Connect with us

Europa

Ucrania: cae Lisichansk, sigue la invasión

Published

on

Rusia puede afirmar que nada la detendrá para hacerse con la totalidad del Donbás, pero el creciente suministro de armas y la resistencia ucraniana no pondrán nada fácil el avance de las tropas rusas

Por Jesús A. Núñez

A primera vista, y con el añadido de la reciente toma de Severodonetsk, la caída de Lisichansk en manos rusas podría interpretarse como un rotundo éxito militar de Moscú. En el marco de la ofensiva que viene desarrollando desde hace ya casi tres meses, con el objetivo de controlar la totalidad del Donbás- es decir, los 53.000 kilómetros cuadrados que comprenden los oblast de Donetsk y Lugansk-, Rusia puede decir que ya domina el segundo de ellos y que nada detendrá su avance hacia Kramatorsk, con intención de completar la tarea.

La cruda realidad, sin embargo, no parece confirmar esa imagen. En primer lugar, hay que recordar que lo que ahora sucede sobre el terreno deriva del fracaso del plan inicial ruso, que consistía en entrar en Kiev para eliminar a Volodímir Zelenski y colocar en su lugar a una marioneta que, de inmediato, pidiera auxilio militar a Moscú y renunciara definitivamente a Crimea y al Donbás. La resistencia del propio presidente ucraniano, de sus fuerzas armadas y de su población- todavía sin ayuda militar significativa desde el exterior- desbarató aquella opción. Pero es que, además, como resultado tanto de sus propias deficiencias tácticas y logísticas como del extraordinario rendimiento de las unidades ucranianas, la actual ofensiva rusa no ha tenido más remedio que rebajar su nivel de ambición. Así, ha pasado de un primer intento de avanzar rápidamente a través de un frente de unos mil kilómetros con el objetivo de controlar todo el Donbás y llegar hasta Dnipro, embolsando de paso a todas las unidades ucranianas desplegadas al este del río Dniéper, a una realidad más ramplona, limitada a aplastar la resistencia en el llamado saliente de Izium.

El dato que más rotundamente obliga a reconsiderar el posible entusiasmo ruso es que, desde que comenzó la ofensiva, el avance de sus tropas ha sido tan reducido que tan solo han podido añadir unos escuálidos 1.500 kilómetros cuadrados al terreno que ocupaban anteriormente. Eso significa, por supuesto, que Rusia continúa progresando, pero también que su avance va acompañado de unas pérdidas insoportables en hombres y en material, y de reveses tan notorios como la pérdida de terreno en zonas como Járkov- con tropas rusas teniendo que replegarse hasta su propio territorio-, Jersón- que estaba en manos rusas desde el inicio de la invasión- o la isla de la Serpiente. Eso quiere decir que, en la medida en que Kiev ha ido recibiendo un creciente suministro de armas, las fuerzas ucranianas han podido realizar contraataques exitosos y una defensa en profundidad que les ha permitido revertir la situación en algunos casos y ganar tiempo en otros.

Y si esa es la lectura que se extrae de lo ocurrido hasta ahora, lo que viene a continuación no parece que vaya a traer mejores noticias para los planes militares de Vladímir Putin. Si en clara inferioridad de condiciones Ucrania ha podido aguantar la embestida de ese modo, cabe suponer que ahora, con la entrada en servicio de material mucho más sofisticado y preciso- como los obuses Caesar y M777, los lanzacohetes múltiples M270 y los lanzamisiles múltiples HIMARS M142-, los artilleros ucranianos podrán batir objetivos- baterías enemigas, bases logísticas, depósitos de munición- que antes estaban fuera de su alcance.

Tres estrategias a favor de Rusia

Lo que de ahí se deduce es que Ucrania dispone ahora de mejores y mayores medios para seguir soñando con la victoria- idealmente traducida como la recuperación completa de todo su territorio-, aunque las pérdidas humanas y la destrucción física sean muy cuantiosas. Pero Rusia, que rehúye definir lo que entiende por victoria, aún cuenta con superioridad de medios, tanto humanos como materiales, para mantener su empeño de anular la existencia de Ucrania como Estado independiente. Lo previsible, en consecuencia, es que los combates continúen por un tiempo indefinido. Un tiempo con el que Moscú puede jugar a su favor manejando tres armas muy distintas.

La primera, y cada vez menos relevante, es la militar. La victoria militar definitiva está fuera del alcance de Rusia, si por ello se entiende una rendición completa de Kiev y el dominio ruso de todo el país. Pero lo que sí puede lograr en las próximas semanas es tomar algunas zonas más del Donbás, mientras pone a prueba la voluntad de quienes apoyan a Ucrania desde el exterior con las otras dos armas a su alcance: los hidrocarburos y los cereales. Moscú calcula que sin el apoyo exterior la resistencia ucraniana terminará cediendo; por tanto, la clave es cortar el suministro de gas y petróleo a los países europeos que respaldan a Kiev, buscando una reacción ciudadana en dichos países que lleven a sus gobiernos a cortar el apoyo a Zelenski o, al menos, a presionarlo lo suficiente para que acepte un acuerdo con Moscú por el que renuncia a parte de su territorio. Y algo similar ocurre con su decisión de bloquear los cereales ucranianos buscando que eso provoque una oleada migratoria hacia Europa.

Eso, mirando hacia el próximo invierno, le permitiría enfriar la guerra en el punto que más le interese, con el propósito de reactivarla más adelante a su gusto; dejando por el camino un mensaje de abierta voluntad de poder frente a un Occidente que, una vez más, habría accedido al chantaje. ¿Será así?

Jesús A. Núñez Villaverde es codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH)

Fuente: eldiario.es

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Europa

El Kremlin no aclara qué territorios de Ucrania forman parte de su anunciada anexión

Published

on

By

El presidente de Rusia reveló anexiones a Rusia sin revelar de cuáles regiones de Ucrania se tratan

Por Icíar Gutiérrez

El Kremlin sigue sin aclarar qué partes de los territorios de Ucrania están bajo el paraguas de su anexión no reconocida internacionalmente tras los referéndums ampliamente condenados como ilegales y falsos y, por tanto, cuáles serían sus supuestas fronteras en este momento.

El presidente ruso, Vladímir Putin, firmó el viernes en una ceremonia cuatro “tratados de adhesión” junto a los líderes colocados por Moscú en los territorios ocupados de las regiones de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia, que este lunes han sido ratificados por la Duma.

Te puede interesar: Rusia ataca planta nuclear de Zaporiyia Ucrania, a 300 metros de los reactores

Pero de estas cuatro áreas, Jersón y Lugansk son los únicos territorios sobre los que las tropas rusas están cerca de tener un control total y siete meses después la guerra continúa en todas estas zonas.

Durante su discurso del viernes, Putin no despejó la incógnita de si su anexión cubría todas las regiones ucranianas de Zaporiyia y Jersón, o solo las partes que Rusia ya controla. Este lunes, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, tampoco lo ha aclarado.

Peskov ha asegurado que las regiones de Donetsk y Lugansk en su totalidad eran parte de Rusia, según informa The Guardian. Al ser preguntado por la prensa si los territorios de las regiones de Jersón y Zaporiyia controlados por el Ejército ucraniano son territorios rusos, Peskov ha respondido: “Ahora no tengo nada que añadir”. “Ahora no puedo responder a su pregunta. Sin lugar a dudas, en cualquier caso cualquier configuración dependerá únicamente de la voluntad de la gente que viven en estos territorios”, ha dicho, según recoge EFE.

No te pierdas: Fosas comunes y cámaras de tortura, hallazgos en la región de Járkov, tras ser liberada por fuerzas ucranianas

En este sentido, Peskov ha asegurado que Moscú “consultará” a la población de Jersón y Zaporiyia para definir cuáles serán sus fronteras. “Continuaremos consultado a la población de estas regiones”, ha dicho, sin dar detalles sobre cómo se llevarían a cabo las consultas con los habitantes de estas regiones.

 

 

 

 

mapa anexiones de Putin

Mapa de las anexiones a Rusia por Putin.

***
Fuente: eldiario.es

Fotografía: ALEXANDER NEMENOV/AFP vía Getty Images.

 

Continue Reading

Europa

Ataques al Nord Stream muestran la vulnerabilidad de los gasoductos en Occidente

Published

on

By

gasoductos nord stream se encuentran vulnerables a ataques presumiblemente de Rusia

 

Por Julian Borger

A bordo del Queen Elizabeth (océano Atlántico) —

Después de que el aparente ataque en el mar Báltico contra el Nord Stream dejara en evidencia la vulnerabilidad extrema de Occidente, los países de la OTAN se están apresurando a mejorar la seguridad de sus muy vulnerables gasoductos y cables submarinos de comunicación.

Tras las explosiones detectadas este lunes se han registrado un total de cuatro fugas de gas en dos gasoductos del Nord Stream. Según varias informaciones que citan a autoridades europeas, se han avistado en el pasado buques rusos cerca de donde se produjeron las explosiones en los gasoductos Nord Stream I y II, pero por motivos de seguridad el examen de los daños no podrá hacerse hasta dentro de unas semanas y aún no hay pruebas de la implicación de Moscú.

Tras las explosiones, el primer ministro de Noruega, Jonas Gahr Støre, ha ordenado reforzar las patrullas policiales y militares en oleoductos y plataformas petrolíferas y gasísticas del país.

Para saber más del tema: Alemania advierte que explosiones de Nord Stream podrían convertirse en uno de los peores desastres ambientales

 

Antes de las explosiones del Nord Stream, la Autoridad de Seguridad Petrolera de Noruega había informado este lunes sobre la presencia de drones no identificados volando cerca de las plataformas petrolíferas y de gas del país. Støre describió la actividad de los drones como “anormal”.

“Cuidadosos” con el lenguaje

Noruega es el principal proveedor de gas de Europa y tiene que patrullar casi 9.000 kilómetros de gasoductos. Cualquier interrupción de su suministro podría desencadenar una crisis energética de forma inmediata y una ruptura de los gasoductos activos provocaría un desastre ecológico. Oslo ha pedido ayuda a los aliados de la OTAN para patrullar sus infraestructuras.

Según el almirante Ben Key, primer lord del Mar y jefe del Estado Mayor Naval británico, “la respuesta noruega es comprensible”. “Existe una vulnerabilidad en todo lo que se asienta en el fondo del mar, ya sean gasoductos o cables de datos, que obliga a organizaciones como la Marina Real Británica, aunque no solo a nosotros, a disponer de medios para vigilarlo y asegurarlo”.

“Se puede decir que estamos vigilando de cerca los puntos dónde creemos que en este momento están esas vulnerabilidades más graves y viendo cómo protegerlos mejor”, dijo Kay a bordo del portaaviones de Su Majestad la reina Isabel II durante una visita a Nueva York. El almirante dijo no poder entrar en detalles sobre las contramedidas de la Marina Real.

Varios políticos europeos han responsabilizado a Rusia por las explosiones, pero según Key no hay pruebas concluyentes. “Tenemos que ser muy cuidadosos con el lenguaje que empleamos, en cualquier sentido, en estos momentos de atribuir cosas directamente, porque no creo que esté del todo claro”, dijo.

Te puede interesar: Avance de tropas rusas en Járkov y Mariúpol, mientras Ucrania denuncia uso de sustancias químicas

Más inversiones

Occidente es especialmente vulnerable por su dependencia de los cables submarinos, por donde viaja más del 90% del tráfico mundial de Internet. Si se cortaran esos cables se desencadenaría una crisis polifacética que afectaría a la mayor parte de los aspectos de la vida moderna. Por su parte, la infraestructura de comunicaciones de Rusia es más terrestre.

“La información del mundo depende de esos cables”, dice el almirante Tony Radakin, jefe del Estado Mayor de la Defensa británica. “Esto es muy, muy importante. Tenemos una variedad de sistemas para proteger esas redes, pero también reconocemos que son áreas en las que necesitamos hacer nuevas inversiones”.

Radakin dice que la Armada Real británica ha encargado la fabricación de un buque especializado (un barco de vigilancia oceánica polivalente) para patrullar y proteger las infraestructuras submarinas con sensores y drones autónomos submarinos. Aunque la Armada Real cuenta con incorporar dos de estos buques, no se espera que entren en servicio antes de 2024.

 

Vigilancia constante

Desde hace años se han avistado submarinos rusos cerca de cables y tuberías críticas del fondo del mar, pero las autoridades de defensa de Occidente dicen que en los últimos meses no ha habido señales de un aumento de la actividad submarina rusa como consecuencia de la guerra en Ucrania.

Rusia dispone de minisubmarinos de propulsión nuclear equipados con brazos mecánicos para manipular o cortar cables y capaces de operar a profundidades de 1.000 metros. Estos minisubmarinos deben ser transportados a la zona por submarinos mucho mayores. Los rusos tienen dos clases de naves modernas que podrían hacer este transporte: el Podmoskovye y el Belgorod. La detección de un ataque podría implicar el ser capaz de vigilar estos submarinos de mayor tamaño.

“Mantenemos una vigilancia constante de los movimientos que se producen en Kaliningrado y en la península de Kola”, dice un oficial militar nórdico, refiriéndose a dos centros de actividad naval rusa. El oficial los describe como “puntos de estrangulamiento” donde los submarinos rusos tienen que cruzar un paso marino relativamente estrecho antes de llegar al Báltico y al Atlántico Norte. Pero el oficial también apunta otra posibilidad: “También podría provenir de un barco de arrastre, que podría haber estado en el lugar un mes antes de cualquier ataque”.

***

Traducción de Francisco de Zárate

Fuente: eldiario.es

 

Continue Reading

Europa

Alemania advierte que explosiones de Nord Stream podrían convertirse en uno de los peores desastres ambientales

Published

on

By

mapa de Nord stream con las explosiones de gasoductos

Las autoridades alemanas advierten sobre la posibilidad de un magno desastre ambiental en el mar Báltico, luego de los daños ocurridos el lunes en los gasoductos Nord Stream que transportaban gas proveniente de Rusia a diversas terminales en Europa. Las autoridades de Estados Unidos y la Unión Europea calificaron el hecho como un “acto de sabotaje”.

Científicos suecos afirman que detectaron dos explosiones submarinas de gran magnitud poco antes de que la presión a través de las tuberías disminuyera de manera brusca. Una de las fugas ha producido un charco burbujeante de agua marina de casi un kilómetro de diámetro. Las autoridades estiman que solo en ese sitio se han liberado unas 300.000 toneladas métricas de metano a la atmósfera, por lo que se convertiría en una de las peores fugas de gas de la historia.

Lee más: Avance de tropas rusas en Járkov y Mariúpol, mientras Ucrania denuncia uso de sustancias químicas

El metano contribuye de manera significativa al aumento de la temperatura global. Este gas puede permanecer en la atmósfera durante décadas antes de descomponerse, con un poder de calentamiento casi 80 veces superior al del dióxido de carbono.

Las acusaciones de Putin

Una enorme nube de gas de la fuga de Nord Stream se desplaza sobre Gran Bretaña, pasando por Escandinavia y las Islas Británicas, mientras los expertos revelan que las explosiones submarinas equivalieron a «varios cientos de kilos de TNT» y Vladmir Putin ha acusado a las potencias ‘anglosajonas’ de sabotear el gasoducto Nord Stream.

Rusia ha cerrado Nord Stream 1 indefinidamente desde principios de septiembre y Nord Stream 2 nunca ha estado completamente operativo. Pero ambas tuberías están cargadas de reservas de gas natural, que ahora están siendo expulsadas a aguas internacionales.

Copenhague estima que los gasoductos vaciarán su gas el domingo. Los expertos dicen que los conductos serán más difíciles de reparar una vez que el gas sea reemplazado por agua de mar.

No te pierdas: Finlandia cierra frontera con Rusia en medio del éxodo masivo de ciudadanos rusos en edad militar

Como informó el diario alemán Tagesspiegel, las agencias de seguridad de Berlín afirman que los daños sufridos por los oleoductos los hicieron “inutilizables para siempre”.

Hay un consenso cada vez mayor de ambos lados de los oleoductos de que las filtraciones fueron causadas por ataques dirigidos, aunque difieren en el actor estatal a quien responsabilizar. El Centro Nacional de Sismología de Suecia registró «poderosas explosiones submarinas» el martes alrededor del área de las fugas, fortaleciendo la teoría del sabotaje.

Rusia culpa a Occidente por el supuesto ataque y dice que las explosiones ocurrieron en un territorio “totalmente bajo el control” de las agencias de inteligencia estadounidenses.

 

“Sucedió en las zonas comerciales y económicas de Dinamarca y Suecia”, dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, en una transmisión, refiriéndose también a los países nórdicos como “países centrados en la OTAN”. En tanto, al Unión Europea y Estados Unidos señalan de sabotaje a Rusia.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: