Connect with us

Ofensiva ultraderechista en América Latina

Avatar

Published

on

“Esa biblia reinterpretada desde un hombre moderno norteamericano es el origen de la posibilidad de una nueva Biblia, eso es hoy usado por la OEA y la nueva política norteamericana que se está retirando de Medio Oriente. Se habían alejado de América Latina, pero como en Irak e Irán han sido derrotados, vuelven a Latinoamérica y la quieren recuperar. Eran sutiles los métodos pero hemos vuelto a los golpes de Estado”
Enrique Dussel

El Golpe de Estado en Bolivia (que, contrario a lo que muchos niegan, sí fue un Golpe de Estado porque arribó un gobierno fuera del marco constitucional de ese país, sin elecciones de por medio, sin declaratoria de ausencia del presidente Evo Morales por el Congreso y sin mayoría legislativa que lo avalara), es el corolario de una fuerte campaña continental, al amparo de Donald Trump, para que la ultraderecha fascista, evangelista, blanca, ultranacionalista y neoliberal, se haga del poder en los países de América Latina para enraizar el neoliberalismo.

La irrupción político-ideológica-económica de la ultraderecha Continental se da por la vía judicial-electoral como en Brasil, en la forma de “Golpes Blandos”, o por la fuerza policíaca-militar-legislativa como en Bolivia, para revertir la influencia y los avances económicos y sociales de líderes antineoliberales y progresistas, no necesariamente izquierdistas (para el experto en geopolítica Alfredo Jalife, ya no hay derecha e izquierda en el mundo, sino globalistas y nacionalistas; globalistas puede ser, por ejemplo, China, y nacionalistas, Trump).

Debido a la globalización de la economía, la mayoría de los países latinoamericanos sucumben a la presión neoliberal: mediante el voto popular unos pasan de un gobierno neoliberal progresista a uno neoliberal conservador, o viceversa, es el caso de Ecuador, Brasil, Argentina y Uruguay. Bolivia experimentó este cambio de un día a otro a través del Golpe de Estado. Así, cuando un pueblo vota por un candidato progresista o conservador, no necesariamente quiere decir que la consciencia popular se identifica con esa corriente ideológica. Votan más bien por un cambio de régimen por el hartazgo debido a la corrupción y la inseguridad, como México, Brasil y Ecuador.

En la realpolitik del S. XXI, ningún Estado, por muy progresista, socialista o antineoliberal que sea, puede abstraerse del globalismo mundial neoliberal, ni Cuba, Venezuela, Argentina y México, que tienen que abrirse al mundo.

El factor evangélico

España y Portugal conquistaron en el S. XVI a Mesoamérica y a Sudamérica con la Cruz y la Biblia Católica por delante. Hoy, como se ha mostrado crudamente en Bolivia, la conquista ya no es de un país a otro, sino de una economía social a otra de corte ortodoxa neoliberal, que, con la Biblia Evangélica como estandarte, destruyen las bases del Estado laico y construyen poco a poco otra base social intentando destruir los valores, la identidad y la cultura de los pueblos originarios mediante la enajenación y la alienación popular (como “Pare de Sufrir”), cuyas tradiciones estorban a los planes del capital financiero internacional y los oligopolios, liderados por los EUA. Es el nuevo despojo de los bienes y las riquezas culturales, sociales y naturales de los pueblos.

Cuba, Venezuela y Nicaragua han resistido los embates del imperio que se dan a través de la penetración ideológica evangélica y del capital financiero internacional mediante unilaterales e ilegales bloqueos financieros, económicos, mercantiles y políticos contra estos países por parte de los EUA, gracias a sus políticas sociales y, aprendiendo del Golpe Militar de Pinochet en Chile contra el presidente Salvador Allende en 1973, gracias a que mantienen la lealtad de las cúpulas militares a pesar de fuertes cañonazos en dólares que el imperio les ha ofrecido; a pesar de la OEA, brazo político de Washington y de la propaganda en su contra desplegada por la prensa global y convencional.

México se cuece aparte
Como el resto de los países de América Latina, México no está exento de la penetración evangelista a través de los medios de comunicación y de las redes sociales, y del cada vez más fuerte posicionamiento de la cúpula militar en el gobierno.

El Presidente AMLO ha apostado por dos lances arriesgados: por un lado, desde su campaña electoral estableció una alianza con las corrientes evangélicas para que arriben al Congreso, ofreciendo a representantes de las iglesias Católica, Anglicana, Evangélica, Luz del Mundo y de la Cienciología, además de las iglesias Luterana, Budista, Musulmana, Sikh y Judía integradas al Consejo Interreligioso de México, participación en el proyecto social y político de la Cuarta Transformación. Además, ha ofrecido a la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas, concesiones en medios de comunicación para difundir sus mensajes religiosos y la distribución de su “Cartilla Moral”.

Por otro lado, AMLO ha superado los espacios políticos otorgadas por Calderón y Peña Nieto a la cúpula militar, al fortalecer la presencia del sector castrense en la vida civil en torno al urgente combate a la inseguridad y al crimen, asuntos de seguridad pública de competencia exclusiva de la autoridad civil, concesionando a la Guardia Nacional militarizada estas funciones.

¿Sera que AMLO quiere tener cerca al “enemigo” para controlar a la derecha y a la ultraderecha, con el riesgo de que el Estado sea rebasado por las corrientes evangélicas y las cúpulas militares, como ha sucedido en otros países del Continente a lo largo de la historia? Esperemos que no.
*Director de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste

Por Raúl Ramírez Baena*

“Esa biblia reinterpretada desde un hombre moderno norteamericano es el origen de la posibilidad de una nueva Biblia, eso es hoy usado por la OEA y la nueva política norteamericana que se está retirando de Medio Oriente. Se habían alejado de América Latina, pero como en Irak e Irán han sido derrotados, vuelven a Latinoamérica y la quieren recuperar. Eran sutiles los métodos pero hemos vuelto a los golpes de Estado”

Enrique Dussel

El Golpe de Estado en Bolivia (que, contrario a lo que muchos niegan, sí fue un Golpe de Estado porque arribó un gobierno fuera del marco constitucional de ese país, sin elecciones de por medio, sin declaratoria de ausencia del presidente Evo Morales por el Congreso y sin mayoría legislativa que lo avalara), es el corolario de una fuerte campaña continental, al amparo de Donald Trump, para que la ultraderecha fascista, evangelista, blanca, ultranacionalista y neoliberal, se haga del poder en los países de América Latina para enraizar el neoliberalismo.

La irrupción político-ideológica-económica de la ultraderecha Continental se da por la vía judicial-electoral como en Brasil, en la forma de “Golpes Blandos”, o por la fuerza policíaca-militar-legislativa como en Bolivia, para revertir la influencia y los avances económicos y sociales de líderes antineoliberales y progresistas, no necesariamente izquierdistas (para el experto en geopolítica Alfredo Jalife, ya no hay derecha e izquierda en el mundo, sino globalistas y nacionalistas; globalistas puede ser, por ejemplo, China, y nacionalistas, Trump).

Debido a la globalización de la economía, la mayoría de los países latinoamericanos sucumben a la presión neoliberal: mediante el voto popular unos pasan de un gobierno neoliberal progresista a uno neoliberal conservador, o viceversa, es el caso de Ecuador, Brasil, Argentina y Uruguay. Bolivia experimentó este cambio de un día a otro a través del Golpe de Estado. Así, cuando un pueblo vota por un candidato progresista o conservador, no necesariamente quiere decir que la consciencia popular se identifica con esa corriente ideológica. Votan más bien por un cambio de régimen por el hartazgo debido a la corrupción y la inseguridad, como México, Brasil y Ecuador. 

En la realpolitik del S. XXI, ningún Estado, por muy progresista, socialista o antineoliberal que sea, puede abstraerse del globalismo mundial neoliberal, ni Cuba, Venezuela, Argentina y México, que tienen que abrirse al mundo.

El factor evangélico

España y Portugal conquistaron en el S. XVI a Mesoamérica y a Sudamérica con la Cruz y la Biblia Católica por delante. Hoy, como se ha mostrado crudamente en Bolivia, la conquista ya no es de un país a otro, sino de una economía social a otra de corte ortodoxa neoliberal, que, con la Biblia Evangélica como estandarte, destruyen las bases del Estado laico y construyen poco a poco otra base social intentando destruir los valores, la identidad y la cultura de los pueblos originarios mediante la enajenación y la alienación popular (como “Pare de Sufrir”), cuyas tradiciones estorban a los planes del capital financiero internacional y los oligopolios, liderados por los EUA. Es el nuevo despojo de los bienes y las riquezas culturales, sociales y naturales de los pueblos.

Cuba, Venezuela y Nicaragua han resistido los embates del imperio que se dan a través de la penetración ideológica evangélica y del capital financiero internacional mediante unilaterales e ilegales bloqueos financieros, económicos, mercantiles y políticos contra estos países por parte de los EUA, gracias a sus políticas sociales y, aprendiendo del Golpe Militar de Pinochet en Chile contra el presidente Salvador Allende en 1973, gracias a que mantienen la lealtad de las cúpulas militares a pesar de fuertes cañonazos en dólares que el imperio les ha ofrecido; a pesar de la OEA, brazo político de Washington y de la propaganda en su contra desplegada por la prensa global y convencional. 

México se cuece aparte

Como el resto de los países de América Latina, México no está exento de la penetración evangelista a través de los medios de comunicación y de las redes sociales, y del cada vez más fuerte posicionamiento de la cúpula militar en el gobierno. 

El Presidente AMLO ha apostado por dos lances arriesgados: por un lado, desde su campaña electoral estableció una alianza con las corrientes evangélicas para que arriben al Congreso, ofreciendo a representantes de las iglesias Católica, Anglicana, Evangélica, Luz del Mundo y de la Cienciología, además de las iglesias Luterana, Budista, Musulmana, Sikh y Judía integradas al Consejo Interreligioso de México, participación en el proyecto social y político de la Cuarta Transformación. Además, ha ofrecido a la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas, concesiones en medios de comunicación para difundir sus mensajes religiosos y la distribución de su “Cartilla Moral”. 

Por otro lado, AMLO ha superado los espacios políticos otorgadas por Calderón y Peña Nieto a la cúpula militar, al fortalecer la presencia del sector castrense en la vida civil en torno al urgente combate a la inseguridad y al crimen, asuntos de seguridad pública de competencia exclusiva de la autoridad civil, concesionando a la Guardia Nacional militarizada estas funciones.

¿Sera que AMLO quiere tener cerca al “enemigo” para controlar a la derecha y a la ultraderecha, con el riesgo de que el Estado sea rebasado por las corrientes evangélicas y las cúpulas militares, como ha sucedido en otros países del Continente a lo largo de la historia? Esperemos que no.

*Director de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste

 

Continue Reading
1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arteleaks

Poeta Amanda Gorman en la inauguración presidencial de Biden: “Incluso mientras lloramos, crecimos”.

Avatar

Published

on

Los Ángeles Press

La poeta Amanda Gorman, de 22 años, ha compuesto y recitado un poema sobre la unidad nacional para la ceremonia de inauguración del periodo presidencial de Joe Biden. La poeta destacó en una entrevista con el New York Times que el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero le ayudó a terminar la composición y varios versos hacer referencia al ataque contra el Congreso. Pero también usó un lenguaje que hace referencia a las escrituras bíblicas y, a veces, eco de la oratoria de John F. Kennedy y el reverendo Martin Luther King Jr.

Comienza preguntando: “¿Dónde podemos encontrar luz? ¿En esta sombra interminable? y usó su propia poesía e historia de vida como respuesta.

“De alguna manera, hemos resistido y hemos sido testigos de una nación que no está rota, sino simplemente inacabada. Nosotros, los sucesores de un país y una época en la que una chica negra delgada, descendiente de esclavos y criada por una madre soltera, puede soñar con convertirse en presidente, sólo para encontrarse ahora declamando para uno”, dijo Gorman.

“Hemos visto una fuerza que destrozaría nuestra nación en lugar de compartirla; que destrozaría nuestro país si ello supusiese retrasar la democracia; y este esfuerzo casi triunfa. Pero aunque la democracia puede ser retrasada, nunca puede ser derrotada”, reza el poema.

Gorman es la poeta más joven que ha participado en una ceremonia de toma de posesión presidencial. Ha recitado su poesía en la Biblioteca del Congreso, el Symphony Hall de Boston, la plataforma de observación del Empire State Building y en todo el país, actuando para políticos como Hillary Clinton, Al Gore y Lin-Manuel Miranda.

Continue Reading

Estados Unidos

Joe Biden, se pronuncia por la Constitución y la democracia, al asumir la presidencia de los EEUU

Avatar

Published

on

Joe Biden asumió este miércoles la presidencia de Estados Unidos en una ceremonia sobria dirigida a reafirmar los símbolos de la maltratada democracia de Estados Unidos en contraste con los últimos cuatro años y el asalto al Capitolio de hace dos semanas. Kamala Harris se convirtió en la primera vicepresidenta de la historia del país, la primera negra y la primera india-americana en ocupar el cargo.

Por María Ramírez
eldiario.es

“Hoy celebramos el triunfo no de candidato, sino de una causa, la causa de la democracia”, dijo Biden. “La democracia es frágil… Y a estas horas, amigos, la democracia ha ganado”.

Biden pronunciaba estas palabras en la misma escalinata donde dos miércoles atrás miles de personas gritaban, rompían ventanas, ondeaban la bandera confederada y mensajes a favor de campos de concentración nazis, los líderes demócratas y republicanos. En el mismo lugar, junto a Biden y Harris, los jueces del Supremo y representantes de todas las instituciones celebraron este miércoles el traspaso pacífico de poderes con cantos de unidad, palomas de la paz y mujeres pioneras. También estaba el vicepresidente saliente, Mike Pence.

El nuevo presidente dijo que tenía puesta “toda su alma” en buscar la unidad de un país agresivamente dividido. “Sé que hablar de unidad puede sonar como una fantasía inocente estos días”, dijo. “La historia, la fe y la razón muestran el camino hacia la unidad… Tenemos que acabar con esta guerra incivil”.

Biden insistió en el valor de los hechos. “Existe la verdad y existen las mentiras, mentiras que se dicen por el poder y el provecho, y cada uno de nosotros tiene un deber como estadounidenses, como ciudadanos, como líderes, de defender la verdad y derrotar las mentiras”.

A los 78 años, Biden ha cumplido el sueño que le contaba a la madre de su novia cuando apenas era un veinteañero y ya quería ser presidente. El sueño que parecía más cerca cuando se convirtió en senador a los 29 años y que le ha costado tres carreras presidenciales a lo largo de una vida marcada por momentos muy dramáticos.

Biden juró el cargo con la mano sobre la biblia que está en su familia de inmigrantes irlandeses desde 1893. Es la misma que ha utilizado para jurar sus cargos de senador y vicepresidente.

Harris, ex senadora y ex fiscal general de California de 56 años, juró con la mano puesta en dos biblias, la de su madrina y la del primer juez afroamericano que llegó al Supremo, Thurgood Marshall. Le tomó el juramento Sonia Sotomayor, la primera latina en el alto tribunal. El marido de Harris, Doug Emhoff, es el primer “segundo caballero” de Estados Unidos.

Harris llegó al Capitolio precedida por Eugene Goodman, el policía del Capitolio que el 6 de enero despistó a los asaltantes para que no llegaran a los congresistas y consiguió evitar lo que podía haber sido una masacre.

La más sobria

La ceremonia fue la más sobria en la memoria, sin público en la explanada delante de la escalinata del Capitolio y con un grupo reducido de invitados para evitar riesgos para la salud pública por la pandemia y la seguridad reforzada por el peligro de ataque terrorista tras el asalto al Capitolio del 6 de enero.

La explanada estaba cerrada y tanto el equipo presidencial como la alcaldesa de Washington y los gobernadores de los estados vecinos Maryland y Virginia habían pedido a los ciudadanos que no se acercaran al lugar de la ceremonia. En total, había poco más de un millar de personas, una escena muy distinta por ejemplo del más de medio millón que acudió a la toma de posesión de Barack Obama en 2009. Todas las personas que estaban en el escenario se habían hecho dos test en las últimas 72 horas para comprobar que no tenían coronavirus.

En lugar de público, había un despliegue de casi 200.000 banderas de Estados Unidos, sus estados y territorios. En lugar del desfile desde el Capitolio a la Casa Blanca por la avenida de Pensilvania que se celebra desde 1873, festejos virtuales con conexiones por todo el país. Por la noche, en lugar de los bailes presidenciales, un programa de televisión presentado por Tom Hanks y con la participación de Bruce Springsteen, Lin-Manuel Miranda, el autor del musical Hamilton, y el chef José Andrés, entre otros.

Como era habitual antes del anterior presidente, la ceremonia tuvo toques simbólicos de esperanza en el futuro y respeto a la historia.

La poeta Amanda Gorman, que con 22 años es la más joven en haber recibido el máximo honor para un poeta del país, recitó “The Hill We Climb” (“la colina que subimos”). Gorman, que es afroamericana, hizo una referencia indirecta al asalto del Capitolio, donde la turba desplegó banderas confederadas y otros símbolos racistas.

“La democracia puede ser periódicamente retrasada. No puede ser permanentemente derrotada”, recitó.

El juramento a la bandera lo leyó Andrea Hall, bombera de South Fulton, en Georgia, y pionera en su ciudad.

Leo O’Donovan, cura católico, y Silvester Beaman, pastor metodista, hicieron las tradicionales plegarias. Los dos son amigos de la familia Biden. El presidente es el segundo católico en ocupar la presidencia de Estados Unidos (el primero fue John Kennedy).

Lady Gaga cantó el himno de Estados Unidos acompañada por la banda de los marines y con gran broche que representaba una paloma de la paz. Jennifer López cantó This Land is Your Land y America the Beautiful, y pronunció unas palabras en español del juramento a la bandera. El cantante country Garth Brooks entonó Amazing Grace.

Unidad bipartidista

El presidente saliente decidió no ir a la ceremonia, algo que no sucedía desde 1869 con la excepción de Richard Nixon (si bien en este último caso las circunstancias fueron distintas porque acababa de dimitir y la decisión fue de mutuo acuerdo con su vicepresidente Gerald Ford). Tampoco estuvo Jimmy Carter, que tiene 96 años y no quiso arriesgarse a viajar por la pandemia.

Pero Biden estuvo acompañado por ex presidentes de ambos partidos y sus esposas: Barack y Michelle Obama, George W. y Laura Bush, y Bill y Hillary Clinton. El grupo acompañó a Biden y a Harris a depositar una corona en la tumba al soldado desconocido en el cementerio de Arlington, a las afueras de Washington.

El recuerdo de los muertos es algo habitual en un país marcado por las guerras. Lo distinto de este año es tener que recordar a tantos muertos por una epidemia que sigue desbocada en el país.

El martes por la noche, nada más llegar a Washington para su toma de posesión, Biden acudió junto a Harris a un homenaje para las 400.000 personas muertas por coronavirus en Estados Unidos. El presidente y la vicepresidenta contemplaron en silencio junto a sus parejas la fuente junto al monumento de Lincoln, iluminada por 400 luces. “Para cerrar las heridas debemos recordar”, dijo Biden. “A veces es duro recordar. Pero así es como se cierran las heridas. Es importante hacerlo como país”.

Para Biden han sido horas muy emotivas. En las últimas horas, ha recordado a menudo a su hijo Beau, que le inspiró en su carrera política y que murió en 2015 por un cáncer cerebral a los 46 años. Beau fue fiscal general y su padre lo imaginaba a él un día como el candidato. En su despedida de Willmington, la ciudad de Delaware donde ha vivido la mayor parte de su vida, dijo, cerrando los ojos para contener las lágrimas: “Sólo tengo un lamento, que él no esté aquí. Deberíamos estar presentándole a él como el presidente”.

Continue Reading

México de conciencia

Vacunas Sputnik y CanSino están por ser aprobadas en México

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

Luego de que México aceptó la reducción del suministro de vacunas contra el Covid-19 de la empresa Pfizer, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, aseguró que las vacunas de la empresa china CanSino y la rusa Sputnik V están por ser aprobadas.

El canciller refirió que las primeras dosis de la vacuna Sputnik V llegarán a México a finales de este mes, por lo que calculan que arribarían entre el 25 y 29 de enero, mientras que la CanSino se encuentra en la etapa final de la Fase 3 para concluir con su desarrollo.

De acuerdo con el ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México, AstraZeneca ya fue autorizada y están en la etapa de envase, por lo que manifestó que el gobierno federal continúa con las labores de vacunación para que la reducción de dosis de Pfizer no afecte el programa nacional de vacunación y con ello se atiendan las necesidades de la población.

Agregó que también la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) está por aprobar la vacuna CureVac de Alemania con la participación de TecSalud y Novarax de Estados Unidos, pues también se ubica en la fase 3 de las pruebas y por ello en breve comenzarán a importar las dosis.

Asimismo, la vacuna Janssen que es de una sola aplicación también está por ser avalada por la Cofepris, por lo que también esperan los últimos resultados para comenzar con el proceso de importación de dosis a México en las próximas semanas.

Además, enfatizó que México es uno de los países que ha acelerado más los tratos de compras de vacunas contra el Covid-19 y por ello esperan que durante este año se logre vacunar a la mayor parte de la población para retomar las actividades económicas en su totalidad.

Continue Reading

Trending