Connect with us

La red en lucha

Población de Brasil se moviliza contra el hambre para salvar a 33,1 millones de personas

Published

on

Por Mario Osava

RÍO DE JANEIRO – Una campaña contra el hambre, que afecta a 15,5 % de la población de Brasil, busca movilizar nuevamente la sociedad en busca de soluciones urgentes, inspirado en un movimiento masivo que entusiasmó al país en 1993.

“Ahora es más difícil, el hambre se diseminó por todo el país, en ciudades donde no había, se profundizó”, evaluó Rodrigo Afonso, director ejecutivo de Acción de la Ciudadanía, una de las organizaciones sociales que encabezan la campaña.

“Además la sociedad está anestesiada con tantas tragedias, agotada tras dos años de pandemia de covid-19, muchas pérdidas”, se lamentó en una entrevista.

Y no se puede contar con el gobierno actual, que además de desactivar políticas que venían ampliando la seguridad alimentaria, adoptó medidas negativas, acotó el activista, por ahora mirando a la sociedad civil y las empresas.

“Brasil alimenta mil millones de personas en el mundo, proveemos la seguridad alimentaria de un sexto de la población mundial”, exageró el presidente Jair Bolsonaro en su discurso en la Cumbre de las Américas, el 10 de junio en la ciudad estadounidense de Los Ángeles. La cifra estaría más cerca de una octava parte que de una sexta.

Asimismo, serían 800 millones de seres humanos para los investigadores agrícolas brasileños que hicieron un simple cálculo basado en la creciente producción de granos del país y generaron ese cuento.

“Ahora es más difícil, el hambre se diseminó por todo el país, en ciudades donde no había, se profundizó… Además la sociedad está anestesiada con tantas tragedias, agotada tras dos años de pandemia de covid-19, muchas pérdidas”: Rodrigo Afonso.

Si Brasil responde por 10 % de la producción mundial de granos, cerca de 270 millones de toneladas este año, según el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento, entonces alimentaría 10 % de la humanidad.

El país es -de hecho- el mayor productor mundial de soja, café y azúcar, además de mayor exportador de carnes.

Mares de soja ocupan extensas áreas de Brasil, especialmente en las regiones del Centro-oeste y el Sur del país. Se presentan como el «éxito» de la agricultura brasileña que, según el presidente Jair Bolsonaro, alimenta 1000 millones de personas en el mundo. Pero paradójicamente, mientras 33,1 millones de brasileños sufren hambre. Foto: Mario Osava / IPS

Alimentación para fuera, carencias dentro

Pero la producción de que se ufanan los líderes políticos y grandes agricultores se destina básicamente a la exportación y a la alimentación ganadera. Los brasileños consumen solo una pequeña parte del maíz y una porción menor aún de la soja, productos más volcados a la exportación y a los animales.

Por otro lado, Brasil es importador neto de trigo y frijoles, esos sí productos determinantes en la dieta de los habitantes del país, tal como el arroz cuya producción alcanza justo para la demanda interna.

En realidad, Bolsonaro y su gobierno de extrema derecha, estrechamente aliado con la agricultura de exportación, tratan de defender un sector que enfrenta críticas internacionales, debido a su asociación con la deforestación amazónica, el asedio a los indígenas y el abuso de agroquímicos.

El hambre de 33,1 millones o 15,5 % de los brasileños, desvelado por la no gubernamental Red Brasileña de Investigación en Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional (Penssan), enturbia más aún la imagen de gran productor de alimentos.

Esa red encabezada por investigadores de universidades y otras instituciones públicas, pero abierta a todos los interesados, divulgó el 8 de junio su segunda Encuesta Nacional sobre Inseguridad Alimentaria en el Contexto de la Pandemia de covid-19.

El estudio hecho con datos recogidos entre noviembre de 2021 y abril de 2022 apuntó a un aumento de 73 % sobre los 19,1 millones de hambrientos registrados en la primera edición, de fines de 2020.

Es decir, en poco más de un año de pandemia, se sumaron 14 millones de personas a la situación de inseguridad alimentaria grave, o la privación frecuente de comida. El aumento fue de 9 % a 15,5 % de la población brasileña, hoy estimada en 214 millones de habitantes.

La crisis afecta más a las poblaciones del Norte y Nordeste, las regiones con más pobreza, a los negros, las familias encabezadas por mujeres y que tienen hijos menores de 10 años, la población rural y locales donde también impera la inseguridad hídrica. Las desigualdades se intensificaron.

Portando una camiseta con el lema “Hambre, la mayor violencia”, Herbert de Souza, Betinho (C), es homenajeado como símbolo de la lucha brasileña contra el hambre. Lideró una masiva campaña a partir de 1993 y desató un proceso que permitió a Brasil dejar el mapa del hambre de la FAO en 2014. Pero el país volvió a ese mapa en 2018 y el hambre se agravó con la pandemia y el gobierno de Jair Bolsonaro en 2021. Foto: Facebook

Reviviendo movimiento contra el hambre

Para enfrentar ese nuevo cuadro de emergencia, Acción de la Ciudadanía llamó al Encuentro Nacional contra el Hambre, que reunió representantes de movimientos sociales, organizaciones no gubernamentales y consejos de seguridad alimentaria existentes en los estados brasileños, del 20 al 23 de junio en Río de Janeiro.

El encuentro aprobó una carta dirigida a la sociedad con la propuesta de diez medidas prioritarias, que comprenden desde aumento del salario mínimo nacional a una reforma tributaria justa, reanudación de la reforma agraria y de la demarcación de tierras indígenas, interrumpidas en el actual gobierno, y la restauración de las políticas de seguridad alimentaria también abolidas en la gestión actual.

Esos reclamos servirán de base a la nueva campaña contra el hambre que será oficialmente inaugurada en las próximas semanas, anunció Afonso.

Ese cuadro actual se debe a la crisis económica que sufre Brasil desde 2015 y a la pandemia, agravado como “producto de las decisiones gubernamentales recientes, que desmontaron políticas de seguridad alimentaria e impusieron nuevas medidas contrarias”, resumió el director ejecutivo de Acción de la Ciudadanía a IPS.

El actual gobierno mantiene el salario mínimo, por ejemplo, sin aumento, solo corregido cada año por la inflación oficial. La inflación actual de 11,73 % acumulado en 12 meses hasta mayo reduce su poder adquisitivo cada mes.

Su valor fijado en 1212 reales (233 dólares) para este año ya no logra comprar la canasta básica de alimentos y productos de higiene necesarios a una familia de cuatro personas en la sureña ciudad de São Paulo, que cuesta 1226 reales actualmente, según el Departamento Intersindical de Estadística y Estudios Socioeconómicos.

Bolsonaro sustituyó la Bolsa Familia por el Auxilio Brasil, una ayuda de 400 reales (77 dólares), el doble de la suma anterior, a 18 millones de familias, en un intento por conquistar votos entre los pobres, sector en que sufre altos índices de rechazo según las encuestas para las elecciones presidenciales de octubre.

Pero hay “casi tres millones de familias” muy pobres aún excluidas del programa y siguen sujetas al hambre, destacó Afonso.

Acción de la Ciudadanía es la organización no gubernamental heredera del masivo movimiento desatado en 1993 por el sociólogo Herbert de Souza, conocido como Betinho, que despertó el país para el drama del hambre y movilizó la solidaridad de millones de personas en comités municipales, de fábricas, de escuelas, de barrios y todo tipo de comunidad.

La campaña, bautizada de Acción de la Ciudadanía contra el Hambre y la Miseria y por la Vida, desató un proceso que culminó en la creación de un sistema nacional de seguridad alimentaria, gubernamental pero con amplia participación de la sociedad en consejos a nivel nacional, de los estados y municipales.

“Seguimos con comités regionales y locales en todos los 26 estados brasileños” buscando recolectar donaciones de alimentos y movilizar la población por la prioridad en el combate al hambre, sostuvo Afonso.

Muchas empresas apoyan la campaña que también intentará movilizar el mundo político, entregando la carta aprobada en el Encuentro contra el Hambre a todos los candidatos a la presidencia en las elecciones de octubre, anunció el activista, confiado en un nuevo despertar de la sociedad para el problema, pese al momento adverso.

***

Fuente: ips.net

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Europa

Giorgia Meloni, primera líder de extrema derecha en Italia, desde la Segunda Guerra Mundial

Published

on

By

giorgia meloni presidenta posfascista de Italia

El partido de extrema derecha Fratelli d’Italia (Hermanos de Italia) de Giorgia Meloni obtuvo el 26 por ciento de los votos en las elecciones del domingo por lo que la coalición de derecha que encabeza contará con una holgada mayoría en el Parlamento de ese país, según los resultados finales publicados el martes. Mientras, el Partido Democrático (PD), principal partido de la izquierda, no consiguió movilizar al electorado para frenar el avance de la ultraderecha y tuvo que conformarse con una cifra que oscila entre el 17 por ciento y el 21 por ciento.

No te pierdas: Italia pide considerar reformas ante estallidos de violencia social

 

Meloni, quien basó parte de su campaña en un discurso contra la inmigración, será la primera mujer en convertirse en primera ministra de Italia.

“Cuando esta noche termine, debemos recordar que no estamos en el punto de llegada, estamos en el punto de partida. A partir de mañana es cuando debemos demostrar lo que valemos”, dijo frente a sus partidarios.

Te puede interesar: En memoria de Allende, piden evitar fascismo en Chile

 

La extrema derecha triunfó en Italia, la tercera economía de la Unión Europea (UE), que por primera vez desde 1945 va a ser gobernada por la líder posfascista, que en 2012 fundó el partido neofascista Hermanos de Italia y fue la única que se opuso por 18 meses al gobierno saliente del economista Mario Draghi, lo que le ha favorecido para recoger el descontento de los italianos ante la inflación, la guerra y las restricciones por la pandemia.

 

Continue Reading

La red en lucha

Canciller alemán, Olaf Scholz, denuncia la invasión rusa como “imperialismo” ante asamblea de la ONU

Published

on

By

canciller alemán llama imperialismo invasion rusa

Por Stephanie Keith/AFP

En su discurso en el Debate General de la ONU, Olaf Schulz pidió un asiento alemán permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. Con respecto a Vladimir Putin y la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania, la canciller fue clara.

Olaf Schultz (Partido Socialdemócrata) ha pedido fortalecer la cooperación internacional y reformar el Consejo de Seguridad de la ONU en el debate público a la luz de varias crisis. Schultz dijo el martes por la noche (hora local) en su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York que debe ser posible “garantizar que el mundo multipolar en el siglo XXI siga siendo un mundo multilateral”.

La editora recomienda: ONU defiende acuerdo para exportaciones de cereal desde Ucrania ante las críticas de Rusia

 

El nacionalismo y el aislamiento no resuelven los desafíos de nuestro tiempo”, dijo el canciller. “Más cooperación, más asociación, más compromiso es la única solución razonable, ya sea para combatir el cambio climático o los riesgos para la salud global, la inflación y las cadenas comerciales interrumpidas o cómo lidiamos con el desplazamiento y la migración”.

En su primer discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, Schulz lamentó la “nueva división del mundo”: “Han surgido nuevas guerras y conflictos. Grandes crisis globales se acumulan ante nosotros, continúan y se exacerban”. Sin embargo, no se puede hablar de un “mundo sin reglas”: “Nuestro problema no es la falta de reglas, nuestro problema es la falta de voluntad para cumplirlas y hacerlas cumplir”.

Schultz pidió a la comunidad internacional que apoye los objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas. “Es por eso que no podemos sentarnos y relajarnos cuando una superpotencia nuclear bien armada, miembro fundador de las Naciones Unidas y miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, quiere usar la fuerza para mover las fronteras”, dijo Schultz, en referencia a la guerra de agresión de Rusia a Ucrania.

“No hay justificación para la guerra de invasión de Rusia contra Ucrania. El presidente Putin lo dirige con un objetivo: apoderarse de Ucrania. La autodeterminación y la independencia política no son fiables. Solo hay una palabra”, dijo Schultz: “¡Es puro imperialismo!”

No te pierdas: Educación básica de Rusia impone odio a Ucrania, prácticas militares y visitas semanales a las cárceles

Schultz agregó que la comunidad internacional no debe permitir que Rusia gane la guerra. Por eso no aceptaremos la paz dictada por Rusia. Por eso Ucrania debe ser capaz de defenderse del ataque de Rusia. Apoyamos a Ucrania con todas nuestras fuerzas: financiera, económica, humanitaria y también con armas”.

En su discurso, Shultz también pidió la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en el que Rusia, como uno de los cinco miembros permanentes, tiene derecho a veto. El canciller dijo que las reglas e instituciones deben “adaptarse a las realidades del siglo XXI”.

Por ello es necesaria la “reforma y ampliación” del Consejo de Seguridad, “sobre todo, para incluir a los países del Sur Global”. “Alemania también está lista para asumir una mayor responsabilidad, como miembro permanente y como miembro no permanente inicialmente en 2027 y 2028”.

Alemania, que compite por uno de los diez puestos no permanentes en el Consejo de Seguridad de la ONU en 2027 y 2028, ha buscado durante mucho tiempo reformar el organismo más poderoso de las Naciones Unidas. Los críticos se quejan de que la estructura del Consejo de Seguridad -en particular la superpotencia de los cinco miembros permanentes China, Francia, Gran Bretaña, Rusia y Estados Unidos- ya no está actualizada y podría conducir a la prohibición del consejo.

Recientemente, Estados Unidos ha manifestado su apertura a las reformas. El presidente estadounidense, Joe Biden, también quiso retomar el tema en su discurso en el debate general de las Naciones Unidas el miércoles, anunció su asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan.

Continue Reading

Europa

Putin amenaza con usar armas de destrucción masiva ‘más modernas’ que las de los países de la OTAN

Published

on

By

Putin amenaza con armas de destrucción masiva

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha anunciado una movilización parcial de los ciudadanos rusos que se encuentran actualmente en la reserva militar para luchar en la guerra que ya lleva casi siete meses. Putin pronunció un discurso que fue televisado este miércoles.

Presidente Vladimir Putin: “Solo se reclutarán personas que se encuentren actualmente en la reserva militar, priorizando aquellas que hayan servido en las fuerzas armadas y tengan una especialización militar particular y la experiencia correspondiente.

Para saber más del tema: Críticas a Putin llegan de militaristas que apoyan su guerra tras avance de Ucrania

Antes de que se los envíe a servir [en las fuerzas armadas], las personas que sean reclutadas recibirán un entrenamiento adicional obligatorio que se ajustará a la experiencia adquirida durante la operación militar especial [en Ucrania]. El decreto sobre la movilización parcial [de las fuerzas armadas de reserva] ha sido firmado”.

El ministro de Defensa de Rusia dice que se llamará a 300.000 reservistas para luchar en la guerra de Ucrania. Esto ocurre tan solo una semana después de que Ucrania librara su contraofensiva más exitosa de la guerra y recuperara alrededor de 8.800 kilómetros cuadrados de territorio, más territorio del que Rusia había ocupado en los últimos cinco meses. Durante su discurso, Putin pareció amenazar con usar armas nucleares si la integridad territorial de Rusia se ve amenazada.

Presidente Vladimir Putin: “Quiero recordar a quienes se permiten tales declaraciones sobre Rusia que nuestro país también cuenta con una variedad de armas de destrucción masiva y, en algunos casos, son incluso mucho más modernas que las de los países de la OTAN.

No te pierdas: Svetlana Sokova, activista perseguida por Rusia: “Putin odia la verdad y mata a quienes la dicen”

Si la integridad territorial de nuestro país se ve amenazada, sin duda utilizaremos todos los medios que estén a nuestro alcance para proteger a Rusia y a nuestro pueblo. No estoy mintiendo”.

***

Fuente: Democracy Now!

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: