Connect with us

Arteleaks

Luis Rafael, pintor que da énfasis a su origen nahua

Published

on

Entrevista al pintor Luis Rafael

Por Zavianny Torres

¿Quién es Luis Rafael?  Sus raíces, su familia, su entorno socio-cultural…

Luis Rafael, de 32 años, es un artista visual de la Huasteca baja veracruzana. Nació en 1990 en La Barranca, Álamo, Veracruz, en México. Es el tercer hijo de una familia en donde la madre se dedica a la panadería tradicional y el padre a la agricultura. Su familia siempre lo apoyó en su proceso formativo de la escuela básica, pero al mismo tiempo incentivó y reconoció desde temprano sus habilidades para el dibujo y la pintura. La familia del artista, principalmente del lado paterno es de origen nahua, el padre y los abuelos hablaban el idioma náhuatl.

De esta familia el artista presenció durante su infancia rituales de origen prehispánico como el elotlamanilistli, y un gran respeto por las plantas y animales de su entorno. Su familia, por generaciones, se ha dedicado a la medicina y herbolaria tradicional por generaciones, así como a la curandería o chalanería como medio alternativo de curación.

En el entorno del artista siguen vigentes algunos rituales como los velorios y la preparación de los muertos con sus respectivas ofrendas, se celebra en grande el día de muertos, cuya preparación inicia desde el sembrado de las flores hasta el recogimiento del altar lo que dura algunos meses. La música, la danza, también se hacen presentes en esta región.

Todo, sin embargo, ha cambiado, y es una preocupación del artista que estos símbolos y mues tras de su origen vayan desapareciendo, así como muchas especies de plantas y animales, ya que ahora en su municipio predomina la actividad citrícola.  Algo que destaca el artista es que en las familias de esta región existe un amplio uso de valores como la empatía, el respeto y la solidaridad, considera que es uno de los elementos que más reconoce de su familia.

Cuéntanos sobre tu formación y vocación artística.

La vocación de Luis Rafael por el dibujo y la pintura comenzó a hacerse visible desde muy corta edad, compañeros, maestros y su comunidad en general tenían como referencia “el niño que dibuja”, y en otros casos a manera de burla “el niño que todo lo ve bonito”, sin embargo fue constante y se interesó por seguir aprendiendo al menos de forma autodidacta hasta los 15 años de edad. A partir de entonces, accede a fuentes como la enciclopedia de técnicas de  dibujo de Ían Simpson, y a partir de ahí su trabajo y técnica cambiaron para bien en gran medida. En preparatoria ganó el segundo lugar estatal en dibujo al carbón en la ciudad de Xalapa en un festival escolar en el 2017, y ahí pudo conocer también la técnica del óleo, no se detuvo hasta dominarla.

En la universidad veracruzana, a través de los talleres libres de artes en Poza Rica Veracruz, pudo aprender de la mano de la artista plástica, Marisa Jiménez Cristóbal, técnicas compositivas, perfeccionamiento de técnicas de dibujo y pintura, así como a sistematizar su proceso creativo.  A partir de entonces ha tomado talleres de actualización y profesionalización artística a través de instituciones como el Instituto Veracruzano de la Cultura, con artista como Guillermina Ortega, Minerva Salguero, Edgardo Ganado, entre otros.

Al contemplar tu obra, me evoca al surrealismo de dos de nuestras grandes pintoras como son Remedios Varo y Leonora Carrington ¿Qué puedes comentarme al respecto?

Algunas personas han establecido esa comparación, sin embargo, creo que lo mío es diferente, ellas se inspiraron en lo mexicano y el mundo esotérico que observaron para crear, en cambio yo he vivido todo ello, nací con ello, prácticamente nací en la tierra, y al nacer la partera hizo una gran ofrenda para agradecer que yo haya llegado con bien a este mundo, entonces las cosas que yo pinto no solo surgen de lo que veo, sino de lo que vivo.

A mí me interesa por ejemplo el carácter mágico y religioso que existe entre las personas de mi comunidad con las plantas y los animales, por ello es que establezco esa relación en mi obra mediante la fusión del cuerpo con elementos de mi naturaleza inmediata, plantas, animales, las formas del relieve y otros elementos que en general tienen un sentido o carácter sagrado.

¿Cuáles son tus influencias a la hora de plasmar en el lienzo?

Sí, aunque debo decir que éstas cambian según el propósito que tenga al crear una serie o pintura, siempre hay un trabajo de investigación o documentación previo, así como de una exploración del entorno, la convivencia con las personas, los diálogos, etc. En cuanto al color, debo decir que la pintura renacentista de Leonardo Da Vinci y Botticelli son una influencia, así como del Bosco, el Greco con sus figuras alargadas y también de Odilón Redon. Últimamente Toledo me ha interesado mucho.

Platícanos sobre tú técnica y el proceso creativo. A decir de Vargas Llosa sobre que el artista expulsa sus demonios en el momento de la creación…

Generalmente, las obras llegan en una especie de ensoñación, puede ser una imagen mental, una palabra o una frase, y se queda en mi mente y la traigo ahí por días, hasta que finalmente me decido a plasmarla en un boceto, Entonces investigo los elementos que voy a utilizar, los colores, las formas y empiezo a plantear alguna idea. Algunas veces las ideas surgen solas, otras veces tengo alimentarme de música, colores, olores, formas y sabores, así como textos y otras obras de arte. La técnica que he utilizado en la mayoría de mis obras ha sido el óleo, con una aplicación muy ligera que le da a mis obras un carácter etéreo.

Creo que Vargas Llosa lleva razón en ello, puesto que, en mi caso, como he mencionado hay un fuerte carácter personal en mi obra, si bien es cierto que el arte debe generar conocimiento, no deja nunca de ser personal. Como he dicho mi obra surge desde dentro, de mis experiencias buenas y malas con la vida, en mi obra también hay referencia al amor, la memoria, el pasado, las despedidas, la vida y la muerte.

En general, los artistas, poetas, pintores, literatos, están orgullosos de alguna(s) de sus obras, en tu caso ¿cuál de ellas te significa?

La obra que tiene más significado para mí, es una representación de la Joven Gobernante de Amajac, que es un óleo sobre una pieza escultórica prehispánica encontrada en mi municipio. Cuando la vi por primera vez sentí una energía muy positiva y demasiado fuerte. Creo que una pieza muy bella, y su importancia para mí radica en que da fundamento a mi origen indígena también.

Actualmente en el plano profesional ¿cuál es tú mayor anhelo o quimera?

Ser un artista reconocido primero en mi país, y por qué no, llegar algún día a ocupar un sitio en los museos o galerías más importantes del mundo, sin perder mi esencia como artista, para que también el mundo sepa y conozca cómo piensa y vive la gente de México, un país culturalmente rico y diverso.

Entre tus mayores pasiones y gustos, hábitos por las artes ¿Cuáles destacas y qué lo motiva? Dentro de lo que hago, hacer visible mi comunidad, sus tradiciones y filosofía de vida, es una de las cosas más importantes, porque es parte de lo que soy. Mi padre estaba muy orgulloso de su origen, de su sabiduría, pero poca gente le tomó en cuenta, incluso yo no supe aprovecharlo lo suficiente, por ello hago también en cada proyecto un homenaje a él, a mi madre, a mi familia y a mi tierra.

De acuerdo a tu cosmovisión ¿En qué momento se encuentra la pintura mexicana contemporánea?  ¿Te identificas con alguna corriente o expresión pictórica?

Hay mucho trabajo actualmente en el arte mexicano, he formado parte de diversos círculos de artistas, pero siento que no encajo, hay cosas que no comprendo, sobre todo las nuevas expresiones. Considero que soy de alguna forma, más tradicionalista, el surrealismo es una corriente, al igual que el simbolismo, que me atraen demasiado. Aunque siempre escucho que las vanguardias ya terminaron, creo que no es así, y que uno como artista es libre de soñar, de crear y de tomar lo que mejor le ayude en su labor creativa.

¿Cuáles son tus planes y proyectos a priori y a mediano plazo?  ¿Qué podemos esperar y qué nos depara la obra de Luis Rafael? Por el momento lo más importante es que me conozcan en el país no solo en mi estado. Participar en exposiciones individuales y colectivas en museos importantes en los distintos estados, y de ahí da un salto tal vez y poder llevar mi obra a otro país incluso, y poder vender mi obra, no solo exponerla, es decir; tener un mercado ya definido.

Mi obra seguirá explorando elementos desconocidos de mi entorno, la magia, el esoterismo, y la naturaleza seguirán presentes. La nueva serie estará enfocada en la mítica figura del nahual en la Huasteca.

Algo que se me hubiera olvida preguntar y desees expresar…

Solo motivar a los jóvenes y niños a que sigan sus sueños, no importa que empiecen a dibujar con medios muy económicos o en soportes impensables, el chiste es no dejar de crear, ello nos ayuda a crecer y la constancia y nuestros valores nos van colocando en el camino correcto, y sobre todo ser fieles a nuestro origen y sentirnos orgullosos.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arteleaks

Un amigo de Dios

Published

on

By

 

JUEGO DE OJOS

Por Miguel Ángel Sánchez de Armas

En esta entrega comenzamos con un acertijo. ¿Podrá el lector adivinar de quién hablo?

Un escritor, nacido alrededor de 1890, es famoso por tres novelas. La primera es corta, elegante, un clásico inmediato. La segunda, su obra maestra, presenta a los mismos personajes, aunque es más larga y compleja, e incorpora en forma creciente elementos míticos y lingüísticos. La tercera es enorme, casi una locura exuberante de la imaginación.

Una pista: no se trata de Joyce.

Un escritor, nacido alrededor de 1890, denunció la producción masiva, el estruendo del tráfico y el descarno y fealdad de la vida moderna europea, y amó los árboles y la verdura de la campiña inglesa en donde vivió de niño, así como a las pequeñas y delicadas criaturas con las que se topó en las leyendas nórdicas.

Una pista: no se trata de D. H. Lawrence.

Un escritor, nacido alrededor de 1890, mezcló porciones de literatura antigua con su propia obra maestra, aderezándolas magistralmente conforme avanzaba.

Una pista: no se trata de Ezra Pound.

Un escritor, nacido alrededor de 1890, se declaró monárquico y católico.

Una pista: no se trata de T.S. Eliot.

Los más antiguos de mis lectores –antiguos en el sentido clásico- quizá hayan adivinado ya de quién hablo.

Y si son mis contemporáneos y fueron como yo vagamundos y en su camino a Damasco se toparon en un callejón con el grafiti “¡Frodo vive!”, entonces ya lo saben de cierto.

Para los más jóvenes, quizá un cuento les ayude:

“Había una vez un cuarentón, profesor de lingüística y filología, que sabía más que nadie en el mundo sobre las antiguas lenguas nórdicas y el Beowulf. El maestro había quedado huérfano muy joven, y el ejército de su país lo mandó a una guerra terrible en donde estuvo a punto de perder la vida.

“Anegado en el lodo sanguinolento de las trincheras y apabullado por el estruendo del cañón y la metralla y los lamentos de amigos y enemigos, quizá haya imaginado el mundo que creó cuando muchos años después interrumpiera por un momento la calificación de un examen para escribir al reverso de la hoja: “En un agujero en la tierra vivía un hobbit”.

Es claro que el escritor de quien hablo, nacido alrededor de 1890 en África del Sur, es John Ronald Reuel Tolkien, hoy una referencia doméstica gracias a Hollywood, pero en mi adolescencia y primera juventud, vicario de un rito arcano cuyos miembros nos reconocíamos por señas secretas y conjuras pronunciadas en voz baja como la de “¡Frodo vive!”

Me asombra que haya sido hasta fines de los ochenta que encontré en mi propio país con quien hablar sobre la tetralogía de Tolkien y sus asonancias y disonancias con, entre otros, Joyce, Lawrence, Pound y Eliot, de la manera juguetona que se consigna al inicio de este texto y que ojalá fuera mía, pero lo es de Jenny Turner, la espléndida periodista autora de Razones para amar a Tolkien.

He aquí un personaje deslumbrante y paradójico. De él se dice que era aburrido en una sociedad y un siglo de tiesuras, y que su devoción por la filología se percibía anticuada incluso entonces.

Pero la obra de este flemático inglés nacido en Sudáfrica, quien nunca alzaba la voz, vestía siempre en tweed y chaleco y fumaba pipa, despertó una corriente pasional pocas veces vista en la literatura.

Jenny Turner confiesa que le asusta haber pasado “demasiado tiempo” de su adolescencia en compañía del demiurgo de El señor de los anillos y que ya adulta si bien encuentra los libros repetitivos y “ruidosos”, éstos siguen conectándose a su espíritu de manera inquietante.

“Hay una succión, un algo primigenio que se transmite entre ambos, como cuando una nave espacial se enchufa a la nave madre. Es como el seno materno, es un alivio infantil… que también es como un hoyo negro”.

Escalofriante memoria, pero humana y generosa si la comparamos con otros juicios, como el de mi admirado Edmund Wilson: “Hipertrofiado… Un libro infantil que de alguna manera se salió de madre… Una pobreza creativa casi patética…”.

John Heath-Stubbs estima que la obra es “Una mezcla de Wagner y el osito Winnie Pooh, mientras Germaine Greer exclama que fue “su pesadilla”.

Vaya, pues. Supongo que el viejo profesor, tan enemigo de las pasiones terrenas, nunca imaginó que la obra iniciada con la frase, “En un agujero en la tierra vivía un hobbit”, fuera a despertar tantas y tan opuestas durante tantas generaciones, pues a estas alturas del siglo y mal que me pese gracias al cine, la cofradía tolkiense es ya una muchedumbre.

No escapa a la aguda e inteligente mirada de Jenny Turner la paradoja: si los libros son tan criticables, ¿por qué a tantos millones les han apasionado?

No es una pregunta fácil, pero tengo mi propia experiencia. El Hobbit (1937) me encontró, aún adolescente, en el aeropuerto de Londres, olvidado o escondido por alguien entre el Time, el Newsweek y el Life.

Lo compré por no dejar, por tener algo que leer en el vuelo de interminables horas que me esperaba. ¿Por no dejar? ¿O fue que se cumplió el adagio de Edmundo Valadés sobre los libros que nos están destinados en la vida?

En la sala de espera comencé la lectura y a la mitad del vuelo maldije no haber adquirido los tres tomos de la secuencia, conocida como El Señor de los Anillos (1954).

Caí en la red del viejo profesor, atrapado, de nuevo, en el vicio solitario que nos libra para siempre de la soledad. No descansé hasta que pude fatigar la trilogía con pasión talmúdica y transité los caminos de toda la obra del viejo profesor y de lo que su hijo Christopher editó amorosamente en memoria del demiurgo de la Tierra Media.

Y como dicen los angloparlantes, al final del día lo que me quedó fue una profunda identificación con la obra, una suerte de simbiosis que, ahora lo pienso, tiene en verdad algo de misterio sobrecogedor.

Leo y releo los libros. Sé de memoria pasajes enteros. Y cada vez que los visito descubro algo novedoso. Quizá ahí esté la explicación. Tolkien fue capaz de comunicarse con otros espíritus en un nivel anímico primario que escapa a toda explicación y que tiene como hilo conductor las emociones y sensaciones más humanas.

Desde luego que una mirada crítica, como apunto arriba, descubre inconsistencias en el texto, en los diálogos, en los personajes y en la narrativa.

Yo daría cristiana sepultura a Tom Bombadil, un personaje arbóreo que transcurre cantando tonadillas hueras y que no tiene mayor consecuencia en el resto de la historia, y trabajaría la estructura interna de algunos protagonistas así como la lógica de varios episodios.

Y ya que de utopías hablamos, también sacaría del mercado la horrenda traducción al español de Taurus, con su majadera “castellanización” de nombres que en vez de un Bilbo Baggins nos sirve un “Bilbo Bolsón” amén de otras aberraciones asestadas a la obra del viejo profesor. No ha nacido el argentino que se deje intimidar por los versos aliterativos del Beowulf. ¡No señor!,

Y a todo esto, ¿quién fue este personaje, esa suerte de hobbit mayor?

John Ronald Reuel Tolkien nació el domingo 3 de enero de 1892 en Bloemfontein, África del Sur, después de un parto difícil y prolongado. Apunto este detalle íntimo porque lo encuentro en la biografía de muchos escritores.

Sus padres fueron Arthur Tolkien y Mabel Suffield. A ese país habían emigrado en busca de fortuna y ahí creció, un niño débil y enfermizo. A la muerte de Arthur en 1896, Mabel regresó a Inglaterra, en 1900 se convirtió al catolicismo y en 1904 murió de diabetes, enfermedad incurable en la época.

La madre es un personaje fascinante por derecho propio y creo que su personalidad impregna a los espíritus etéreos y fuertes de las pocas mujeres en la obra de J.R.R.

Antes de casarse con Arthur a los 21 años, había sido misionera de la Iglesia Unitaria en África y, créalo o no el lector, ¡impartió catecismo en el harén del sultán de Zanzíbar!

Ahora bien, imaginémonos a esta familia de la clase media pobre en la Inglaterra anglicana y victoriana de entonces y las consecuencias que sin duda estos hechos tuvieron sobre la sensible personalidad del niño J.R.R.

¿Recuerda el lector a Shelob, el mefistofélico ser que en forma de tarántula gigante custodia el paso de Cirith Ungol a Mordor por donde deben transitar Bilbo y Samwise merced a las intrigas de Gólum?

Pues en Sudáfrica el niño John tuvo experiencias que aparecerán reflejadas en su obra: un encuentro con una tarántula peluda que lo picó, y con una serpiente.

Y un mozo de la familia “lo tomó prestado” durante varios días para llevarlo a su aldea y presumirlo a su extensa parentela, con las consecuencias que el lector podrá imaginar.

Creo que su niñez africana, su adolescencia en la campiña inglesa, su estancia en las trincheras en la primera guerra mundial -donde el gas mostaza daño su salud para siempre y en donde perdió a la mayoría de sus amigos- , su vida enclaustrada como profesor de filología y sajón antiguo… toda su existencia, pues, está reflejada en la saga de los Baggins, desde la fiesta a la que asisten los enanos sin invitación, hasta la última escena en que Bilbo, Frodo y otros personajes abandonan para siempre la inolvidable Tierra Media.

Pero me estoy saliendo de cauce. Si el viejo profesor pudiera leer estas cuartillas y en particular el anterior párrafo, sin duda las haría confeti, ya que detestaba a los críticos y a los exégetas… ¡y a fe mía que tenía razón! Así que en resumen diré que los cuatro libros de la saga (El Hobbit,  El Señor de los Anillos, Las dos torres y El regreso del rey) con El Silmarilion, integran una república abierta a quien desee pedir la ciudadanía del país mayor del gozo, que es la tierra de la imaginación.

Reuel, el tercer nombre de Tolkien (John Ronald), es un apelativo heredado de padres a hijos en esa familia, y quiere decir, literalmente, “Amigo de Dios”. Sin duda el viejo profesor lo fue.

***

Fuente: juegodeojos.mx

Continue Reading

Arteleaks

‘Viajero de otro mundo’, una novela sobre la violencia irracional que padecen menores de edad

Published

on

By

 

Por Alberto Farfán

Bajo una atmósfera oscura y asfixiante que oscila entre la violencia absurda y el afán de ser en libertad, esta novela nos arrojará al infierno de niños y jóvenes tan temido, que en la época actual pareciera no detenerse, sino todo lo contrario, crece y crece expandiéndose hasta los límites de la muerte.

Elman Trevizo (1981) es un prolífico narrador, poeta, dramaturgo y periodista mexicano nacido en el estado de Sinaloa, quien ha optado por ir desarrollándose en la literatura juvenil e infantil. Ha publicado cerca de 20 libros de entre los cuales hemos elegido para abordar a este excelente escritor su novela Viajero de otro mundo (1ª. edición 2012, 1ª. reimpresión 2016).

Ha sido laureado en diversas ocasiones por la calidad de sus textos, como por ejemplo el Premio de Cuento del Semanario Meridiano 107 en 1998, el Premio de Poesía de la Revista Punto de Partida, en 2003, el Premio Estatal de la Juventud de Chihuahua en 2008, el Premio Valladolid de las Letras de cuento para niños en 2010 y el Premio Nacional de Novela Norma en 2012.

En Viajero de otro mundo se nos presenta la historia de Deek Ciprés, un joven de 17 años que sin saber qué está ocurriendo despierta de un momento a otro en un lugar y tiempo desconocidos, y sin recordar quién es él o quiénes son sus padres, sus amigos o su mundo. Y cuyo alrededor es siniestro e incomprensible.

Y a partir de este primer escenario la odisea del protagonista iniciará inexorable, pero sin quedarle claro si se dirige a la salida o a la entrada del infierno. Para ello, Trevizo plasmará de manera impecable un marco de pesadilla insoportable y atemorizante, en donde seres de aspecto terrorífico pueblan todos los sitios en los que deberá transitar Deek.

Conforme avanza la historia, nuestro autor realizará una serie de acotaciones en voz de otros personajes, quienes en realidad son los padres, amigos de la escuela y la novia de Deek, dibujando el tiempo y espacio genuinos; no el de la pesadilla en la que se encuentra el protagonista. Y estas observaciones que alimentan la comprensión sobre lo que le ocurre a él en verdad, aparecerán como comentarios en redes sociales cada vez que concluye un capítulo de la novela.

De esta manera, vislumbraremos paulatinamente las razones por las cuales la violencia irracional y el deseo de ser quienes somos son los ejes que dan forma a la historia; asimismo, obtendremos la respuesta a los constantes cuestionamientos del autor a dicha violencia. Y se aclarará por qué la aparente exageración del miedo que se transpira a lo largo de todos y cada uno de los capítulos por parte de Deek, quien no es más que una víctima y no el héroe tradicional de una obra literaria.

En efecto, Elman Trevizo rompe con el esquema del texto de denuncia común y corriente para proponer un texto incuestionablemente literario e innovador en dirección de plantear el acoso escolar o bullying llevado al extremo, en el que acaso el resultado será caer en estado de coma o, en definitiva, en la muerte, porque el final de Viajero de otro mundo es dolorosamente ambiguo. Tomar con seriedad el bullying y acabar con él de manera inmediata pareciera que es el mensaje que estamos obligados a asumir.

Continue Reading

Arteleaks

La historia de cómo Juanita Buendía volvió a ver a su padre

Published

on

By

 

Por Mónica del C. Aguirre

Muchos años después, frente a la pantalla de la computadora, Juanita Buendía había de recordar aquella tarde remota en la que su padre la llevó a comprar un celular. Era el décimo tercer cumpleaños de Juanita y el celular, su último regalo.

Amaba a su padre. Recordaba cada detalle de aquel cálido día como si hubiera sido ayer; podía volver a sentir cómo escurría el helado de nata por sus dedos torcidos. Ese día llevaba un collar de cochinillas disecadas y sobre sus flacos hombros, un vestido de holanes raídos (Juanita mordisqueaba y se comía el cuello de sus ajuares cuando estaba inquieta). Joaquín Buendía, por su parte, llevaba el mismo traje deslavado que usaba todos los domingos y sus armazones redondos con cadena de púas.

 Cuando regresaron a casa, Francisca de Buendía abofeteó a Juanita.

—¡Te he dicho que dejes de roer los vestidos!— la regañó mientras escupía y el odio le sacaba a presión los ojos de sus cavidades.

 Juanita siempre culpó a su madre de la muerte de su padre. Joaquín Buendía murió a causa de nudos en los intestinos: producto de tantos corajes.

 Cómo había disfrutado su padre al ver la cara de felicidad de Juanita al obsequiarle el celular. Habían valido la pena los escrupulosos ahorros.

 Juanita anotó en un post-it la dirección que encontró en el navegador y salió de casa. No apagó la computadora. La página de Google arrojaba los resultados de la búsqueda: “Médium para hablar con los muertos en Puebla, México.”

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: