Connect with us

Con voz propia

Revista Proceso ignora denuncia contra Renato Sales por torturas a víctimas del caso Wallace

La revista Proceso ignoró denuncias contra excomisionado Renato Sales por tortura y complicidad con Isabel Miranda de Wallace

Published

on

Guadalupe Lizárraga

El 8 de febrero de 2019, estuve en el penal federal El Altiplano, Almoloya de Juárez, Estado de México. Fui a entrevistar a George Khoury Layón y a César Freyre Morales, ambos vinculados por falsas acusaciones al caso Wallace, torturados con extrema brutalidad e ignorados por las instancias nacionales de derechos humanos. No me dejaron pasar en la aduana del penal, pese a que estaba autorizada como periodista y anotada en la lista de visitas de los internos. Después de tres horas de espera, y de haber respondido cuál era mi nombre una decena de veces, tuve que retirarme. Sin embargo, me hicieron llegar una larga carta de César Freyre, en la que narra a detalle las visitas de Isabel Miranda Torres, de las torturas que padeció todavía hasta 2017, y de las sesiones dirigidas directamente por ella.

La carta me causó un fuerte impacto emocional. Leer a Freyre de cómo lo sacaron en un helicóptero a media noche, y le pusieron un audio con la voz de Isabel Miranda donde lo amenazaba y decía que, si no se inculpaba del secuestro de su hijo Hugo Alberto, tenían la orden de lanzarlo vivo, atado de pies y manos colgado de cabeza. Otras veces, sacado de la misma forma, aterrizaban en un campo al aire libre. Allí volvían a torturarlo con descargas eléctricas, asfixia, golpes, y después en el regreso al penal con maniobras del piloto mientras lo mantenían colgado del estribo.

En la carta, Freyre hace referencia a unas cinco veces que habrían hecho lo mismo: usar un helicóptero para sacarlo de El Altiplano y torturarlo. Da los nombres de algunas autoridades que permitieron esas torturas, los que le permitían a Isabel Miranda entrar al penal las veces que quisiera, y que lo sacaran a media noche o de madrugada. Entre estas autoridades, destaca a Renato Sales Heredia, quien fue comisionado nacional de Seguridad, durante la administración de Enrique Peña Nieto.

Ya en California, envié un mensaje de texto al director de la revista Proceso, Rafael Rodríguez Castañeda, para ofrecerle mi reportaje sobre las detenciones y torturas en las que había participado directamente Isabel Miranda. El periodista Ricardo Raphael me había hablado bien de él, “nada que ver con Pascal Beltrán del Río”, me dijo en referencia a una anécdota de censura que yo le había contado. Así que pensé que sería buena idea enviar mi trabajo a la revista, para darle seguimiento a lo que Ricardo había escrito sobre mi libro El falso caso Wallace.

Dos días después le envié mi trabajo, un texto de siete páginas con testimonios y documentos judiciales y de organismos internacionales como la ONU, que daban sustento a la narración de las detenciones ilegales y torturas que habían padecido tres víctimas de Isabel Miranda Torres, en las que ella había participado directamente. Mi trabajo no dejaba cabos sueltos, lo había pulido con esmero por tratarse de un medio ajeno. Rafael Rodríguez me confirmó que había recibido el material, por lo que estuve atenta a las notas que iban subiendo. Nada. Otro día, le pregunté su opinión. Me dijo que no lo había revisado porque tenía mucho trabajo. Le pedí que me dijera si lo iba a publicar, si no para darle salida por Los Ángeles. “Te resuelvo a primera hora de la tarde”, fue su respuesta por texto. Pero nunca llegó esa hora. Y el trabajo lo publiqué en mi medio.

Ayer sábado, alguien me compartió la revista Proceso en PDF, y me llamó la atención el título de su portada: “Mi historia con El Chapo. Testimonio de Renato Sales”. Con un texto anecdótico sobre el efímero encuentro en su papel de custodio, Sales Heredia abre la edición número 2207. Se expande en detalles, entre éstos, bajo el subtítulo La vigilancia, hace alusión a la rutina que tenía como comisionado. Por ejemplo, “leer el reporte de los incidentes en los penales federales del país” y, en referencia a “lo poco probable” de que bajara un helicóptero en El Altiplano, recrea la conversación: “¿Es posible que baje aquí un helicóptero? Sí, pero es muy poco probable”, refiere Sales que le decían. “Tan poco probable como fugarse por el piso de su baño”, dice haber contestado, y cierra el párrafo: “Hagan imposible que baje un helicóptero”.

Sin embargo, pese a la imposibilidad enfatizada por Sales en su texto, el helicóptero en el que subían a César Freyre aterrizaba y se elevaba de madrugada, sin ningún problema y sin que ninguna autoridad interviniera, durante la gestión de Renato Sales, en su paso por la Comisión Nacional de Seguridad. Encargado de la vigilancia de los penales federales, la principal tarea no la cumplía. Las torturas fueron periódicas entre 2006 a 2017, incluso dentro del penal, como en las que llegó a participar la misma Isabel Miranda. De todo daba cuenta Freyre, hasta por medio de una misiva al expresidente Enrique Peña Nieto, de la que obtuvo acuse de recibo. Pero Renato Sales, en su rutina de custodio, ignoró el trato cruel e inhumano que padecían todas las víctimas del caso Wallace, no nada más Freyre, porque era imposible no saberlo, ya que las mismas víctimas o sus familiares se encargaron de poner las quejas a derechos humanos, e incluso de comunicárselo directamente a él, como fue el caso de Enriqueta Cruz, madre de Brenda Quevedo, quien el 23 de septiembre de 2015, le envió una misiva por las torturas a su hija y las violaciones al debido proceso.  La respuesta de Sales fue el silencio. Además, era evidente que el excomisionado respondía en favor del tráfico de influencias de Miranda al permitirle entrar a los penales a discreción, causando un grave daño físico y psicológico a las víctimas.

 

Siguiendo su texto, Sales Heredia comenta que “las corporaciones de seguridad penitenciaria tienen por misión esencial evitar fugas de internos, que se cometan crímenes en el interior…”, entre otros puntos, y les llama “riesgos”. Riesgos que no se previeron con las víctimas de Miranda. Cuando Freyre narra en su misiva sobre las torturas, cuenta que al menos unas diez veces lo visitó Miranda, y que los custodios le habían dicho que “la señora Wallace quería entrevistarse con él”. Cada entrevista era una tortura por agentes ministeriales de SIEDO dirigidos por ella. Si Renato Sales simplemente hubiera hecho su trabajo, tal como se jacta en la conversación con Rafael Rodríguez, como lo hizo con El Chapo, hubiera sido imposible que las torturas de las víctimas del caso Wallace hubieran tenido lugar, no habrían ingresado instrumentos para perpetrarlas, ni hubiera habido facilidad de acceso a personas sin facultad jurídica, menos aún habrían utilizado vehículos gubernamentales, como el helicóptero que entraba y salía del penal para llevarse a Freyre.

En otro párrafo, el excomisionado, entusiasmado con su historia sobre el narcotraficante con más amigos expresidentes, narra que lo subieron a “un helicóptero Black Hawk que del Altiplano lo llevó a la Ciudad de México”, aunque párrafos antes recreaba la escena de la vigilancia en la que “era imposible” que bajara un helicóptero.

En cambio, Freyre no se contradice. Especifica sin titubeos, en su misiva, la responsabilidad de Sales Heredia en las torturas y su complicidad con Miranda Torres:

“En el sexenio de Enrique Peña Nieto también fui torturado en presencia de la señora María Isabel Miranda Torres, con la complicidad y complacencia del Lic. Renato Sales Heredia, comisionado nacional de Seguridad”.

También lo menciona en la lista de los custodios y funcionarios que permitieron la tortura. Y en otro punto, Freyre señala:

“… me han dañado de manera irreparable, no hay forma de resarcir esta infamia hecha en mi persona, psicológicamente estoy en un abismo sin fondo, mi salud deteriorada en extremo…”

 

El contraste de los dos textos, el de Sales y el de Freyre, muestra una gastada realidad que tiene agotado a México: el director de un medio de prestigio nacional apapachando al funcionario cómplice de tortura, mientras censura a la víctima, pese a la gravedad de sus denuncias; y de nueva cuenta en favor de Isabel Miranda Torres, la señora Wallace que sigue impune.

Con voz propia

Foro Público: La tragedia de Tula que pudo evitarse

Published

on

Foro Público

La semana pasada el municipio de Tula vivió la peor inundación en los últimos 40 años, debido al desbordamiento del río Tula, el cual es uno de los más contaminados del mundo y que dejó más de 3 mil viviendas afectadas en nueve municipios, sin embargo, este desastre pudo evitarse con una adecuada coordinación de las autoridades municipales, estatales y federales.

Luego de que 17 personas fallecieron por falta de atención médica ante la falta de suministro de energía eléctrica en el Hospital General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Tula, surgen las dudas en torno a los responsables de la administración pública que no previeron los efectos de una inundación con estas dimensiones.

Si bien es cierto que la inundación fue atípica, las autoridades federales, estatales y municipales debieron pronosticar diferentes escenarios fatales sobre las consecuencias de mantener viviendas humanas en las laderas de uno de los ríos más contaminados del mundo, pues en cualquier momento representarían un riesgo para la población.

Los municipios del Valle del Mezquital fueron de los más afectados, pero no sólo por las recientes lluvias, sino también por el desbordamiento de las principales presas cercanas y los túneles emisores oriente y centro provenientes de la Ciudad de México y que provocan afectaciones para la población.

La región de Tula históricamente ha sido una de las más abandonadas por la Federación por los elevados niveles de contaminación causados por la presencia de la refinería Miguel Hidalgo, así como de la termoeléctrica, las caleras y cementeras que arrojan sus desechos en el río, así como los residuos sólidos y líquidos generados en la Ciudad de México, por lo que la población de esa zona ha estado en el abandono por años.

Las autoridades federales deben abrir una investigación correspondiente para verificar la responsabilidad de los encargados de alertar sobre la creciente del río Tula y que afectó a los trabajadores del Hospital del IMSS, en el que fallecieron 17 personas y que pudo ser evitado de contar con las medidas preventivas correspondientes.

El gobierno federal históricamente se ha olvidado de Tula, una región rica en cultura y tradiciones que recuerda el apogeo de la civilización tolteca debe resarcir los daños de miles de personas que perdieron sus pertenencias por dejar que el municipio se convierta en un basurero permanente para la Ciudad de México y el Estado de México.

Ahora, las autoridades han anunciado que investigarán los hechos ocurridos para prevenir que se presenten nuevos incidentes similares, sin embargo, dados los antecedentes de la escasa justicia existente por desastres que pudieron ser evitados y cuyos resultados son deficientes, no es de extrañar que se repita esta tendencia en lo que resta de este año.

Tula es un municipio que requiere un saneamiento profundo con el apoyo de las autoridades de todos los niveles para lograr una recuperación sostenible para revertir los efectos adversos en el medio ambiente tanto en el suelo como en el agua y el aire, que durante años han sido afectados.

Las condiciones sanitarias serán en los próximos días adversas y se requerirán del apoyo permanente de las autoridades para lograr una recuperación efectiva y transversal en beneficio de los más afectados, además de invertir recursos extraordinarios para impulsar obras que desvíen los residuos sólidos de la región y se fomente como una política obligatoria el tratamiento de las aguas residuales que siguen siendo un foco de infección permanente, principalmente para la población más vulnerable.

Nota aparte: Los municipios de Hidalgo necesitan una inversión económica necesaria para lograr la recuperación de las viviendas y comercios que se perdieron por el paso de las aguas negras en la región sur, así como en el Valle del Mezquital.

Continue Reading

Con voz propia

¿Cristóbal Colón o una alienígena en Paseo de la Reforma en CDMX?

Published

on

Por Alberto Farfán

Es sumamente importante destacar la petición que se está llevando a cabo en el sitio web Change.org (12/09/21) con relación a la exigencia de un número importante de mexicanos con el objetivo de que la Dra. Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), restituya la estatua de Cristóbal Colón en la avenida Paseo de la Reforma en la glorieta del nombre del navegante genovés.

Al revisar el texto en mención debo confesar que me parece que los argumentos esgrimidos cumplen con cierta cohesión y coherencia, lo cual frente a estos hechos es lo que corresponde, pues al ser perpetrados por la máxima autoridad de la CDMX el nivel de la fundamentación debía ser clara e inobjetable.

Para el autor de esta petición, el problema radica cuando Sheinbaum el 10 de octubre del 2020 ordena retirar el monumento a Colón de su ubicación tradicional, debido a que con ello violó flagrantemente la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

Entre otros elementos encontramos que Sheinbaum simplemente urdió una supuesta acción de mantenimiento de la estatua, pero que después de casi un año no hay resultados ni explicación alguna sobre su restauración. Y debido a esta opacidad, debería aplicársele el artículo 48 de la ley en comento, que dice: “Al que valiéndose del cargo o comisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) o de la autorización otorgada por éste para la ejecución de trabajos arqueológicos, disponga para sí o para otro de un monumento arqueológico mueble, se le impondrá prisión de uno a diez años y multa de tres mil a quince mil pesos”. Y sí, pues hasta la fecha la ciudadanía ignora qué ha ocurrido con la pieza histórica en cuestión.

Peor aún, escribe el autor: “Si los delitos previstos en esta Ley los cometen funcionarios encargados de la aplicación de la misma, las sanciones relativas se les aplicarán independientemente de las que les correspondan conforme a la Ley de Responsabilidades de Funcionarios y Empleados Públicos”.

Al final de su texto, el impulsor reitera su exigencia a Sheinbaum y a María Teresa Franco, directora del INAH, es decir, que se restablezca de inmediato la estatua de Colón, y que a la o a las culpables les apliquen las penas establecidas en la mencionada ley. Luego asevera que es inadmisible que por elementos ideológicos “populistas” y por la absurda visión “revisionista de la historia” de Sheinbaum ésta pretenda marginar a la gran multitud de mexicanos que se oponen a la abyecta prohibición del histórico Cristóbal Colón en el lugar en que siempre se situó.

Y en efecto, en tanto los mexicanos no asumamos que en cuanto tales somos el resultado genético del entreveramiento de los pueblos español e indígena, fundamentalmente, cuya resultante es el mestizaje, del cual nace y se nutre la esencia mexicana contemporánea, jamás podremos avanzar hacia ningún lado y caeremos en el negacionismo muy en boga, que no es más que rechazar un hecho histórico que se asume desagradable.

 Finalmente, debo señalar que la figura que han elegido unilateralmente desde el poder, el rostro de una presunta indígena olmeca con el nombre de “Tlali”, cuyo perpetrador es Pedro Reyes, a quien esto escribe y a muchos otros colegas esa faz nos remite más a un alienígena ─si es que existen o por lo menos así los conocemos por la cinematografía hollywoodense─ que a una genuina mujer autóctona. Pero bueno, tenía que decirlo y lo dije. Por cierto, al cierre de esta columna la petición de que hemos hablado ha llegado ya a las más de 16 mil firmas; en oposición a una que demandaba lo contrario, que sólo tiene 32 (sí, treintaidós) firmantes.

Continue Reading

Con voz propia

Las tres diabólicas trinidades: conexiones

Published

on

By

 

Historias para armar la Historia

Por Ramsés Ancira

Tres terremotos, dos políticos y uno de carácter sísmico, han sacudido a México en los últimos días. El telúrico, que fue marcado el 7 de septiembre de 2021, había tenido un antecedente casi exactamente cuatro años antes, el 7 de septiembre de 2019. Los políticos, cuando el 23 de agosto de 2021, los presidentes del PRI, PAN y PRD, acudieron a Washington para buscar por la fuerza lo que se ven imposibilitados a ganar en las urnas. Este acto tiene un antecedente histórico ocurrido el 26 de septiembre de 1859, cuando Juan Nepomuceno Almonte, hijo de José María Morelos y Pavón firmó un tratado para restablecer relaciones con España, comprometiéndose a pagarles enormes cantidades, a cambio de ayudarlos a echar atrás las leyes de Reforma.

El tratado de Mon Almonte, nos informa la cada vez más imprescindible Wikipedia, ratificaba el Convenio de 1853, en el que Santa Anna se comprometió a pagar una deuda que provenía desde la época del Virreinato.

Los conservadores obtuvieron el préstamo y con el apoyo de Francia lograron imponer a Maximiliano. Sin embargo, al triunfo de los liberales, México tuvo que pagar de todas maneras la deuda a la que se comprometieron los mismos que se empeñaron en derrocar al gobierno.

Cualquier semejanza con la visita que hicieron Zambrano, Alito y Cortes al golpista presidente de la OEA, Luis Almagro (recordemos el golpe de estado fáctico en Bolivia), no es mera coincidencia. Por cierto, al Cortés que nos referimos no es Hernán, sino Marko, presidente del Partido Acción Nacional, una de cuyas facciones está fuertemente vinculada a El Yunque.

Nepomuceno Álvarez, quien quiso revertir el trabajo que con la vida pagó su padre José María Morelos y Pavón (el más brillante militar de la guerra de Independencia, el que mejor interpretó el ideal de este Movimiento en sus Sentimientos de la Nación) tiene otras semejanzas dignas de destacar con Jesús Zambrano) Ambos fueron hombres de armas, Juan Nepomuceno fue militar y participó en la batalla del Álamo; Zambrano fue integrante de la liga 23 de septiembre.

Nepomuceno se negó a firmar la “Ley de Manos Muertas” que expropiaba los bienes de la Iglesia, los cuales se mantenían con carácter meramente especulativo, subían de valor, pero no le servían a nadie. Zambrano y tampoco lo digo yo, sino que se puede encontrar textualmente en Wikipedia “fue nombrado el 3 de marzo de 2018 como coordinador de campañas locales del PRD en la campaña de Ricardo Anaya Cortés”.

Ricardo Anaya es integrante del PAN; una parte destacada del PAN, está identificada con El Yunque, que a su vez es aliado de VOX, un partido español que tiene principios parecidos a los de Juan María Almonte:  entrometerse en la política de México, principalmente a través de empresas de extrema derecha que quieren exactamente lo mismo que Cortés en 1521, usufructuar las riquezas nacionales, y exactamente con los mismos procedimientos.

Hernán se justificaba con el argumento de que a los “indios”, había que quitarles lo idólatras. Los Abascal, Santiago, el español, y Rodrigo, el mexicano, coinciden en que a los mexicanos hay que quitarnos “lo comunistas”.

En la boda de Rodrigo Abascal Olascoaga, estuvieron presentes dos destacados panistas ligados con El Yunque, Felipe Calderón, y Margarita Zavala, si esto es o no trascendente lo juzgarán ustedes como lectores, con la información que encontrarán más adelante.

Ambos Abascal, hombres de crucifijo en mano, coinciden en tres costumbres que podríamos llamar diabólicas: A los dos les gusta maltratar a sus esposas; los dos han construido sus fortunas a través del dinero que obtienen sus partidos políticos del erario público, Rodrigo en el PAN, y Santi, como se abrevia en su cuenta de Twitter, con VOX. Finalmente, ambos están relacionados por El Yunque, organización secreta, pero que gracias a Wikileaks, ahora sabemos que cuenta con rostros para dar la cara a la sociedad. En España se registró como “Organización del bien Común”, pero en México se identifica con dos nombres, uno de ellos, para acabarla de amolar, en inglés: CitizenGO y el otro también juntando las dos palabras, aunque se forme un gazapo, HazteOír

CitizenGO es una de las organizaciones (la tercera en orden de aparición) que firmó el desplegado en el que amenazan a los legisladores de Movimiento Ciudadano en Jalisco para que se conservara la criminalización de las mujeres que voluntaria o involuntariamente padecieran un aborto. Esta es una de las razones por las que la Suprema Corte de Justicia de la Nación tuvo que intervenir directamente, ante la infiltración en el congreso de diputados como Lily Téllez que promueven leyes fascistas y discriminatorias, con  las que por cierto solo encarcelaban a mujeres pobres.

La otra diabólica trinidad:  Genaro García Luna, El PANYYUNQUE y el Caso Wallace

Para quienes son consumidores recurrentes de noticias no pasará desapercibido que el poder político y económico de Isabel Miranda de Wallace, creció durante la administración de los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón. Esto ha quedado ampliamente documentado en la investigación periodística El Falso Caso Wallace, del que extraemos algunos datos para sinterizar la historia.

Pero antes de llegar a esto retrocedamos en el tiempo: En 1998, cuando Salvador Martínez de la Roca, ex líder estudiantil de 1968, fungía como jefe delegacional en Tlalpan fue detenida Isabel Miranda Torres, quien también se hace llamar Isabel Miranda de Wallace, por los cargos de tentativa de homicidio y resistencia de particulares.

La señora, quien fungía como propietaria del negocio de carteles espectaculares Showcase, había atentado contra un trabajador que sólo cumplía con la orden de retirar un anuncio implantado en una zona ambientalmente protegida. También participo su hijo Hugo Alberto, quien alcanzó a escapar. Ella sin embargo fue consignada al Reclusorio Norte de la Ciudad de México. Lo paradójico es que pese a haber sido acusada por una administración del gobierno del entonces Distrito Federal, quien la liberó después de 5 días fue el abogado Ricardo Martínez Chávez​, quien también trabajaba en la Procuraduría General de Justicia y solo permaneció el cargo de “desacato a la autoridad”. El titular de la procuraduría era Miguel Ángel Mancera.

En el año 2010, el presidente Felipe Calderón entrega por primera vez el Premio Nacional de Derechos Humanos a una persona con antecedentes penales: Isabel Miranda de Wallace.  En los dos años anteriores el galardón había sido entregado a Enrique Morones Careaga, por su promoción y defensa de derechos humanos de los migrantes y a Esther Chávez Cano, quien fue una de las primeras personas en documentar y exponer a nivel internacional los feminicidios en Ciudad Juárez.

En 2012 Isabel Miranda de Wallace, quien con el aval de Felipe Calderón fue la candidata de Acción Nacional a la jefatura de gobierno del distrito federal debatió con Miguel Ángel Mancera, candidato del PRD. La venció con notable ventaja, sin embargo, nunca mencionó los antecedentes penales de quien ahora ya tenía fama de activista, más que de empresaria, como ocurrió al ser encarcelada.

Apoteosis: donde todo lo anterior encuentra una conexión sorprendente

El 25 de agosto del 2021 The New York Times, publicó una versión en español de una columna originalmente escrita en inglés por Ben Smith.  Transcribo textualmente, algunos fragmentos

“Un grupo de afganos que trabajaron para The New York Times aterrizó, junto con sus familias, de manera segura la madrugada del miércoles. No en Nueva York o Washington, sino en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México”

Y más adelante: “El presidente Andrés Manuel López Obrador estuvo de acuerdo en que la situación se movía con mucha rapidez y había que tomar la decisión con la misma rapidez, dijo Ebrard en una entrevista esta semana”.

“Vimos esta solicitud no como política exterior entre México y Estados Unidos”, continuó. “Más bien, es una toma de posición simple entre alguien que fue reportero en Kabul hace algunos años y yo, que estaba en la posición de tomar algunas decisiones”.

Ben Smith, uno de los columnistas más destacados de The New York Times, dijo en otra parte algo que podríamos traducir a la mexicana con el refrán “Lo cortés no quita lo valiente”, pero digámoslo en sus propias palabras.

“Estamos profundamente agradecidos por la ayuda y generosidad del gobierno de México”, dijo en un correo electrónico A.G. Sulzberger, editor y presidente de The New York Times. “Su ayuda ha sido invaluable para poner a nuestros colegas afganos y sus familias fuera de peligro. Instamos a toda la comunidad internacional a seguir este ejemplo y a continuar trabajando en favor de los valientes periodistas afganos que aún están en riesgo”.

Sulzberger dijo que el apoyo no afectaría la cobertura del Times sobre México y lo describió como un asunto humanitario, observando que “todos los que nos han asistido comprenden que nuestra cobertura es total y completamente independiente”. Las negritas son responsabilidad del autor y tienen por objeto subrayar lo sigue.

Trascendió que The Washington Post prepara, para empezar un editorial donde se habla del trabajo de Genaro García Luna, hoy preso en Estados Unidos, quien atacaba selectivamente a grupos de narcotraficantes, para brindarles paso franco a otros.

Genaro García Luna fue cómplice en la tortura, aprehensión y vuelta a torturar de los acusados por Isabel Miranda, en el triple presunto homicidio, de la diabólica trinidad (porque son tres personas en un solo cuerpo, eso sí, de talla extragrande)  de Hugo Alberto Miranda Torres, Hugo Alberto León Miranda y Hugo Alberto Wallace Miranda.

Hugo Alberto también había sido detenido en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México por un contrabando, no se supo bien de qué, pero en la agencia del Ministerio Público de Coyoacán a la que fue irregularmente conducido, pese a que se trataba de un delito federal, supuestamente lo acusaron de contrabando de piezas de motocicleta.

El trascendido es que The New York Times sigue las pistas de la alianza entre políticos del PAN y VOX para obtener financiamiento a través de grupos de narcotraficantes protegidos por García Luna. Por otra parte “Alto al Secuestro”, la Asociación Civil que preside Miranda de Wallace. ha recibido millones de pesos de donativos de gobiernos del PAN, sin contar con los contratos de espectaculares de Showcase, que le brindaron gobiernos, supuestamente de diversas ideologías.

Las conexiones las dejamos al arbitrio de nuestras lectoras y lectores.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: