Connect with us

Europa

María Teresa Rivera, primera refugiada del mundo perseguida por aborto

María Teresa Rivera es la primera refugiada del mundo que obtiene asilo político en Suecia para escapar de la cárcel de El Salvador acusada de abortar

Avatar

Published

on

María Teresa Rivera. Photo: Jorge Rivas

Por Jorge Rivas

En 2011, María Teresa Rivera fue arrestada en El Salvador. Fue acusada de haber tenido un aborto y sentenciada a 40 años de prisión bajo el cargo de “homicidio agravado”. Rivera afirmó que tuvo un aborto involuntario y ni siquiera sabía que estaba embarazada. Los abogados pudieron liberarla, pero no antes de cumplir cuatro años y medio de su condena. Ella huyó del país cuando un fiscal apeló la decisión del juez a un tribunal superior.

ESTOCOLMO, Suecia.- El 20 de marzo, la Agencia Sueca de Migración concedió a María Teresa Rivera y a su hijo de 12 años de edad, el asilo político. Al parecer, es la primera mujer en el mundo que recibe asilo contra la persecución por aborto. Hoy vive en su nuevo hogar, cerca de Estocolmo y narra en entrevista cómo fue que pudo escaparse de su país para vvir en libertad con su hijo.

La pesadilla para Rivera empezó en noviembre de 2011 en El Salvador. Fue la noche anterior a la graduación de la escuela primaria de su hijo y cuenta que se fue tarde a la cama porque estaba preparando la comida del día siguiente y planchando el traje de su hijo. Unas horas más tarde se despertó con dolores estomacales. Fue al baño porque creía que necesitaba defecar y recuerda que algo salió “de su estómago”.

“Cuando me limpié me di cuenta que estaba sangrando. Regresé a la casa y mi suegra llamó a la ambulancia para pedir ayuda. Estaba perdiendo sangre y tardé tanto en llegar al hospital que me desmayé. No recuerdo nada después de eso”, cuenta Rivera.

Rivera recuerda que mencionó a un compañero de trabajo en la fábrica donde laboraba en enero de 2011 que estaba preocupada porque su menstruación se le había retrasado. Más tarde él mismo hombre vino a testificar en el tribunal para decir que sabía que Rivera estaba embarazada. Sin embargo, el fiscal dijo que tuvo un aborto en noviembre de ese año. “Eso es ilógico porque significaría que tenía 11 meses de embarazo en el momento del aborto”, señala Rivera.

Rivera fue condenada a 40 años de prisión por homicidio agravado. Cuando el juez le dio la sentencia, dice que sintió que todo había terminado para ella. “Lo primero que pensé fue: ¿Qué edad tendrá mi hijo de siete años en 2052 cuando salga de la cárcel? Hice las matemáticas y me dije: Va a tener 47 años y va a odiarme. Él me va a culpar por haber perdido su vida. Pensé en todas las cosas que le pueden pasar a mi hijo en todo ese tiempo. Fue muy difícil”.

María Teresa Rivera vive en un pequeño pueblo fuera de Estocolmo. Foto: Jorge Rivas/Splinter

Rivera cuenta que ha tenido una vida muy dura, pero que eso es también lo que le da fuerza. Tenía cinco años cuando su madre desapareció durante la guerra civil en El Salvador. Nunca tuvieron noticias de ella. Su abuela crió a su hermano y a ella. Solía ​​llevarlos a trabajar con ella. Y ellos le ayudaban a limpiar verduras en el mercado. Pero cuando se enfermó, los demás miembros de la familia hicieron malabarismos con ellos. “Yo tenía ocho años cuando fui violada en mi camino a casa de la escuela. Tuve que caminar por un camino oscuro y mis tías me culparon de lo que me había pasado. Mi hermano y yo finalmente terminamos en un orfanato para los hijos de los desaparecidos”, enfatiza.

Rivera nunca vio las noticias en televisión, y mucho menos tenía acceso a los periódicos. Dice que no quería envenenar su mente con “malas historias”, pero ha tenido que vivir con sus propias historias. Así que cuando llegó a la cárcel asumió que era la única mujer en prisión por tener un aborto o aborto involuntario.

“Yo estaba en todas las noticias, así que las mujeres en prisión me reconocieron. Resultó que había más mujeres en prisión que fueron acusadas de tener abortos. Algunos de ellas tenían sentencias de 30 años, otras de 35 años. Pero yo  tuve la condena más severa. Fui la primero en que se me otorgara una condena de 40 años, así que mi historia hizo titulares internacionales”.

En la prisión, dice Rivera, sólo se necesita que una persona que reconozca a otra para que los rumores se extiendan. Así que las mujeres en prisión la llamaron “mata niños”. La amenazaron con matarla supuestamente por haber matado a su hijo, aunque no la agredieron físicamente.

En prisión se encontró con otras mujeres encarceladas por tener un aborto, y algunas de de tan sólo 18 años edad. “Todas eran pobres. Las mujeres que tienen dinero pagan a médicos privados por los procedimientos o vuelan fuera del país para un aborto.

Las mujeres vinieron a mí y me dijeron que estaban pagando sentencia por practicarse un aborto. Conseguiría sus nombres y los compartiría con mi abogado”, dice Rivera.

Entre 2000 y 2011, al menos 129 mujeres fueron procesadas por delitos relacionados con el aborto en El Salvador, según la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, un grupo de defensa que también ayudó a combatir el caso de Rivera. De éstos, 23 fueron condenados por recibir un aborto ilegal; 26 fueron condenados por homicidio. En las cárceles salvadoreñas hay al menos 21 mujeres que cumplen condena por cargos relacionados con el aborto.

Rivera conoció a 11 mujeres de ese grupo durante sus cuatro años de prisión. Todas tenín historias similares. Venían de familias pobres y de clase obrera. Algunos de ellas tenían poca educación formal. Algunas de las mujeres fueron violadas, e incluso había casos de incesto y abortos involuntarios.

“Hicimos un pacto y nos prometimos que la primera en ser liberada se convertiría en portavoz de todas nosotras. Hubo 11 de nosotras que hicimos el acuerdo. Todas pensamos que otra persona sería liberada primero. Pero resulté ser yo”, cuenta.

“Ahora tengo esa responsabilidad, y no puedo romper ese compromiso. No hablo para que la gente sepa quién soy: hablo para que la gente aprenda lo que está pasando. Mi compromiso con las mujeres que siguen encarceladas es lo que me da poder para seguir adelante”.

María Teresa Rivera (center) abraza a su abogado Vítores Hugo Mata en el momento después de que un juez la declara en libertad. Foto: cortesía de Jorge Menjívar/ Agrupación Ciudadana

El juez falló que no había suficiente evidencia para probar los cargos en su contra, anuló la sentencia y ordenó al Estado que pagara una indemnización por el hecho de haberla enviado a prisión por casi cinco años.

La decisión del juez volvió a encabezar los titulares, pero las historias se centraron en cómo el fiscal apelaría el fallo. Uno de los periódicos más grandes incluyó detalles gráficos de la historia de Rivera sobre la anulación. “Dijeron que yo había cortado el cordón umbilical, quité al recién nacido y lo arrojé a la letrina mientras todavía estaba vivo. Nunca citaron al juez que me liberó”.

Después de la liberación, Rivera intentó conseguir trabajo inmediatamente, pero se dio cuenta que no era realmente libre. Ha trabajado desde que era una niña y dice no tener miedo. Sin embargo, en las empresas donde solicitaba empleo la reconocían y le decían que la posición ya no estaba vacante.

Se prometió no volver a hablar con un periodista, porque los medios de comunicación solo utilizaron su historia para vender ejemplares y nunca dijeron nada en su favor.

“Luego los funcionarios de la fiscalía anunciaron que iban a apelar la decisión del juez para anular mi caso. Fue entonces cuando supe que tenía que irme”.

La salida de Rivera de El Salvador fue por medio de una invitación a dar una conferencia en Estocolmo. Gente de Suecia donó dinero para pagar el boleto de avión para su hijo y para ella.

“Me temía que no me dejaran salir fuera del país porque el fiscal estaba tras mi caso. Sabía que mi sentencia había sido anulada y me sentí más segura cuando pude obtener un pasaporte sin ningún problema. Pero en el aeropuerto estaba ansiosa. Temblaba cuando examinaron mi tarjeta de embarque para entrar en el avión. Al final no tuvimos ningún problema para salir del país”.

El primer vuelo de su vida fue de El Salvador a Panamá, y de Panamá a Amsterdam. De allí a Estocolmo. Rivera cuenta que no sabía nada de Suecia antes de llegar a su país de asilo. Sólo tenía un mapa donde veía que había muchos lagos.

“Legué a Estocolmo en octubre del año pasado por la tarde y a la mañana siguiente pedí asilo. Fueron muy amables conmigo. Sé que otras mujeres como yo han huido a los Estados Unidos. Algunos de ellas son indocumentados o todavía están pasando por el proceso de asilo. Pero al llegar aquí tuve una sensación de alivio aunque también ha sido muy difícil. Puedo comunicarme con muy pocas personas y todo lo que tengo aquí es mi hijo”.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Europa

Rusia registra segunda vacuna contra el Covid-19

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, informó que se registró una segunda vacuna contra el Covid-19 en ese país denominada EpicVacCorona, por lo que se suma a la primera vacuna que se elaboró en esa nación llamada Sputnik V, por lo que en breve comenzará a distribuirse de forma masiva.

El mandatario ruso dijo que Rusia se convierte en el primer país que entregó aprobación regulatoria a una inoculación contra el SARS-COV-2 antes de que se concluyeran los ensayos a gran escala, lo que ocasionó preocupación en la comunidad científica global.

De acuerdo con el jefe de Estado, también están trabajando en una tercera vacuna que desarrolla el Centro Chumakov de la Academia de Ciencias de Rusia, aunque reconoció que deben aumentar la producción de la primera y segunda vacuna, por lo que deben seguir colaborando con sus socios extranjeros y promoverla en el extranjero.

A finales de septiembre Putin anunció que se había patentado el nombre de este fármaco que se encuentra basado en componentes de antígenos peptídicos sintéticos que generan una respuesta que contribuye al desarrollo de la inmunidad contra el Covid-19.

Sin embargo, hasta el momento no se ha notificado la fecha en la que comenzará con la distribución de las vacunas contra el nuevo tipo de coronavirus, por lo que siguen trabajando en la masificación de este fármaco para aumentar la elaboración de este tipo de productos.

En el mundo se desarrollan otras vacunas contra el Covid-19 como son en Inglaterra, China, Estados Unidos, Alemania, Francia, los cuales en su mayoría se encuentran en la fase III de las pruebas clínicas, pero aún no se han aprobado para su aplicación masiva.

 

 

Continue Reading

Europa

OMS aclara que reinfectados de Covid-19 son casos raros

Raúl Magallón Rosas

Published

on

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aclaró que los casos de reinfectados por Covid-19 son raros, luego de que en Hong Kong un hombre presentó dos veces el virus, por lo que mantienen las indagatorias con respecto a la vulnerabilidad de esta enfermedad.

La portavoz de la OMS, Margaret Harris, señaló que han recibido casos anecdóticos de personas que se hacen la prueba y sale negativo y posteriormente es positivo, pero no han aclarado si se tratan de problemas con las pruebas que se aplican o si se trató de personas que nuevamente se infectaron.

La representante de la OMS sostuvo que las reinfecciones que se sostienen representan una cifra muy baja, pues documentó un caso entre más de 23 millones de padecimientos que se han confirmado en la entidad en este año.

De acuerdo con la vocera de la OMS, las reinfecciones de los casos de Covid-19 no representan un hecho habitual en el número de padecimientos que se confirman, por lo que diariamente reciben información sobre las investigaciones que se desarrollan por el mundo contra el nuevo tipo de coronavirus.

Reconoció que deben entender con exactitud de la inmunidad que se crea en el sistema inmunológico después de presentar la enfermedad, por lo que se trata de una invulnerabilidad distinta a la que producen las vacunas, pues determinan la duración de los anticuerpos naturales contra esa enfermedad.

Afirmó que las vacunas que se desarrollan por el mundo tienen una mayor eficacia con un estímulo inmunitario preciso, aunque en Holanda y Bélgica científicos también documentaron casos de reinfecciones en esas naciones, por lo que analizan las condiciones en las que se puede presentar nuevamente el virus.

Continue Reading

África

Marruecos: Pacto Mundial sobre Migración

Marruecos es la sede donde se reúnen más de 150 países para firmar el Pacto Mundial para una Migración segura, ordenada y regular, para dar salida a crisis humanitarias

Avatar

Published

on

Raúl Ramírez Baena

Hace 70 años, el 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de la ONU aprobó en París la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, documento magno que dio origen al Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

La Declaración se propone como ideal común de la humanidad, la consecución de la libertad, la justicia y la paz, el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, e inscribe dos principios fundamentales: la UNIVERSALIDAD y la PROGRESIVIDAD de los derechos humanos.

En este marco, la ONU ha convocado en Marruecos a los países miembros a debatir el acuerdo global sobre migración, llamado “Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular” (cuyo acuerdo inicial, a excepción de los Estados Unidos de América, fue aceptado en julio para su discusión los días 10 y 11 de diciembre), teniendo como objetivo “ayudar a aprovechar los beneficios de la migración y proteger a los inmigrantes indocumentados.”

Como una manifestación de “aporofobia” (rechazo al pobre), países industrializados de Europa occidental y de Norteamérica no simpatizan con este Pacto Mundial, países de destino de la migración, que han girado sus políticas económicas hacia corrientes nacionalistas, conservadoras y proteccionistas de su planta laboral y mano de obra nativa, en contraste con la Globalización y el liberalismo del mercado, hoy en declive.

Son destacables las posiciones de Donald Trump, del Brexit en Inglaterra, de la Ley de Extranjería en España y de los duros controles migratorios en Sudamérica, en Alemania y en los países de Europa del Este, que bloquean y criminalizan la migración masiva de los países en crisis.

Recientemente, se calcula que 68 millones de personas desplazadas han salido de sus países, provenientes del Medio Oriente y de América Latina y el Caribe, huyendo de la pobreza y de los fenómenos naturales, pero más, de la guerra y de la violencia que los asola.

Este Pacto constituye el primer intento para gestionar los flujos migratorios de forma integral y a escala internacional; “refleja el entendimiento común de los Gobiernos de que la migración que cruza fronteras es, por definición, un fenómeno internacional y que para gestionar con efectividad esta realidad global es necesaria la cooperación para ampliar el impacto positivo para todos”, apuntó el Secretario General de la ONU, António Guterres.

Se busca cambiar las políticas de rechazo y criminalización de la migración hacia una visión más positiva y propositiva donde todos los países ganen, los de origen, los de tránsito y los de destino de la migración.

Hay algunas metas genéricas del Pacto como la cooperación para abordar las casusas que motivan la migración o mejorar las vías de migración legal. Pero también hay compromisos concretos, como medidas contra la trata y el tráfico de personas, evitar la separación de las familias, usar la detención de migrantes como última opción y reconocer el derecho de los migrantes irregulares a recibir salud y educación.

Los Estados se comprometen también a mejorar su cooperación a la hora de salvar vidas de migrantes, con misiones de búsqueda y rescate, garantizando que no se perseguirá legalmente a quien les dé apoyo de carácter exclusivamente humanitario.

Además, los Estados que suscriban el Pacto prometen garantizar un regreso seguro y digno a los inmigrantes deportados y no expulsar a quienes enfrenten un riesgo real y previsible de muerte, tortura u otros tratos inhumanos, como es el caso de los hondureños hoy refugiados en México en espera de la resolución de asilo en los Estados Unidos de América

Destaco dos cosas en lo que se refiere a México: primero, en razón de su campaña de reelección, la no adopción por Donald Trump de este mecanismo mundial, impidiendo entre otras cosas ayudar a resolver la crisis de los migrantes centroamericanos en la frontera con Tijuana (crisis que, por el contrario, ha exacerbado), éxodo cuya responsabilidad recae en las políticas económicas, sociales y de seguridad impuestas por los EUA en América Latina y el Caribe.

Por otro lado, la muy lamentable posición intolerante, xenófoba y racista (no les gusta que les digan así) que sin el menor recato y análisis de contexto ha asumido buena parte de la población tijuanense, que denota una deficiente cultura de los derechos humanos y una falta de sentimientos de empatía y solidaridad para con los migrantes hondureños, a quienes se ha rechazado, discriminándolos y estigmatizándolos negativamente.

Según Juan José Gómez Camacho, embajador de México en la ONU, “los migrantes hacen una contribución económica extraordinaria en los países donde están trabajando. Las remesas representan un 15% de los ingresos del migrante; el otro 85% se queda en el país de destino”. Además, existen hoy 250 millones de migrantes que representan un 3,4% de la población mundial, que contribuyen con un 9% del PIB mundial con casi 7 trillones de dólares al año.

Por lo pronto, el Canciller Marcelo Ebrard se encuentra ya en Marruecos asistiendo al Pacto Mundial sobre Migración. Doy por seguro que México suscribirá este importante acuerdo y que se traducirá en una política migratoria humanitaria, no criminalizante.

Fotografía:  El presidente del Gobierno de España Pedro Sánchez Castrejón, saliendo de la conferencia. (Tomada de su perfl de Twitter).

Continue Reading

Trending