Connect with us

Estados Unidos

Prácticas de tortura de la CIA justificadas por el exdirector Hayden

Técnicas de interrogatorios de la CIA calificadas como torturas por la senadora Dianne Feinstein, son defendidas por exdirectivos de la agencia

Avatar

Published

on

Michael Hayden, exdirector de la CIA. Foto: Libre red

Michael Hayden, exdirector de la CIA. Foto: Libre red

WASHINGTON, DC.- El exdirector de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA), Michael Hayden, ha defendido las prácticas de tortura de esta agencia, tachando de “emocional” el informe del Senado sobre las técnicas de interrogatorio de la CIA.

Hayden hizo referencia a las declaraciones del mes pasado de la presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, Dianne Feinstein, sobre las técnicas de los interrogatorios y aseguró que quiere cambiarlas por supuestos “motivos personales”.

“Esa frase -la motivación para revelar el informe- sólo nos demuestra el sentimiento profundamente emocional que la senadora tiene, pero yo no creo que hable del informe de manera objetiva”, declaró Hayden.

Horas después de estas declaraciones, Feinstein defendió en un comunicado que el informe del comité a su cargo es “objetivo”, se basa en los hechos y se sostiene por sus propios méritos. A juicio de Feinstein, las cuestionables técnicas de interrogatorios constituyen una mancha en el historial de la Agencia, cuya repetición no deben permitir.

La investigación original ha llevado cinco años y consta de 6.200 páginas, en las que se detallan las tácticas de detención en cárceles clandestinas o interrogatorios con ahogamiento simulado de detenidos en la guerras contra el terrorismo islamista.

La publicación del documento debe esperar a que el Buró Federal de Investigación (FBI) y el Pentágono revisen que la información no afecta a la seguridad nacional y a que evalúen el impacto que puede tener en los casos pendientes de juicio contra los detenidos más importante de la Base Naval de Guantánamo (Cuba).

Jalid Sheij Mohamed, uno de los detenidos más importantes del penal, acusado de ser el cerebro del 11S y sobre el que pende una condena a muerte, pasó desde 2003 tres años en cárceles secretas de la CIA y fue sometido hasta en 183 ocasiones al ahogamiento simulado.

Con la llegada del presidente Barack Obama, Estados Unidos puso fin a los interrogatorios forzados, que incluían posturas incómodas, aislamiento, privación de sueño o el uso de perros o música estridente.

Algunas de las filtraciones a la prensa, revelan que la CIA ocultó muchos detalles sobre la brutalidad de sus métodos, la existencia de centros de detención secretos, y atribuyó demasiado crédito a sus tácticas de inteligencia, escudándose en que prevenían complots terroristas y salvaban miles de vidas.

Mientras tanto, la líder demócrata Nancy Pelosi responsabilizó a Dick Cheney, vicepresidente durante el Gobierno de George W. Bush, de manipular la información en torno a las prácticas de la tortura.

Agencias

 

Estados Unidos

EEUU adelanta fecha límite para que todos los adultos reciban la vacuna contra Covid-19

Avatar

Published

on

El presidente Biden ha adelantado la fecha límite para que los estados pongan las vacunas contra la COVID-19 a disposición de todos los adultos estadounidenses. La fecha que se había establecido como límite era el 1 de mayo, sin embargo el mandatario urgió a que fuera el 19 de abril.

Esto se produce al tiempo que los casos de coronavirus siguen aumentando y las variantes continúan propagándose por el país, incluida la variante del Reino Unido, que ya se ha registrado en todos los estados y podría representar el 70% de los casos en el estado de Michigan, que se encuentra en medio de una gran ola de casos. Estados Unidos ya ha administrado más de 168 millones de dosis de vacunas, el número más alto en todo el mundo.

Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud dijo que los países más ricos deben combatir urgentemente la vasta desigualdad en la distribución mundial de las vacunas contra la COVID-19. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló al respecto:

“Aumentar la producción y la distribución equitativa de las vacunas sigue siendo la principal barrera para poner fin a la etapa aguda de esta pandemia. Es increíble que en algunos países los trabajadores de la salud y los grupos de riesgo todavía no hayan recibido una vacuna”.

Brasil registró más de 4.000 muertes diarias por COVID-19 por primera vez desde el inicio de la pandemia, lo que eleva su número total de muertes por coronavirus a casi 337.000, cifra que sólo supera Estados Unidos.

India registró el miércoles un número récord de casi 116.000 casos nuevos, lo que aumenta la cifra total de casos en el país a 12,8 millones desde el inicio de la pandemia, la tercera cifra más alta del mundo después de Brasil y Estados Unidos.

Fuente: Democracy Now!

Continue Reading

Estados Unidos

Centro de detención de inmigrantes en Arizona vulneró derechos de presos sin cumplir protocolos contra COVID-19

Avatar

Published

on

En el estado de Arizona, una nueva investigación reveló que algunos miembros del personal del centro privado de detención de inmigrantes La Palma violaron varios de los protocolos establecidos para evitar la propagación del coronavirus, agredieron verbalmente a los prisioneros y los rociaron con gas pimienta mientras estos se manifestaban de forma pacífica.

El informe de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional indica que el personal del centro de detención La Palma no cumplió con los protocolos de uso de la mascarilla y del distanciamiento social, lo que contribuyó a una propagación masiva de casos de la COVID-19.

También concluyó el informe que el personal se negaba con frecuencia a brindar atención médica a los reclusos y, en muchos casos, no se les proporcionaba la medicación necesaria, incluso la de un paciente con cáncer que se quedó sin medicamentos contra la leucemia, por lo que se tomarán medidas de sanción contra los custodios responsables.

En el estado de California, agentes de la Patrulla Fronteriza deportaron a una solicitante de asilo hondureña a México después de que ella comenzara su trabajo de parto mientras estaba bajo custodia. La mujer había cruzado recientemente a Estados Unidos con su pareja. Finalmente fue llevada a un hospital al sur de la ciudad de Tijuana, donde dio a luz.

Información: Democracy Now!

Continue Reading

Con voz propia

El juicio a Derek Chauvin por el asesinato de George Floyd

Amy Goodman

Published

on

Amy Goodman y Denis Moynihan

Nueve minutos y 29 segundos. Ése es el tiempo que Derek Chauvin, el ex oficial de policía de la ciudad de Mineápolis, quien ahora enfrenta un juicio por matar a George Floyd, mantuvo su rodilla presionada contra el cuello de Floyd el pasado Día de los Caídos. Floyd estaba esposado, tirado boca abajo en el pavimento, sin prestar resistencia y respirando con dificultad, mientras suplicaba por su vida. Las imágenes del incidente grabadas por una adolescente con su teléfono móvil desencadenaron protestas a lo largo y ancho del mundo en reclamo de justicia para George Floyd y por el fin de la brutalidad policial y el racismo sistémico. A lo largo del juicio contra Chauvin, vemos morir a George Floyd, una y otra vez, mientras se reproducen ante el jurado diferentes imágenes del hecho registradas por teléfonos móviles, cámaras de vigilancia y cámaras corporales de la policía.

Quienes fueron testigos presenciales describen con sombrío detalle una escena de linchamiento moderno —a plena luz del día— de un hombre afroestadounidense por parte de la policía. Si bien los testimonios reflejan de manera contundente la violencia policial, también exponen otra faceta de nuestra sociedad que, a pesar de las horribles circunstancias, debemos celebrar: el coraje y la compasión de los transeúntes que presenciaron el hecho, que se arriesgaron a enfrentarse a policías armados e intentaron desesperadamente salvar la vida de un extraño.

Una de las transeúntes que brindó su testimonio en el juicio fue Darnella Frazier: “Escuché a George Floyd decir: ‘¡No puedo respirar! Por favor, quítate de encima. ¡No puedo respirar!’”. Frazier tenía solo 17 años de edad cuando grabó a los oficiales Derek Chauvin, J. Alexander Keung y Thomas Lane mientras inmovilizaban a Floyd en el suelo, y a Tou Thao mientras los cubría, todos robándole a Floyd su vida.

La testigo continuó: “Pedía por su mamá. Estaba sintiendo mucho dolor. Parecía que sabía que todo había terminado para él. Estaba aterrorizado. Estaba sufriendo. Se trataba de un grito de ayuda. Cuando miro a George Floyd, veo a mi papá, veo a mis hermanos, veo a mis primos y a mis tíos, porque todos son negros. Tengo un padre negro, un hermano negro, amigos negros. Veo lo que le pasó a él y sé que podría haberle pasado a cualquiera de ellos.
En el video de Frazier, se escucha a Donald Williams, un luchador profesional de artes marciales afroestadounidense, implorar a los oficiales que dejen de presionar el cuello de Floyd.

“¡No reacciona, hermano! […] ¡Toma su pulso! Toma su pulso, Thao. Thao, toma su pulso. ¡Thao, toma su pulso, hermano!”. Conocedor de las técnicas de estrangulamiento, Williams le gritó a Chauvin que dejara de hacer lo que se denomina “estrangulamiento de sangre”, una maniobra de restricción que corta el flujo de sangre al cerebro. Williams afirmó que Chauvin hizo contacto visual con él al escuchar el término, lo que indica que Chauvin sabía lo que estaba haciendo.

El fiscal le preguntó a Williams sobre la llamada al teléfono de emergencias que hizo después de que el cuerpo de George Floyd fuera retirado en una ambulancia: “Llamé a la policía porque creí haber sido testigo de un asesinato”.

Genevieve Hansen, una bombero blanca y técnica en urgencias médicas del Departamento de Bomberos de Mineápolis, que se encontraba dando un paseo fuera de su horario laboral cuando vio a Chauvin arrodillado sobre el cuello de George Floyd, describió sus intentos de intervenir:

“Me identifiqué de inmediato, porque noté que Floyd necesitaba atención médica. No tardé en darme cuenta de que su nivel de conciencia estaba alterado. Por mi entrenamiento sabía que en esos casos se necesita atención médica de inmediato. Por tanto, dejé de concentrar mi atención en el Sr. Floyd y me enfoqué en cómo acceder al paciente y brindarle atención médica, o cómo instruir a los oficiales a que lo hicieran, pero los oficiales no me dejaron intervenir. Recuerdo que me ofrecí a indicarles lo que debían hacer o les dije ‘Si no tiene pulso, hay que hacerle compresiones’. Y eso tampoco se hizo”.

El fiscal Matthew Frank le preguntó entonces a Hansen: “¿Eso es lo que quería hacer usted?”. Hansen respondió entre sollozos: “Es lo que habría hecho por cualquiera. Se los supliqué y estaba desesperada”.

Uno de los testimonios más impactantes fue el de Charles McMillian, que tenía 60 años en el momento del asesinato y fue uno de los primeros en detenerse cuando ocurrió el incidente. La policía ya le había apuntado con un arma a Floyd, lo había esposado y, a pesar de las súplicas de Floyd porque era claustrofóbico, lo estaban metiendo en el asiento trasero de una patrulla. En el registro de video, se escucha que McMillian le grita a Floyd: “¡No puedes ganar!”, a lo que Floyd le contesta: “¡No estoy tratando de ganar!”. Ésa fue la última conversación que tendría George Floyd. Sin poder contener el llanto, McMillian expresó: “Porque he tenido interacción con la policía, tengo claro que una vez que te meten las esposas, no puedes ganar”.

En conversación con Democracy Now!, Mel Reeves, editor del periódico Minnesota Spokesman-Recorder, el periódico de propiedad afroestadounidense más antiguo del estado, expresó: “La gente se detuvo, pero sólo porque la policía la detuvo”.

Volvamos al testimonio de Darnella Frazier: “He pasado noches despierta disculpándome y disculpándome con George Floyd por no haber hecho más, por no intervenir físicamente y salvarle la vida”. Cada uno de los testigos carga con el trauma de haber presenciado el asesinato de George Floyd.

Este juicio nos muestra el profundo poder de la bondad humana, en cruda yuxtaposición con la crueldad demostrada por Derek Chauvin y los otros oficiales. Sin embargo, la bondad de los extraños no es suficiente para detener la violencia policial. Es hora de implementar leyes de aplicación efectiva y efectuar una revisión radical de los procedimientos policiales. Los movimientos populares y la organización de base son elementos clave para forzar ese cambio sistémico.

Democracy Now!

Continue Reading

Trending