Víctima del falso caso Wallace denuncia torturas y represalias en el penal federal El Altiplano

Por Guadalupe Lizárraga

CIUDAD DE MÉXICO.- Torturas, vejaciones, segregación y falta de atención médica son parte las denuncias acumuladas de un grupo de presos contra la directora del penal El Altiplano, en Almoloya de Juárez, Estado de México, Jazmín Borbón Ochoa. Las denuncias fueron interpuestas por George Khoury Layón, una de las víctimas de Isabel Miranda Torres, para sostener el caso Wallace. Sin embargo, fue ignorado por el Juez Cuarto de Distrito de Amparo de Toluca, Estado de México, en violación a los derechos fundamentales de los denunciantes, entre los que ya uno de los internos cometió suicidio debido al maltrato psicológico, otro intentó cortándose las venas, y otro intentó ahorcarse.

George Khoury Layón se encuentra recluido desde el 2 de septiembre de 2009, y sufrió varias detenciones arbitrarias e ilegales, desde el 16 de julio de 2005, documentadas por el Grupo de Trabajo de Detención arbitraria de la Organización de las Naciones Unidas. Khoury fue torturado en su detención por falsos delitos, fabricados por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO-PGR) y posteriormente acusado por Jacobo Tagle Dobín, después de ser torturado el 4 y 6 de diciembre de 2010, para que se incriminara por el mismo caso Wallace, y relacionara a Khoury con ese supuesto secuestro.

En una carta dirigida al presidente del Consejo de la Judicatura, George Khoury Layón expuso la serie de vejaciones que han sufrido por consigna, por parte de la directora Borbón Ochoa, desde la incomunicación, segregación, tortura y tratos inhumanos y crueles, como el mantenerlos indefinidamente en celdas sin ventilación en aislamiento total. El interno presentó la denuncia al Juez Cuarto de Distrito de Amparo de la ciudad de Toluca, Estado de México, dando los nombres de los presos que están siendo torturados, y ofreciendo pruebas de videos de las cámaras de Seguridad, reportes de custodios y del personal del área médica pero fueron desechadas por el juez.

“Siendo esto una represalia en nuestra contra por no desistirnos de nuestras denuncias, al grado de que tres de nuestros compañeros de módulo de tratamientos especiales (como denominan al área donde los tienen en estas condiciones) han intentado quitarse la vida, ahorcándose y cortándose las venas”, especifica la misiva a la Judicatura.

El 25 de marzo de 2019, el interno Carlos Antonio Orozco González se cortó las venas en un acto de desesperación, señala Khoury Layón, por la angustia que genera la segregación de las 24 horas del día y por las amenazas de la directora del penal Jazmín Borbón Ochoa y su director de Seguridad Erick Cortés Ugarte. “Fue trasladado al área médica y de inmediato lo volvieron a trasladar al área de tratamientos especiales, pero ahora le quitaron todas sus pertenencias, y solo le dejaron una cobija y un jabón”, dice la carta. Al siguiente día, intentó de nuevo quitarse la vida.

Otro de los internos que intentó suicidarse fue Luis Ángel Parra Mujica, trató de ahorcarse, “pero lo lograron salvar”, narra Khoury, regresándolo después del área médica a la misma instancia de torturas y segregación. Las otras víctimas de tratos crueles e inhumanos por parte de la directora del penal son Francisco Alejandro Orozco González, Óscar Acosta Orozco, Víctor Cabrera Delgado, Sergio Díaz Cisneros y José Luis Valenzuela Velarde, quien sí logró quitarse la vida.

Respaldada por el excomisionado Renato Sales Heredia

No es la primera vez que se denuncia a la directora del penal El Altiplano, Jazmín Borbón Ochoa. El 20 de marzo de 2018, la Revista Triángulo Político, denunció con tema de portada que Teodoro García Simental, “El Teo” o “El Tres Letras”, agonizaba en un hospital privado en el Estado de México, por la falta de atención médica a tiempo que retrasó Borbón Ochoa, quien señaló la fuente que era “respaldada por su amante el entonces Comisionado Nacional de Seguridad Renato Sales Heredia”.

Así mismo, el portal de noticias Tijuana Sin Censura, el 23 de marzo de 2018, denunció también a la directora del penal por una carta que le hizo llegar la esposa de un interno al que se le negaba atención médica pese a tener un tumor cancerígeno en el cerebro. La esposa del interno denunció que le negaron la quimioterapia, el medicamento y una alimentación apropiada. Allí mismo en su misiva denunciaba que no tenía su familia para darle sus “moches” (en referencia a la compensaciones económicas extraoficiales) a la directora del penal, como a sus directores de Seguridad Erick Cortés Ugarte y Celestino Valencia. Mientras, continúa su denuncia, que la directora trataba con privilegios a los líderes de los Zetas, dentro del penal.

Otra de las denuncias contra la directora del penal fue el 30 de enero de 2019, por parte de César Freyre Morales, víctima de la fabricación del caso Wallace, quien también señaló la complicidad del excomisionado de Seguridad pública Renato Sales Heredia con la directora del penal, para permitir la entrada a discreción de Isabel Miranda de Wallace, para torturarlo. Freyre en una misiva de 17 páginas narró cada una de las torturas en las que en varias ocasiones, Miranda intervino directamente. También señaló que lo sacaban de madrugada en helicóptero, para torturarlo en un terreno baldío. 

 

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *