Toyota México falsifica pagarés para inflar créditos automotrices

Por Michel Muñoz

TAMPICO, Tamaulipas.- Un ciudadano de Tampico, Tamaulipas, detectó la falsificación de un pagaré por parte de Toyota Financial Services México, tras la compra de un automóvil a financiamiento; esto, aparentemente, ha destapado más de un centenar de casos similares con clientes de esta automotriz en la entidad.

Inicio de la pesadilla

Los hechos se remontan al año 2009, cuando se inició un juicio mercantil en contra de Guillermo Cabrera, por parte de Toyota Financial Services México, a través de Eduardo Uresti Reyes, su endosatario en procuración, en Monterrey, Nuevo León.

En esta demanda (044), con el expediente 1615/2009, juzgado 055, Eduardo Uresti, como apoderado legal de Toyota Financial Services México, exige al señor Guillermo Cabrera y a su aval, Mariano Gómez Hernández, el pago inmediato de $135,961.42 pesos, como parte del supuesto vencimiento de su crédito automotriz, correspondiente a un automóvil Toyota Avanza Premium, modelo 2008.

La cantidad antes mencionada incluye el pago de una serie de intereses, como el ordinario generado a partir de la tasa fija anual, el Impuesto al Valor Agregado (IVA), e intereses moratorios generados a partir de una tasa anual. El objeto citado para sustentar la reclamación de este pago es un pagaré suscrito en la Ciudad el México, el 17 de Mayo del 2008, firmado por Guillermo Cabrera.

Según la demanda, este pagaré detalla la suma a pagar de $135,961.42 pesos, mediante 48 pagos parciales y sucesivos, comenzando a partir del primero de julio del 2008. El punto quinto de esta querella indica que, ante la negativa en el pago de las cantidades reclamadas, el pagaré fue endosado en procuración al cobro de dicho documento, el 12 de noviembre de 2009; en caso de no cumplirlas, Uresti solicita al C. Juez que se embarguen los bienes de la propiedad del demandado, “que se encuentren en su domicilio o suficientes a garantizar el pago de las prestaciones reclamadas”.

Toda esta pesadilla fue experimentada en carne propia por la víctima, el 17 de febrero del 2010, cuando recibió en su domicilio la visita de Marco Antonio Vázquez Tirado, para realizar el cobro del pagaré y realizar un embargo del auto. Ahí fue cuando notó que el documento estaba alterado, y más aún le extrañó el hecho, pues se encontraba al corriente en los pagos de su crédito, por lo que dicho emplazamiento no tenía razón para proceder.

En la demanda entregada se adjunta un escaneo del supuesto pagaré, y aquí es donde la víctima nota la clara alteración de este documento, el cual cuenta con diversas irregularidades; entre ellas, una fecha de impresión del 19 de mayo según la cadena de seguridad, es decir, dos días posteriores al 17 de mayo, cuando se llenó y fue firmado. Por si fuera poco, el pagaré fue alterado, se le añadió claramente un texto con alineación y tipografía irregulares, y diferentes a las del resto del documento; en el cual le solicitan a Guillermo Cabrera viajar a Monterrey, Nuevo León, impidiendo su defensa en Tampico, pese a que la jurisdicción abajo señalada compete a la Ciudad de México o a Tampico.

La Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas, a través de la Agencia Segunda del Ministerio Público Investigador en Tampico, y la averiguación previa 343/2010, corroboró, con un dictamen pericial, que se realizó una alteración en el pagaré, a manera de adición.

 

El 24 de marzo del 2010, Guillermo Cabrera comenzó con el combate, al interponer una denuncia contra Toyota Financial Services México, ante el Ministerio Público en Tampico, por los hechos cometidos en su perjuicio y demás que resulten, tras la pesadilla que vivió desde la compra de su automóvil Toyota.

El 16 de marzo del 2011, el Juzgado Octavo de Jurisdicción Concurrente del Primer Distrito Judicial en Monterrey, Nuevo León, dictó la primer sentencia en el caso, en la cual no procede el pagaré falsificado, restando a Guillermo Cabrera la cantidad a pagar de $95,171.96 pesos, por concepto de capital adeudado.

Persisten irregularidades   

En el quinto informe correspondiente a la reclamación realizada por Guillermo Cabrera ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), con el número de expediente PFC.TAM.B.3/001050-2009, Eduardo Uresti asegura que su representada, Toyota Financial Services México, no se encuentra regulada por las disposiciones de la Ley Federal de Protección al Consumidor.

Según el sitio De Reporteros, en 2016, un despacho de cobranza hostigó a un deudor, tras su atraso en el pago de dos mensualidades correspondientes a un crédito automotriz con Toyota Financial Services México. El afectado consideró que su contrato tenía vicios ocultos, que no existió claridad en la información que se ofrece al cliente y que el pagaré que se integra en el contrato no está en el registro público de contratos de adhesión de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), lo que claramente viola la Ley Federal de Protección al Consumidor; con ello, el organismo se vuelve totalmente inoperante ante las quejas de los afectados por la alteración de los pagarés.

Tras indagar en Internet, Guillermo Cabrera encontró una demanda del año 2010, emitida por el mismo abogado, Eduardo Uresti, en representación de Toyota Financial Services México, contra Julio César Mendoza Rebulloza, persona con domicilio en la zona sur de Tamaulipas, el cual menciona un pagaré endosado y reclamado en los tribunales de Monterrey, Nuevo León. En resumen, el mismo caso que vivió Guillermo Cabrera.

Asimismo, la víctima encontró en la red una base de datos perteneciente a Uresti Asociados Abogados SC, extraído de su página web oficial años atrás (http://uaasc.mx/). En esta base figuran un total de 1679 nombres, direcciones y teléfonos que de clientes que pudieran haber sido enjuiciados con pagarés alterados, al igual que ocurrió en su situación. Guillermo estima que, por lo menos el diez por ciento de estas personas, se encuentran atravesando por el mismo calvario legal.

En Internet existen numerosas páginas, como “Denuncia Malos Proveedores”, que advierten los riesgos de comprar un auto nuevo o seminuevo a crédito con Toyota Financial Services México; indicando que sus contratos son “dolosos, de mala fe y con mil vicios ocultos”.

Luego de varios años transcurridos de proceso legal, ambas demandas siguen su curso y se ven lejos de concluir; el 13 de mayo del presente año, Uresti solicitó cuatro copias certificadas del expediente ante el C. Juez Octavo de Jurisdicción Concurrente del Primer Distrito Judicial en Nuevo León.

Sin una resolución favorable visible aún en el horizonte, Guillermo Cabrera se mantiene en pie de lucha contra la terrible práctica ilegal de la que fue víctima, mientras Toyota Financial Services México opera en la impunidad, con el aval del abogado Eduardo Uresti Reyes.

Michel Muñoz

Comunicólogo audiovisual y periodista mexicano independiente, luchador por las causas justas y la información oportuna; detractor de las fake news. Formado en la cúspide de la era digital, utiliza las nuevas tendencias para perfeccionar capacidades y alimentar su constante hambre por la investigación. En sus tiempos libres es un entusiasta de la música, el cine y la cultura Pop.
Michel Muñoz

11 comentarios en “Toyota México falsifica pagarés para inflar créditos automotrices

  1. Es una vergüenza que aún dejen a este tipo de compañías continuar vendiendo de esta manera, con engaños a los consumidores, deberían de reglamentar a todas las agencias de autos nuevos del país, empezando por estar en regla ante el SAT y PROFECO.
    En eso debería fijarse al tipo que se dice presidente de México.
    Compartido a todos mis contactos de redes sociales y web.
    AMR

  2. Desde el punto de vista que se observe, el resultado es el mismo, corrupción, estafa, malos manejos, engaño, en otras palabras; presumen de su calidad, cuando esta, no se da en el manejo de estos asuntos. La pregunta es ¿sus funcionarios mas altos, se prestan para esto?, ¿que opinan?, ¿como dan frente al tema?.

  3. Es una pena que pase esto en una marca automotriz del prestigio de esta, podemos ver el nivel de corrupción y malos manejos de estos funcionarios, engañando y estafando a ciudadanos que quieren hacerse de un vehículo con muchos sacrificios. Donde están las autoridades???

  4. Que mal por que uno deposita la confianza, y no se vale por que con esfuerzo se hace uno de sus cosas para que se aprovechen de esa manera, pero esta bien que los expongan para correr la voz, y devaluar sus ventas .

  5. Sabemos que la justicia en México está apaleada, ninguneada, malversada, hasta asesinada, no solo por jueces sino por los ABOGANSTER extorsionadores, que sienten vía libre para ejercer el negocio de la extorsión, falsificando documentos, como en este caso, y quizá, hasta defraudando a la misma empresa Toyota, pues resulta inverosímil que un negocio de tal magnitud busque tales triquiñuelas para ahuyentar la clientela en vez de incentivarla para comprar sus vehículos. Ojalá que la misma empresa Toyota aprecie el daño terrible que este abogado le está acarreando, quizá con la complicidad de administradores internos, para que ella misma ejerza acción penal vs estos extorsionadores

  6. Le Empresa Toyota Tampico debe emitir un comunicado donde se desligue de este flagrante fraude a su cliente Guillermo Cabrera, y en desagravio a las molestias y gastos ocasionados, el ofrecimiento de resarcir daños, denunciando a la vez a los extorcionadores – falsificadores ante la fiscalía correspondiente para que sean juzgados y castigados por los delitos probados mediante peritajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *