Connect with us

La red en lucha

Resistencia brasileña: El otro Río de Janeiro

La resistencia en Río de Janeiro se organiza con maestros, trabajadores, estudiantes y opositores a la especulación inmobiliaria pese a la represión.

Avatar

Published

on

DSC_0465

Marcha el Día del Maestro en Rí de Janeiro. Foto: Sergio Ferrer

Por Sergio Ferrer

1 Mariana Criola presente

Desde el lugar a donde llegué el primer día se puede ver a lo lejos el Cristo de Corcovado. El calor no es sofocante, enciendo la televisión y me encuentro con cuatro canales en los que se promocionan distintas religiones. Por alguna razón, el televisor se apaga.

La razón fundamental del viaje es la asistencia a la Conferencia Internacional de Periodismo de Investigación cuya sede principal fue la Universidad Católica Pontificia de Río. Al estar en la fila de registro un joven me dio una hoja.

En ésta, preguntan “¿Cuándo la prensa comenzará a investigar a sus patrocinadores?” Después se lee que la compañía minera Vale y la constructora Odebrecht, que figuran dentro de los patrocinadores de la conferencia, están envueltas en acusaciones de espionaje contra movimientos sociales.

En un listado, mencionan que estas compañías han usado métodos ilegales tales como, operaciones encubiertas, obtención de datos privados, robo de oficinas, amenazas a activistas, entre otras, para obtener información de grupos organizados como el Movimiento de los Trabajadores sin Tierra o Xingo Vivo que se opone a la construcción de la planta hidroeléctrica Belo Monto, entre otros.

También hay acusaciones del acceso ilegal a bases de datos del gobierno por parte de estas compañías para obtener datos confidenciales de ciudadanos. El documento pregunta si los periodistas tienen la libertad y poder para publicar las irregularidades de estas empresas.

Dos enlaces al respecto son: www.global.org.br y antingidospelavale.wordpress.com; vaya notición que me recibe. A partir del documento, logro dar con el Facebook de Global y me encontré con que ese mismo día, 12, se celebraría un aniversario de un Ocupa en el centro de la ciudad.

Pregunto por la dirección a personas de una cafetería de la universidad y me explican cómo llegar en transporte público, “guarda tu dinero, cierra tu bolsita, lleva lo necesario”, me recomendaron. Nunca había ido a un Ocupa, nunca había estado en Río.

Llega la tarde y camino preguntando por el número de ruta que me lleva, después de varias cuadras llegó a la parada de la estatua de Miguel Couto, no sin antes ver cómo un joven enojado rompe sus chanclas y reclama algo a los policías que sólo lo miran, se va.

Me subo, cobran dos reales con 75 centavos. Al llegar a la parada cercana a mi destino, me avisan que es cruzando la avenida, en ese momento, comienzo a registrar en mi mente las similitudes de las ciudades, para cruzar la vía lo tienes que hacer corriendo, seas mujer mayor, niño o adulto, no hay paso peatonal, uno dos, ¡a cruzar!.

Camino y llego a un lugar que me recuerda al metro Tacuba, cervecerías, ruido, base de transporte, sigo el paso y por un momento no veo nada cercano, está solo, miro a un joven y le pregunto por el número 49, “yo también lo estoy buscando”, pronto llegamos al lugar.

Celebración Ocupa. Foto: Sergio Ferrer

Celebración Ocupa. Foto: Sergio Ferrer

El Quilombo de las Guerreras, espacio colectivo contra la especulación inmobiliaria

Es un construcción de varias décadas, subo la tercer piso y está una fiesta, hay niños jugando. Es día de celebración, hay señoras, jóvenes, estoy que no me la creo, pero antes paso al baño. Ya con varios minutos en el lugar, le pregunto a la mujer que lleva el audio si podría presentarme a alguien para una entrevista. Me lleva a donde están reunidas varias personas de pluralidad sexual.

Él acepta, es un hombre alto de más de cuarenta años, su nombre es Roberto Gómez Santos y es habitante del “Quilombo das Guerreiras”, que era un antiguo complejo alemán pero que desde 2006, un movimiento encabezado por mujeres decidió ocupar.

Son un colectivo autogestivo que cuentan con una persona que coordina el lugar en el cual viven 40 familias, alrededor de 150 personas. Este Quilombo está en peligro, al igual que sus moradores, porque la edificación fue comprada por el multimillonario estadunidense Donal Trump, quien quiere construir las Trump Towers, un complejo que incluya cinco edificaciones.

Sin embargo están en resistencia, resistencia auténtica, un día con agua una semana sin ella, un mes sin luz, personas que se han enfermado pero es “resistencia pura”, dice Roberto que agregó que varias razones que los motivan a seguir con las luchas de los indígenas, los profesores, las mujeres, los negros, la población gay; las diversas luchas que los motivan a no desistir.

Un planteamiento de este Ocupa es que los trabajadores, incluidos varios que construyeron la ciudad, tienen derecho a vivir en el centro de esta, no ser arrojados a la periferia por un sistema que oprime a través de gobierno corrupto, entreguista y empresarios que quieren correr del mismo lugar donde nacieron a los brasileños de Río.

Roberto afirma que tiene una vía de organización para la morada popular a través de organizaciones como la CMP o la UNMP, existe un proyecto nacional llamado Quilombo de Gamboa que busca integrar a 116 familias. ¡Luchar siempre, desistir nunca por más difícil que parezca! Señaló tras reconocer que por más difícil que parezca mantener un espacio donde viven tantas personas de forma colectiva, es posible, “en el Quilombo das Guerreiras las decisiones se toman en colectivo aunque sea complicado así es en todas las familias, nosotros estamos en la lucha y vamos a seguir así”

En este Ocupa ubicado en la rua Francisco Bicalbo #49 hubo comida, baile, juegos, música, incluida una sesión del grupo Anarcofunk, varios percusionistas y mujeres cantantes con ritmo, ánimo y lírica de resistencia en el espacio que funge como auditorio adornado por fotografías, dibujos y hasta muñecos zapatistas.

La resistencia es fiesta también Foto: Sergio Ferrer

La resistencia es fiesta también Foto: Sergio Ferrer

2 Pela autonomía da Universidade Indígena, Aldeia Maracaná

Mi último día en Río de Janeiro, despierto en el barrio Santa Teresa cerca de Lapa. Mi amiga y su hija me llevan en metro a Maracaná, ¿gol? No. A metros de uno de los estadios de futbol más conocidos del mundo. Existe un antiguo edificio que resguarda la dignidad de pueblos indígenas, de las mujeres, de los que luchan.

Se trata de la aldeia Macaraná, un proyecto que inició hace siete años con el afán de que se reconozca el territorio indígena que un día ocupó el lugar donde ahora están llenando para los espacios deportivos, lo cual incluye una Universidad Indígena Autónoma.

En el lugar había niños, hombres trabajando, mujeres realizando diversas tareas, una de ellas, voluntaria, nos muestra el espacio destinado para funcionar como biblioteca, la sala de cine, el aula donde se enseña entre otras lenguas el guarany, la sala de reunión de mujeres, “los indígenas no solo viven en el Amazonas, hay en muchos lugares, también aquí en Río”, indicó nuestra anfitriona.

La madrugada del 22 de marzo de 2013, la policía rodeó el lugar, que antes tenía mucho más espacio al aire libre pero fue cercado, y al amanecer entraron para sacar violentamente a los habitantes de este espacio, un músico indígena recordó que a una niña de tres años un policía le roció gas pimienta en la cara directamente a la pequeña.

Una máquina destruyó los árboles, aventaron grava a las plantas medicinales, frutales, acabaron con una construcción indígena que ahora está en remodelación, sin embargo el 5 de agosto consiguieron regresar e iniciar con la reparación de lo destruido.

El maestro del pueblo Guayayara, detuvo su actividad para contar que el terreno donde estábamos parados es territorio indígena, una tierra ancestral con miles de años de historia pero el gobierno ha desconocido dichos antecedentes.

Un ave replica fuerte, es el maracaná que cuando siente mayor ánimo de las personas más ruido hace, nos dice el maestro que ratifica la lucha para que el predio sea reconocido para la educación de los pueblos originarios de Brasil.

Nos contó que han tenido reuniones con otras luchas de movimientos sociales, incluso con simpatizantes del movimiento zapatista, y luchadoras sociales de otros países. El sábado anterior hubo oración e incluso observaron un calendario maya.

“En toda América Latina no hay diferencia en la lucha contra el capital especulativo, los pueblos originarios están intentando sobrevivir y en todos los lugares sufren los mismo ataques de las mega empresas, los agro negocios, en México, Colombia, Venezuela, Perú, Bolivia, y más lugares incluido Brasil, hay una lucha justa, los invitamos a que vengan y nos visiten, también mandamos saludos a los pueblos de México, a los pueblos de La Montaña”, dijo el maestro.

Si matan a un indio vendrán otros más, somos fuertes tenemos dignidad y estamos luchando contra quienes nos quieren eliminar, están destruyendo nuestras casas, los madereros, las agroindustrias con plantaciones de Soya…” me habría dicho en el Quilombo un artesano indígena cuya mirada no se me olvidará.

Al respecto de la situación de algunas de las tribus indígenas del Amazonas, el sitio con mayor diversidad y agua dulce del planeta, Mirima Leitaó presentó su investigación “paraíso sitiado” que realizó para O Globo, misma que pueden consultar en la red, acerca de la situación de una reserva ecológica cuyo territorio habitado por indígenas está siendo abusado.

Antes de iniciar con el relato de la marcha, diré algo muy breve sobre la situación que se vive en las favelas. Raquel, integrante de la organización comunitaria Favela Náo se cala, relató que a las favelas ha llegado la Unidad de Policía Pacificadora, una policía integrada por militares que aunque aparentemente funciona como policía de proximidad, han matado a gente inocente principalmente a jóvenes.

El gobierno bajo las presiones de la FIFA, de quienes dirigen los Juegos Olímpicos y de empresarios están buscando poner un aparente orden a base de violencia sin dejar de lados distintas reformas legales que repercuten en el sector social pobre y marginado, estableciendo una dictadura en contra del pueblo.

Maestros por la educación pública en Brasil. Foto: Sergio Ferrer

Maestros por la educación pública en Brasil. Foto: Sergio Ferrer

3 Educação em greve

Un camión con poderosas bocinas se va ubicando en la marcha del Día del Maestro que en Brasil se celebra el 15 de octubre. Se observan a docentes de todas las edades, a la ciudadanía que corea con ánimo las consignas de lucha, es una marcha llena de vida, con baile, con júbilo que poco a poco va marchando por una avenida del centro de la ciudad.

Los maestros acusan al intendente Paes y al gobernador Cabral de utilizar el dinero para beneficio de los ricos y corruptos lo cual se ve reflejado en aulas repletas de estudiantes, el retiro del derecho a la educación, establecen planes de carrera que destruyen al 93 por ciento de trabajadores.

En un volante, señalan que son verdaderas saunas las aulas por la carencia de infraestructura educativa lo que también a generado en los estudiantes problemas de aprendizaje o neurológicos que afectan su educación y vida diaria.

Cabral y Paes, están promoviendo la mayor destrucción de la educación en la historia de Río de Janeiro, además, también los destruyen físicamente enviando a la policía para arremeter contra quienes se manifiestan, lo cual incluye el espionaje y contrainsurgencia de la CEIV (Comisión Especial de Investigación de Actos de Vandalismo).

Los maestros agrupados en el Sindicato Estatal de los Profesionales de la Educación (SEPE) no habían tenido una huelga desde hace 19 años. En la marcha también estaban diversos grupos y organizaciones como los Trabajadores sin tierra, homosexuales, el Frente Independiente Popular, entre varios más.

Uno de los frentes de la marcha es el Black Block, conformado por grupos de jóvenes anarquistas (y este nombre no con el significado que le quieren dar los medios monopólicos o los terroristas verbales) punks, deportistas que andan en patineta, revolucionarios, que se conjugan con cierto orden.

Observé muchos adolescentes, jóvenes politizados con una idea de lucha, sabedores que su futuro está en juego, al llegar a la cámara local, antes de que se diera la represión policiaca, hubo estallidos cerca de donde se encontraba el grupo. Escuché la voz de dirigentes y de la mayoría que pedía a quienes querían ver qué ocurría regresan, ante los evidentes ataques de la policía secreta.

Aunque haya quienes les parezca que esta rebeldía no tiene significado tendrían a bien analizar el esfuerzo que están haciendo los jóvenes y adolescentes de luchar por una vida de no esclavitud, enajenación, por una vida libre que mucha gente aparentemente disfruta, desde su cárcel invisible.

En la marcha encontré a un grupo de enfermeras y médicos que atienden las manifestaciones. Uno de ellos comentó que la mayor dificultad que tiene la población en conseguir una perfecta comunicación con las fuerza de seguridad, en marchas anteriores, notaron que los manifestantes estaban tranquilos y la policía atacó, sin motivo aparente.

Los socorristas voluntarios están dispuestos a atender sin importar raza, credo o situación, dan los primeros auxilios antes de la llegada de las ambulancias oficiales. Respecto al Black Block aseguraron que son un grupo responsable de la seguridad de los manifestantes pero que existen infiltrados que se visten como ellos para promover la confusión entre la población de quienes son el bloque negro.

Es una realidad la policía infiltrada y los agentes que toman fotos muy cercanas a las Black Block Girls y a los adolescentes que se expresan bajo lo que debería ser el respeto a sus derechos humanos, no a criminalizar para sostener políticas que agreden a la población. Gas pimienta, balas de goma, son utilizadas por la policía, según los socorristas, hay casos de gente que ha perdido la vista, que ha sufrido heridas por el uso de este tipo de armas por parte de la policía.

Prevén que las marchas continúen porque además del ejercicio del derecho de expresión la gente está peleando también por su derecho a patrimonio, derecho a vivienda… No habrá Copa, no habrá Copa, Cabral es dictador, Cabral es dictador, muchas consignas en el país gobernado por Dilma Rousseff.

No me quedé hasta el final de la marcha, tenía que partir, pero tristemente leo en el internet que hay jóvenes, adolescentes encarcelados bajo una nueva ley que marca delitos para los cuales no hay derecho a fianza, y que tendrá entre sus objetivos reprimir hasta más no poder a la juventud, reprimir la vida, reprimir la libertad.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

España

Autoritarismo del Estado español reprime la libertad de expresión: caso Hásel

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

En definitiva, el ominoso encarcelamiento del rapero español Pablo Hasél por sus canciones críticas al régimen de su país y por las que fue acusado de los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y contra las instituciones del Estado, nos obliga a entender por mínimo que sea qué ocurre al respecto en suelo ibérico.

Y para ello, es importante revisar la información que nos proporciona Amnistía Internacional en su sitio web de España (nota del 10/02/21). En dicho sitio nos enteramos de que el Estado español ha firmado diversos tratados internacionales que garantizan el derecho a la libertad de expresión, tanto para buscar o recibir como para difundir información o ideas. 

No obstante, en el Código Penal español existe el artículo 578, que prohíbe el enaltecimiento del terrorismo, sin cumplir con normas internacionales en su formulación, y que permite múltiples interpretaciones dependiendo de quién es el sujeto que acusa y quién es la persona acusada. Por ejemplo: en tanto que Hasél es encarcelado, una manifestación pronazi y abiertamente antijudía transcurrió sin mayor problema por esos días.

Más aún, es relevante señalar que ha habido alrededor de 82 españoles condenados por enaltecimiento del terrorismo en el lapso de 2016 a 2020, sobre todo por expresarse en redes sociales a través de mensajes, imágenes, videos, canciones u otros medios propios de ese tipo de formas de comunicación.

Cabe agregar que dentro de los compromisos signados por España con respecto al ejercicio de la libertad de expresión existen algunas limitaciones, considerando el derecho internacional, las cuales deben ser establecidas en la ley de una manera absolutamente clara y accesible, con la única condición de perseguir fines legítimos específicos, como la preservación de la seguridad nacional y el orden público, y proteger los derechos de otras personas en los casos de apología del odio. Además de cumplir con ser manifiestamente necesarias y proporcionales.

En suma, que no se respetan dichas limitaciones, y que fundamentalmente deberían esgrimir los encargados de la administración de la justicia que sólo se penalizará la incitación directa a la violencia. Por esto y lo anterior referido,  “Amnistía Internacional considera que usar el Código Penal (español actual) con el propósito o efecto de inhibir la crítica legítima viola la libertad de expresión”.

Por otro lado, es necesario añadir que España ha sido condenada en tres ocasiones por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en 2011, 2016 y 2018, por aplicar y sentenciar a sus ciudadanos en términos del numeral correspondiente al delito de injurias a la Corona, lo cual se traduce en flagrante violación del artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Como bien se desprende, el autoritarismo del Estado español es innegable. Prácticamente no se puede realizar crítica alguna a través de redes sociales o por otros medios a las instituciones gubernamentales, sobre todo por personas y grupos de filiación de izquierda, o por gente común, como tampoco por artistas, cantantes, actores y periodistas. Y todo esto es sumamente cuestionable e inadmisible.

Mientras tanto, Pablo Hasél se encuentra preso. Y ahora le han imputado un nuevo delito, el de obstrucción a la justicia y amenazas, por el cual tendrá que purgar una pena de dos años y medio, que se suma a los nueve meses de prisión, seis años de inhabilitación y al pago de 30,000 euros de multa por los delitos arriba señalados. En medio de una serie de muestras de protesta por varias ciudades de España por jóvenes que exigen su libertad inmediata, quienes han sido objeto de violencia desproporcionada por parte de los cuerpos policiacos.

Continue Reading

La red en lucha

Feminicidio de Úrsula Bahillo reaviva protestas contra el sistema judicial y la policía de Argentina

Avatar

Published

on

La autopsia al cuerpo de Úrsula Bahillo, la joven argentina, que fue asesinada a puñaladas el 8 de febrero, por su exnovio -Matías Ezequiel Martínez, de 25 años, policía en Rojas-, indicó que la causa de muerte fue “secundaria a lesión por arma blanca de estructura vasculares de cuello, generando shock hipovolémico con escasa agonía, aunado a las lesiones punzocortantes observadas en región abdominal y dorsal”, es decir, tres puñaladas en el cuello y otras diez en el abdomen y la espalda.

El asesinato de Úrsula, de 19 años, en la zona rural de Guido Spano por su expareja, provocó una multitudinaria movilización al día siguiente frente a la comisaría de la ciudad bonaerense de Rojas, y hoy los vecinos volvieron a movilizarse para pedir justicia por el feminicidio.

Úrsula denunció 18 veces que estaba en peligro. Le hizo saber a la Justicia que su vida corría peligro. Su agresor ya tenía antecedentes, pero ninguna a ninguna de las denuncias se le dio seguimiento por parte de las autoridades. Solo lo trasladaban de jurisdicción, e incluso tenía una orden de restricción que también ignoró la policía después de que la joven lo denunciara.

Movilización #JusticiaPorUrsula. La convocatoria se realizó por las redes sociales y con el hashtag #JusticiaPorUrsula, que convocó a reunirse a las 17 frente a la Plaza San Martín y continuó en las puertas de la comisaría local.

En medio de serios enfrentamientos con el personal policial, los familiares y amigos de Úrsula Bahillo reclamaron la indiferencia de la policía ante las denuncias contra el victimario, que además es miembro de la fuerza de seguridad bonaerense. Señalan que claramente hubo inacción de la policía durante el fin de semana, cuando la joven quiso hacer otra denuncia.

Me callé siempre hasta que me vi muerta, por eso lo denuncié”, fue el mensaje que poco antes de ser asesinada envió la víctima a una de sus amigas, a quien le relató las agresiones sufridas perpetradas por su expareja.

Esta tarde, cientos de habitantes de Rojas volvieron a manifestarse, esta en vez en forma pacífica, para exponer que la falta de apoyo judicial y policial permitió este femicidio. La víctima, hija de un reconocido comerciante local, había intentado denunciar nuevamente a su exnovio, el policía Matías Martínez, el pasado fin de semana, pero no fue escuchada en la sede de la comisaría de la Mujer.

El agresor de Ursula protegido por la policía. “Un agresor no puede estar protegido por la misma fuerza que lo tiene que castigar”, asegura Ada Rico, titular de la ONG Casa del Encuentro, pionera en la elaboración de estadísticas sobre feminicidios en Argentina. Entre 2010 y 2020, en Buenos Aires y su región metropolitana, 48 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas policías. Rico advierte que para las mujeres maltratadas es muy difícil dar el paso de denunciar y la dificultad aumenta si el acusado es policía porque a menudo sus compañeros lo encubren.

Una de las veces que Bahillo se acercó a denunciarlo a la comisaría de la mujer no le tomaron declaración porque “era fin de semana”. A Martínez le dieron una baja psiquiátrica. Indicios para que hubieran puesto atención desde la primera denuncia.

 

Con información de eltiempo.com

 

Continue Reading

Arteleaks

El Estado español encarcela al rapero Pablo Hasél por críticas al sistema

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

El español Pablo Rivadulla Duró (1988), conocido en el ambiente musical como Pablo Hasél, es un rapero de izquierda que se asume antifascista y ha adoptado el compromiso con sus composiciones en video y mensajes a través de la red social Twitter en denunciar y poner en tela de juicio a los poderes monárquicos, políticos, jurídicos y policiacos de su país.

Y debido a 64 tuits (de 2014 a 2016) y una canción (publicada en YouTube), en donde pone de manifiesto su rechazo a los excesos del poder, ha sido sentenciado a prisión por los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y contra las instituciones del Estado, por lo que deberá someterse a nueve meses de prisión, seis años de inhabilitación y al pago de casi 30,000 euros de multa (es decir, más de 700 mil pesos mexicanos).

Por ello, más de 200 personalidades del cine, la televisión, el teatro y la música, entre ellos Joan Manuel Serrat, Javier Bardem y Pedro Almodóvar, emitieron un manifiesto en favor de Hasél, rechazando de manera tajante su reclusión en prisión y planteando la solicitud de eliminar del Código Penal ese tipo de delitos, “que no hacen sino cercenar el derecho, no sólo de libertad de expresión, sino de libertad ideológica y artística”, tal y como sucede en países como Turquía o Marruecos

Pero van más allá los firmantes al argumentar lo evidente bajo un Estado autoritario:  “el encarcelamiento de Pablo Hasél hace que la espada de Damocles que cuelga sobre la cabeza de todos los personajes públicos que osemos criticar públicamente la actuación de alguna de las instituciones del Estado se haga aún más evidente. Es necesario que se difunda esta situación a nivel internacional, para poner de relieve en qué situación nos encontramos. Somos conscientes de que, si dejamos que Pablo sea encarcelado, mañana pueden ir a por cualquiera de nosotros, así hasta conseguir acallar cualquier suspiro disidente”.

Más aún, la organización Amnistía Internacional se ha pronunciado en el sentido de que el encarcelamiento de Hasél por sus expresiones artísticas es una injusticia, y hace un enérgico llamado al Estado español para que realice una reforma al Código Penal con respecto a ciertos artículos que vulneran el derecho a la libertad de expresión.

“Nadie debería ser procesado penalmente sólo por expresarse en redes sociales o por cantar algo que pueda ser desagradable o escandaloso. No se pueden penalizar expresiones que no incitan de manera clara y directa a la violencia. Si no se modifican estos artículos se seguirá silenciando la libertad de expresión y coartando las manifestaciones artísticas”, subraya Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España.

Incluso en favor del cantante y también poeta se expresó asimismo la diputada del Parlamento Europeo para Dublín, Clare Daly: “Mañana, el rapero catalán Pablo Hasél irá a la cárcel por sus letras. ¿Dónde está el llamado a sancionar a España?” Todo lo cual en el marco de la discusión por amonestar a Rusia debido al arresto de un disidente de ese país, en donde Daly evidencia la hipocresía de los congresistas de ser rígidos contra Rusia pero blandos con países como España o Estados Unidos al violar los derechos humanos de sus ciudadanos.

En definitiva, Pablo Hasél no es más que una víctima del autoritarismo de Estado que rige en España, en donde los excesos del poder son públicos y evidentes, basta revisar algunos medios de comunicación para corroborarlo. Él no miente, sólo dice la verdad de manera visceral.

Y este martes, 16 de febrero, ha sido consumada la ignominia. Ha sido aprehendido por los Mossos d’Esquadra (la policía autonómica catalana) en la Universidad de Lleida, en donde se resguardó acompañado de un centenar de simpatizantes, quienes fueron dispersados con gases.

 

Continue Reading

Trending