Connect with us

Oriente Medio

Siria, ¿sólo la guerra civil?

El gobierno de Siria ha apostado a convertir la guerra civil en un exterminio a los opositores al precio que sea.

Published

on

Siria, sin ayuda internacional Foto: diarioprogresista.es

Antonio Hermosa Andújar*

¿A quién le importa Siria? Fuera ya su actual órbita de todo vínculo con la Primavera árabe, aunque al principio lo tuvo; perdido el eje democrático, si alguna vez lo hubo, el planeta sirio parece navegar sólo por los espacios siderales del éter político arrastrando consigo a su solitario satélite, Líbano, hacia el mismo trágico destino común: la guerra civil.

Mientras la sociedad internacional deshoja la margarita de la intervención humanitaria en refuerzo del bloqueo económico; mientras algunos de sus líderes se rasgan las vestiduras morales por cuanto acontece en el país árabe (en tanto otros dicen que tal como están las cosas así son y así deben ir); mientras se duda entre armar o no a los rebeldes; mientras se urden más planes de alto el fuego y se idealiza el acuerdo entre las partes, etc.; mientras todo eso tiene lugar, Bachar el Assad, digno émulo de su padre aunque heredero por defecto, se consagra a mantener viva la leyenda familiar: asesina, acuerda y vuelve a asesinar.

Cuando alguien culpa exclusivamente de las masacres de las que es responsable directo a las víctimas que masacra, a las que tilda de terroristas, o a quienes desean acudir en su ayuda; cuando un gobernante actúa como inspirado por la muerte y gasta la imaginación principalmente en las modalidades de crueldad que la generan; cuando lleva a cabo acciones contra el derecho de guerra, como si no fuera a haber paz ya nunca más, que diría Kant, ¿cómo entender, sino como un ejercicio de cínica simpatía con el tirano, someter a su firma un nuevo plan de paz?

La única incógnita respecto de su violación es si acaecerá antes de que los mediadores internacionales hayan abandonado suelo sirio o éstos llegarán a tiempo de brindar en el avión. Lo que en cambio sí podemos afirmar con casi total garantía es que cuando se adquieren tan buenas costumbres –el crimen y el modelo rococó de crueldad que mata-, éstas ya no nos abandonan, y resisten toda voluntad de hacerles frente en el futuro. Son ellas las que nos transforman en ahijados suyos y nos dictan la huida hacia adelante como único camino a seguir.

Por eso, y con permiso de Tocqueville, resulta factible vaticinar dos hechos: uno, que si hay negociación entre las partes, una de ellas no estará encabezada por el tirano, aunque sí pueda haber algún gerifalte de su cohorte al frente; el otro, que el dolor y el odio gestado por la crueldad han llegado tan lejos –como en el caso de las recientes ejecuciones sumarias de Hula, en las que se pretende asesinar el futuro de la contraparte, dado que la mitad eran niños- que ya no estamos ante un simple cambio de élites y ni siquiera de régimen: estamos ante una cuestión de supervivencia de algunos sectores de la sociedad siria, entre ellos, harto probablemente, el alauita en el gobierno. A partir de ahora, para los alauitas sirios o la fracción suní que les apoya, y no serán los únicos, la inocencia tendrá el precio de la sangre.

Así pues, en tanto Assad dirija el gobierno no habrá vuelta atrás, y su tiranía será un modelo de Ilustración sui generis: demostrará que el mal puede progresar hacia peor indefinidamente. Por otro lado, no lo tiene muy difícil, dado que da pruebas de astucia suficiente al jugar sus cartas. En tiempos antiguos, según muestra el caso de Deyoces sobre el que se demora Herodoto, el futuro tirano partía de una ejemplaridad en sus costumbres y su sentido de la justicia que elevaban naturalmente su prestigio dentro de su ciudad; y de eso supo servirse al punto no sólo de acceder al poder, sino de instaurar una dinastía.

Assad no requiere salvar tanto obstáculo para mantenerse; en primer lugar, desde el momento en que asesina a parte de la población que se le opone casi por deporte, ya tiene a su lado a dos poderosos aliados que defenderán a capa y espada su heroísmo, antioccidental o no en función de las circunstancias: Rusia y China. Gracias a ellas, el bloqueo a toda intervención decidida desde el Consejo de Seguridad de la ONU está garantizada por principio, y cualquier resolución de condena adoptada por la Asamblea General quedará en papel mojado.

Y por mucho que se quieran justificar en razones estratégicas la defensa que ambas potencias hacen de Siria, nunca será fácil convencer a la opinión pública de que un país de unos 20 millones de habitantes sea tan necesario para ellas, en especial para la primera, de la que se profesa amante (por lo demás, ¿cesarían por fuerza las relaciones bilaterales con cada una de ellas, e incluso el carácter privilegiado de las rusas, con otro régimen?). Sin el antioccidentalismo visceral que las impulsa, y quizá aún más el que no cunda el ejemplo, cabría dudar de si su actitud no sería diferente, mas no de que el mundo sería un lugar mejor.

En segundo lugar, Assad se ha valido exitosamente de la herencia de fragmentación social dejada por su padre, que creó todo un sistema de organizaciones únicas, de las que se valía para repartir prebendas y privilegios –al tiempo que abría feudos en cada grupo social- entre obreros, campesinos, estudiantes, militares, sectores profesionales, mujeres, jóvenes, etc., agrupadas en torno al partido único con el que había monopolizado el poder y dominado la sociedad.

Esa subdivisión, aún hoy existente, explica en gran medida el por qué de la adhesión a la figura del dictador todavía presente en lugares clave de la sociedad siria, es decir, la impunidad con la que ha podido cometer sus crímenes sin que le salpique la sangre en la conciencia: un ejército de cómplices le ha servido de escudo e inmunizado su moralidad.

No se ignora lo que sucede en Siria, y sin embargo se deja que suceda. Foto: red

Y, en tercer lugar, Assad dispone de un gran arsenal armamentista en el que abundan los misiles de tierra y las armas de destrucción masiva, químicas y biológicas. Vale decir, dispone de un fuerte poder de disuasión para quien se aventure a la ligera a atacar Siria. Frente a poder semejante, y al objeto de neutralizarlo, cabe hipotizar algunos escenarios, como el de un numeroso ejército internacional fuertemente armado y en el que participaran las superpotencias actualmente aliadas, pero hoy por hoy no pasa de ser un espejismo.

Ante un tal potencial disuasorio se comprende por sí solo que Occidente se retraiga, o al menos se piense detenidamente si inmiscuirse en los asuntos internos de otro país, o quedarse con las manos cruzadas mientras entona su salmodia moral; la legítima intervención humanitaria quedaría en estado de flotante posibilidad, pero para mejor ocasión. Entre tanto, el fantasma de la guerra civil, caso de que cuanto ocurre no lo sea ya, domina el horizonte político y social de Siria.

La oposición, aun desunida, no ceja en su esfuerzo por echarle, ni éste en el suyo por mantenerse, lo que vista la obstinación de los rebeldes, constatada la crueldad del gobierno por antiguos partidarios que han perdido el miedo, y sellada la fractura definitiva de la sociedad, que afecta también a los oasis de privilegiados afectos al régimen, raramente puede significar otra cosa que la aniquilación del opositor, es decir, el exterminio de los rebeldes al precio que sea: y si con ello se bate el récord de papá matando gente de una tacada, ¡pues a celebrarlo en el Guinness!

¿No será esto lo que se busca con la renuncia a la intervención? ¿No será que el desinterés por Siria es la fachada, no de un interés en su autodestrucción, sino de la desidia que provoca su posible consumación? Un país que no cuenta en el mundo salvo para hacer daño al Líbano no merece ningún esfuerzo por él, menos aún sacrificios, y menos todavía en los tiempos que corren, con Occidente cayéndose a pedazos y EEUU degustando el sabor desconocido de la pobreza en las carnes de su clase media. Y qué decir de las demás potencias, tan activas cuando sus intereses entran en juego y tan estoicas cuando no. De ser ése el modo de pensar, el tiro nos podría salir por la culata.

Los tiranos, en efecto, no leen a Tácito, pero nacen con él aprendido. ¿Y quién nos dice que ante la perspectiva del exterminio de su pueblo Assad no decida cambiar de rumbo y querer congraciarse con buena parte de él… provocando una guerra con algún país del vecindario, o incluso suscitando un conflicto en el conjunto de la zona? Ahí están, sin ir muy lejos, Jordania, Iraq, Arabia Saudí, Turquía, y mucho más cerca todavía, incrustado en su pecho, ahí está el odio sirio a Israel. Y sus armas llegan a ciudades de todos esos países: él, que no pone ningún reparo a asesinar compatriotas, ¿por qué debería ponerlos a asesinar extranjeros, máxime sabiendo que en su labor homicida contaría ciertamente con la alianza de Irán, bajo cuyo protectorado político-militar vive?

Hasta podría incluir en su ejército a los rebeldes, que una guerra convierte misteriosamente en patriotas gubernamentales, y mandarlos a que los asesinaran otros en lugar de tener que hacerlo él. ¡Una buena guerra y todo listo y en su sitio! También es cierto que una guerra según con quién podría dar al traste con su trono y con él casi de inmediato, pero ante el placer de los estragos producidos ¡que le quiten lo bailao! ¡Hasta podrá vivir o morir como héroe y sus sucesores emplazar una estatua suya en la memoria de sus futuros súbditos!

Actuar o no actuar, ésa es la cuestión. Asesinada la inocencia por nuestro comportamiento caníbal …uns ist gegeben, / auf keiner stätte zu ruhn (“…no nos es dado / reposar en lugar alguno”), que dijera Hölderlin, y nos resulta imposible rehuir sus consecuencias, razón por la cual tenemos prohibido dejar que un problema internacional –y todas las cuestiones nacionales graves son problemas internacionales- se solucione por sí solo, sin la intervención de la comunidad internacional, que en su situación actual deja casi todo que desear. Dar solución a este problema primario es la condición para que la civilización se proteja de la intemperie jurídica en la que vive, y la Humanidad un día logre abandonar el estado de naturaleza. De lo contrario, un don nadie político como Assad seguirá siendo tirano no sólo en Siria, sino asimismo a lo largo y ancho del mundo.

Continue Reading
4 Comments

4 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Oriente Medio

Netanyahu enfrenta juicio por corrupción en medio de celebraciones de Tel Aviv por su caída

Published

on

Benjamín Netanyahu: “Volveremos pronto. Volveremos”.

Tras la noticia de la destitución de Netanyahu, las celebraciones estallaron en la ciudad de Tel Aviv. No obstante, los palestinos mantienen una posición escéptica ante el nuevo Gobierno y su líder ultranacionalista de línea dura. Estas fueron las palabras expresadas por Wasel Abu Yousef, de la Organización para la Liberación de Palestina.

Wasel Abu Yousef: “Este Gobierno de extrema derecha, que incluye partidos extremistas, no hará más que intensificar el conflicto contra los palestinos y hacer que se derrame más sangre. La sangre palestina será el combustible para este Gobierno de extrema derecha. Por eso, este Gobierno no será diferente del de Netanyahu”.


Democracy Now!

Continue Reading

La red en lucha

Soldados israelíes agreden a periodista de Al Jazzera mientras cubría arrestos masivos de palestinos

Published

on

Israel está reprimiendo a los palestinos que viven en los territorios ocupados de Cisjordania, en la zona ocupada de Jerusalén Oriental y dentro de Israel. El periódico Haaretz informa que la policía israelí arrestó a casi 2.000 palestinos en mayo en un intento por sofocar las manifestaciones y los levantamientos contra la ocupación. El sábado, la policía israelí arrestó a la periodista de la cadena Al Jazeera Givara Budeiri mientras cubría una protesta en el barrio Sheikh Jarrah. Durante el arresto de Budeiri, los agentes le rompieron la mano izquierda y destruyeron el equipo de su operador de cámara. Budeiri le dijo a Al Jazeera que la golpearon mientras la llevaban a un centro de interrogación de la policía israelí.

Givara Budeiri: “Me rompieron la mano. Pasé toda la noche en el hospital. Me duele mucho la espalda. Y también me duele mucho la mano porque los soldados me ajustaban las esposas todo el tiempo en el automóvil. Me duele la cabeza. Además, no puedo caminar muy bien porque tengo lastimada la pierna”.

Al Jazeera denunció el arresto violento de Budeiri como un “crimen contra la profesión periodística”. La Asociación de la Prensa Extranjera calificó el incidente como “la última de una larga serie de tácticas de mano dura por parte de la policía israelí”.

Mientras tanto, el domingo, la policía israelí detuvo a Muna y Mohammed El-Kurd en Jerusalén Oriental. Los gemelos de 23 años han estado liderando la lucha contra la expulsión forzada de palestinos que viven en el barrio Sheikh Jarrah de Jerusalén, donde también vive su familia. Ya hay colonos judíos ocupando parte de su hogar.

La corrupción de Netanyahu

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha afirmado, sin presentar pruebas, que las elecciones celebradas el 23 de marzo fueron amañadas en su contra. El domingo, en declaraciones a miembros de su partido derechista Likud, Netanyahu dijo que en las elecciones se cometió “el mayor fraude electoral […] en la historia de cualquier democracia”.

Los comentarios de Netanyahu se asemejaron a las falsas afirmaciones del expresidente Donald Trump sobre las elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos. Estas declaraciones se produjeron al tiempo que Netanyahu se enfrentara a un juicio por corrupción y que una coalición de partidos de la oposición liderada por el político nacionalista de extrema derecha Naftali Bennett se prepara para poner fin a su mandato de doce años como primer ministro de Israel.

Con información de Democracy Now!

Continue Reading

La red en lucha

Bombardeos israelíes matan a 40 palestinos en Gaza, antes de reunión de la ONU

Published

on

Gaza (Territorios Palestinos) (AFP) |

Los bombardeos israelíes de este domingo en Gaza mataron a al menos 42 palestinos, la cifra más alta de víctimas en un día desde el inicio de la escalada militar, en tanto una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU no desembocó en ningún avance.

«Este insensato ciclo de derrame de sangre, de terror, de destrucción, debe cesar inmediatamente», declaró el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, al abrir una sesión de urgencia del Consejo de Seguridad. Afirmó temer que la violencia «desate una incontrolable crisis» en la región.

Según varios diplomáticos entrevistados por la AFP, Estados Unidos, haciendo gala de una posición que muchos de sus aliados consideran incomprensible, se negó de nuevo este domingo a emitir una declaración conjunta que permitiera lograr rápidamente un cese de los enfrentamientos.

Desde las primeras horas del domingo, 42 palestinos, entre ellos al menos ocho niños, murieron en bombardeos israelíes en el enclave, donde viven dos millones de personas bajo bloqueo israelí.

Se trata de la cifra diaria de muertos más elevada desde el inicio de este nuevo ciclo de violencia, que ya ha causado la muerte de 192 palestinos, entre ellos 55 niños, y más de 1.200 heridos, según el último balance palestino.

En Israel, 10 personas han perdido la vida, entre ellos un niño y un soldado, y hay 282 heridos, por los disparos de cohetes palestinos.

Los grupos armados palestinos, entre ellos Hamás -en el poder en Gaza-, lanzaron más de 3.000 cohetes contra Israel desde el 10 mayo, el mayor ritmo de cohetes jamás disparados hacia Israel, según el ejército israelí, que precisó que la mayoría fueron interceptados.

En Gaza, el balance de fallecidos no dejaba de aumentar mientras los rescatistas se esforzaban por sacar los cuerpos de entre los escombros, ante la mirada horrorizada de los familiares.

Varias decenas de heridos fueron evacuados al vecino Egipto. Tres convoyes, con 263 palestinos heridos a bordo, cruzaron el puesto de Rafah hasta la región egipcia del Sinaí del Norte, indicaron fuentes médicas y funcionarios, para ser atendidos.

En tanto, en Jerusalén, un vehículo embistió al caer la tarde contra soldados israelíes que patrullaban en el barrio de Sheij Jarrah, en Jerusalén Este. El ataque causó varios heridos, según los equipos de rescate y la policía israelí, que indicó que había «neutralizado» al atacante, sin precisar si éste estaba muerto o herido.

– «¡Fue el infierno!» –

Abu Anas Achkanani, habitante del barrio de Al Rimal, blanco de bombardeos, explicó que perdió a su cuñada y cuatro de sus sobrinos, el mayor de los cuales tenía 11 años, y que, según él, dormían cuando cayó el proyectil.

«Estaba en la casa de al lado (…) No pasaba nada y de repente, hacia las 12h (…) hubo un bombardeo en la calle y ¡fue el infierno! (…). Bajamos para ver y era surrealista. Sacamos a la madre y a los niños de los escombros», relata.

En su persecución contra las estructuras de Hamás, el ejército israelí anunció en Twitter que «atacó el domicilio de (el jefe político de Hamás en Gaza) Yahya Sinwar y el de su hermano, Mohamad Sinwar, jefe de logística de Hamás», y publicó un video que muestra graves daños bajo una nube de polvo.

Fuentes de seguridad palestinas confirmaron el ataque a la vivienda de Sinwar, pero por ahora se desconoce su suerte.

– «Objetivo legítimo» –

El sábado, un edificio que albergaba los equipos de la cadena catarí Al Jazeera y la agencia de prensa estadounidense Associated Press (AP) fue reducido a escombros en un bombardeo del ejército israelí, que había pedido la evacuación del inmueble.

Según el ejército, el edificio albergaba «entidades pertenecientes a la inteligencia militar» de Hamás, acusadas de utilizar a civiles como «escudos humanos».

En una entrevista con la cadena estadounidense CBS, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, justificó el bombardeo, afirmando que era «un objetivo perfectamente legítimo», asegurando que se basaba en informaciones de los servicios de inteligencia.

Esta nueva escalada del conflicto estalló tras el lanzamiento desde Gaza de una andanada de cohetes contra Israel en «solidaridad» con los cientos de palestinos heridos en los disturbios con la policía israelí en la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén Este, sector palestino ocupado por Israel desde 1967.

Los disturbios en la explanada, tercer lugar santo del islam, fueron la culminación de fuertes tensiones y enfrentamientos en Jerusalén Este, debido, sobre todo, a la amenaza de expulsión de familias palestinas a favor de colonos judíos en un barrio de la Ciudad Santa.

Las hostilidades se extendieron a Cisjordania, un territorio palestino también ocupado por Israel desde 1967, donde los enfrentamientos con el ejército israelí desde el 10 de mayo han causado 19 muertos palestinos.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: