Connect with us

Europa

Periodista bajo la ocupación rusa en Ucrania: “Solo podía esperar un golpe de kaláshnikov o torturas”

Published

on

Un periodista relató cómo fue su cobertura periodística con la llegada de la ocupación rusa

 

Por Icíar Gutiérrez/eldiario.es

El día que comenzó la invasión rusa de Ucrania, el pasado 24 de febrero, Vladyslav Hladkyi sintió el impulso de grabar el inicio de los combates en Jersón –ciudad del sur donde vivía con su pareja, también periodista, que fue ocupada por el Ejército de Vladímir Putin poco después–, pero dice que fue imposible acceder a la zona. Fue el comienzo de cinco meses de trabajo clandestino, en los que se escondió constantemente para seguir con su labor informativa.

A principios de marzo, según cuenta, varios hombres armados fueron directamente a su apartamento y llamaron a la puerta, lo que, a su juicio, demuestra que estaban “en el punto de mira”. “Esperé 20 largos minutos sin moverme, en silencio. Presa del pánico, reseteé uno de mis teléfonos del trabajo para borrar toda la información”, dice el hombre de 44 años en uno de los tres testimonios recopilados y publicados este martes por la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF). Después de este episodio, se marcharon de allí. “Pero los soldados rusos volvieron cuatro veces para interrogar a los vecinos y tratar de averiguar dónde estábamos”.

 

Denuncia un “acoso permanente” que los puso a prueba. “A veces tenía la tentación de dejarlo todo, de quedarme en un rincón y ponerme a llorar. Sentía que no estaba haciendo lo suficiente y que mi trabajo no tenía sentido. La única respuesta que podía esperar era, en el mejor de los casos, un golpe de kaláshnikov de los rusos, y en el peor, torturas. Pero para aguantar, tenía que seguir escribiendo”. Ya al límite de sus fuerzas, Hladkyi consiguió salir de Jersón a principios de julio cruzando unos 40 controles.

Reporteros Sin Fronteras habló a principios de este mes por teléfono con periodistas de tres regiones del sur y el este de Ucrania que han descrito cómo es trabajar bajo la ocupación rusa. La entidad explica que ha verificado su trayectoria con sus compañeros y otras fuentes locales y que está documentando estos casos “para responsabilizar a las autoridades rusas por sus crímenes de guerra contra los periodistas”.

“Los que permanecen en los territorios ocupados son perseguidos sistemáticamente por las fuerzas rusas, en su afán por difundir su propaganda y eliminar a los profesionales que puedan contrarrestar el discurso oficial del Kremlin. Intentan reproducir brutalmente en estas zonas la burbuja de desinformación construida en Rusia”, dice en una nota Jeanne Cavelier, responsable del Área de Europa del Este y Asia Central de Reporteros Sin Fronteras.

La editora recomienda: Imágenes satelitales muestran aviones de combate de Rusia destrozados tras el ataque a la base aérea de Crimea

 

Forzada a colaborar

Entre los testimonios divulgados por RSF también está el de Olena (nombre ficticio), una periodista de 37 años en la región de Lugansk –en el Donbás, al este del país– que explica que, tras el 24 de febrero, dejó de ir a la redacción y comenzó a trabajar desde casa. A principios de marzo, el Ejército ruso ocupó su ciudad y se cortaron las comunicaciones móviles. Dice que sintió “mucho miedo” y casi no salía. “En una localidad pequeña como la nuestra, cuando eres periodista, todo el mundo te conoce. No se puede trabajar como antes. Imposible no caer en la autocensura. Evité todo lo que podía sonar a antirruso”.

Olena relata cómo fue detenida en abril al salir de su casa, trasladada con los ojos tapados, interrogada durante seis horas y forzada a colaborar con los rusos. Junto a ella estaban su compañera y la jefa de la redacción. “Los ocupantes nos ofrecieron tres opciones: prisión, ‘deportación’ o colaboración. Para mí, la ‘deportación’ no era una opción, porque no sé qué significaba, dónde nos iban a liberar (…). La directora, solo podía ‘elegir’ entre la colaboración y la cadena perpetua o la pena de muerte. Con el miedo en el estómago, ‘aceptamos’ la colaboración”.

La periodista cuenta que, unos días más tarde, tres hombres uniformados fueron a la redacción. “Era un auténtico comando de intimidación. Teníamos que publicar tres ‘artículos’ al día de la agencia de información de la [autoproclamada] República Popular de Lugansk –territorio separatista reconocido por el Kremlin–. Nos vemos obligadas a difundir esta propaganda que celebra los ‘éxitos’ del ocupante, como la apertura de cualquier servicio administrativo. Un militar valida nuestras palabras a través de un chat común de Telegram”.

“Vivimos con el temor de dar un paso en falso y ser detenidas. Una presión insoportable”. Después de que otro hombre llegara a su barrio buscándola, decidió huir y ahora trabaja como redactora en otro medio ucraniano, según su testimonio.

No te pierdas: Rusia y Ucrania se culpan por los ataques a un sitio de energía nuclear

 

Bajo el fuego en Mariúpol

Por último, la organización especializada recoge el caso de Yuliia Harkusha, de 42 años, que trabajó en la devastada ciudad portuaria de Mariúpol, ahora bajo ocupación rusa tras semanas de intensos combates. Relata las dificultades de trabajar sin conexión, pero quería documentar a toda costa los horrores en la ciudad.

“He trabajado siete años para un informativo de televisión. Pensé que lo había visto todo (…) Pensé que este cinismo profesional, este caparazón, me ayudaría a soportar los horrores de la guerra. Pero es imposible prepararse para lo que nos hicieron los rusos”, dice. “Las fosas comunes en los patios de los edificios, los vecinos enterrando a sus vecinos, los destrozos, los saqueos… A pesar del riesgo, cada minuto, de ser asesinada, durante tres semanas observé, fotografié y grabé, corriendo bajo el fuego, acompañada por mi hijo de seis años en patinete”, dice.

Harkusha dice que todos sus vecinos sabían que era periodista y era “un blanco prioritario para el Ejército ruso”. “Por mi trabajo, conozco a muchos soldados locales, se puede encontrar fácilmente mis artículos en Internet, y también trabajo como fixer (ayudante editorial) para periodistas extranjeros. Los rusos podrían sacarme mucha información confidencial y encarcelarme para dar un golpe de efecto”. Logró salir de la Mariúpol sitiada el 19 de marzo. “Para poder irme, tuve que destruir todo cuando salí de la ciudad, pero esos reportajes permanecerán grabados en mi memoria”.

Lee más: Rusia y Ucrania se culpan por los ataques a un sitio de energía nuclear

Reporteros Sin Fronteras ha registrado que ocho periodistas han sido asesinados durante los seis primeros meses de invasión en Ucrania, “algunos deliberadamente, por las fuerzas rusas” y ha interpuesto seis denuncias en la Corte Penal Internacional (CPI) y la Fiscalía general ucraniana. El Comité para la Protección de los Periodistas, por su parte, denuncia la muerte de 12 reporteros mientras cubrían la guerra.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos ha documentado también la detención arbitraria y posibles desapariciones forzadas de periodistas en zonas que se encuentran bajo el control del Ejército ruso, mientras que expertos designados por la ONU, incluido la relatora especial sobre libertad de expresión, han mostrado su preocupación por el riesgo que corren estos profesionales en el país, citando “numerosas informaciones” de que están siendo “atacados, torturados, secuestrados, agredidos y asesinados, o se les niega el paso seguro desde las ciudades y regiones sitiadas”.

“Durante los conflictos armados los periodistas son considerados civiles y deben ser protegidos como tales. Un ataque para matar, herir o secuestrar a un periodista constituye un crimen de guerra”, denunciaron en un comunicado el pasado mayo. “Recordamos que es precisamente en tiempos de guerra y de conflicto armado cuando el derecho a la libertad de expresión y al libre acceso a la información debe defenderse enérgicamente, ya que es fundamental para promover una paz duradera, comprender la naturaleza del conflicto y garantizar la rendición de cuentas”.

 

***

Fotografía destacada: Militares rusos haciendo guardia cerca de una central hidroeléctrica en el río Dniéper en Kakhovka, cerca de Jersón, en mayo. Sergei Ilnitsky / EFE

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Europa

Nuevos ataques masivos de Rusia causan varias víctimas y apagones en Zaporiyia, Ucrania

Published

on

By

Zaporiyia atacada de nuevo por nuevos bombardeos masivos de Rusia

El operador estatal Ukrenergo dice que se trata del octavo ataque “masivo” con misiles de Rusia y confirma alcance a instalaciones de energía

Por Icíar Gutiérrez

Las autoridades ucranianas han informado este lunes de una nueva oleada de ataques rusos con misiles, que ha dejado varias víctimas y ha vuelto a provocar apagones por el país.

Las alertas antiaéreas han sonado en todo el país y las autoridades han pedido a la población que se refugie. “¡El enemigo ataca de nuevo con misiles el territorio de Ucrania!”, ha escrito en Telegram, Kirill Timoshenko, jefe adjunto de la oficina del presidente ucraniano.

Según ha informado Timoshenko, en el pueblo de Novosofiivka, en la región sureña de Zaporiyia, varias casas han sido destruidas, y al menos dos personas han muerto y tres han resultado heridas, entre ellas un niño pequeño, de un año y diez meses.

Para saber más del tema: Rusia confirma ataque ‘masivo’ al sistema de mando y control del Ejército de Ucrania y niega ataque a Kiev

También ha indicado que dos instalaciones de infraestructura han resultado dañadas como consecuencia del ataque ruso en la región de Odesa. Una persona está hospitalizada. La compañía local de suministro de agua ha dicho que el ataque con misiles ha dejado a toda la ciudad de Odesa sin agua.

Los medios locales han informado de que se han producido explosiones en varias partes del país, como Cherkasy y Kryvyi Rih.

En un vídeo, el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha informado de que las fuerzas de defensa aérea han derribado la mayoría de los misiles. Según el mando aéreo de las fuerzas armadas ucranianas, han derribado “más de 60 de los más de 70 misiles” lanzados por Rusia.

Rusia ha disparado otra andanada de misiles contra nuestras infraestructuras civiles críticas intentando privar a la población de electricidad, agua y calefacción en medio de temperaturas bajo cero”, ha dicho en Twitter el ministro ucraniano de Exteriores, Dmitro Kuleba.

No te pierdas: Zelenski pide al Consejo de Seguridad de la ONU actuar con urgencia contra el «terror energético» de Rusia

El operador de la red de distribución eléctrica Ukrenergo ha confirmado en Facebook que los ataques han alcanzado instalaciones de infraestructura energética, provocando apagones en el país. Según Ukrenergo, se trata del octavo ataque “masivo” con misiles de Rusia en el país.

Al igual que ocurrió el pasado noviembre, hay interrupciones del suministro eléctrico en la vecina Moldavia, según ha informado la compañía nacional de energía del país, Moldelectrica.

El ministerio de Defensa ruso ha dicho en un comunicado por la tarde que alrededor de las 15:00 (hora de Moscú) sus fuerzas han atacado “el sistema de mando y control y las instalaciones relacionadas del complejo de defensa, los nudos de comunicaciones, las centrales eléctricas y las unidades militares de Ucrania” con “armas de alta precisión basadas en el aire y el mar de largo alcance”. “Se ha alcanzado el objetivo del ataque. Todos los 17 objetivos designados fueron alcanzados”.

Explosiones en bases aéreas rusas

Este lunes por la mañana, los medios rusos han informado de dos explosiones en bases aéreas en Rusia. Por la tarde, el ministerio de Defensa ruso ha acusado a Kiev de “intentar atacar” con drones “de fabricación soviética” los aeródromos militares de Dyagilevo, en la región de Riazán (a unos 200 kilómetros de Moscú), y Engels, en la región de Saratov, “en un intento de inhabilitar aviones rusos de largo alcance”.

“Las fuerzas de defensa antiaérea rusas interceptaron los vehículos aéreos no tripulados ucranianos cuando volaban a baja altura. El choque y la explosión de los restos en los aeródromos rusos causaron daños menores en el blindaje del casco de los dos aviones”, dice el comunicado. “Tres miembros del personal de mantenimiento ruso en el aeródromo sufrieron heridas mortales. Otros cuatro militares heridos fueron trasladados a instalaciones médicas donde recibieron toda la atención médica necesaria”.

La base de Riazán alberga aviones cisterna que sirven para repostar bombarderos en el aire y la de Engels, bombarderos estratégicos Tu-95 y Tu-160 que han estado involucrados en el lanzamiento de ataques contra Ucrania, según la agencia Associated Press.

Ucrania no se ha pronunciado. Horas antes, sin reconocer autoría alguna, Mijaíl Podolyak, asesor del presidente ucraniano, había tuiteado: “Si lanzas demasiado a menudo cosas al espacio aéreo de otros países, tarde o temprano objetos voladores desconocidos retornarán al lugar de su partida”.

***

Fuente: eldiario.es

Te pueden interesar:

Yuri Felshtinsky, historiador experto en los servicios secretos rusos: “Los espías del FSB dirigen Rusia, no Putin”

Rusia acepta de nuevo acuerdo de exportación de granos al tiempo que se restauran servicios en Kiev

Rusia suspende acuerdo para exportaciones de granos de Ucrania vitales para seguridad alimentaria mundial

 

 

 

Continue Reading

Europa

Envíos de cartas con sangre a sedes diplomáticas de Ucrania ponen en alerta a varios países de Europa

Published

on

By

Las embajadas ucranianas en otros países han recibido paquetes sospechosos

Sobres manchados de sangre enviados a las embajadas ucranianas en España, Italia, Hungría, Polonia, Croacia, Países Bajos y Austria, alertan sobre tácticas de terror

Por Pedro Águeda /eldiario.es

La Embajada de Ucrania en Madrid ha recibido este mediodía un paquete sospechoso que, según fuentes policiales, no tiene las características del que recibió hace 48 horas la misma legación diplomática y varios organismos españoles. La sospecha de su peligrosidad ha obligado a activar los protocolos de seguridad y la Policía ha desalojado la zona. Las mismas fuentes sospechan que se trata de un envío similar a los recibidos en Italia, Hungría, Polonia o Austria, con restos de sangre y órganos de animales, pero aún no lo han abierto.

Pasadas las 14.00 horas de este viernes, el filtro de seguridad de la embajada ucraniana ha detectado un envío sospechoso. Los efectivos de la Policía Nacional que se encontraban en labores de seguridad en el exterior de la embajada han desalojado inmediatamente el edificio y se han desplazado hasta el lugar los técnicos del TEDAX.

El paquete ha dado negativo en explosivos pero se ha procedido a un análisis más exhaustivo, según marca el protocolo. Fuentes de Interior han confirmado después que el sobre no contenía ni mecanismos ni sustancia explosiva o deflagrante, sino un ojo aplastado de un animal.

Lee más: Congreso de España aprueba Ley de Memoria Democrática que declara ilegal el régimen franquista

El hecho de que el franqueo de este envío no sea español, unido a sus características, podría relacionarlo con los envíos que se han interceptado en otras embajadas y sedes consulares de Ucrania en diferentes países de Europa.

Los paquetes empapados en sangre han sido enviados a las embajadas en Italia, Hungría, Países Bajos, Polonia, Croacia y Austria; a los consulados generales en Nápoles (Italia) y Cracovia (Polonia); y al consulado de Brno (República Checa), según señala el comunicado del portavoz del ministerio, Oleg Nikolenko.

“Tenemos razones para creer que existe una campaña bien planificada de terror e intimidación contra las embajadas y consulados de Ucrania. Incapaces de detener a Ucrania en el frente diplomático, nos intentan intimidar”, ha declarado el ministro Dmytro Kuleba.

Nikolenko ha señalado que están “estudiando el significado de este mensaje”. Además, ha informado de que el ministro Kuleba ha ordenado que todas las embajadas y consulados involucrados pasen a un nivel reforzado de seguridad.

Lee más: Rusia expulsa a 27 diplomáticos y personal de la Embajada de España

 

El Ministerio subraya que “la parte ucraniana está cooperando con las fuerzas del orden de los Estados extranjeros para investigar todos los casos de amenazas, identificar a las personas implicadas y llevarlas ante la justicia”.

Más paquetes

Los hechos ocurren después de que esta semana se enviaran seis cartas bomba en España a distintos objetivos, entre los que se encontraba la embajada de Ucrania y la embajada de Estados Unidos. La deflagración de la primera carta enviada a la embajada de Ucrania en Madrid hirió a un empleado. Es por el momento la única persona herida por estos envíos.

El portavoz del Ministerio de Exteriores ucraniano ha señalado también que la embajada ucraniana en Kazajistán había recibido esta semana una amenaza de bomba. Por su parte, la embajada en EEUU recibió una carta desde un país europeo con un artículo que criticaba a Ucrania. También la entrada a la vivienda del embajador en el Vaticano ha sido vandalizada.

 

“Pedimos a los gobiernos extranjeros que garanticen la máxima protección de las instituciones diplomáticas ucranianas de acuerdo con la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas”, sostiene el comunicado. Todas las embajadas y consulados ucranianos han pasado a un nivel reforzado de seguridad.

Marlaska afirma que habrá resultados pronto

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha confiado este viernes en tener, en un corto periodo de tiempo, resultados positivos de la investigación sobre los seis sobres y ha dejado claro que no ha habido fallos de seguridad.

Marlaska ha recordado que la investigación, que ha calificado de “suficientemente compleja”, se encuentra judicializada en la Audiencia Nacional y ha subrayado la eficacia de la Policía y la Guardia Civil, que están llevando a cabo las pesquisas de una “forma relevante”, por lo que confía en tener “resultados positivos en un corto periodo” de tiempo.

***

Fuente: eldiario.es

 

Continue Reading

Europa

Jersón, ciudad liberada por Ucrania, vuelve a ser atacada hasta 17 veces en un día por misiles rusos

Published

on

La ciudad de Jersón, liberada hace unos días por Ucrania, fue atacada por misiles

JERSÓN, Ucrania (AP) — El cadáver de Natalia Kristenko cubierto por una manta permaneció durante la noche en la entrada de su edificio residencial. Los trabajadores municipales no podían ocuparse del cuerpo mientras respondían a una andanada mortífera de ataques que remecieron la ciudad ucraniana de Jersón.

La mujer de 62 años caminaba fuera de la casa con su esposo el jueves al anochecer cuando cayó el misil. Kristenko murió al instante, su esposo horas después en el hospital.

“Los rusos me quitaron a las dos personas que más amo”, dijo angustiada su hija Lilia Kristenko, de 38 años, aferrando a su gato bajo su abrigo y mirando con horror cuando finalmente llegaron los trabajadores para llevar a su hija a la morgue.

Lee más: Rusia confirma ataque ‘masivo’ al sistema de mando y control del Ejército de Ucrania y niega ataque a Kiev

Una andanada de misiles cayó sobre la ciudad recientemente liberada, en una fuerte escalada de los ataques desde el retiro de las fuerzas rusas hace dos semanas.

La ciudad fue atacada 17 veces el jueves antes del mediodía, y los ataques continuaron hasta la tarde. Al menos cuatro personas murieron y 10 resultaron heridas, según la administración militar de Jersón. Soldados en la región habían advertido que Jersón enfrentaría una intensificación de los ataques al atrincherarse los soldados rusos en la otra margen del río Dniéper.

Decenas de personas sufrieron heridas en los ataques que alcanzaron edificios residenciales y comerciales, algunos de los cuales estallaron en llamas, lanzando cenizas al aire y regando las calles con vidrios rotos. La destrucción alcanzó a algunos barrios residenciales que hasta ahora estaban casi intactos tras nueve meses de guerra.

La violencia está agravando una ya terrible crisis humanitaria. En su retirada, los rusos destruyeron instalaciones cruciales de electricidad y agua. La gente está tan desesperada que busca algún alivio entre los escombros.

Lee más: Zelenski pide al Consejo de Seguridad de la ONU actuar con urgencia contra el «terror energético» de Rusia

En tanto, los gobiernos europeos se afanan para ayudar a los ucranianos a mantenerse abrigados y con electricidad durante los gélidos meses de invierno, con promesas de enviar apoyo para mitigar la campaña del ejército ruso para apagar la calefacción y las luces.

Francia enviará 100 generadores de alta potencia para ayudar a la población, dijo la ministra del Exterior, Catherine Colonna, el viernes.

Dijo que Rusia está usando el invierno “como un arma” para provocar penurias a la población civil.

El secretario del Exterior británico James Cleverly, que arribó a Kiev para una visita no anunciada, dijo que un paquete de defensa antiaérea, valuado en 50 millones de libras (60 millones de dólares) ayudará a Ucrania a defenderse de los bombardeos rusos.

“Las palabras no bastan. Las palabras no mantendrán encendidas las luces en este invierno, Las palabras no los defenderán de los misiles rusos”, tuiteó Cleverly.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: