Connect with us

Con voz propia

Pandemia y libertad de expresión, una historia conocida

Published

on

 

Ponencia en la Semana del Periodismo en Hidalgo

Por Gilberto Meza

Quiero empezar este texto parodiando al poeta Xavier Villaurrutia diciendo “yo también hablo del Covid”. Que me perdone el gran poeta del movimiento de los Contemporáneos por tergiversar así su hermoso verso que literalmente dice: Yo también hablo de la rosa/pero mi rosa no es la rosa fría…

Luego de esta breve digresión, empezaré por lo obvio: la pandemia que vivimos ha afectado gravemente a las empresas de comunicación, sean periódicos, revistas, radio y televisión, así como a los que utilizan internet como plataforma. También que si bien esto ha afectado a este giro en todo el planeta, hay diferencias notables sobre las afectaciones en cada país. Y una tercera, que dicha afectación se relaciona directamente con los apoyos que han tenido en cada nación.

Empezaré por el tercer punto y trataré de evitar lo más que pueda los datos para no distraerlos demasiado del punto central. Desde el inicio del nuevo gobierno (es un decir), los recortes a la publicidad oficial a los medios ha sido draconiana, con la sola excepción de Televisa, TV Azteca y, entre los diarios, La Jornada, considerados hasta hace apenas tres años como parte de la llamada Mafia del Poder, a la que se incorporó ese diario sin demasiados remilgos, al menos no conocidos. Estos acaparan, de acuerdo con información de FUNDAR y Artículo 19, así como la del propio gobierno, el 28.6%, y si se suman otros siete de los más favorecidos el porcentaje llega hasta el 52% del presupuesto destinado a publicidad. El resto, es decir mil 71.8 millones de pesos, se destinan al resto, 447 medios. Esto se complica cuando sabemos que el gasto destinado se redujo a una quinta parte del ejercido durante el gobierno pasado. Esto significa 2 mil 248 millones, contra los 11 mil 398 millones que ejercicio Peña Nieto. Se puede discutir, es cierto, que un gasto como ése, el de Peña Nieto, pudo haber sido un exceso, pero es un tema de discusión que no forma parte de este texto. Resumiendo, los medios de comunicación reciben hoy, con excepción de los 10 favoritos, apenas el 48% de la quinta parte de lo que se les destinaba hasta el final del gobierno previo, más allá de discusiones sobre si había corrupción o no pues no existen denuncias ni, tampoco, juicios al respecto, como no los hay en ningún campo de las políticas públicas. Es decir, vamos 0 a 0 en lo que a combate a la corrupción se refiere.

Visto así, se pueden entender los despidos ocurridos en los últimos tres años, así como los problemas en cadena que han suscitado, lo que es evidente en el descuido de sus ediciones y en la caída de la calidad de sus contenidos. La pandemia, se entiende, sólo vino a complicar más las cosas, pues afectó además sus ventas. No hay estudios claros sobre este tema, pero hay testigos, principalmente los voceadores, que han debido cerrar puestos y quioscos debido no sólo a la pandemia, sino también a la severa crisis económica que vivimos y que todos conocemos de primera mano, así que no abundaré en ello, sobre todo ahora que la inflación ha venido a descomponer todavía más la crisis económica.

Guillermo Gasanini, y cito a El Economista en un artículo sobre el tema bajo la pluma de José Soto Galindo del 29 de noviembre de 2020. Gasino es director de circulación del despacho Arredondo e Hijos Distribuidora, quien le declaró al articulista: “No hay el poder adquisitivo suficiente para comprar periódicos y revistas. Por ejemplo, un ¡Hola! vale 60 pesos, y ¿tú qué prefieres: tener una revista quincenal o comprarte tres litros de leche? La gente así lo vive. Si nos remontamos a años atrás, la gente compraba uno, dos, tres periódicos y compraban dos, tres revistas. Ahora no”.

Hasta aquí la cita. Y por último, por lo que se refiere a este punto, es que la pandemia vacío las redacciones y provocó la muerte de muchos, demasiado, periodistas, sin contar con la amenaza y la inseguridad con que deben desempeñar su labor y que ha costado la vida a por lo menos 53 periodistas (de acuerdo al subsecretario de Gobernación Alejandro Encinas) en lo que va de este sexenio, en una cuenta que no parece que terminará. Más las amenazas vertidas directamente por el propio López Obrador, que aumenta el riesgo de muerte de todos los periodistas a los que acusa de conservadores. Si el presidente culpa a los periodistas de todos los males del país, entonces deben desaparecer, es la conclusión, el resultado de sus peroratas. Se entiende como una orden, y se está cumpliendo.

Así se podría resumir la crisis de ingresos y ventas, pero también en términos de calidad, empleo, variedad de géneros, investigación e inversión en tecnología para poder ser más competitivos. Todos estos índices, a la baja.

Veamos ahora el segundo punto, es decir cómo ha afectado la pandemia a los medios en el mundo, lo cual nos puede servir como contrapunto con lo que pasa en nuestro país.

Cito a Ulises Castellanos, quien en su columna de este 13 de enero en La Silla Rota, señala: “El virus Sars-Cov-2 también le ha pegado significativamente a la viabilidad económica de los medios de comunicación tradicionales y nativos digitales, poniendo en riesgo absoluto su existencia”.

Ulises hace luego un recuento desgarrador. Entre marzo y junio de 2020, es decir en la primera etapa de la pandemia, las audiencias mostraban un mayor interés en el periodismo independiente, que buscaba información sobre la pandemia, pero el colapso de sus ingresos publicitarios, por la misma causa, provocó una explosión de fack news y los consecuentes ataques a la libertad de expresión promovidos desde el poder. Los ejemplos clásicos son los gobernantes populistas, como Trump, Bolsonaro, Putin, Erdogan, Johnson, Ortega y, como no, López Obrador, gobernantes que sienten que sólo ellos encarnan el pensamiento de los pueblos que gobiernan y, cómo no, la patria, la nación y el pueblo.

Me atrevería a decir que hoy no sólo los medios de comunicación están en riesgo: también la libertad de expresión, la primera condición para la democracia.

La pandemia, insiste Ulises, había impulsado la digitalización de los medios, pero para mediados de ese mismo año (2020) decenas de medios colapsaron. Y cita una investigación de la Universidad de Columbia y expertos europeos, con entrevistas a mil 400 periodistas de todo el planeta. El trabajo a distancia derivó en el abandono presencial de la información, como el reporteo en vivo o la consulta de documentos y fuentes. Muchos medios decidieron entonces migrar al universo digital, fenómenos que por cierto no ha concluido y que deja cientos de periodistas, editores y fotógrafos en el desempleo. Ello sin dejar de lado que otros tantos debieron cerrar ante la caída de sus ingresos. Y si a estos agregamos la derrota de las televisoras frente a las nuevas plataformas de streaming, como Netflix, Amazon, Disney, HBO, Paramount y otras que siguen surgiendo, la más reciente la anunciada por la fusión TelevisaUnivisión. El streaming les ha hecho perder audiencias, y relevancia. Sólo la radio parece estar sorteando con cierto éxito esta crisis.

El centro del problema que vienen arrastrando los medios desde hace ya más de una década es, sí, adivinaron, el modelo de negocios que mantienen los medios desde hace más de un siglo, y que le fue arrebatado por las grandes plataformas que hoy pretenden arrastrarnos al multiuniverso digital. Una historia que reseñé ya alguna vez y que ahora intento resumir para ustedes.

La pregunta que subsiste en el fondo de esto es ¿cómo es que Google, Facebook y el centenar de empresas como ellas se hacen de los recursos que les corresponderían a los diarios? En 2009, Andrew Neil, ex director de The Sunday Times de Londres, aguerrido defensor del acceso gratuito en sus orígenes, y quien refleja el gran desengaño que sufren hoy los grandes diarios, y los periodistas, señaló: “La tecnología era nueva y no la entendíamos. Nos dijeron que si conseguíamos muchos lectores el dinero vendría después. Pues los conseguimos y el dinero no llegó”. Y eso fue el principio del fin.

Algunos datos como los siguientes ilustran las consecuencias de este fenómeno. En julio de 2017, el día 10 para ser exactos, News Media Alliance, asociación integrada por unos dos mil grupos de medios, entre los que se cuentan los influyentes The New York Times y The Wall Street Journal, acusó en un comunicado que frente a Google y Facebook se ven forzados “a entregar sus contenidos y jugar bajo sus normas sobre cómo presentar, priorizar y monetizar las noticias y la información”, toda vez que dichas plataformas “distorsionan el valor económico que se obtiene haciendo buen periodismo”, y puntualizó que sólo estas dos empresas se llevaron más del 70% de los 73 mil millones de dólares que se gastan actualmente en publicidad en la Web.

“Pero estos dos gigantes digitales no emplean reporteros. No hurgan en los archivos públicos para descubrir corrupción, ni envían corresponsales a zonas de guerra ni cubren el juego de anoche. Ellos esperan que la económicamente exprimida industria de noticias haga por ellos ese costoso trabajo”, escribió en el WSJ el director ejecutivo de la News Media Alliance, David Chavern.

En Estados Unidos, donde es posible seguir desde sus inicios este fenómeno, entre 2001 y 2016 se perdieron 328 mil empleos: de 9,310 empresas de medios que existían en ese primer año, sólo sobrevivieron 7,623 al concluir el segundo, es decir 18% menos. Los empleos en el sector cayeron 57.8%, y esta situación se repite con sus particularidades en prácticamente todo el mundo Occidental, excepto en los llamados países emergentes, donde el periodismo cobra fuerza, quizás por el hecho de que estas naciones llegaron tarde al proceso de mundialización y sus efectos todavía no se dejan ver en toda su crudeza.

En México, por ejemplo, de acuerdo con una investigación del periodista Roberto Fuentes Vivar (en su columna Diario Ejecutivo), de 2008 a diciembre de 2017 (no hay cifras previas en el sector), el número de periodistas, diarios y revistas se habría reducido apena 15.1% y 18.2%, números que sorprenderían si no fuera porque ahora cada periodista empleado realiza el trabajo de cuatro, en una sobreexplotación tolerada por todos ante la creciente falta de opciones. Todo ello en un país, México, con 875 diarios reportados en 2014, 328 revistas, 53 empresas televisivas y 857 radiofónicas, pero donde el tiraje sumado de todos sus periódicos no alcanza el millón, y bajando, como escribió Jenaro Villamil en Proceso en 2017.

La respuesta, entonces, tendría que llegar desde ese centro, es decir cómo modificar, o cambiar, le modelo de negocios vigente, que les ha sido escamoteado por las empresas tecnológicas, y que no parece que se los quieran devolver.

Me gustaría poder ofrecer una, o unas respuestas a tan peliagudo asunto, pero mis capacidades personales no dan para tanto. Hay que decir que las mentes más brillantes de esta industria, si le podemos llamar así, están empeñadas desde hace ya muchos años en ello sin que hasta el momento hayan podido ofrecer una solución, mientras vemos fracasar todos los días el trabajo de los periodistas, más indispensable que nunca, no sólo en las crisis sociales sino también en medio de la pandemia. Todos los datos apuntan a que los lectores siguen buscando un periodismo independiente que les ofrezca respuestas puntuales a sus dudas. Los ciudadanos dudan cada vez más de las respuestas oficiales, por eso buscan en la web otras más apegadas a la realidad. Y es quizás aquí donde se abre una oportunidad. La Universidad de Guadalajara, en un estudio citado por el mismo Ulises Castellanos, advierte que los cambios ocurridos en los últimos años, como la dinámica de coberturas, formatos innovadores de trabajo remoto y colaborativo, así como las nuevas herramientas del mundo digital pueden abrir el camino hacia un nuevo modelo de negocios, que de este modo podrán librar con éxito no sólo la pandemia sino también las diversas crisis que enfrentan.

No obstante, me gustaría hacer un apunte. Lo que no pudieron ver entonces los directivos de los medios a los que hice referencia, al inicio de la ola de las empresas tecnológicas, es algo que también todos hemos acabado por comprender: que el Internet, o la Web, como quieran llamarlo, es más que las empresas tecnológicas, y que hoy ofrece oportunidades incalculables, con cientos de millones de internautas que emigraron a la Web y que demandan un periodismo independiente, crítico y veraz. Existen ya los intentos de hollar este camino. Un síntoma es el nacimientos de miles de páginas o portales que buscan atraer a este ingente número de posibles lectores, y el camino hasta el momento ha sido YouTube (sí, parte de las empresas tecnológicas pero que ahora recorre el camino inverso, es decir asociarse con los creadores de contenido atractivo, bien ejecutado y original que pueda monetizarse y pagarle a sus creadores por ello), pero es seguro que otras se unirán pronto pues el modelo es si no justo por lo menos más redistributivo.

Éste es el modelo que se está imponiendo en las sociedades más desarrolladas y que ha logrado capitalizar la decepción de millones de internautas (que no leen periódicos ni revistas y que tampoco ven televisión) decepcionados de los medios impresos, de la radio o de la televisión, pero que están informados y dispuestos a pagar por la calidad, y que se decantan también por nuevas plataformas como el podcast, el video o el documental, predispuestos a reportajes escritos, bien documentados y atractivos. De hecho, como intenté bosquejar más arriba, es desde allí desde donde se origina el nuevo reportaje independiente que tanto molesta al poder, y contra el que no puede combatir, ni censurar, ni siquiera amenazar con cortarles la publicidad. Y que en un instante son capaces de colocar tales contenidos en todo el planeta, lo que los empodera. Me hago cargo de que no es una tarea fácil ni inmediata, pero es un camino al futuro y a buscar romper el cerco que se nos ha impuesto. Al menos como yo lo veo, ese es uno de los posibles futuros de los medios impresos. No debemos olvidar que la generación de lectores de periódicos y revistas va de salida, y en menos de 20 años, o menos, esos lectores habremos muerto, y no necesariamente por la pandemia. Los que quedarán son los jóvenes, que ya no son lectores de impresos y que, por cierto, se han mudado ya de ese hogar que a nosotros nos resultaba tan confortable. Lo que estamos viviendo, hay que enfatizarlo, es un cambio de paradigma, que muchos de entre nosotros han entendido también y que se afanan en encontrar su lugar en ese enorme universo de la Web, bajo ensayo y error, que es la forma clásica en que se arriba a alguna verdad.

Los grandes perdedores, si me preguntan, serán otra vez los medios tradicionales. Es sencillo apreciarlo en nuestro país, donde el reportaje abandonó los diarios en papel para ubicarse en la Web, desde donde transmite mensajes poderosos. Los medios se quedaron con la nota informativa, que inunda la Web. Ya no es necesario comprar el diario de mañana para saber qué pasó. Lo sabemos desde hoy, casi en el momento en que ocurrió, y con fotos, videos y comentarios directos desde el lugar de los hechos. El resto de los géneros, con la sola excepción de los artículos de análisis, han desaparecido, porque apostaron, en mi opinión equívocamente, a recortar gastos para sortear la crisis, y se equivocaron al pensar que donde había que cortar era en reporteros, editores, fotógrafos, correctores, diseñadores, y contenidos. En una palabra, en calidad, en lo que hacía atractiva la lectura, donde era posible leer no sólo un reportaje sino también una crónica, una reseña o cualquier otro género de entre los que lograban atrapar al lector al ofrecerle posibilidades de entendimiento de una sociedad cambiante, crítica y analítica; hoy inclusos eso han perdido, y lo que nos ofrecen son notas informativas que ya conocemos, editadas en papel corriente y llenas de faltas de ortografía y descuidos imperdonables en cada página. La apuesta era por mayor calidad, con la publicación de materiales atractivos, que son los que importan no sólo en la Web sino en las ediciones en papel.

Es cierto que emprender esa ruta no se mira fácil, pero si algo es cierto es que por primera vez en su historia existe una clara amenaza contra la subsistencia de nuestro oficio, y que la ruta de la recuperación pasa por una mayor calidad de sus formatos, y por la creación de otro nuevos que puedan responder a la exigente demanda de una nueva generación de lectores, televidentes y radioescuchas. Habrá que empezar a escucharlos, a definir sus demandas y a esmerarnos en la calidad de nuestros contenidos, y a invertir.

Se equivocan quienes creen que si disminuyen su plantilla de editores, correctores o fotógrafos se librarán de la crisis. Los hechos han demostrado que es todo lo contrario, que sólo la calidad, variedad de géneros y calidad en su presentación nos sacará de la crisis, y que hay que empezar a pensar también en la socialización de los medios, aunque de esta manera se pueda perder su control vertical, como ha sido hasta ahora. Esa era ha pasado, es historia. Lo que sigue son medios incrustados en el capital social, la diversidad y la calidad. Quizás entonces podamos responder a la demanda de Andrew Neil en 2009 y recuperar un oficio en peligro. A mí, por lo menos, me queda claro que de poco vale la posesión de un cien por ciento de las acciones de una empresa de medios si su valor es cero. Sucede lo mismo que con el modelo de negocios al que nos hemos aferrado, porque no se pueden obtener resultados positivos con modelos que han mostrado ya su agotamiento y obsolescencia. De nosotros depende que acabemos como la última generación de periodistas o como una que intentó recuperarla con arrojo e imaginación. La historia está llena de esos casos.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Con voz propia

Las urgencias de Andrés Manuel

Published

on

By

El presidente López Obrador prioriza la militarización en su gobierno que, por ejemplo, esclarecer lo que pasó con segalmex

 

TRAS BAMBALINAS

Por Jorge Octavio Ochoa.

El tiempo de la unidad y reconciliación se terminó. A dos años del término de su mandato, Andrés Manuel López Obrador decidió dejar de ser el presidente de los mexicanos y se convirtió en sujeto activo de una de las partes que contenderá por el poder.

A la luz de los desastres financieros, económicos, sociales y ecológicos que se avecinan al término de este sexenio, a Andrés Manuel le urge: 1) Consolidar a su partido, 2) Dejar en el poder a uno de sus fieles y 3) Consumar la militarización que mantenga el statu quo.

De no lograrlo, será el primer presidente de la república que pise la cárcel. Y es que el tamaño del desastre que se vislumbra en las obras estelares como el Tren Maya, Dos Bocas y el aeropuerto AIFA es descomunal. Dejará al erario al borde del colapso, con una inflación galopante y un compromiso social mayúsculo.

Por eso su dramático “cambio de opinión” y la entrega indiscriminada de obras y funciones al Ejército y Marina. Gane quien gane, nadie se atreverá a pedirle cuentas a las Fuerzas Armadas. Se mantendrán bajo reserva por más de un lustro, los datos del desastre.

Están documentados, en la Auditoría Superior de la Federación (ASF), pagos indebidos en el Tren Maya y Dos Bocas; pagos de pensiones y becas a gente no inscrita en los padrones de adultos mayores y Jóvenes Construyendo el Futuro. Tan sólo el gobierno federal acumula irregularidades por 11 mil 848 millones de pesos.

Para leer más del autor: CDMX: La última Madre de todas las Marchas  

Otros 37 mil 917 millones corresponden a anomalías detectadas en las cuentas de estados y municipios. Ha sido, pues, un desfalco descomunal que se ha gestado en la actual administración y hoy tenemos padrones de 10 millones de pensiones y 11 millones de becas que no sabemos cómo vamos a mantener.

A esto debemos sumar desvíos por más de 2 mil millones de pesos por irregularidades en contratos de compra en el sector salud para el presunto combate al Covid19 pero que no se cumplieron, como fue el caso de los famosos ventiladores que nunca se entregaron.

El Tren Maya es el ejemplo más claro y monumental de los abusos y falta de planeación en que ha incurrido el régimen lobradorista, pasando por encima de la Constitución, de las leyes secundarias, de las comunidades y ejidos; de las reservas históricas y ecológicas.

Costará alrededor de 20 mil millones de dólares, tres veces más de la estimación inicial; cruzará la selva maya; mutilará miles de árboles y quedará asentado sobre cuevas de piedra caliza, que no garantizan seguridad para los pesados trenes que pasarán por ahí.

Bajo el eufemismo de “Seguridad Nacional”, toda la información de trazos, costos y daño ambiental se mantendrá bajo reserva por 5 años o más. AMLO dobló a los jueces, a la Suprema Corte, impuso su voluntad, y dejará en manos de los militares la protección, administración y usufructo financiero de la obra.

Lee más: ¿Quién será culpable del estallido en México?

Tan sólo el caso SEGALMEX sería suficiente para fincar responsabilidades a varios del gabinete en la presente administración. En la Cuenta Pública 2020, la ASF detectó posibles irregularidades en Segalmex y sus empresas Liconsa y Diconsa, superiores a los ocho mil 600 millones de pesos.

Es una trama parecida a la ocurrida en Conasupo, antecesora de Segalmex, pero a la “N” potencia. AMLO la ha tratado de mantener en el silencio. Apenas en abril pasado, Leonel Cota Montaño fue designado nuevo director general del organismo descentralizado en sustitución de Ignacio Ovalle Fernández.

López Obrador mantiene protegido a este último, ahora como coordinador del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (Inafed). Por eso el mandatario hace olas y tsunamis distractores, como la marcha del 27 de noviembre, con la que se siente renacido, fortalecido.

Pero es de escándalo el dispendio de recursos públicos; el uso y abuso de los puestos y recursos de la administración federal. René Gavira Segreste, exdirector de Administración y Finanzas, de Segalmex fue acusado penalmente en 2019 por este tipo de abusos.

En julio de 2019, Gavira fue acusado por trabajadores de Segalmex y de sus empresas Diconsa y Liconsa ante la Secretaría de la Función Pública (SFP) por irregularidades como:

  • Contratar a parientes cercanos
  • Incrementar injustificadamente el número de plazas de altos funcionarios
  • Pagar a un guardaespaldas con recursos públicos.
  • Realizar despidos injustificados.

Está vinculado a proceso por las acusaciones de utilizar 100 millones de pesos de Segalmex para “invertir” en la bolsa, según informó la Fiscalía General de la República (FGR), es una figura central de la red de corrupción que ha lastrado a ese organismo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

Además. es señalado de ser responsable de ​​la adjudicación directa de siete contratos por cerca de 800 millones de pesos a empresas cuyos propietarios han sido señalados por la ASF de participar en un esquema de contratación ilegal.

Los abusos y el encubrimiento  

El uso y abuso es notorio. Así se vio con el desfile de más de 200 camiones para trasladar gente a la marcha del 27 de noviembre; la colocación de propaganda en espacios públicos y del Sistema de Transporte Colectivo. Todo, para demostrar que es un presidente adorado por más de 30 millones de mexicanos.

Pero nada de esto es nuevo. Desde el inicio de su mandato ha hecho todo lo legal e ilegal para blindar sus acciones y mantenerlas en la opacidad. Así, está reservada por 5 años o más toda la información referente a:

  • Planes de factibilidad de Santa Lucía y el AIFA
  • Contratos de la compra de vacunas para Covid19
  • Estudios clave del Fonatur sobre el Tren Maya.
  • Detalles sobre coberturas petroleras realizada por Hacienda
  • Informe del caso Tlahuelilpan y daños por ordeña de ductos de Pemex
  • Información del Culiacanazo y liberación de Ovidio Guzmán
  • Investigaciones sobre el general Cienfuegos hasta 2028
  • Venta del avión presidencial
  • Venta de acero proveniente del fallido aeropuerto de Texcoco

 

Pueblo dócil  

Por todo esto, resulta preocupante la docilidad con la que el pueblo mexicano va al matadero. López Obrador sabe que constitucionalmente no puede modificar ya el tamaño de las Cámaras de Diputados y Senadores, ni del Instituto Nacional Electoral (INE).

Sin embargo, no está claro si legalmente el gobierno federal puede adjudicarse el control del padrón electoral y del listado nominal, como lo tenía antes el PRI. Tampoco se sabe si puede cambiar de nombre al INE, para incluir entre sus funciones las consultas populares.

Ese pequeñísimo cambio es fundamental, pues implica una modificación jurídico-administrativa que implicaría sustituir la credencial de elector actual, lo que permitiría al régimen controlar el listado electoral y el principal documento con los datos completos de los ciudadanos. Así empezó la dictadura de Venezuela.

El caso de Venezuela nos parece tan ajeno y distante, que ni en nuestros peores sueños podemos imaginarnos tan cerca de una dictadura de ese tamaño, pero la reforma electoral que se avecina nos puede colocar en esa situación. Por eso la radicalización del discurso de AMLO.

Andrés Manuel se ha quedado ya sin posibilidad de reconciliación o de tregua. La polarización es su único camino porque, en medio de la calma, sus detractores lo harán pedazos y lloverán las demandas penales en su contra. De ahí esos nuevos intentos de victimización: “todos nos atacan, es una campaña brutal

Sí, la del 27N fue una especie de tsunami, pero el que se avecina para fines de sexenio puede ser descomunal. Dios nos agarre confesados.

La editora recomienda: Efecto Búmeran o premio del fin del sueño llamado MORENA

 

El presidente miente todos los días. No hay mejora. Al 53% de los mexicanos no le alcanza para cubrir el consumo de la canasta básica; el Producto Interno Bruto per cápita es de los más bajos del mundo y casi el 55% de la Población Económicamente Activa (PEA) vive de la informalidad.

¿De qué demonios sirve, en esas circunstancias, decretar un salario mínimo que no llegará a todos y que sólo sirve para tasar costos y pagos de impuestos? El príncipe de las mareas, el amo de las manifestaciones y la protesta, hoy se queja de los reclamos de la oposición.

“Andanada brutal”, “Acción concertada”, le llama a la inconformidad de la sociedad. Van más de 140 mil asesinatos violentos en el país y matan por igual a ciudadanos que a jueces.

Vivimos un caso parecido al de la selección de futbol mexicana: la gente sabe que no da para más, pero mantiene la esperanza, la fe, aunque no existan posibilidades.

 

Continue Reading

Con voz propia

Estafa Siniestra en Hidalgo se fraguó incluso sin la intermediación de alcaldes

Published

on

En la Estafa Siniestra se detectó que el gobierno de Omar Fayat, incluido el otorgamiento de contratos a empresas fachada

Incluso sin la intermediación de alcaldes, la administración de Omar Fayad usó empresas fachada para desviar recursos. Es el caso de Aktaion Digital, una empresa que realiza páginas web que recibió un contrato por 7.2 MDD para recuperar datos hackeados, o eso afirmaron. Ésta es la tercera entrega de la serie Lavandería de contratos en Hidalgo

Por Emmanuel Ameth

El esquema de desvío de recursos mediante simulación de obras y servicios a través de empresas fachada denominado Estafa Siniestra, mismo que tiene en la cárcel a 3 alcaldes hidalguenses, 2 prófugos y 8 más investigados, no necesitó de los ayuntamientos para desviar recursos ni fueron ellos los únicos responsables: todo operó desde las entrañas de la administración del exgobernador Omar Fayad Meneses. En esta tercera entrega de la Lavandería de contratos en Hidalgo se analizan 220 millones de pesos otorgados a Aktaion Digital, entre los que se encuentra un contrato de 144 millones de pesos que tuvo un proceso turbio.

A los 220 millones de pesos que en esta investigación se demuestra fueron otorgados mediante irregularidades, se suman los 228 millones de la segunda parte de esta serie y los 40 millones de la primera, los que en conjunto prácticamente igualan los 500 millones por los que se investiga a 13 alcaldes… y la presente no es la última entrega.

 

El contrato millonario que se celebró en lo oscurito

El departamento 5 del piso 14 en el edificio ubicado en la calle Coyoacán 1878, Acacias, en el ayuntamiento de Benito Juárez, alberga una cantidad considerable de presuntas empresas fachada que han sido beneficiadas por decenas de millones de pesos en procesos de licitación cuestionables a lo largo de los años. Sus ganancias sin embargo, llegaron a un nuevo nivel cuando el gobierno de Hidalgo se prestó a hacer operaciones con ellos, pues de 22 millones obtenidos a través de distintas instituciones, con el Gobierno de Omar Fayad pasaron a facturar 220 millones de pesos, es decir, 10 veces más.

Para saber más del tema: El Gobierno de Hidalgo gastó 228 millones para estudio de Salud con una institución cuestionable

Y es que habiendo sido exhibidos por cobrar cuantiosas sumas por la realización de estudios que nunca existieron y que fueron ordenados por Movimiento Ciudadano y el PRI, las personas detrás de Aktaion Digital, Tecnologías del Comercio Descentralizado y Humanity Asesores en Dirección, entre otras, encontraron en Hidalgo un oasis para seguir operando de la forma que más les agrada: recibir jugosos contratos, todos a sobreprecio y en procesos amañados. Incluso, el más costoso fue escondido del escrutinio público, lo cual no impidió que se tuviera acceso al mismo.

Fue el pasado 31 de marzo que el Instituto Hidalguense de Educación representado por Pablo Moreno Calva, subordinado del entonces secretario Atilano Rodríguez Pérez, celebró un contrato con Aktaion Digital bajo la figura de Tania Edith Ayala Trejo.

El concepto fue por “Servicios especializados en recuperación de datos e información de diversas máquinas virtuales (VMWare, Sphere, Hypere, HyperV y VCenter) y recuperación de datos en sistemas basados en VM. Impresoras para oficina y Recuperación de discos duros virtuales de sistemas RAID fallidos para reconstrucción de máquinas virtuales”.

El monto del contrato fue por 144 millones de pesos y los archivos se solicitaron en almacenamientos físicos para el 7 de abril además de reactivarse el servicio.

Así, según las mismas condiciones del documento, la empresa se hizo beneficiaria del contrato apenas 3 días antes de iniciar las campañas por la gubernatura y recibió 20.57 millones cada día que prestó sus servicios, siendo liberado el pago el 7 de mayo.

Al respecto Natividad Castrejón Valdez, titular de Educación Pública en la entidad (SEPH), precisó que actualmente la Procuraduría General de Justicia en Hidalgo realiza indagatorias sobre diversos contratos, teniendo este la particularidad de que previamente existió el “secuestro” de datos sensibles y que se pidió un rescate ellos, condición que no se aceptó.

Lo raro del asunto, aseguró el funcionario, es que los supuestos “hackers” no se hicieron de información sobre la nómina, habiendo una presunta colusión para no afectar a trabajadores de la SEPH.

Pero aunado a lo expresado por Castrejón, quien se reservó datos para no entorpecer las investigaciones que actualmente se encuentran en curso, existieron otras irregularidades con el contrato.

Lee más: El escándalo de corrupción de las Lavanderías de contratos en Hidalgo

Primero, no hubo convocatoria alguna para concursar el contrato ni tampoco existió asamblea alguna y/o sesión por un comité de adquisiciones para adjudicar de manera directa. En segundo lugar, el monto de 144 millones fue exagerado, especialmente para un “servicio” que se realizó en apenas una semana. Por si hacía falta, el domicilio de la empresa tiene las características de ser una empresa fachada, además de cambiar de representantes legales según el proceso, característica que comparte con las demás Lavanderías de contratos e incluso con La Estafa siniestra.

 

La empresa fachada donde se lavaron los contratos

Según la información recabada en el padrón de proveedores, para el PRI en el Estado de México, Aktaion Digital realiza servicios de estrategias de comunicación, publicidad y asesoría de contenidos en plataformas digitales, además de producción audiovisual y hasta venta de mobiliario: para Movimiento Ciudadano, realizan estudios académicos además de la elaboración de monitoreos de medios, siendo también proveedores de papelería; para el INE son contratistas de trabajos de construcción, mientras que para el gobierno de Hidalgo, se trata de proveedores especializados de servicios y de equipos de informática.

Lo cierto es que su única especialidad sería la de confabularse con funcionarios para realizar jugosos contratos en los que ambos se vean beneficiados, o al menos eso se puede concluir de un análisis rápido sobre su información.

Y es que si vamos a su página web, Aktaion Digital describe como únicas áreas de especialidad las del diseño de páginas y de posicionamiento SEO. Pese a ello, incluso para su propia web contrataron a una empresa externa y sólo habrían invertido mil pesos anuales para la misma, adquiriendo la más económica del portafolio del proveedor.

Aunado a ello, Aktaion Digital se encuentra domiciliada en el departamento 1405 de Coyoacán 1878 en la Col. Acacias, un edificio habitacional donde los condominios son rentados como oficinas.

Como empresas ligadas a ese domicilio o bien vinculadas a los representantes legales de las entidades que allí se ubican, la Plataforma Nacional de Transparencia destaca a las entidades Ciprom Medical (CME181003C76), Consumer Consulting and Research (CCR020625BW3) -y Comercializadora Construmax-, Comercializadora Lorgies (CLO170208MM6), Tecmoin (TEC141027882), GSAU Pachuca (GPA190731J66) -y Grupo Susuki-, Ecopro Evaluación y Coordinación de Proyectos (EST1502265N6) -y Grupo Constructor Barocsa, Ackme Inc., Meridiano RL Consultorías y Estrategias, Estrem, Highway Signs de México, A.R. Consultores en Ingeniería Estructural, MT Instalaciones y Servicios, Promotora y verificadora de la Construcción-, Immanem (IMM1911255P3), Grupo Comercial Textilero Montes (GCT160804CK7) -e Inmobiliaria de Bienes y Raíces Orald-, Tony Gon Promocionales (TGP111213f78) -y RaMexico Consultores-, Corporb (COR180509Q32), Rocher Ingeniería (ARS160920CP0) -y All Risk Supervisión y Construcción, Servicios Interdisciplinarios para Inversiones y Proyectos, Euro Estudios, Precisa Industrial, Proyección y Construcción en Sistemas Inteligentes Jili, Desarrollo M70, Consultores y Constructores Escalante-, DivyMax México (DME1902141N6), Vortex Bussines (VBU171020520) -y Grupo de Limpieza y Mantenimiento Integral-, Grubiem (GRU190719HK5), e Inmobiliaria de Bienes y Raíces Orald (IBR160822G4A) -y Oaxaca manos de Ayuda AC-.

 

Es así que al menos 15 empresas se encuentran domiciliadas en Coyoacán 1878 Depto. 1405 de las que derivan otras 21 a dichos representantes legales. Cabe señalar que el área de alrededor de 70 m2 es fraccionada hasta en 5 cubículos por los que cada uno paga una renta promedio de 5 mil pesos pese a que el departamento completo no suele rebasar los 15 mil mensuales y supuestamente no se puede subarrendar.

*NOTA Para evitar la investigación de otros cientos de contratos vinculados a las 36 entidades referidas y sus representantes legales en el domicilio antes referido, que a la autoridad corresponderá investigar con los recursos suficientes para ello, nos enfocaremos específicamente a Aktaion Digital y sus representantes legales.

 

Una mina de oro el gobierno de Hidalgo para Aktaion Digital

Aktaion Digital ha sido representado por Tania Edith Ayala Tejo (EA-913003989-N019-2021, 7-03-2022/PRI, EA-913003989-N18-2021, AT-2021-140), Vianey Yadira Mora Marín (C-020-21, IA-913009982-E5-2020, EA-913003989-N386-2020), Edith Martínez Martínez (EA-913003989-N283-2021, EA-913003989-N197-2021), Alejandro Ríos Ortega (EA-9130039898-N436-2021) y María de los Ángeles Martínez Castillo (EA-913003989-N191-2022).

A su vez, Vianey Yadira Mora Marín representa a Tecnologías del Comercio Descentralizado, siendo también socia a partes iguales de Miguel Ángel Velázquez Argüello en Humanity Asesores en Dirección.

Con el PRI del Estado de México, Movimiento Ciudadano, la alcaldía de Tlalpan y el INE, Aktaion Digital, Tecnologías del Comercio Descentralizado y Humanity Asesores en Dirección suman 22 contratos por un total de 20 millones 832 mil 304.10 pesos. Como particularidad, 16 de estos contratos los firmaron con Movimiento Ciudadano el mismo día y en conjunto sumaron 10.2 millones de pesos, todos ellos por supuestos “estudios” que como reveló el periodista Álvaro Delgado de Sin Embargo, no se tiene certeza alguna de que efectivamente hayan sido realizados.

Con el Gobierno de Hidalgo sin embargo, vivieron su verdadera bonanza, pues de los contratos disponibles en transparencia, bastaron 8 de ellos para obtener 75 millones 448 mil 202.78 pesos, que sumado al de 144 millones firmado “en lo oscurito” nos da 219.5 millones de pesos, prácticamente 10 veces más que los obtenidos con otras instituciones.

La editora recomienda: Acusan despojo de predio donado por gobierno de Hidalgo

Aktaion Digital y “La Estafa Siniestra”

Elías S. S., alcalde de Yahualica, es uno de los tres presidentes municipales que se encuentran en prisión por su probable responsabilidad en el desvío de 29 millones 224 mil 736 pesos por el esquema de saqueo denominado La Estafa Siniestra.

Según lo rescatado por versiones periodísticas, funcionarios a nivel Secretario del Gobierno de Hidalgo contactaron presidentes municipales para ofrecerles un negocio mediante recursos extraordinarios de la Federación, el cual consistía en simular obras o servicios, quedarse con el 30% de la asignación y regresar el 70% mediante depósitos a empresas fachada, entre las que presuntamente se encontraban Aktaion Digital, Grupo Constructor Integral Cardavi y Team Xao.

Para el caso de Aktaion, en Yahualica, en su manual de registro de gastos se menciona como ejemplo la captura de una supuesta factura por 7.5 millones de pesos que le habrían sido transferidos por servicios informáticos.

 

 

Continue Reading

Con voz propia

La persecución del periodismo independiente en México: Seminario Kapuscinski en Chihuahua

Published

on

La violencia contra el periodismo independiente y quienes lo ejercen se mostró en el Seminario Kapuscinski

 

Por Miguel Montesinos León

El fin de semana fue muy intenso en la vida política nacional, sin embargo, los medios masivos de información no hicieron eco del asesinato del periodista Pedro Pablo Kumul en Veracruz.

Durante los cuatro años de este gobierno, la violencia contra periodistas y defensores de derechos humanos se acrecentó a tal grado que para la sociedad es normal la persecución, la fabricación de carpetas de investigación en contra de periodistas qué sufren persecución, encarcelamientos injustos o son asesinados por decir la verdad.

Te puede interesar: Gobierno de México omite casos de periodistas asesinados y de autores intelectuales en las investigaciones

En el X Seminario Internacional Ryszard Kapuscinski de Periodismo, Derechos Humanos, Migración y Fronteras, fundado por la Universidad Miguel Hernández, de Elche España, y que ahora se realizó en Chihuahua por primera vez, del 16 al 18 de noviembre, donde periodistas de diversos países expusieron los peligros y desafíos de la prensa, específicamente de medios y periodistas independientes que manifestaron su preocupación por la ola de violencia en contra del gremio periodístico en México. Un seminario qué cruzo el Atlántico para darle vida al periodismo, que en palabras de los conferencistas de talla internacional se encuentra postrado al poder político de México.

Marco Lara Klahr, en su ponencia destacó la importancia del periodismo en su magistral participación denominada Acoso, desprestigio y criminalización de periodistas, en la que destacó que el periodismo no es un oficio, porque no se basa en prácticas reiterativas. El periodismo es una función crecientemente compleja, el periodismo es una profesión. El periodismo se ejerce en el marco de un derecho humano qué es la libertad de expresión, en un segundo nivel al ser un derecho humano es un mecanismo de información, especificó el ponente.

El periodismo mexicano, en efecto, está postrado al poder político porque muchísimos periodistas que ejercían de contrapeso democrático ahora son voceros del gobierno en turno. Periodistas como voceros oficiosos que antes ejercían el saludable contrapeso democrático en la sociedad mexicana. Pero el periodismo está de luto en ese sentido, y en ese sentido el periodismo ha dejado de ser el cuarto poder.

Lee más: INAI ordena a Segob informar sobre medidas de protección para periodistas

Hoy en la boca de populistas como López Obrador o Bukele el cuarto poder es algo denigrante. Sin embargo, cuando el periodismo ejerce la función de cuarto poder en un sentido de contrapeso de los otros tres poderes, se vuelve un poder necesario, indispensable para la salud democrática, porque sin periodismo profesional, que sirva de contrapeso, no hay salud democracia.

¿Dónde dice qué la libertad de expresión es un derecho humano y tiene contraprestaciones?, pregunta Lara Klahr ante la audiencia del seminario.

Está en los tratados internacionales, específicamente está en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas, en el Artículo 19, y está en el artículo 13 de la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos, y también está en el artículo 7 de la Convención Europea de Derechos Humanos y en el artículo sexto de la Constitución Mexicana donde se establece el derecho a la libertad de expresión como un derecho humano.

No obstante, el periodismo está postrado hoy en México, y tiene que recapitalizarse.

¿Quién es el sujeto obligado, quién está obligado a garantizar el derecho humano a la libertad de expresión? De acuerdo con los tratados internacionales y la Constitución mexicana la obligación de garantizar la libertad de expresión es del Estado, y en consecuencia quienes ejercen el poder público. Ese sujeto obligado de acuerdo con los tratados internacionales y la Constitución está obligado a respetarla, está obligado a protegerla, pero ahora en México tenemos un presidente qué es el redactor en jefe, es el que arma las primeras planas a la luz de los Guacamaya Leaks.

En esta magistral conferencia el maestro Marco Lara dejó en claro que los medios están postrados al poder público ya que dependen del presupuesto público y por ende no pueden morder la mano de quien les da de comer. Es de suma importancia que los periodistas profesionales sean independientes, pero eso en México se traduce en persecución política, fabricación de carpetas penales o incluso en asesinato.

El caso del periodista Héctor Valdez, quien acudió a Palacio Nacional y le pidió la protección y apoyo al presidente de México lleva dos años preso en el penal de Santa Martha Acatitla, caso que fue expuesto en Chihuahua en el marco del seminario, al igual que las agresiones, amenazas de muerte y persecución al periodista Alfredo Griz.

El periodismo en México tiene que empoderarse, tener aliados, crear redes internacionales, volver a inyectarle la dignidad para ser un pilar en la democracia. De lo contrario, será más de lo mismo, cárcel, muerte o exilio, fueron parte de las conclusiones del evento en los salones de Palacio Nacional del gobierno del estado de Chihuahua, donde se habló sin tapujos de los problemas del ejercicio de la libertad de expresión.

La editora recomienda: Persecución judicial y tortura a periodistas de Quintana Roo, expuestos en el Seminario Kapuscinski en Chihuahua

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: