Connect with us

Estados Unidos

Niños migrantes reciben solidaridad en oposición a Minutemen

Madres y niños migrantes reciben la solidaridad de Murrieta y otras ciudades mientras son procesados por las autoridades migratorias en California

Avatar

Published

on

Muestras de apoyo por parte de la comunidad de Murrieta, en la región de Inland Empire. Foto: Bertha Rodríguez

Muestras de apoyo por parte de la comunidad de Murrieta, en la región de Inland Empire. Foto: Bertha Rodríguez

Por Bertha Rodríguez-Santos

MURRIETA, California.- Unas 140 madres y niños migrantes no acompañados que fueron detenidos por las autoridades migratorias recibieron muestras de solidaridad en la ciudad de Murrieta el pasado 9 de julio, pese a la oposición de integrantes al grupo antiinmigrantes de Minutemen que los consideran un gasto para el Estado.

Familias de distintos grupos étnicos –incluyendo niños, niñas y jóvenes-, religiosos de varias iglesias, activistas por los derechos humanos de los migrantes y residentes locales participaron en la vigilia solidaria como parte del día de acción nacional en apoyo a las familias refugiadas.

La manifestación fue organizada a nivel local por una decena de grupos comunitarios encabezados por la Coalición de Justicia para Inmigrantes de Inland Empire-Sur de California.

Desde el 30 de junio, las madres y menores indocumentados centroamericanos habían sido agredidos verbalmente por un nutrido grupo antinmigrante que bloqueó tres autobuses en los que eran transportados al centro de detención de Murrieta.

Los adultos de esas familias fueron llevados al centro de detención de la Patrulla Fronteriza de la estación de San Ysidro, en San Diego, y los menores, trasladados a la estación Boulevard, también en el condado de San Diego.

Frente a las expresiones de odio y rechazo manifestadas en Murrieta la semana pasada, más de 400 personas se congregaron el miércoles, a un costado del edificio municipal para expresar su respaldo a los inmigrantes.

Muchos manifestantes eran residentes de Murrieta, otros llegaron de ciudades de la región conocida como Inland Empire, que comprende los condados de Riverside y San Bernardino. También llegaron de otras ciudades del sur de California y hasta de Arizona.

Lo que comenzó con una concentración pequeña desde las 3:00 de la tarde frente al edificio de la ciudad, se convirtió con el paso de las horas, en una congregación numerosa, en medio de un ambiente de fiesta en el que prevalecía un ánimo de fraternidad.

La pequeña ciudad de Murrieta se convirtió desde hace unos días en el foco de la atención nacional por las diferentes posturas sobre la migración: han florecido expresiones de tolerancia y humanismo, como también de cerrazón y rechazo.

Cuando se dio a conocer que las autoridades trasladarían a las familias migrantes, apareció en el sitio de internet de la ciudad una advertencia: “Murrieta se opone a la llegada de migrantes ilegales”. Hubo versiones de que el alcalde de la ciudad, Alan Long fue uno de los se opusieron a que las familias fueran albergadas en la ciudad.

Javier Hermosillo, encargado de comunicación de la ciudad explicó que la razón por la que la ciudad se opuso a que los niños fueran llevados a la cárcel de migración local es porque ese centro no reúne las condiciones adecuadas para hospedarlos ya que tiene capacidad para 200 personas y solamente habría un baño para 30 niños. Negó que el rechazo de las autoridades se haya debido a motivos racistas.

Familia migrante espera reunificarse con una niña de 10 años y un pequeño de 8, que permanecen detenidos en un albergue de El Paso, Texas. Foto: Bertha Rodríguez

Familia migrante espera reunificarse con una niña de 10 años y un pequeño de 8, que permanecen detenidos en un albergue de El Paso, Texas. Foto: Bertha Rodríguez

Padres en espera de sus hijos

Elba y Ángel son una pareja de inmigrantes guatemaltecos que viven en el área de San Bernardino desde hace seis años. Al igual que miles de padres de familia centroamericanos, esperan reunificarse con sus pequeños hijos, una niña de diez años y un pequeño de siete, actualmente detenidos en un albergue instalado en El Paso, Texas.

“En estos momentos mi anhelo sólo es abrazar a mis hijos, tener a mis hijos, decirles que los amo”, dijo Elba frente a las personas reunidas. Debido a que su caso está siendo procesado, los abogados recomendaron a esta pareja no emitir declaraciones a los medios de comunicación ni dar detalles de la situación legal de su familia.

Angela Sanbrano, directora ejecutiva de la Red Mexicana de Líderes y Organizaciones Migrantes (Red MX) dijo que es necesario utilizar todos los recursos posibles para lograr que el gobierno de Estados Unidos respete la ley y proteja a los miles de menores que han cruzado las fronteras huyendo de la violencia y la pobreza en sus países de origen.

Se refirió a la ley HR 7311, el acta de protección a las víctima de tráfico humano aprobada por el congreso estadounidense en el 2008 y firmada por el presidente George Bush que entre otras cosas, establece provisiones para mejorar el trato de todos los niños inmigrantes no acompañados que sean localizados en las fronteras de Estados Unidos, así como mejorar su atención y custodia si permanecen en el interior del país.

Esta ley requiere que los niños sean sometidos a un proceso legal para que se determine si pudieran ser víctimas de tráfico o tuvieran un temor fundado de persecusión en sus países de origen. En caso de que esta determinación no pueda hacerse en 48 horas, deben ser transferidos a la custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

En este momento, el presidente Barack Obama así como varios legisladores republicanos y hasta algunos demócratas están buscando modificar esta ley para poder deportar a los menores sin la posibilidad de que sean sometidos al debido proceso que establece la ley.

En opinión de Angela Sanbrano, lo que menos se desea para las madres de familia y menores que han atravesado muchas tribulaciones para llegar a Estados Unidos, es ser recibidos con hostilidad y que no se les respeten sus derechos humanos.

Respecto a las agresiones desplegadas por los grupos antinmigrantes, en Murrieta, Sanbrano dijo que resulta indignante la forma en que actuaron algunos miembros de esa comunidad.

“Nosotros en la Red Mexicana estamos participando en esta vigilia de apoyo a las familias y los niños que vienen huyendo de la violencia y persecusión en sus países de origen.Lo menos que las mamás y los niños necesitan es ser recibidos con expresiones de rechazo y violencia. Debemos de apoyarlos y recibirlos como refugiados de la violencia de la que están huyendo”, dijo.

Al final de la vigilia, los manifestantes seguían ofreciendo su ayuda. Foto: Angela Sanbrano.

Al final de la vigilia, los manifestantes seguían ofreciendo su ayuda. Foto: Angela Sanbrano.

Se esperan 90 mil menores no acompañados más

De acuerdo al periódico New York Times, 52 mil menores no acompañados procedentes en su mayoría de países centroamericanos, han cruzado la frontera estadounidense desde octubre del año pasado. Las autoridades esperan el ingreso de 90 mil menores no acompañados para este año.

Ante la falta de capacidad de albergue en los centros de detención fronterizos, las autoridades han habilitado tres bases militares para mantener a los menores ya que no pueden permanecer en los centros de detención migratorios para adultos.

El dirigente comunitario Emilio García, integrante de la Coalición de Justicia para los Migrantes dijo que existen tres categorías que forman parte de esta última ola migratoria:

1) Menores que cruzan solos las fronteras hasta llegar a territorio de Estados Unidos. Los que tienen familiares en el interior, pueden ser dejados en libertad en caso de que califiquen para permanecer en el país. Después de ser procesados por las autoridades migratorias pueden solicitar un estatus de refugiados que huyen de persecusión o violencia.

2) Madres de 18 a 35 años que viajan con sus hijos pequeños,

3) Padres que después de ser detenidos son puestos en libertad para que diriman sus casos ante la corte. A estas personas les colocan un grillete electrónico en un pie para monitorear sus movimientos hasta que se presenten ante un juez de migración.

Residente de Murrieta confronta a antinmigrante y le pide que se vaya. Foto: Bertha Rodríguez

Residente de Murrieta confronta a antinmigrante y le pide que se vaya. Foto: Bertha Rodríguez

Voces por la humanidad

Los participantes en la vigilia hicieron énfasis en que se está viviendo una situación de crisis humanitaria que debe tratarse como tal. La rabina Singer, de Riverside, compartió su experiencia migratoria. Dijo que su madre fue una sobreviviente del Holocausto perpetrado por los nazis; relató que 900 judíos que intentaban ingresar en un barco a este país fueron rechazados y como consecuencia de ello, unas 250 personas murieron. Hizo un llamado apoyar a las familias migrantes.

Niala Terrel-Mason, de la iglesia Unitaria Universalista, habló de los recorridos que ella y un grupo de voluntarios han hecho por la ruta migratoria en el desierto de Arizona. Dijo que han sido testigos de la tragedia que representa la migración indocumentada: han visto restos humanos y otras evidencias del dolor que representa la migración.

La migración es un fenómeno extremadamente complicado en el que están de por medio muchas vidas humanas, por ello, es urgente mostrar solidaridad en tanto los gobiernos no resuelvan de raíz las causas de este problema, señaló la activista. Por su parte, tres personas del movimiento Minutemen, en contra de migrantes se presentaron a la manifestación para expresar su rechazo a las familias migrantes.

Una mujer de alrededor de 60 años, dijo estar en contra de la presencia de familias migrantes porque su detención implica un enorme gasto para las ciudades que las alojan. Esos recursos, consideró, deberían ser canalizados a los veteranos estadounidenses.

En una apasionada discusión con un joven de la comunidad migrante, la mujer admitió que ella es descendiente de migrantes europeos que llegaron a este país pero argumentó que ellos lo hicieron legalmente.

La presencia de otros integrantes del grupo racista creó tensión entre los asistentes. Un hombre de la comunidad increpó al minuteman cuestionándolo por no ser ni siquiera residente de Murrieta. Se corrió la voz que en la estación migratoria del poblado, había apostadas aún entre 15 y 20 manifestantes opositores a las familias migrantes.

A pesar de todo, las muestras de aceptación y empatía con los migrantes y sus familias fueron más grande que la animosidad y desprecio. Casi al final de la manifestación, una residente del área llegó con un camión lleno de víveres, ropa y productos de uso personal para los migrantes.

Fuente: Facts, Opinions and Perceptions/IK Multimedia

Estados Unidos

EEUU adelanta fecha límite para que todos los adultos reciban la vacuna contra Covid-19

Avatar

Published

on

El presidente Biden ha adelantado la fecha límite para que los estados pongan las vacunas contra la COVID-19 a disposición de todos los adultos estadounidenses. La fecha que se había establecido como límite era el 1 de mayo, sin embargo el mandatario urgió a que fuera el 19 de abril.

Esto se produce al tiempo que los casos de coronavirus siguen aumentando y las variantes continúan propagándose por el país, incluida la variante del Reino Unido, que ya se ha registrado en todos los estados y podría representar el 70% de los casos en el estado de Michigan, que se encuentra en medio de una gran ola de casos. Estados Unidos ya ha administrado más de 168 millones de dosis de vacunas, el número más alto en todo el mundo.

Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud dijo que los países más ricos deben combatir urgentemente la vasta desigualdad en la distribución mundial de las vacunas contra la COVID-19. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló al respecto:

“Aumentar la producción y la distribución equitativa de las vacunas sigue siendo la principal barrera para poner fin a la etapa aguda de esta pandemia. Es increíble que en algunos países los trabajadores de la salud y los grupos de riesgo todavía no hayan recibido una vacuna”.

Brasil registró más de 4.000 muertes diarias por COVID-19 por primera vez desde el inicio de la pandemia, lo que eleva su número total de muertes por coronavirus a casi 337.000, cifra que sólo supera Estados Unidos.

India registró el miércoles un número récord de casi 116.000 casos nuevos, lo que aumenta la cifra total de casos en el país a 12,8 millones desde el inicio de la pandemia, la tercera cifra más alta del mundo después de Brasil y Estados Unidos.

Fuente: Democracy Now!

Continue Reading

Estados Unidos

Centro de detención de inmigrantes en Arizona vulneró derechos de presos sin cumplir protocolos contra COVID-19

Avatar

Published

on

En el estado de Arizona, una nueva investigación reveló que algunos miembros del personal del centro privado de detención de inmigrantes La Palma violaron varios de los protocolos establecidos para evitar la propagación del coronavirus, agredieron verbalmente a los prisioneros y los rociaron con gas pimienta mientras estos se manifestaban de forma pacífica.

El informe de la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional indica que el personal del centro de detención La Palma no cumplió con los protocolos de uso de la mascarilla y del distanciamiento social, lo que contribuyó a una propagación masiva de casos de la COVID-19.

También concluyó el informe que el personal se negaba con frecuencia a brindar atención médica a los reclusos y, en muchos casos, no se les proporcionaba la medicación necesaria, incluso la de un paciente con cáncer que se quedó sin medicamentos contra la leucemia, por lo que se tomarán medidas de sanción contra los custodios responsables.

En el estado de California, agentes de la Patrulla Fronteriza deportaron a una solicitante de asilo hondureña a México después de que ella comenzara su trabajo de parto mientras estaba bajo custodia. La mujer había cruzado recientemente a Estados Unidos con su pareja. Finalmente fue llevada a un hospital al sur de la ciudad de Tijuana, donde dio a luz.

Información: Democracy Now!

Continue Reading

Con voz propia

El juicio a Derek Chauvin por el asesinato de George Floyd

Amy Goodman

Published

on

Amy Goodman y Denis Moynihan

Nueve minutos y 29 segundos. Ése es el tiempo que Derek Chauvin, el ex oficial de policía de la ciudad de Mineápolis, quien ahora enfrenta un juicio por matar a George Floyd, mantuvo su rodilla presionada contra el cuello de Floyd el pasado Día de los Caídos. Floyd estaba esposado, tirado boca abajo en el pavimento, sin prestar resistencia y respirando con dificultad, mientras suplicaba por su vida. Las imágenes del incidente grabadas por una adolescente con su teléfono móvil desencadenaron protestas a lo largo y ancho del mundo en reclamo de justicia para George Floyd y por el fin de la brutalidad policial y el racismo sistémico. A lo largo del juicio contra Chauvin, vemos morir a George Floyd, una y otra vez, mientras se reproducen ante el jurado diferentes imágenes del hecho registradas por teléfonos móviles, cámaras de vigilancia y cámaras corporales de la policía.

Quienes fueron testigos presenciales describen con sombrío detalle una escena de linchamiento moderno —a plena luz del día— de un hombre afroestadounidense por parte de la policía. Si bien los testimonios reflejan de manera contundente la violencia policial, también exponen otra faceta de nuestra sociedad que, a pesar de las horribles circunstancias, debemos celebrar: el coraje y la compasión de los transeúntes que presenciaron el hecho, que se arriesgaron a enfrentarse a policías armados e intentaron desesperadamente salvar la vida de un extraño.

Una de las transeúntes que brindó su testimonio en el juicio fue Darnella Frazier: “Escuché a George Floyd decir: ‘¡No puedo respirar! Por favor, quítate de encima. ¡No puedo respirar!’”. Frazier tenía solo 17 años de edad cuando grabó a los oficiales Derek Chauvin, J. Alexander Keung y Thomas Lane mientras inmovilizaban a Floyd en el suelo, y a Tou Thao mientras los cubría, todos robándole a Floyd su vida.

La testigo continuó: “Pedía por su mamá. Estaba sintiendo mucho dolor. Parecía que sabía que todo había terminado para él. Estaba aterrorizado. Estaba sufriendo. Se trataba de un grito de ayuda. Cuando miro a George Floyd, veo a mi papá, veo a mis hermanos, veo a mis primos y a mis tíos, porque todos son negros. Tengo un padre negro, un hermano negro, amigos negros. Veo lo que le pasó a él y sé que podría haberle pasado a cualquiera de ellos.
En el video de Frazier, se escucha a Donald Williams, un luchador profesional de artes marciales afroestadounidense, implorar a los oficiales que dejen de presionar el cuello de Floyd.

“¡No reacciona, hermano! […] ¡Toma su pulso! Toma su pulso, Thao. Thao, toma su pulso. ¡Thao, toma su pulso, hermano!”. Conocedor de las técnicas de estrangulamiento, Williams le gritó a Chauvin que dejara de hacer lo que se denomina “estrangulamiento de sangre”, una maniobra de restricción que corta el flujo de sangre al cerebro. Williams afirmó que Chauvin hizo contacto visual con él al escuchar el término, lo que indica que Chauvin sabía lo que estaba haciendo.

El fiscal le preguntó a Williams sobre la llamada al teléfono de emergencias que hizo después de que el cuerpo de George Floyd fuera retirado en una ambulancia: “Llamé a la policía porque creí haber sido testigo de un asesinato”.

Genevieve Hansen, una bombero blanca y técnica en urgencias médicas del Departamento de Bomberos de Mineápolis, que se encontraba dando un paseo fuera de su horario laboral cuando vio a Chauvin arrodillado sobre el cuello de George Floyd, describió sus intentos de intervenir:

“Me identifiqué de inmediato, porque noté que Floyd necesitaba atención médica. No tardé en darme cuenta de que su nivel de conciencia estaba alterado. Por mi entrenamiento sabía que en esos casos se necesita atención médica de inmediato. Por tanto, dejé de concentrar mi atención en el Sr. Floyd y me enfoqué en cómo acceder al paciente y brindarle atención médica, o cómo instruir a los oficiales a que lo hicieran, pero los oficiales no me dejaron intervenir. Recuerdo que me ofrecí a indicarles lo que debían hacer o les dije ‘Si no tiene pulso, hay que hacerle compresiones’. Y eso tampoco se hizo”.

El fiscal Matthew Frank le preguntó entonces a Hansen: “¿Eso es lo que quería hacer usted?”. Hansen respondió entre sollozos: “Es lo que habría hecho por cualquiera. Se los supliqué y estaba desesperada”.

Uno de los testimonios más impactantes fue el de Charles McMillian, que tenía 60 años en el momento del asesinato y fue uno de los primeros en detenerse cuando ocurrió el incidente. La policía ya le había apuntado con un arma a Floyd, lo había esposado y, a pesar de las súplicas de Floyd porque era claustrofóbico, lo estaban metiendo en el asiento trasero de una patrulla. En el registro de video, se escucha que McMillian le grita a Floyd: “¡No puedes ganar!”, a lo que Floyd le contesta: “¡No estoy tratando de ganar!”. Ésa fue la última conversación que tendría George Floyd. Sin poder contener el llanto, McMillian expresó: “Porque he tenido interacción con la policía, tengo claro que una vez que te meten las esposas, no puedes ganar”.

En conversación con Democracy Now!, Mel Reeves, editor del periódico Minnesota Spokesman-Recorder, el periódico de propiedad afroestadounidense más antiguo del estado, expresó: “La gente se detuvo, pero sólo porque la policía la detuvo”.

Volvamos al testimonio de Darnella Frazier: “He pasado noches despierta disculpándome y disculpándome con George Floyd por no haber hecho más, por no intervenir físicamente y salvarle la vida”. Cada uno de los testigos carga con el trauma de haber presenciado el asesinato de George Floyd.

Este juicio nos muestra el profundo poder de la bondad humana, en cruda yuxtaposición con la crueldad demostrada por Derek Chauvin y los otros oficiales. Sin embargo, la bondad de los extraños no es suficiente para detener la violencia policial. Es hora de implementar leyes de aplicación efectiva y efectuar una revisión radical de los procedimientos policiales. Los movimientos populares y la organización de base son elementos clave para forzar ese cambio sistémico.

Democracy Now!

Continue Reading

Trending