Connect with us

Oriente Medio

Siria y la ONU contra las cuerdas

La ONU perdida ante la violencia en Siria. Una reflexión del analista español Antonio Hermosa Andújar.

Published

on

Antonio Hermosa Andújar*

Foto: Free Syria / Flckr

Si alguien se preguntara cuántos miembros han de pasar por una dinastía tiránica antes de que la comunidad internacional ponga remedio; o bien cuál es el número de muertos necesario para que ésta intervenga, estaría navegando en el puro vacío de la retórica. Detener la sangría no es sólo es cuestión de voluntad, sino también de organización, y en este punto la actual está a merced del más bronco interés. Es decir, del Príncipe de los Príncipes, como bien se cuidó en subrayar Henry de Rohan allá por el siglo XVI; un poder frente al que la Justicia es un mero flatus vocis, cuando no un exabrupto; frente al que la Paz no es sino el príncipe azul de cualquier amante, y los muertos nada salvo un número que ni siquiera hay que contar, o, en el mejor de los casos, la prueba de quién manda en plaza.

En la ciudad de Homs, la Humanidad se desangra estos días por su herida siria. Suman decenas los sacrificados, y miles los que en todo el país han sido víctimas de la vesania homicida de Bachar el Assad a lo largo de casi un año; él es sin duda el primer culpable de la masacre, pero no el único. Esa misma Humanidad posee un órgano integrado por la práctica totalidad de sus miembros, la ONU (incluso participa en él, como observador, esa ofensa a la idea misma de Estado que es el Vaticano).

En principio, parece que el principio rector de la misma es la antigua máxima medieval, llena de sabiduría, de Quod omnes tangit, ab omnibus tractari et approbari debet, para lo cual está la Asamblea General; pero la ONU se creó cuando se creó, y su estructura refleja la incertidumbre, el miedo y el poder subyacentes a su creación: de ahí que el derecho refleje la fuerza y su orden huela a victoria. O sea: un Consejo General constituido inicialmente por las potencias vencedoras, cada una de ellas dotada con la omnipotencia del derecho de veto, transformaba a priori el bien común decidido y establecido por el órgano mayoritario en un brindis al sol; el tiempo, con sus cambios, se ha reflejado en la composición del Consejo, al cual se han ido sumando hasta diez nuevos miembros electos, pero no ha extirpado el oscuro mal citado de ninguno de sus cinco ídolos iniciales.

Sucede que entre ellos están China y Rusia, dos caníbales que sólo ven sangre cuando se trata de derechos humanos. Sucede que, pese a los no pocos casos infamantes habidos en el seno de Naciones Unidas, ésta sigue siendo el único instrumento legal universalmente reconocido, y su plácet es requisito indispensable en la obtención de legitimidad a la hora de actuar en la escena internacional. Y sucede, en fin, que sus actores se han hartado del espectáculo soez y lleno de oprobio ofrecido en la misma por el tirano sirio (quien, añadamos, debe tener problemas semánticos con determinados conceptos, pues no se cansa de prometer cambios y esforzarse por la paz ante cada uno de sus interlocutores, y acto seguido prosiguen los consabidos bombardeos masivos contra la población, mayoritariamente civil).

El resultado de cuanto sucede es que la muerte ha devenido la genuina deidad de la política siria; el criminal que la atiza, su sumo sacerdote, y China y Rusia dos altares del sacrificio. Al menor intento de condena e intervención en Siria, de reformar o suavizar el régimen o, al menos, de deponer al déspota, a ambos liberticidas se les dispara el automático de su Niet, y la justicia vuelve a ser el convidado de piedra en el mundo interestatal.

¿Qué hacen países como Rusia o China formando parte de una institución que fundacionalmente aspira a la paz, al respeto de los derechos humanos y al desarrollo universal? Sin duda podríamos continuar inquiriendo: ¿y qué hace éste otro país, o ése, o aquél, y qué hacen los demás? Aun así, permítaseme traer de nuevo a colación a Racine y recordar su sentencia de que en el vicio (como en la virtud) hay grados. Y que entre las grandes potencias, las políticas de las dos mentadas son las más próximas a los bajos fondos de la ética y la justicia, con las que viven en litigio permanente tanto dentro como, más aún, fuera de sus fronteras, con el agravante de que en este último caso actúan no sólo como administradores del derecho, sino como líderes de la sociedad internacional.

¿A qué conclusión llegamos? Aparte de que Rusia o China sacrificarían el mundo en aras de la satisfacción de sus intereses, que una organización que proteja los intereses del mundo no puede dar cabida en su interior a países como Rusia o China; y que una organización que aspire a proteger el mundo tiene que protegerlo sea de determinados intereses, sea de determinadas formas de realizarlos. Por ello hay que fundar una nueva organización mundial y, mientras tanto, refundar la actual ONU en el sentido de que cuando la mayoría de sus miembros quiera defender los intereses de la justicia contra un tirano no pueda impedirlo ningún país, por poderoso que sea, investido con ese derecho divino que es el derecho al liberum veto.

En tal modo se evitaría que, en la aplicación del derecho a la injerencia humanitaria, cuando algún miembro permanente del Consejo se oponga a la mayor parte del mismo y al voto mayoritario de la Asamblea, los demás no se vean constreñidos a desempolvar precedentes -¿habrá un signo más claro de la radicalidad de la crisis de la ONU que ése?- más o menos atávicos a fin de sortear el derecho vigente, y menos aún a recurrir a la fuerza al margen de la organización.

Foto: Secretario General de la Naciones Unidas Ban Ki-moon /UN News

Así pues, el caso-Siria es uno más de los que con frecuencia vienen sucediéndose en los últimos tiempos que están poniendo a la ONU contra las cuerdas, y que claman por su refundación. Nada nuevo bajo el sol en sí mismo, pero sí estamos ante un baluarte más de esa idea-fuerza que debe forzar y presidir el cambio del orden internacional y de su legalidad correspondiente.

Otro impulso más a favor de dicho cambio, presente asimismo en dicho caso, es el de la acción de la Liga Árabe, que por lo visto últimamente ha decidido dejar de limitarse a ladrar o existir para empezar a vivir. Es verdad que en su interior se vive otra historia propia, aunque nos afecta a todos, y que tiene que ver con los peligrosos juegos por la hegemonía en la región. La sanción a Siria decretada por la misma no puede en absoluto desligarse de la pugnas hegemónicas regionales mantenidas por Irán y Turquía básicamente, pero en la que países como Egipto y, especialmente, Arabia Saudí se rehúsan a desempeñar el papel de actores secundarios, conscientes como son de que el conflicto político engloba en su interior el conflicto religioso entre suníes y chiíes. Dicha sanción afecta a las luchas por la hegemonía porque debilita aún más a Irán, su mayor aliado en la zona, cada vez más debilitado por la enorme represión con la que el régimen ha pretendido exterminar a la oposición y porque su modelo revolucionario, con la supeditación en apariencia total de la política a la religión, dista de semejarse al ideal reclamado por la calle árabe (tampoco a Turquía, digámoslo de paso, las cosas le están yendo tan felices como Erdogan se las prometía, una vez constatado que el crecimiento no es tan sólido, que la renuncia a limpiar el pasado permanece pujante y que la arbitrariedad gubernamental sigue a su aire).

El castigo a Siria, así, está poniendo a su vez de relieve problemas que trascienden la actual situación siria; nos lleva a constatar con la misma fuerza de siempre, desde las independencias, y más que nunca, que la Umma es cualquier cosa menos una unidad religiosa, a pesar de la generalizada aceptación musulmana de los cinco pilares del Islam; que la división política intramusulmana es aún mayor que la religiosa, y no sólo cuando éstas se refuerzan mutuamente; y, por tanto, y en consecuencia, que la política prevalece sobre la religión pese a la cacareada supremacía normativa y trascendente de ésta.

Por lo demás, dicho castigo -tornando al ámbito sirio-, que conlleva el repudio diplomático árabe del último retoño de la dinastía tirana de los Assad por querer convertirse en amo de la vida de los sirios, no sólo consolida la nueva vía emprendida de reciente por la Liga Árabe; posee asimismo un alcance mucho mayor y aún no revelado, en grado de afectar al conjunto de la zona: en tanto defiende a la población civil contra la tiranía local en una región donde predominan las tiranías, la Liga Árabe está conectando con las demandas de la calle árabe, que clama pan y libertad contra todos sus tiranos; vale decir: está tirando indirectamente piedras contra su propio tejado, y poniendo por ende los cimientos de su auto-disolución tal y como ahora es, y el recambio de los Estados que la integran en otros más sensibles a la voluntad y a la participación popular. Forma así, pues, parte de la paradójica promesa de libertad incubada en su propio seno por las actuales tiranías.

 

*El autor es escrito y filósofo español, de la Universidad de Sevilla.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Oriente Medio

Netanyahu enfrenta juicio por corrupción en medio de celebraciones de Tel Aviv por su caída

Published

on

Benjamín Netanyahu: “Volveremos pronto. Volveremos”.

Tras la noticia de la destitución de Netanyahu, las celebraciones estallaron en la ciudad de Tel Aviv. No obstante, los palestinos mantienen una posición escéptica ante el nuevo Gobierno y su líder ultranacionalista de línea dura. Estas fueron las palabras expresadas por Wasel Abu Yousef, de la Organización para la Liberación de Palestina.

Wasel Abu Yousef: “Este Gobierno de extrema derecha, que incluye partidos extremistas, no hará más que intensificar el conflicto contra los palestinos y hacer que se derrame más sangre. La sangre palestina será el combustible para este Gobierno de extrema derecha. Por eso, este Gobierno no será diferente del de Netanyahu”.


Democracy Now!

Continue Reading

La red en lucha

Soldados israelíes agreden a periodista de Al Jazzera mientras cubría arrestos masivos de palestinos

Published

on

Israel está reprimiendo a los palestinos que viven en los territorios ocupados de Cisjordania, en la zona ocupada de Jerusalén Oriental y dentro de Israel. El periódico Haaretz informa que la policía israelí arrestó a casi 2.000 palestinos en mayo en un intento por sofocar las manifestaciones y los levantamientos contra la ocupación. El sábado, la policía israelí arrestó a la periodista de la cadena Al Jazeera Givara Budeiri mientras cubría una protesta en el barrio Sheikh Jarrah. Durante el arresto de Budeiri, los agentes le rompieron la mano izquierda y destruyeron el equipo de su operador de cámara. Budeiri le dijo a Al Jazeera que la golpearon mientras la llevaban a un centro de interrogación de la policía israelí.

Givara Budeiri: “Me rompieron la mano. Pasé toda la noche en el hospital. Me duele mucho la espalda. Y también me duele mucho la mano porque los soldados me ajustaban las esposas todo el tiempo en el automóvil. Me duele la cabeza. Además, no puedo caminar muy bien porque tengo lastimada la pierna”.

Al Jazeera denunció el arresto violento de Budeiri como un “crimen contra la profesión periodística”. La Asociación de la Prensa Extranjera calificó el incidente como “la última de una larga serie de tácticas de mano dura por parte de la policía israelí”.

Mientras tanto, el domingo, la policía israelí detuvo a Muna y Mohammed El-Kurd en Jerusalén Oriental. Los gemelos de 23 años han estado liderando la lucha contra la expulsión forzada de palestinos que viven en el barrio Sheikh Jarrah de Jerusalén, donde también vive su familia. Ya hay colonos judíos ocupando parte de su hogar.

La corrupción de Netanyahu

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha afirmado, sin presentar pruebas, que las elecciones celebradas el 23 de marzo fueron amañadas en su contra. El domingo, en declaraciones a miembros de su partido derechista Likud, Netanyahu dijo que en las elecciones se cometió “el mayor fraude electoral […] en la historia de cualquier democracia”.

Los comentarios de Netanyahu se asemejaron a las falsas afirmaciones del expresidente Donald Trump sobre las elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos. Estas declaraciones se produjeron al tiempo que Netanyahu se enfrentara a un juicio por corrupción y que una coalición de partidos de la oposición liderada por el político nacionalista de extrema derecha Naftali Bennett se prepara para poner fin a su mandato de doce años como primer ministro de Israel.

Con información de Democracy Now!

Continue Reading

La red en lucha

Bombardeos israelíes matan a 40 palestinos en Gaza, antes de reunión de la ONU

Published

on

Gaza (Territorios Palestinos) (AFP) |

Los bombardeos israelíes de este domingo en Gaza mataron a al menos 42 palestinos, la cifra más alta de víctimas en un día desde el inicio de la escalada militar, en tanto una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU no desembocó en ningún avance.

«Este insensato ciclo de derrame de sangre, de terror, de destrucción, debe cesar inmediatamente», declaró el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, al abrir una sesión de urgencia del Consejo de Seguridad. Afirmó temer que la violencia «desate una incontrolable crisis» en la región.

Según varios diplomáticos entrevistados por la AFP, Estados Unidos, haciendo gala de una posición que muchos de sus aliados consideran incomprensible, se negó de nuevo este domingo a emitir una declaración conjunta que permitiera lograr rápidamente un cese de los enfrentamientos.

Desde las primeras horas del domingo, 42 palestinos, entre ellos al menos ocho niños, murieron en bombardeos israelíes en el enclave, donde viven dos millones de personas bajo bloqueo israelí.

Se trata de la cifra diaria de muertos más elevada desde el inicio de este nuevo ciclo de violencia, que ya ha causado la muerte de 192 palestinos, entre ellos 55 niños, y más de 1.200 heridos, según el último balance palestino.

En Israel, 10 personas han perdido la vida, entre ellos un niño y un soldado, y hay 282 heridos, por los disparos de cohetes palestinos.

Los grupos armados palestinos, entre ellos Hamás -en el poder en Gaza-, lanzaron más de 3.000 cohetes contra Israel desde el 10 mayo, el mayor ritmo de cohetes jamás disparados hacia Israel, según el ejército israelí, que precisó que la mayoría fueron interceptados.

En Gaza, el balance de fallecidos no dejaba de aumentar mientras los rescatistas se esforzaban por sacar los cuerpos de entre los escombros, ante la mirada horrorizada de los familiares.

Varias decenas de heridos fueron evacuados al vecino Egipto. Tres convoyes, con 263 palestinos heridos a bordo, cruzaron el puesto de Rafah hasta la región egipcia del Sinaí del Norte, indicaron fuentes médicas y funcionarios, para ser atendidos.

En tanto, en Jerusalén, un vehículo embistió al caer la tarde contra soldados israelíes que patrullaban en el barrio de Sheij Jarrah, en Jerusalén Este. El ataque causó varios heridos, según los equipos de rescate y la policía israelí, que indicó que había «neutralizado» al atacante, sin precisar si éste estaba muerto o herido.

– «¡Fue el infierno!» –

Abu Anas Achkanani, habitante del barrio de Al Rimal, blanco de bombardeos, explicó que perdió a su cuñada y cuatro de sus sobrinos, el mayor de los cuales tenía 11 años, y que, según él, dormían cuando cayó el proyectil.

«Estaba en la casa de al lado (…) No pasaba nada y de repente, hacia las 12h (…) hubo un bombardeo en la calle y ¡fue el infierno! (…). Bajamos para ver y era surrealista. Sacamos a la madre y a los niños de los escombros», relata.

En su persecución contra las estructuras de Hamás, el ejército israelí anunció en Twitter que «atacó el domicilio de (el jefe político de Hamás en Gaza) Yahya Sinwar y el de su hermano, Mohamad Sinwar, jefe de logística de Hamás», y publicó un video que muestra graves daños bajo una nube de polvo.

Fuentes de seguridad palestinas confirmaron el ataque a la vivienda de Sinwar, pero por ahora se desconoce su suerte.

– «Objetivo legítimo» –

El sábado, un edificio que albergaba los equipos de la cadena catarí Al Jazeera y la agencia de prensa estadounidense Associated Press (AP) fue reducido a escombros en un bombardeo del ejército israelí, que había pedido la evacuación del inmueble.

Según el ejército, el edificio albergaba «entidades pertenecientes a la inteligencia militar» de Hamás, acusadas de utilizar a civiles como «escudos humanos».

En una entrevista con la cadena estadounidense CBS, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, justificó el bombardeo, afirmando que era «un objetivo perfectamente legítimo», asegurando que se basaba en informaciones de los servicios de inteligencia.

Esta nueva escalada del conflicto estalló tras el lanzamiento desde Gaza de una andanada de cohetes contra Israel en «solidaridad» con los cientos de palestinos heridos en los disturbios con la policía israelí en la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén Este, sector palestino ocupado por Israel desde 1967.

Los disturbios en la explanada, tercer lugar santo del islam, fueron la culminación de fuertes tensiones y enfrentamientos en Jerusalén Este, debido, sobre todo, a la amenaza de expulsión de familias palestinas a favor de colonos judíos en un barrio de la Ciudad Santa.

Las hostilidades se extendieron a Cisjordania, un territorio palestino también ocupado por Israel desde 1967, donde los enfrentamientos con el ejército israelí desde el 10 de mayo han causado 19 muertos palestinos.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: