Connect with us

Con voz propia

Un sacerdocio de riesgo, la trayectoria del padre Solalinde

El padre Solalinde narra las agresiones de grupos delictivos y políticos al recibir el premio Geuzenpenning 2019, por su labor de defensa de los derechos humanos a migrantes

Published

on

Por Dianeth Pérez Arreola

José Alejandro Solalinde Guerra es el padre Solalinde. Un defensor de los derechos humanos de migrantes que atraviesan México con la esperanza de llegar a los Estados Unidos y tener un trabajo digno para mantener a su familia o porque van huyendo de la violencia de sus países de origen. La mayoría, centroamericanos montados en La Bestia, el tren de carga que cruza de Chiapas a Baja California Norte. El padre Solalinde ha sido el que les abre las puertas del albergue que dirige y ofrece la cena para que al día siguiente continúen su viaje.

El sacerdote católico mexicano viajó a Holanda, para recibir el reconocimiento “Geuzenpenning 2019” por esta labor en favor de los migrantes, y concedió una entrevista exclusiva para Los Ángeles Press

Sobre el caso Ayotzinapa, en el que 43 estudiantes fueron víctimas de desaparición forzada, el 26 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero, el padre Solalinde dijo tener confianza en el nuevo gobierno para elegir a una persona idónea como investigador, y confía además en que pronto se dará con el paradero de las víctimas, que será este mismo año.

“La verdad va a servir para enjuiciar a Peña Nieto, porque finalmente él es el principal responsable. Él siempre supo lo que había pasado. No puede negar que sabía lo que pasó con los estudiantes. En este sistema presidencialista, el primero que sabe, es el presidente. Posiblemente, vaya a ser enjuiciado y condenado por crímenes de lesa humanidad por el caso Ayotzinapa”.

Sobre la impunidad del Ejército…

No. Tampoco se va a escapar el ejército. Los que fueron culpables de eso tendrán que pagar y tendremos el primer expresidente en la cárcel. La Haya lo va a juzgar. Este caso está aquí, y ya fue admitido por la institución. México es un desastre en derechos humanos. Más descompuesto de lo que te imaginas. Más corrupto de lo que se pueda ver. Lo que recibió el presidente Andrés Manuel López Obrador es una papa caliente. He acompañado a las madres que buscan desaparecidos; las acompaño y las seguiré acompañando. El dolor, la incertidumbre, de no saber dónde están sus hijos; ni siquiera poder descansar con unos restos, pero yo creo que es tan enorme la magnitud de los desaparecidos y de todas las personas que incineraron, que el gobierno no puede, no tiene capacidad para poder investigar todo. Sí va a poder hacerlo con casos emblemáticos como Ayotzinapa, y lo va a tratar de hacer para saber el paradero de los muchachos. Yo, al menos, creo saber qué pasó, y les ha ofendido mucho a los padres de los muchachos que yo diga esto, pero creo que a todos los mataron y además a todos los incineraron, no en el basurero de Cocula, sino en los hornos crematorios del ejército.

Los que están implicados, los responsables últimos son militares y de la Policía federal, y creo que el presidente ahora sí va a ordenar que se investigue a esos militares.

Sobre el papel del ejército en la Guardia Nacional…

La Guardia Nacional es necesaria, es indispensable. México está tan descompuesto que necesitamos una fuerza que no esté tan infiltrada. A todas las instituciones la infiltró el crimen organizado, pero quizá la Marina y el Ejército son los menos infiltrados; son los que pueden dar un poco más de confianza. Como punto de partida, como mal menor, no hay más que partir de aquí. Ya después iremos preparando policías éticas, capacitadas, bien equipadas.

En la visita que hizo a Europa en 2017, se dijo decepcionado del encuentro con Aldo dell’Ariccia comisionado de la Unión Europea para América Central, México y el Caribe por la pobre labor de la Unión Europea a favor de los derechos humanos. ¿Ha cambiado algo desde entonces?

Te voy a contar algo que he visto y que hoy comprobamos. A nivel oficial las cosas han empeorado más; es decir, la política de los gobiernos se ha cerrado todavía más. Han aumentado las barreras, los muros, las fronteras, como que hay oficialmente más prevención contra los migrantes. Pero abajo, el pueblo está trabajando; las iglesias están trabajando; las personas mayores están trabajando. Especialmente, las mujeres están haciendo un trabajo increíble, los voluntarios y voluntarias, porque ellos no pueden cambiar las leyes, pero en todos los países que yo he recorrido están enseñando el idioma local, están enseñando a los migrantes cómo adaptarse a Europa, están facilitando las condiciones para que puedan sobrevivir, para que trabajen, para que entiendan y, amén, se hagan responsables de Europa. Lo veo clarísimo, sobre todo en Italia. Yo puedo percibir dos movimientos: uno que es el oficial y otro el del pueblo, sobre todo de las mujeres, de las jubiladas, quienes están haciendo un puente con los venidos de África, de Asia y ahora de América. Los venezolanos no están yendo más a los Estados Unidos, están viniendo a Europa.

¿Cómo puede ser que mientras la sociedad civil se moviliza para ayudar a los migrantes, en la política los gobiernos ultraderechistas adquieren más poder?

Esto es muy interesante, porque por una parte los gobiernos se han cerrado porque tienen mucho miedo; los gobiernos son los responsables de Europa y ahora tienen mucho miedo de los extranjeros; sobre todo tienen pánico de los musulmanes. ¿Por qué? Porque muchos han demostrado intolerancia contra el cristianismo, no aceptan el cristianismo en sus lugares de origen y también porque son diferentes. Mucha gente participa de esa psicología masiva del miedo contra los migrantes y por eso están votando por gobiernos de derecha. Pero otros, a lo mejor son menos, son los que están apostando para hacer un puente, una transición con la migración de cualquier lado donde vengan, hacia Europa, y lo digo de esta manera, como si fuera un instinto de conservación. De hecho, si no fuera por estas mujeres, por estos voluntarios y voluntarias que están dando la vida por los migrantes entonces habría en el futuro una ruptura.

Estuve en Asís. Ahí me invitaron a participar con 400 personas, todas mayores. Son gente jubilada, bien preparadas, profesionistas. Les pregunté si creían que ya habían dado lo mejor de su vida: Levanten la mano quienes crean que ya dieron lo mejor de su vida, y la mayoría la levantaron. Levanten la mano los que crean que lo mejor está por venir, y como tres o cuatro personas la levantaron. Lo mejor está por venir, les dije, ¿ustedes creen que ya hicieron mucho por Europa y por Italia? ¿Creen que todo lo que pudieron haber hecho ya lo hicieron? No sabían qué decir, y al final dijeron que no. ¿Por qué no piensan en hacer algo maravilloso para ayudar a Europa? porque Europa es un legado, tienen cosas muy importantes qué cuidar, cada país, cada rincón, cada pueblo. ¿Cómo? Haciendo que los migrantes que llegan, si toman un migrante por familia, y no para que vivan en su casa, le pueden traducir Europa, le pueden hacer que ame Europa y que se vaya responsabilizando de las personas mayores. Pregunté que cuántas personas podrían hacer eso, y que yo volvería para comenzar. Se juntaron 16 mujeres, ningún hombre.

 

 

Foto: AFP

¿Ha notado alguna diferencia desde la entrada de Trump, en el trabajo que usted hace con los migrantes?

Trump no significa casi nada. Quiero ser franco; los migrantes tienen su vida propia, son autónomos y no le tienen que pedir permiso a nadie para hacer lo que tienen que hacer. Ellos fueron provocados para salir forzadamente de sus lugares de origen. Cuando ellos empiezan a salir, inician un movimiento que no ha parado y que no va a parar. Este movimiento fue provocado por el sistema neoliberal capitalista, que rompió reglas mínimas, reglas humanas, reglas de la vida y entonces al romper ese orden también provocó movimientos involuntarios dentro de la misma sociedad. Por ejemplo, los migrantes no salen por gusto, salen forzadamente, pero al mismo tiempo es como un búmeran, porque Estados Unidos destruye sus lugares de origen: Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, y ahora toda esa gente viene a Estados Unidos, porque no hay otro destino. Ni siquiera quieren quedarse en México. Ahora que Estados Unidos cierra sus fronteras, ahí están esperando; pero estar esperando no quiere decir que renuncien a entrar a Estados Unidos. Cuando puedan pagar al coyote van a pasar, porque se pasan de muchas maneras. Hay corrupción de este lado y corrupción del otro lado. Se pasan por la garita de Migración, por los aeropuertos, por lanchas de motor, por túneles… Cuando están pensando en poner muros, ahí, abajo hay túneles. Les cierran uno y abren tres más. El crimen organizado pone a trabajar a los mismos migrantes haciendo túneles. Ellos dicen, a ver, Donald Trump va a meter un muro con nueve metros de profundidad, entonces haremos un túnel con diez o doce metros de profundidad. No hay manera de parar la migración.

Donald Trump es un factor que hace visible algo que antes no se reconocía. Los supremacistas blancos tienen un odio ancestral, una discriminación contra la gente de fuera, son racistas, y entonces Donald Trump lo que hace es aceptar que eso existe, que se haga visible y que físicamente también materialicen su rechazo y su odio a los migrantes mediante ese muro. Nos estamos dando cuenta de la realidad que vive Estados Unidos. El muro no va a servir de nada, Donald Trump va a pasar en unos años más y los migrantes van a seguir muchos presidentes más porque ellos no tienen prisa. Se van a quedar muchos en el camino, en el desierto, en México, pero otros ya están adentro y se están multiplicando. Desde 2012, los anglosajones ya no crecen, los que están creciendo muchísimo son los latinos. Los supremacistas blancos son los menos preparados, son los que consumen más drogas, en ellos hay más estrés y hay más suicidios, y son los que menos hijos tienen. Se están quedando solos. Son fanáticos, fundamentalistas, no tienen fe. Los migrantes en general, no sólo latinos, están resistiendo contra esos supremacistas blancos, y al mismo tiempo hay mujeres blancas que siempre han sido solidarias con los movimientos libertarios.

Sobre los cárteles de la droga y la trata de personas…

Cuando empecé a acompañar a los migrantes me empecé a dar cuenta de quién los perseguía, y tuve el momento para decidir si salvaba el pellejo y me iba, o me quedaba y asumía las consecuencias. Dije, yo soy hombre de fe, me quedo y como pastor que soy voy a defender a mis ovejas. Yo no sabía qué iba a pasar ni cómo le iba a hacer. No sabía nada de derechos humanos ni sabía contra quien estaba luchando, no sabía si tras cada amenaza, cada agresión, iba a ser el último día de mi vida. Al ir sobreviviendo aprendí a perder el miedo, perdí el miedo hasta de morir, porque me fueron haciendo de todo.

Me la juego, el que no arriesga no gana. Somos más de 500 defensores y defensoras de derechos humanos pero reconozco que fui pionero en arriesgarlo todo. En 2007, fue la primera vez que me golpearon, me metieron a la cárcel y resistí, no me fui y me quedé. Un señor que quería hacer algo por los migrantes me dijo: “padre yo voy atrás de ti, si tú das un paso, yo doy un paso también, pero si te regresas, yo también me regreso”; se me quedó muy grabado, yo no me quiero hacer el valiente ni quiero ser mártir, es que se necesita ser eso. Voy a dar ese paso.

Orgullo migrante. Foto: José Pedro Martínez/2018

El peor día de su vida…

Nunca voy a olvidar el 24 de junio de 2008. Las autoridades del PRI estaban empeñadas en cerrar el albergue porque yo no los dejaba hacer su trabajo con el crimen organizado para el tráfico de personas, para los secuestros masivos, para la trata, para el tráfico de órganos, el único estorbo era yo. Ellos ya me habían golpeado y encarcelado en 2007, pero no les dio resultado. Así que planearon otra cosa. Inventaron la violación de una niña del pueblo por parte de un migrante. La idea inventada era que el migrante había salido del albergue, fue a violar a la niña y se regresó al albergue. Todos estuvieron de acuerdo, incluyendo periodistas corruptos de ahí, que repitieron esa historia. Cuando fui a investigar, me di cuenta de que no era posible. Todo estaba planeado por el principal narcomenudista de esa ciudad, “Caloto”, que ya murió, para echarle la culpa al migrante nicaragüense, a quien lo torturaron para que dijera que había salido del albergue. Se van todos contra mí. Por la mañana de ese día, va el presidente municipal con treinta hombres y otros noventa ya estaban frente al albergue, armados con piedras, palos y gasolina para quemarlo. Si yo me iba y cerraba el albergue, los migrantes quedaban sin protección y, en ese momento, estaban llegando cientos cada día. Un día llegaron mil 200 personas. Si yo cerraba, podía pasar algo horrible, iba a haber una matazón de gente. El presidente municipal trató de engañarme diciéndome que era para protegerme, cuando él estaba azuzando a la gente, del partido del PRI en contra mía. Las noventa personas entraron al albergue para quemarlo, pero no había nada que quemar. ¡No teníamos nada! Las patrullas estuvieron del otro lado para que no corrieran los migrantes, pero había nueve solamente: dos menores de edad y siete jóvenes adultos. Cuando ven esto, dos de los jóvenes se asustan y se echaron a correr, pero los demás ya no pudieron porque cerraron con patrullas. Del otro lado, estaba el presidente municipal con la multitud. Yo todavía fui y lo saludé sin saber lo que se proponía, mientras su gente salía del albergue enojada porque no había nada que quemar. Los líderes hicieron un círculo a mi alrededor, no quiero mencionar sus nombres. Con groserías, me dijeron que protegía a un violador y a los migrantes que eran una bola de delincuentes, que llegaban, robaban, violaban y regresaban al albergue donde yo los protegía. Entonces, empezaron a gritar:

–¡Vamos a darle en la madre!

–¡Muerto el perro se acaba la rabia! ¡Sí!

–¡Vamos a quemarlo! ¡Vamos!

Yo pensé que no me iba a escapar. Lo que hice fue ponerme con los brazos abiertos y decirles:

–Si me van a quemar, ¡quémenme! –Me dicen que así no, que bajara los brazos. No soportaban verme como Jesús. Di tres pasos hacia ellos y pude oler la gasolina y ver cómo destapaban las garrafas. Se hizo un silencio increíble, me di la media vuelta y me fui caminando muy despacio. Nadie gritó, nadie me insultó, no me tiraron una sola piedra, pero cuando entré al albergue sentí que si hubiera corrido, nos mataban a todos.

Más tarde el presidente municipal inventó una reunión para que el pueblo decidiera si se cerraba el albergue o no. Yo dije que iba a hablar con la gente, que no tenía miedo. Pero cuando voy, el pueblo no estaba convocado, solamente estaban los regidores. Me encerraron y estaban las personas que había estado en la mañana y habían querido quemarme. Allí estaban, eran seis personas insultándome, diciendo que yo era pollero. Casi seis horas me tuvieron encerrado y decían que no me iban a dejar salir hasta que yo no firmara que iba a cerrar el albergue.

–Hagan lo que quieran, mátenme, si quieren, pero no voy a firmar. El albergue no se cierra porque ése es un establecimiento de la Iglesia Católica.

Ya para terminar dijo el presidente municipal:

–¡Afuera está la prensa esperando! Están de acuerdo en que yo sea el vocero de todos para que yo diga lo que pasó aquí. –Yo dije que no–.

–Yo tengo mi propia versión y usted no tiene por qué ser vocero mío. –Cuando salí toda la prensa se vino conmigo, y a él ni caso le hicieron. Hablé directo:

–Lo que acaba de pasar es un secuestro. ¡Me secuestraron!

Empecé a decir toda la verdad. Eso fue en la tarde. En la noche vino otro capítulo. Los migrantes llegaban a las seis de la tarde, y los maquinistas –por miedo a la gente– no quisieron que llegaran en tren hasta la ciudad. Los dejaron del otro lado del puente, y yo tuve que ir por ellos. Eran como 90 migrantes, y venían unos niños, vestidos de amarillo. Un sacerdote y una religiosa venían conmigo. De repente, una narcomenudista me dijo que por qué iba manejando, que me bajara a caminar con los migrantes, sabiendo que adelante nos esperaban dos grupos violentos que querían golpearme. Sin embargo, lo hice. Me fui caminando con los migrantes, los instruí a no responder a las provocaciones. Ahí estaba la policía municipal y la estatal que jamás intervinieron para defendernos. Al pasar frente a un templo evangélico, me detuvieron y me aventaron con un grupo que traía piedras, palos y gasolina. En ese momento les dije:

–Miren, yo no sé si ustedes tengan fe, pero estos migrantes son Jesús. Vean cómo vienen: con hambre, con sed, hay menores de edad. ¿En quién creen ustedes? –No dijeron nada y seguimos avanzando.

Había un segundo grupo. También me detuvieron, me aventaron y, aquí, ya perdí la paciencia.

–Si me van a quemar, ¡quémenme! –los reté con firmeza. Pero ellos tampoco hicieron nada, y pudimos continuar. Al llegar al albergue, ya me estaban esperando el padre y la religiosa. Cuando me pusieron sus manos en mis hombros, me quebré y empecé a llorar.

En el albergue, unos pastores protestantes habían llegado antes para apoyarnos y observaron todo. Los párrocos católicos, en cambio, nunca estuvieron. Los padres Jesuitas estaban ahí, nos habían ido a visitar y empezaron a decir chistes para relajar el ambiente. Todos empezaron a reír, y yo, con la angustia. Luego, ya iba a pasar el tren que iba a Veracruz, donde se iban a subir los migrantes que ya habían cenado, pero el problema era que la gente estaba esperándolos con piedras. Cogí el teléfono y hablé con el presidente municipal.

–La gente está amenazando de lastimar a los migrantes. Si les pasa algo, o a mi equipo o a mí, a usted lo voy a denunciar. –Se puso enojadísimo, pero continué– Usted es la autoridad y tiene que poner orden aquí, porque si pasa algo, contra usted me voy a ir.

–Voy a ver qué puedo hacer –masculló.

–Pues haga lo que le toca. Nada más.

Llegó el tren y la gente seguía con las piedras en las manos. Se subieron los migrantes y no les aventaron las piedras a ellos, sino a los maquinistas. A uno de ellos le dieron una pedrada tan fuerte que lo tuvieron que llevar al hospital. Ese día nunca lo voy a olvidar. Nunca.

Migrantes sobre el cerco que divide México y Estados Unidos. Foto: Gaba Cortés/2017

El padre Solalinde iba narrando de un episodio a otro de su vida de riesgo. Las amenazas constantes por su defensa de los derechos humanos a migrantes provenían principalmente de políticos coludidos con los cárteles, para quienes los migrantes eran oportunidad de hacer crecer el sicariato.

Sobre las amenazas…

En 2012, recibo seis amenazas seguidas, hasta me dijeron qué sicario me iba a matar. Ahí, en Juchitán, hay familias completas de sicarios, los Terán, por ejemplo. Uno de ellos me fue a amenazar al albergue. Fueron seis amenazas de muerte, le dije a mis superiores, me dijeron tienes que salir dos meses para que las condiciones se mejoren. Salí dos meses y las condiciones no mejoraron. Poco a poco sobreviví. Llegaron los escoltas que tengo ahora y, con ellos, sufrí tres atentados. El último, hace tres años.

Iba a recibir a los migrantes, que esa vez llegaron a las doce de la noche. Les di la bienvenida, y al subirme a la camioneta llegaron dos camionetas y se bajó gente con armas largas. El comandante de mi escolta me aventó al piso y el oficial que iba conduciendo se cruzó la vía y va en sentido contrario. Llegamos al albergue, finalmente. Yo le pregunto por las consecuencias de ir tan rápido y en sentido contrario. Me dice:

–Mire, padre, qué tal si esas camionetas eran un señuelo y había una tercera camioneta esperándonos para matarnos. Si atropellamos o chocamos a alguien eso lo arreglamos, pero a mi me pagan por cuidar su vida.

Las amenazas han seguido. A cada rato me matan en internet. Yo sólo contesto, yo estoy bien, no tengo miedo y voy a seguirle.

Las amenazas vienen más de políticos que del crimen organizado. El PRI jamás acepta los errores que ha cometido, no ofrecen disculpas de nada. A mí nunca me han ofrecido disculpas y son los únicos que sí me han ofendido y me han agraviado físicamente.

La ley del hielo

El único reconocimiento que he recibido de la Iglesia Católica ha sido de los padres escolapios en Veracruz, de la Universidad de Cristóbal Colón. Es más, en este momento, los obispos de México me están aplicando la ley del hielo. Donde quiera que me invitan, busco al obispo. Me acaban de dar el premio Tatic Samuel Ruiz en Irapuato, busqué al obispo Enrique Díaz para saludarlo. Lo invitaron al evento y no fue, y así como ése en todos lados donde voy, se esconden, no quieren ir o de plano me dicen que no me quieren recibir.

El obispo de Veracruz, Luis Felipe Gallado le prohibió oficiar una misa.

Sí, él decía que si yo estaba dispuesto a callar y a no volver a hacer críticas contra la Iglesia, me daba permiso para celebrar la misa. Yo le dije que yo no venía aquí para celebrar misas, para eso están los padres, que celebren las misas y les paguen bien. Yo vengo a defender los derechos humanos, vengo a otra cosa. A mí no me preocupa que usted no me dé permiso para celebrar la misa.

¿Y el arzobispo no lo ha tratado de silenciar?

El anterior, Norberto Rivera Carrera, nunca me quiso recibir. La única vez que lo vi fue en una misa de las Madres Carmelitas. Me le puse a un lado, ya estábamos por salir, era en la sacristía y le dije “Cardenal, yo soy el Padre Soalinde” y me hace “Mjú”, volteándome la cara. En la hora de la paz, no me dio la paz. Con el actual, Carlos Aguiar Retes, no se cuántas veces le he mandado decir con personas que se reúnen con él que quiero saludarlo, que si me permite verlo… no me contesta. Yo personalmente fui a llevar a su oficina de Durango 90, de la colonia Roma, una carta escrita diciéndole que quiero reunirme con él, porque tengo el compromiso de la Cruz de Lampedusa de Italia, y me nombraron a mí como organizador. Quiero tomar en cuenta su autoridad. Jamás me ha contestado, de eso hace semanas. Es la ley del hielo.

Con voz propia

El espía que se metió en tu teléfono

Published

on

By

Por Amy Goodman y Denis Moynihan
Democracy Now!

¿Tu teléfono celular te está espiando? Ante la omnipresencia y el uso cada vez más generalizado de los teléfonos móviles, las agencias gubernamentales de Inteligencia han destinado gran cantidad de recursos para hackearlos, atentando de manera remota contra la privacidad de las personas en nombre de la seguridad nacional. Actualmente hay una incipiente industria en crecimiento que genera enormes ganancias a empresas que operan en las sombras y que se especializan en desarrollar formas cada vez más innovadoras para infectar dispositivos digitales con software espía. Activistas, periodistas, defensores de los derechos humanos y disidentes políticos de todo el mundo han sido vigilados de esta forma y, en varios casos, detenidos, torturados o asesinados. El laboratorio interdisciplinario Citizen Lab, un proyecto que se dedica a la investigación en temas de seguridad informática con sede en la Universidad de Toronto, reveló que más de 1.650 millones de iPhones y otros dispositivos de Apple habían estado expuestos, de manera completa y casi indetectable, al software de espionaje Pegasus, producido por el Grupo NSO, una empresa privada israelí. Según las investigaciones, los usuarios de los dispositivos hackeados ni siquiera tenían que hacer clic en ningún enlace o archivo malicioso, lo que se conoce como un ataque de “cero clic”.

El software Pegasus otorga acceso ilimitado a todo el contenido del dispositivo infectado, desde los mensajes de chat hasta los correos electrónicos y las llamadas telefónicas. Además, permite tener el control del micrófono y la cámara del teléfono, y comparte la ubicación del teléfono en tiempo real.

En conversación con Democracy Now!, el director de Citizen Lab, Ronald Diebert, expresó: “El Grupo NSO es una empresa mercenaria de cibervigilancia con sede en Israel. La empresa apareció por primera vez en nuestro radar en 2016, cuando descubrimos que los Emiratos Árabes Unidos la estaban utilizando para espiar a un defensor de los derechos humanos llamado Ahmed Mansoor. Desde entonces, nosotros —al igual que otras organizaciones— hemos documentado gran cantidad de usos indebidos de la tecnología de esta empresa”.

Según los fundadores del Grupo NSO, el software en cuestión solo se utiliza de manera legal, para capturar criminales, terroristas, pedófilos y otras personas por el estilo. Sin embargo, Amnistía Internacional y otras 155 organizaciones de la sociedad civil y personas expertas en tecnología no consideran que eso sea cierto y han emitido una carta conjunta en la que piden una moratoria inmediata a la venta, transferencia y uso de la tecnología de vigilancia. Las organizaciones declaran en la carta: “El software espía del Grupo NSO se ha utilizado para facilitar la comisión de violaciones a los derechos humanos a gran escala en todo el mundo. […] Ha quedado claro que su tecnología posibilita la comisión de abusos sistemáticos […]. Si las recientes acusaciones sobre el uso del [software] Pegasus son parcialmente ciertas, entonces esa línea roja se ha cruzado una y otra vez con total impunidad”.

Entre los casos citados por Amnistía Internacional, se encuentra el de Cecilio Pineda Birto, un periodista mexicano asesinado a tiros el 2 de marzo de 2017. Pineda Birto había estado recibiendo amenazas de muerte y la misma mañana de su fallecimiento había anunciado la futura difusión pública de un informe acerca de funcionarios locales corruptos que estaban en connivencia con figuras del crimen organizado. En 2021, el número de teléfono de Pineda apareció en una lista filtrada que contenía más de 50.000 números de teléfono de todo el mundo, potenciales objetivos de espionaje del software Pegasus. Tras una investigación conjunta, la organización periodística sin fines de lucro Forbidden Stories y Citizen Lab brindaron información sobre la lista filtrada, que incluía a cientos de periodistas y activistas, así como a muchos líderes mundiales.

“Si no se hace nada para detener la comercialización de esta tecnología, no serán solo 50.000 objetivos. Serán 50 millones”, dijo el denunciante de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos Edward Snowden al periódico The Guardian. “Y eso va a suceder mucho más rápido de lo que cualquiera de nosotros espera. Hay que detener la comercialización de esta tecnología [para que eso no ocurra]”.

El programa informático Pegasus se usó para espiar los teléfonos de algunos miembros de la familia de Jamal Kashoggi, el disidente saudí y periodista del periódico The Washington Post, tanto antes como después de que Kashoggi fuera brutalmente asesinado por un equipo de sicarios saudíes dentro del consulado de Arabia Saudí en Estambul el 2 de octubre de 2018.

Otra víctima del software de espionaje del Grupo NSO es Omar Radi, un periodista independiente de Marruecos que durante mucho tiempo ha informado sobre la corrupción, la expropiación de tierras y las violaciones contra los derechos humanos cometidos por el Gobierno marroquí. En 2020, Amnistía Internacional publicó un informe en el que se demostraba que el iPhone de Radi había sido infiltrado por el software Pegasus.

“Pegasus es un programa silencioso. No lo sientes”, dijo en julio de 2020 Omar Radi a Democracy Now!, solo dos semanas antes de ser arrestado por la policía marroquí. “Puede usar tu micrófono, tu teclado, tu pantalla y obtener cualquier información almacenada en tu teléfono. No tengo idea de la cantidad de información que han robado de mi teléfono”. Radi fue condenado recientemente a seis años de prisión.

Retomemos la conversación que tuvimos con el director de Citizen Lab, Ron Deibert: “El Grupo NSO es simplemente una de las muchas empresas mercenarias de software espía que existen a nivel mundial. Los Gobiernos que tienen mucho dinero pueden adquirir este tipo de despotismo tecnológico como un servicio. Hasta ahora nunca habíamos visto algo así: nunca habíamos visto la privatización de este tipo de espionaje digital”.

La empresa Apple lanzó una actualización de software que supuestamente soluciona este problema. Pero seguramente los hackers encontrarán otras vulnerabilidades en los sistemas operativos de estos dispositivos digitales. Si no se prohíbe la comercialización y el uso de Pegasus y de otros programas espía similares, muchos defensores de los derechos humanos, periodistas y otras personas seguirán siendo vulnerados, espiados, golpeados, arrestados y asesinados.

 

Continue Reading

Con voz propia

López Obrador, que se doble, pero que no se quiebre

Published

on

By

 

Por Carlos Z. Cadena/Comentario Z

Algunos expertos advierten últimamente que el presidente López Obrador ya se quiere ir de Palacio Nacional, aunque muchos se resistan a creerlo; sobre todo a los que se consideran Lopezobradoristas de hueso colorado. Y es que apenas hace dos meses mostraba no solamente su poder de su triunfo electoral del 6 de junio en las gubernaturas y Congreso federal, y de jugar a su reelección, pero en los últimos 10 días, la figura Presidencial se ve menguada, cansada, apocada y hasta fatigosa más allá de su “enjorobamiento” especial en su caminar.

Posiblemente sabe que Estados Unidos podría aplicar más restricciones a México, como ha ocurrido con la apertura de la frontera norte que tiene al comercio de México y su frontera colapsada, pero podrían venir más, probablemente hasta de calificar el delito de narcotráfico por el de terrorismo que sería una jugada de los gringos con jaque mate al gobierno de la 4T. Pero hay muchas otras, y la razón es simple, no se cumplieron la promesas mexicanas en la frontera sur y ahora hay una rebelión -casi sublevación- en la parte de la Costa de Chiapas. Se habló hasta de 6 mil policías de la Guardia Nacional, y no llegan a 400, y ni siquiera se han inaugurado los complejos policiacos de la GN de Tapachula que es de las más grande anunciadas en la frontera sur de México.

Hay un polo fronterizo muy singular en el municipio de Tapachula que es la llamada “Garita migratoria de Viva México”, donde se pueden ver todos los días, únicamente a dos policías de la GN y otros tres agentes de Migración: una postal de alta irresponsabilidad y omisión pública y hasta un problema preocupante de seguridad nacional que para los Estados Unidos es de primera necesidad y urgencia. Nunca hubo esa fuerza e interés nacional de México de atender la Migración; y lo saben los gringos que López Obrador les tomó la medida a Trump y a Biden.

Lo que ocurre en Tapachula es fatal, muestra el fracaso de la política migratoria de la Cuarta Trasformación con el caso de la rebelión de miles de haitianos estacionados en esa ciudad fronteriza mayúscula en importancia en la región, y siguen ingresando los extranjeros como Juan por su casa. No le han aceptado los programas que de manera injerencista le quiere imponer México a los Estados Unidos como algunos programas federales para ayudar a países como Guatemala, El Salvador y Honduras, sobre todo “El sembremos vida”. Así como se ha ofendido verbalmente a España en La Mañanera, así también se ha venido ofendiendo a los Estados Unidos, y en un tema especial que le diga no al bloqueo gringo en contra de Cuba, como si fuera una instrucción.

Este 16 de septiembre no solamente fue invitado especial el presidente Cubano, Miguel Díaz Canel, sino que hasta participó en el desfile militar. La señal fue para el país del norte: “es mi amigo y en mi país yo hago lo que quiero”. Por eso, ese análisis de que López Obrador ya no quiere estar en Palacio Nacional, hay otra vez señales de que está enfermo, o que simplemente el escenario ya llegó hasta al clímax de su haber humano. Hay que reconocer que su trabajo cotidiano desde que arrancó este gobierno es de “supra humano”, pero muy riesgoso para su salud.

Inclusive el movimiento de ajedrez de su paisano a la Secretaría de Gobernación Adán Augusto López advierten que fue un cambio más que de eficiencia pública, de lealtad por culminar su sexenio. López Obrador se le puede tachar de muchas cosas, menos de que no sea inteligente, y él olió que podrían venir ya los tiempos de revelaciones y manifestaciones de sus funcionarios públicos de gabinete. Hace apenas tres o cuatro días Monreal y Ebrard se unieron en el “Pacto de Zacatecas” y enviaron señal de su unidad férrea ante una Claudia Sheinbaum que solamente falta que su oficina sea trasladada a Palacio Nacional.

Ya Estados Unidos le cambió la pichada a López Obrador, que se reunirán con Biden hasta en diciembre –ya no septiembre, y que se había pactado desde marzo–, y que fue un golpe político comentado en la prensa gringa y la mexicana, y no propiamente la prensa conservadora como él la llama. Algo sabían los norteamericanos sobre el visitante distinguido cubano de López Obrador para esta fiesta patria del 2021, que antes le cancelaron el encuentro con su homólogo de Estados Unidos. Considero que Estados Unidos ya empezó a “cazar” al que quiere llevar todos los enemigos de Estados Unidos a la plaza de la Constitución y el Palacio Nacional. Ya se habla hasta de China y Rusia con visitar México.

López Obrador últimamente también ha empezado hablar de respetar la ciencia, la naturaleza y el creador. Lo dijo en su tercer informe presidencial, y ya ahora habla de que “llegará hasta donde el creador quiera”. Antes era muy arrogante con Dios, lo esquivaba.

No queremos que hable a la mitad del camino, sino que concluya la otra mitad. Que se doble, pero que no se quiebre.

 

Fuente original: Asich.com

 

Continue Reading

Con voz propia

De grandes ministros, grandes burradas y el huevo de Colón

Published

on

By

Historias para Armar la Historia

Por Ramsés Ancira

Vamos a empezar por lo segundo, para que nadie se vaya a confundir y crean que pretendemos alburear al lector, cuando esta columna de opinión solo pretende documentar pequeñas historias que arman la Historia. (Así, con mayúscula señor corrector, porque nos referimos a una ciencia). El huevo de Colón es una leyenda que viene de los orígenes del debate sobre si la tierra es redonda. Por cierto, también es una de las más famosas esculturas de Sevilla.

La historia del Huevo de Colón tiene un doble significado; pero vamos a iniciar por el menos conocido: Es el tema de la escultura realizada por el ruso Zurab Tsereteli, y aunque los seres humanos no somos ovíparos, el artista se inspiró, y de hecho ese es el nombre oficial de la obra “El nacimiento de un nuevo hombre”, colocada en Sevilla. Obvio, se refiere al mestizaje de la raza latinoamericana.

A la fecha no nos ponemos de acuerdo sobre el lugar de nacimiento del más ilustre de los navegantes de la historia. Casi todos creemos que su origen era genovés, y su familia judía. En 1492 la reina Isabel la Católica, actual heroína de la organización de extrema derecha El Yunque, decretó la expulsión de todos los judíos de España.

Isabel la Católica, según cuenta la serie de la Radio y Televisión Española, no es que fuera antisemita, incluso tenía médicos judíos, pero no podía con la presión de la “Santa Inquisición”, así que para dejarlos contentos emitió un decreto real con el cual expulsaban a los judíos de España, territorio en que habían vivido “felices como lombrices”, mientras tuvieron como vecinos a los árabes, incluso musulmanes. La Ciudad de Córdova fue un ejemplo de convivencia y desarrollo de las artes y la ciencia intercultural. No había sionistas, ni fundamentalistas

La esposa de Fernando de Navarra decidió hace 521 años que los judíos eran muy mala competencia y decidió expulsarlos. Ahora, la jefa de gobierno de la Ciudad de México decide que el conjunto escultórico en cuyo centro figura la estatua de Colón y cuyos bocetos originales son del artista Manuel Vilar, son una molestia cada 12 de octubre, pues hay grupos que quieren que la historia sea a su gusto ideológico y no como es. La vandalizan cada año. Por esta razón la jefa de la capital de la República decidió expulsarla de Paseo de la Reforma, donde estará más cerca de las efigies de Abraham Lincoln y Mahatma Gandhi.

Bueno, regresando a Cristóbal, hay muchas pistas de que era un tipo más listo de lo que se comúnmente se sabe. Adoptó un nombre cristiano Cristo…bal y con el argumento de que iba a buscar nuevos negocios para España, convenció a la reina para que le financiara la inversión de unos barcos, para ser precisos La Santamaría, la Pinta y La Niña. Si lo piensa bien Colón también era un genio de la publicidad, pues antes de que lo acusaran de judaizante, decidió llamar a su embarcación principal con un nombre libre de sospecha y que complaciera a los ultras católicos, ni más, ni menos, que Santamaría. Luego armó una tripulación integrada predominantemente por judíos, que buscaban huir de España.

Como se sabe Colón nunca llegó al continente, se quedó en las islas, donde estableció colonias, pero resulta que dejó conviviendo en estas a algunos de sus navegantes. No se hicieron entender por los nativos y acabaron matándose. Así no fue como nació la nueva raza latinoamericana, pero sí las primeras batallas del encontronazo de dos mundos.

El conjunto escultórico de Colón, incluye entre otros a Fray Bartolomé de las Casas, el primer defensor de los derechos humanos de los indígenas en la historia de este país. Los detractores de la estatua en Paseo de la Reforma, también quiere que se vaya el primero que contradijo a la Iglesia y se fue a juicio para demostrar que los indios sí tenían alma.

Y ahora sí, la historia del Huevo

A lo mejor usted la conoce, pero si es así, esperamos que disfrute recordarla. Cuando Colón promovía la búsqueda de una nueva ruta para “comprar especies”, le dijeron que era absurdo, por decirlo simplemente, viajar a la derecha, cuando todos sabían que el camino estaba a la izquierda. Cristóbal Colón dijo que eso era falso, porque como la tierra era redonda, había más de una ruta para llegar al mismo lugar.

Sin embargo, en 1492 los españoles no sabían que el planeta era tan grande. La verdad oficial era la católica y esta ignoraba qué tanto había que rodear. Por otra parte “como todo mundo sabe” le dijeron a Colón, “la tierra es plana”, si no ¿cómo se sostendría en el universo?

Entonces Colón pidió un huevo y retó a sus detractores a que lo pusieran verticalmente sobre una mesa. Por supuesto la fuerza de gravedad se los impidió a todos. Algunos siglos antes le pidieron a Alejandro Magno que desatara el nudo imposible en una soga. El conquistador macedonio, sacó su espada, lo cortó y… fin del problema. A veces, como dijo Maquiavelo, el fin justifica los medios.

Eso mismo hizo Colón: tomó el huevo, lo estrelló por una de las puntas y quedó vertical. Lo que nos lleva a nuestra siguiente historia.

Grandes magistrados, grandes burradas

Sin importar sus doctorados y su experiencia, los mejores magistrados cometen errores, a veces por ignorancia, a veces por flojera y otras por corrupción o ambición.

Mire usted, el sistema penal mexicano tiene una gran falla de origen, que comparte con el de Estados Unidos. En ambos países “aporrear” a las personas privadas de su libertad, sin importar si son inocentes o no, permite construir fortunas y carreras políticas. Un fiscal puede llegar a ser juez, pero un abogado defensor no tiene esa fortuna.

En ese afán persecutorio y de imitación en México, el PRIAN les cambió el nombre a las procuradurías de justicia por el de fiscalías. El resultado lo tiene usted a la vista: Gertz Manero, señalado por encarcelar a señoras de la tercera edad y de ser jefe de una de las instituciones más ineptas del país, la FEADLE, que se ocupa muy poco de los asesinatos de periodistas y mucho de inflar casos intrascendentes, como el manoteo entre Daniel Blancas y Hans Salazar

Le voy a dar dos casos: La magistrada María de Jesús Medel, de 70 años de edad y próxima al retiro ¡Gracias a Dios! era juez cuando citó al policía judicial José Eduardo Toledano Téllez para sustentar la aprehensión de un sujeto. Ese mismo día a varios kilómetros de distancia se cometió el secuestro de un empresario fabricante de playeras. Años después capturaron a los integrantes de la banda, pero para entonces Toledano Téllez se encontraba en la cárcel acusado de ese mismo secuestro.

“El cielo se abrió” para el ex policía. Se amparó para obtener la libertad, pero el caso recayó en la ahora magistrada Medel, a quien ojalá usted nunca encuentre en el quinto piso del nuevo edificio del Tribunal Superior de Justicia, donde regentea la sexta sala.

La del apellido que nada honra a los Jesuitas, ni a ningún otro cristiano, se ensañó contra Toledano y le aumentó la pena casi dos décadas más.

Medel, hay que decirlo, nunca se especializó. Se enojó mucho cuando aspiró a presidir el Tribunal, pero le ganaron personas con postgrados en Derecho que ella no tiene. Alegó, si mal no recuerdo discriminación de género.  Sus colegas, hombres y mujeres afirman sin sospecha de misoginia, que es una “vieja amargada” y, el que firma esta columna, comparte esa percepción.

El otro caso es el de un hombre de confianza del presidente López Obrador, el magistrado Zaldívar, quien trabaja como presidente de la Suprema Corte de Justicia.

De una larga historia que consta en actas judiciales y de la cual Los Ángeles Press ha documentado en exclusiva, hacemos esta síntesis. El Capitán Vladimiir Ilich Malagón trabajaba en el área de Inteligencia de la Secretaría de la Defensa Nacional. Todo el personal pasaba por ahí. Él dispuso medidas para que solo tuvieran acceso los uniformados de la rama de Inteligencia

Las filtraciones ya habían provocado el asesinato de varios militares, quienes eran emboscados cuando realizaban operativos en tierras “narcas”. La decisión de Malagón Rendón debió salvar la vida de muchos de sus compañeros de armas.

Entonces otro capitán, quien estaba asignado como escolta del ex secretario del trabajo Javier Lozano Alarcón, le dijo, palabras más o menos, “que no se hiciera pendejo” que hasta el presidente Felipe Calderón estaba involucrado en el tema y que más le valía acompañarlo a ver a una persona que le daría mucho dinero para “cerrar los ojos”.

Malagón se negó, el otro capitán sacó su arma. Forcejearon. Se disparó una pistola y murió. Vladimir Ilich se entregó a su superior, un general, quien, meses después, también fue asesinado de manera misteriosa. En la tortura, a Vladimir le golpearon la cabeza, parece que con un bat de béisbol y le causaron una hemorragia. Durante los años en que se ha mantenido en prisión, la lesión ha crecido.

El caso ya fue revisado en la Suprema Corte de Justicia, el ministro ponente fue el presidente Zaldívar. El expediente que se fabricó dice que el capitán asesinó a su colega por un “lío de faldas”. El máximo representante del poder judicial en México, ni siquiera se acordó que la Constitución establece el derecho a la legítima defensa, tampoco que el uso de arma, es reglamentario para un militar.

En el Reclusorio Oriente, cuando una siquiatra escuchó la historia de Malagón, diagnosticó que tiene delirios de grandeza. En las entrevistas realizadas por Los Ángeles Press y en La Octava, ha demostrado todo lo contrario, una lucidez y coeficiente intelectual sobresalientes. Solicité una audiencia con Martí Batres, Secretario de Gobernación en la capital de la República, para que con base en la adherencia de Claudia Sheinbaum al Acuerdo presidencial publicado en el diario oficial el 25 de agosto de 2021, en beneficio de las personas torturadas privadas de su libertad. Hasta el momento no he recibido señal del menor interés.

Bitácoras suplementarias:

En las propias palabras del presidente Obrador, él no puede estar haciéndose cargo de la relación con el Poder Judicial y los gobernadores, por eso cambió la titularidad de la Secretaría de Gobernación.

La Cuarta Transformación tiene grandes impulsores y terribles traidores: Clara Brugada es ejemplo de lo primero, la creación de una Escuela Comunitaria de Cine y Fotografía para Iztapalapa ha empoderado al alumnado, en particular mujeres, quienes constituyen el 70 por ciento de las inscripciones. Además, con seis mil murales en sus calles; esta alcaldía ocupa el primer lugar mundial en pinturas al aire libre, con lo que continúa la tradición que le dio fama mundial a México con figuras como Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco.

En el otro extremo, Luis Miguel Gerónimo Barbosa, gobernador de Puebla, estado con una participación creciente en las páginas policíacas de los medios.

El pasado 26 de febrero de 2020 al portal Infobae, dio un ejemplo sobresaliente de la incapacidad de Barbosa, con este encabezado periodístico: “Todo comenzó por un sombrero: los detalles del asesinato de tres jóvenes y un chofer de Uber en Huejotzingo

“Una mujer, actualmente detenida, habría confrontado a la joven colombiana Ximena, su cuerpo presentaba más signos de violencia que el de sus compañeros asesinados”

Hace apenas unos días se presentó un conflicto por causas ambientales y electorales en Puebla. El gobierno de Barbosa convocó a los indígenas inconformes a un diálogo, pero con calculada cobardía los citó fuera del municipio de Coyomeapan. Ahí detuvo a tres personas, una de ellas una maestra indígena náhuatl, quien tiene varios postgrados académicos. En total hay 31 órdenes de aprehensión por este caso, además de otras, contra participantes de movimientos feministas y de normalistas.

Hoy al presidente López Obrador le critican por las cosas más absurdas, como por dormirse temprano y salir sin maquillaje en televisión para dar cuentas del terremoto del pasado 7 de septiembre.

Los fraudes electorales, como dijo y dijo muy bien hace unos días el colega Francisco Rodríguez, han tenido altísimos costos en vidas para México, particularmente el de Felipe Calderón.

Si se da el péndulo y regresa la extrema derecha a gobernar a México, podemos prepararnos para más tragedias. Si la 4 T, tiene como imagen a gobernadores del estilo de Barbosa, facilitará el encono social contra el proyecto de López Obrador.

A tres años la tragedia es evitable. Estamos a tiempo. No sería la primera vez en México que un presidente tenga que sacudirse a un gobernador estorboso. López Mateos lo hizo con toda la fuerza de la razón y el apoyo del PRI y del ejército con el general Raúl Caballero Aburto luego de una matanza de estudiantes indígenas en Guerrero.

López Obrador ha reiterado que la historia es la mejor maestra de la vida. Debe recordarlo, sin miedo, cuando se trate de gobernadores corruptos y militares asesinos, con quienes hasta ahora se ha hecho de la vista gorda.

El presidente no está solo, la justicia es demasiado importante como para confiarla al poder judicial. El Estado es de todos los que lo habitamos. Es por esto que invitamos a ser parte de este observatorio. https://bit.ly/2XjcY3g

El otro chiquihuitazo:

Cuando Javier Moreno Valle recibió la concesión para operar el Canal 40, empezó trabajos de remodelación de El Cerro del Chiquigüite, donde se encuentran las antenas que “bañan la señal” al Valle de México.

El proyecto resultó muy costoso y se vio obligado a buscar un socio. El reportaje de Marcial Maciel y las revelaciones de sus víctimas de pederastia provocaron un boicot al Canal 40 original,  del que nunca pudo reponerse. Ricardo Salinas Pliego fue uno de los que operaron para quebrar al Corporativo de Noticias e Información. Luego pagó a un comando armado para que se apoderara de las instalaciones. La prensa calificó el evento como chiquihuitazo. Cuando los colegas cuestionaron al presidente Vicente Fox sobre esta ilegalidad, contestó con estas famosas palabras “Y yo por qué”.

El derrumbe tuvo lugar el viernes 10 de septiembre y dejó un saldo de 141 casas desalojadas, dos muertos, un lesionado y dos desaparecidos. Salinas Pliego, siempre tan pendiente de los contratos que le pueda dar el gobierno, nunca retomó el proyecto de remozamiento y seguridad de “El Chiquihuite”, como se le conoce más popularmente, sin la diéresis.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: