Connect with us

La red en lucha

Mujeres islámicas amenazadas en Facebook por “liberales”

Avatar

Published

on

La arrolladora victoria del partido islámico moderado Ennahda en los comicios del 23 de octubre ha generado preocupación a las mujeres de Túnez que salieron a votar masivamente. Las mujeres temen que el terreno ganado para obtener una mayor liberación se vea amenazado por el crecimiento de esa fuerza política religiosa y vete el derecho de voto por el que tanto han esperado. Las redes sociales para ellas, se han convertido en un medio de lucha, pero también de amenaza por participar políticamente, usar minifalda o mostrar sus rostros en fotografías  de perfiles.
Los temores se intensificaron por los últimos ataques de grupos salafistas (integristas musulmanes) a salas de cine y estaciones de televisión cuando se proyectaban filmes de cineastas mujeres, y se agravaron luego de las agresiones a profesoras y estudiantes de diversas universidades del país. Ennahda se ha distanciado de las acciones de los extremistas, asegurando que su partido sigue una línea moderada.
“Respetaremos la forma de vida del pueblo tunecino y trabajaremos para preservar los derechos de las mujeres”, dijo a IPS la constituyente electa Souad Abdelrahim, la única de las 42 representantes electas de Ennahda que no usa velo islámico.
La constituyente se ha convertido en la abanderada de la imagen “moderada” del partido y de su supuesta tolerancia. Pero los varones más conservadores de Ennahda, así como los radicales salafistas que se negaron a votar en las elecciones del mes pasado, están molestos por lo que consideran un ablandamiento de la fuerza política, y exigen una postura religiosa de línea dura para las mujeres.

La semana pasada, varias decenas de mujeres, incluyendo profesoras, estudiantes y activistas, se congregaron frente a la universidad Cité des Sciences, en la capital, para llamar la atención sobre los ataques físicos y verbales que sufrían de parte de conservadores en distintos espacios sociales físicos y virtuales como Facebook y Twitter.
Cerca de la protesta, justo frente a una mezquita, salafistas les gritaban a las manifestantes: “¡Fuera, fuera!”, frase empleada como eslogan durante la revolución contra Ben Ali.
Es habitual que sean insultadas y agredidas las mujeres cuya vestimenta desafían los códigos conservadores en muchos países islámicos. Ni un solo partido u organización hasta ahora ha emitido un comunicado condenando formalmente las agresiones, lo que ha obligado a las mujeres a procurar medios de difusión propia, como lo hicieron durante la revolución para obtener apoyo en las protestas contra el régimen.
El llamado a una gran manifestación en la céntrica plaza de Kasbah, frente al palacio de gobierno, fue divulgado no por prominentes activistas o blogueros, sino por las mujeres que afirmaban no estar afiliadas a ningún partido ni ideología.
La convocatoria fue respondida por cientos de mujeres, tanto religiosas como seculares, algunas partidarias de Ennahda y otras sin afiliación política, todas las cuales estaban determinadas a consolidar sus derechos en la nueva Constitución.
La profesora y activista Latifa Beeky, de la Asociación Tunecina de Mujeres Democráticas (ATFD, por sus siglas en francés) dijo que esta organización es una de las que defienden activamente los derechos de las mujeres en este país. Pero muchas ven con recelo a este grupo, que tendría vínculos con el partido Agrupación Constitucional Democrática, de Ben Ali.
Las feministas seculares intentan mantener la calma en este momento de transición, que es considerado clave para el futuro del país. “Como feminista secular y progresista, considero a Ennahda automáticamente mi antagonista político”, señaló Sana Ben Achour, ex presidenta de la ATFD.
“Los líderes de Ennahda aseguran que respetarán los derechos de las tunecinas, pero esas promesas solo pueden ser verificadas por sus acciones”, dijo a IPS. “Muchas mujeres comprometidas con la actividad política sufrieron graves amenazas a través de Internet”, dijo a IPS la activista de la ATFD y psicóloga Souad Rejeb.  “Fue publicada en Facebook una imagen de (Sana) Ben Achour (presidenta de la ATFD) tachada con una cruz, símbolo que representa una amenaza de muerte”, indicó.
Aunque muchas mujeres tenían miedo de que esto ocurriera incluso antes de las elecciones, ninguna quiso boicotear los comicios para no sacrificar su derecho a votar.
“Queríamos salvaguardar nuestro derecho a sufragar libremente por primera vez en nuestras vidas. Observamos algunas irregularidades, pero no las suficientes como para disuadirnos de votar”, explicó Samira Hizaoui, candidata electoral de un nuevo partido creado por el Sindicato General de Trabajadores Tunecinos, que también lucha por la igualdad de género.
Varias mujeres políticas están preparadas para un largo camino de lucha. Una de ellas es la cineasta Salma Beccar, del Polo Modernista Democrático. “No le tengo miedo a Ennahda. La mayoría de sus éxitos se deben a una efectiva campaña de propaganda apoyada por estaciones de televisión satelital como Al Jazeera. Sin ese apoyo, los islamistas no habrían tenido una victoria tan contundente”, dijo a IPS.
“Prometieron preservar el código familiar tunecino (la “Ley de Familia” es la más progresista en el mundo árabe), pero ya han empezado a decir que las normas de adopción van en contra del derecho islámico”, señaló.
“En (la red social) Facebook circulan rumores sobre la intención del partido de segregar escuelas, autobuses y otras áreas públicas en base a género. Necesitamos estar atentas a estos cambios para resistir”, añadió.
“Aunque al comienzo Ennahda muestra un rostro ‘moderado’, tengo mis dudas de que los islamistas sean capaces de seguir haciéndolo en el largo plazo”, dijo a IPS la sindicalista Chakras Balhaj Yahya, de la UGTT.
“Mis seis hermanas optaron por usar el velo, lo cual no entiendo. Yo sigo usando mi minifalda, pero ahora la gente me mira diferente”, agregó. Wissal Kassraoui, una joven periodista en la Radio Shams, y quien también usa ropa occidental, confesó tener miedo de lo que pueda ocurrir en los próximos años, o incluso meses. Los partidarios de Ennahda “esperarán, quizás un año, quizás menos, para mostrar su verdadero rostro. Pero la realidad es que su base ya ha comenzado a amenazar a las mujeres”, subrayó.

Publicado por Género con Clase/IPS

Etiquetas: 

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

España

Autoritarismo del Estado español reprime la libertad de expresión: caso Hásel

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

En definitiva, el ominoso encarcelamiento del rapero español Pablo Hasél por sus canciones críticas al régimen de su país y por las que fue acusado de los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y contra las instituciones del Estado, nos obliga a entender por mínimo que sea qué ocurre al respecto en suelo ibérico.

Y para ello, es importante revisar la información que nos proporciona Amnistía Internacional en su sitio web de España (nota del 10/02/21). En dicho sitio nos enteramos de que el Estado español ha firmado diversos tratados internacionales que garantizan el derecho a la libertad de expresión, tanto para buscar o recibir como para difundir información o ideas. 

No obstante, en el Código Penal español existe el artículo 578, que prohíbe el enaltecimiento del terrorismo, sin cumplir con normas internacionales en su formulación, y que permite múltiples interpretaciones dependiendo de quién es el sujeto que acusa y quién es la persona acusada. Por ejemplo: en tanto que Hasél es encarcelado, una manifestación pronazi y abiertamente antijudía transcurrió sin mayor problema por esos días.

Más aún, es relevante señalar que ha habido alrededor de 82 españoles condenados por enaltecimiento del terrorismo en el lapso de 2016 a 2020, sobre todo por expresarse en redes sociales a través de mensajes, imágenes, videos, canciones u otros medios propios de ese tipo de formas de comunicación.

Cabe agregar que dentro de los compromisos signados por España con respecto al ejercicio de la libertad de expresión existen algunas limitaciones, considerando el derecho internacional, las cuales deben ser establecidas en la ley de una manera absolutamente clara y accesible, con la única condición de perseguir fines legítimos específicos, como la preservación de la seguridad nacional y el orden público, y proteger los derechos de otras personas en los casos de apología del odio. Además de cumplir con ser manifiestamente necesarias y proporcionales.

En suma, que no se respetan dichas limitaciones, y que fundamentalmente deberían esgrimir los encargados de la administración de la justicia que sólo se penalizará la incitación directa a la violencia. Por esto y lo anterior referido,  “Amnistía Internacional considera que usar el Código Penal (español actual) con el propósito o efecto de inhibir la crítica legítima viola la libertad de expresión”.

Por otro lado, es necesario añadir que España ha sido condenada en tres ocasiones por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en 2011, 2016 y 2018, por aplicar y sentenciar a sus ciudadanos en términos del numeral correspondiente al delito de injurias a la Corona, lo cual se traduce en flagrante violación del artículo 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Como bien se desprende, el autoritarismo del Estado español es innegable. Prácticamente no se puede realizar crítica alguna a través de redes sociales o por otros medios a las instituciones gubernamentales, sobre todo por personas y grupos de filiación de izquierda, o por gente común, como tampoco por artistas, cantantes, actores y periodistas. Y todo esto es sumamente cuestionable e inadmisible.

Mientras tanto, Pablo Hasél se encuentra preso. Y ahora le han imputado un nuevo delito, el de obstrucción a la justicia y amenazas, por el cual tendrá que purgar una pena de dos años y medio, que se suma a los nueve meses de prisión, seis años de inhabilitación y al pago de 30,000 euros de multa por los delitos arriba señalados. En medio de una serie de muestras de protesta por varias ciudades de España por jóvenes que exigen su libertad inmediata, quienes han sido objeto de violencia desproporcionada por parte de los cuerpos policiacos.

Continue Reading

La red en lucha

Feminicidio de Úrsula Bahillo reaviva protestas contra el sistema judicial y la policía de Argentina

Avatar

Published

on

La autopsia al cuerpo de Úrsula Bahillo, la joven argentina, que fue asesinada a puñaladas el 8 de febrero, por su exnovio -Matías Ezequiel Martínez, de 25 años, policía en Rojas-, indicó que la causa de muerte fue “secundaria a lesión por arma blanca de estructura vasculares de cuello, generando shock hipovolémico con escasa agonía, aunado a las lesiones punzocortantes observadas en región abdominal y dorsal”, es decir, tres puñaladas en el cuello y otras diez en el abdomen y la espalda.

El asesinato de Úrsula, de 19 años, en la zona rural de Guido Spano por su expareja, provocó una multitudinaria movilización al día siguiente frente a la comisaría de la ciudad bonaerense de Rojas, y hoy los vecinos volvieron a movilizarse para pedir justicia por el feminicidio.

Úrsula denunció 18 veces que estaba en peligro. Le hizo saber a la Justicia que su vida corría peligro. Su agresor ya tenía antecedentes, pero ninguna a ninguna de las denuncias se le dio seguimiento por parte de las autoridades. Solo lo trasladaban de jurisdicción, e incluso tenía una orden de restricción que también ignoró la policía después de que la joven lo denunciara.

Movilización #JusticiaPorUrsula. La convocatoria se realizó por las redes sociales y con el hashtag #JusticiaPorUrsula, que convocó a reunirse a las 17 frente a la Plaza San Martín y continuó en las puertas de la comisaría local.

En medio de serios enfrentamientos con el personal policial, los familiares y amigos de Úrsula Bahillo reclamaron la indiferencia de la policía ante las denuncias contra el victimario, que además es miembro de la fuerza de seguridad bonaerense. Señalan que claramente hubo inacción de la policía durante el fin de semana, cuando la joven quiso hacer otra denuncia.

Me callé siempre hasta que me vi muerta, por eso lo denuncié”, fue el mensaje que poco antes de ser asesinada envió la víctima a una de sus amigas, a quien le relató las agresiones sufridas perpetradas por su expareja.

Esta tarde, cientos de habitantes de Rojas volvieron a manifestarse, esta en vez en forma pacífica, para exponer que la falta de apoyo judicial y policial permitió este femicidio. La víctima, hija de un reconocido comerciante local, había intentado denunciar nuevamente a su exnovio, el policía Matías Martínez, el pasado fin de semana, pero no fue escuchada en la sede de la comisaría de la Mujer.

El agresor de Ursula protegido por la policía. “Un agresor no puede estar protegido por la misma fuerza que lo tiene que castigar”, asegura Ada Rico, titular de la ONG Casa del Encuentro, pionera en la elaboración de estadísticas sobre feminicidios en Argentina. Entre 2010 y 2020, en Buenos Aires y su región metropolitana, 48 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o exparejas policías. Rico advierte que para las mujeres maltratadas es muy difícil dar el paso de denunciar y la dificultad aumenta si el acusado es policía porque a menudo sus compañeros lo encubren.

Una de las veces que Bahillo se acercó a denunciarlo a la comisaría de la mujer no le tomaron declaración porque “era fin de semana”. A Martínez le dieron una baja psiquiátrica. Indicios para que hubieran puesto atención desde la primera denuncia.

 

Con información de eltiempo.com

 

Continue Reading

Arteleaks

El Estado español encarcela al rapero Pablo Hasél por críticas al sistema

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

El español Pablo Rivadulla Duró (1988), conocido en el ambiente musical como Pablo Hasél, es un rapero de izquierda que se asume antifascista y ha adoptado el compromiso con sus composiciones en video y mensajes a través de la red social Twitter en denunciar y poner en tela de juicio a los poderes monárquicos, políticos, jurídicos y policiacos de su país.

Y debido a 64 tuits (de 2014 a 2016) y una canción (publicada en YouTube), en donde pone de manifiesto su rechazo a los excesos del poder, ha sido sentenciado a prisión por los delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias contra la Corona y contra las instituciones del Estado, por lo que deberá someterse a nueve meses de prisión, seis años de inhabilitación y al pago de casi 30,000 euros de multa (es decir, más de 700 mil pesos mexicanos).

Por ello, más de 200 personalidades del cine, la televisión, el teatro y la música, entre ellos Joan Manuel Serrat, Javier Bardem y Pedro Almodóvar, emitieron un manifiesto en favor de Hasél, rechazando de manera tajante su reclusión en prisión y planteando la solicitud de eliminar del Código Penal ese tipo de delitos, “que no hacen sino cercenar el derecho, no sólo de libertad de expresión, sino de libertad ideológica y artística”, tal y como sucede en países como Turquía o Marruecos

Pero van más allá los firmantes al argumentar lo evidente bajo un Estado autoritario:  “el encarcelamiento de Pablo Hasél hace que la espada de Damocles que cuelga sobre la cabeza de todos los personajes públicos que osemos criticar públicamente la actuación de alguna de las instituciones del Estado se haga aún más evidente. Es necesario que se difunda esta situación a nivel internacional, para poner de relieve en qué situación nos encontramos. Somos conscientes de que, si dejamos que Pablo sea encarcelado, mañana pueden ir a por cualquiera de nosotros, así hasta conseguir acallar cualquier suspiro disidente”.

Más aún, la organización Amnistía Internacional se ha pronunciado en el sentido de que el encarcelamiento de Hasél por sus expresiones artísticas es una injusticia, y hace un enérgico llamado al Estado español para que realice una reforma al Código Penal con respecto a ciertos artículos que vulneran el derecho a la libertad de expresión.

“Nadie debería ser procesado penalmente sólo por expresarse en redes sociales o por cantar algo que pueda ser desagradable o escandaloso. No se pueden penalizar expresiones que no incitan de manera clara y directa a la violencia. Si no se modifican estos artículos se seguirá silenciando la libertad de expresión y coartando las manifestaciones artísticas”, subraya Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España.

Incluso en favor del cantante y también poeta se expresó asimismo la diputada del Parlamento Europeo para Dublín, Clare Daly: “Mañana, el rapero catalán Pablo Hasél irá a la cárcel por sus letras. ¿Dónde está el llamado a sancionar a España?” Todo lo cual en el marco de la discusión por amonestar a Rusia debido al arresto de un disidente de ese país, en donde Daly evidencia la hipocresía de los congresistas de ser rígidos contra Rusia pero blandos con países como España o Estados Unidos al violar los derechos humanos de sus ciudadanos.

En definitiva, Pablo Hasél no es más que una víctima del autoritarismo de Estado que rige en España, en donde los excesos del poder son públicos y evidentes, basta revisar algunos medios de comunicación para corroborarlo. Él no miente, sólo dice la verdad de manera visceral.

Y este martes, 16 de febrero, ha sido consumada la ignominia. Ha sido aprehendido por los Mossos d’Esquadra (la policía autonómica catalana) en la Universidad de Lleida, en donde se resguardó acompañado de un centenar de simpatizantes, quienes fueron dispersados con gases.

 

Continue Reading

Trending