Connect with us

La red en lucha

Policías amenazan y golpean a seis periodistas en Guerrero

En menos de ocho días, federales y municipales han agredido fíasica y verbalmente a seis periodistas de Guerrero

Published

on

Policías de Tlapa entre los agresores a periodistas Foto: Sergio Ferrer

Policías de Tlapa entre los agresores a periodistas Foto: Sergio Ferrer

Incertidumbre y temor entre reporteros de Guerrero

Por Flor Miranda

CHILPANCINGO, Gro.- En menos de ocho días, policías federales y locales  han amenazado de muerte, agredido física y verbalmente a media docena de reporteros del estado de Guerrero, México. Los periodistas ahora temen por su integridad y la de su familia, y por ello responsabilizaron a los cuerpos policíacos, al gobernador Ángel Aguirre Rivero y al Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, de lo que les pueda suceder a ellos y a sus familiares.

Las agresiones contra comunicadores en Guerrero, han aumentado de manera alarmante en la última semana, aunque esta represión contra la libertad de expresión se ha venido presentando desde hace varios años.

Respecto a algunas de las agresiones los reporteros Ezequiel Flores Contreras y José Luis de la Cruz González, este jueves presentaron una queja ante la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Guerrero (Coddehum), por amenazas de muerte y violación a la libertad de expresión en contra del Agente del Ministerio Público Federal, Marco Antonio Huerta Medina.

Se trata del corresponsal en Guerrero de la revista Proceso, Ezequiel Flores, y el fotoreportero del periódico El Sur, José Luis de la Cruz, quienes denunciaron que fueron amenazados de muerte y agredidos físicas y verbalmente por el agente federal.

La narración de los hechos quedó asentada en la denuncia UVG/095/2013/II, donde los comunicadores relatan que la agresión la sufrieron la mañana del miércoles, cuando cubrían la diligencia que realizaron profesores de la CETEG en las instalaciones del juzgado séptimo federal, con sede en esta capital.

Ezequiel Flores relató que el agente federal Marco Antonio Huerta, de manera prepotente tapó con su mano la cámara fotográfica de José Luis de la Cruz, para impedir que tomara fotos a los dirigentes cetegista, «yo se la retiré, y él me respondió con un golpe».

Fue en este momento cuando un efectivo federal adscrito a la Procuraduría General de la Republica (PGR), enfurecido les amenazó de muerte, les gritó y los golpeó.

«Nada más porque están sus compañeros con sus camaritas, si no ya se los hubiera llevado la chingada, pero dejen que los encuentre solos pinches mugrosos muertos de hambre», lenguaje que dijo Ezequiel Flores, «es el que utiliza la delincuencia, ése es nuestro temor».

Siguió denunciando que el policía federal ordenó con palabras obscenas a los policías estatales que los detuvieran, pero que éstos no le hicieron caso, pero después llegaron policías municipales, a quienes también les dio la misma orden, pero le pidieron que presentara cargos y no lo obedecieron.

En la denuncia, el corresponsal de la revista Proceso asegura que ese tipo de agresiones en contra de reporteros es alentada por las declaraciones que hizo a la prensa el gobernador de Guerrero Ángel Aguirre Rivero, en el sentido de que «yo miento en mi información, lo cual no es cierto porque en el caso de las renuncias en su gabinete, se están comprobando».

De estos hechos responsabilizan al gobernador del estado, Ángel Aguirre Rivero, y al Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, y de lo que les pueda pasar a su integridad física y a sus familias en lo sucesivo.

En otro escenario, el pasado martes se cometió otra agresión contra Sergio Ferrer, corresponsal en Tlapa del periódico El Sur y del digital estadounidense Los Ángeles Press, cuando éste intentaba cubrir el ataque cometido por elementos de la policía municipal de dicho municipio, contra maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG).

Según se informó, el incidente se suscitó cuando una comisión de profesores de la Montaña acudió al palacio municipal de Tlapa para tener una audiencia con el alcalde, para exigirle que no realizara el festejo y que mejor destinara el recurso que se gastaría para las mejoras de las escuelas de Tlapa que presentan carencias.

Mientras tanto, afuera se encontraban maestras y maestros que esperaban la salida de la comisión, ellos también exigieron al personal del ayuntamiento que se dejara de repartir los boletos que se rifarían como parte del festejo del Día del Maestro, en ese momento los uniformados empujaron a los manifestantes con lo que se inició el zafarrancho.

Minutos después, los policías comenzaron a agredir a los maestros, con empujones y jaloneos. Entre los maestros y policías quedó el periodista Sergio Ferrer, quien se disponía a tomar fotografías como parte de su trabajo, y de manera sorpresiva un policía encapuchado le dio de golpes con un tolete, lastimando severamente uno de sus brazos.

En el mismo incidente se encontraba el corresponsal de periódico la Jornada, tomando imágenes de lo que acontecía. Ello molestó a los policías, quienes con palabras altisonantes amenazaron al reportero.

En otros hechos, la madrugada del domingo, el fotógrafo y reportero Bernandino Hernández fue agredido en Acapulco por policías federales, y además de golpearlo lo despojaron de seis mil pesos. «Un claro ejemplo de la intención de coartar la libertad de expresión en Guerrero», según denunció.

Entre los atentados contra comunicadores también están las amenazas del jefe de seguridad del gobernador en contra de los fotoreporteros Erick Chávelas y Miguel Morán.

Al igual que las agresiones físicas y verbales que sufrió el corresponsal del periódico El Universal y de la Agencia Periodística de Investigación (API) de parte de policías del Operativo Guerrero Seguro.

Europa

El ‘perro faldero’ de Estados Unidos, Gran Bretaña, avanza para extraditar a Julian Assange

Published

on

By

Si al presidente Biden realmente le importara la libertad de prensa, ya habría cancelado la solicitud de extradición hace meses

Por Peter Oborne

Todos los periodistas de investigación veneran con razón a Daniel Ellsberg, el ex oficial de la Marina de los Estados Unidos que expuso muchas de las mentiras contadas por su gobierno sobre la guerra de Vietnam.

Al filtrar los ‘Papeles del Pentágono’ a The New York Times, Ellsberg reveló el bombardeo ilegal de Estados Unidos sobre Laos y Camboya, y ayudó a poner fin a la guerra.

Cuando el fundador de Wikileaks, Julian Assange, libró su desesperada batalla en el Tribunal Penal Central de Londres para evitar la extradición a los Estados Unidos, Ellsberg trató de acudir en su rescate. Él bien podría. Porque la historia de Julian Assange es una repetición de la acción de Ellsberg medio siglo después.

Ellsberg, como Assange, fue juzgado por espionaje. Ellsberg, al igual que Assange, enfrentó cadena perpetua, sólo para que los cargos fueran desestimados debido a la mala conducta del gobierno en su contra. Le dijo a la Corte de Londres que sentía un inmenso sentimiento de camaradería con el fundador de Wikileaks.

En una declaración importante, Ellsberg, el decano de los denunciantes, también explicó que mientras estuvo en Vietnam, el conocimiento detallado de los crímenes de guerra estadounidenses permaneció confinado a un pequeño círculo de poder, pero en cambio, más de 100.000 personas tenían acceso a los registros de guerra de Irak y Afganistán filtrados por Chelsea Manning.

Esto significaba, dijo Ellsberg, que “la tortura y el asesinato se han normalizado”.

Y ciertamente, las revelaciones de Wikileaks han arrojado luz sobre los crímenes cometidos casualmente por los EEUU durante la llamada «Guerra contra el terrorismo».

Wikileaks publicó un video donde aparecen pistoleros estadounidenses en un helicóptero riéndose mientras disparaban y mataban a civiles desarmados en Irak. Quince personas murieron en el ataque, incluido un fotógrafo de Reuters y su asistente.

El ejército estadounidense se negó a sancionar a los perpetradores de este grotesco crimen, quienes permanecen impunes. Pero el gobierno de los EE. UU. ha impuesto cargos judiciales al hombre que reveló sus crímenes.

Wikileaks reveló que el número total de víctimas civiles en Irak fue mucho mayor que lo admitido previamente por el gobierno de EE.UU. También reveló el abuso infligido a los reclusos en la Bahía de Guantánamo, así como el hecho de que 150 reclusos inocentes estuvieron detenidos durante años sin cargos.

Clive Stafford Smith, que ha representado a 87 presos de la Bahía de Guantánamo, rindió homenaje a la importancia de las revelaciones de Wikileaks al permitirle probar que los cargos contra sus clientes eran falsos.

Muchas otras revelaciones, aunque menos aterradoras, fueron casi igualmente vergonzosas para Estados Unidos y sus aliados. Estuve en Beirut hace diez años cuando Wikileaks reveló que el ministro de defensa libanés había conspirado con Estados Unidos para facilitar una invasión israelí de su país en 2008.

Los cables de Wikileaks revelaron cómo, durante un almuerzo de dos horas y media con diplomáticos estadounidenses, Elias Murr explicó en detalle qué partes del país deberían atacar los aviones israelíes. También revelaron que había ordenado al ejército libanés que “no se involucrara en ningún combate y cumpliera un papel de defensa civil”. Éste es sólo un ejemplo, y afortunadamente el asalto de 2008 nunca sucedió.

No es difícil imaginar la furia y la vergüenza dentro del establishment militar y de Defensa de los Estados Unidos ante revelaciones como éstas. Y hace que la determinación de Estados Unidos de procesar y condenar a Assange sea totalmente racional. Tienen el mayor incentivo posible para hacer de él un ejemplo, a fin de advertir a otros de las consecuencias de hacer lo mismo.

Cualquier historia que dependa de la obtención de documentos de fuentes del gobierno de los EE. UU. se volverá imposiblemente peligrosa. Cualquier periodista en cuestión podría verse sujeto a una solicitud de extradición.

Cuanto más grave es la historia, mayor es el peligro de extradición y enjuiciamiento.

Un simple experimento mental demuestra el daño que hará la extradición de Julian Assange a Estados Unidos.

***

Fuente original en inglés: America’s Lapdog Britain Moves to Extradite Julian Assange | The Nation

Continue Reading

La red en lucha

‘Paquete de Ginebra’ responderá a inseguridad alimentaria ocasionada por invasión de Ucrania: OMC

Published

on

By

 

GINEBRA – Los 164 países de la Organización Mundial del Comercio (OMC) alcanzaron el “Paquete de Ginebra”, con acuerdos para suprimir subvenciones a la sobrepesca, trabajar por la seguridad alimentaria y levantar temporalmente las patentes para las vacunas contra la covid-19.

“El paquete de acuerdos que se han alcanzado marcará una diferencia en la vida de las personas en todo el mundo. Los resultados demuestran que la OMC es, de hecho, capaz de responder a las emergencias de nuestro tiempo”, señaló la directora general de la organización, la nigeriana Ngozi Okonjo-Oweala.

En primer lugar, en atención a la inseguridad alimentaria agravada en muchos países como consecuencia de la guerra en Ucrania, en particular por el incremento de precios, la OMC subrayó la importancia de “no imponer prohibiciones o restricciones a la exportación” de alimentos.

Al compromiso de minimizar las restricciones a la exportación de alimentos, se sumó el de cooperar para “garantizar un aumento de la productividad y la producción, el comercio, la disponibilidad y la accesibilidad y asequibilidad de los alimentos, especialmente en situaciones de emergencia humanitaria”.

Se hizo hincapié en la necesidad de proteger las ventas destinadas al Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas.

La duodécima conferencia de la OMC, en su sede en esta ciudad suiza, debió trabajar más tiempo de inicialmente previsto por las discrepancias en torno a un acuerdo sobre la pesca, que había naufragado en anteriores reuniones en lo que va de siglo.

El fondo del asunto es que varios países desarrollados y en desarrollo –como India, China, Japón, Estados Unidos y los de la Unión Europea- continúan mejorando sus flotas pesqueras para lograr mayores capturas con el propósito de disponer de más alimentos para sus enormes poblaciones.

“El paquete de acuerdos que se han alcanzado marcará una diferencia en la vida de las personas en todo el mundo. Los resultados demuestran que la OMC es, de hecho, capaz de responder a las emergencias de nuestro tiempo”: Ngozi Okonjo-Iweala.

Al año se destinan más de 20 000 millones de dólares para fortalecer las flotas pesqueras y un resultado es la disminución de las poblaciones de peces en todos los mares, especialmente en las áreas costeras, con perjuicio de la vida marina y la disponibilidad general de alimentos en el globo.

El “Paquete de Ginebra” incluyó un compromiso para completar en la próxima conferencia, dentro de dos años, un acuerdo completo sobre las subvenciones a la pesca, mediante disciplinas adicionales sobre ciertas formas de subvenciones a la pesca que contribuyen a la sobrecapacidad y la sobrepesca.

Ese acuerdo deberá incluir un trato especial y diferenciado para los países en desarrollo y en particular para los países menos adelantados, y un fondo de ayuda para que los pescadores migren hacia prácticas ambientalmente más sostenibles.

En el tema de salud, los Estados miembros acordaron facilitar el comercio de productos médicos necesarios en la lucha contra la covid, y se decidió levantar, al menos temporalmente, las patentes de las vacunas para los países en desarrollo.

En otra decisión, se reiteró la negativa de anteriores conferencias a la imposición de aranceles a las transacciones electrónicas, a pesar de las búsquedas de ingresos en ese renglón que han procurado países como India y Sudáfrica.

Finalmente se decidió continuar los trabajos de reforma de la OMC, “mejorando todas sus funciones. Varios países, incluidos Estados Unidos y los de la Unión Europea, procuran mejoras en el sistema de arreglo judicial de las diferencias comerciales.

A-E/HM

***

Fuente:

Continue Reading

Asia

ONU, en las tareas de rescate por el terremoto de Afganistán con más de mil muertos y 1600 heridos

Published

on

By

 

NACIONES UNIDAS – Las agencias de ayuda humanitaria de las Naciones Unidas se movilizaron ayer para labores de rescate y ayuda a las víctimas del terremoto que sacudió el sureste de Afganistán y causó la muerte de más de mil personas y dejó al menos 1600 heridos.

Equipos móviles de la Organización Mundial de la Salud (OMS), del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha) llegaron con primeros auxilios a las castigadas provincias de Paktiká y Jost, a unos 150 kilómetros al sureste de la capital, Kabul.

Pero los trabajadores humanitarios carecen del equipamiento necesario para sacar los cuerpos debajo de los escombros de los centenares de casas derruidas por el sismo, de magnitud 6,1 en la escala de Richter, que en plena madrugada sacudió esas provincias fronterizas con Pakistán y que reúnen millón y medio de habitantes.

Ramiz Alakbarov, coordinador residente de la ONU en Afganistán, subrayó que las actuales condiciones climáticas de Afganistán –lluvia, viento y nieve- dificultan las tareas de rescate, y mostró preocupación por la posible propagación de enfermedades una vez que centenares de familias afectadas sean colocadas en refugios temporales.

Para ayudas inmediatas se requieren unos 15 millones de dólares, dijo Alakbarov, “y desconozco la cifra que se necesitará a partir de mañana”.

El secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que “contamos con la comunidad internacional para que ayude a los cientos de familias afectadas por este último desastre. Ahora es el momento de la solidaridad”.

“Mi corazón está con el pueblo de Afganistán, que ya se resiente de los efectos de años de conflicto, dificultades económicas y hambre”, afirmó Guterres.

Afganistán, con 39 millones de habitantes, es de los países más castigados por el hambre y la pobreza en el mundo, al cabo de décadas de conflictos armados que culminaron en agosto de 2021 con la toma del poder por el movimiento talibán y el retiro de las fuerzas estadounidenses que por años combatieron esa milicia islamista.

Varios millones de afganos huyeron en lo que va de siglo, principalmente a países vecinos, o se vieron forzados a dejar sus hogares como desplazados dentro del país.

Tanto las autoridades del gobierno en manos de los talibanes como los responsables de Naciones Unidas temen que el número de víctimas –muertos, heridos y familias sin hogar- aumente al paso de las horas, cuando se conozca con mayor precisión el impacto del violento terremoto.

En algunos distritos urbanos se destruyeron total o parcialmente hasta 70 por ciento de las viviendas, y las cifras de daños pueden crecer a medida que se contacte a las comunidades rurales en aldeas remotas también afectadas por el sismo, que se sintió en localidades del vecino Pakistán e incluso de India.

El líder supremo de los talibanes, el mulá Hibatullah Akhundzada, aseguró que las autoridades que la ONU reconoce como gobierno de facto “adoptarán todas las medidas necesarias para evacuar a los mártires y transportar y atender a los heridos”, así como para “dar una ayuda inmediata a las personas afectadas”.

“Pedimos igualmente a la comunidad internacional, las organizaciones caritativas y todas las organizaciones humanitarias que ayuden al pueblo de Afganistán a hacer frente a esta gran tragedia”, agregó Akhundzada en un comunicado.

Afganistán es recurrentemente afectado por sismos, muchos en el macizo montañoso de Hindu Kush, fronterizo con Pakistán. Allí en marzo de 2002 un fuerte doble sismo causó la muerte de 1100 personas.

A-E/HM

Fuente: La ONU se moviliza para encarar el terremoto en Afganistán (ipsnoticias.net)

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: