Connect with us

Mexico Violento

Organización de Presos de México exige cese inmediato del director del Cefereso 17 por torturas y extorsión

Published

on

Por Guadalupe Lizárraga

La Organización de Lucha por la Dignidad, Justicia y Libertad de los Presos de México lanzaron un comunicado público en solidaridad con George Khoury Layón, preso político, quien por segunda vez fue torturado dentro del Cefereso #17, en Buenavista Michoacán, por custodios bajo órdenes del director del penal Julio César Pérez Ramírez.

El documento lo firman los dirigentes de la organización Antonio Barragán Carrasco y Cleofas Hernández Reyes, privados de su libertad en Atlacholoaya, Morelos, desde donde demandan el cese inmediato del director del penal de Michoacán por torturas y extorsión a los internos, y específicamente en este caso a Khoury Layón, quien además tiene reconocimiento de inocencia por parte de la Secretaría de Gobernación, desde noviembre de 2019, y la opinión de libertad inmediata de la Naciones Unidas desde el 18 de septiembre de 2017.

Khoury Layón ha liderado un amparo colectivo de 400 internos que piden la destitución del director del Cefereso y del titular de Seguridad pública por los tratos denigrantes y crueles, extorsiones y falta de atención médica, por lo que las torturas son para que se desista de los amparos concedidos por los jueces Quinto y Sexto de Distrito del estado de Michoacán y del estado de Sinaloa.

La primera tortura a Khoury en el Cefereso número 17 fue el 18 de julio de 2020, por promover los amparos contra los malos tratos. Esta segunda tortura fue el 29 de marzo de 2021 para que se desistiera de esos amparos concedidos. Además, denunció la extorsión del director del penal quien le exigía 500 mil pesos (26,315 dólares aprox) para dejar de golpearlo.

La Organización de Lucha por la Dignidad, Justicia y Libertad de los Presos de México, fundada el 22 de febrero de 2021, por Barragán Carrasco y Hernández Reyes, surgió con el objetivo de detener el maltrato y las violaciones de derechos humanos a la población carcelaria. Asimismo, tiene como objetivo la denuncia sobre el abandono jurídico y la indefensión en el que se encuentran miles de presos, con enfermedades crónico-degenerativas sin atención médica y la negación de beneficios de ley como las preliberaciones.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

La red en lucha

Qué implica para México el acuerdo con el gobierno de Rusia para explorar el espacio

Published

on

acuerdo espacial méxico rusia

Mientras Alemania hace un llamado internacional para abrir un proceso a Putin por crímenes de guerra, Rusia se presenta como potencial aliado de México para compartir tecnologías satelitales con «fines pacíficos»

Por Guadalupe Lizárraga

Durante la última década, han sido empresas privadas las que han invertido en la exploración espacial en lugar de los gobiernos. La sociedad global está acostumbrada a ver SpaceX, Blue Origin, Virgin Galactic y una diversidad de iniciativas empresariales difundidas en la prensa internacional.

Pero el 29 de septiembre de 2021, el gobierno de México dio a conocer a la prensa que estaba en ciernes una asociación con el gobierno de Rusia para explorar el espacio por encima de México. El sorpresivo anuncio gubernamental generó controversia porque Rusia cumplía siete meses de haber invadido a Ucrania y no detenía los bombardeos. La decisión de México era percibida como una postura favorable a Rusia, a pesar de que oficialmente el presidente López Obrador decía mantener su postura neutral a la guerra.

El 23 de enero de este año, el gobierno mexicano volvió a informar que “el acuerdo con el gobierno de la Federación de Rusia sobre cooperación en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre para fines pacíficos aún se encuentra en proceso de aprobación y no ha entrado en vigor, tanto en México como en Rusia”. En su comunicado especifica que, en el caso de Rusia, tiene que ser aprobado por la Cámara Alta y el presidente Vladimir Putin. En el caso de México, señala que no ha sido enviado al Senado para su análisis y aprobación.

Entre las diversas motivaciones de un acuerdo de esta magnitud sería el beneficio que cada uno de los países pudiera obtener con esta alianza y, en este contexto, no puede excluirse el beneficio de las ciudadanías. Por lo tanto, para justificar una inversión del erario, es decir, de los impuestos de los ciudadanos, el resultado del acuerdo tendría que estar orientado a la obtención de un bien público para cada país, o en su conjunto para la humanidad. Lo que pone en cuestión es qué gana la sociedad rusa con este acuerdo y qué gana la sociedad mexicana.

Leer más: Rusia agradece a López Obrador críticas al suministro de tanques a Ucrania por parte de Alemania –

El significado geopolítico del acuerdo espacial

En primer lugar, Rusia podría demostrar mundialmente que sus tecnologías espaciales tienen «fines pacíficos» y que es un país «pacífico». Una prueba sería esta alianza con México. Le ayudaría a proyectar una imagen clave en un momento crítico en que Alemania hace un llamado internacional para abrirle un proceso judicial por sus crímenes de guerra en la invasión a Ucrania. Además, fortalecería su imagen como un país inversor que se interesa en hacer negocios con economías frágiles para la producción de conocimiento científico. Todo esto sin sufrir mayores consecuencias por sus decisiones de guerra.

El presidente López Obrador, con aparente agudeza, ha utilizado este proyecto para presionar con otras negociaciones a países rivales de Rusia. Los problemas de crecimiento no han sido medianamente resueltos con los flujos norteamericanos, y en tales circunstancias, la estrategia de diversificar las asociaciones comerciales con la otra parte del mundo parecería su racionalidad. Para México, el acuerdo también es una buena historia de progreso por su interés científico en la exploración del espacio y distrae de las malas noticias que genera la violencia del narcotráfico, la corrupción y la “molesta” oposición al gobierno.

Lo que no es obvio es por qué los demás países estarían interesados en mantener vínculos con México, asociado con quien geopolíticamente ha representado una amenaza y, que su ventaja se instrumentaría por medio de negocios de tecnología satelital e intercambio de información reservada a través de un tercero. El ejemplo es Nicaragua.

Este acuerdo no tiene nada de ingenuo ni gratuito. La asociación de México con Rusia implica, no sólo que cierto conjunto de naciones se vea amenazado, sino que, además y es lo más relevante, desde el punto de vista de la elite estadounidense constituye un desafío transcontinental que puede significar desajustes importantes en el orden político mundial. México es Norteamérica, y sus aliados naturales, Estados Unidos y Canadá.

Es así como se puede aseverar que Rusia estaría condicionando su apoyo a México a cambio de romper los vínculos estrechamente tejidos con Estados Unidos. De esta forma, López Obrador no sólo estaría abriendo la posibilidad de un intercambio comercial y científico para navegar el espacio con este país, sino que el trasfondo del acuerdo podría suscitar una presión para Estados Unidos, a fin de reconsiderar las relaciones internacionales más sensibles para México. Pero también México se ha vuelto altamente atractivo tanto para el comercio libre como para el mercado negro desde los ojos de Rusia, y de cualquier otro país.

Lo anterior si se le mira incluso con prudencia, constituye un problema grave de coordinación entre los países, porque las consecuencias previsibles es que se presenten discrepancias entre las elites del mundo desarrollado, que no puedan ser procesadas de modos pacíficos, como lo ha demostrado ya Rusia con sus vecinos. La ciudadanía mundial, en este escenario, es la víctima.

México, al igual que otros estados periféricos, constituye el eslabón más débil en la asociación, debido a que está constituido estructuralmente como una organización estatal de calidad inferior al promedio internacional, uno por su naturaleza sobornable, la cual es mayor en la burocracia gubernamental, y dos por una pérdida creciente de gobernabilidad y soberanía. Que, en este caso, las áreas de cooperación del acuerdo dan idea de la intensa dinámica que requiere el intercambio de información reservada de México, comunicaciones de satélites, tecnologías de información, navegación satelital, desarrollo de equipos y nuevas tecnologías espaciales.

Los ciudadanos mexicanos aportarán de sus bolsillos recursos destinados a la exploración del espacio, mientras son vigilados por Rusia desde el propio espacio mexicano.

Otras implicaciones de la asociación

Rusia es el país más sancionado del planeta, y el impacto por sus acciones en Ucrania alcanzará a las generaciones de las próximas décadas. Una asociación con Rusia, sin duda, contaminaría a México de diversas maneras y dañaría su reputación mundial. Los “amigos” actuales de Rusia son Siria, Nicaragua, Eritrea, Irán y Corea del Norte, países con una dramática calidad inferior en la gestión pública y con una profunda vocación autoritaria. Por lo que al celebrar un acuerdo de esta naturaleza y mantener su “postura neutral”, México sería inevitablemente asociado a esta lista de estados con focos rojos.

Por otra parte, los satélites rusos sobre México no podrán disociarse de la historia de espionaje y terrorismo cibernético de Rusia. Es ingenuo también pensar que la comunicación y navegación por satélites, así como el uso de las tecnologías de información y los servicios asociados a éstas, no serán utilizados para espiar a México, y es enormemente ingenuo por parte del gobierno mexicano creer que Rusia solo va a usar la tecnología con «fines pacíficos» cuando está en medio de una guerra que apunta a Estados Unidos.

La guerra de Rusia en Ucrania cumple año, dejando una enorme destrucción, pese a que su tecnología bélica está desactualizada y su alta tecnología depende de Occidente. Una economía que va en picada, al igual que su reputación mundial, por las sanciones que la han afectado severamente. Ha sido el único país que ha amenazado con una guerra nuclear. Por lo que resulta improbable que Rusia cumpla un acuerdo de exploración espacial o de otro tipo con «fines pacíficos». Se trata de tecnologías satelitales sobre México que podrían posibilitar ciertas fortalezas que podrían transformarse en amenazas.

Infórmate: Ministerio de Defensa de Ucrania desmiente la muerte de 600 soldados por supuestos ataques de Rusia

 

Fue el presidente Putin quien ratificó el acuerdo espacial en octubre, según informes en Rusia. De ahí que tenga un interés personal en esta proposición para México. En cambio, México por las desventajas antes mencionadas, no tendría el control de los satélites, y está minimizando el acuerdo como un acuerdo internacional más, similar en alcance al que tiene con otros países.

Otro punto de alerta es la narrativa oficial desconectada entre ambos. Rusia afirma que instalará el sistema de vigilancia satelital GLONASS en México. Y México, en enero, reiteró que no está considerado este sistema en el acuerdo “ni existe previsión de que pudiera ser incluido en un futuro cercano”. Sin embargo, Rusia ya lo tiene instalado en Nicaragua sobre el que al parecer tiene plena autonomía. La expectativa en México pudiera ser la misma.

México ha minimizado la asociación con Rusia. Y Rusia es grandilocuente al respecto. Lo cual no resulta un buen augurio en diplomacia en este tiempo de guerra. México parecería estar preparándose para ser un peón más en el tablero de ajedrez de Putin.

 

Continue Reading

Estados Unidos

En el juicio de Nueva York, ‘El Diablo’ culpó de violencia en Nayarit a García Luna

Published

on

By

El Diablo y García Luna

Narcotraficantes pagaron a García Luna 5 millones de dólares por la ‘plaza de Nayarit’

Por Juan Alberto Vázquez / Nueva York

En el testimonio en contra de Genaro García Luna, el ex fiscal de Nayarit, Edgar Veytia, ‘El Diablo’, culpó de la violencia de estado por la falta de apoyo del exsecretario de Seguridad Pública federal, durante la gestión del gobernador Roberto Sandoval; y no a que el Cártel de los Beltrán Leyva tenían compradas a las autoridades, como él mismo había aceptado.

“Sin recursos, rentamos un helicóptero, compramos uniformes nuevos y sacamos a crédito un auto blindado para dar la apariencia de seguridad hacia el pueblo de Nayarit”, confió en la sesión verpertina de la audiencia de ayer martes.

Señaló que hubo una segunda ocasión en que la facción del Mayo Zambada y El Chapo Guzmán enviaron a Julián Venegas, compadre del Chapo, a ofrecerles de nueva cuenta comprar la plaza. “Me dijo que a nivel federal ya tenían todo arreglado”, y mencionaron haber pagado “5 millones de dólares a Genaro García Luna” para primero poder matar a ‘El Chaguín’, empleado de los Beltrán Leyva, que a su vez había matado al hijo de Nacho Coronel, pero sobre todo para tomar la plaza nayarita.

“No acepté la oferta (esta vez le ofrecieron 5 millones de dólares) pues teníamos un compromiso con los Beltranes”, aseguró Veytia.

En ese punto, acabó momentáneamente cualquier referencia al acusado, pues el relato llegó al momento del cambio de presidente en México en 2012 y el ascenso del mismo Veytia como fiscal general del Estado en 2013. Reconoció la relación muy cercana que siguió teniendo con el H2 y los crímenes, torturas, despojos, secuestros, incendios, reportes falsos, ataques o incautaciones ordenados por el mismo H2 que eran ejecutados por Veytia o elementos de la corporación a su cargo.

Dijo que llegó un momento en que ‘El H2’ dejó de tener poder, por lo que él mismo planeó primero secuestrar, luego torturar y después asesinar a ese líder criminal “con autorización del gobernador y coordinándome con fuerzas federales” que no eran de la policía federal.

Leer más: Genaro García Luna y la señora Wallace: Historia y contexto de una pareja siniestra

 

También admitió que a otro al que llamaban El Paisa, los Beltrán Leyva lo quisieron ejecutar y fallaron, así es que estando ese personaje en el hospital, Leyva ordenó a la policía a su cargo que se retiraran del nosocomio para que otros pistoleros lo fueran a rematar.

En el contrainterrogatorio, el defensor Florian Miedel utilizó el reconocido recurso de la defensa de hacerle ver al testigo que su primer mención de Genaro García Luna “se habría dado ya en el 2020, cuando él mismo se ofreció a colaborar en este caso” y no en alguna «de las 150 veces anteriores» que este testigo se había entrevistado con agentes federales.

“Es que no me preguntaron por él”, se disculpó Veytia.

“Usted habló de corrupción de funcionarios, del gobernador, del secretario de la Defensa Nacional, de comandantes de la policía, de generales del ejército, de jueces, y en ninguna charla mencionó el nombre de Genaro García Luna”, volvió a preguntarle Miedel. “No, en ninguna”, aceptó el exfiscal originario de Tijuana.

Entérate: Genaro García Luna: ¿quién es el exfuncionario juzgado en EEUU por operar con el Cártel de Sinaloa?

 

Le recordó el defensor a Veytia que los fiscales de los Estados Unidos se habían arrepentido de haberle ofrecido un acuerdo de culpabilidad, el cual nunca celebraron, “porque no podían corroborar la información que usted les daba”.

– Yo no lo recuerdo así- dijo Veytia.

– ¿Pero no estaba usted devastado por no tener un arreglo?- atacó el defensor.

“Si”, aceptó débilmente.

Continue Reading

Justicia pendiente

Comisión de la Verdad investiga a responsables de la “Guerra Sucia”

Published

on

La Comisión de la Verdad, encabezada por el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), emitió la convocatoria para investigar a los responsables de la “Guerra Sucia” que emprendió el gobierno federal contra guerrilleros y grupos insurgentes en la década de los setenta.

El organismo de investigación pidió a la Fiscalía General de la República (FGR) que se comprometa a investigar con detalle los casos de tortura, desaparición y asesinatos que se presentaron durante la denominada guerra sucia, para que este suceso no se mantenga en impunidad.

Carlos Pérez Ricart, integrante de la comisión, refirió que pasaron de 13 a dos ministerios públicos que se encuentran trabajando en el caso de la desaparición de las víctimas de los ataques armados protagonizados por el gobierno federal.

La Comisión de la Verdad supuso que existen alrededor de mil víctimas relacionadas con el incidente, pero a ello se suman cuatro personas por cada víctima moirtal contabilizada, y se estiman que cerca de 800 personas del Frente Nacional democrático (FND) fallecieron por este fenómeno.

De la misma manera, la Comisión de la Verdad ha contabilizado víctimas fatales relacionadas con masacres ocurridas en esta temporalidad en las sierras de Puebla e Hidalgo, mismas que no se documentaron en un inicio por parte de las autoridades federales.

Asimismo, el organismo señaló que el Estado mexicano castigaba y aniquilaba a los disidentes del régimen, administraba el crimen y perseguía a los opositores políticos que pudieran representar una amenaza a la estabilidad social, por lo cual estas acciones se implementaron principalmente en los gobiernos de Luis Echeverría y José López Portillo.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: