Connect with us

MORENA en su laberinto: 2. Los peligros persistentes

No todos en las filas de MORENA, profesan el interés público

Avatar

Published

on

Rigoberto Vargas

En la entrega anterior, fui de la tempestuosa etapa salinista al frívolo peñismo del sexenio anterior. Omití la etapa de Ernesto Zedillo y sus dos pecados mayores: #FOBAPROA hoy IPAB y la entrega de los derechos de vía de los Ferrocarriles Nacionales, así pasamos a Vicente Fox y sus limitaciones cognitivas y de gestión pública. El relevo entre dudas de legitimidad ominosas de Felipe Calderón, y su incapacidad de administrar flujos inconmensurables de recursos, ingresos nunca vistos en la historia de nuestro país, luego del ajuste al alza de los precios internacionales del petróleo. Calderón y sus declaraciones desafortunadas que mostraron su impericia para administrar 116 mil millones de dólares en reservas internacionales de las arcas hacendarias del país, su desfachatez para reducir a “daños colaterales” la muerte de cientos de miles de personas a manos del ejército y los cárteles solapados por el mismo gobierno a lo que se llamó “guerra contra el narco”, una guerra que en nada atemperó el fenómeno de muerte y violencia.

La peligrosa ignorancia de Calderón para entender como presidente, a la economía No. 15 del mundo; de tal forma que, paralelo a los ingresos adicionales, endeudó al país en cifras récord, formas y estilos heredados por Enrique Peña Nieto, personaje jineteado por Luis Videgaray, al grado de ser el ideólogo del desastre que hoy vivimos.

Rezan los estudiosos que Carlos Salinas rompió con Peña, pues se obcecó en desmantelar los preceptos básicos del Constituyente de 1917 y el “Estado de Bienestar”, piedra angular de la herencia revolucionaria del partidazo.

Entre todo este vertiginoso caos económico, político, cultural y de seguridad, #MORENA nace como corriente y tiene sus más lejanos antecedentes el 2 de octubre de 2011, cuando fue dada a conocer como una corriente política al interior del PRD, fracción que habría de ser bandera en las elecciones de 2012, apoyando la candidatura de Andrés Manuel López Obrador, su fundador e impulsor más conspicuo.

#MORENA, acrónimo de “Movimiento de Regeneración Nacional”, dado que la tesis del hoy presidente se centra en la desmesurada corrupción entre la clase política, empresarial y los gobernantes del país.

Como en una secuencia devastadora de nuestra patria, imagina amable lector, que el saqueo de riquezas y vidas no cambia en nada en el periodo oscuro del neoliberalismo, con la época del colonialismo bestial que vive México. Son ya 500 años de alucinante despojo de riquezas y sometimiento de una población que, en 1604 se redujo a un millón y medio de habitantes, luego de haber vivido un esplendor de ciudades Estado de más de 300,000 personas y una población en el centro del país que se cree fue de 25 a 35 millones de habitantes. De ese tamaño el “holocausto” que sufrió nuestra población originaria; cuando los europeos festejaban la luz del Ingenioso Hidalgo, en el actual México se veía languidecer el orgullo de una civilización sometida a fuerza de masacres y esclavitud. (En la obra de Vivian Forrester, en su libro “El Horror Económico”, se hace la analogía con una etapa de esclavismo moderno, y yo agregaría, en muchos casos hasta voluntario.

Bien, luego de este viaje al pasado, regresemos al tema.

MORENA es un partido oficializado el 1 de agosto de 2014. En octubre de 2017, contaba entre sus afiliados a más de 320,000 simpatizantes, que el 1ro de julio de 2018, habría de llevar a López Obrador a la Presidencia de México.

No se puede negar el parentesco con el PRD. Muchos de sus actuales cuadros, se la jugaron en la 1ra etapa del partido, otros, coyunturalistas, para decirlo con suavidad, se incorporan apresurados cuando ven que las encuestas dibujaban un cambio profundo en las preferencias, en menoscabo de los partidos del pasado; y los más cínicos, se suben al barco cuando éste ya había ganado contra viento y marea, las elecciones presidenciales y la mayoría de los congresos del país, incluyendo ambas cámaras federales.

Al “Tsunami Electoral” se suman panistas, priistas y prófugos de la decencia política. Y están ahí, agazapados, con ese filón oportunista que desarrollaron en las peores etapas del pasado. Son los “sí, señor”, los oportunistas disciplinados y obedientes funcionarios, los que no dan la cara real, sino sonrisas y comedimiento zalamero. El verdadero peligro para México está ahí, agazapado, operando desde las filas de MORENA. Son los soñadores de la caída del éxito presidencial, los que filtran información que la prensa más conservadora espera con fricción para convertirla en bombas de jabón, que ellos imaginan, en su odio cerval, de nitroglicerina. No han prosperado porque la sociedad ha debido madurar a marchas forzadas para discernir el grano de la paja mediática. Aquí cabe mencionar la influencia de las “benditas redes sociales”, un pilar fundamental en el proceso de transformación y recambio de paradigmas que vive nuestra nación; con espacios como el que hoy alberga esta poco hilvanada disquisición.

En la era perdida de la izquierda, alguna vez desarrollé una tesis: El perredismo es un arribismo. Parafraseando a Jean Paul Sartre. Hoy tenemos esos figurines en filas morenistas que hacen daño al partido en el gobierno y esperan emerger con el poder en 2021.

Dadas las circunstancias, corresponde a la militancia real y a los leales simpatizantes, activarse en esta etapa de “crisis de crecimiento” y ya con el poder, como la fuerza transformadora de nuestra patria; porque “un hombre sin ideales, es un muerto que camina”, parafraseando a José Ingenieros en su obra, el Hombre Mediocre.

De esto y más, hablaremos en la próxima entrega, si usted, amable lector, querida lectora, me lo permite.

***

PRIMERA PARTE: MORENA en su laberinto. 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Narcopolítica, corrupción y más de lo mismo

Ex funcionarios públicos de Hidalgo investigados por desvíos de 5 mil millones de pesos

Emmanuel Ameth

Published

on

  • El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México y los Centros SCT de Guanajuato e Hidalgo son investigados por desvíos cercanos a los 5 mil millones de pesos, siendo aparentemente fraguados por los hidalguenses.

Por Emmanuel Ameth
EA Noticias

El exgobernador Manuel Ángel Núñez Soto, el exalcalde de Tepeapulco Leoncio Pineda Godos, así como el exfuncionario Gerardo Salomón Bulos son investigados por su probable participación en los desvíos que provocaron daño a la Hacienda pública por un monto cercano a los 5 mil millones de pesos, lo que ha provocado que la Fiscalía General de la República y la Unidad de Investigación Financiera cumplimenten investigaciones emanadas de los documentos que obran en manos de la Auditoría Superior de la Federación.

En total, son 75 funcionarios investigados por desvíos que ascienden a más de 10 mil millones de pesos entre 2013 y 2018.

Sin embargo, más de la mitad del monto observado recae en instituciones que estuvieron a cargo de los tres personajes hidalguenses referidos, es decir, destacando entre los desvíos y malos manejos investigados.

Al Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), mismo que estuvo encabezado por el exgobernador de Hidalgo Manuel Ángel Núñez Soto, le siguen la pista dos investigaciones: una por 4 mil 098 millones 311 mil 608 pesos y otra por 736 millones 133 mil 008.35 pesos.

El Centro SCT Hidalgo, mismo que estuvo encabezado por el exfuncionario cercano al exgobernador Miguel Ángel Osorio Chong, Gerardo Salomón Bulos, lo indagan por desvíos observados por la ASF que ascienden a 73 millones 812 mil 987.10 pesos.

En cuanto al Centro SCT Guanajuato, el mismo estuvo encabezado por José Leoncio Pineda Godos, ligado al exgobernador José Francisco Olvera Ruiz y las indagatorias son por desvíos de 45 millones 492 ml 643.20 pesos.

Entre los tres exfuncionarios hidalguenses se acumulan probables desvíos acreditados por la ASF del orden de los 4 mil 953 millones 750 mil 246.65 pesos, es decir, más de la mitad de todos los montos observados a toda la SCT durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Continue Reading

México de conciencia

Comisión del Senado aprueba la desaparición de fideicomisos

Avatar

Published

on

Por Ignacio García 

La comisión de Estudios Legislativos Segunda del Senado de la República aprobó por mayoría el dictamen que avala la desaparición de 109 fideicomisos que previamente aprobó el pleno de la Cámara de Diputados federal, por lo que fue turnada a la Mesa Directiva.

Un día antes fue aprobada por la comisión de Hacienda del Senado de la República, aunque los legisladores federales de oposición pidieron que no se avalara la desaparición de los fideicomisos, ya que se pone en riesgo el apoyo a los científicos, deportistas y creadores culturales, así como la atención en desastres naturales.

El coordinador de la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Ricardo Monreal, operó para que los legisladores aliados como del Partido del Trabajo (PT) para que avalaran el dictamen que envió la Cámara de Diputados federal y así enviarlo a la Mesa Directiva para su votación con los 128 senadores.

Con seis votos a favor de Morena y cuatro del bloque opositor, fue aprobado el dictamen, aunque la senadora del PT, Nancy de la Sierra, votó en contra de la propuesta para extinguir los fideicomisos, ya que acusó que se pretende erradicar los apoyos a los más necesitados.

Asimismo, los senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Acción Nacional (PAN) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) también se opusieron para aprobar los fideicomisos, ya que se conformará como una manera de aprobar los proyectos de la denominada cuarta transformación.

Sin embargo, la senadora de Morena, Jesusa Rodríguez, afirmó que los fideicomisos con mecanismos opacos que únicamente pervierten los intereses de ciertos grupos y no se benefician a los científicos, deportistas ni artistas, por lo que ahora se destinarán de forma directa por parte de la Federación.

Continue Reading

Arteleaks

Jaime Sabines, un poeta menor

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

Hace veintiún años, un 19 de marzo de 1999, dejó de existir el poeta mexicano Jaime Sabines (1926-1999), tiempo suficiente para que este articulista se atreva a tocar el tema sin lastimar a las obnubiladas mentes de afamados intelectuales, cuyo escándalo genuflexante y plañidero de aquel entonces hubiera podido trocarse en flamígero, particularmente a todo aquel que cuestionara la figura del chiapaneco.

         Pero vayamos por partes. Sabines nace en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el 25 de marzo de 1926, procreado por un libanés emigrado. Se desarrolla alternativamente en dicho Estado y en la ciudad de México. Ingresa en la carrera de Medicina, pero la abandona para posteriormente estudiar Letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde logra concluir la licenciatura en Lengua y Literatura Española.

         Asimismo, hay que destacar su arribista labor política realizada. Para ello hay que apuntar que fue diputado federal por el estado de Chiapas de 1976 a 1979 y diputado en el Congreso de la Unión en 1988 por el Distrito Federal, hoy Ciudad de México. Todo lo cual bajo las siglas del antaño hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI), el mismo que gobernó al país cerca de 70 años bajo opresión y nefandos ilícitos, con lo cual sobran explicaciones respecto a la estatura ético-política de nuestro autor.

         Fue Premio Villaurrutia en 1973 y Premio Nacional de Literatura en 1983, entre otros galardones recibidos, curiosamente todos de carácter local y no internacional. Y más aún, fue objeto del mayor elogio a nivel nacional (o del mayor vituperio, según se vea), cuando se le calificó como uno de los más importantes poetas del país del siglo XX, por quien fuera el presidente de México en aquella época, el priísta Ernesto Zedillo, uno más de los corruptos expresidentes que posiblemente sean juzgados por el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

         Así pues, entremos en materia. Para ello hay que subrayar que nadie podrá negar esa especie de espíritu paisanil que han detentado sobre todo algunos críticos literarios en cuanto abordan a ciertos escritores de valía aldeana. Juan Rulfo, Rosario Castellanos y otros más de esa índole se han visto ensalzados una y otra vez sin que se pruebe en su favor una pizca de calidad universal en sus obras.

          Autores como el que nos ocupa soslayan las facultades reflexivas de sus lectores para buscar con sus textos, única y exclusivamente, las reacciones emotivas más primarias de estos, dentro de un marco ajeno a la más elemental universalidad humana; no se procura que piensen, sino que sólo sientan y se regodeen en ese sentir estrecho y enajenante, banal.

         Castellanos y Rulfo, por ejemplo, con su indigenismo a ultranza —en donde el sustento maniqueo hizo de las suyas—, erigieron al indio en el personaje pobrecito pero bueno de historias desalmadas. O el propio Sabines con sus seudo versos a “Julito”, respecto a una anécdota familiar por demás intrascendente: “No se dice tota, se dice Coca-Cola”; con lo cual quiso decir algo profundo, deseo suponer, ¿o no?

         Mejor aún, el priísta Sabines ha subyugado a sus miles de fanáticos en virtud de que elimina de sus poemas todo indicio de tensión interpretativa. Es decir: hace a un lado el carácter multívoco del discurso poético (que admite varias lecturas); el cual es intrínseco del arte literario en sí. Amén de que su prosaísmo, por cierto, no guarda relación alguna con el lirismo incuestionable que llega a presentarse en el género narrativo con otros autores, en efecto.

         Al eliminar dicha multivocidad cancelará la capacidad reflexiva del lector; hecho que se hace necesario para estimular el plano afectivo-emocional de aquél. Con ello cristalizaría su objetivo: narcotizar al sujeto lector; pues nunca buscó despertar la conciencia crítica del individuo sobre sí mismo o acerca de su entorno, cual poeta menor.

         Comparemos las diferencias en los siguientes fragmentos, cuyo tema es el mismo en ambos: la oquedad ontológica, que otros prefieren denominar vacío existencial, con el fin de ilustrar con mayor claridad las aseveraciones ya referidas.

         Dice Sabines en su poema titulado “A estas horas aquí”:

Yo lo que quiero es que pase algo,

que muera de veras

o que de veras esté fastidiado,

o cuando menos que se caiga el techo

de mi casa un rato.

   En oposición, veamos al premio Nobel de Literatura Octavio Paz –siervo del PRI-Gobierno de manera explícita y un colérico anticomunista– con su poema “La caída”.

         Escribe Paz:

Me dejan tacto y ojos sólo niebla,

niebla de mí, mentira y espejismo:

¿qué soy, sino la sima en que me abismo,

y qué, si no el no ser, lo que me puebla?

    Evidentes las diferencias, ¿verdad? En conclusión, si no se modifica radicalmente esa óptica acrítica y autocomplaciente (sobre todo si el escritor se muestra incapaz de romper con localismos estériles o cursilerías intimistas de orden sensiblero) por parte de los estudiosos exquisitos, nuestra literatura continuará patética y ridícula. ¿No cree usted?

Continue Reading

Trending