Connect with us

Estados Unidos

Los peligros de 2012

Recesión, crisis y tensiones políticas enfrentará la economía global. Una reflexión de Joseph E. Stiglitz, premio nobel de Economía.

Published

on

Joseph E. Stiglitz*

El año 2011 será recordado como la época en que muchos estadounidenses que siempre habían sido optimistas comenzaron a renunciar a la esperanza. El presidente John F. Kennedy dijo una vez que la marea alta eleva todos los botes. Pero ahora, con la marea baja, los estadounidenses no solo comienzan a ver que quienes tienen mástiles más altos han sido elevados mucho más, sino que muchos de los botes más pequeños han sido destrozados por el agua.

En ese breve momento en que la marea creciente estaba, efectivamente, subiendo, millones de personas creyeron que tenían buenas probabilidades de cumplir su «sueño americano». Ahora también esos sueños están retirándose. En 2011, los ahorros de quienes habían perdido sus empleos en 2008 o 2009 ya se habían gastado. El seguro de desempleo se había terminado. Los titulares que anunciaban nuevas contrataciones -aún insuficientes para incorporar a quienes habitualmente se suman a la fuerza laboral- significaban poco para cincuentones con pocas ilusiones de volver a tener un empleo.

De hecho, las personas de mediana edad que pensaron que estarían desempleadas por unos pocos meses, se han dado cuenta a esta altura de que, en realidad, fueron jubiladas a la fuerza. Los jóvenes graduados universitarios con decenas de miles de dólares de deuda en créditos educativos no podían encontrar ningún empleo. La gente se mudó a las casas de sus amigos y los parientes se han convertido en sin techo. Las casas compradas durante la burbuja inmobiliaria aún están en el mercado, o han sido vendidas con pérdidas. Más de 7 millones de familias estadounidenses han perdido sus hogares.

El oscuro punto vulnerable de la burbuja financiera de las décadas anteriores también ha quedado completamente expuesto en Europa. Los titubeos por Grecia y la devoción de los gobiernos nacionales clave por la austeridad comenzaron a implicar una pesada carga el año pasado. Italia se contagió. El desempleo español, que se había mantenido cerca del 20% desde el comienzo de la recesión, trepó aún más. Lo impensable -el fin del euro- comenzó a verse como una posibilidad real.

El autor

Este año parece encaminado a ser aún peor. Es posible, por supuesto, que Estados Unidos solucione sus problemas políticos y adopte finalmente las medidas de estímulo que necesita para reducir el desempleo al seis o siete por ciento (el nivel previo a la crisis de cuatro o cinco por ciento es demasiado pedir). Pero esto es tan poco probable como que Europa se dé cuenta de que la austeridad por sí misma no resolverá sus problemas. Por el contrario, la austeridad solo exacerbará la desaceleración económica. Sin crecimiento, la crisis de la deuda -y la crisis del euro- solo empeorarán. Y la larga crisis que comenzó con el colapso de la burbuja inmobiliaria en 2007 y la recesión que la siguió, continuarán.

Además, es posible que los países con los mercados emergentes más importantes, que capearon exitosamente las tormentas de 2008 y 2009, no sobrelleven tan bien los problemas que se perciben en el horizonte. El crecimiento brasileño ya se ha detenido y eso genera ansiedad entre sus vecinos latinoamericanos.

Mientras tanto, los problemas de largo plazo -incluido el cambio climático y otras amenazas ambientales, y la creciente desigualdad en la mayoría de los países del mundo- continúan allí. Algunos incluso han empeorado. Por ejemplo, el alto desempleo ha deprimido los salarios y aumentado la pobreza.

La buena noticia es que solucionar estos problemas de largo plazo ayudaría a resolver los de corto plazo. Una mayor inversión para adaptar la economía al calentamiento global ayudaría estimular la actividad económica, el crecimiento y la creación de empleo. Impuestos más progresivos, que redistribuyan desde los ingresos altos hacia los medios y bajos, simultáneamente reducirían la desigualdad y aumentarían el empleo al impulsar la demanda total. Los impuestos más elevados a los ricos podrían generar ingresos para financiar la necesaria inversión pública, y proporcionar cierta protección social para quienes menos tienen, incluidos los desempleados.

Incluso sin ampliar el déficit fiscal, esos aumentos de «presupuesto equilibrado» en los impuestos y el gasto reducirían el desempleo y aumentarían el producto. Lo que preocupa, sin embargo, es que la política y la ideología en ambos lados del Atlántico, pero especialmente en EE. UU., no permitirá que nada de esto ocurra. La fijación en el déficit inducirá recortes en el gasto social, empeorando la desigualdad. De igual manera, la persistente atracción hacia la economía de oferta, a pesar de toda la evidencia su contra (especialmente en períodos de alto desempleo), evitará que se aumenten los impuestos a quienes más tienen.

Incluso antes de la crisis hubo un reordenamiento del poder económico -de hecho, una corrección de una anomalía con 200 años de historia, en la que la participación asiática del PBI global cayó desde cerca del 50% a, en cierto punto, menos del 10%. El compromiso pragmático con el crecimiento que se percibe actualmente en Asia y otros mercados emergentes destaca frente a las equivocadas políticas occidentales, que, impulsadas por una combinación de ideología e intereses creados, parecen casi reflejar un compromiso para evitar el crecimiento.

Como resultado, la reestructuración económica global probablemente se acelere. Y casi inevitablemente dará lugar a tensiones políticas. Con todos los problemas que enfrenta la economía global, seremos afortunados si estas presiones no comienzan a manifestarse dentro de los próximos doce meses.

(Enlace original: Cubadebate)

 *El autor es estadounidense. Premio Nobel de Economía 2001.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estados Unidos

Comunidad Tohono O’odham celebra libertad para indígena que protesta contra construcción del muro fronterizo

Published

on

By

 

En Tucson, Arizona, tras el dictamen de una jueza federal en favor de la activista indígena Amber Ortega determinando que no es culpable por la protesta que realizó en 2020 para impedir la construcción del muro fronterizo entre Estados Unidos y México, la comunidad de Tohono Oodham celebra su libertad.

La activista, de 35 años de edad, enfrentaba hasta seis meses de prisión luego de ser arrestada en septiembre del 2020 en una protesta contra el muro. Ortega y otros manifestantes bloquearon el tránsito de camiones de la construcción cerca de donde se erigía el muro en la frontera de Arizona con México.

“La opresión en contra de mi pueblo tiene un largo historial, tenemos que seguir luchando para que nuestra voz sea escuchada”, señaló la activista quien espera que algún día sea derrumbado el muro fronterizo.

La juez federal Leslie A. Bowman aceptó el argumento de la defensa presentada durante el juicio que se llevó a cabo el pasado mes de noviembre donde se argumentó que Ortega solo defendía sus creencias religiosas al protestar en contra de la construcción que estaba afectando sitios ceremoniales de la tribu Tohono O’odham, asentada originalmente en la línea divisoria de ambos países.

Los partidarios de Ortega la saludaron con vítores cuando salió del juzgado de la ciudad de Tucson. Ortega, integrante de los pueblos indígenas Hia Ced y Tohono O’odham, argumentó con éxito que el muro fronterizo y su construcción violaban sus creencias y prácticas religiosas y espirituales.

Agencias

Continue Reading

Estados Unidos

Gobierno de Biden dará 400 millones de mascarillas N95 de forma gratuita

Published

on

 

La Casa Blanca anunció hoy miércoles que pondrá a disposición 400 millones de mascarillas N95 de forma gratuita, esto como parte de una serie de acciones destinadas a combatir la creciente variante Ómicron.

Las mascarillas N95 estarán disponibles para las personas en decenas de miles de farmacias locales, así como en miles de centros de salud comunitarios, según dijo la comunicación de la Casa Blanca.

Los cubrebocas comenzarán a enviarse a estos centros de recolección a finales de esta semana y estarán disponibles a fines de la próxima semana.

El programa estará en marcha a principios de febrero

Que las personas en Estados Unidos tuvieron acceso a las mascarillas N95 era una de las acciones más apremiantes para el presidente Joe Biden, ya que el senador Bernie Sanders y más de 50 legisladores demócratas ya habían presentado un proyecto de ley la semana pasada para que se envíe tres mascarillas N95 a cada persona del país.

De acuerdo con The Hill, los expertos dicen que la administración del presidente Joe Biden debería haber llevado a cabo estas acciones desde hace meses para que estas mascarillas de alta calidad estuvieran más disponibles actualmente; pero que ya se haya hecho es un progreso.

Cabe señalar que las mascarillas N95 escaseaban a inicios de la pandemia. Estos cubrebocas se llaman N95 porque pueden filtrar el 95% de todas las partículas que hay en el aire,

Las mascarillas se están repartiendo de la Reserva Nacional Estratégica, la reserva de emergencia de la nación, que actualmente tiene más de 750 millones de cubrebocas N95, el triple de lo que tenían en enero de 2021, según dijo comunicación de la Casa Blanca.

Ahora se está pidiendo con mayor urgencia a las personas que usen mascarillas de mayor calidad como son las N95, ya que los expertos dicen que ofrecen una protección mucho mejor que los simples cubrebocas de tela, especialmente frente a la variante Ómicron.

El miércoles también fue el día de lanzamiento oficial de covidtests.govel nuevo sitio web de la administración que permite a los estadounidenses solicitar pruebas de coronavirus en el hogar de forma gratuita.

 

Agencias

Continue Reading

Estados Unidos

Relatores de la ONU condenan violaciones de DDHH en la cárcel de Guantánamo

Published

on

By

 

GINEBRA – Relatores de las Naciones Unidas condenaron este lunes 10 las violaciones de derechos humanos y la impunidad que privó en la prisión estadounidense de Guantánamo, en la isla de Cuba, a 20 años de la llegada de los primeros detenidos a ese enclave.

Guantánamo “es un sitio de notoriedad sin precedentes, definido por el uso sistemático de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes contra cientos de hombres llevados ahí y privados de sus derechos más fundamentales”, dijeron en su declaración los expertos en derechos humanos.

Para los especialistas, “20 años de práctica de detenciones arbitrarias sin juicio, acompañadas de tortura o malos tratos, es simplemente inaceptable para cualquier gobierno, en particular para uno que tiene el reclamo declarado de proteger los derechos humanos”.

“Como miembro recién elegido del Consejo de Derechos Humanos, los expertos piden nuevamente a Estados Unidos que cierren esta instalación y cierren este feo capítulo de implacables violaciones de los derechos humanos”, agregaron.

Los expertos independientes trabajan bajo el paraguas del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, con sede en esta ciudad suiza.

Se trata de Fionnuala Ní Aoláin, relatora especial sobre la promoción y protección de los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo; Nils Melzer, sobre la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, y Siobhán Mullally, sobre la trata de personas.

Con ellos, Morris Tidball-Binz, sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias; Tlaleng Mofookeng, sobre el derecho a la integridad física y salud mental; el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias; y el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias.

En su base naval de Guantánamo, en la isla de Cuba, el gobierno del presidente estadounidense George W. Bush (2001-2009) estableció en enero de 2002 un centro de detención para prisioneros acusados de terrorismo, tras la invasión de Afganistán, que siguió a los atentados en Nueva York y Washington el 11 de septiembre de 2001.

Estados Unidos encarceló a un total de 780 hombres musulmanes en Guantánamo, con 39 que aún permanecen detenidos sin cargo y sin juicio. Muchos fueron liberados y al menos nueve murieron en la prisión, de ellos siete por suicidio.

Además de señalar a Guantánamo como centro de torturas y otras violaciones de derechos, los relatores dijeron que es un símbolo de la falta sistemática de rendición de cuentas, así como de la impunidad de la que gozan los responsables.

“Cuando un Estado no responsabiliza a quienes han autorizado y practicado la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, envía una señal de complacencia y aquiescencia al mundo”, declararon los expertos en su comunicado.

Una vez más, los relatores pidieron al gobierno estadounidense que cierre el centro carcelario, regrese a los detenidos a sus hogares o a terceros países seguros respetando el principio de no devolución, y brinde remedio y reparación a quienes hayan sido torturados y detenidos arbitrariamente por sus agentes.

También, que obligue a que los responsables de los actos de tortura rindan cuentas en línea con las leyes internacionales de derechos humanos.

Expresaron especial preocupación por la población carcelaria enferma y envejecida que ha sufrido atropellos durante todo este tiempo, y repudiaron la falta de asistencia médica adecuada, así como la inexistencia de rehabilitación por tortura a la que obliga el derecho internacional.

También denunciaron los procedimientos previos al juicio que realizan las comisiones militares para eliminar las pruebas de tortura y remarcaron la necesidad de transparencia e imparcialidad en los procesos.

Acentuaron las fallas del sistema judicial de Estados Unidos para proteger los derechos humanos y defender el estado de derecho, que dan lugar con su apoyo a un limbo legal en Guantánamo.

Para concluir, los expertos encomiaron la valiente y ardua labor de los abogados defensores que han luchado para proteger el estado de derecho y que han revelado las violaciones de los derechos humanos por parte de las comisiones militares.

Recientemente, Ned Price, portavoz del Departamento de Estado (cancillería) en Washington, dijo que Estados Unidos mantiene el plan de cerrar esa prisión.

“Seguimos decididos a deliberar y a un proceso exhaustivo centrado en reducir de forma responsable la población de detenidos en la bahía de Guantánamo y, en última instancia, a cerrar las instalaciones”, dijo Price.

A-E/HM

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: