Connect with us

Ofensiva ultraderechista en América Latina

Avatar

Published

on

“Esa biblia reinterpretada desde un hombre moderno norteamericano es el origen de la posibilidad de una nueva Biblia, eso es hoy usado por la OEA y la nueva política norteamericana que se está retirando de Medio Oriente. Se habían alejado de América Latina, pero como en Irak e Irán han sido derrotados, vuelven a Latinoamérica y la quieren recuperar. Eran sutiles los métodos pero hemos vuelto a los golpes de Estado”
Enrique Dussel

El Golpe de Estado en Bolivia (que, contrario a lo que muchos niegan, sí fue un Golpe de Estado porque arribó un gobierno fuera del marco constitucional de ese país, sin elecciones de por medio, sin declaratoria de ausencia del presidente Evo Morales por el Congreso y sin mayoría legislativa que lo avalara), es el corolario de una fuerte campaña continental, al amparo de Donald Trump, para que la ultraderecha fascista, evangelista, blanca, ultranacionalista y neoliberal, se haga del poder en los países de América Latina para enraizar el neoliberalismo.

La irrupción político-ideológica-económica de la ultraderecha Continental se da por la vía judicial-electoral como en Brasil, en la forma de “Golpes Blandos”, o por la fuerza policíaca-militar-legislativa como en Bolivia, para revertir la influencia y los avances económicos y sociales de líderes antineoliberales y progresistas, no necesariamente izquierdistas (para el experto en geopolítica Alfredo Jalife, ya no hay derecha e izquierda en el mundo, sino globalistas y nacionalistas; globalistas puede ser, por ejemplo, China, y nacionalistas, Trump).

Debido a la globalización de la economía, la mayoría de los países latinoamericanos sucumben a la presión neoliberal: mediante el voto popular unos pasan de un gobierno neoliberal progresista a uno neoliberal conservador, o viceversa, es el caso de Ecuador, Brasil, Argentina y Uruguay. Bolivia experimentó este cambio de un día a otro a través del Golpe de Estado. Así, cuando un pueblo vota por un candidato progresista o conservador, no necesariamente quiere decir que la consciencia popular se identifica con esa corriente ideológica. Votan más bien por un cambio de régimen por el hartazgo debido a la corrupción y la inseguridad, como México, Brasil y Ecuador.

En la realpolitik del S. XXI, ningún Estado, por muy progresista, socialista o antineoliberal que sea, puede abstraerse del globalismo mundial neoliberal, ni Cuba, Venezuela, Argentina y México, que tienen que abrirse al mundo.

El factor evangélico

España y Portugal conquistaron en el S. XVI a Mesoamérica y a Sudamérica con la Cruz y la Biblia Católica por delante. Hoy, como se ha mostrado crudamente en Bolivia, la conquista ya no es de un país a otro, sino de una economía social a otra de corte ortodoxa neoliberal, que, con la Biblia Evangélica como estandarte, destruyen las bases del Estado laico y construyen poco a poco otra base social intentando destruir los valores, la identidad y la cultura de los pueblos originarios mediante la enajenación y la alienación popular (como “Pare de Sufrir”), cuyas tradiciones estorban a los planes del capital financiero internacional y los oligopolios, liderados por los EUA. Es el nuevo despojo de los bienes y las riquezas culturales, sociales y naturales de los pueblos.

Cuba, Venezuela y Nicaragua han resistido los embates del imperio que se dan a través de la penetración ideológica evangélica y del capital financiero internacional mediante unilaterales e ilegales bloqueos financieros, económicos, mercantiles y políticos contra estos países por parte de los EUA, gracias a sus políticas sociales y, aprendiendo del Golpe Militar de Pinochet en Chile contra el presidente Salvador Allende en 1973, gracias a que mantienen la lealtad de las cúpulas militares a pesar de fuertes cañonazos en dólares que el imperio les ha ofrecido; a pesar de la OEA, brazo político de Washington y de la propaganda en su contra desplegada por la prensa global y convencional.

México se cuece aparte
Como el resto de los países de América Latina, México no está exento de la penetración evangelista a través de los medios de comunicación y de las redes sociales, y del cada vez más fuerte posicionamiento de la cúpula militar en el gobierno.

El Presidente AMLO ha apostado por dos lances arriesgados: por un lado, desde su campaña electoral estableció una alianza con las corrientes evangélicas para que arriben al Congreso, ofreciendo a representantes de las iglesias Católica, Anglicana, Evangélica, Luz del Mundo y de la Cienciología, además de las iglesias Luterana, Budista, Musulmana, Sikh y Judía integradas al Consejo Interreligioso de México, participación en el proyecto social y político de la Cuarta Transformación. Además, ha ofrecido a la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas, concesiones en medios de comunicación para difundir sus mensajes religiosos y la distribución de su “Cartilla Moral”.

Por otro lado, AMLO ha superado los espacios políticos otorgadas por Calderón y Peña Nieto a la cúpula militar, al fortalecer la presencia del sector castrense en la vida civil en torno al urgente combate a la inseguridad y al crimen, asuntos de seguridad pública de competencia exclusiva de la autoridad civil, concesionando a la Guardia Nacional militarizada estas funciones.

¿Sera que AMLO quiere tener cerca al “enemigo” para controlar a la derecha y a la ultraderecha, con el riesgo de que el Estado sea rebasado por las corrientes evangélicas y las cúpulas militares, como ha sucedido en otros países del Continente a lo largo de la historia? Esperemos que no.
*Director de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste

Por Raúl Ramírez Baena*

“Esa biblia reinterpretada desde un hombre moderno norteamericano es el origen de la posibilidad de una nueva Biblia, eso es hoy usado por la OEA y la nueva política norteamericana que se está retirando de Medio Oriente. Se habían alejado de América Latina, pero como en Irak e Irán han sido derrotados, vuelven a Latinoamérica y la quieren recuperar. Eran sutiles los métodos pero hemos vuelto a los golpes de Estado”

Enrique Dussel

El Golpe de Estado en Bolivia (que, contrario a lo que muchos niegan, sí fue un Golpe de Estado porque arribó un gobierno fuera del marco constitucional de ese país, sin elecciones de por medio, sin declaratoria de ausencia del presidente Evo Morales por el Congreso y sin mayoría legislativa que lo avalara), es el corolario de una fuerte campaña continental, al amparo de Donald Trump, para que la ultraderecha fascista, evangelista, blanca, ultranacionalista y neoliberal, se haga del poder en los países de América Latina para enraizar el neoliberalismo.

La irrupción político-ideológica-económica de la ultraderecha Continental se da por la vía judicial-electoral como en Brasil, en la forma de “Golpes Blandos”, o por la fuerza policíaca-militar-legislativa como en Bolivia, para revertir la influencia y los avances económicos y sociales de líderes antineoliberales y progresistas, no necesariamente izquierdistas (para el experto en geopolítica Alfredo Jalife, ya no hay derecha e izquierda en el mundo, sino globalistas y nacionalistas; globalistas puede ser, por ejemplo, China, y nacionalistas, Trump).

Debido a la globalización de la economía, la mayoría de los países latinoamericanos sucumben a la presión neoliberal: mediante el voto popular unos pasan de un gobierno neoliberal progresista a uno neoliberal conservador, o viceversa, es el caso de Ecuador, Brasil, Argentina y Uruguay. Bolivia experimentó este cambio de un día a otro a través del Golpe de Estado. Así, cuando un pueblo vota por un candidato progresista o conservador, no necesariamente quiere decir que la consciencia popular se identifica con esa corriente ideológica. Votan más bien por un cambio de régimen por el hartazgo debido a la corrupción y la inseguridad, como México, Brasil y Ecuador. 

En la realpolitik del S. XXI, ningún Estado, por muy progresista, socialista o antineoliberal que sea, puede abstraerse del globalismo mundial neoliberal, ni Cuba, Venezuela, Argentina y México, que tienen que abrirse al mundo.

El factor evangélico

España y Portugal conquistaron en el S. XVI a Mesoamérica y a Sudamérica con la Cruz y la Biblia Católica por delante. Hoy, como se ha mostrado crudamente en Bolivia, la conquista ya no es de un país a otro, sino de una economía social a otra de corte ortodoxa neoliberal, que, con la Biblia Evangélica como estandarte, destruyen las bases del Estado laico y construyen poco a poco otra base social intentando destruir los valores, la identidad y la cultura de los pueblos originarios mediante la enajenación y la alienación popular (como “Pare de Sufrir”), cuyas tradiciones estorban a los planes del capital financiero internacional y los oligopolios, liderados por los EUA. Es el nuevo despojo de los bienes y las riquezas culturales, sociales y naturales de los pueblos.

Cuba, Venezuela y Nicaragua han resistido los embates del imperio que se dan a través de la penetración ideológica evangélica y del capital financiero internacional mediante unilaterales e ilegales bloqueos financieros, económicos, mercantiles y políticos contra estos países por parte de los EUA, gracias a sus políticas sociales y, aprendiendo del Golpe Militar de Pinochet en Chile contra el presidente Salvador Allende en 1973, gracias a que mantienen la lealtad de las cúpulas militares a pesar de fuertes cañonazos en dólares que el imperio les ha ofrecido; a pesar de la OEA, brazo político de Washington y de la propaganda en su contra desplegada por la prensa global y convencional. 

México se cuece aparte

Como el resto de los países de América Latina, México no está exento de la penetración evangelista a través de los medios de comunicación y de las redes sociales, y del cada vez más fuerte posicionamiento de la cúpula militar en el gobierno. 

El Presidente AMLO ha apostado por dos lances arriesgados: por un lado, desde su campaña electoral estableció una alianza con las corrientes evangélicas para que arriben al Congreso, ofreciendo a representantes de las iglesias Católica, Anglicana, Evangélica, Luz del Mundo y de la Cienciología, además de las iglesias Luterana, Budista, Musulmana, Sikh y Judía integradas al Consejo Interreligioso de México, participación en el proyecto social y político de la Cuarta Transformación. Además, ha ofrecido a la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas, concesiones en medios de comunicación para difundir sus mensajes religiosos y la distribución de su “Cartilla Moral”. 

Por otro lado, AMLO ha superado los espacios políticos otorgadas por Calderón y Peña Nieto a la cúpula militar, al fortalecer la presencia del sector castrense en la vida civil en torno al urgente combate a la inseguridad y al crimen, asuntos de seguridad pública de competencia exclusiva de la autoridad civil, concesionando a la Guardia Nacional militarizada estas funciones.

¿Sera que AMLO quiere tener cerca al “enemigo” para controlar a la derecha y a la ultraderecha, con el riesgo de que el Estado sea rebasado por las corrientes evangélicas y las cúpulas militares, como ha sucedido en otros países del Continente a lo largo de la historia? Esperemos que no.

*Director de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste

 

Continue Reading
1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arteleaks

Sara Sefchovich, ¿absurdo nivel Dios?

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

En rigor, ¿realmente alguien en su sano juicio se plantearía como un instrumento contundente para combatir o eliminar el flagelo del crimen organizado en su modalidad de narcotráfico el hecho de solicitar apoyo educacional o moral a las madres de los delincuentes? ¿Las progenitoras regañando a sus vástagos para que dejen el mal y se conviertan al bien?

La connotada escritora y periodista Elena Poniatowska en entrevista con Sara Sefchovich (1949), quien se ostenta como socióloga, escritora, historiadora, catedrática, investigadora, traductora, comentarista y conferencista,  y que además es autora de más de una docena de libros y diversos artículos en periódicos y revistas, toman como hilo conductor de la misma el leitmotiv de la última novela de Sefchovich, Demasiado odio: la importancia de las madres en su papel de correctoras de sus hijos delincuentes. No por nada el título de la conversación se llama “Sin la complicidad de las madres el narco bajaría” (La Jornada, 10/01/21). Y como aquí no se comenta la novela desde el punto de vista estético-literario, sino sobre el asunto central, quien esto escribe realizará lo propio.

Como bien se observa, estamos frente a dos intelectuales de nivel que deben de dominar el tema en cuestión. Y aquí nos dice la entrevistada los orígenes de su proposición:

“Publiqué una novela: Atrévete, propuesta hereje contra la violencia en México (2014), que se presentó en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. En ese libro yo hacía una propuesta a las madres de familia de bajarle la violencia en México diciéndole a sus hijos que si querían robar, robaran, pero no violaran, no mataran, no maltrataran (sic). Para escribirlo, viajé por todo México, me reuní con grupos de madres a quienes preguntaba cómo veían esta situación y pedirles que ayudaran; que su trabajo como madres era impedir que sus hijos entraran al mundo del narcotráfico. Para mi sorpresa, en todos los grupos con los que me reuní durante casi dos años encontré que las madres no estaban dispuestas a sacrificar los beneficios que reciben de la delincuencia aun a costa de que pueden encarcelar y hasta matar a sus hijos”. Y cabe añadir, por cierto, que esta situación no es el gran descubrimiento de Sefchovich, pues ya era conocido.

Y al percatarse que su exhorto caía en el vacío por parte de las jefas de familia, indica lo siguiente: “Incluso se lo escribí al presidente (Andrés Manuel) López Obrador. Él mismo pidió ayuda a las madres de familia y recuerdo que le dije: ‘Nos equivocamos, señor presidente, las madres no están dispuestas a ayudar’.” Y en efecto, es de todos conocido que el presidente de México hizo este llamado públicamente en más de una ocasión.

Por supuesto que es un fenómeno demostrado que ciertas familias han incursionado en el narcomenudeo. E incluso a un grado mayor. Recordemos a Delia Patricia Bustos Buendía, quien no sólo recibía de sus hijas y yernos enormes cantidades de dinero y enseres, sino que era ella misma quien lidereaba a la organización criminal que se denominó el Cártel de Neza, siendo ella la temible Ma Baker. Extendió su poder en buena parte del valle de México, a sangre y fuego. Puso en jaque a la extinta Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos contra la Salud (FEADS), asesinando ministerios públicos federales e incluso a un alto funcionario de dicha dependencia, fiscalía perteneciente a la antigua Procuraduría General de la República (José Antonio Caporal, El cártel de Neza, 2012).

Evidentemente nos encontramos con un problema de orden multifactorial. Y todo indica, al parecer, que nuestra socióloga realizó su investigación de esa manera: vivió en Michoacán, Reynosa y en zonas de migrantes, donde abordaría “el deterioro del medio ambiente, el descuido, la ignorancia, la indiferencia, la corrupción… (Y) lo mismo me sucedió en otros países. Recorrí siete ciudades del mundo para hacer un paralelismo entre el narcotráfico y el terrorismo y también me encontré con madres de familia que solapan a sus hijos”. Y no obstante su amplio y diverso estudio llegó a la misma conclusión.

Inmutable, tropezándose una y otra vez con la complicidad materna, reitera: “Yo pensaba que las madres podían ayudar a que sus hijos aprendieran a vivir de otra manera, pero después de escribir adquirí la certeza de que no quieren cambiar… Ese es mi tema: la complicidad de las madres y la de los familiares. Estoy convencida que sin ella bajaría el narcotráfico y el terrorismo”.

No obstante, al final Sefchovich apunta sobre el origen de todo ello: “Las carencias rigen nuestro funcionamiento social. Cuando una familia descubre que puede vivir mejor, es lógico que acepte dádivas. No sólo en México, en todos los países hay narco”. Pero bajo la lógica simplista de la pobreza significaría que miles de mexicanos en situación de miseria todos serían narcomenudistas. Y esto no es así.

 Resulta francamente impensable que una académica como Sefchovich reduzca de manera absurda el grave asunto del narcotráfico a la complicidad de madres e hijos viviendo en la pobreza. Y que Poniatowska no la haya cuestionado en su enfoque al entrevistarla. Lamentablemente ya no hablamos de un binomio, como nos quiere indicar nuestra socióloga, sino de una unidad. Existen familias enteras que participan en el narcomenudeo, desde el abuelo hasta los nietos. Basta revisar la nota roja de cualquier periódico para comprobarlo.

 Por lo tanto, ningún llamado a la congruencia moral dirigido a las madres o familiares del narcomenudista va a funcionar de manera alguna. Existe tal descomposición social que hasta suben fotografías en redes sociales luciendo armas y dinero como parte de su inserción a un grupo criminal. No, en lo absoluto es una solución.

Continue Reading

Mundo

OMS estima que vacunación contra Covid-19 se concentra sólo en 10 países

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 95 por ciento de las vacunas aplicadas en el mundo se concentran sólo en 10 países, los cuales en su mayoría se ubican en Europa.

El organismo internacional lamentó que existe poca solidaridad de las naciones más ricas para permitir que los demás países también puedan aplicar de forma eficiente los programas de vacunación en sus respectivas poblaciones.

Los países con más vacunas aplicadas son Estados Unidos, China, Reino Unido, Israel, Emiratos Árabes, Italia, Rusia, Alemania, España y Canadá, por lo que la OMS pidió mayor solidaridad para que se apliquen a otras naciones que no cuentan con la misma riqueza.

Asimismo, enfatizó que en más de un mes se han vacunado a 28 millones de personas en el mundo, distribuidas en apenas 46 países, pero también advirtió que la nueva cepa viral localizada por primera vez en Reino Unido también se propagó por 25 naciones.

Sin embargo, la OMS es optimista con el comportamiento de la pandemia y aunque reconoció que durante este año continuará con presencia en el mundo, será más controlable, debido a la aplicación de la vacuna en la mayor parte del planeta.

México se ubica en el lugar 13 de los países con más vacunas aplicadas en el mundo, aunque muy rezagado con respecto a Estados Unidos que ha vacunado a más de 3 millones de personas en el último mes.

Continue Reading

Fabricación de culpables

Policía condecorado por AMLO en 2004, lleva 15 años en prisión con delitos fabricados por secuestro

Ignacio García

Published

on

Por Ignacio García

CIUDAD DE MÉXICO.- Ariel Eros García Islas, ex integrante del grupo élite denominado “Los Cobras”, de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, quien había sido condecorado por el entonces jefe de gobierno de la Ciudad México, Andrés Manuel López Obrador, en 2004, es una víctima más de fabricación de culpables de la pasada administración de Vicente Fox.

Acusado falsamente por el delito de secuestro, por el cual se encuentra procesado en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) El Altiplano, Estado de México, desde hace más de 15 años, García Islas pidió la intervención del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para que se realice justicia a su proceso irregular.

En entrevista con Los Ángeles Press, el ex policía capitalino denunció que no cometió el delito de secuestro como lo expusieron los medios de comunicación en abril de 2004, pero fue torturado por elementos de la extinta Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) para confesar supuestamente su responsabilidad en ese ilícito.

De acuerdo con el denunciante, los protocolos de Estambul demuestran la tortura de la que fueron víctimas los policías capitalinos detenidos por la desaparecida Procuraduría General de la República (PGR) a cargo de Rafael Macedo de la Concha en 2004.

Agregó que debido a la coyuntura política nacional por la búsqueda del desafuero del entonces jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador, el gobierno federal, encabezado por el panista Vicente Fox Quesada, junto con en entonces director de la AFI, Genaro García Luna, maquiló delitos al grupo élite de la policía capitalina para desacreditar la imagen del ahora presidente de la República.

Reiteró que desde hace más de 15 años está procesado en un penal de máxima seguridad en el Estado de México por las consignas del gobierno federal para vengarse del gobierno de izquierda de la Ciudad de México, pues en su momento, dijo, el propio ex secretario de Seguridad Pública capitalino, Marcelo Ebrard,–hoy canciller del país–, reconoció la valía de este grupo policiaco.

Dijo que durante más de tres lustros han violado el debido proceso para evitar su salida y las irregularidades presentadas en el mismo, por lo que al inicio de la actual administración federal, Daniel Miranda, quien se acreditó como representante de la Secretaría de Gobernación (Segob), se acercó con ellos para buscar su intervención, pero no han obtenido respuesta de su parte,

Por ello, pidió que se brinde justicia y no se vuelvan a cometer este tipo de delitos que han persistido contra los ex agentes del grupo policiaco de la Ciudad de México, pese, dijo, a que fue condecorado por el ahora jefe del Ejecutivo federal.

Contexto

Ariel Eros García Islas fue acusado por Fidencio Francisco Facio Trejo, víctima de tortura por agentes de la SIEDO y obligado a firmar la acusación, esposado de espaldas, y solo declaró “conocer a un tal Eros”.

De su expediente desaparecieron muchas pruebas, sin embargo un juez volvió a ordenar que se le hiciera el Protocolo de Estambul a Facio Trejo, resultando nuevamente positivo como en 2004.

 

Continue Reading

Trending