Premio de Derechos Humanos a Nestora Salgado y a la Comunidad de Cherán

Carlos Ventura (Cencos), Saria Rodríguez (hija de Nestora) y Emiliano Gaytán (Cencos). Foto: Cencos.org
Carlos Ventura (Cencos), Saria Rodríguez (hija de Nestora) y Emiliano Gaytán (Cencos). Foto: Cencos.org

Por Michelle Gastélum

CUERNAVACA, Morelos.- La Fundación Don Sergio Méndez Arceo decidió otorgar el Premio Nacional de Derechos Humanos 2014, a Nestora Salgado García, coordinadora regional de Policía comunitaria y activista de los derechos indígenas, “por su incansable y valiente defensa y promoción de los derechos humanos con su comunidad Olinalá Guerrero”. En la modalidad de grupo, la fundación destacó el trabajo de la Comunidad de Cherán, Michoacán, por la construcción de su autonomía, su organización comunitaria y por su compromiso con la protección de sus habitantes.

En el comunicado público, se destacó el contexto de crisis económica y de cómo el gobierno mexicano ha impulsado y ejecutado reformas legislativas que despojan al país de sus riquezas. A ello se suma la negación de derechos y una vida digna a la ciudadanía. “una Situación que se agrava por la criminalización de las víctimas y la persecución, desaparición y muchas veces el asesinato de luchadoras y luchadores sociales y personas defensoras de los derechos humanos, periodistas y migrantes”, se señala en el comunicado.

La fundación pidió a Saira Rodríguez Salgado, hija de la activista ganadora, asistir a la conferencia de prensa para informar sobre la situación de su madre.

Rodríguez señaló que el Poder Judicial federal reconoció que Nestora Salgado actuaba conforme a derecho, según el sistema normativo indígena, avalado por la Ley regional 701 y el Convenio 169 de la Organización Internacional el Trabajo (OIT), por lo que un juez federal la liberó de los cargos de secuestro agravado y delincuencia organizada por los que estaba detenida desde el 21 de agosto de 2013..

También enfatizó Rodríguez Salgado que la Procuraduría del Estado de Guerrero es quien mantiene la falsa acusación contra Nestora y es el Gobierno del Estado el que pretende desarticular a la Policía comunitaria y a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC).

El propósito del premio, según el comunicado oficial, es reconocer la lucha de la ciudadanía y promover la solidaridad con quienes han destacado en la defensa de los derechos humanos, como es el caso de Nestora Salgado, aún presa en el penal de El Rincón Tepic Nayarit, y el caso de la Comunidad de Cherán, de Michoacán, México. El jurado tomó la decisión el pasado 21 de marzo, y hoy se dio a conocer el fallo a través de una conferencia de prensa en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, sede de la fundación. La premiación será el próximo 3 de mayo, en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, sede de la fundación.

Semblanza de los ganadores 

 

Comunidad de Cherán en constante lucha por su autonomía. Foto: red
Comunidad de Cherán en constante lucha por su autonomía. Foto: red

Comunidad de Cherán, Michoacán

La comunidad de Cherán se encuentra ubicada en la meseta purépecha del estado de Michoacán.

La lucha del pueblo de Cherán surge para defender su medio ambiente y la vida de sus habitantes. Este pueblo purépecha se conforma en una auténtica propuesta de organización y defensa popular autónoma. Una de sus denuncias desde el año 2008 fue la tala clandestina que arrasó poco más de 20 mil hectáreas de las 27 mil que integran el territorio de Cherán. Esta denuncia devino en la defensa organizada de su territorio, lo cual les acarreó múltiples secuestros, desapariciones y muertes de integrantes de la comunidad.

Fueron principalmente las mujeres quienes encabezaron la defensa de la comunidad el 15 de abril de 2011, a raíz de la fuerte indignación por las desapariciones y asesinatos de sus esposos y familiares. Ellas son factor fundamental en el sostenimiento de la comunidad, liderando las fogatas que se hicieron para la protección de la comunidad, participando dentro de las comisiones comunitarias, con un fuerte compromiso y trabajo en las asambleas generales.

En noviembre del 2011, en medio de una jornada electoral nacional, transita hacia un sistema de usos y costumbres y elige a sus representantes municipales sin la participación de partidos políticos. Sólo unos días antes, el 4 de noviembre, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolvió un fallo histórico, con el que reconoció la reivindicación de las demandas del pueblo de Cherán, y sentó con ello un precedente en relación con los derechos que tienen los pueblos indígenas a solicitar la elección de sus propias autoridades, siguiendo para ello sus normas, procedimientos y prácticas tradicionales, con pleno respeto a sus derechos humanos individuales y colectivos. Lo cual no sólo genera efectos en beneficio del proceso autonómico de la comunidad de Cherán . En ese entonces, la comunidad no sólo exigió el respeto y garantía de los derechos humanos del pueblo purépecha, sino también los de todos los pueblos originarios de México. La acción de constituirse legalmente como un pueblo autónomo, demuestra que esta comunidad apuesta por un ejercicio pleno de los derechos humanos, y por la construcción de alternativas de organización social y política.

Actualmente Cherán es gobernado por un Concejo Mayor elegido en asamblea por los cuatro barrios, donde son designados los 12 K’erys (grandes) que estarán al frente durante 4 años. A su vez, las asambleas de barrio eligen a las y los que integrarán la “ronda comunitaria”, que es una especie de policía comunitaria que tiene a su cargo la seguridad de la comunidad.

En Cherán descubrimos la importancia y el gran valor que tiene la preservación de la identidad y las formas de organización ancestrales de los pueblos indígenas de México y la capacidad de construir nuevas formas de organización comunitaria, basadas en el bien común y el cuidado de la madre tierra y sus recursos naturales.

 

Campaña de solidaridad internacional por la liberación de Nesotra Salgado. Foto: cortesía José Jiménez
Campaña de solidaridad internacional por la liberación de Nesotra Salgado. Foto: cortesía José Jiménez

Nestora Salgado García

Desde el compromiso con los pueblos indígenas de Guerrero, Nestora Salgado García, oriunda de Olinalá, Guerrero, ha dado una lucha por la dignidad ante el abuso de poder con los más vulnerables. Nacida el 28 de febrero de 1972, crece en el seno de una familia trabajadora de la tierra. Estudiaba el segundo año de secundaria cuando fue arrancada del hogar materno y traslada a Estados Unidos en vísperas de ser madre. Nestora, en su nueva vida de esposa, madre e inmigrante, pasa las penurias de la violencia doméstica por parte de su primer esposo. Sin embargo, siempre mirando hacia adelante, pese a su corta edad, mientras criaba a sus tres hijas Saira, Grisel y Rubí, obtiene la ciudadanía estadounidense por denunciar su situación.

En una de sus visitas a Olinalá, sufrió un accidente vial que lastimó de por vida su columna vertebral, por lo que en 2004 decidió quedarse en su pueblo natal: Olinalá desde donde empezó a realizar acciones de ayuda comunitaria, especialmente con mujeres de la comunidad que igual que ella eran víctimas de violencia intrafamiliar y que vivían en pobreza extrema. Pronto su casa se volvió un centro de ayuda para la gente más necesitada de Olinalá.

No obstante, la ayuda brindada por Nestora Salgado no era suficiente para el tamaño de la necesidad de Olinalá y sus alrededores. La violencia del narcotráfico y las pandillas empezó a contaminar la comunidad. En los dos últimos años la violencia se intensificó, y en octubre de 2012, llegaron a entrar sicarios a Olinalá a raptar jóvenes, mujeres para abuso sexual y venta de narcomenudeo, y los hombres para entrenarlos como sicarios. El pueblo entró en pánico y las autoridades no hacían nada para detener las desapariciones y muertes. Así que, con el ejemplo de otras comunidades, Nestora Salgado impulsó la creación de la Policía comunitaria de Olinalá, ante la voluntad de un grupo de padres de familia que querían proteger a sus hijos.

Creó una red solidaria entre Estados Unidos y el estado de Guerrero para la comunidad de Olinalá y otras comunidades de La Montaña de Guerrero.Creó comités de apoyo para mujeres indígenas víctimas de violencia doméstica,Organizó la Policía ciudadana de Olinalá, en enero de 2013.

Ha sido víctima de tortura psicológica, han sido violados sus derechos humanos y ha sido criminalizada por defender a la comunidad y organizarla para su propia protección. Sus denuncias y su activismo ha movilizado la conciencia no sólo de Olinalá, sino también de México y las principales ciudades de Estados Unidos donde le han brindado solidaridad.

Desde el 21 de Agosto se encuentra en el penal de máxima seguridad “El Rincón“ en el estado de Nayarit muy lejos de su comunidad de origen y estamos en espera de que el proceso judicial desemboque en la pronta liberación de Nestora Salgado.

Entrega-Premio-Sergio-Mendez (1)

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *