Medios simulan equidad informativa sobre el falso caso Wallace para dar juego a Isabel Miranda

Por Guadalupe Lizárraga

CIUDAD DE MÉXICO.- En una simulación de imparcialidad y con una entrevista a Enriqueta Cruz Gómez, madre de Brenda Quevedo, quien lleva 12 años de prisión sin sentencia por el falso secuestro y homicidio de Hugo Alberto Wallace, el señor Ricardo Raphael –en alianza con el periodista Julio Hernández “Astillero”– anunció la subida al escenario mediático de nueva cuenta de Isabel Miranda Torres, indiciada por la fabricación de pruebas y secuestro en grado tentativa en la Fiscalía General de la República, dándole trato “equitativo” pese al apoyo gubernamental que ha tenido en las administraciones de Felipe Calderón y Enrique Peña.

Ricardo Raphael, quien también tiene una denuncia de hechos por el probable delito de plagio de la investigación El falso caso Wallace, y una demanda por daño moral admitida en tribunales, se negó a entrevistar a Enriqueta Cruz Gómez en diciembre de 2018, después de que entrevistara a Isabel Miranda en Canal 11 del Instituto Politécnico Nacional, diciendo que la madre de Brenda “no era de su interés”. No obstante, ocho meses después decide hacerlo, luego de entrevistar al padre Solalinde, entrevistas que han funcionado para seguir dando juego a Isabel Miranda en los medios con la misma historia del supuesto secuestro que ha mantenido en prisión injusta a ocho personas por 13 años.

Con un tuit, Miranda llamó la atención reclamando “ser escuchada” a través de los micrófonos de Radio Centro, de la Ciudad de México, por cuestión de “equidad”, pese a las campañas desplegadas con recursos públicos durante los gobiernos del PAN y del PRI para sostener la historia fabricada del hijo. Incluso, en días pasados, inició nueva campaña en los medios con las mismas calumnias a las víctimas del falso secuestro Wallace, y en aparente coincidencia con las entrevistas de Ricardo Raphael que sirvieron de plataforma para su reclamo.


La primera entrevista de quien sostuvo haber trabajado para el CISEN durante el mismo periodo en que se fabricó el caso Wallace, fue al presbítero Alejandro Solalinde luego de que publicara un tuit sobre su visita solidaria a Brenda Quevedo en la prisión. Ello dio pie para que en el portal julioastillero.com se publicara la reacción inmediata de Isabel Miranda, promovida desde Notimex, señalando al padre Solalinde de “defender a secuestradora”. Y posterior a ello, en entrevista al presbítero, Raphael hizo alarde de “su investigación”, apenas metido en el caso como “reportero” en abril de 2019.

“He investigado, he hecho una larga lista de entrevistas…”, dice Raphael de la Madrid al padre Solalinde. No obstante, su primera entrevista directamente relacionada con El falso caso Wallace fue el 12 de diciembre de 2018, a esta periodista por su investigación en formato de libro, con la que apenas se daba por enterado de la fabricación que diera poder político y económico a Miranda y a su red de complicidad con el apoyo de Genaro García Luna. Ese mismo día, entrevistó a Isabel Miranda, dándole el juego de “imparcialidad”, como en esta ocasión, cuando a Miranda la había entrevistado diez años antes haciendo eco en su favor, mientras había ignorado a las víctimas y sus familiares todo ese tiempo.

Ahora, Raphael de la Madrid entrevista por primera vez a una de las madres de las víctimas, después de 14 años de la fabricación del caso, a quien le pregunta:

–¿Ha sido difícil de ser escuchada?

–Muy difícil –responde Enriqueta Cruz– nos cerraron las puertas muchos años.

Sin embargo, en los últimos cinco años, la madre de Brenda Quevedo Cruz ha tenido la atención de manera sistemática de la fundadora de Los Ángeles Press, y otros periodistas, con más de cien notas y reportajes, más videos y entrevistas en audio, al igual que a las demás madres de las víctimas. Asimismo, se le han abierto foros para su denuncia en diferentes ciudades de México y España y en instancias públicas como la Secretaría de Gobernación, la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el Senado de la República y la Cámara de Diputados, donde se escucharon a cientos de víctimas más de fabricación de culpables.

 

Quien juega el papel de entrevistador en Radio Centro, enfatizó en que “el poder del micrófono de la señora Wallace ha sido muy superior…”. Una obviedad que responde a la fabricación de culpables desde el Estado, ya que el silencio de los medios –en el que él mismo participó durante los gobierno anteriores– era compensado con recursos públicos.

Un ejemplo de las imprecisiones en la entrevista al padre Solalinde hechas por Ricardo Raphael es el comentario que “desde la época de finales de Fox, se inicia esta suerte de política punitiva de circo romano, los empiezan a fabricar pruebas, a fabricar culpables…”. Sin embargo, Isabel Miranda Torres participaba desde 2001 en el tema de las investigaciones de los secuestros y sus recompensas de la PGR, por medio de su abogado particular Ricardo Martínez Chávez, quien al mismo tiempo fungía como agente ministerial de la entonces SIEDO, junto con Iñaki Blanco, quien fabricó el expediente de Nestora Salgado (2013), y Braulio Robles Zúñiga, uno de los torturadores identificados por Brenda Quevedo, Albert Castillo y Jacobo Tagle (2009-2017).

Incluso, la fabricación de culpables de manera sistemática en la PGR data de 1996, con Samuel González Ruiz, actual abogado de Isabel Miranda, quien en ese tiempo fungió hasta 1999 como subprocurador de la entonces UEDO, como se denominaba a la Unidad Especializada en Delincuencia Organizada, y desde donde se fabricaron culpables relacionados con el “Maxiproceso”, cuando la PGR intervino al Cártel de Juárez, y González Ruiz favoreció a algunos de sus miembros, incriminando a personas inocentes, algunas aún en el exilio y otras en prisión.  

En referencia a un último punto como ejemplo de la manipulación mediática sobre el caso por parte de Ricardo Raphael, fue cuando el padre Solalinde dijo que esperaba que la Fiscalía General de la República ya tomara cartas en el asunto respecto al caso, y Ricardo Raphael cuestiona:

–¿Por qué la fiscalía? Le toca al juez. Esto ya está en manos la Defensoría de oficio.

El abogado tras el micrófono de Radio Centro mal informa a la audiencia, tratando de ignorar las carpetas de investigación abiertas contra María Isabel Miranda Torres, una por secuestro en grado tentativa, y otra por la fabricación de pruebas para sostener el caso Wallace. Uno de los testigos claves que presentó su denuncia ante la FGR por la fabricación de pruebas, entre otros, fue el doctor Carlos León Miranda, padre biológico de Hugo Alberto Wallace Miranda, quien señaló a Ricardo Raphael de generarle daño moral por las inexactitudes publicadas sobre su familia.

De acuerdo con la información del fiscal general Alejandro Gertz Manero, el caso volvió a abrirse en mayo de 2019 en la FGR por la fabricación de pruebas y la participación de agentes ministeriales, a quienes se les denunció ante la Visitaduría General de la Fiscalía Anticorrupción.

 

 

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *