aceptó su error ni ofreció disculpas a los lectores. Aurea mediocritas.

Jesus Blancornelas fue un muy combativo, muy recto y muy responsable reportero. A lo largo de su carrera  formó generaciones y fue reconocido. En 1988 la Universidad de Columbia le otorgó la medalla María Moors Cabot, el más antiguo reconocimiento internacional en periodismo. En 1999 recibió el Premio Mundial de la Libertad de Prensa de la UNESCO y en 2001 el Premio Nacional de Periodismo.

No puedo dejar pasar los aniversarios de mi querido amigo sin recordarlo. En su memoria comparto algo de lo que escribí en Juego de ojos el 13 de mayo de 1977 bajo el título “Zeta, Blancornelas, libertad de prensa” a propósito de uno de los acosos del poder que sufrió.

“La tentación de citar a Martin Niemöller de memoria es más fuerte que el peligro de equivocarme: …un día vinieron por los socialistas, y como yo no soy socialista, no dije nada. Luego apresaron a los comunistas, y como yo no soy comunista, guardé silencio. Hoy vinieron por mi… y ya nada puedo hacer…

Lee más: Águila mexicana … alas canadienses

“En la pradera de la libertad de expresión brotan de vez en vez, como chispas que buscaran combustible, hechos que a todos nos deben poner en guardia. Un reportero despedido por lanzar a la autoridad preguntas incómodas; una cuenta publicitaria cancelada horas antes de la transmisión de un reportaje sobre la vida poco edificante de un dignatario de la iglesia; un edil que ordena el retiro de revistas de los puestos… o el ataque al director de la más influyente publicación de la frontera norte a quien se quiere involucrar en un asesinato ante el asombro e indignación de los ciudadanos.

“El periódico es Zeta y el periodista es Jesús Blancornelas. En el más reciente intento por silenciar a este reportero, atestiguamos cómo un brutal crimen -el asesinato de dos personas- pretende ser utilizado como ariete en contra de Blancornelas y su casa editorial.

“El caso ha tenido amplio eco en la prensa nacional e internacional, por el olor a censura e intento de reprimir la libertad de expresión que tiene el asunto. 

“¿Qué hacer para alertar a ese ciudadano que, como en el poema de Niemöller, da la espalda cuando otros, embozados o no, declaran abierta la temporada de caza de periodistas? ¿Cómo hacerle comprender que esas agresiones son contra él mismo y pueden dañarlo más pronto que tarde? Lo único que podemos hacer es no renunciar a nuestro derecho a la palabra.

Joel Simon, en el Columbia Journalism Review, publicó un artículo que explica al lector del otro lado de la frontera los pormenores de este intento por silenciar a Zeta.

 

“Durante los 36 años de una carrera profesional como uno de los principales editores y periodistas de una de las ciudades más turbulentas en cuanto a noticias, J. Jesús Blancornelas ha experimentado el asesinato de un colega, la clausura de su periódico por oscuros líderes sindicales, y todas las copias de una edición periodística denunciatoria confiscadas por el gobierno.

“Como tenaz editor de uno de los periódicos más combativos de México, Blancornelas ha hecho bastantes enemigos. Al paso de los años, mientras otros periódicos locales reproducían boletines y alimentaban el oficialismo, Zeta investigaba el narcotráfico, el tráfico de ilegales y la corrupción de las autoridades -dando incluso nombres […]

“[…] A pesar de un avance dramático en la manera en que se hace periodismo en los medios mexicanos […] los señalamientos y recriminaciones en los diarios tijuanenses demuestran que para algunos la prensa sigue siendo un vehículo para atacar a los enemigos políticos. Y los crímenes, por sí mismos, reflejan un clima de creciente violencia que provoca miedo en mucha gente, incluyendo a los periodistas”.

El ejemplo de Jesús Blancornelas permanece entre nosotros. Lo recordamos siempre.

 

13 de noviembre de 2022

 

@juegodeojos  facebook.com/JuegoDeOjos sanchezdearmas.mx

 

Continue Reading

Arteleaks

Adiós mi General… ¡adiós!

Published

on

By

Lázaro Cárdenas es recordado como un presidente popular que pudo unir a las masas trabajadoras

Por Miguel Ángel Sánchez de Armas

Lázaro Cárdenas murió el lunes 19 de octubre de 1970. Curiosidades de la historia: en esa misma fecha 25 años antes, falleció su mentor distanciado, Plutarco Elías Calles. Y en la misma, 55 años atrás, El chamaco y el Jefe Máximo se conocieron en Sonora, el mismo día en que el gobierno de Estados Unidos reconoció al gobierno de Venustiano Carranza.

Conmemoramos el 52 aniversario luctuoso de un estadista al que muchos políticos mexicanos se han querido equiparar, pero cuya sombra ha sido demasiado pesada. ¿Alguien registro algún fasto oficial hace tres domingos?

Con sus diferencias y afinidades, Calles y Cárdenas fueron de la misma semilla de la que germinó el México que hoy conocemos: el primero condujo con mano de hierro el camino de un país salido de la guerra civil y el segundo condujo con mano de hierro el camino de un país hacia la institucionalización. Uno no se explica sin el otro. 

Para leer más del autor: Águila mexicana … alas canadienses

El General misionero, como lo llamara Krauze, nació en 1895 en Jiquilpan, Michoacán. Pertenece a una extraordinaria época de la historia de México, que tiene en su nómina nombres como los de Calles, Obregón, Zapata, Villa, Alvarado, Ángeles, Vasconcelos, Caso, Siqueiros y muchos más que habrían sido gigantes en cualquier circunstancia. Una época de grandes cambios cuyo sendero lleva del México semifeudal hacia el México moderno.  

Cárdenas fue un hombre genial y primigenio cuya vida pública estuvo montada, según la perspicaz observación de Cosío Villegas, “no sobre el diamante de la inteligencia, sino en el macizo pilote del instinto”. Supo convertirse, “por instinto, por convicción, pero asimismo por habilidad política”, en la “conciencia de la Revolución Mexicana” y durante los 30 años posteriores a su salida del poder su prestigio fue en ascenso.

Desde joven llamaba la atención por su carácter reservado y meditativo bajo el cual albergaba grandes esperanzas. En un diario iniciado a mediados de 1911 consignó: “Creo que para algo nací […] Vivo siempre fijo en la idea de que he de conquistar fama. ¿De qué modo? No lo sé”. 

En 1913, Lázaro Cárdenas inicia su vida militar al lado del general Guillermo García Aragón como escribiente de su estado mayor. En 1915 conoce a Plutarco Elías Calles y entre ambos militares nace una corriente de simpatía. El antiguo profesor de primaria, siempre a la búsqueda de discípulos, apoda “Chamaco” al teniente coronel necesitado de un reemplazo para su padre muerto. 

No te pierdas: El Diario de México

Su amor a México tenía raíces profundas fortalecidas en la ausencia de apetitos de poder y dinero. ¿Un Cincinato? Así se antoja. Al estudiar su vida aparecen todas las virtudes atribuidas a Lucio Quincio Cincinato: rectitud, honradez, integridad, frugalidad y ausencia de ambición personal. 

Fue un luchador eficaz e implacable. Y un sobreviviente. En la historia postrevolucionaria de México la figura de Lázaro Cárdenas tiene proporciones casi míticas: revolucionario, perfeccionador del sistema político mexicano, expropiador del petróleo, centinela de la Revolución, agrarista y sindicalista, Tata Lázaro, santificado por unos y criticado por otros. 

No es fácil recuperar la esencia telúrica de un hombre que ha adquirido dimensiones epónimas. En el caso del general Cárdenas la dificultad se acrecienta por lo polifacético de su vida pública -y lo hermético de la privada- ya como militar, ya como gobernador de Michoacán, ya como presidente y a lo largo de los años como figura siempre presente en el México moderno… presente como una conciencia. 

Cárdenas se formó en la universidad de la vida, pero era un hombre de una clara y abierta inteligencia que reconoció y se cobijó en la influencia intelectual de otros, como su amigo, correligionario y mentor, Francisco Mújica, quien lo introdujo a autores como Marx, Le Bon y Mirabeau

Y si debió abandonar tan joven las aulas -pues la escuela en Jiquilpan llegaba sólo hasta el cuarto grado-, durante el resto de su vida fue un lector voraz que fatigó las bibliotecas y bebió desde poesía hasta geografía, y particularmente la historia de México y de la Revolución francesa

Quizá su rasgo sobresaliente, aquello que lo diferenció y le permitió alcanzar la cumbre del poder, fue una descomunal intuición política y una formidable capacidad para entrar en sintonía con la masa. 

Lázaro Cárdenas pudo mantenerse a flote sobre el escurridizo y pantanoso suelo político de México porque tuvo las cualidades del tezontle: porosidad y dureza. Por ello la permanencia, al día de hoy, de la figura de Tata Lázaro. Sin embargo, y quizá por razones parecidas pero en sentido inverso, el cardenismo trascendió como lema de la revolución mas no como doctrina para la construcción del país que soñaron los constituyentes de 1917.

Uno de los méritos del cardenismo fue recuperar la autoridad política y administrativa de la Presidencia, casi desaparecida por la guerra civil que dividió tanto a las fuerzas políticas como a los sectores económicos en ascenso. 

A lo largo de su carrera militar y política, Cárdenas no vaciló en tomar medidas radicales cuando fueron necesarias y las circunstancias le eran favorables, aunque también podía mantener una estoica paciencia en la adversidad. 

Sobresale su inclinación a seguir sus propios instintos e ir en contra del “sentido común” político prevaleciente -lo que hoy llamaríamos lo “políticamente correcto”- cuando lo juzgaba necesario. 

La editora recomienda: La amistad como poesía: el adiós a David Huerta

La legalización del Partido Comunista y el asilo a Trotsky pese a la oposición de grupos empresariales y conservadores, la reforma agraria que no hizo excepción de las tierras en manos de extranjeros y de prominentes revolucionarios, la educación socialista, el apoyo al uso de la huelga como herramienta de negociación en el ámbito empresarial, la expropiación de las petroleras extranjeras y –particularmente simbólico- el exilio del Jefe Máximo Plutarco Elías Calles y el desensamblaje y reconfiguración del partido político de Estado fundado por este caudillo, son ejemplos de ello.

La de Lázaro Cárdenas es la memoria política más viva después de la muerte, reencarnada en obras públicas, en escuelas, en poblados, en corrientes electorales y como sinónimo de tiempos políticos mejores. 

Parafraseando a Pericles, del General podría decirse que tuvo como tumba el territorio nacional y que su recuerdo pervive grabado no sólo en un monumento, sino, sin palabras, en el espíritu de cada mexicano.

A la distancia es posible decir que el General fue fiel a sí mismo. Durante su sexenio dio a la Presidencia un aura eclesial: creía en México como San Agustín creía en Dios y guardaba una devoción talmúdica a la Constitución y a las leyes del país, pero al mismo tiempo era un populista carismático que asoció a las masas trabajadoras en la tarea política de transformar al país -dejándolas de ver como dóciles y manipulables rebaños- y las puso al frente de la lucha por sus intereses de clase y la edificación del nuevo Estado, pero no colocó en la mesa de debates decisiones políticas clave como la expropiación o el desmantelamiento del Maximato, medidas personalísimas nacidas de una singular capacidad para leer las circunstancias económicas, políticas y sociales del momento, lo que los modernos analistas llaman el Zeitgeist.

Al estudiar la trayectoria de este hombre singular, no deja de asaltarme la sensación de que el General fue fundido en bronce por generaciones políticas que se apresuraron a transformarlo en reliquia para el museo de la Revolución, deslavando la sustancia de un modelo de gobierno y una conducta política que, con todas las críticas que se le puedan o quieran hacer, tuvo siempre como principios el bien común y no el provecho personal; el interés de la nación y su defensa inteligente y no el entreguismo; la justicia para las mayorías y no el favor a los pocos. ¿De cuántos gobiernos desde 1940 se puede decir lo mismo? 

6 de noviembre de 2022

Los lectores interesados pueden solicitar una copia en PDF de mi libro Retrato del General al correo: juegodeojos@gmail.com 

@juegodeojos  facebook.com/JuegoDeOjos sanchezdearmas.mx

 

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: