Connect with us

La red en lucha

Video inédito sobre catástrofe nuclear en Hiroshima y Nagasaki

Hace 71 años EEUU lanzó bombas a Hiroshima y Nagasaki para terminar la Segunda Guerra Mundial contra Japón, que difunde un nuevo video sobre la catástrofe

Published

on

Redacción

Cuando se cumplen 71 años del día en que Estados Unidos arrojó una bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki, Japón dio a conocer un vídeo inédito que muestra la destrucción de las dos ciudades a un mes de las explosiones. El material fue filmado por la ex U.R.S.S.

Según infomó el diario La Vanguardia, el presidente de la Duma Estatal rusa entregó el material en junio al primer ministro nipón, Shinzo Abe, en lo que ha sido la primera vez que Japón obtiene registros audiovisuales registradas por la antigua Unión Soviética.

Hiroshima conmemoró ayer el aniversario del lanzamiento de la bomba atómica con un llamamiento a la abolición de las armas nucleares. Durante una ceremonia celebrada cerca de la zona cero, y a la que han asistido unas 50.000 personas, el alcalde de la ciudad, Kazumi Matsui,  ofreció consuelo de corazón a las almas de las víctimas de la bomba atómica” y prometió “hacer todo lo que esté en nuestras manos por la abolición de las armas nucleares y la construcción de una paz mundial duradera”.

La bomba lanzada sobre Hiroshima  detonó con una intensidad de unos 16 kilotones a unos 600 metros de altura y acabó de forma inmediata con la vida de unas 80.000 personas. A fines de 1945 el balance de muertos se elevó a 140.000 pero el número de víctimas se duplicó en los años siguientes por los efectos de la radiación.

Tres días después del ataque, EE.UU. lanzó una segunda bomba sobre la ciudad de Nagasaki y obligó a Japón a capitular y poner fin a la Segunda Guerra Mundial.

Imagen detalle del video.

Imagen detalle del video.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Europa

La OTAN pide a Vladímir Putin el fin «inmediato» de la guerra en Ucrania

Published

on

By

 

MADRID, 30 jun (EFE).- El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, instó hoy al presidente ruso, Vladímir Putin, a «poner fin inmediatamente» a la guerra iniciada por Rusia en Ucrania.

«El presidente Putin debería retirar sus fuerzas y poner fin a esta guerra inmediatamente, deteniendo el ataque a una nación democrática y soberana que causa tanto sufrimiento en Ucrania», indicó Stoltenberg en una rueda de prensa al término de la cumbre de la Alianza en Madrid.

Stoltenberg afirmó que “la guerra brutal del presidente Putin en Ucrania es absolutamente inaceptable y está causando mucha muerte y daño para el pueblo ucraniano”, a la vez que “tiene ramificaciones para todo el mundo, por el incremento en los precios de los alimentos”.

Al término de dos días de reunión de los jefes de Estado y de Gobierno aliados, Stoltenberg dejó claro que “esta crisis alimentaria no la ha causado las sanciones de la OTAN, sino la guerra de Putin”.

En concreto, el ex primer ministro noruego valoró que Turquía esté trabajando en favor de un acuerdo, que Grecia esté dispuesta a poner a disposición barcos para sacar por mar el grano de Ucrania y que otros aliados estén implicados en diferentes esfuerzos diplomáticos para que el cereal pueda salir a través del mar Negro.

En paralelo, Lituania o Rumanía informaron de sus esfuerzos por expandir la capacidad ferroviaria para sacar el grano por tierra.

Continue Reading

Europa

El ‘perro faldero’ de Estados Unidos, Gran Bretaña, avanza para extraditar a Julian Assange

Published

on

By

Si al presidente Biden realmente le importara la libertad de prensa, ya habría cancelado la solicitud de extradición hace meses

Por Peter Oborne

Todos los periodistas de investigación veneran con razón a Daniel Ellsberg, el ex oficial de la Marina de los Estados Unidos que expuso muchas de las mentiras contadas por su gobierno sobre la guerra de Vietnam.

Al filtrar los ‘Papeles del Pentágono’ a The New York Times, Ellsberg reveló el bombardeo ilegal de Estados Unidos sobre Laos y Camboya, y ayudó a poner fin a la guerra.

Cuando el fundador de Wikileaks, Julian Assange, libró su desesperada batalla en el Tribunal Penal Central de Londres para evitar la extradición a los Estados Unidos, Ellsberg trató de acudir en su rescate. Él bien podría. Porque la historia de Julian Assange es una repetición de la acción de Ellsberg medio siglo después.

Ellsberg, como Assange, fue juzgado por espionaje. Ellsberg, al igual que Assange, enfrentó cadena perpetua, sólo para que los cargos fueran desestimados debido a la mala conducta del gobierno en su contra. Le dijo a la Corte de Londres que sentía un inmenso sentimiento de camaradería con el fundador de Wikileaks.

En una declaración importante, Ellsberg, el decano de los denunciantes, también explicó que mientras estuvo en Vietnam, el conocimiento detallado de los crímenes de guerra estadounidenses permaneció confinado a un pequeño círculo de poder, pero en cambio, más de 100.000 personas tenían acceso a los registros de guerra de Irak y Afganistán filtrados por Chelsea Manning.

Esto significaba, dijo Ellsberg, que “la tortura y el asesinato se han normalizado”.

Y ciertamente, las revelaciones de Wikileaks han arrojado luz sobre los crímenes cometidos casualmente por los EEUU durante la llamada «Guerra contra el terrorismo».

Wikileaks publicó un video donde aparecen pistoleros estadounidenses en un helicóptero riéndose mientras disparaban y mataban a civiles desarmados en Irak. Quince personas murieron en el ataque, incluido un fotógrafo de Reuters y su asistente.

El ejército estadounidense se negó a sancionar a los perpetradores de este grotesco crimen, quienes permanecen impunes. Pero el gobierno de los EE. UU. ha impuesto cargos judiciales al hombre que reveló sus crímenes.

Wikileaks reveló que el número total de víctimas civiles en Irak fue mucho mayor que lo admitido previamente por el gobierno de EE.UU. También reveló el abuso infligido a los reclusos en la Bahía de Guantánamo, así como el hecho de que 150 reclusos inocentes estuvieron detenidos durante años sin cargos.

Clive Stafford Smith, que ha representado a 87 presos de la Bahía de Guantánamo, rindió homenaje a la importancia de las revelaciones de Wikileaks al permitirle probar que los cargos contra sus clientes eran falsos.

Muchas otras revelaciones, aunque menos aterradoras, fueron casi igualmente vergonzosas para Estados Unidos y sus aliados. Estuve en Beirut hace diez años cuando Wikileaks reveló que el ministro de defensa libanés había conspirado con Estados Unidos para facilitar una invasión israelí de su país en 2008.

Los cables de Wikileaks revelaron cómo, durante un almuerzo de dos horas y media con diplomáticos estadounidenses, Elias Murr explicó en detalle qué partes del país deberían atacar los aviones israelíes. También revelaron que había ordenado al ejército libanés que “no se involucrara en ningún combate y cumpliera un papel de defensa civil”. Éste es sólo un ejemplo, y afortunadamente el asalto de 2008 nunca sucedió.

No es difícil imaginar la furia y la vergüenza dentro del establishment militar y de Defensa de los Estados Unidos ante revelaciones como éstas. Y hace que la determinación de Estados Unidos de procesar y condenar a Assange sea totalmente racional. Tienen el mayor incentivo posible para hacer de él un ejemplo, a fin de advertir a otros de las consecuencias de hacer lo mismo.

Cualquier historia que dependa de la obtención de documentos de fuentes del gobierno de los EE. UU. se volverá imposiblemente peligrosa. Cualquier periodista en cuestión podría verse sujeto a una solicitud de extradición.

Cuanto más grave es la historia, mayor es el peligro de extradición y enjuiciamiento.

Un simple experimento mental demuestra el daño que hará la extradición de Julian Assange a Estados Unidos.

***

Fuente original en inglés: America’s Lapdog Britain Moves to Extradite Julian Assange | The Nation

Continue Reading

La red en lucha

‘Paquete de Ginebra’ responderá a inseguridad alimentaria ocasionada por invasión de Ucrania: OMC

Published

on

By

 

GINEBRA – Los 164 países de la Organización Mundial del Comercio (OMC) alcanzaron el “Paquete de Ginebra”, con acuerdos para suprimir subvenciones a la sobrepesca, trabajar por la seguridad alimentaria y levantar temporalmente las patentes para las vacunas contra la covid-19.

“El paquete de acuerdos que se han alcanzado marcará una diferencia en la vida de las personas en todo el mundo. Los resultados demuestran que la OMC es, de hecho, capaz de responder a las emergencias de nuestro tiempo”, señaló la directora general de la organización, la nigeriana Ngozi Okonjo-Oweala.

En primer lugar, en atención a la inseguridad alimentaria agravada en muchos países como consecuencia de la guerra en Ucrania, en particular por el incremento de precios, la OMC subrayó la importancia de “no imponer prohibiciones o restricciones a la exportación” de alimentos.

Al compromiso de minimizar las restricciones a la exportación de alimentos, se sumó el de cooperar para “garantizar un aumento de la productividad y la producción, el comercio, la disponibilidad y la accesibilidad y asequibilidad de los alimentos, especialmente en situaciones de emergencia humanitaria”.

Se hizo hincapié en la necesidad de proteger las ventas destinadas al Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas.

La duodécima conferencia de la OMC, en su sede en esta ciudad suiza, debió trabajar más tiempo de inicialmente previsto por las discrepancias en torno a un acuerdo sobre la pesca, que había naufragado en anteriores reuniones en lo que va de siglo.

El fondo del asunto es que varios países desarrollados y en desarrollo –como India, China, Japón, Estados Unidos y los de la Unión Europea- continúan mejorando sus flotas pesqueras para lograr mayores capturas con el propósito de disponer de más alimentos para sus enormes poblaciones.

“El paquete de acuerdos que se han alcanzado marcará una diferencia en la vida de las personas en todo el mundo. Los resultados demuestran que la OMC es, de hecho, capaz de responder a las emergencias de nuestro tiempo”: Ngozi Okonjo-Iweala.

Al año se destinan más de 20 000 millones de dólares para fortalecer las flotas pesqueras y un resultado es la disminución de las poblaciones de peces en todos los mares, especialmente en las áreas costeras, con perjuicio de la vida marina y la disponibilidad general de alimentos en el globo.

El “Paquete de Ginebra” incluyó un compromiso para completar en la próxima conferencia, dentro de dos años, un acuerdo completo sobre las subvenciones a la pesca, mediante disciplinas adicionales sobre ciertas formas de subvenciones a la pesca que contribuyen a la sobrecapacidad y la sobrepesca.

Ese acuerdo deberá incluir un trato especial y diferenciado para los países en desarrollo y en particular para los países menos adelantados, y un fondo de ayuda para que los pescadores migren hacia prácticas ambientalmente más sostenibles.

En el tema de salud, los Estados miembros acordaron facilitar el comercio de productos médicos necesarios en la lucha contra la covid, y se decidió levantar, al menos temporalmente, las patentes de las vacunas para los países en desarrollo.

En otra decisión, se reiteró la negativa de anteriores conferencias a la imposición de aranceles a las transacciones electrónicas, a pesar de las búsquedas de ingresos en ese renglón que han procurado países como India y Sudáfrica.

Finalmente se decidió continuar los trabajos de reforma de la OMC, “mejorando todas sus funciones. Varios países, incluidos Estados Unidos y los de la Unión Europea, procuran mejoras en el sistema de arreglo judicial de las diferencias comerciales.

A-E/HM

***

Fuente:

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: