Connect with us

Últimas noticias

Telefonía penitenciaria: un negocio millonario pero sucio de las autoridades en la Ciudad de México

Published

on

Héctor Valdez, periodista en prisión por delitos fabricados, revela el negocio de la telefonía en las cárceles mexicanas

Por Héctor Valdez

Llamar por teléfono desde el Centro Varonil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla ha sido para mí un reto; a veces infranqueable, debido al aislamiento total. En el argot carcelario, le llaman «la máscara de hierro» a la que me ha sometido la autoridad penitenciaria con el pretexto de «medidas precautorias» solicitadas en mi favor por el Mecanismo Nacional de Prevención de Tortura, dependiente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que solicitó -si no fuera terrible la ironía, es perversamente genial- la medida que pretendía protegerme de las agresiones de la autoridad penitenciaria, y que ahora se tornó en un castigo atroz, que precisamente las autoridades vigilan se cumpla ininterrumpidamente.

No siempre fue así, en estos casi dos años de prisión -por un delito fabricado con jueces de consigna por denunciar la corrupción en mi estado natal- me llevó a atestiguar de primera mano el mayor grado de corrupción e impunidad, de que se vale la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, a través de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario, para obtener dinero sucio, producto de extorsiones y micro extorsiones a la población por personas privadas de la libertad de las que obtiene decenas de millones de pesos en efectivo, mensualmente, es decir, millones diariamente.

Para leer más del autor: ¿Quiénes fabricaron los delitos? Desde la prisión Santa Martha Acatitla, la columna del periodista Héctor Valdez

Uno de los rubros más redituables para los mandos policiacos es precisamente el manejo de la comunicación telefónica en las prisiones. En otro artículo, ya hemos expuesto con todo detalle que en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente existen alrededor de 4,500 teléfonos celulares en manos de los internos, por lo que cada preso paga de mil a 1,500 pesos semanales, dependiendo del uso que le dé a «su línea», como le llaman.

Las líneas que son para «generar», es decir, «trabajar» desde la prisión en fraudes, extorsiones, coordinación y dirección de actividades ilícitas por los reclusos, cuesta -por supuesto- mucho más, mil 500 pesos es lo menos, todo con el conocimiento y la tolerancia de cada uno de los policías que trabajan en calidad de custodios.

Aquí voy a hacer un paréntesis para recordar una anécdota: en las primeras semanas, en el dormitorio 300, pude observar cómo un recluso tenía un teléfono móvil en los patios, frente a la llamada covacha donde se vende todo tipo de drogas a la vista de todos los policías, y amenazaba con su teléfono celular y decía a gritos muy enojado algo así cómo: «me va a pagar y va a depositarme 50,000 pesos, pinche vieja, porque si no va a ver cómo yo voy a hacerle». Eso terminaba de decir cuando vino un custodio y lo miré pensando que ahí se podía armar una situación terrible, pero el custodio que escuchó perfectamente, pasó a su lado y lo saludó. El reo tapó la bocina de su teléfono móvil y, simplemente, levantó la cara para decirle «que tal, jefe, aquí, nada más chambeando» y volvió a destapar la bocina y dijo a quien le escuchaba, «¡ya lo sabe, eh, ya lo sabe!», mientras caminaba y se alejaba el custodio. Esta situación de todos los días en los reclusorios, es porque, por supuesto, ellos saben que pagan ese «derecho».

No te pierdas: Periodista preso Héctor Valdez, trasladado con tratos crueles y aislado en Santa Martha Acatitla por revelar corrupción

Pues bien, a partir de los sábados se recauda el dinero y los lunes se le entrega al subdirector general, conocido como DG3. Se recaudan los dineros de los teléfonos que llega a la friolera de al menos 6 millones de pesos en efectivo, unos 24 millones de pesos al mes, tan sólo en el Reclusorio Oriente por el derecho de usar telefonía celular.

Pero la telefonía celular en manos de reclusos no es el único negocio irregular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, a través de la Subsecretaria del Sistema Penitenciario. De hecho, muchos de los reclusos que optan por pagar, usando el teléfono celular solo para su uso personal, no de manera delictiva, pagan mil pesos semanales. Pero algunos dedican esos teléfonos celulares a rentarlos a otros internos. Digamos que son actividades no delictivas, aunque lo «trabajan», como se dice, yo durante muchos meses renté teléfonos para poder comunicarme con personas del exterior del reclusorio, por que la otra opción es usar teléfonos de tarjeta prepagada, que en teoría son el único modo legal de comunicación con el exterior. Pero esos teléfonos resultan muy conflictivos.

Desde hace unos años en todos los reclusorios existe exclusividad con una compañía de telefonía que brinda servicio con aparatos de tarjeta que, como dato anecdótico, tienen en los aparatos las siglas Etecsa (en mayúsculas) que es la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A., en realidad esa empresa de telefonía cubana nada tiene qué ver, solo con el modo en que se adquirieron los aparatos físicos, pues la supuesta empresa que brinda el servicio telefónico legal en los reclusorios se hace llamar Maxtel Telecomunicaciones, una empresa de la que prácticamente no sabemos nada, más que es una filial de una empresa telefónica española, según lo que se puede leer en Internet, y que según varios custodios y mandos policiacos fue organizada, en su filial mexicana por el ex subsecretario del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México, Hazael Ruiz, ahora titular del cargo del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social.

Esa compañía en su página de Internet la identifica como una empresa de servicios telefónicos con muchos años ya, dice, con 17 años de servicio en España.

Según varios testimonios, Teléfonos de México brindaba el servicio de telefonía con tarjetas prepagadas, con tarifas razonables y sin límite de tiempo en el país, Estados Unidos y Canadá; hasta que contrataron a Maxtel Telecomunicaciones y ésta ahora acaparó todos los reclusorios y cobra 1.50 pesos el minuto para cualquier llamada, aunque el costo real es imposible de calcular, pues como me dijo un custodio recientemente, tiene tarifa de taxímetro alterado, lo que sí es cierto es que las tarifas para cada país varían, por ejemplo llamar a los Estados Unidos aplica una tarifa aproximada de entre 5 y 6 pesos el minuto y en esos casos incluso cobra el primer minuto, aunque la llamada no se logre establecer.

En el Reclusorio Oriente, como en todos los demás centros penitenciarios, solo se venden tarjetas con valor nominal de 100 pesos, por supuesto varía en cada reclusorio, por ejemplo en el Oriente la tarjeta de 100 pesos cuesta 125 pesos y el costo de hacer un llamada telefónica legal puede ser entonces sumamente caro, con muchas fallas en la comunicación, que suele ser sucia, además de que es bien sabido que las llamadas son monitoreadas y grabadas por la autoridad penitenciaria, una medida por supuesto ilegal, por eso a quienes tienen las posibilidades de tener en sus manos un teléfono celular optan por pagar los 4,000 pesos mensuales por tener una línea celular propia.

Algunos incluso optan por trabajarlo, como ya mencionamos, quien quiere acceder a la telefonía celular en los centros penitenciarios va a hacerlo, sin lugar a dudas, pues resulta -pese a lo ilegal-, mucho más barato que los teléfonos de tarjeta que, además, sólo enlazan voz y no datos.

Lee más: Presión política y contradicciones en declaraciones judiciales: el caso del periodista Héctor Valdez

Las llamadas por teléfono de tarjeta son malas, sumamente caras, y esto seguramente es una estrategia de las autoridades penitenciarias para orillar a la mayor parte de internos a optar por el uso de la línea no legal, «rentita» que en conjunto logra para los altos mandos cantidades millonarias de pesos, en cada reclusorio donde aplican aquello de según «el sapo es la pedrada», pues hay algunos jefes de bandas delincuenciales, incluso capos que pagan tarifas mucho más abultadas.

Lo que no se ha de perder de vista, es que el negocio de la telefonía penitenciaria, lo mismo celular que de tarjetas prepagadas, es un negocio millonario pero sucio, de las más altas autoridades de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, una realidad que no debe soslayarse.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Últimas noticias

¿Qué el periodismo indígena?

Published

on

Kau Sirenio habla sobre el periodismo indígena y sus necesidades

El periodismo indígena plantea construir un cambio verdadero del paradigma en el quehacer de la comunicación para visibilizar a las comunidades indígenas

Por Kau Sirenio
Twitter: @Kausirenio

El periodismo indígena es una herramienta para visibilizar a pueblos y comunidades desde su cosmovisión y estructura comunitaria, así como replantear el futuro de las lenguas maternas. El quehacer periodístico es el puente para fortalecer la cultura y la promoción de los derechos humanos.

En la agenda del periodismo indígena deben de estar los espacios virtuales que se involucran con territorio histórico, lugares legítimos de pueblos y comunidades, así como compartir experiencias, problemas y aspiraciones en el ámbito de la comunicación y la formulación de planes y estrategias de desinformación.

La prioridad debe ser el servicio de los intereses de las comunidades indígenas. Dignificar el escenario virtual en el que el periodismo indígena tiene como objetivo principal la construcción de una plataforma capaz de encaminar y articular esfuerzos a escala local, regional e internacional.

No te pierdas: Reencuentro con la nación Ñuu Savi

O sea, el periodismo indígena será el puente para contar las experiencias entre el mundo indígena y no indígena, pero en sus propios códigos lingüísticos y no en lenguas prestadas como ha sucedido hasta ahora, donde los periodistas de la ciudad hablan de los indígenas e interpretan o desinforman el contexto de las comunidades.

Luego entonces, el compromiso del periodismo indígena es una iniciativa de los periodistas indígenas de promover técnicas y métodos de comunicación desde las cosmovisiones y culturas de pueblos y comunidades. Así como informar los sucesos en que los sectores sociales están inmersos: el movimiento de los pueblos afrodescendientes y las comunidades campesinas.

Durante años las corporaciones periodísticas (racistas y clasistas) alimentaron el mito de la neutralidad periodística; sin embargo, esta creencia de los medios convencionales se desvanece. De ahí, el periodismo indígena debe estar de lado de las distintas luchas que pueblos y comunidades indígenas emprenden en contra de la opresión histórica. Así como lo definió De Sousa Santos: “Colonialismo, neocolonialismo, capitalismo, imperialismo, neoliberalismo que trataron de aniquilar sus culturas y diferencias”.

El matiz de periodismo indígena no es una versión romántica del periodismo convencional ni folklorista, como lo venden los medios corporativos que pretenden ser indigenistas, aunque en su línea editorial lo único que reproducen es el clasismo y extractivismo cultural. El planteamiento del periodismo indígena es construir un cambio verdadero del paradigma en el quehacer de la comunicación.

Lee también: Migrantes en Estados Unidos, bajo vigilancia oculta

En la actualidad, el desarrollo del periodismo indígena se enfrenta a desafíos y obstáculos que van desde lo económico, la formación de los reporteros, locutores y presentadores de la información en prensa escrita, radio, televisión, cine e internet. La tarea no es sencilla, pero tampoco es imposible. Es cuestión de empezar a tejer redes entre los comunicadores indígenas.

Planear la cobertura a corto plazo tiene que superar las dificultades que se presentan en la producción, organización y coordinación de los medios de comunicación de los pueblos y comunidades indígena. Apropiarse de espacios virtuales estratégicos en distintas plataformas digitales para informar los acontecimientos importantes en que están involucrados los indígenas y afrodescendientes.

Además, el periodismo indígena tiene que incidir en las agendas controladas por los medios corporativos de comunicación, para romper con los mecanismos mediáticos que reproducen el racismo, los guiones informativos y contenidos, no sólo respecto de los temas relacionados con la vida comunitaria, sino también temas de interés público.

Para conseguir la meta se debe fortalecer el periodismo indígena desde la pluriculturalidad e interculturalidad. El nuevo periodismo indígena tiene que pisar las aulas de las universidades para formar nuevas herramientas en las ciencias de la comunicación para que la información no sea una improvisación.

Es necesario definir nuevos elementos teóricos que permitan renovar las ciencias de la comunicación para cambiar la narrativa impuesta hasta ahora. La defensa y promoción de nuevas prácticas en la construcción de medios indígenas de comunicación debe fincarse en un nuevo tipo de periodismo, más incluyente y menos clasista.

Si no somos capaces de cuestionar las dinámicas actuales de los medios corporativos de comunicación, que se dedican a concentrar el capital y monopolizar la información, corremos el peligro de mirar una sola cara de la moneda. La apuesta es desafiar la monoculturalidad para construir el periodismo de pueblos y comunidades indígenas, donde entremos todos.

 

 

 

Continue Reading

Últimas noticias

Genaro García Luna: ¿quién es el exfuncionario juzgado en EEUU por operar con el Cártel de Sinaloa?

Published

on

By

Genaro García Luna, exfuncionario mexicano, se enfrenta a un juicio en EU que lo liga al Cártel de Sinaloa

Este martes empezó uno de los juicios más importantes de un alto exfuncionario público mexicano ante la justicia de los Estados Unidos. Se trata de Genaro García Luna, que tuvo puestos clave en los servicios de Inteligencia y seguridad pública durante los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón Hinojosa, ambos de filiación del Partido Acción Nacional.

Sin embargo, no sólo durante los sexenios panistas de Fox y Calderón trabajó en el gobierno, también lo hizo en las administraciones previas, las cuales encabezaron los priistas Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo, aunque en estos dos gobiernos no tuvo puestos tan altos como en los de sus sucesores.

¿Quién es Genaro García Luna?

Nació el 10 de julio de 1968 en la Ciudad de México, poco tiempo después de que su familia emigrara desde Michoacán. Él creció en la colonia Romero Rubio, un barrio pobre al norte de la Ciudad de México que colinda con el Estado de México, de acuerdo con el libro «El señor de la muerte», del autor Francisco Cruz.

Te puede interesar: Calderón, García Luna y la señora Wallace: oscura alianza que masacró a México

Es ingeniero mecánico de profesión, egresado por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), una de las universidades públicas con más prestigio en México. A los21 años, fue recomendado por el expresidente Salinas de Gortari como agente investigador del extinto Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen). No se tiene claro si en algún momento ejerció como ingeniero.

En sus primeros años en el Cisen, todavía en el sexenio de Salinas de Gortari, monitoreó la actividad de grupos guerrilleros en México y opositores al entonces presidente. Ya en el sexenio de Zedillo, cuando cumplió 31 años, se integró a la extinta Policía Federal Preventiva. Un año después y, en el 2000, coincidiendo con la entrada de Fox como presidente de México, fue nombrado Coordinador de Inteligencia del CISEN bajo la dirección de Eduardo Medina Mora.

En el 2001, después de que un grupo de académicos y periodistas avalaran la no infiltración del narcotráfico en el CISEN, se autorizó el presupuesto millonario para la creación de la Agencia Federal de Investigación, de la cual Genaro García Luna fue nombrado titular. A partir de allí, se enfocó en el combate contra el secuestro, reclutando familiares de víctimas como activistas.

Para 2006, Calderón asumió la presidencia de la república y, entre su gabinete, lo nombró como nuevo Secretario de Seguridad Pública a nivel federal.

Lee también: Gobierno de EEUU dice tener pruebas suficientes contra García Luna y se declara listo para el juicio

¿Qué cargos enfrenta García Luna?

El extitular de la Secretaria de Seguridad Pública federal mexicana actualmente está acusado por el Gobierno de los Estados Unidos de conspiración y tráfico de cocaína, además de declarar en falso a las autoridades migratorias. También se le ha señalado de proteger y beneficiar al Cártel de Sinaloa durante el sexenio de Calderón en la llamada «guerra contra el narcotráfico».

A García Luna se le relacionó con el Cártel de Sinaloa, desde que el narcotraficante Jesús «El Rey» Zambada, hermano del «Mayo» Zambada e integrante de dicha organización criminal, testificó ante las autoridades estadounidenses de que García Luna recibió sobornos por al menos diez millones de pesos. El dinero, según la declaración del «Rey» Zambada, se lo entregó él mismo al exfuncionario.

¿Cuál sería la sentencia de García Luna si es encontrado culpable?

Según reportes periodísticos, si el juez Brian Cogan -encargado del juicio del exfuncionario y al frente de la Corte del Distrito Este de Brooklyn, Nueva York– lo encuentra culpable podría ponerle una sentencia máxima de cadena perpetua.

La pena mínima que podría enfrentar si es declarado culpable es de 20 años de prisión. Es decir, si cumpliera su sentencia completa en Estados Unidos saldría cuando tuviera 74 años. Además, las autoridades mexicanas también lo han acusado de varios cargos criminales que tendría que enfrentar en ese país.

Porque leíste este artículo te recomendamos: La corrupta sociedad civil de García Luna y Felipe Calderón

 

Continue Reading

La red en lucha

López Obrador destaca internacionalmente como Tirano del Año 2022 por ‘amenazas estructurales’ a la libertad de expresión

Published

on

By

AMLO gano el "premio" al tirano del año 2022 de la revista Index of Censorship

 

Los Ángeles Press

La revista británica Index of Censorship dio los resultados de su campaña Tirano del Año 2022, en la que destacó el presidente Andrés Manuel López Obrador, aludiendo el editor a que «la gran cantidad de votos es testimonio de las amenazas estructurales a la libertad de expresión en México«.

Se indicó que sólo esta vez López Obrador es propuesto y votado para esta campaña, por lo que esperan que tome medidas para proteger la libertad a informar de los periodistas. La revista en su página web difunde la noticia con el siguiente comunicado:

«Es el momento que todos han estado esperando: el anuncio del ganador del concurso anual Tyrant of the Year (Tirano del Año 2022). Si bien la competencia fue dura, un líder se adelantó, de hecho, por una milla. Nuestro tirano del año para 2022 es Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. López Obrador preside un país que tiene el dudoso honor de ser el país en el que más periodistas fueron asesinados el año pasado que cualquier otro.

Para saber más del tema: Quién y por qué se nominó a López Obrador cómo ‘Tirano del año 2022’

También es el país clasificado como el lugar más peligroso para ser un defensor ambiental, según Global Witness. El número de secuestros, agresiones y detenciones bajo su supervisión ha sido enorme. El clima de impunidad de México lo hace posible. López Obrador también se ha encariñado con los militares y Donald Trump y arremetió contra las mujeres, las ONG y el diario estadounidense The New York Times. La revista Forbes llamó a López Obrador “un desastre en derechos humanos”.

El oficial de políticas y campañas de Index of Censorship, Nik Williams, fue quien nominó a López Obrador para el premio, dijo: “La gran cantidad de votos para López Obrador es testimonio de las amenazas estructurales a la libertad de expresión en México que lo han convertido en el lugar más peligroso del mundo para los periodistas, fuera de una zona de guerra.

Y continuó diciendo que «por el bien de los periodistas, sus familias y colegas, así como de la sociedad mexicana en general, esperamos que López Obrador tome las medidas necesarias para proteger la libertad de prensa. Sólo ésta será la primera y última vez que sea votado como Tirano del Año”.

Lee también: López Obrador nominado a ‘Tirano del año’, entre otros 11 gobernantes, por la revista internacional Índice sobre la Censura

Cubrimos mucho a México en los años de su predecesor, Enrique Peña Nieto. Observamos con alarma la escalada de violencia contra los periodistas en particular. Cuando López Obrador llegó al poder en 2018, lo hizo con la promesa de sacar al país de una cobarde espiral de delincuencia, corrupción y desigualdad. La gente se mostró cínica acerca de estas promesas en ese momento y es una pena ver que su cinismo era correcto. Como resultado, México permanece muy presente en el radar de Index y continuaremos cubriendo el país en nuestra revista y en línea«.

 

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: