Connect with us

Europa

Suicidio de un jubilado

El suicidio del jubilado Dimitris Christulas de 77 años, por verse superado por las deudas, se ha convertido en un símbolo potente para la oposición en Grecia

Avatar

Published

on

Manifestaciones por el suicidio de Dimitris Christulas Foto: euronews.com

Antonio Hermosa Andújar*

Dimitris Christulas tenía 77 años y una gran rabia en el alma cuando tomó la decisión, tan pecaminosa en cualquier religión monoteísta, de quitarse la vida mediante un tiro en la sien. Al menos, y en un último alarde humanista, tuvo así ocasión de demostrarles a los tres dioses únicos, o mejor, a sus bandadas de sectarios y matones, a quién pertenecía su vida. Dimitris Christulas se suicidó bajo un ciprés, árbol que a tal condición, y por ende de metáfora de vida, añade la de símbolo del espíritu en la naturaleza; en la Plaza Sintagma, es decir, Constitución, símbolo de las libertades humanas; y en Atenas, símbolo de la democracia europea en el pasado. Ni vida, ni libertad ni pasado que ilumina: su poder ya había caducado, eran los tres lados inertes de un escenario sin presente, lejano y acartonado que había periclitado cuando la bala atravesó la sien de ese farmacéutico griego, jubilado y endeudado hasta la próxima generación.

Cómo pueda ser la vida de un individuo cuya voluntad ha perdido la tutela salvífica de la libertad real y de ese pasado protector nos lo muestra en parte su testamento. Morir de ese modo, pensaba, era “el único fin digno para mi vida”; habría querido otro, confiesa en la nota manuscrita de la que proviene la cita anterior: morir combatiendo contra los tres círculos de traidores que habían llevado a su país a la ruina, a saber: políticos y financieros tanto de su país como de la Unión Europea, e incluyendo en la lista al FMI. Y si bien se sentía viejo al respecto, ha muerto animando a los jóvenes a emprender tal revolución. Con independencia de si falta algún culpable en la lista, o de si la misma es equitativa en los porcentajes de responsabilidad de los señalados culpables, lo que no cabe negar es el grado supremo de desesperación al que ha llegado una persona que quiere una herencia así, advertencia ésa que no debiera ser pasada por alto por los títeres que nos gobiernan al son de los mercados. Ni debiera ser subestimada y tirada por la borda en medio del coro de dolores mercenarios con el que los brujos aprovechan la ocasión para convertir el digno acto del suicidio en un esperpéntico aquelarre. Sobre todo, y como han puesto de relieve los brotes de violencia que han sucedido al suicidio, porque en tiempos de crisis las teas del dolor y la rabia no sólo provocan la natural conmiseración de los tiempos fríos, sino auténtico y fiero contagio en grado de provocar incendios.

De 400 euros de pensión mensual, ahora reciben 180 euros. Foto: euronews.com

Dimitris Christulas no quería revolver entre los contenedores de basura buscando con qué mantenerse, como vemos hacer a tantos indigentes en nuestras hasta ayer opulentas ciudades. Ni quería, tras cotizar durante 35 años por garantizarse su futuro con una pensión de la que poder vivir, dejar amortajada a su hija por las deudas, que es uno de esos milagros con las que la ciencia y la actividad económicas, sirviéndose de su lacaya, la política, consiguen hacer con el esfuerzo personal: subvertir el valor ahorro en deuda, reconvertir al héroe anónimo en significado villano y extender la mancha de aceite de la culpabilidad a generaciones sucesivas, o lo que es igual, ampliar el cupo de inocentes punibles por crímenes que no han cometido.

Aunque no haga alusión a ello, a Dimitris Christulas, como a los demás europeos, le habían prometido también un sueño que, años después, se ha roto en mil pedazos al mirarse en el espejo de la realidad: el de una Europa unida y solidaria que, además de exorcizar para siempre los demonios de la guerra fratricida, elevaría el bienestar a lo largo y ancho del continente, compensando los fuertes desniveles presentes en todo él. No quisimos reconocer que lo prometían mercachifles del tres al cuarto, carentes de ideas y de voluntad de aplicar las que tenían. Hablaron de unidad económica sin hablar de unidad política; establecieron una moneda única que como un bajel reluciente y de última generación, como correspondía a la entonces primera potencia económica mundial, surcaría los mares de los mercados provocando la admiración a su paso y la rendición a sus pies.

Ahora bien, lo hicieron fingiendo que cada país miembro de la Unión podría fijar a su antojo sus propios presupuestos, sin coordinarlos con los de los demás; que las tremendas desigualdades del status quo no afectarían a su desarrollo, y hasta que la bonanza económica no tendría fin. Silenciaron que los prejuicios seguían estando en la base de sus juicios y que en su cobardía sobraba arrogancia y discriminación. No hacía falta que lo que vino después viniera como vino para demostrar que los conjuros de brujo no suplen una voluntad ni definen una política; no era necesaria una crisis tan profunda como ésta, que ha sacudido radicalmente los cimientos de la sociedad en la que hemos vivido hasta ahora, para que el reluciente bajel amenace constantemente con irse a pique, para que la Unión se haya plegado a un directorio cuyos dos miembros, guardianes y esclavos de los mercados, controlen látigo en mano el comportamiento de los demás socios del club, y que a fin de hacer sus órdenes menos pesadas y más convincentes hablen también de estímulos al crecimiento mientras se dedican principal, por no decir exclusivamente, a controlar el déficit público de todos los Estados (des)unidos de Europa con recortes vandálicos en el gasto social. La entera claudicación del Estado del bienestar queda arquetípicamente representada en esa democracia que doblega la cerviz bajo el yugo de los mercados.

Las medidas para lograrlo son las que, aplicadas en contra de la opinión pública mayoritaria de dichos países, y de la de varios Premios Nobel de Economía, han llevado a Europa a la situación de empobrecimiento, desempleo y recesión en la que buena parte de la misma se halla o está a punto de hacerlo, y que en Grecia ha supuesto un golpe brutal a su existencia misma como país. Porque Grecia, en realidad, no es que esté en un tris de dejar el euro y abandonar Europa, sino que también puede sufrir una nueva invasión bárbara desde su propio corazón, mezclando en un brebaje aniquilador rabia, odio, nacionalismo, nihilismo y memoria: la dosis de violencia necesaria para producir la stásis de la guerra civil, aunque por el momento el sacrificio general se disimule bajo la forma de aumento de suicidios personales. Es lo probable en un país que lleva ya años viviendo en la emergencia, que ha recortado los gastos sociales hasta límites imposibles y que hace tiempo que no sabe qué sea la soberanía fiscal y no tiene ya que ni disimularlo ni aun justificarlo.

El suicidio del jubilado, un potente símbolo electoral de la oposición. Foto: EFE

En Atenas ya no es necesario que se representen tragedias, como en época antigua. Ahora el pueblo heleno, casi al unísono, directamente la vive en el escenario gigante que constituye su territorio, y el destino es un juez inexorable que tiene ya dictada su sentencia de culpabilidad haga aquél lo que haga. Dimitris Christulas ya pagó por largo tiempo los efectos de la crisis comprobando cómo menguaba a pasos agigantados su calidad de vida, mientras veía hundirse a sus pies el mundo de ayer, por decirlo con Stefan Zweig. Su suicidio era el último recurso a disposición de su dignidad, una vez reconocida su incapacidad de acudir a las armas –una solución, por lo demás, que se habría revelado cainita-, para negarse a dejarse gobernar por los intereses de los mercados, reducidos lisa y llanamente a ganar más dinero, o por sus cavernícolas representantes en la política, es decir, para negarse a la humillación personal de verse reducido a la esclavitud en una democracia.

Esa protesta contra la aceptación pasiva del dominio de esos nuevos amos, de esos seres monstruosos a los que nuestra desidia y estupidez han dado origen, y nuestra avaricia y cobardía alas, es el digno legado de ese gran hombre que le retrotrae al manantial fecundo que dio vida a Europa; hasta ese instante de la Odisea en el que Atenea, disfrazada de Mentor, espeta a Telémaco, el hijo de Ulises que quiere saber si su padre aún vive o no: “¡No permanezcas inactivo, actúa!”. La acción –el santo y seña de Roma era patrimonio originariamente griego- frente al dominio fatalista de los mercados. Tal es la razón por la que gracias a Dimitris Christulas aún seguiremos, como la Ifigenia de Goethe desde la otra orilla, “buscando con el alma el país de los griegos”. De Grecia: alma, mente y corazón del Occidente que somos.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Europa

Rusia registra segunda vacuna contra el Covid-19

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, informó que se registró una segunda vacuna contra el Covid-19 en ese país denominada EpicVacCorona, por lo que se suma a la primera vacuna que se elaboró en esa nación llamada Sputnik V, por lo que en breve comenzará a distribuirse de forma masiva.

El mandatario ruso dijo que Rusia se convierte en el primer país que entregó aprobación regulatoria a una inoculación contra el SARS-COV-2 antes de que se concluyeran los ensayos a gran escala, lo que ocasionó preocupación en la comunidad científica global.

De acuerdo con el jefe de Estado, también están trabajando en una tercera vacuna que desarrolla el Centro Chumakov de la Academia de Ciencias de Rusia, aunque reconoció que deben aumentar la producción de la primera y segunda vacuna, por lo que deben seguir colaborando con sus socios extranjeros y promoverla en el extranjero.

A finales de septiembre Putin anunció que se había patentado el nombre de este fármaco que se encuentra basado en componentes de antígenos peptídicos sintéticos que generan una respuesta que contribuye al desarrollo de la inmunidad contra el Covid-19.

Sin embargo, hasta el momento no se ha notificado la fecha en la que comenzará con la distribución de las vacunas contra el nuevo tipo de coronavirus, por lo que siguen trabajando en la masificación de este fármaco para aumentar la elaboración de este tipo de productos.

En el mundo se desarrollan otras vacunas contra el Covid-19 como son en Inglaterra, China, Estados Unidos, Alemania, Francia, los cuales en su mayoría se encuentran en la fase III de las pruebas clínicas, pero aún no se han aprobado para su aplicación masiva.

 

 

Continue Reading

Europa

OMS aclara que reinfectados de Covid-19 son casos raros

Avatar

Published

on

By

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aclaró que los casos de reinfectados por Covid-19 son raros, luego de que en Hong Kong un hombre presentó dos veces el virus, por lo que mantienen las indagatorias con respecto a la vulnerabilidad de esta enfermedad.

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, señaló que han recibido casos anecdóticos de personas que se hacen la prueba y sale negativo y posteriormente es positivo, pero no han aclarado si se tratan de problemas con las pruebas que se aplican o si se trató de personas que nuevamente se infectaron.

La representante de la OMS sostuvo que las reinfecciones que se sostienen representan una cifra muy baja, pues documentó un caso entre más de 23 millones de padecimientos que se han confirmado en la entidad en este año.

De acuerdo con la vocera de la OMS, las reinfecciones de los casos de Covid-19 no representan un hecho habitual en el número de padecimientos que se confirman, por lo que diariamente reciben información sobre las investigaciones que se desarrollan por el mundo contra el nuevo tipo de coronavirus.

Reconoció que deben entender con exactitud de la inmunidad que se crea en el sistema inmunológico después de presentar la enfermedad, por lo que se trata de una invulnerabilidad distinta a la que producen las vacunas, pues determinan la duración de los anticuerpos naturales contra esa enfermedad.

Afirmó que las vacunas que se desarrollan por el mundo tienen una mayor eficacia con un estímulo inmunitario preciso, aunque en Holanda y Bélgica científicos también documentaron casos de reinfecciones en esas naciones, por lo que analizan las condiciones en las que se puede presentar nuevamente el virus.

Continue Reading

África

Marruecos: Pacto Mundial sobre Migración

Marruecos es la sede donde se reúnen más de 150 países para firmar el Pacto Mundial para una Migración segura, ordenada y regular, para dar salida a crisis humanitarias

Avatar

Published

on

Raúl Ramírez Baena

Hace 70 años, el 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de la ONU aprobó en París la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, documento magno que dio origen al Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

La Declaración se propone como ideal común de la humanidad, la consecución de la libertad, la justicia y la paz, el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, e inscribe dos principios fundamentales: la UNIVERSALIDAD y la PROGRESIVIDAD de los derechos humanos.

En este marco, la ONU ha convocado en Marruecos a los países miembros a debatir el acuerdo global sobre migración, llamado “Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular” (cuyo acuerdo inicial, a excepción de los Estados Unidos de América, fue aceptado en julio para su discusión los días 10 y 11 de diciembre), teniendo como objetivo “ayudar a aprovechar los beneficios de la migración y proteger a los inmigrantes indocumentados.”

Como una manifestación de “aporofobia” (rechazo al pobre), países industrializados de Europa occidental y de Norteamérica no simpatizan con este Pacto Mundial, países de destino de la migración, que han girado sus políticas económicas hacia corrientes nacionalistas, conservadoras y proteccionistas de su planta laboral y mano de obra nativa, en contraste con la Globalización y el liberalismo del mercado, hoy en declive.

Son destacables las posiciones de Donald Trump, del Brexit en Inglaterra, de la Ley de Extranjería en España y de los duros controles migratorios en Sudamérica, en Alemania y en los países de Europa del Este, que bloquean y criminalizan la migración masiva de los países en crisis.

Recientemente, se calcula que 68 millones de personas desplazadas han salido de sus países, provenientes del Medio Oriente y de América Latina y el Caribe, huyendo de la pobreza y de los fenómenos naturales, pero más, de la guerra y de la violencia que los asola.

Este Pacto constituye el primer intento para gestionar los flujos migratorios de forma integral y a escala internacional; “refleja el entendimiento común de los Gobiernos de que la migración que cruza fronteras es, por definición, un fenómeno internacional y que para gestionar con efectividad esta realidad global es necesaria la cooperación para ampliar el impacto positivo para todos”, apuntó el Secretario General de la ONU, António Guterres.

Se busca cambiar las políticas de rechazo y criminalización de la migración hacia una visión más positiva y propositiva donde todos los países ganen, los de origen, los de tránsito y los de destino de la migración.

Hay algunas metas genéricas del Pacto como la cooperación para abordar las casusas que motivan la migración o mejorar las vías de migración legal. Pero también hay compromisos concretos, como medidas contra la trata y el tráfico de personas, evitar la separación de las familias, usar la detención de migrantes como última opción y reconocer el derecho de los migrantes irregulares a recibir salud y educación.

Los Estados se comprometen también a mejorar su cooperación a la hora de salvar vidas de migrantes, con misiones de búsqueda y rescate, garantizando que no se perseguirá legalmente a quien les dé apoyo de carácter exclusivamente humanitario.

Además, los Estados que suscriban el Pacto prometen garantizar un regreso seguro y digno a los inmigrantes deportados y no expulsar a quienes enfrenten un riesgo real y previsible de muerte, tortura u otros tratos inhumanos, como es el caso de los hondureños hoy refugiados en México en espera de la resolución de asilo en los Estados Unidos de América

Destaco dos cosas en lo que se refiere a México: primero, en razón de su campaña de reelección, la no adopción por Donald Trump de este mecanismo mundial, impidiendo entre otras cosas ayudar a resolver la crisis de los migrantes centroamericanos en la frontera con Tijuana (crisis que, por el contrario, ha exacerbado), éxodo cuya responsabilidad recae en las políticas económicas, sociales y de seguridad impuestas por los EUA en América Latina y el Caribe.

Por otro lado, la muy lamentable posición intolerante, xenófoba y racista (no les gusta que les digan así) que sin el menor recato y análisis de contexto ha asumido buena parte de la población tijuanense, que denota una deficiente cultura de los derechos humanos y una falta de sentimientos de empatía y solidaridad para con los migrantes hondureños, a quienes se ha rechazado, discriminándolos y estigmatizándolos negativamente.

Según Juan José Gómez Camacho, embajador de México en la ONU, “los migrantes hacen una contribución económica extraordinaria en los países donde están trabajando. Las remesas representan un 15% de los ingresos del migrante; el otro 85% se queda en el país de destino”. Además, existen hoy 250 millones de migrantes que representan un 3,4% de la población mundial, que contribuyen con un 9% del PIB mundial con casi 7 trillones de dólares al año.

Por lo pronto, el Canciller Marcelo Ebrard se encuentra ya en Marruecos asistiendo al Pacto Mundial sobre Migración. Doy por seguro que México suscribirá este importante acuerdo y que se traducirá en una política migratoria humanitaria, no criminalizante.

Fotografía:  El presidente del Gobierno de España Pedro Sánchez Castrejón, saliendo de la conferencia. (Tomada de su perfl de Twitter).

Continue Reading

Trending