Connect with us

Presos con pena compurgada en Atlacholoaya siguen detenidos por años sin beneficio de ley

Más de cien presos del CERESO de Atlacholoaya, en Morelos, piden derechos humanos básicos y atención a sus casos, algunos son culpables fabricados, la mayoría ya ha compurgado sus penas y se encuentran en total abandono legal.

Avatar

Published

on

Por Michel Muñoz y Guadalupe Lizárraga

ATLACHOLOAYA, Morelos.- Más de un centenar de presos que se encuentran en el CERESO de Atlacholoaya, Morelos, piden atención a  sus casos, porque muchos ya compurgaron su pena; algunos desde hace varios años. A la mayoría se les han negado los beneficios de ley y los mantienen en detención ilegal por parte de las autoridades carcelarias. 

En mayo del presente año, estos internos enviaron una carta al subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población, de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, para pedir atención a sus casos, por las violaciones de derechos humanos en las que incurren las autoridades carcelarias. La mayoría de estos presos cuentan con penas ya compurgadas, o dos terceras partes de éstas, pero cuyos beneficios de ley se han negado. Entre otra misiva, dieron a conocer a Los Ángeles Press una lista con los casos especiales por enfermedades graves, casos olvidados y los que ya deberían de estar en libertad por haber pagado su pena.  

En entrevista a Jens Herrera, uno de los principales luchadores por esta causa, acusado por el delito de secuestro por un inculpado y sin pruebas, ha cumplido 22 años de prisión, de 32 a los que fue sentenciado. Enfatizó la falta de atención para este centenar de presos que se encuentra en el abandono legal y algunos con enfermedades terminales o con más de 70 años de edad.

En esta batalla, este grupo de presos obtuvo una buena noticia: a Jesús Ocampo Morales, preso de 80 años que ingresó en 2010, por el delito de violación, se le otorgó el arraigo domiciliario, al contar con leucemia terminal. “Aunque le faltan por compurgar 21 años, podrá morir en paz, en su hogar”, dice Jens Herrera. Este caso es un avance en la lucha por los derechos humanos y por la libertad anticipada para quienes demandan ser considerados sujetos de Derecho, porque “han sido abandonados por el sistema pese a que ya compurgaron sus penas compurgadas, tienen edad avanzada y algunos enfermedades terminales”.

Casos indignantes en Atlacholoaya

Más de 23 años sin sentencia

José Avilés Moreno estuvo desaparecido dentro del sistema carcelario, en El Altiplano de Almoloya de Juárez, detenido desde 1996 por supuesto delito de secuestro. “Era como si no existiera, mi expediente estaba en el archivo muerto, completamente olvidado, no se me autorizaron visitas carcelarias en todo ese tiempo”.

Manuel Tovar, ya fallecido, fue la única persona que lo vinculó a un supuesto secuestro por medio de una foto de un periódico donde dijo haberlo reconocido, pero Tovar fue incapaz de identificarlo de entre diez personas más, después de que el juez le pidiera señalarlo. Aun así, el exmilitar fue encarcelado, sin pruebas, y hasta ahora lleva 23 años con diez meses en prisión preventiva, es decir, sin sentencia.

Tras 16 años de inactividad procesal y abandono legal en el penal de Almoloya de Juárez, Avilés interpuso un amparo en 2017. Antes, un juez, de apellido Arjona, después de conocer su caso, lo trasladó al penal de Atlacholoaya, donde se revisaría su expediente, sin embargo, el juez no pudo dar seguimiento porque fue trasladado a otro juzgado. Así pasaron otros ocho años más, en el abandono jurídico, hasta que contrató un abogado para interponer otro amparo en 2018. Pese a que el Tercer Tribunal Colegiado del Décimo Octavo Circuito Judicial lo aceptó, aún no ha habido respuesta para el recurso de revisión, después de más de un año. Se trata de una de las violaciones de derechos humanos más grandes en México.

Desde Los Ángeles Press se denunció este caso en conferencia matutina del presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, el 29 de marzo de 2019. La respuesta del presidente fue que había dado instrucciones a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, para que se revisaran todos estos casos de fabricación de culpables y de personas que ya compurgaron sus penas y seguían “secuestradas” –dijo el presidente– dentro de los penales. No obstante, hasta la fecha, la situación de José Avilés no ha cambiado ni ha sido visitado por ninguna autoridad de Gobernación.

Junto con José Avilés, fueron coacusados y sentenciados sin pruebas por la misma causa penal, los exmilitares Jens Herrera Guzmán, Edgar Saul Montiel Gómez, Jesús Carvajal Rosales, Sergio Martín Camacho Mendoza, Tirso Zúñiga Vargas, Lucio Bahena Osorio, Arturo Zaragoza Garrido, Armando Sánchez Barbosa.

Doble sentencia por el mismo delito

Juan Salgado Arroyo, acusado de secuestro y sin pruebas, fue detenido junto a otras nueve personas en 2002. Juan declaró que tenía una tienda, donde se congregaba un grupo de presuntos secuestradores a comprar comida para las personas plagiadas. Uno de ellos era su cuñado, por lo que el 19 de julio de ese año, 2002, Juan fue detenido junto con las otras nueve personas, después de que otro de los detenidos declarara que Juan se encargaba de alimentar a las víctimas.

Luego de pocos meses del proceso, todos los implicados salieron en libertad, “por falta de elementos”; sin embargo, Juan fue el único que fue sentenciado a 13 años de cárcel. La irregularidad de su proceso consistió en que Juan fue acusado por otro secuestro, donde presuntamente se implicó con otra banda, por el mismo hecho antes mencionado. Las causas penales son diferentes, y se le dio una sentencia de 13 años para cada causa, por lo que Juan está pagando una doble sentencia por el mismo delito.

Amplían sentencias por cambio de ley

Jorge Morales Serrano, Jaime Giles Hernández, Anastasio Cortés Toledo, Tirso Zúñiga Vargas y el mismo Jens Herrera, quien se ha convertido en un activista por los derechos humanos en la ejecución de la pena de los otros internos, fueron acusados por el delito de secuestro antes del 6 de noviembre de 1996. La ley, en material penal, antes de esta fecha establecía que por el delito de secuestro la pena máxima era de treinta años. Sin embargo, al modificarse la ley en 2005 e incorporarse el concepto de “delincuencia organizada”, las sentencias de los internos mencionados también las modificaron excediéndolas a más de tres décadas, y negándoles el beneficio de ley de la libertad anticipada.

La tortura de Reyna Fierro

Reyna Fierro Castro, aprehendida el 26 de enero de 1996 y acusada por el delito de secuestro, fue una de las víctimas de tortura del excomandante antisecuestro de la Policía Judicial de Morelos, Armando Martínez Salgado. Por la confesión, pese a que fue bajo tortura, le dictaron 22 años de sentencia, que cumplió hasta el 22 de enero de 2018, que fue liberada. No tuvo ningún beneficio de ley, ni defensa de oficio durante su reclusión. Tampoco le autorizaron la aplicación el Protocolo de Estambul. Víctima de fabricación de culpables, por el excomandante Martínez Salgado, Reyna Fierro no ha sido reconocida como víctima por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, ni se han dado las gestiones para la reparación del daño.

Martínez Salgado, director de la Policía Judicial de Morelos en 1998, fue detenido al ser acusado de coludirse con las bandas locales de secuestradores, y por el homicidio calificado del policía José Alberto Guadarrama García. Este caso incluso llegó hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y a través de un acuerdo firmado en octubre del 2003, el gobierno federal y el gobierno de Morelos, reconocieron públicamente su responsabilidad por los hechos relacionados con el asesinato de Guadarrama, e indemnizaron a la familia.

Presos de la tercera edad

Un total de 23 presos de la tercera edad residen en el CERESO de Atlacholoaya, Morelos, la mayoría han sido abandonados legalmente, económicamente y por sus familiares. Jens Herrera indica que, en muchos casos, las familias de los presos prefieren “fabricar” delitos para deshacerse de ellos y librar su manutención. La mayoría de estos internos compurgarían el total de sus penas al superar los 100 años de edad.

La violación a las normas preestablecidas se ha convertido en una práctica constante en Morelos, una violación a los derechos humanos que estos hombres han denunciado durante años y con los pocos recursos que disponen, al interior del penal de Atlacholoaya.

Otro quebranto a las leyes que, según Jens Herrera, ha sido muy recurrente, es que un grupo de coacusados por el mismo tipo de delito son asistidos por un mismo abogado de oficio, lo que representa también una violación al Código Nacional de Procedimientos Penales.

Desde el 30 de marzo de 2017, fecha en la que presentaron su primera petición, hasta el cierre de esta nota, los presos de Atlacholoaya siguen esperando una resolución legal favorable para sus casos, los apodados “culpables compurgados”, pese a que muchos de ellos fueron sentenciados sin pruebas, exigen sus beneficios básicos, así como el acceso a estudios psicológicos, médicos, escolares, pedagógicos o de criminología.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Principal I

Fernández Noroña cometió violencia de género, determina TEPJF

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinó que el diputado federal del Partido del Trabajo (PT), Gerardo Fernández Noroña, incurrió en violencia política de género contra la legisladora federal del Partido Acción Nacional (PAN), Adriana Dávila, por lo que ordenó que le ofrezca una disculpa pública.

La máxima autoridad electoral del país determinó que el legislador petista incurrió en violencia política de género contra la legisladora panista al realizar declaraciones ofensivas en un acto público en el Patio Vitral del Congreso de Tlaxcala en 2019, por lo que deberá ofrecerle una disculpa pública.

En primera instancia el Instituto Nacional Electoral (INE) determinó que el legislador petista incurrió en agresiones política contra Adriana Dávila, por lo que dio vista a la Cámara de Diputados federal para que aplique una sanción correspondiente contra Fernández Noroña.

El TEPJF determinó que el legislador del partido de la estrella tome cursos en línea sobre perspectiva de género para que no vuelva a cometer otras agresiones, por lo que en caso de que incumpla con estas medidas el organismo electoral tomará medidas de apremio como inscribirlo en el Registro de Infractores de Violencia Política contra las mujeres.

Los magistrados del tribunal federal señalaron que no pueden permitir la violencia política de género contra ninguna mujer y por ello aplicaron esa sentencia contra Fernández Noroña, a quien el INE ordenó que ofreciera la disculpa pública, pero se negó a hacerlo.

Según el legislador federal, el INE se “cree la Santa Inquisición”, ya que supuestamente están violando el artículo 61 constitucional, aunque en el evento público en cuestión, aseguró que Dávila estaba relacionada en el delito de trata de personas en Tlaxcala y que era “una bocona”, por lo que la fracción panista interpuso la denuncia en contra de Fernández Noroña.

Continue Reading

Arteleaks

Poeta Amanda Gorman en la inauguración presidencial de Biden: “Incluso mientras lloramos, crecimos”.

Avatar

Published

on

Los Ángeles Press

La poeta Amanda Gorman, de 22 años, ha compuesto y recitado un poema sobre la unidad nacional para la ceremonia de inauguración del periodo presidencial de Joe Biden. La poeta destacó en una entrevista con el New York Times que el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero le ayudó a terminar la composición y varios versos hacer referencia al ataque contra el Congreso. Pero también usó un lenguaje que hace referencia a las escrituras bíblicas y, a veces, eco de la oratoria de John F. Kennedy y el reverendo Martin Luther King Jr.

Comienza preguntando: “¿Dónde podemos encontrar luz? ¿En esta sombra interminable? y usó su propia poesía e historia de vida como respuesta.

“De alguna manera, hemos resistido y hemos sido testigos de una nación que no está rota, sino simplemente inacabada. Nosotros, los sucesores de un país y una época en la que una chica negra delgada, descendiente de esclavos y criada por una madre soltera, puede soñar con convertirse en presidente, sólo para encontrarse ahora declamando para uno”, dijo Gorman.

“Hemos visto una fuerza que destrozaría nuestra nación en lugar de compartirla; que destrozaría nuestro país si ello supusiese retrasar la democracia; y este esfuerzo casi triunfa. Pero aunque la democracia puede ser retrasada, nunca puede ser derrotada”, reza el poema.

Gorman es la poeta más joven que ha participado en una ceremonia de toma de posesión presidencial. Ha recitado su poesía en la Biblioteca del Congreso, el Symphony Hall de Boston, la plataforma de observación del Empire State Building y en todo el país, actuando para políticos como Hillary Clinton, Al Gore y Lin-Manuel Miranda.

Continue Reading

Estados Unidos

Joe Biden, se pronuncia por la Constitución y la democracia, al asumir la presidencia de los EEUU

Avatar

Published

on

Joe Biden asumió este miércoles la presidencia de Estados Unidos en una ceremonia sobria dirigida a reafirmar los símbolos de la maltratada democracia de Estados Unidos en contraste con los últimos cuatro años y el asalto al Capitolio de hace dos semanas. Kamala Harris se convirtió en la primera vicepresidenta de la historia del país, la primera negra y la primera india-americana en ocupar el cargo.

Por María Ramírez
eldiario.es

“Hoy celebramos el triunfo no de candidato, sino de una causa, la causa de la democracia”, dijo Biden. “La democracia es frágil… Y a estas horas, amigos, la democracia ha ganado”.

Biden pronunciaba estas palabras en la misma escalinata donde dos miércoles atrás miles de personas gritaban, rompían ventanas, ondeaban la bandera confederada y mensajes a favor de campos de concentración nazis, los líderes demócratas y republicanos. En el mismo lugar, junto a Biden y Harris, los jueces del Supremo y representantes de todas las instituciones celebraron este miércoles el traspaso pacífico de poderes con cantos de unidad, palomas de la paz y mujeres pioneras. También estaba el vicepresidente saliente, Mike Pence.

El nuevo presidente dijo que tenía puesta “toda su alma” en buscar la unidad de un país agresivamente dividido. “Sé que hablar de unidad puede sonar como una fantasía inocente estos días”, dijo. “La historia, la fe y la razón muestran el camino hacia la unidad… Tenemos que acabar con esta guerra incivil”.

Biden insistió en el valor de los hechos. “Existe la verdad y existen las mentiras, mentiras que se dicen por el poder y el provecho, y cada uno de nosotros tiene un deber como estadounidenses, como ciudadanos, como líderes, de defender la verdad y derrotar las mentiras”.

A los 78 años, Biden ha cumplido el sueño que le contaba a la madre de su novia cuando apenas era un veinteañero y ya quería ser presidente. El sueño que parecía más cerca cuando se convirtió en senador a los 29 años y que le ha costado tres carreras presidenciales a lo largo de una vida marcada por momentos muy dramáticos.

Biden juró el cargo con la mano sobre la biblia que está en su familia de inmigrantes irlandeses desde 1893. Es la misma que ha utilizado para jurar sus cargos de senador y vicepresidente.

Harris, ex senadora y ex fiscal general de California de 56 años, juró con la mano puesta en dos biblias, la de su madrina y la del primer juez afroamericano que llegó al Supremo, Thurgood Marshall. Le tomó el juramento Sonia Sotomayor, la primera latina en el alto tribunal. El marido de Harris, Doug Emhoff, es el primer “segundo caballero” de Estados Unidos.

Harris llegó al Capitolio precedida por Eugene Goodman, el policía del Capitolio que el 6 de enero despistó a los asaltantes para que no llegaran a los congresistas y consiguió evitar lo que podía haber sido una masacre.

La más sobria

La ceremonia fue la más sobria en la memoria, sin público en la explanada delante de la escalinata del Capitolio y con un grupo reducido de invitados para evitar riesgos para la salud pública por la pandemia y la seguridad reforzada por el peligro de ataque terrorista tras el asalto al Capitolio del 6 de enero.

La explanada estaba cerrada y tanto el equipo presidencial como la alcaldesa de Washington y los gobernadores de los estados vecinos Maryland y Virginia habían pedido a los ciudadanos que no se acercaran al lugar de la ceremonia. En total, había poco más de un millar de personas, una escena muy distinta por ejemplo del más de medio millón que acudió a la toma de posesión de Barack Obama en 2009. Todas las personas que estaban en el escenario se habían hecho dos test en las últimas 72 horas para comprobar que no tenían coronavirus.

En lugar de público, había un despliegue de casi 200.000 banderas de Estados Unidos, sus estados y territorios. En lugar del desfile desde el Capitolio a la Casa Blanca por la avenida de Pensilvania que se celebra desde 1873, festejos virtuales con conexiones por todo el país. Por la noche, en lugar de los bailes presidenciales, un programa de televisión presentado por Tom Hanks y con la participación de Bruce Springsteen, Lin-Manuel Miranda, el autor del musical Hamilton, y el chef José Andrés, entre otros.

Como era habitual antes del anterior presidente, la ceremonia tuvo toques simbólicos de esperanza en el futuro y respeto a la historia.

La poeta Amanda Gorman, que con 22 años es la más joven en haber recibido el máximo honor para un poeta del país, recitó “The Hill We Climb” (“la colina que subimos”). Gorman, que es afroamericana, hizo una referencia indirecta al asalto del Capitolio, donde la turba desplegó banderas confederadas y otros símbolos racistas.

“La democracia puede ser periódicamente retrasada. No puede ser permanentemente derrotada”, recitó.

El juramento a la bandera lo leyó Andrea Hall, bombera de South Fulton, en Georgia, y pionera en su ciudad.

Leo O’Donovan, cura católico, y Silvester Beaman, pastor metodista, hicieron las tradicionales plegarias. Los dos son amigos de la familia Biden. El presidente es el segundo católico en ocupar la presidencia de Estados Unidos (el primero fue John Kennedy).

Lady Gaga cantó el himno de Estados Unidos acompañada por la banda de los marines y con gran broche que representaba una paloma de la paz. Jennifer López cantó This Land is Your Land y America the Beautiful, y pronunció unas palabras en español del juramento a la bandera. El cantante country Garth Brooks entonó Amazing Grace.

Unidad bipartidista

El presidente saliente decidió no ir a la ceremonia, algo que no sucedía desde 1869 con la excepción de Richard Nixon (si bien en este último caso las circunstancias fueron distintas porque acababa de dimitir y la decisión fue de mutuo acuerdo con su vicepresidente Gerald Ford). Tampoco estuvo Jimmy Carter, que tiene 96 años y no quiso arriesgarse a viajar por la pandemia.

Pero Biden estuvo acompañado por ex presidentes de ambos partidos y sus esposas: Barack y Michelle Obama, George W. y Laura Bush, y Bill y Hillary Clinton. El grupo acompañó a Biden y a Harris a depositar una corona en la tumba al soldado desconocido en el cementerio de Arlington, a las afueras de Washington.

El recuerdo de los muertos es algo habitual en un país marcado por las guerras. Lo distinto de este año es tener que recordar a tantos muertos por una epidemia que sigue desbocada en el país.

El martes por la noche, nada más llegar a Washington para su toma de posesión, Biden acudió junto a Harris a un homenaje para las 400.000 personas muertas por coronavirus en Estados Unidos. El presidente y la vicepresidenta contemplaron en silencio junto a sus parejas la fuente junto al monumento de Lincoln, iluminada por 400 luces. “Para cerrar las heridas debemos recordar”, dijo Biden. “A veces es duro recordar. Pero así es como se cierran las heridas. Es importante hacerlo como país”.

Para Biden han sido horas muy emotivas. En las últimas horas, ha recordado a menudo a su hijo Beau, que le inspiró en su carrera política y que murió en 2015 por un cáncer cerebral a los 46 años. Beau fue fiscal general y su padre lo imaginaba a él un día como el candidato. En su despedida de Willmington, la ciudad de Delaware donde ha vivido la mayor parte de su vida, dijo, cerrando los ojos para contener las lágrimas: “Sólo tengo un lamento, que él no esté aquí. Deberíamos estar presentándole a él como el presidente”.

Continue Reading

Trending