Connect with us

Asia

Matrimonio con ñinas y violencia doméstica, legal en Yemen

La discriminación de género en Yemen en las leyes permite el matrimonio con niñas y e inlcuso la violencia doméstica hasta la muerte sin castigo.

Published

on

Mujeres de Yemen luchan contra la discriminación. Foto: Rebeca Murray/IPS

SANÁ, Yemen, (IPS).- Las mujeres yemenitas desempeñaron un papel crucial en las protestas contra el régimen de Ali Abdullah Saleh, derrocado en 2012 tras 33 años en el poder. Pero, pese al proceso de diálogo nacional, ellas siguen chocando contra un muro de leyes y prácticas discriminatorias y un status quo dispuesto a someterlas.

«Nadia está quebrada internamente», dijo una trabajadora del refugio femenino de Saná. Esta joven de 25 años, originaria de un pueblo montañoso al norte de la capital de Yemen, fue forzada a una «permuta matrimonial» para salvar a su hermano del alto costo de la dote.

El riesgo de la supuesta solución económica es que, si una pareja rompe su parte del acuerdo y se divorcia, la otra está obligada a hacer lo mismo. Por eso la negativa de Nadia a mudarse con su nuevo marido tuvo consecuencias devastadoras.

Cuando la mamá de Nadia descubrió que sus hijos estaban planeando matarla como castigo, ambas fueron expulsadas de la casa. La joven comenzó a trabajar como empleada de un jeque local, pero su situación empeoró cuando la vendió a un obrero yemení en Arabia Saudita.

El golpe final fue cuando su nuevo marido la quiso obligar a prostituirse estando embarazada. La joven escapó con su madre hasta que encontró refugio en el albergue secreto de la Unión de Mujeres Yemenitas, donde viven desde entonces.

Esta grave discriminación de género no existió siempre en los papeles. Antes de la unificación de Yemen en 1990, las mujeres de la costa sur gozaban de más derecho que las del norte montañoso y conservador. Pero tras la guerra civil de 1994, las reformas constitucionales significaron un retroceso.

«Las mujeres y las niñas de Yemen sufren una generalizada discriminación en la legislación y en la práctica», señala el informe de 2012 de la organización de derechos humanos Amnistía Internacional, con sede en Londres.

La actual Constitución de Yemen marca el tono para un trato desigual entre los géneros, llamándolas «hermanas de los hombres». Las leyes de Estatus Personal, que marcan las pautas para el matrimonio, el divorcio y la herencia, también son retrógradas.

La edad mínima para contraer matrimonio de 15 años fue eliminada en 1999. Una década después, parlamentarios conservadores bloquearon esfuerzos para fijarla en 17. Actualmente no hay un límite, solo se necesita el consentimiento del tutor; y las relaciones sexuales están permitidas a partir de que la niña llega a la pubertad.

Falta de educación y formación profesionales, complicaciones de salud y violencia doméstica son males que suelen estar asociados con el matrimonio precoz. Las mujeres también deben obedecer a sus esposos en todos los asuntos so pena de perder apoyo económico. Un hombre puede casarse cuatro veces si notifica antes a sus esposas y si las puede mantener, y también puede anular un matrimonio por medio de una declaración oral al instante.

El Código Penal de Yemen también es muy favorable a los hombres que cometen «asesinatos por honor», como matar a las mujeres acusadas de mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio. Los hombres que matan mujeres adúlteras reciben un máximo de un año de prisión o una multa.

Según el Índice de Disparidad de Género del Foro Económico Mundial de 2012, la discriminación figura en último lugar según criterios de economía, política, educación y salud. Sarah Jamal Ahmad, de 24 años, es una activista dinámica que estuvo al frente de las protestas en Saná el año pasado. Además es una de las mujeres que luchan por la equidad de género en el proceso de diálogo nacional, en la Constitución y la legislación.

Según ella, habría que empezar por fijar un sistema de cuotas para el gobierno con candidatas formadas que rompan el impasse en materia de disparidad. «Cada vez que hablo de cuota tengo que aclarar que estoy a favor del 50 por ciento», precisó Ahmad. «Pero ahora lucho por 30 por ciento y quiero que sea con calidad, no solo cantidad», apuntó. «No se trata solo de cifras, sino de quiénes», añadió.

La destruida ciudad portuaria de Adén se ubica cerca de un gran volcán en el océano Índico. Sus gobernantes son distintos a los del norte de Yemen. Fue colonia británica hasta 1967 y luego formó parte de la República Popular Democrática de Yemen, respaldada por la hoy disuelta Unión Soviética. Las mujeres de las organizaciones femeninas fueron profesionales, abogadas, empresarias y dirigentes políticas cuyas carreras quedaron truncas.

«El norte ganó la guerra, se apropió de todo y el gobierno de Saná nos dijo que nos fuéramos a casa», relató Khadija Alhirsi, una ingeniera en geología que ahora dirige la Asociación Solidaridad para el Desarrollo.

Fatima Meresse, directora de la Unión de Mujeres Yemenitas de Adén coincidió: «Antes de la unificación fue nuestra mejor época. Había una ley de familia que nos daba derechos. Pero todo cambió en 1994, nos sacaron la profesión y cambiaron las leyes. Fue un retroceso».

Una mujer que Meresse insiste en ayudar es Susan Shehab. Una mujer de 50 años con rostro demacrado y melancólico que estuvo casada 30 años y fue golpeada durante los últimos 10 por su esposo alcohólico.

Shehab llora al recordar el abuso sufrido. Una vez fue a una comisaría con el cuerpo y el rostro gravemente golpeado y le dijeron que se fuera porque su esposo había pagado coima a los oficiales. Además, él la obligó a entregar su parte de la casa y la echó.

Ahora ella alquila un apartamento sola y está en juicio por el divorcio y por la propiedad de la vivienda. La Unión de Mujeres Yemenitas le consiguió un abogado. «Parece que es un juego, mi esposo le está pagando al juez», señaló Shehab. «Amenazó a nuestros hijos. Pero no dicen nada porque tienen miedo», apuntó. Meresse contó otro caso similar en que un hombre se divorció de su esposa y trató de echarla de la casa.

«Reunimos a 20 mujeres y hombres para ayudarla. Formamos un muro alrededor de ella y contamos con el apoyo de un abogado. El caso sigue en la justicia, es único», relató.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

África

Conflictos, corrupción y cambio climático incrementan a 828 millones de hambrientos en el mundo

Published

on

By

Corrupción y cambio climático han aumentado la crisis de hambre en el mundo

ROMA – Los conflictos bélicos, como causa principal, junto con las presiones económicas por malos manejos, el impacto de la Covid-19 y los choques climáticos, han elevado a 828 millones el número de personas que padecen hambre en el mundo, reportó este jueves 13 el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

“Seamos claros: las cosas pueden empeorar y empeorarán a menos que se haga un esfuerzo coordinado a gran escala para abordar las causas profundas de esta crisis. No podemos tener otro año de hambre récord”, dijo el director ejecutivo del PMA, David Beasley, en un comunicado.

Si 828 millones de personas se acuestan con hambre todas las noches, la cantidad de personas que enfrentan inseguridad alimentaria aguda aumentó, de 135 millones en 2019 a 345 millones en la actualidad, y 50 millones de personas en 45 países están al borde de la hambruna.

La editora recomienda: Millonario desperdicio de alimentos en el mundo: 45 países al borde de la hambruna, advierte la ONU

El conflicto sigue siendo el principal impulsor del hambre, ya que 60 % de las personas que sufren hambre en el mundo viven en zonas azotadas por la guerra y la violencia, según el reporte adelantado por el PMA con motivo de conmemorarse el 16 de octubre el Día Mundial de la Alimentación, que este año tiene como lema: «No dejar a nadie atrás».

Los acontecimientos que se desarrollan en Ucrania “son una prueba más de cómo el conflicto alimenta el hambre, obligando a las personas a abandonar sus hogares y acabando con sus fuentes de ingresos”, expuso el reporte.

“Con demasiada frecuencia, son los conflictos los que sumergen a los más vulnerables en una hambruna catastrófica, con comunicaciones interrumpidas, acceso humanitario restringido y comunidades desplazadas”, expuso el PMA.

“Las cosas pueden empeorar y empeorarán a menos que se haga un esfuerzo coordinado a gran escala para abordar las causas profundas de esta crisis. No podemos tener otro año de hambre récord”: David Beasley.

También los choques climáticos –materializados por ejemplo en prolongadas sequías y recias inundaciones en distintas partes del globo- destruyen vidas, cultivos y medios de subsistencia, y debilitan la capacidad de las personas para alimentarse.

Lee más: Alimentos alcanzan precios récord por invasión de Rusia a Ucrania

Las consecuencias económicas de la pandemia, como la inflación, el endurecimiento del crédito y la interrupción de las cadenas de suministro, también contribuyen a llevar al hambre a niveles sin precedentes, se indicó.

El PMA dice que hay en el globo un “anillo de fuego” que lleva a millones de personas al borde de la inanición, el cual va desde el Corredor Seco centroamericano y Haití hasta Afganistán, pasando por el Sahel (estepas en el centro africano), África oriental, Siria y Yemen.

En países como Nigeria, Sudán del Sur y Yemen, el PMA ya se enfrenta a decisiones difíciles, como reducir las raciones para poder llegar a más personas. Esto equivale a quitarle comida al hambriento para dar de comer al más hambriento.

Las consecuencias de no invertir en actividades de resiliencia repercutirán más allá de las fronteras, sostiene el PMA, pues si las comunidades no están empoderadas para resistir los impactos y las tensiones a las que están expuestas, esto podría resultar en aumento de la migración, desestabilización y conflicto.

“La historia reciente nos lo ha demostrado: cuando el PMA se quedó sin fondos para alimentar a los refugiados sirios en 2015, no tuvieron más remedio que abandonar los campamentos y buscar ayuda en otro lugar, lo que provocó una de las mayores crisis de refugiados de la historia europea reciente”, recordó el reporte.

El PMA destacó que si bien las necesidades han aumentado en gran medida, los recursos no, y esa agencia de las Naciones Unidas requiere 22 200 millones de dólares para llegar con auxilios alimentarios a 152 millones de personas en 2022.

La mira de la agencia está en los gobiernos donantes, pero también en empresas e incluso en personas individuales con recursos o audiencias para sus mensajes.

Los costos también están en su punto más alto: los costos operativos mensuales del PMA están 73,6 millones de dólares por encima del promedio de 2019. Con ese dinero se pudo alimentar a cuatro millones de personas durante un mes.

Sin embargo, la agencia subraya que para lograr el hambre cero, el dinero no es suficiente. “Solo la voluntad política puede poner fin a los conflictos en lugares como Yemen, Etiopía y Sudán del Sur”, insistió el informe.

“Y sin un compromiso político firme para contener el calentamiento global como se estipula en el Acuerdo de París (de 2015), las principales causas del hambre seguirán sin disminuir”, concluyó el reporte.

 

Continue Reading

Asia

Nuevo ataque de Israel al aeropuerto Internacional de Damasco, Siria

Published

on

By

Damasco aeropuerto ataque Israel

Israel ha vuelto a bombardear el Aeropuerto Internacional de Damasco, la capital de Siria. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos con sede en el Reino Unido, Israel golpeó un almacén en el complejo del aeropuerto que pertenece a combatientes respaldados por Irán, aliados del presidente sirio Bashar al-Assad, donde murieron cinco soldados sirios y dos guerrilleros de grupos respaldados por Irán.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) revelaron recientemente que el ataque israelí al Aeropuerto Internacional de Damasco que tuvo lugar en junio impidió durante dos semanas que la ONU enviara ayuda humanitaria a Siria.

Te puede interesar: Amnistía del presidente Al Asad libera 1200 presos acusados de terrorismo en Siria

En los últimos años, Israel ha llevado a cabo cientos de ataques dentro de Siria, incluidos múltiples ataques contra aeropuertos. En junio pasado, los ataques aéreos de Israel pusieron temporalmente fuera de servicio el Aeropuerto Internacional de Damasco.

“El ataque es una advertencia para Irán en la medida en que busca demostrar que Tel Aviv continuará resistiendo la imposición de la nueva dinámica política del acuerdo nuclear a pesar de Washington”, dijo Hamdi.

También es “una advertencia a al-Assad de que habrá consecuencias para la infraestructura de Siria si se utiliza para facilitar el afianzamiento anticipado del alcance de Irán que se espera que provoque el acuerdo nuclear”, concluyó.

Te puede interesar: Séptimo aniversario de la guerra en Siria: sexo por ayuda humanitaria

 

Amnistía del presidente Al Asad libera 1200 presos acusados de terrorismo en Siria

La amnistía para delitos de «terrorismo» decretada hace 40 días por el presidente sirio, Bachar al Asad, se ha traducido en la liberación de menos de 1.200 detenidos y el proceso se ha ralentizado fuertemente en las últimas semanas, denunció este jueves el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

“El ritmo de la puesta en libertad de detenidos ha disminuido notablemente desde mediados de mayo, a pesar de las promesas de liberar a miles de detenidos, lo que causó una gran decepción entre las familias de los detenidos y desaparecidos forzosos en las cárceles del régimen”, indicó la ONG en un comunicado.

 

Continue Reading

Asia

Asesinatos y secuestros hacen temer regreso de talibanes al norte de Pakistán

Published

on

By

Los secuestros y amenazas hacen temer el regreso de los talibanes a Pakistán

Por Ashfaq Yusufzai/IPS

PESHAWAR, Pakistán – El asesinato de ocho personas por el proscrito Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP) el 13 de septiembre han avivado el temor de una nueva ola de terrorismo en el distrito de Swat, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, que comparte una larga frontera con Afganistán, en el noroeste del país.

El TTP reivindicó su autoría en el último atentado contra un vehículo con un artefacto explosivo casero. Un antiguo miembro del comité de paz en la provincia, Idrees Khan, y dos policías fueron algunas de las víctimas del atentado.

El mismo día, siete empleados de una empresa internacional de telefonía móvil fueron presuntamente secuestrados en Swat por militantes del TTP que habrían exigido un rescate de 10 millones de rupias (unos 42 400 dólares estadounidenses).

Murad Saeed, exministro federal paquistaní y actual legislador de Swat, dijo que ha liderado una campaña para que los gobiernos provincial y nacional frenen a los militantes antes de que se establezcan y se repita la situación de 2007, cuando el grupo mató a soldados, cantantes y opositores. Sin embargo, todas sus peticiones han caído en saco roto, aseguró.

“Los talibanes están enviando cartas amenazantes a la gente para extorsionarla… Secuestran a la gente para pedir un rescate», afirmó en Peshawar, la capital de la provincia.

No te pierds: ONU, en las tareas de rescate por el terremoto de Afganistán con más de mil muertos y 1600 heridos

Añadió que los residentes marcharían a la capital de este país del sur de Asia, Islamabad, si la situación no cambia. Necesitamos paz y prosperidad y queremos que las agencias de seguridad detengan a los militantes del TTP.

La madre de Saeed sufrió graves heridas cuando los talibanes dispararon un cohete contra su casa en 2008. Dijo que los residentes en Swat querían una operación militar para limpiar la zona de terroristas y advirtió de la reacción pública si estos actos de los milicianos talibán no se detienen.

“La gente quiere la paz a toda costa. Estamos unidos contra la milicia (del TTP). No se permitirá que nadie perturbe la paz en la zona», dijo.

El distrito de Swat, que acoge el valle del mismo nombre, es el más extenso de la provincia, con 5337 kilómetros cuadrados, más de 2,5 millones de habitantes y Saidu Shari como su capital. Entre 2007 y 2010 fue gobernado ilegalmente por el TTP, que aglutinó a varios grupos armados tribales con la intención de imponer un Estado islámico en Pakistán.

Solo una operación militar a gran escala permitió desalojarlos de su bastión en el valle de Swat.

No te pierdas: El drama afgano

Khyber Pakhtunkhwa, también conocida en castellano como Jaiber Pastunjuá, es una de las cuatro provincias de Pakistán y comparte una larga frontera con Afganistán, país asolado por la violencia y que desde agosto de 2021 volvió a estar en manos de los talibanes, tras la retirada de las fuerzas de Estados Unidos y otros países occidentales después de una ocupación y presencia de 20 años.

Con el retorno de los talibanes al vecino Afganistán, los milicianos talibanes locales comenzaron a aparecer de nuevo en Swat y otras zonas fronterizas.

El 10 de agosto, los talibanes capturaron a dos oficiales, uno del ejército y otro de la policía, en las montañas cercanas de Swat y publicaron vídeos con ellos. Más tarde, ambos fueron liberados después de que un comité de ancianos local se reuniera con los milicianos talibanes.

El incidente provocó una ola de miedo entre los residentes, que recuerdan las acciones terroristas del TTP en el pasado.

“Tenemos la amarga experiencia de la milicia cuando personal de seguridad, cantantes, líderes políticos y miembros de la sociedad civil fueron ejecutados en el principal bazar de Swat. Los milicianos talibanes prohibieron el trabajo a las doctoras, enfermeras y maestras», recordó uno de esos residentes, Shafiq Khan.

El 12 de agosto, decenas de personas organizaron protestas en las calles de Saidu Sharif y otros centros urbanos del distrito contra el resurgimiento del TTP.

“No permitiremos que nadie sabotee la paz que tanto ha costado conseguir en la región», dijo Shafiq, un estudiante universitario.

El mismo día, la policía de Khyber Pakhtunkhwa admitió la aparición de “malhechores” en algunas zonas montañosas de Swat, pero dijo que estaba preparada para hacer frente a la situación.

“Algunos miembros de los talibanes, que estaban en Afganistán, han llegado a Swat, pero la situación está bajo control”, dijo la policía en un comunidado.

El ex primer ministro Imran Khan, cuyo partido Pakistan Tehreek Insaf gobierna Khyber Pakhtunkhwa, expresó su preocupación por la reaparición de los talibanes. En un discurso televisado, aseguró que los militantes estaban amenazando a los legisladores de su partido.

“Es una conspiración contra el gobierno de Khyber Pakhtunkhwa. Anteriormente, los talibanes atacaban a las fuerzas de seguridad y a los políticos por considerarlos proestadounidenses, pero este gobierno lleva mucho tiempo oponiéndose a que Pakistán se alíe con Estados Unidos contra el terrorismo; entonces, ¿por qué los talibanes atacan a este gobierno provincial?”, se preguntó.

Puede leer aquí la versión en inglés de este artículo.

Salimullah Shah, antiguo funcionario de educación en Swat, recuerda cómo los militantes prohibieron a las mujeres médicas, enfermeras y profesoras trabajar entre 2007 y 2010.

Maulvi Fazlullah dirigió a los talibanes en Swat en 2007 y posteriormente fue asesinado en un ataque con drones en Afganistán en junio de 2018.

Durante la ocupación del gobierno también prohibió la vacunación contra la polio, por lo que decenas de niños sufrieron parálisis. Las mujeres embarazadas y la educación de las niñas se vieron afectadas por la falta de médicos y profesores durante el gobierno ilegítimo del TTP.

Khan recordó que los talibanes prohibieron además a los varones afeitarse la barba y a las mujeres salir de casa sin estar acompañadas por un familiar masculino cercano.

“Teniendo en cuenta las actividades pasadas de los talibanes (en el distrito), la gente ha decidido bloquear su ingreso. Pronto, los milicianos huirán de la zona debido a la tremenda presión pública, especialmente a través de las plataformas de los medios sociales», dijo.

Muhammad Abdullah, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Peshawar, dijo que el gobierno guardaba silencio sobre el asunto. Sin embargo, la presión de las redes sociales se ha convertido en una fuerza vital para las protestas.

“Los vídeos que circulan por las redes sociales y que muestran la fuerte presencia de milicianos (talibanes) en Swat demuestran que es probable que la milicia regrese si no se toman medidas. Los milicianos quieren imponer su propia ley islámica, algo que la gente no permitirá», afirmó a IPS.

Insistió en que “la gente sigue recordando la crueldad de los talibanes en el pasado; ese fue el principal motivo de las fuertes protestas».

La paz llegó después de grandes sacrificios, con residentes deshonrados, desplazados y asesinados, recordó el profesor.

El portavoz del gobierno provincial de Khyber Pakhtunkhwa, Muhammad Ali Saif, dijo que se haría todo lo posible para garantizar la paz y prevenir el terrorismo.

“El gobierno está tomando medidas en colaboración con los organismos de seguridad para frenar a los malhechores y salvaguardar a los residentes», afirmó.

Sin embargo, el Servicio de Relaciones Públicas del Ejército de Pakistán rechazó la afirmación de que la llegada de talibanes armados a Swat estuviera desestabilizando la zona. Dijo que se ha observado la presencia de un «pequeño número de hombres armados en algunas cimas de las montañas entre los distritos de Swat y Dir», en lugares lejos de las áreas pobladas.

“Al parecer, estos individuos se han colado desde Afganistán para reasentarse en sus zonas de origen. Se está manteniendo una estrecha vigilancia sobre su limitada presencia y movimiento en las montañas”, aseguró el comunicado militar emitido el 13 de agosto.

No te pierdas: El Talibán recluta niños en Pakistán como atacantes suicidas

 

Según su texto, «todos los organismos encargados de hacer cumplir la ley han tomado las medidas necesarias para la seguridad de los habitantes de las zonas adyacentes. No se tolerará la presencia de militantes en ningún lugar y se hará uso de toda la fuerza si es necesario».

La Swat Qaumi Jirga celebró una reunión el 17 de agosto para abordar los recientes acontecimientos en la zona.

El analista Abdur Rehman, de la Universidad Abdul Wali Khan de Mardan, una ciudad de la provincia, dijo que tras el retorno al poder de los talibanes en el vecino Afganistán, los talibanes nativos de Swat querían reafirmar su gobierno ilegítimo en su tierra, Sin embargo, “la indignación de la población no les permitió cumplir sus ambiciones”, aseguró.

La gente, planteó, no ha olvidado los días en que los talibanes mataban abiertamente a sus oponentes en los mercados. Entre otras atrocidades, “Swat fue testigo de la ejecución de bailarines y cantantes, lo que obligó a los que sobrevivieron al ataque a huir de la zona”, recordó.

***

Fuente: (ipsnoticias.net)

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: