El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, ha comparecido tras el asalto al Congreso para pedir al líder de los republicanos, Donald Trump, que defienda la Constitución y salga públicamente a exigir a los manifestantes el final de la violencia. El mandatario saliente –que azuzó a sus seguidores para que marchasen hacia el Capitolio ante la sesión que iba a ratificar los resultados electorales– ha publicado un vídeo en Twitter muy poco después para mandarles a casa, aunque insistiendo una vez más en sus acusaciones de fraude.