Connect with us

Con voz propia

Mientras se «finlandiza» Ucrania

Ucrania dividida en pro rusos y pro occidentales espera una resolución al estilo de Finlandia, mientra aún reina la incertidumbre y el descontrol

Published

on

rusosencrimea

Entrada del ejército ruso a Crimea. Foto: red

Antonio Hermosa Andújar*

El día 21 del pasado mes de noviembre Ucrania y la Unión Europea [UE] debían firmar un acuerdo de asociación que venía preparándose desde 2012. Para el próximo 16 de este mes está prevista la celebración en Crimea de un referéndum, convocado por el gobierno local, al objeto de independizarse de Ucrania o, en su defecto, de ganar mayor cuota de autonomía de la que ya posee. Nadie ajeno a lo sucedido en estos tres largos meses acertaría a situar ambos hechos como el principio y el fin (momentáneo) de un mismo curso de acontecimientos, ni, por ende, a vislumbrar el vínculo causal que los une.

El nexo más visible, mas en absoluto el único, se llama Rusia, razón bastante para explicar por qué a ciertos países les sienta tan mal su historia reciente. El acuerdo no se selló porque Putin se opuso, pese a no constituir el primer paso para una integración futura de Ucrania en la UE ni conllevar un programa de financiación de la deuda ucraniana que habría situado al prestamista en posición de comprar desde la economía soberanía política al prestatario. Putin abortó la operación a su modo, esto es, mediante el chantaje forzoso de la rebaja del precio del gas y la concesión de un préstamo de 15.000 millones de dólares, medidas ambas que se aprobarían con carácter inmediato: y que, en efecto, demuestran lo fácil que es apoderarse de un débil, o, si lo prefieren, comprar desde la economía soberanía política –cosa además innecesaria para Putin, por cuanto la ejerce de continuo.

Por otro lado, el referéndum en pro de la separación de Crimea es el mismo que la reconduce a la tutela rusa, cosa nada difícil en una región poblada mayoritariamente por rusos y en la que se habla ruso. El Santa Rita, Rita, Rita… no funciona con Rusia, y ahora ha llegado la hora de recuperar el falso regalo de Nikita Kruschev, que lo hizo, además, cuando Ucrania era soviética. Y no funciona porque la Santa Madre Rusia ha enseñado a sus pequeñines, según afirmara un día uno de sus más voraces hijos, Stalin, que es ruso cuanto antes fuera ruso, aun si se perdió después: he ahí el momento en el que Stalin devino un musulmán adelantado.

Se elevaron entonces las protestas contra el ex primer ministro Yanukóvich, el esclavo de Putin, a quien éste ordenó acallarlas con el mismo procedimiento aconsejado a su valido sirio Asad: disparando contra la multitud. La acción produjo el efecto buscado, el país volvió a la paz de los cementerios contra la que nos advirtiera Montesquieu y el orden ruso imperó. Pero al amo la sonrisa le duró poco. Las protestas arreciaron, el recuerdo de los muertos infundió vigor a los vivos, la dignidad nacional redactó el programa de emanciparse de Putin destronando a su lacayo, la violencia prestó su fuerza al ideal y los enfrentamientos, llenos de odio y muerte, se saldaron con la revolución del Maidán, que ha supuesto un completo trastrocamiento del poder político… en el que no es oro democrático, ni mucho menos, todo lo que reluce.

Desde entonces, todo se ha sucedido a velocidad de vértigo, abocando a la actual situación de incertidumbre y descontrol en la que si la anarquía no llega a asomar será porque antes habrá aparecido la guerra. En efecto, hay una división estructural de Ucrania en dos mitades similares, una étnica, histórica, económica y lingüísticamente más próxima a Rusia y otra más diferenciada, nacionalista o pro occidental, a la que se superpone una genérica subdivisión religiosa entre ortodoxos y católicos. División esa que la coyuntura ha enconado al uncirle otras más, que convierten al desgarrado país en un potencial polvorín: entre el nuevo poder y sus partidarios, que no raramente parecen sus enemigos; entre los propios partidarios, en cuyo seno hay europeístas vocacionales junto a una poderosísima extrema derecha fascista y nacionalista, armada y violenta, que valora el favor occidental sólo de manera instrumental, y cuyas relaciones distan de ser amistosas (de ahí que no sea oro democrático todo lo que reluce); entre Occidente y Rusia, que han dado respectivamente su apoyo y su condena incondicional al nuevo régimen, entre los cuales proliferan las acusaciones mutuas y cuyo tono crece con los días a un ritmo que ya no permite descartar el enfrentamiento militar.

tártaroscrimea

Tártaros expulsados de Crimea por el ejército ruso. Foto: red

Si el poder absoluto tiene, según Mendelssohn, la ventaja de ser coherente, el orgullo de quien lo detenta cuenta además con la innegable ventaja directa de identificarse con el interés nacional. Si ese tirano es Putin añade otros dos atributos: la cuestión nacional en Rusia es una cuestión militar, en la que el Ejército, por tanto, siempre tiene ocasión de esgrimir su músculo; y, de otro lado, en relación con Ucrania, puede gozar del beneficio –al menos temporal– de los efectos sin desplegar la causa; esto es: puede apoderarse de partes del país sin necesidad de invadir: Crimea nos sirve aquí de ejemplo.

Putin es ya dueño de Crimea en respuesta a la decisión atolondrada y apresurada de Occidente de reconocer y apoyar al nuevo poder ucraniano, olvidando que se ha constituido mediante un golpe de Estado; o, lo que es igual, ignorando el hecho de que por muy corrupto, ineficaz y pro ruso que fuera el anterior presidente Yanukóvich, era sin embargo el presidente legítimo; que el procedimiento de impeachment, descrito puntillosamente en la constitución ucraniana, no ha sido seguido; o que el parlamento, si bien tiene el derecho de destituir al gobierno, no tiene en cambio el de formar otro antes de celebradas nuevas elecciones. Desde su altura, Putin puede volver nuevamente a sonreír contemplando cómo las democracias son putinescas en el exterior, o para ser más exacto, contemplando cómo él es demócrata en el exterior -su arbitrariedad le impide serlo en el interior-, ya que la suya es una reacción a la occidental. Incluso si presiona Crimea y se la anexa aún le quedaría legitimidad suficiente como para responder que hace con ella lo que Occidente hizo con Kosovo respecto a Serbia, con el añadido favorable de que la población ansía mayoritariamente su incorporación a Rusia.

En el juego de despropósitos al que ha abocado la situación, y que deslegitima a ambos grandes contendientes por igual –o quizá aún más a Occidente que a Rusia, en una de las más impías ironías obsequiadas recientemente por la historia, quizá la medida más prudente consista en olvidar el mantra de las sanciones propuesto por Washington, con el que tan bien encubre su potencia, y olvidarse asimismo de las amenazas a fin de negociar. Entre otras razones, porque el denso flujo comercial entre Rusia y la UE se resentiría asimismo con la intensificación de la conflictividad. Es verdad que en este caso la justicia sería sustituida por la utilidad, pero quizá la prudencia invita a ello, dado que una guerra entre las partes terminaría siendo nuclear, lo que haría innecesario un nuevo Homero que cantara la victoria de una de ellas. Además, una negociación de buena fe podría llevar la utilidad cerca de la justicia.

El primer objetivo a conseguir es, creo, la finlandización de Ucrania, una neutralidad que le permitiría incluso preservar su integridad territorial, lo cual, a su vez, eliminaría otra ironía de la situación: que Rusia se quede con una parte sustancial del país y Europa con una parte sustancial de su deuda. El apoyo de ambos actores a la recuperación económica de Ucrania podría ser decisivo, máxime si se consigue de esta manera cerrar el paso al FMI, ese monstruo neocon especializado como se sabe en devolver a los países en crisis a las cavernas al proyectar su solución. Asimismo, la colaboración de ambos actores facilitaría, por un lado, lograr el desarme de las poderosas organizaciones armadas de extrema derecha, con sus mini-pútines al frente, uno de los mayores peligros para el futuro del país en todos sus frentes, dado que en circunstancias más pacíficas el único modo que tiene la idea nacional de alimentar los estómagos y la libertad es eliminando a quienes reclaman el alimento; y, por otro, extinguir a la vez el posible dúplice foco de guerra civil en Ucrania. Por lo demás, dicha colaboración sería imposible si Rusia no renunciara, al menos temporalmente, a su idea de incorporar a Ucrania a la unión económica euroasiática y Occidente a la suya de alargar hasta ella el brazo armado de la OTAN.

Mientras eso llega, lo que vemos ya es desgarrador, y no sólo por la real amenaza militar. Aunque habrá ocasión de volver a ello más despacio, ya hemos tenido ocasión de asistir a varios espectáculos aleccionadores, aunque no todos precisamente nuevos. Europa, una vez más, es una ruina internacional sin unión política. Pero su específico flujo comercial con Rusia, de billones de euros, demuestra que la economía sujeta a la política tanto cuando se compra como cuando se vende, por lo que el riesgo de separación entre el interés (nacional) y la justicia (universal) es literalmente infinito. Con esa relación que ata la acción de uno y otro partners comerciales advertimos algo espiritualmente más cruento todavía: hasta ahora hemos visto por qué no hay Europa: ahora vemos por qué no puede haberla. El interés de Alemania, máximo beneficiario comercial, es directamente un interés antieuropeo.

La escisión intraeuropea se completa con la escisión intraoccidental, es decir, entre Europa y Estados Unidos: el ya famoso Fuck the European Union espetado por Victoria Nuland, una especie de ministra de asuntos exteriores para los asuntos europeos y euroasiáticos, registrado en una conversación telefónica estratégica con el embajador de EEUU en Ucrania, delata dicha escisión. Pero no es el único dato: también el cambio de táctica promovido por el propio Obama con su llamada a Putin una vez al tanto de las llamadas entre éste y Merkel, apuntan también en la misma dirección.

Y llegamos al tercer y último punto, quizá el de mayor gravedad para la comunidad internacional, que afecta al corazón de la política imperial estadounidense. La escalada en la tensión con Rusia quizá termine por decantar la prioridad en su estrategia a escala internacional, que ahora no parece muy clara, pero en la que sí parece claro que no es posible tener varios frentes abiertos a la vez. ¿China (y con ella la cuestión iraní) o Rusia? ¿Cuál va primero? Desde luego, el empeño de ambos países en aumentar sus respectivos presupuestos militares no le pone las cosas fáciles a Washington, pero ambos están en su derecho, como lo estaría Europa si existiera, de defenderse del enemigo común de la Humanidad, es decir, de aquel que ante un conflicto rápidamente esgrime su derecho a intervenir porque afecta decisivamente a su seguridad, como acaba de declarar tras la execrable e injusta intervención rusa en Crimea. Lo malo del Imperio es que sin una fuerza similar contraria a la suya es sordo y ciego; y lo malo del sordo y ciego es que, por mucho que se empeñe, no llega a tastar que su seguridad es el mayor problema para la seguridad del resto del planeta.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Con voz propia

El silencio ante los crímenes de Isabel Miranda de Wallace

Published

on

Las autoridades han guardado silencio con los delitos de Isabel Miranda de Wallace

Por Miguel Montesinos León

El 24 de enero de este 2023 fue lanzado el libro La vida impune: Biografía criminal de Isabel Miranda de Wallace. La autora Guadalupe Lizárraga, periodista y directora de Los Ángeles Press, con estudios en la UNAM y maestría y doctorado en Europa, da a conocer al público y a la clase política los alcances que una persona perversa, coludida con políticos de la talla de Genaro García Luna, Felipe Calderón, y los que participaron en los actos violatorios de la Ley en todos los sentidos. La periodista revela cómo estos personajes han ido dejando a su paso personas detenidas injustamente y torturadas, impunemente, y hasta la fecha algunas con sentencias exageradas, pero todos con secuelas físicas de por vida.

A las autoridades no les ha importado ser expuestos públicamente por brindarle todo el apoyo político y económico a Isabel Miranda de Wallace aún cuando se han evidenciado sus acciones ilícitas.

Para saber más del tema: ‘La vida impune. Biografía criminal de Isabel Miranda de Wallace’, el nuevo libro de la periodista Guadalupe Lizárraga

El actual fiscal General de la República Alejandro Gertz Manero, la ex secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero y el subsecretario de Gobernación Alejandro Encinas Rodríguez se han entrevistado con la autora de este y otros libros, en los que a través de sus investigaciones ha recopilado, editado y publicado el historial criminal de Isabel Miranda de Wallace.

Los funcionarios todos se comprometieron a iniciar las investigaciones pertinentes y necesarias, para darle seguimiento a estas denuncias públicas; y hasta la fecha no se han pronunciado al respecto. ¿Es tanto el poder con el que cuenta Miranda que a este gobierno también lo tiene de rodillas?

Nos hace suponer que detrás de toda su impunidad y protección del gobierno federal -tanto de Felipe Calderón como de Peña Nieto y el actual con López Obrador– están corrompidos por las células criminales a las qué pertenece Isabel Miranda. No se entendería de otra forma el por qué la justicia no se aplica en su contra ni tampoco se libera a las víctimas de sus violaciones de derechos humanos y detenciones evidenciadas en los libros de la periodista Guadalupe Lizárraga, quien ha presentado ante organismos extranjeros solicitud de apoyo para liberar a los presos de Isabel Miranda.

Para saber más del tema: Isabel Miranda de Wallace admite responsabilidad en las torturas de sus inculpados

 

Guadalupe Lizarraga ha invertido tiempo, dinero y esfuerzo en las investigaciones durante diez años y ha tenido dos intentos de secuestro y privación de su vida misma, ha interpuesto denuncias ante la FGR y con todas las pruebas fehacientes del caso, las autoridades siguen ciegas y mudas. Ha denunciado la persecución también ante López Obrador en sus conferencias mañaneras y así como ése y otros casos los ha expuesto, casos de detenidos por falsa acusación con delitos inventados, todos documentados.

Ni el mismo presidente de México ha intentado por lo menos aplicar la justicia. El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene el poder de indultar a las personas detenidas por este caso y llevar a la justicia a los autores intelectuales y materiales de estas graves violaciones; sin embargo, se irá López Obrador y las víctimas seguirán en prisión, mientras sus acusadores criminales libres.

 

Continue Reading

Con voz propia

México: violencia sin par

Published

on

By

José García Segura habla sobre los hechos violentos en los últimos años del sexenio de AMLO

CONTRAFILO

Por José García Segura

Podría decir que Veracruz se convirtió este fin de semana en el estado más violento del país, pero no, porque inmediatamente reclamarían esa posición los estados de México, Sonora, Sinaloa o Nayarit.

Se inconformarían de igual modo, Michoacán, Guerrero (donde colocan cabezas humanas sobre vehículos) , Jalisco o Guanajuato. De Zacatecas, entidad en la que a diario aparecen cuerpos colgados, Colima o Nuevo León, mejor ni hablamos.

Mire usted:

En Oaxaca asesinaron, en horas recientes, a una regidora. En Michoacán perdió la vida un ex diputado local y, un transporte blindado del CJNG («Monstruo», le llaman) sepultó en vida a un coronel del Ejército Mexicano.

No te pierdas: Reunión entre líderes del CJNG provocó narcobloqueos y quemas de vehículos y tiendas en Jalisco y Guanajuato

En Guerrero fue acribillado un ex dirigente partidista. Hombres armados masacraron este domingo a una familia que viajaba en su camioneta por la carretera federal Xalapa-Veracruz. Dos niños y 3 adultos fallecieron.

También en Veracruz desconocidos emboscaron a migrantes centroamericanos para asaltarlos. Hoy hace un año, en Tijuana, fue asesinada de un balazo en la cara la periodista Lourdes Maldonado. El presunto responsable y ex gobernador de Baja California es actualmente senador de la República.

La joven Debanhi Escobar fue asesinada en Nuevo León. Hombres armados acribillaron a una cuadrilla de trabajadores en San José de Gracia, Michoacán. Maniatados y sin vida fueron encontrados los cuerpos de dos funcionarios de Puente de Ixtla, Morelos.

Podría hacer un recuento de los hechos en lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Los sucesos serían los mismos: robos, asaltos, secuestros, asesinatos… Lo que cambiaría serían las cifras. Como ocurre siempre, las autoridades llamaron a “mantener la calma”.

Lee también: Crean el primer Mural en Memoria de Periodistas Desaparecidos; «a víctimas les han negado el derecho a ser buscadas», acusan organismos

Lo sabemos bien:

La inseguridad y violencia en nuestro país tienen su raíz en la desigualdad social y el desempleo. La escasa o nula educación convierte a ese círculo vicioso en un abismo cada vez mayor.

Una Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (2022) sitúa a Fresnillo, Irapuato, Naucalpan de Juárez, Zacatecas, Ciudad Obregón y Colima como los lugares más inseguros para vivir. Aguascalientes, Puerto Vallarta, Mexicali, Toluca, Tijuana, Ecatepec, La Paz, Ciudad Nezahualcóyotl, Los Cabos, Naucalpan, Campeche, Tlalnepantla de Baz, Ciudad del Carmen, Cuautitlán Izcalli, Saltillo, Atizapán de Zaragoza, La Laguna, Coahuila, Durango. Chimalhuacán, Piedras Negras y Morelia reportan inseguridad.

 

Las alcaldías de la Ciudad de México que registran mayor violencia son Gustavo A. Madero, Iztacalco, Venustiano Carranza, Benito Juárez, Coyoacán, La Magdalena Contreras, Tlalpan e Iztapalapa.

***

Mail: josegarciasegura@gmail.com.

 

Continue Reading

Con voz propia

¿Autoatentado o autogolpe de Estado? 

Published

on

By

Las recientes declaraciones de AMLO sobre el sabotaje en el Metro dejan dudas si son autoatentados

TRAS BAMBALINAS.

Por Jorge Octavio Ochoa

El presidente de la República ya empezó a hablar de subversión. La expresión se suma a los términos sabotaje y autoatentado y dice que son “asuntos de Estado”.

Hace meses planteamos la hipótesis aquí y el viernes 20 de enero se empezaron a confirmar los temores: México no está exento de un AUTOGOLPE de Estado.

AMLO se refiere a la subversión, como un acto oculto, siniestro, pero imputable sólo a los “conservadores” que, en todo caso, no son más que los partidos de oposición y la clase media que está en contra de sus ideas y proyectos.

Esto ocurre en uno de los momentos más delicados de la guerra del narcotráfico.

Está la captura de Ovidio Guzmán, el juicio contra Genaro García Luna y la detención de Gerardo Soberanes, lugar teniente del Mayo Zambada y relacionado con la élite política.

Hace meses decíamos aquí, en este mismo espacio, que López Obrador ha generado tal ambiente de polarización y enfrentamiento social, para propiciar que para julio del año próximo sea realmente peligroso llevar a cabo elecciones generales en todo el país.

Para leer más del autor: Control de daños y diplomacia provinciana

Con un INE mutilado, profundamente debilitado y denigrado por el mismísimo presidente de la República, será sumamente complicado. Entonces él querrá pretextar inestabilidad, sedición, violencia y sabotaje, para suspender elecciones y declarar un impasse en caso de que los resultados no le sean favorables.

Por eso el intento fallido de asumir el control de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Por ahí pasarían todos los procesos de asonada, sedición, alzamiento, insurrección y subversión, término éste último, que López Obrador utilizó en su conferencia del pasado viernes 20 de enero.

Más vale que desde ahora empecemos a presionar al mandatario para que aclare posturas, porque esa salida sólo generaría un estallido social mayor a lo que él se pueda imaginar. Es falso, contra lo que dicen muchos observadores, que sus “corcholatas” tengan ganada la elección presidencial, menos el Congreso.

También que nos aclare el por qué de la repentina erogación de 726 millones de pesos en equipo antimotines para proteger a la Guardia Nacional que participe en operaciones de seguridad interior como protestas, manifestaciones y motines.

Las versiones del sabotaje 

Durante 3 días seguidos ese fue el discurso: “sabotaje”, luego del choque de trenes que ocasionó la muerte de Yaretzi Adriana Hernández Fragoso, estudiante de la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM de la que, por cierto, ese mismo gobierno no se ha acordado ni una sola vez. Y se desplegó a 6 mil elementos de la Guardia Nacional.

Para especular sobre SABOTAJES armaron “cuatro incidentes”, según relató Martí Batres, secretario de Gobierno de la CDMX. Así intentaron montar una presunta conspiración contra AMLO, Sheinbaum y la 4T.

Lee también: Mal inicia el año para quien ejecutan en enero 

Uno de ellos, en contra de una mujer humilde, Viviana Salgado, a quien mantuvieron dos días en el Penal de Santa Marta y le abrieron carpeta de investigación por presunto sabotaje. Su pecado: habérsele caído a las vías del metro una aspa de lavadora que compró en el centro de la CDMX.

Ese es el nivel de miseria moral que han mostrado tanto el gobierno de la Ciudad como el gobierno federal. Y es el propio secretario de la Defensa quien planteó ese ambiente de inestabilidad a partir del “degollamiento” de pernos de vagones del Metro.

No mostró la bitácora, ni la zona de donde pudo partir esa maquinación tenebrosa para descarrilar trenes. Sólo son planteamientos generales para demostrar que México se encuentra al borde del terrorismo.

Es ahí donde López Obrador asienta su teoría de que hay grupos sociales, “conservadores”, dispuestos a generar muerte. Todo esto, aunado al intento de homicidio del periodista Ciro Gómez Leyva, que el presidente insiste en denominar autoatentado.

Quizá parezca tremendista o amarillista esta visión que planteamos aquí, pero las declaraciones de la última semana del Primer Mandatario de la Nación han propiciado todo este tipo de especulaciones debido, precisamente, a la gran irresponsabilidad con que el mandatario declara.

Insistimos: cuando habla de subversión, él coloca a la sociedad, fundamentalmente a las clases medias, como parte de un grupo de civiles contrarios su régimen, capaces de, por debajo de la mesa o de manera subrepticia, armar sabotajes o actos de terrorismo para desestabilizarlo y menguar su poder.

López Obrador no ha sido capaz de colocar en su teoría, a una parte del crimen organizado que se ha sentido afectado por ese favoritismo del régimen con “Los Chapitos”; las deferencias a la madre de “El Chapo” y la intermediación para que se le respeten derechos humanos.

No ha querido o no se le ha ocurrido pensar que hay cárteles antagónicos que quizá pretendan generar inestabilidad para debilitarlo. No. Contra ellos, ni con el pétalo de una rosa. Para él, todo está en el ámbito político de la polarización y son los “conservadores” con las clases medias, quienes lo quieren dañar.

Es decir: el presidente no quiere ni testerear a los capos. Ese solo dato resulta sumamente sospechoso.

Ve la subversión como un acto oculto, siniestro, pero sólo imputable a los “conservadores” que, en todo caso, no son más que los partidos de oposición y todos los que no están de acuerdo con sus ideas. Esto se encuadra en los márgenes de la sedición, que implica un “alzamiento abierto contra la autoridad”.

Desde su paranoia dialéctica, hay quienes quieren atacar las bases de la fe, que hoy se llama Lopezobradorismo. De ahí la reflexión en torno al autogolpe de Estado: hacerse la víctima para mantenerse en el poder otro rato. Un año o más.

Otro dato que debemos tomar en cuenta es que, entre la feligresía Amloísta, los apóstoles han empezado a abdicar y a dejar el Arca. Son los arrepentidos. Ahí se enmarca la reciente renuncia de Ricardo Mejía.

Pero también hay otros, que han empezado a detectar los pecados: Destacan el doctor en derecho Jaime Cárdenas, que renunció en menos de un año a la dirección del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, luego de descubrir que hubo un gran robo para armar la falsa rifa de un avión.

La editora recomienda: En busca de la impunidad transexenal

Se encuentran también Carlos Urzúa y Víctor Toledo, ex miembros del gabinete de López Obrador y que hoy son sus principales críticos, junto con Germán Martínez y Porfirio Muñoz Ledo. Se han distanciado también Javier Jiménez Espriú, Julio Scherer, Tatiana Clouthier, Santiago Nieto, Irma Eréndira Sandoval.

El hecho es que Andrés Manuel ha creado su propia gama de enemigos, entre los que menciona a los “intelectuales orgánicos”. Quizá él prefiera a los “intelectuales inorgánicos”, porque están todos muertos y ya no pueden opinar. En fin, cada quien sus fantasmas.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: