Marchas por todo el país piden justicia por los 43 normalistas

Marcha en Mexicali (Baja California), México
Marcha en Mexicali (Baja California), México

Por José Pedro Martínez

MEXICALI, México.- Cinco meses después de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, miles de personas marcharon durante la tarde del jueves en las principales ciudades mexicanas exigiendo verdad, justicia y reparación para las víctimas. En Estados Unidos, Argentina y otras urbes europeas, también se congregaron multitud de personas que clamaron contra la impunidad de la violencia en México. Y es que, en el intento de encontrar a los estudiantes, más de un centenar de cuerpos aparecieron en distintas fosas de Guerrero, la mayoría sin nombre, sin historia, sin explicación.

Las manifestaciones trascendieron con algunos enfrentamientos entre protestantes y fuerzas policiales en Cidudad de México, Cancún y en Guerrero. En esta última entidad, aún estaban frescas las heridas de la represión en contra de los maestros de la CETEG del pasado martes, en las que resultó muerto el veterano maestro Claudio Castillo. Sin embargo, en el resto de la República fueron multitudinarias las muestras de unión y fraternidad con los normalistas, asó como el rechazo a la política represiva del gobierno de Enrique Peña Nieto y su relación con la violencia que azota el país.

IMG_9915Se calculan más de 22 mil desapariciones forzosas desde 2006 en México, y las recientes evidencias sobre el papel del ejército en los sucesos de Iguala no hacen más que aumentar las sospechas sobre el Estado que, como en la década de los 70, practica una guerra sucia y devastadora que poco a poco emerge del silencia y queda expuesta ante los ojos incrédulos de la comunidad internacional. La desaparición de los 43 normalistas son el último suceso de una serie necrológica de asesinatos extrajudiciales, masacres y juicios políticos que sitúan al país azteca como uno de los más violentos y peligrosos del mundo, con un flagrante déficit en el cumplimiento de los Derechos Humanos.

Las matanzas de Tlatelolco, ‘el Halconazo’, Aguas Blancas, Acteal yAtenco, el incendio de la guardería ABC, los migrantes masacrados de San Fernando o los fusilamientos de Tlatlaya, son hitos negros de una sociedad mexicana que continúa cargando con el dolor de tan espantosos crímenes, sin haber aceptado las explicaciones que siempre se han apresurado a dar por suficientes desde el gobierno. Miles de casos continúan sin resolverse, o tan siquiera han sido investigados, pese a que muchos de ellos constan con evidencias, nombres y apellidos que implican a funcionarios e instituciones del Estado.

Durante la marcha de ayer, Irma Leyva pronunció unas palabras cargadas de emoción que dieron una idea de la magnitud que alcanzan la violencia y la impunidad en el país. “Entiendo a las madres de los normalistas, porque yo llevo 8 años buscando a mi hijo en Mexicali”. Al menos media docena de agentes ministeriales de la capital bajacaliforniana están relacionadas con la desaparición de Diego Alonso Hernández, quien era jefe de la unidad antisecuestros de la PGJE del Estado, y del asesinato de 17 compañeros suyos. “El mismo delegado de la PGR me dijo que lo mejor era dejar las cosas así porque el asunto es muy serio, que se iba a encargar de mandar el caso a archivo y que todos estuviéramos bien, pero que lo dejara así”, aseguró Irma al periódico Frontera. El de Diego es otro de los casos que reflejan que las desapariciones forzadas se extienden por todo lo largo y ancho del territorio mexicano bajo el amparo de un sistema de seguridad y justicia nulos, cuando no coludidos con el crimen.

IMG_9910Leyva invitó a los manifestantes a sumarse a las marchas, plantones y acciones encabezadas por la Convención Nacional Popular surgida a raíz de la desaparición de los 43 normalistas. “A las madres y familias de todos los desaparecidos de México les digo que este es el momento. No podemos dejar que esto siga ocurriendo”. La plataforma ha establecido cinco exigencias que serán transmitidas en cada una de las ciudades por donde pasará la #Caravana43:

1.- Presentación con vida de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos.

2.- Castigo a los culpables de las desapariciones de los 43 y del asesinato de 6 personas, entre estudiantes normalistas y deportistas el 26 y 27 de febrero en Iguala, Guerrero.

3.- Libertad a los presos políticos.

4.- Abrogación de las once contrarreformas estructurales (laboral, educativa, hacendaria, energética, etc.)

5.- Revocación del mandato de Enrique Peña Nieto.

Representantes de la Organización del Pueblo y los Trabajadores afirmaron que es importante formar parte del rechazo a la descomposición del Estado mexicano, su sometimiento a las políticas del gobierno de Estados Unidos y las compañías multinacionales. “Hoy tenemos que expresar nuestro rechazo de manera contundente, es importante organizarnos en la colonia, en el trabajo, en el campo, en la escuela y unificar las organizaciones”.

Desde la Asamblea Nacional Popular de Ayotzinapa se está promoviendo una “centralización” de los diversos frentes de lucha: la resistencia Interuniversitaria, los sindicatos obreros, las organizaciones campesinas, magisteriales o de profesionales de la sanidad. Una alianza que busca que la movilización se extienda a todas las ciudades y entidades del país.

IMG_9858

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *