Connect with us

Estados Unidos

Occupy Atlanta abre las puertas a los «sin techo» para fortalecer la lucha

El movimiento apoya a decenas de «homeless», mientras la Reserva Federal entrega 7 billones de dólares a quienes generaron esta situación

Published

on

Sam Lewis/IPS

Por Matthew Cardinale

ATLANTA, (IPS).- La gente sin vivienda engrosa las filas del movimiento Ocupa en Estados Unidos, desde Los Angeles hasta Atlanta, llegando hasta un tercio de los manifestantes. Cuando los organizadores de la ocupación de Washington

Pero ni Swanson ni otros organizadores siguieron la recomendación. Los resultados de esa decisión desafían las suposiciones sobre la participación política de los «homeless» y levantan preguntas que obligan a reflexionar al propio movimiento Ocuppy. Pese al estereotipo de la gente sin techo desinteresada en la política, este sector es el que tiene quizás menos para perder y más para ganar en las acciones del movimiento.

La atracción que los campamentos ejercen en los sin techo obedece a varias razones. La más obvia son las comidas gratuitas, puesto que la mayoría de los grupos locales tienen voluntarios que suministran alimentos a los participantes. Otra razón es que el movimiento Ocuppy levanta varias de las causas de los sin techo: la lucha contra la falta de viviendas, contra la desigualdad y contra la «gentrificación», la progresiva transformación urbana de barrios deteriorados y empobrecidos que termina desplazando a sus habitantes originales por otros más ricos.

Únete a la lucha

Para Copper, afroamericano de 47 años que viaja en compañía de su perro también llamado Copper, el movimiento Ocuppy ejerció un papel transformador en su vida. Le dio, según dice, un propósito vital y motivos de interés y preocupación más allá de la búsqueda de crack de cocaína. «Yo estaba en Auburn Avenue fumando crack como loco, viviendo detrás de un muro en el callejón. Sacaba el agua de la condensación de un aparato de aire acondicionado y con eso me lavaba la ropa», dijo. «Estaba vendiendo mis joyas y batallando contra la policía estatal de Georgia», estado del sudeste del país, recordó.

«Alguien vino y me dijo ‘¿sabes lo que está pasando en Woodruff Park?’. Fui a ver. Cuando llegué y vi todas esas tiendas sobre el pasto me dije ‘mis plegarias han sido escuchadas'», agregó. «Ocuppy Atlanta me ayudó a salvar la vida, porque estoy tan absorto ayudando a otros que casi no tengo tiempo de pensar en mí», dijo Copper. Se trata de un trabajo de tiempo completo. Desde que el grupo fue desalojado del parque por la noche, Copper siguió en el pequeño contingente que se dedica a colocar las tiendas de nuevo durante el día.

«Supongo que he sido activista por varios años sin darme cuenta», reflexiona en referencia a sus luchas contra empleados municipales para que le permitieran vender sus joyas en una plaza pública sin tener que pagar una cuota exorbitante a la empresa privada que tenía la concesión de ese espacio. «Ni siquiera sabía lo que es el activismo, no pensaba en eso. Estaba demasiado ocupado defendiendo lo que era justo que no tenía tiempo de pensar en una postura política», describió.

Un techo de complicaciones

Pero Swanson admite que a veces el papel de la gente sin techo está «lleno de contrastes» y puede resultar «complicado». El conflicto puede surgir respecto de «adónde y cómo dirigir las actividades: acciones directas, organización política o ir a reclamar servicios y asistencia para los sin techo», describió Swanson. «Y casi siempre está el subgrupo que tiene problemas de drogas y alcohol, disputas que se pueden volver violentas, en fin toda una variedad de problemas», dijo.

En Charlottesville, en el estado de Virginia, «buena parte de la gente que acampa no tiene vivienda ni a dónde ir», dijo Swanson. Muchos son también «nuevos y jóvenes y muy interesados en la construcción de una comunidad local y en ayudar de forma palpable y directa a la gente». Abunda que «son más los que han ido a ayudar a los sin techo que a protestar contra la política nacional de defensa», ejemplificó.

«Es duro para mí, que me dedico a la política nacional, ver que mientras apoyamos a unas decenas de personas sin techo aquí y allá, la Reserva Federal (banco central) entrega siete billones de dólares a los que causaron esta situación», dijo Swanson. En Atlanta, antes de que la policía desalojara al movimiento Ocuppy, decenas de sin techo tomaron el parque. Luego del desalojo, Ocuppy Atlanta se estableció en el cuarto piso del edificio del refugio Metro Atlanta Task Force for the Homeless (Grupo de Trabajo Metropolitano de Atlanta para los Sin Techo), amenazado también con una ejecución hipotecaria.

Los activistas de Ocuppy Atlanta ahora «viven con nosotros. Trabajamos con ellos para integrarlos a nuestros procesos y aprender a beneficiarnos de sus visiones y conocimiento político. Para nosotros, es un recorrido de largo aliento», dijo la directora ejecutiva del Grupo de Trabajo, Anita Beaty. Ron Allan, de Ocuppy Atlanta, explicó que han establecido un procedimiento de análisis y orientación para evitar que quienes se queden en el edificio, con o sin techo, tengan problemas mentales o actitudes violentas que pongan en peligro a los demás y para asegurarse de todos los que estén allí lo hagan para participar, no sólo por la comida y la cama gratis.

Los activistas que luchan por la gente sin vivienda «suministran servicios esenciales para que Ocuppy Atlanta tenga éxito. Su disposición a asistir a las marchas y manifestaciones y para el trabajo voluntario es invalorable», dijo Allan.»Tenemos gente en este movimiento que posee una extraordinaria cantidad de talento», dijo La’Markus Cook, también de Ocuppy Atlanta. «Inclusive quienes no tienen dónde vivir nos están prestando una gran ayuda y les agradecemos su voluntad y compromiso con el movimiento».

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estados Unidos

Henry Montgomery, condenado a cadena perpetua a los 17 años, obtiene libertad por fallo de la Suprema Corte

Published

on

 

Henry Montgomery, de 75 años, obtuvo su libertad este miércoles de la Penitenciaría Estatal de Louisiana, conocida como la “prisión de Angola”, 57 años después de que fuera condenado a cadena perpetua por un delito que cometió cuando era adolescente.

Montgomery pasó la mayor parte de su vida en prisión por matar a un ayudante del alguacil cuando era menor de edad hace casi 60 años, y cuyo caso ha sido fundamental para liberar a cientos de reclusos que fueron condenados a cadena perpetua por delitos cuando eran menores de edad. Hoy, finalmente, tiene la oportunidad de caminar libre.

El 17 de noviembre de 2021, en su tercera audiencia ante una junta de libertad condicional de Louisiana, le dieron su libertad después de 57 años tras las rejas, tras fallo de la Suprema Corte.

Durante años, sus defensores han alegado que Montgomery había estado cumpliendo una sentencia excesivamente larga por un delito que cometió cuando era menor de edad, a pesar de los fallos de la Corte Suprema del estado de Luisiana determinaron que las condenas a cadena perpetua para los menores equivalen a un «castigo cruel e inusual».

«Es un gran alivio para nosotros compartir que Henry Montgomery, el peticionario en la decisión histórica de 2016 de la Corte Suprema de los Estados Unidos Montgomery vs. Louisiana, finalmente obtuvo la libertad condicional hoy», tuiteó el miércoles la Campaña para la Sentencia Justa de la Juventud.

«Únase a nosotros para darle la bienvenida al Sr. Montgomery a casa. Le deseamos todo lo mejor y continuaremos luchando por aquellos que permanecen encarcelados por crímenes cometidos cuando eran niños».

El crimen de Montgomery

Henry Montgomery tenía 17 años cuando le disparó fatalmente al agente policial Charles Hurt, de East Baton Rouge Paris, en 1963, después de haberlo sorprendido faltándose a la escuela. Ahora tiene 75 años.

Inicialmente fue condenado a muerte, pero esa sentencia fue anulada en 1966 cuando la Corte Suprema de Luisiana dictaminó que no había recibido un juicio justo. Después de un nuevo juicio, se le condenó a cadena perpetua sin libertad condicional.

«A través de su crecimiento personal, madurez y mantenimiento de un excelente historial de conducta mientras estuvo en prisión, Henry demuestra a diario que ya no es el niño de 17 años que era en 1963», Marshan Allen, director de Política nacional de Represent Justice , dijo en un tweet antes de la decisión del miércoles.

«El caso de Henry Montgomery fue fundamental para la decisión de la Corte Suprema sobre los menores condenados a cadena perpetua sin libertad condicional, pero aún está encarcelado», tuiteó el Proyecto de Sentencia. «Ha pasado 57 años tras las rejas. Es hora de que Henry Montgomery regrese a casa».

El caso de Montgomery estuvo en el centro de una pelea legal que llegó hasta la Corte Suprema de los Estados Unidos y resultó en un fallo que permitió la liberación de casi mil personas que fueron condenadas a cadena perpetua sin libertad condicional cuando eran menores.

Determinación de la Corte Suprema

La Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó en 2012 que la cadena perpetua sin libertad condicional por delitos cometidos en la juventud viola la Octava Enmienda, que prohíbe las fianzas «excesivas», las multas y los «castigos crueles e inusuales». Cuatro años después, el Tribunal Superior escuchó el caso de Montgomery e hizo retroactivo su fallo anterior, dándole finalmente a Montgomery una oportunidad de libertad condicional después de 53 años.

El Tribunal dictaminó que a los delincuentes juveniles «se les debe dar la oportunidad de demostrar que su crimen no refleja una corrupción irreparable; y, de no ser así, se debe restaurar su esperanza de algunos años de vida fuera de los muros de la prisión».

En sus dos primeras audiencias de libertad condicional, en 2018 y 2019, se le negó la libertad. En ambas audiencias, dos de los tres miembros de la junta votaron a favor de su liberación de la prisión y uno votó a favor de mantenerlo encarcelado. En ese momento, las decisiones de libertad condicional tenían que ser unánimes.

A principios de este año, sin embargo, Louisiana cambió su ley para requerir solo una mayoría de votos si un recluso cumple con ciertas condiciones, lo que significa que Montgomery sería liberado si obtuviera otro voto de 2-1 a su favor.

 

Información: agencias

Continue Reading

Migración

El Gobierno de Biden emite nuevo memorando para poner fin a la política de “Permanecer en México”

Published

on

 

En materia de inmigración, el Gobierno de Joe Biden ha emitido un nuevo memorando en un intento por poner fin al programa que el Gobierno de Donald Trump había denominado “Protocolos de Protección a Migrantes”, también conocido como “Permanecer en México”. Dicho programa obliga a los solicitantes de asilo a esperar en México mientras se procesan sus solicitudes en el sistema judicial estadounidense. Después de asumir el cargo, Biden rescindió el programa, pero un fallo judicial restituyó la política en agosto. En noticias relacionadas, una caravana de solicitantes de asilo en su mayoría centroamericanos y caribeños que viajaban desde el sur de México hasta la frontera con Estados Unidos tuvo que hacer una breve pausa debido a los problemas de salud y agotamiento que algunos migrantes, incluidos menores, están sufriendo a causa del arduo trayecto. Estas fueron las palabras expresadas por un migrante cubano.

Juan Pérez: “La salud de los inmigrantes está muy mal. Están supermal. Mucha fiebre, muchas llagas en los pies. Están haciendo una atención médica, pero no es como común. Hay mujeres embarazadas que han abortado en el camino y las han socorrido hasta aquí, hasta el hospital. Pero no es posible hacer esa caminata”.

Las autoridades mexicanas han intentado negociar con los integrantes de la caravana, pero muchos rechazaron las llamadas visas humanitarias a cambio de abandonar el viaje, dado que desconfiaban de la oferta por el historial de malos tratos vinculado al Gobierno mexicano.

Continue Reading

Estados Unidos

Estados Unidos indemnizará a familias afganas víctimas del atentado en Kabul con dron militar

Published

on

By

 

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos ha ofrecido pagar una indemnización a las familias de diez civiles afganos que murieron durante el ataque con aviones no tripulados llevado a cabo en agosto en la ciudad de Kabul durante los últimos días de la retirada estadounidense de Afganistán.

Siete de las víctimas del incidente eran menores de edad. De acuerdo a información revelada por Reuters, el Pentágono aclaró que apoyarán a las familias de las víctimas del atentado en dejar Afganistán si así lo desean. El Pentágono sostuvo en un principio que el bombardeo había evitado una amenaza inminente por parte del Estado Islámico, además de hacer otras declaraciones falsas sobre el ataque.

“Diez  miembros de una familia, incluidos siete niños, murieron después de un ataque con un dron estadounidense contra un vehículo en un vecindario residencial de Kabul”, se informaba en aquel momento.

El Pentágono ha dicho que el ataque resultó en explosiones secundarias, y esas explosiones pueden haber sido las que mataron a los civiles, que ahora se sabe son siete menores y tres adultos, todas víctimas del ataque con el dron.

Las víctimas más jóvenes del ataque aéreo fueron dos niñas de 2 años, según familiares. El padre de la niña de dos años que murió en el suceso, indicó que ni todo el dinero del mundo compensará su pérdida.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos, que no especificó el monto de los llamados “pagos de condolencia”, también dijo que brindaría ayuda a los familiares de las víctimas que quisieran mudarse a Estados Unidos.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: