Connect with us

Arteleaks

Natalia Aguilar Serrano, estudiante destacada de Culiacán, Sinaloa, por proteger ecosistemas

Published

on

 

Natalia Aguilar Serrano, guardiana del territorio para la defensa y protección de los ecosistemas de la nación

 Por Miguel Alonso Rivera Bojórquez

* La estudiante  formará parte de la sexta generación de jóvenes alumnos que participará en las Islas Marías para capacitarse y desarrollar sus proyectos de investigación a favor del medio ambiente.

Natalia Aguilar Serrano, estudiante de Ingeniería en Tecnología Ambiental de la Universidad Tecnológica de Culiacán (UTC), fue seleccionada por el Centro de Educación Ambiental y Cultural “Muros de Agua – José Revueltas”.

Por tal razón, formará parte de la sexta generación de treinta estudiantes que serán trasladados por un buque de la Secretaría de Marina (Semar), de Mazatlán a la Isla María Madre del archipiélago de las Islas Marías, para ser capacitados en temas relacionados con el cuidado del agua y el medio ambiente del 13 al 28 de enero de 2022.

La embarcación de la Semar zarpará del puerto de Mazatlán la tarde del miércoles 12 de enero hacia la reserva de la biósfera de las Islas Marías con los treinta estudiantes seleccionados a bordo, para convertirse en “Guardianas y Guardianes del Territorio”. El barco tiene programado su regreso el sábado 29 de enero.

Natalia Aguilar Serrano nació el 23 de noviembre de 1999 en Culiacán. Hija única. Su mamá Florentina Aguilar es ama de casa. Su papá Juan Rogelio Aguayo Hernández fue gerente regional del Fideicomiso de Fomento Minero.

Por tal motivo, originalmente ella quiso estudiar Metalurgia, pero su padre le advirtió que podría ser complicado por un pensamiento supersticioso y machista en el que prevalece, entre otras cosas, la creencia de que si una mujer entra a un lugar donde se excavan metales u otras materias primas de gran valor, la mina deja de producir.

Efectivamente, durante siglos la industria minera estuvo integrada solo por hombres porque el ingreso de las mujeres estaba restringido por leyes y creencias que sostenían que las mujeres traían mala suerte en los piques mineros.

Posteriormente, tuvo la intención de estudiar Agronomía siguiendo los pasos de su tío Manuel Aguilar. Sentía el llamado de la botánica y le interesaba la posibilidad de aprender a modificar genéticamente los vegetales. Estaba decidida a adquirir los conocimientos para practicar la agroecología y profundizar en la fitología con la intención de obtener alimentos con mayores niveles nutricionales.

No obstante, al sentir su vocación por la naturaleza ingresó al Tecnológico de Culiacán a estudiar la carrera de Ingeniería Ambiental, pero no se sintió identificada. Su búsqueda interior seguía y andando en esa dirección compartió sus inquietudes con su vecina Carmen Bringas, quien le habló de la oferta educativa de la Universidad Tecnológica de Culiacán (UTC). Carmen es docente de la UTC e incluso ha estado a cargo del programa de becas.

– Empecé de cero nuevamente, pues me dediqué a dominar el inglés en el ámbito profesional, al estudiar ingeniería en tecnología ambiental en la UTC pues tiene un modelo bilingüe. Actualmente estoy en el décimo cuatrimestre y lo que sigue es mi estadía profesional para culminar mi carrera.

De la quema de residuos de cultivos a la bioenergía

La quema de residuos agrícolas tiene repercusiones negativas en el aire, los suelos y la biodiversidad. “La quema genera grandes emisiones de dióxido de carbono que forman parte de los gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global”, advirtió.

Al observar que la quema de residuos agrícolas genera un importante problema de contaminación, el espíritu emprendedor de Natalia Aguilar la llevó a realizar un proyecto de investigación que ofrece una solución que protege el medio ambiente al convertir los residuos de las cosechas, combinados con desechos ganaderos, en bioenergía.

Lo que Natalia propone en su proyecto ecológico es juntar los residuos para, en lugar de quemarlos, realizar un proceso de fermentación combinándolos con estiércol bovino a través de un diseño de reactores que, por medio de la biodegradación de materia orgánica, generan biogás para diversas actividades, como cocinar, y generar también energía eléctrica.

De hecho, en un espacio nuevo del edificio BIS de la Universidad Tecnológica de Culiacán, en el laboratorio de operaciones unitarias, Natalia diseñó unos reactores conectados a dos botellas donde se da el proceso de fermentación para la generación de biogás a partir de residuos agrícolas y ganaderos.

Natalia Aguilar precisó que el manejo de esquilmos se determina por las costumbres de cada estado. Los esquilmos son los provechos secundarios que se obtienen de los desechos o desperdicios que resultan del cultivo o de la ganadería.

En este sentido, subrayó que los residuos agrícolas de la producción maicera y de sorgo de Sinaloa ocupan el primer lugar nacional. Los desechos producidos por la ganadería también son un factor de contaminación importante por su manejo inadecuado y Sinaloa es uno de los nueve estados con más población bovina de México.

Natalia Aguilar explicó que la degradación de estos desechos produce dióxido de carbono, metano y otros gases, que impactan al calentamiento global.

“Si se controla la producción, estos gases se pueden aprovechar para producir energía o aprovechar el calor energético que se produce a través de la quema de estos gases”, dijo.

“El diseño de los reactores usados –apuntó- permite una replicación a escala en laboratorio para su uso en grandes cantidades, lo ideal sería que el proyecto llegue a las agrícolas del municipio primeramente para el aprovechamiento de sus residuos”.

“Con ello –aseveró- se podría minimizar la producción de gases de efecto invernadero que impactan en el calentamiento global, se da tratamiento adecuado a los residuos orgánicos y se genera infraestructura a pequeñas localidades que tienen escasez de recursos energéticos”.

Esta investigación, en el marco de los saberes comunitarios, de hecho es un proyecto de acción comunitaria que consiste en probar diferentes combinaciones de residuos orgánicos con estiércol de ganado, ambos producidos en los campos agrícolas y en las actividades ganaderas de Sinaloa.

Actualmente se tienen -en un laboratorio de la Universidad Tecnológica de Culiacán- 12 reactores anaerobios trabajando con diferentes concentraciones de residuos agrícolas y estiércol para encontrar la mayor eficiencia de producción de biogás, para alimentar el sistema que producirá energía eléctrica.

Guardiana ambiental del territorio mexicano

Su proyecto fue seleccionado por el Centro de Educación Ambiental y Cultural “Muros de Agua- José Revueltas” con sede en las Islas Marías, Nayarit.  Esta convocatoria también es lanzada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) con el respaldo de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Natalia Aguilar fue seleccionada al quedar entre los treinta estudiantes que presentaron los mejores proyectos a nivel nacional dirigidos al cuidado del medio ambiente y su estancia en las Islas Marías será de 16 días.

Ahí tendrá la oportunidad de participar en talleres ambientales y formará parte de la generación 2022 de estudiantes destacados que recibirán capacitación para desarrollar sus proyectos en el marco de este programa de educación ambiental.

“Estaré 16 días sin internet porque creo que en las Islas Marías no hay señal, me concentraré totalmente en mi capacitación ambiental”, comentó.

Algunos de los temas a tratar son relacionados con el agua, medio ambiente, el turismo sustentable y de conservación, cambio climático, la conservación de especies, derecho agrario, derecho ecológico, herramientas de gestión ambiental, agroecología, ambiente marino, globalización y soberanía alimentaria, sistemas alimentarios regenerativos, salud, patrimonio biocultural y crisis civilizatoria.

“Mi compromiso es seguir trabajando en mi proyecto para dar resultados que sean favorables para el medio ambiente”, comentó.

Natalia Aguilar agradeció el apoyo de su maestra y asesora de proyecto Adriana Roé, así como de la coordinadora académica Laura Sicairos Medina, en el área de microbiología, y Edgar Ledezma en la parte de automatización de sensores. Este proyecto, que parte de una idea original del equipo docente, ha sido financiado por la UTC a través de la coordinación de investigación, lo cual hizo posible su participación.

Natalia Aguilar anticipó que su estadía profesional buscará hacerla en algún área del sector público porque es en gobierno donde se pueden hacer los verdaderos cambios a favor del medio ambiente, mencionando que probablemente desarrolle esta experiencia profesional en el Congreso del Estado o en la Secretaría de Desarrollo Sustentable.

Como guardiana del territorio, Natalia Aguilar asume la responsabilidad de defender y actuar en beneficio de la conservación y preservación del medio ambiente, de construir territorios más sanos y de formar generaciones más conscientes de la importancia de cuidar a nuestra Madre Tierra. Al recibir este nombramiento se adquiere el compromiso de siempre defender la vida.

“Ser guardiana del territorio significa ser sujeto de acción ante la problemática medioambiental por la que atraviesa el planeta”, explicó. Esta designación resume el objetivo del Centro de Educación Ambiental y Cultural “Muros de Agua-José Revueltas.

Fue en el archipiélago conocido como Islas Marías, en el estado de Nayarit -específicamente en la llamada Isla María Madre- donde, desde 1905, se albergó el complejo penitenciario Islas Marías, y en el que el escritor y activista político duranguense José Revueltas concibiera su novela Los muros de agua (1941), en la que quedó plasmado su paso por el centro carcelario. Más de un siglo después, en marzo de 2019, por decreto presidencial se anunció la transformación de la penitenciaría en el Centro de Educación Ambiental y Cultural “Muros de Agua- José Revueltas”, para las juventudes en México. Ahí es donde estará la destacada estudiante de la Universidad Tecnológica de Culiacán Natalia Aguilar Serrano, durante 16 días.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Arteleaks

Revelación

Published

on

By

Por Mónica del C. Aguirre

El inspector González despertó de una de sus familiares pesadillas. Siete años de trabajo en el Departamento de Homicidios lo habían expuesto a situaciones e imágenes que se repetían en su memoria: mutilaciones, sobredosis, suicidios, violaciones, sesos, tripas, y cuerpos morados que encontraban en el río donde los criminales arrojaban a sus víctimas. La memoria no tiene jefe, no obedece jerarquías; proyecta los recuerdos que le vienen en gana y, generalmente, son aquellos que desearíamos reprimir.

Apenas amanecía cuando el inspector González despertó. Estaba sudando, su corazón latía de prisa y sintió sus venas casi explotar por la presión de la sangre. Soñó, como solía, con otro asesinato. Pero esta vez, el asesino era él. Le pareció tan real que, cuando abrió los ojos, estaba confundido: no sabía si su habitación era el sueño, y la mujer degollada del bosque había sido una noche más de investigación.

Su habitación comenzó a iluminarse, pero aún se sentía exaltado y con una penumbra que le pesaba sobre su cabeza. Se rascó el pecho. No, no se había acostumbrado a ver tanta crueldad. Se persignó con prisa y pidió a Dios que liberara a la tierra de todo mal… y también de las prostitutas.

Sonó su teléfono, era el agente de la Policía local. Fue breve. Le informó que se le requería de inmediato en el bosque, junto al río, a cien metros de la bifurcación: habían degollado a una mujer que por su apariencia parecía tratarse de una prostituta.

El inspector González se vistió de prisa y antes de salir, se preparó con manos temblorosas una taza de café instantáneo. Mientras hervía el agua, se permitió un momento de reflexión. ¿Una prostituta? Meneó la cabeza.

Cuando llegó al lugar, los escalofríos lo sacudieron y el trago de café le supo más amargo de lo normal. Una prostituta. Mallas de red rotas. Degollada. ¿Acaso esta vez había soñado el futuro? En la mano que yacía sobre las hojas muertas, la mujer sostenía el libro “Memorias del subsuelo”, de Dostoyevski. Ése era el libro favorito del inspector González.

Dio breves y rápidas instrucciones a sus subordinados. Sin decir más, se dirigió a su casa. Buscó su ejemplar, de prisa. Confirmó que la prostituta asesinada llevaba consigo el mismo libro de su colección.

 

Continue Reading

Arteleaks

Los puntos negros del concierto de Silvio Rodríguez en el Zócalo de la Ciudad de México

Published

on

 

Por Alberto Farfán

Por supuesto que la presencia del cantautor Silvio Rodríguez en México es todo un acontecimiento tanto por sus canciones como por erigirse en un símbolo de lucha de la izquierda latinoamericana y por ser un digno representante de la revolución cubana en todo el mundo.

Además, porque a diferencia de muchos de sus colegas comprometidos en contra de las injusticias vividas en América Latina, finalmente hicieron a un lado esa plausible entrega para situarse en la posición que siempre cuestionaron: la canción comercial, los boleros pseudoamorosos y lacrimógenos que perpetúan estereotipos y que no conducen a ninguna parte, más que a la cosificación del individuo. Pensemos en Pablo Milanés, Amaury Pérez, Tania Libertad, Guadalupe Pineda y otros más. En cambio, Silvio continúa en la misma dirección, sigue siendo el mismo necio en pro de un cambio.

Y como lo realizara quien esto escribe tiempo atrás con relación a un concierto de la fallecida cantante Mercedes Sosa en el Auditorio Nacional por llamar a un masculino producto made in Televisa a acompañarla al escenario a cantar, dando como resultado el que una parte importante de los presentes la abuchearan legítimamente para increparla, con lo cual coincidí, me temo que hay que señalar ciertos puntos negros que se pudieron observar en torno a la actuación del cantante cubano en el zócalo capitalino el pasado 10 de junio de este año.

Para empezar, es interesante que el régimen que emplea una y otra vez el concepto clasismo en contra de la oposición o en detrimento de todo aquel que disiente, se haya perpetrado sin que nadie lo apuntara. Es decir, mientras cientos de mexicanos de escasos recursos en su mayoría ─“el pueblo bueno”, diría el presidente de la nación─, tuvieron que acudir horas antes e incluso de madrugada para obtener un lugar cercano al escenario ─la cita era a las 20 horas─ y resistir la lluvia que se desató; por el contrario, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, y el cuestionado líder de su partido, Mario Delgado, con toda comodidad disfrutaron del espectáculo en un balcón del Antiguo Palacio del Ayuntamiento. O sea, los de alto nivel bien resguardados y confortables en tanto que el pueblo de a pie en la explanada.

Por otro lado, resulta paradójico, absurdo o patético el que un gobierno que no ha disminuido sustancialmente los feminicidios ni las desapariciones de mujeres incluyera como telonera del concierto a la cantante sólo conocida en redes, Vivir Quintana, quien esgrime como su máximo éxito una canción que denuncia a las autoridades por las agresiones a sus congéneres, “Canción sin miedo”. Autora cuyas composiciones son más bien ideologizantes y burdas, que apuntan a la perspectiva afectivo-emocional con el objeto de anular la conciencia crítica del escucha y para nada a la de la reflexión, como sí lo lleva a cabo Silvio en todas sus canciones, a partir del empleo de una poética multívoca que propicia el pensar en la realidad circundante y sobre uno mismo. Y todo indica, debido a esta disparidad, que el haberla incluido fue más bien un acto demagógico, o acaso preelectoral en aras de la presidencia para la contienda del 2024.

Así las cosas, entre otras, no queda más que esperar que la serie de conciertos que ha anunciado el gobierno de esta ciudad para fechas posteriores no obedezcan a la búsqueda de cierto posicionamiento más que evidente con respecto a las aspiraciones de su titular y en realidad sean para la genuina diversión de los posibles asistentes. Pues no me gustaría escribir posteriormente que “al pueblo pan y circo”.

Continue Reading

Arteleaks

Julia

Published

on

By

 

Por Mónica del C. Aguirre

Volví a ver a Julia García. Estaba tal y como la recordaba. Julia. La vi meciéndose en un columpio y sujetaba con sus delgados brazos las cuerdas curtidas por el tiempo. Julia. Se veía fresca y feliz la muy maldita.

Su melena rubia en movimiento se iluminaba por un sol de otoño que contrastaba divinamente con el color cobrizo de los árboles. Tenía puesto el vestido azul cielo que usó aquel día que la llevé en tren a Valencia; un vestido que resaltaba su exquisita figura y apretaba sus blancos pechos haciéndolos brillar. Julia.

Me acerqué y la olí. Cómo extrañaba esa fragancia natural que emanaba su cuerpo. Su piel suave olía a jabón y a cebo delicado, y su cabello a flores salvajes. Maldita sea, ¡cómo la deseaba!

La besé y su sabor a fresas me enloqueció. Ella, me devolvió el beso, pero rechazó mi cuerpo que se abalanzaba. Desperté.

Hace más de diez años que no sé de ella. La extraño tanto que me duele el pecho y el aire me falla. La vida puede ser muy larga y el tiempo muy vanidoso cuando se espera a alguien que no regresará.

Por el resto del día, sólo bastaba con cerrar los ojos y un poco de concentración para volver a saborear las fresas, oler su piel y sentir sus labios vivarachos.

Hoy ella jugará con su cuerpo y no pensará en mí. ¡Maldita seas, Julia García!

Ciudad de México

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: