Connect with us

MORENA en su laberinto: 1. De Salinas de Gortari a Peña Nieto

Un recorrido sobre la historia del poder político en México

Avatar

Published

on

Rigoberto Vargas

Parte I

Para quienes alguna vez u hoy, simpatizamos con los movimientos progresistas de la década de los 80; haber vivido una transición democrática, “de terciopelo”, es un fenómeno inimaginable para nuestra generación de apaleados y derrotados por el sistema vertical, autoritario, clientelista, corrupto y corporativo de nuestro país.

Nosotros, la generación que hoy tiene 50 y 60 años,  vivimos la época de los carros completos, elecciones que jamás pensamos dejarían de ser un mero trámite. Pero la sociedad fue madurando y llegamos a un punto estelar en esa evolución, el antecedente es cuando aquéllos  jóvenes de entonces, se hicieron de la calle en el 68, en el 71, en el 88, y nunca más dejaron de pensar críticamente en el sistema político.

Después de los 90, vinieron las redes sociales y comenzamos a achicar el área de la cosa pública. Nos empezamos a comunicar masivamente, tras la asonada del PRI contra el FDN en el 88, y podíamos sentir la sangre caliente de una ciudadanía harta de la mala leche del sistema corrupto, corruptor y soberbio, cuyos ejes fueron el menosprecio a una sociedad considerada menor de edad, como para aceptar que actuara en la toma de decisiones, y menos aún, que alguien de nuestros pares, aspirara a mandar desde el poder institucional.

Cuando nació el PRD nos entusiasmamos. Muchos nos presumimos simpatizantes, pero sus dirigentes eran hijos de caciques venidos a menos, liderazgos desde la izquierda más acomodaticia y ahogaron y cegaron el impulso de construir una alternativa a la tradición priista. Llegaron los Chuchos, Rosario Robles era soberbia y engreída desde la época de la fundación del PRD. Jamás recibía a alguien sino eran sus amigos, y si alguna vez tuvo algún principio democrático, lo perdió en el proceso en que el partido se burocratizó y, con ella, muchos de esos liderazgos aspiracionales. Querían competir con el sistema, pero para mimetizarse con ellos, para ir a los comederos que frecuentaba la casta ladrona y sus seguidores, desde un discurso de la izquierda que se fue desdibujando.

La tradición democrática en nuestro país es tan inédita como reciente. No por falta de deseo, sino por el uso del poder para seguir sometiendo a la masa informe, distanciada entre sí por el aceite que lubricó por 89 años al anciano régimen: ignorancia, pobreza, abulia, desesperanza, dejadez, fanatismo y fatalismo. Es la voluntad de dos, decían muchos, otros, juraban por sus ancestros que jamás se le ganaría al PRI; que no teníamos remedio.

Tras el fracaso de 2000 con el ascenso de Fox, la hecatombe de Calderón y la vacuidad de Peña, la situación empeoró. Algunos han calificado a Zedillo de buen presidente, y otros analistas consideran a Salinas un genio de la política. Sin embargo, ninguno de los antecitados pasaría un examen de confianza elemental y administración de la gestión pública. Hicieron del erario un patrimonio que usaron como propio, fomentaron la complicidad y connivencia con las élites empresariales, de la delincuencia organizada, o ellos la organizaron y hoy, se confunden los funcionarios de entonces con magnates del tamaño de los Larrea, Bailleres, Slim; es así como Gil Díaz, Aspe Armella y otras finísimas personas, se codean entre los Consejos de administración de Volaris, Bancos, Televisa y otras joyas de la corona neoliberal salinizedifoxcalpeñistas.

Jamás en los 300 años de la colonia se extrajo tanto oro como lo hizo Vicente Fox y Felipe Calderón en los doce años del mandato panista. Como tampoco jamás se tuvo tan elevados ingresos para el país, como en la época de los sobre-precios del petróleo del 2000 al 2012. En el caso de la minería, de 2000 a 2010, se extrajeron 380 toneladas de oro, mismas que enriquecieron las arcas de mineras particulares, nacionales y preponderantemente extranjeras, pagando impuestos de cuatro pesos al año por hectárea. ¿Dónde hay de estos negocios para cualquier minera en el mundo? Como dato comparativo les recuerdo que en 300 años, la producción total de la Nueva España en oro fue de 182 toneladas, según datos de FUNDAR.

Pero ni siquiera Salinas se atrevió a tocar conceptos torales de nuestra Constitución, como lo hizo Calderón y Peña. Educación, Salud, Laboral, Energía, Tenencia de la tierra, desmantelamiento del ejido y en general, del proyecto primigenio del Constituyente del 17, que centraba en el Art. 25 y el interés general, por encima de los aviesos intereses económicos; desmantelado primero por Salinas y los subsiguientes gobiernos apátridas.

¡Con Calderón se tuvieron ingresos y reservas internacionales para pagar la deuda externa dos veces! Así lo dijo muy orondo el ex espurio, en el informe de gobierno de 2010 y meses subsiguientes: (consulte La Jornada del 21 de enero de 2011)

Imagina, amable lectora, gentil lector:

¿Cómo estaría el país si se hubiera liquidado, no dos, tan solo que hubiera sido el importe de una Deuda Externa?

En fin, la historia está ahí, latiendo para que nos sirva de modelo, sobre todo, para tener una idea de lo que es evidente que jamás funcionó. El modelo neoliberal fracasó rotunda, categórica y contundentemente.

Falta que revisemos la teoría de la máxima ganancia del modelo neoliberal para tener mayores certezas, pero las cifras sirven para saber con certezas plenas e inobjetables: el mundo occidental tiene tasas de crecimiento que van de -0.01 a 2%, mientras que las sociedades mal llamadas socialistas registran tasas de 4 a 6%. Curioso caso de un modelo consumista y especulativo que se presume perfecto y no da resultados, mientras el que se basa en una economía mixta, dobla el porcentaje de crecimiento del PIB.

Aunque sabemos que la honestidad de Fox y Calderón son a prueba de óxido.

* * *

Ésta es la primera entrega de una serie de visitaciones a la historia reciente de nuestro país, a la evolución de la organización política de MORENA.

Nos leemos.

 

Continue Reading
1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Narcopolítica, corrupción y más de lo mismo

Ex funcionarios públicos de Hidalgo investigados por desvíos de 5 mil millones de pesos

Emmanuel Ameth

Published

on

  • El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México y los Centros SCT de Guanajuato e Hidalgo son investigados por desvíos cercanos a los 5 mil millones de pesos, siendo aparentemente fraguados por los hidalguenses.

Por Emmanuel Ameth
EA Noticias

El exgobernador Manuel Ángel Núñez Soto, el exalcalde de Tepeapulco Leoncio Pineda Godos, así como el exfuncionario Gerardo Salomón Bulos son investigados por su probable participación en los desvíos que provocaron daño a la Hacienda pública por un monto cercano a los 5 mil millones de pesos, lo que ha provocado que la Fiscalía General de la República y la Unidad de Investigación Financiera cumplimenten investigaciones emanadas de los documentos que obran en manos de la Auditoría Superior de la Federación.

En total, son 75 funcionarios investigados por desvíos que ascienden a más de 10 mil millones de pesos entre 2013 y 2018.

Sin embargo, más de la mitad del monto observado recae en instituciones que estuvieron a cargo de los tres personajes hidalguenses referidos, es decir, destacando entre los desvíos y malos manejos investigados.

Al Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), mismo que estuvo encabezado por el exgobernador de Hidalgo Manuel Ángel Núñez Soto, le siguen la pista dos investigaciones: una por 4 mil 098 millones 311 mil 608 pesos y otra por 736 millones 133 mil 008.35 pesos.

El Centro SCT Hidalgo, mismo que estuvo encabezado por el exfuncionario cercano al exgobernador Miguel Ángel Osorio Chong, Gerardo Salomón Bulos, lo indagan por desvíos observados por la ASF que ascienden a 73 millones 812 mil 987.10 pesos.

En cuanto al Centro SCT Guanajuato, el mismo estuvo encabezado por José Leoncio Pineda Godos, ligado al exgobernador José Francisco Olvera Ruiz y las indagatorias son por desvíos de 45 millones 492 ml 643.20 pesos.

Entre los tres exfuncionarios hidalguenses se acumulan probables desvíos acreditados por la ASF del orden de los 4 mil 953 millones 750 mil 246.65 pesos, es decir, más de la mitad de todos los montos observados a toda la SCT durante el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Continue Reading

México de conciencia

Comisión del Senado aprueba la desaparición de fideicomisos

Avatar

Published

on

Por Ignacio García 

La comisión de Estudios Legislativos Segunda del Senado de la República aprobó por mayoría el dictamen que avala la desaparición de 109 fideicomisos que previamente aprobó el pleno de la Cámara de Diputados federal, por lo que fue turnada a la Mesa Directiva.

Un día antes fue aprobada por la comisión de Hacienda del Senado de la República, aunque los legisladores federales de oposición pidieron que no se avalara la desaparición de los fideicomisos, ya que se pone en riesgo el apoyo a los científicos, deportistas y creadores culturales, así como la atención en desastres naturales.

El coordinador de la bancada del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Ricardo Monreal, operó para que los legisladores aliados como del Partido del Trabajo (PT) para que avalaran el dictamen que envió la Cámara de Diputados federal y así enviarlo a la Mesa Directiva para su votación con los 128 senadores.

Con seis votos a favor de Morena y cuatro del bloque opositor, fue aprobado el dictamen, aunque la senadora del PT, Nancy de la Sierra, votó en contra de la propuesta para extinguir los fideicomisos, ya que acusó que se pretende erradicar los apoyos a los más necesitados.

Asimismo, los senadores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Partido Acción Nacional (PAN) y Partido de la Revolución Democrática (PRD) también se opusieron para aprobar los fideicomisos, ya que se conformará como una manera de aprobar los proyectos de la denominada cuarta transformación.

Sin embargo, la senadora de Morena, Jesusa Rodríguez, afirmó que los fideicomisos con mecanismos opacos que únicamente pervierten los intereses de ciertos grupos y no se benefician a los científicos, deportistas ni artistas, por lo que ahora se destinarán de forma directa por parte de la Federación.

Continue Reading

Arteleaks

Jaime Sabines, un poeta menor

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

Hace veintiún años, un 19 de marzo de 1999, dejó de existir el poeta mexicano Jaime Sabines (1926-1999), tiempo suficiente para que este articulista se atreva a tocar el tema sin lastimar a las obnubiladas mentes de afamados intelectuales, cuyo escándalo genuflexante y plañidero de aquel entonces hubiera podido trocarse en flamígero, particularmente a todo aquel que cuestionara la figura del chiapaneco.

         Pero vayamos por partes. Sabines nace en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el 25 de marzo de 1926, procreado por un libanés emigrado. Se desarrolla alternativamente en dicho Estado y en la ciudad de México. Ingresa en la carrera de Medicina, pero la abandona para posteriormente estudiar Letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde logra concluir la licenciatura en Lengua y Literatura Española.

         Asimismo, hay que destacar su arribista labor política realizada. Para ello hay que apuntar que fue diputado federal por el estado de Chiapas de 1976 a 1979 y diputado en el Congreso de la Unión en 1988 por el Distrito Federal, hoy Ciudad de México. Todo lo cual bajo las siglas del antaño hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI), el mismo que gobernó al país cerca de 70 años bajo opresión y nefandos ilícitos, con lo cual sobran explicaciones respecto a la estatura ético-política de nuestro autor.

         Fue Premio Villaurrutia en 1973 y Premio Nacional de Literatura en 1983, entre otros galardones recibidos, curiosamente todos de carácter local y no internacional. Y más aún, fue objeto del mayor elogio a nivel nacional (o del mayor vituperio, según se vea), cuando se le calificó como uno de los más importantes poetas del país del siglo XX, por quien fuera el presidente de México en aquella época, el priísta Ernesto Zedillo, uno más de los corruptos expresidentes que posiblemente sean juzgados por el actual gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

         Así pues, entremos en materia. Para ello hay que subrayar que nadie podrá negar esa especie de espíritu paisanil que han detentado sobre todo algunos críticos literarios en cuanto abordan a ciertos escritores de valía aldeana. Juan Rulfo, Rosario Castellanos y otros más de esa índole se han visto ensalzados una y otra vez sin que se pruebe en su favor una pizca de calidad universal en sus obras.

          Autores como el que nos ocupa soslayan las facultades reflexivas de sus lectores para buscar con sus textos, única y exclusivamente, las reacciones emotivas más primarias de estos, dentro de un marco ajeno a la más elemental universalidad humana; no se procura que piensen, sino que sólo sientan y se regodeen en ese sentir estrecho y enajenante, banal.

         Castellanos y Rulfo, por ejemplo, con su indigenismo a ultranza —en donde el sustento maniqueo hizo de las suyas—, erigieron al indio en el personaje pobrecito pero bueno de historias desalmadas. O el propio Sabines con sus seudo versos a “Julito”, respecto a una anécdota familiar por demás intrascendente: “No se dice tota, se dice Coca-Cola”; con lo cual quiso decir algo profundo, deseo suponer, ¿o no?

         Mejor aún, el priísta Sabines ha subyugado a sus miles de fanáticos en virtud de que elimina de sus poemas todo indicio de tensión interpretativa. Es decir: hace a un lado el carácter multívoco del discurso poético (que admite varias lecturas); el cual es intrínseco del arte literario en sí. Amén de que su prosaísmo, por cierto, no guarda relación alguna con el lirismo incuestionable que llega a presentarse en el género narrativo con otros autores, en efecto.

         Al eliminar dicha multivocidad cancelará la capacidad reflexiva del lector; hecho que se hace necesario para estimular el plano afectivo-emocional de aquél. Con ello cristalizaría su objetivo: narcotizar al sujeto lector; pues nunca buscó despertar la conciencia crítica del individuo sobre sí mismo o acerca de su entorno, cual poeta menor.

         Comparemos las diferencias en los siguientes fragmentos, cuyo tema es el mismo en ambos: la oquedad ontológica, que otros prefieren denominar vacío existencial, con el fin de ilustrar con mayor claridad las aseveraciones ya referidas.

         Dice Sabines en su poema titulado “A estas horas aquí”:

Yo lo que quiero es que pase algo,

que muera de veras

o que de veras esté fastidiado,

o cuando menos que se caiga el techo

de mi casa un rato.

   En oposición, veamos al premio Nobel de Literatura Octavio Paz –siervo del PRI-Gobierno de manera explícita y un colérico anticomunista– con su poema “La caída”.

         Escribe Paz:

Me dejan tacto y ojos sólo niebla,

niebla de mí, mentira y espejismo:

¿qué soy, sino la sima en que me abismo,

y qué, si no el no ser, lo que me puebla?

    Evidentes las diferencias, ¿verdad? En conclusión, si no se modifica radicalmente esa óptica acrítica y autocomplaciente (sobre todo si el escritor se muestra incapaz de romper con localismos estériles o cursilerías intimistas de orden sensiblero) por parte de los estudiosos exquisitos, nuestra literatura continuará patética y ridícula. ¿No cree usted?

Continue Reading

Trending