Connect with us

Con voz propia

MORENA: Implicaciones para la Izquierda electoral

La decisión de MORENA de convertirse en partido político obligará a un reacomodo de la izquierda electoral sobre todo para Movimiento Progresista

Published

on

Escenario donde AMLO informó al pueblo que MORENA se convertiría en su partido político Foto: Martín Moreno

Alberto Buitre*

MORENA se convertirá en partido político antes que termine este año para competir en las elecciones legislativas del 2015, y en la presidencial del 2018 con Andrés Manuel López Obrador como su seguro candidato. Así avanza – o se termina, según se vea-, la travesía del tabasqueño como dirigente político alterno, proponiéndose ahora consolidar su propia plataforma partidaria, para lo cual se preparó desde que le arrebataron las presidenciales del 2006.

A la fecha de sus propias cifras, MORENA ha obtenido la afiliación de más de 4 millones de personas desde su gestación como “Gobierno Legítimo” a las que se sumarían las afiliadas al partido Movimiento Ciudadano, antes Convergencia, quien cedería su registro para la conformación del nuevo partido lopezobradorista, sin que el Movimiento de Regeneración Nacional tenga que cumplir con los requisitos asamblearios que obliga la ley electoral para el registro de una nueva asociación política nacional. Porque MORENA no cuenta con suficiente dinero para su organización ni la cantidad suficiente de militantes a pesar de lo que digan sus números y porque muchos de quienes le representaron en Comités ciudadanos, municipales, territoriales o estatales, también militan en el PRD, PT o el MC.

Este es el primer problema para el nuevo Partido, pues AMLO se valió de la estructura electoral de los partidos del Movimiento Progresista para la representación de MORENA. Muchos de ellos, politiquillos locales quienes verán en la nueva empresa lopezobradorista el empeño por hacerse de un nuevo feudo, incluso, sin perder el anterior. Seguramente ésto no les gustará a quienes creen a sobreestima en López Obrador, por lo que se generará al interior de la organización la primera gran pelea por saber quién merece y quien no, sus títulos honorarios.

Así, MORENA se establecerá como partido ejecutivo más, entrando en crisis rápidamente por su disímbola estructura ideológica en la que lo mismo cabrán tránsfugas, revisionistas, trapecistas y quienes se consideran obradoristas de cepa, al amparo de que “para ser de izquierda basta ser honesto y pensar en el prójimo”.

Inclusive, ya mismo se advierte éste cisma en el lopezobradorismo. Primero, entre los morenos que cómicamente se ponen en pie entre sí; segundo, entre las organizaciones que ya surgieron a la tangente de MORENA tipo noroñistas, el #YoSoy132 o la OPT del SME; y tercero, entre quienes apoyan fanáticamente a AMLO al grado de poderlo seguir hasta éste decidiera regresar al PRI de donde salió, y quienes al demostrarle apoyo, lo hacen creyendo que en México se vive un proceso democrático inacabado o traicionado por el cual se debe luchar “ciudadanamente”.

Y sin embargo, ni uno ni otra es opción, al confirmarse en un tercer fraude electoral que no existe salida a la crisis dentro del camino que propone el aparato institucional. Y ese es el mismo camino que se propone andar MORENA, tal como López Obrador mismo pronunció este domingo: “siempre debe intentarse la transformación por la vía pacífica y electoral” ¿Y a quién pedirá AMLO el aval de su nuevo Partido, sino al IFE y al TRIFE, instituciones a las que supuestamente mandó al diablo en dos elecciones consecutivas?

Es decir, la MORENA partidaria resultará en la pretendida solución al mismo mal, pero con la misma receta y hasta el mismo doctor. El infantilismo de creer que hay salida al sistema dentro del sistema. Y quizá mañana como hoy hace 23 años cuando la creación del PRD, alguien más clame por un nuevo Partido para que, cómo en el presente próximo 2018, se grite “¡fraude electoral!”, y a los pocos meses vuelva la mula al trigo.

Implicaciones

Mas, obviando las inconsistencias en el nuevo proyecto de López Obrador, su anuncio abre un drama en el llamado Movimiento Progresista con base en dos preguntas ¿Quiénes se separarán de sus partidos de origen para unirse a MORENA? Y ¿Cómo quedaría conformada dicha alianza una vez acomodadas las nuevas fuerzas?

En voz de dos de las principales figuras que han apoyado a AMLO en su travesía de seis años, el senador perredista Alejandro Encinas y el dirigente del PT, Alberto Anaya, la conformación de MORENA como Partido apenas alcanzará a acumular bases militantes de sus dos partidos correspondientes.

Difícilmente Encinas abandonaría el PRD que fundó y al que pertenece desde la liquidación del antiguo Partido Comunista Mexicano, apostándole a lo que él llama “renovación” de ese partido político en pos de la nueva configuración de un Partido-Frente entre el PRD, el PT y el Movimiento Ciudadano, en el cual, ha señalado, “MORENA debe integrarse como movimiento social”. Sin embargo, la posibilidad de abandonar el perredismo no es ajena a Encinas y ésta es paradigmática en el cúmulo de perredistas que desde ese Partido han permanecido fieles a la causa obradorista: el práctico atrincheramiento en el PRD de la tribu de Los Chuchos que lidera Jesús Ortega y el actual presidente del Sol Azteca, Jesús Zambrano, teniendo como consecuencia, la negación a la renovación/refundación de ese instituto, tan ansiada por el hoy Senador del Estado de México. Entonces y sólo entonces, Encinas, acompañado de una fuerte base militante histórica del perredismo, saldría de su partido de origen para fortalecer en buena medida la apuesta de López Obrador.

Anaya, en tanto, a pesar de su apuesta infranqueable por MORENA y AMLO, a quienes dotó de la mayoría de sus espacios en candidaturas y de prácticamente todo su presupuesto en medios y prerrogativas, no cuenta como opción cancelar al Partido del Trabajo que domina y atesora. Anaya no sólo es el máximo dirigente de ese Partido sino que el PT es su propio patrimonio, desde el cual ha logrado construir dependencias nacionales y relaciones internacionales con muchos Partidos llamados de izquierda, en el mundo. Solamente una entrega ciega hacia López Obrador haría que Alberto Anaya entregara su organización a la causa de MORENA, sin que antes se desate una cruenta batalla al interior del petismo por los pocos espacios de poder que se han reproducido bajo las alas del dirigente vitalicio, y desde donde han sabido negociar espacios y prebendas con los gobiernos locales.

Además, la entrega del PT a AMLO no tendría fines prácticos, si para el registro de MORENA como Partido, el tabasqueño ya cuenta con la disposición del Movimiento Ciudadano, por lo que la fusión de dos Partidos en uno sólo sería tanto un error de cálculo político como financiero. Así, el Movimiento Progresista seguramente quedará como está, con el PRD, PT y la sustitución del MC, por el nuevo Partido de López Obrador que, dicho sea de paso, podría alcanzar su propia bancada en la Cámara de diputados y representación en el Senado sin competir formalmente en elección alguna.

Lo que sea que pase al respecto, tanto a Encinas y similares, como a Anaya, no les queda mucho tiempo para decidirse. A pesar que la conformación de MORENA como Partido es prácticamente un hecho con la entrega del registro de Movimiento Ciudadano -, lo cual les libraría de cumplir con la obligación de competir en solitario en las elecciones intermedias del 2015 para la ratificación de su registro-, existe la remota posibilidad –pero posibilidad al fin-, que MORENA decida ir solo; es decir, sin el registro del MC, teniendo que cumplir con sus disposiciones asamblearias y alcanzar el mínimo requerido de tres mil afiliados por al menos 20 Estados y 300 en 200 distritos electorales, lo que obligaría a AMLO a enfrentar un reto inapelable: lograr la permanencia de su Partido con al menos el dos por ciento del padrón electoral, y así poder participar en las elecciones presidenciales del 2018.

Ahí se pondrán a prueba los presuntos 4 millones de afilados que el tabasqueño dice tener, porque a la hora de construir Partido, muchos se negarán a salir del cual ya pertenecen, y tantos otros por no estar de acuerdo con que MORENA se convierta en un Partido más. Por supuesto, López Obrador no se dejará fracasar, pero ante el riesgo ¿PRD y PT se desfondarán para no dejar morir al tabasqueño? Se vienen meses de mucho drama en la izquierda electoral.

@albertobuitre

 

*El autor es Premio Nacional de Periodismo en México

 

Continue Reading
8 Comments

8 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con voz propia

Foro Público: La tragedia de Tula que pudo evitarse

Published

on

Foro Público

La semana pasada el municipio de Tula vivió la peor inundación en los últimos 40 años, debido al desbordamiento del río Tula, el cual es uno de los más contaminados del mundo y que dejó más de 3 mil viviendas afectadas en nueve municipios, sin embargo, este desastre pudo evitarse con una adecuada coordinación de las autoridades municipales, estatales y federales.

Luego de que 17 personas fallecieron por falta de atención médica ante la falta de suministro de energía eléctrica en el Hospital General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Tula, surgen las dudas en torno a los responsables de la administración pública que no previeron los efectos de una inundación con estas dimensiones.

Si bien es cierto que la inundación fue atípica, las autoridades federales, estatales y municipales debieron pronosticar diferentes escenarios fatales sobre las consecuencias de mantener viviendas humanas en las laderas de uno de los ríos más contaminados del mundo, pues en cualquier momento representarían un riesgo para la población.

Los municipios del Valle del Mezquital fueron de los más afectados, pero no sólo por las recientes lluvias, sino también por el desbordamiento de las principales presas cercanas y los túneles emisores oriente y centro provenientes de la Ciudad de México y que provocan afectaciones para la población.

La región de Tula históricamente ha sido una de las más abandonadas por la Federación por los elevados niveles de contaminación causados por la presencia de la refinería Miguel Hidalgo, así como de la termoeléctrica, las caleras y cementeras que arrojan sus desechos en el río, así como los residuos sólidos y líquidos generados en la Ciudad de México, por lo que la población de esa zona ha estado en el abandono por años.

Las autoridades federales deben abrir una investigación correspondiente para verificar la responsabilidad de los encargados de alertar sobre la creciente del río Tula y que afectó a los trabajadores del Hospital del IMSS, en el que fallecieron 17 personas y que pudo ser evitado de contar con las medidas preventivas correspondientes.

El gobierno federal históricamente se ha olvidado de Tula, una región rica en cultura y tradiciones que recuerda el apogeo de la civilización tolteca debe resarcir los daños de miles de personas que perdieron sus pertenencias por dejar que el municipio se convierta en un basurero permanente para la Ciudad de México y el Estado de México.

Ahora, las autoridades han anunciado que investigarán los hechos ocurridos para prevenir que se presenten nuevos incidentes similares, sin embargo, dados los antecedentes de la escasa justicia existente por desastres que pudieron ser evitados y cuyos resultados son deficientes, no es de extrañar que se repita esta tendencia en lo que resta de este año.

Tula es un municipio que requiere un saneamiento profundo con el apoyo de las autoridades de todos los niveles para lograr una recuperación sostenible para revertir los efectos adversos en el medio ambiente tanto en el suelo como en el agua y el aire, que durante años han sido afectados.

Las condiciones sanitarias serán en los próximos días adversas y se requerirán del apoyo permanente de las autoridades para lograr una recuperación efectiva y transversal en beneficio de los más afectados, además de invertir recursos extraordinarios para impulsar obras que desvíen los residuos sólidos de la región y se fomente como una política obligatoria el tratamiento de las aguas residuales que siguen siendo un foco de infección permanente, principalmente para la población más vulnerable.

Nota aparte: Los municipios de Hidalgo necesitan una inversión económica necesaria para lograr la recuperación de las viviendas y comercios que se perdieron por el paso de las aguas negras en la región sur, así como en el Valle del Mezquital.

Continue Reading

Con voz propia

¿Cristóbal Colón o una alienígena en Paseo de la Reforma en CDMX?

Published

on

Por Alberto Farfán

Es sumamente importante destacar la petición que se está llevando a cabo en el sitio web Change.org (12/09/21) con relación a la exigencia de un número importante de mexicanos con el objetivo de que la Dra. Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), restituya la estatua de Cristóbal Colón en la avenida Paseo de la Reforma en la glorieta del nombre del navegante genovés.

Al revisar el texto en mención debo confesar que me parece que los argumentos esgrimidos cumplen con cierta cohesión y coherencia, lo cual frente a estos hechos es lo que corresponde, pues al ser perpetrados por la máxima autoridad de la CDMX el nivel de la fundamentación debía ser clara e inobjetable.

Para el autor de esta petición, el problema radica cuando Sheinbaum el 10 de octubre del 2020 ordena retirar el monumento a Colón de su ubicación tradicional, debido a que con ello violó flagrantemente la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

Entre otros elementos encontramos que Sheinbaum simplemente urdió una supuesta acción de mantenimiento de la estatua, pero que después de casi un año no hay resultados ni explicación alguna sobre su restauración. Y debido a esta opacidad, debería aplicársele el artículo 48 de la ley en comento, que dice: “Al que valiéndose del cargo o comisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) o de la autorización otorgada por éste para la ejecución de trabajos arqueológicos, disponga para sí o para otro de un monumento arqueológico mueble, se le impondrá prisión de uno a diez años y multa de tres mil a quince mil pesos”. Y sí, pues hasta la fecha la ciudadanía ignora qué ha ocurrido con la pieza histórica en cuestión.

Peor aún, escribe el autor: “Si los delitos previstos en esta Ley los cometen funcionarios encargados de la aplicación de la misma, las sanciones relativas se les aplicarán independientemente de las que les correspondan conforme a la Ley de Responsabilidades de Funcionarios y Empleados Públicos”.

Al final de su texto, el impulsor reitera su exigencia a Sheinbaum y a María Teresa Franco, directora del INAH, es decir, que se restablezca de inmediato la estatua de Colón, y que a la o a las culpables les apliquen las penas establecidas en la mencionada ley. Luego asevera que es inadmisible que por elementos ideológicos “populistas” y por la absurda visión “revisionista de la historia” de Sheinbaum ésta pretenda marginar a la gran multitud de mexicanos que se oponen a la abyecta prohibición del histórico Cristóbal Colón en el lugar en que siempre se situó.

Y en efecto, en tanto los mexicanos no asumamos que en cuanto tales somos el resultado genético del entreveramiento de los pueblos español e indígena, fundamentalmente, cuya resultante es el mestizaje, del cual nace y se nutre la esencia mexicana contemporánea, jamás podremos avanzar hacia ningún lado y caeremos en el negacionismo muy en boga, que no es más que rechazar un hecho histórico que se asume desagradable.

 Finalmente, debo señalar que la figura que han elegido unilateralmente desde el poder, el rostro de una presunta indígena olmeca con el nombre de “Tlali”, cuyo perpetrador es Pedro Reyes, a quien esto escribe y a muchos otros colegas esa faz nos remite más a un alienígena ─si es que existen o por lo menos así los conocemos por la cinematografía hollywoodense─ que a una genuina mujer autóctona. Pero bueno, tenía que decirlo y lo dije. Por cierto, al cierre de esta columna la petición de que hemos hablado ha llegado ya a las más de 16 mil firmas; en oposición a una que demandaba lo contrario, que sólo tiene 32 (sí, treintaidós) firmantes.

Continue Reading

Con voz propia

Las tres diabólicas trinidades: conexiones

Published

on

By

 

Historias para armar la Historia

Por Ramsés Ancira

Tres terremotos, dos políticos y uno de carácter sísmico, han sacudido a México en los últimos días. El telúrico, que fue marcado el 7 de septiembre de 2021, había tenido un antecedente casi exactamente cuatro años antes, el 7 de septiembre de 2019. Los políticos, cuando el 23 de agosto de 2021, los presidentes del PRI, PAN y PRD, acudieron a Washington para buscar por la fuerza lo que se ven imposibilitados a ganar en las urnas. Este acto tiene un antecedente histórico ocurrido el 26 de septiembre de 1859, cuando Juan Nepomuceno Almonte, hijo de José María Morelos y Pavón firmó un tratado para restablecer relaciones con España, comprometiéndose a pagarles enormes cantidades, a cambio de ayudarlos a echar atrás las leyes de Reforma.

El tratado de Mon Almonte, nos informa la cada vez más imprescindible Wikipedia, ratificaba el Convenio de 1853, en el que Santa Anna se comprometió a pagar una deuda que provenía desde la época del Virreinato.

Los conservadores obtuvieron el préstamo y con el apoyo de Francia lograron imponer a Maximiliano. Sin embargo, al triunfo de los liberales, México tuvo que pagar de todas maneras la deuda a la que se comprometieron los mismos que se empeñaron en derrocar al gobierno.

Cualquier semejanza con la visita que hicieron Zambrano, Alito y Cortes al golpista presidente de la OEA, Luis Almagro (recordemos el golpe de estado fáctico en Bolivia), no es mera coincidencia. Por cierto, al Cortés que nos referimos no es Hernán, sino Marko, presidente del Partido Acción Nacional, una de cuyas facciones está fuertemente vinculada a El Yunque.

Nepomuceno Álvarez, quien quiso revertir el trabajo que con la vida pagó su padre José María Morelos y Pavón (el más brillante militar de la guerra de Independencia, el que mejor interpretó el ideal de este Movimiento en sus Sentimientos de la Nación) tiene otras semejanzas dignas de destacar con Jesús Zambrano) Ambos fueron hombres de armas, Juan Nepomuceno fue militar y participó en la batalla del Álamo; Zambrano fue integrante de la liga 23 de septiembre.

Nepomuceno se negó a firmar la “Ley de Manos Muertas” que expropiaba los bienes de la Iglesia, los cuales se mantenían con carácter meramente especulativo, subían de valor, pero no le servían a nadie. Zambrano y tampoco lo digo yo, sino que se puede encontrar textualmente en Wikipedia “fue nombrado el 3 de marzo de 2018 como coordinador de campañas locales del PRD en la campaña de Ricardo Anaya Cortés”.

Ricardo Anaya es integrante del PAN; una parte destacada del PAN, está identificada con El Yunque, que a su vez es aliado de VOX, un partido español que tiene principios parecidos a los de Juan María Almonte:  entrometerse en la política de México, principalmente a través de empresas de extrema derecha que quieren exactamente lo mismo que Cortés en 1521, usufructuar las riquezas nacionales, y exactamente con los mismos procedimientos.

Hernán se justificaba con el argumento de que a los “indios”, había que quitarles lo idólatras. Los Abascal, Santiago, el español, y Rodrigo, el mexicano, coinciden en que a los mexicanos hay que quitarnos “lo comunistas”.

En la boda de Rodrigo Abascal Olascoaga, estuvieron presentes dos destacados panistas ligados con El Yunque, Felipe Calderón, y Margarita Zavala, si esto es o no trascendente lo juzgarán ustedes como lectores, con la información que encontrarán más adelante.

Ambos Abascal, hombres de crucifijo en mano, coinciden en tres costumbres que podríamos llamar diabólicas: A los dos les gusta maltratar a sus esposas; los dos han construido sus fortunas a través del dinero que obtienen sus partidos políticos del erario público, Rodrigo en el PAN, y Santi, como se abrevia en su cuenta de Twitter, con VOX. Finalmente, ambos están relacionados por El Yunque, organización secreta, pero que gracias a Wikileaks, ahora sabemos que cuenta con rostros para dar la cara a la sociedad. En España se registró como “Organización del bien Común”, pero en México se identifica con dos nombres, uno de ellos, para acabarla de amolar, en inglés: CitizenGO y el otro también juntando las dos palabras, aunque se forme un gazapo, HazteOír

CitizenGO es una de las organizaciones (la tercera en orden de aparición) que firmó el desplegado en el que amenazan a los legisladores de Movimiento Ciudadano en Jalisco para que se conservara la criminalización de las mujeres que voluntaria o involuntariamente padecieran un aborto. Esta es una de las razones por las que la Suprema Corte de Justicia de la Nación tuvo que intervenir directamente, ante la infiltración en el congreso de diputados como Lily Téllez que promueven leyes fascistas y discriminatorias, con  las que por cierto solo encarcelaban a mujeres pobres.

La otra diabólica trinidad:  Genaro García Luna, El PANYYUNQUE y el Caso Wallace

Para quienes son consumidores recurrentes de noticias no pasará desapercibido que el poder político y económico de Isabel Miranda de Wallace, creció durante la administración de los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón. Esto ha quedado ampliamente documentado en la investigación periodística El Falso Caso Wallace, del que extraemos algunos datos para sinterizar la historia.

Pero antes de llegar a esto retrocedamos en el tiempo: En 1998, cuando Salvador Martínez de la Roca, ex líder estudiantil de 1968, fungía como jefe delegacional en Tlalpan fue detenida Isabel Miranda Torres, quien también se hace llamar Isabel Miranda de Wallace, por los cargos de tentativa de homicidio y resistencia de particulares.

La señora, quien fungía como propietaria del negocio de carteles espectaculares Showcase, había atentado contra un trabajador que sólo cumplía con la orden de retirar un anuncio implantado en una zona ambientalmente protegida. También participo su hijo Hugo Alberto, quien alcanzó a escapar. Ella sin embargo fue consignada al Reclusorio Norte de la Ciudad de México. Lo paradójico es que pese a haber sido acusada por una administración del gobierno del entonces Distrito Federal, quien la liberó después de 5 días fue el abogado Ricardo Martínez Chávez​, quien también trabajaba en la Procuraduría General de Justicia y solo permaneció el cargo de “desacato a la autoridad”. El titular de la procuraduría era Miguel Ángel Mancera.

En el año 2010, el presidente Felipe Calderón entrega por primera vez el Premio Nacional de Derechos Humanos a una persona con antecedentes penales: Isabel Miranda de Wallace.  En los dos años anteriores el galardón había sido entregado a Enrique Morones Careaga, por su promoción y defensa de derechos humanos de los migrantes y a Esther Chávez Cano, quien fue una de las primeras personas en documentar y exponer a nivel internacional los feminicidios en Ciudad Juárez.

En 2012 Isabel Miranda de Wallace, quien con el aval de Felipe Calderón fue la candidata de Acción Nacional a la jefatura de gobierno del distrito federal debatió con Miguel Ángel Mancera, candidato del PRD. La venció con notable ventaja, sin embargo, nunca mencionó los antecedentes penales de quien ahora ya tenía fama de activista, más que de empresaria, como ocurrió al ser encarcelada.

Apoteosis: donde todo lo anterior encuentra una conexión sorprendente

El 25 de agosto del 2021 The New York Times, publicó una versión en español de una columna originalmente escrita en inglés por Ben Smith.  Transcribo textualmente, algunos fragmentos

“Un grupo de afganos que trabajaron para The New York Times aterrizó, junto con sus familias, de manera segura la madrugada del miércoles. No en Nueva York o Washington, sino en el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México”

Y más adelante: “El presidente Andrés Manuel López Obrador estuvo de acuerdo en que la situación se movía con mucha rapidez y había que tomar la decisión con la misma rapidez, dijo Ebrard en una entrevista esta semana”.

“Vimos esta solicitud no como política exterior entre México y Estados Unidos”, continuó. “Más bien, es una toma de posición simple entre alguien que fue reportero en Kabul hace algunos años y yo, que estaba en la posición de tomar algunas decisiones”.

Ben Smith, uno de los columnistas más destacados de The New York Times, dijo en otra parte algo que podríamos traducir a la mexicana con el refrán “Lo cortés no quita lo valiente”, pero digámoslo en sus propias palabras.

“Estamos profundamente agradecidos por la ayuda y generosidad del gobierno de México”, dijo en un correo electrónico A.G. Sulzberger, editor y presidente de The New York Times. “Su ayuda ha sido invaluable para poner a nuestros colegas afganos y sus familias fuera de peligro. Instamos a toda la comunidad internacional a seguir este ejemplo y a continuar trabajando en favor de los valientes periodistas afganos que aún están en riesgo”.

Sulzberger dijo que el apoyo no afectaría la cobertura del Times sobre México y lo describió como un asunto humanitario, observando que “todos los que nos han asistido comprenden que nuestra cobertura es total y completamente independiente”. Las negritas son responsabilidad del autor y tienen por objeto subrayar lo sigue.

Trascendió que The Washington Post prepara, para empezar un editorial donde se habla del trabajo de Genaro García Luna, hoy preso en Estados Unidos, quien atacaba selectivamente a grupos de narcotraficantes, para brindarles paso franco a otros.

Genaro García Luna fue cómplice en la tortura, aprehensión y vuelta a torturar de los acusados por Isabel Miranda, en el triple presunto homicidio, de la diabólica trinidad (porque son tres personas en un solo cuerpo, eso sí, de talla extragrande)  de Hugo Alberto Miranda Torres, Hugo Alberto León Miranda y Hugo Alberto Wallace Miranda.

Hugo Alberto también había sido detenido en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México por un contrabando, no se supo bien de qué, pero en la agencia del Ministerio Público de Coyoacán a la que fue irregularmente conducido, pese a que se trataba de un delito federal, supuestamente lo acusaron de contrabando de piezas de motocicleta.

El trascendido es que The New York Times sigue las pistas de la alianza entre políticos del PAN y VOX para obtener financiamiento a través de grupos de narcotraficantes protegidos por García Luna. Por otra parte “Alto al Secuestro”, la Asociación Civil que preside Miranda de Wallace. ha recibido millones de pesos de donativos de gobiernos del PAN, sin contar con los contratos de espectaculares de Showcase, que le brindaron gobiernos, supuestamente de diversas ideologías.

Las conexiones las dejamos al arbitrio de nuestras lectoras y lectores.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: