Connect with us

Migración

Sheriff de Los Ángeles respetará a inmigrantes indocumentados

El sheriff del condado ha expresado públicamente la intención de su departamento de no detener a nadie únicamente por motivo de su estatus migratorio.

Published

on

Jim McDonnell, sheriff del condado de Los Ángeles

Observatorio Colef

LOS ÁNGELES, California.- El sheriff del condado de Los Ángeles Jim McDonnell ha expresado públicamente la intención de su departamento de no detener a nadie únicamente por motivo de su estatus migratorio.

En una declaración publicada en Daily News, McDonnell rompió su silencio después del resultado de las elecciones del 8 de noviembre para manifestar la política del Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD, por sus siglas en inglés) con respecto a las promesas del presidente electo Donald Trump de deportar a millones de indocumentados.

“Como sheriff de uno de los condados más grandes y diversos de la nación, quiero asegurar a nuestros residentes, especialmente a nuestras comunidades inmigrantes que el departamento del sheriff del condado de Los Ángeles está profundamente comprometido con ayudar a toda la gente sin importar su estatus migratorio”, expresó.

“La aplicación de la legislación migratoria es responsabilidad del gobierno federal. Mis agentes no arrestarán a ningún individuo solo por la sospecha de una presencia irregular en los Estados Unidos. Esta es nuestra promesa».

McDonnell recalcó también la importancia de la colaboración ciudadana en las investigaciones policiales. “Una gran mayoría de los crímenes se resuelven porque alguien, sin importar su estatus migratorio, tuvo el valor de dar un paso al frente y trabajar con la policía”.

El LASD ha recibido críticas por permitir a los agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) tener acceso a los presos encerrados en las cárceles del estado. Aunque esa política sigue en pie, McDonnell recalca en su editorial su compromiso con el Trust Act de 2014 que garantiza las libertades de los presidiarios y afirma que “el personal del departamento del sheriff no toma parte en la determinación del estatus migratorio de ningún reo bajo nuestra custodia“.

“Los agentes de ICE solo puede entrevistar a reclusos condenados por crímenes serios o violentos… Estos incluyen asesinato, robo, violación, secuestro y tráfico humano. No retendremos a ningún preso más allá de su fecha de liberación, independientemente de si tiene una orden de retención migratoria de ICE válida”, clarifica.

El jefe del Departamento de la Policía de Los Ángeles (LAPD, por sus siglas en inglés) Charlie Beck ya había reiterado poco después de conocerse el resultado de las elecciones su compromiso de no colaborar con las autoridades migratorias.

Las autoridades políticas y municipales de la ciudad y el condado de Los Ángeles también han expresado abiertamente su defensa de los inmigrantes indocumentados y creado un fondo de $10 millones para financiar la ayuda legal de aquellos que se enfrenten a una deportación por parte de la administración Trump.

Recientemente, la Junta de Supervisores del condado aprobó asimismo la creación de una oficina dedicada exclusivamente a los asuntos migratorios por cuatro votos a favor y uno en contra.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Migración

Empresa de envío de remesas revela cambio de comportamiento en migrantes para mantener obligaciones financieras con sus familias

Published

on

By

Nuevos datos muestran que los inmigrantes cambian de comportamiento para mantener las obligaciones financieras con sus familias en el extranjero a medida que aumenta la inflación

  • A nivel mundial, el 78% de los remitentes de remesas están de acuerdo en que el costo de vida ha aumentado.
  • El 75% de los encuestados dijo que hay aumento en el costo de vida de aquellos a quienes les envían dinero.
  • La atención médica y el apoyo educativo continúan siendo las principales razones para enviar dinero.
  • El 49% de los encuestados afirmó salir a comer menos y el 46 % cocina más en casa para ahorrar.

LONDRES. – Si bien se han observado aumentos en los costos de vida a nivel mundial, con tasas de inflación que alcanzan nuevos máximos en las principales economías, el impacto que estos costos tienen en los inmigrantes que se encargan de mantener financieramente a sus seres queridos en sus países de origen no se ha analizado a profundidad.

WorldRemit, una empresa líder en remesas digitales, realizó un estudio en varios países para determinar los efectos del aumento del costo de vida en los inmigrantes en los Estados Unidos, el Reino Unido y Australia. La empresa se conectó con 1 000 remitentes de remesas internacionales en cada país, de los cuales el 20% son inmigrantes de primera generación que viven en estos países, y el resto nació en los EEUU, el Reino Unido o Australia. Si bien hubo diferencias menores, en términos generales, las opiniones de los inmigrantes de primera generación estaban alineadas con las de la muestra general en nuestra encuesta. 

Desde principios de año, el 78% de los encuestados estuvo de acuerdo en que su costo de vida ha aumentado, y las áreas más afectadas se observaron en los costos de los servicios públicos (82%), el transporte (77%), la vida diaria (84%), la vivienda (64%) y salud (54%).

La inflación afecta tanto a los emisores como a los receptores de remesas en todo el mundo. Los encuestados señalaron que sienten directamente el impacto del aumento del costo de vida al igual que lo perciben de la misma manera sus seres queridos en casa.

A nivel mundial, la razón principal por la que las personas mencionaron que envían dinero a sus seres queridos en el extranjero es para los gastos diarios (es decir, comida, transporte, ropa), lo que representa más de la mitad de todo el dinero enviado al extranjero (53%), seguido de gastos puntuales (por ejemplo, viajes) (40%).

Con el aumento de la presión financiera, es probable que la capacidad de respaldar gastos inesperados aumente la presión que los remitentes de remesas ya sienten para respaldar gastos recurrentes y regulares. A pesar de esto, el Banco Mundial estima que los flujos de remesas globales aumenten un 4,2% a lo largo de 2022 y alcancen los 630 000 millones de dólares

Como testimonio de su resiliencia, los migrantes de todo el mundo intentan controlar el gasto diario para mantener su capacidad de enviar dinero a casa para apoyar a sus seres queridos. Así, afirman que comen menos fuera (49%), ahorran en los gastos diarios (46 %), limitan las reuniones sociales para ahorrar dinero (28%) y optan por el transporte público en lugar de conducir ellos mismos (25%) ya que los costos han comenzado a aumentar.

“La resiliencia y el compromiso de los inmigrantes con sus seres queridos en sus países de origen han demostrado ser vitales, especialmente en un período en el que los gastos domésticos están aumentando en todo el mundo”, dijo Jorge Godínez Reyes, director de WorldRemit para las Américas. “Este último estudio demuestra que incluso en tiempos de inestabilidad financiera, muchos inmigrantes están haciendo ajustes conscientes en su vida diaria para mantener el flujo regular de remesas a sus familias y seres queridos en sus países de origen”.  

A medida que el mundo se adapta al aumento de la inflación global, más de la mitad (52 %) de los encuestados está de acuerdo en que ahora envían dinero al extranjero a menos personas como resultado del aumento del costo de vida, el 72 % ahora solo envía dinero a familiares cercanos. Además, el 75% de los encuestados dijo que el costo de vida de aquellos a quienes envían dinero también ha aumentado desde principios de año. Lo que es notable sobre el estrés financiero adicional es que los encuestados también informaron que además de las razones clave por las que envían, la cantidad que enviaron a menudo se mantuvo o aumentó desde que comenzaron a sentir el impacto de la inflación.

Desde el inicio de los niveles de inflación más altos, el 60% de los inmigrantes en Estados Unidos y el 57% en Australia que envían dinero para atención médica señalaron un aumento en la cantidad enviada, mientras que solo el 36% en Reino Unido informaron un aumento. Para aquellos que envían para educación, el 83% en Estados Unidos, el 81% en Australia y el 62% en Reino Unido informaron mantener o aumentar la cantidad enviada. Para aquellos que apoyan a sus seres queridos con el pago del alquiler, la hipoteca o la factura de los servicios públicos, el 79% en Estados Unidos y Australia, y el 69% en Reino Unido informaron mantener o aumentar la cantidad enviada. 

Más de 244 millones de personas en todo el mundo están clasificadas como inmigrantes, con un 14,4% en los Estados Unidos, un 9% en el Reino Unido y casi la mitad de la población de Australia clasificada como inmigrantes (48%). Dado que la inflación mundial no muestra signos de desaceleración, la preparación y la planificación financiera son esenciales para garantizar que los inmigrantes y sus familias puedan continuar llegando a fin de mes.

Sobre la metodología

Los remitentes internacionales de dinero que viven en los EE. UU., Australia y el Reino Unido, mayores de 18 años, respondieron voluntariamente a una encuesta de 13 preguntas sobre cómo el costo de vida y la inflación han cambiado los comportamientos cuando se trata de enviar remesas entre el 15 y el 29 de junio de 2022.

La encuesta se llevó a cabo en la plataforma Attest y resultó en 3 000 respuestas de personas que enviaron remesas en el último año (aquellos que respondieron que no enviaron remesas en el último año fueron excluidos de la encuesta para crear una base viable de participantes). No se establecieron cuotas (p. ej., sexo, edad) para esta encuesta, por lo que los resultados no pretenden ser representativos a nivel nacional. 

 

Continue Reading

Estados Unidos

Un memorial para 3 mil 200 migrantes muertos en el desierto de Arizona

Published

on

Este jueves 14 se presentó en la Universidad de la Comunicación el proyecto del antropólogo Jason De León que registra los datos de más de 3 mil cuerpos de migrantes localizados en el desierto de Arizona a lo largo de tres décadas. Hostile Terraine 94 estará un mes en la Ciudad de México y busca voltear la mirada del mundo hacia la frontera sur de Estados Unidos

Por Daniela Pastrana y Kau Sirenio Pioquinto/piedepagina.mx
Fotos: Isabel Briseño y Hostile Terraine 94

CIUDAD DE MÉXICO.- Son más de 3 mil 200 etiquetas escritas a mano. Etiquetas idénticas a las que los forenses ponen en los dedos de los pies de los cadáveres. Cada una de ellas representa a una persona que murió en el desierto de Arizona, tratando de encontrar una mejor vida.

Los datos fueron proporcionados por Humane Borders, una organización con sede en Tucson que se ha dedicado a documentar cada una de las muertes de migrantes registradas en las últimas tres décadas.

La propuesta es de Jason de León, un reconocido antropólogo de la Universidad de California que desde 2009 ha recorrido el desierto para recolectar, catalogar e interpretar más de 9 mil objetos que pertenecieron a migrantes y que, con su trabajo, busca llevar las miradas hacia la crisis humanitaria de los migrantes en la frontera sur de Estados Unidos.

El trabajo de llenar las etiquetas y montar el memorial en la Ciudad de México ha sido de un grupo de estudiantes de la Universidad de la Comunicación, que durante varias semanas han trabajado para tener en México HT94 (Hostile Terrain / Terreno Hostil), un proyecto de arte participativo patrocinado y organizado por Undocumented Migration Project que, entre otras cosas, recopila los registros de más de 3 mil personas que han muerto en el desierto.

Estudiantes de la Universidad de la Comunicación han trabajado semanas en el montaje de la exposición. Fotos: Isabel Briseño

Este trabajo te pone a reflexionar en lo que vives, literal, en el privilegio en el que estás, y lo mucho que desconocemos de ese tema en nuestro país”, dice Regina Tercero, estudiante de la carrera de Mercadotecnia.

Para ella, una de las experiencias más impactantes de este proyecto fue el registro de los datos de una niña de dos años en la etiqueta de los muertos.

“Le pusimos indocumentados, tachando el prefijo in, porque en realidad son personas documentadas, solo que no con el documento que ellas esperaban que fuera al ir a buscar el sueño americano”, dice, por su parte Yumkinil Ramírez Abarca, coordinador de la licenciatura de Comunicación Organizacional y responsable de la exposición.

Yum, como lo conocen los estudiantes, es doctor en semiótica y habla de la importancia de la experiencia performática dentro del proyecto. “Nuestro primer performance son los propios estudiantes que han llenado las etiquetas y localizado en el mapa los lugares donde se encontraron los cuerpos”, dice.

Provocar las conversaciones

La exposición está compuesta por más de 3 mil 200 etiquetas para los dedos de los pies, escritas a mano, que representan a los migrantes que murieron tratando de cruzar el desierto entre 1994 y 2021. Las etiquetas están geolocalizadas en un mapa-mural que muestra las ubicaciones exactas donde se encontraron los cuerpos.

El proyecto se presentó por primera vez, de forma virtual, en julio de 2020, y ha sido llevado a más de 130 instituciones de seis continentes. Esta la primera vez que se presenta en México. La exposición se mantendrá un mes en la sede de la colonia Condesa de la Universidad de la Comunicación (Avenida México 200) y después se montará en San Cristóbal de las Casas, en Chiapas.

“Estar aquí (en México) ha sido importante para nosotros porque los mexicanos sí entienden que está pasando en la frontera norte”, explica Jason De León, en una breve entrevista.

En Estados Unidos, esta exposición es para mostrar qué está pasando en Arizona, porque muchos no entienden, es algo que casi no está en las noticias y muchos de ellos, cuando ven los registros, dicen que no sabían, aunque ha estado pasando por más de 25 años”.

Jason De León. Foto: Isabel Briseño

De León es mexicano-filipino estadounidense. Creció en McAllen, Texas, en el Valle del Río Grande, y Long Beach, California. En 2013 entró en el grupo de exploradores emergentes de National Geographic y en 2016, recibió el Premio Margaret Mead por su libro “The land of Opern Graves, Living and dying on te migrant trail” (La tierra de las tumbas expuestas: vivir y morir en la ruta de los migrantes), con fotografías de Michael Wells, que combina la etnografía, la arqueología, la lingüística y ciencia forense para documentar las consecuencias humanas de la politica de inmigración de Estados Unidos.

Además del proyecto de representación artística, la organización que dirige ha recopilado muestras de ADN de los cuerpos encontrados y de familias que los buscan.

En entrevista dice que su intención con este proyecto es crear conciencia sobre la crisis humanitaria en la frontera sur de los Estados Unidos, pero sobre todo, de involucrar a comunidades de todo el mundo en conversaciones sobre migración.

Etiquetas para los dedos de los pies. Foto: Isabel Briseño

“Una exposición así es para fomentar la plática sobre ese tema. No es una cosa que solo está en la frontera norte, está en todo el mundo y cada día está creciendo. Cada día hay migrantes muriendo en el desierto, en las selvas de Chiapas, y muchas veces vemos el fenómeno en nuestra tierra, pero tenemos que aumentar la vista”, insiste el antropólogo, que ha comenzado también a documentar lo que ocurre en la frontera sur de México.

Siempre estamos pensando en estas cosas en la frontera norte y para mí en estos últimos 10 años han cambiado muchas cosas y los mexicanos están deportando mucha gente, están abusando de mucha gente y espero que cosas como Hostile Terraine sirva para empezar otras conversaciones”.

No los queremos ver

Durante la inauguración de la exposición, el rector de la Universidad de la Comunicación, Salvador Corrales, destacó los migrantes se han invisibilizados en el mundo.

A los migrantes indocumentados no los queremos ver, ni siquiera pensar que son humanos, pero tampoco pensar quienes somos y en qué parte de mundo estamos. Ante la globalización no hacemos nada para cambiar el mundo”.

Una de las alumnas, Andrea Pérez, contó su experiencia en la revisión de las etiquetas de los migrantes fallecidos en el desierto:

“Llorábamos cuando hacíamos las etiquetas de los migrantes, porque duele mucho vivir esta experiencia».

La exposición estará abierta al público hasta el 12 de agosto en la sede de la Universidad de la Comunicación de la Colonia Condesa, ubicada en Avenida México 200.

***

Fuente: piedepagina.mx

Continue Reading

Migración

Migrantes temporales, entre la trata, el trabajo forzoso y la explotación

Published

on

By

 

Por Emilio Godoy

MÉXICO – Al mexicano Eduardo Reyes, originario de Puebla, en el centro de México, su enganchador y empleador en Estados Unidos le ofrecieron un contrato de 40 horas de trabajo semanales, pero padeció cientos de horas sin pago, labores no autorizadas bajo la visa recibida y vencimiento de los permisos.

Contratados por el reclutador Vázquez Citrus & Hauling (VCH), Reyes y otros cinco trabajadores temporales llegaron entre mayo y septiembre de 2017 a Estados Unidos, meses antes de empezar a trabajar para Four Star Greenhouse, en el norteño estado de Michigan.

En 2018, trabajaron más de 60 horas semanales, recibieron cheques sin fondos y nunca obtuvieron una copia del contrato, a pesar de que la legislación estadounidense lo exige.

Cuando se quejaron ante Four Star y su reclutador por la explotación, este último los entregó en julio de ese año a autoridades migratorias para su deportación, por el vencimiento de las visas, sin que su agente les informase.

En diciembre de 2017, el estadounidense Departamento de Trabajo (DOL, en inglés) autorizó la llegada de 145 trabajadores a la localidad de Carleton, en Michigan, a instalaciones de Four Star. Ganarían 12,75 dólares por hora durante 36 horas semanales, entre enero y julio de 2018.

El caso de Reyes está plasmado en la querella 2:20-CV-11692, a la que tuvo acceso este reportero, interpuesta ante la División Sur de la Corte del Distrito Este de Michigan por seis trabajadores mexicanos en contra de la empresa y su administrador, a quienes acusan de apropiación de salarios, trabajo forzoso y represalias laborales.

Esta historia de explotación tiene un agravante que muestra las falencias del sistema de visas para trabajadores agrícolas temporales, categorizada como H-2A, de la administración estadounidense.

Estados Unidos instituyó en 1943 las visas H-2 para trabajadores extranjeros temporales sin calificación y en la década de los 80 estableció las categorías H-2A para el campo y 2B para otras labores, como jardinería, construcción y personal hotelero.

Esas visas facilitan que tandas de ciudadanos mexicanos, sobre todo del área rural, migren por temporadas a realizar labores agrícolas en el país vecino, en forma regular, con la intermediación de empresas reclutadoras y el destino en explotaciones   incluidas en una lista.

En 2016, el estadounidense Departamento Transporte multó a VCH, basada en el estado de Florida, con 22 000 dólares por un accidente de bus en el que murieron seis trabajadores del programa, cuando regresaban de Monroe (Michigan) a México.

Dos años después, la División de Salarios y Jornadas del DOL vetó a VCH y su propietario por tres años debido a violaciones al programa en el estado de Carolina del Norte, como falta de reembolso de gastos de viaje y de registros de nómina y jornadas laborales. Empero, ambos siguieron en el sector.

La odisea de los trabajadores comienza en México, donde son reclutados por contratistas individuales –trabajadores o antiguos trabajadores de un patrón estadounidense, colegas, parientes o amigos, en sus comunidades de origen-–o por agencias privadas estadounidenses.

Problema estructural

El caso de Reyes exhibe los problemas de explotación laboral, trabajo forzoso y riesgo de trata de personas a los que los participantes en el programa H-2A están expuestos, sin que las autoridades mexicanas y estadounidenses intervengan para prevenir la violación de derechos humanos.

Defensores de los derechos de estos trabajadores circulares y expertos señalaron un empeoramiento de las condiciones laborales, alertaron de la amenaza de trata de personas y trabajo forzoso, y denunciaron la impunidad reinante.

Para Lilián López, representante en México del estadounidense Proyecto Polaris, el diseño y operación del programa redundan en alto riesgo de trata de personas y trabajo forzoso, por factores como la falta de supervisión y la injerencia de los reclutadores.

“La vulnerabilidad económica coloca a los migrantes en situación de riesgo, pues muchos trabajadores se endeudan para llegar a Estados Unidos, y eso les da muchísimo poder a las agencias. Pueden imponer cualquier tipo de requisitos para acceder a esos empleos. A veces, los reclutadores hacen ofertas más atractivas de lo que en realidad son. Eso es fraude”, señaló a IPS en Ciudad de México.

El registro de llamadas a la Línea de Atención Nacional de Trata de Personas de Estados Unidos, operada por Polaris, refleja el aparente incremento del flagelo. Entre 2015 y 2017, 800 personas con visas temporales, de las cuales 500 eran H-2A, se comunicaron a su número y entre 2018 y 2020, 2890 personas, un incremento de 360 %.

Para Evy Peña, vocera del mexicano Centro de los Derechos del Migrante, los sistemas de trabajo temporal están diseñados para beneficiar a los empleadores, quienes tienen todo el control, junto con los reclutadores.

“Desde el momento en que son reclutados, no hay transparencia. Hay falta de supervisión del DOL, hay partes del reclutamiento que deben ser supervisadas por el gobierno mexicano. Hay cosas que el gobierno mexicano tiene que resolver en su propio territorio”, explicó a IPS desde la norteña ciudad de Monterrey.

Su diagnóstico es contundente: la situación ha empeorado, por la pandemia.

Estados Unidos y México han idealizado el programa H-2A, pues resuelve falta de empleo en zonas rurales, fomenta el envío de remesas que le dan oxígeno financiero a esas áreas y atiende una demanda vital en centros productores de alimentos que proveen a los hogares estadounidenses.

Pero los costos humanitarios son altos, como atestiguan los casos revisados. La mexicana Secretaría (ministerio) del Trabajo y Previsión Social registra 369 agencias de colocación laboral en 29 de los 33 estados mexicanos. Para enrolamiento de mano de obra al extranjero, operan siete –cuatro en Ciudad de México–, cantidad pequeña en comparación con las miles de visas emitidas en 2021.

Por su parte, el DOL reporta 241 reclutadores autorizados en esa nación y que trabajan para un puñado de empresas estadounidenses.

Las autorizadas en México no aparecen en el listado estadounidense y viceversa, en otra muestra del escaso intercambio de información entre ambos socios.

La cantidad de visas H-2A para trabajadores mexicanos viene en aumento, pues en 2020 el gobierno estadounidense autorizó 201 123, una alta cifra empujada por la pandemia. Esa cifra creció 22 % en 2021, al llegar a 246 738.

En los primeros cuatro meses del año, los consulados estadounidenses en México entregaron 121 516 visas de ese tipo, 18 % más que en el mismo lapso de 2021, cuando concedieron 102 952.

En 2021, los estados más demandantes de mano de obra mexicana fueron Florida, Georgia, California, Washington y Carolina del Norte, en actividades como agricultura, manejo de equipo agrícola y construcción.

En ese contexto, Estados Unidos y México acordaron la entrega de otras 150 000 visas para trabajadores temporales, en un intento por mitigar la migración forzada desde el sur, que incluirá también a temporeros centroamericanos.

Los detalles de esta ampliación los anunciarían los presidentes Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador en una reunión que sostendrán el 12 de julio en la Casa Blanca y que tendrá la migración como uno de los temas principales de la agenda.

Trabajadores agrícolas mexicanos esperan que les hagan una prueba de covid-20 en 2020 en Immolakee, una localidad del estado de Florida, en el sureste de Estados Unidos. La pandemia golpeó duramente a los portadores de visas H-2A, destinadas principalmente a trabajo agrícola temporal. Foto: Médicos Sin Fronteras

Indiferencia

Lidia Muñoz, doctorante de la estadounidense Universidad de Oregón y quien ha estudiado el reclutamiento laboral, subraya que en México no hay políticas al respecto, a pesar de que el gobierno conoce el problema.

“Hay reglamento para agencias (de contratación) que no se sigue a la letra. La mayoría de enganchadores no está registrada. Los intermediarios son los que más ganan. No hay supervisión adecuada”, aseguró a IPS desde la estadounidense ciudad de Portland, la mayor ciudad del estado de Oregón.

El artículo 28 de la mexicana Ley Federal del Trabajo, de 1970, regula la prestación de servicios de trabajadores contratados dentro de México para labores en el extranjero, pero en la práctica no se cumple.

Esa norma obliga al registro de los contratos ante las autoridades laborales, el depósito de una fianza para garantizar su cumplimiento, la responsabilidad del contratista extranjero de asumir gastos de transporte, repatriación, alimentación del trabajador y de inmigración, así como pago del salario íntegro, indemnización por  riesgos laborales y acceso a vivienda adecuada.

Además, el trabajador mexicano tendrá derecho a seguridad social para extranjeros en el país donde ofrezca sus servicios.

Si bien el gobierno mexicano podría recurrir a tal artículo para resguardar los derechos de los migrantes, se ha negado a aplicarlo.

Entre 2009 y 2019, la Secretaría del Trabajo realizó 91 inspecciones a agencias de colocación laboral en nueve estados e impuso 12 multas por unos 153 000 dólares, pero ninguna a vinculadores con trabajadores circulares. Además, los registros del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje no contienen demandas laborales por quebranto a esa regulación.

México es parte del Convenio 96 sobre las Agencias Retribuidas de Colocación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que violaría por los incumplimientos con los trabajadores temporales.

Además, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) ignora a cuántos trabajadores bajo H-2A ha asistido mediante la atención consular. Asimismo, no sabe a cuántas demandas ha asesorado.

El consulado en la estadounidense ciudad de Denver recibió tres quejas laborales, fechadas el 25 de julio, 12 de agosto y 28 de octubre  de 2021, que canalizó a “aliados especializados en la materia, quienes brindaron la asesoría correspondiente a los interesados”, según una respuesta de SRE a una solicitud de información de IPS.

El consulado en Washington captó “reportes verbales anónimos” sobre temas laborales, que trasladó a organizaciones de la sociedad civil para que “se proporcione el acompañamiento correspondiente”.

Los equipos consulares han estado activos en algunas zonas estadounidenses en 2021. Por ejemplo, funcionarios mexicanos hicieron recorridos en ocho corporaciones entre mayo y septiembre de 2021 en Denver, en el estado de Colorado.

En Filadelfia, hubo visitas a 12 compañías entre abril y agosto de ese mismo año. En Milwaukee, se hicieron presentes en 26 empresas entre junio de 2021 y abril de este año, repetidos en Washington en seis centros de trabajo entre agosto y octubre de 2021. Sin embargo, se desconocen los resultados de esas visitas.

Por parte de México, este país incumple los “Principios generales y directrices para la contratación equitativa” de 2016, de la OIT.

Esa guía estipula la contratación apegada a derechos humanos, acuerdos voluntarios, libres de engaño o coacción; condiciones de empleo específicas, verificables y comprensibles, sin cobros anexos ni inmovilidad laboral.

A Ariel Ruiz, analista del estadounidense Instituto de Política Migratoria, le preocupa la expansión del programa sin mejoras en derechos.

“Hay violaciones a derechos laborales antes de llegar a Estados Unidos, en el reclutamiento suele haber pagos ilegales, seguimos escuchando reportes de que los empleadores intimidan a los trabajadores”, enumeró para IPS desde Washington.

“También hay problemas en acceso a servicios de salud y representación legal” en caso de abusos, añadió el analista del Instituto no gubernamental.

Judicialización

En la última década se han presentado al menos 12 demandas de trabajadores del programa en contra de empleadores interpuestas ante tribunales estadounidenses.

Para Muñoz, la especialista de Oregón, los juicios pueden ayudar a reformar el sistema.

“Ha habido casos que han derivado en entrega de visas para víctimas de trata. Pero es difícil ver cambios en Estados Unidos. Pueden ser posibles en la supervisión. Han surgido cambios legales por el robo de salarios a los trabajadores”, previó.

López, de Polaris, valoró las querellas, pero aclaró que no resuelven los problemas sistémicos. “Lo que se necesita es reformar de raíz el sistema”, planteó.

Estados Unidos ha hecho una prioridad la libertad sindical en México. Por ello, Peña pidió que atienda también la situación de las visas H-2A.

“Si toman con seriedad la mejora de derechos laborales, no pueden dejar de lado la responsabilidad que tienen con los trabajadores migratorios. Es como crear un estándar doble”, cuestionó.

Mientras Estados Unidos y México van a ampliar el programa de visas temporales a América Central, los especialistas consultados temen que en esa proporción se extiendan los abusos.

***

Este reportaje fue producido con apoyo de  las organizaciones Dignificando el Trabajo e Iniciativa Arropa de la Fundación Avina en México.

Fuente: ips.net

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: