Connect with us

Europa

Los miedos que reflejan las encuestas en Rusia

Published

on

The Guardian en español

ANÁLISIS

Un mes después de que empezara la “operación especial” de Putin en Ucrania, el Centro Levada, una organización de encuestas independiente, hizo un sondeo para medir la actitud de la población ante el conflicto. Los resultados se esperaban con cierta inquietud. Algunos creían que la encuesta exhibiría el descontento de la población hacia los dirigentes y que los índices de aprobación del presidente caerían. Otros se mostraron reticentes ante esta idea.

Había precedentes. Tras la breve guerra de Rusia con Georgia en 2008, el índice de aprobación de Vladímir Putin se disparó hasta un 88%. En 2014, tras la anexión de Crimea, sucedió lo mismo: el porcentaje de personas que decían aprobar su Gobierno subió una vez más, hasta llegar a la misma cifra.

En ambos casos, la reacción negativa a nivel global solo sirvió para reforzar la creencia rusa de que eran ellos quienes tenían razón. Las sanciones hicieron muy poco daño.

Esta vez es diferente. La acción militar no está resultando rápida ni exangüe. Todos lo saben, incluso aquellos que solo escuchan las voces que salen de sus televisores. Esta vez, hay ansiedad por los tiempos de vacas flacas y de bloqueo económico.

Según un dicho que proviene de la época soviética, la nevera es más poderosa que el televisor. ¿Podría ser cierto esta vez?

Hasta ahora, las señales son mixtas. Al igual que en 2014, se ha producido un aumento en el índice de aprobación de la operación y de su comandante en jefe. Una vez más, Putin supera el 80% en las encuestas: 12 puntos más que en febrero. El Gobierno y el primer ministro también obtienen buenos resultados. Incluso la Duma estatal, que normalmente languidece en territorio negativo, goza de índices positivos.

Pero no todo son buenas noticias para la clase política rusa. Una amplia mayoría, el 55%, espera una mejora de la vida política en los próximos meses. No pueden sentirse decepcionados. Habrá que crear esa mejora: si no es en la vida real, deberá serlo en el mundo virtual.

Y para los que apuntan a los índices de audiencia de más del 80% y declaran que la televisión ha triunfado por fin sobre la nevera, debemos decir que no. Todo es un poco más matizado.

División de emociones

En la encuesta, planteamos a los rusos la siguiente pregunta: ¿qué tipo de emociones le suscita la operación militar en Ucrania? Solo el 2% no pudo responder, mientras que el 8% dijo no tener ningún sentimiento particular al respecto. Los demás encuestados eligieron entre una multitud de palabras para describir sus sentimientos.

Estas palabras se dividen en cuatro categorías: positivas o negativas, y políticas o apolíticas. Así, la emoción política positiva podía ser descrita como orgullo nacional; las emociones políticas negativas eran más bien ira y vergüenza; las palabras apolíticas positivas abarcaban emociones como alegría y emoción; las emociones apolíticas negativas eran miedo, ansiedad, horror y conmoción.

Si observamos el porcentaje de emociones positivas frente a las negativas, la cosa está muy reñida: 51% frente a un 49%. Pero dentro de estas cifras hay desgloses interesantes. Las emociones positivas comprenden principalmente a las personas que expresan orgullo nacional (40%). Solo unos pocos (11%) expresaron emociones positivas apolíticas como la alegría y la satisfacción.

Entre los sentimientos negativos, la división se invierte. Solo el 10% expresó emociones políticas negativas como ira, asco y vergüenza por el asalto a Ucrania. Un 39% manifestó preocupación, miedo o conmoción.

Diferencias generacionales

A partir de estas cifras, hemos de llegar a la conclusión de que el apoyo de la población rusa al Ejército y a sus dirigentes coexiste junto a una gran ansiedad.

Además, si se observa el desglose generacional, queda claro que estos acontecimientos son percibidos de forma diferente por los jóvenes y los mayores. Los sentimientos negativos predominan entre los menores de 35 años. Solo el 33% siente orgullo nacional, mientras que el 37% se siente ansioso y temeroso.

Los mayores de 65 años, en cambio, son mucho más positivos, con un 90% de aprobación a Putin y pocas expresiones de miedo o ansiedad.

Los jóvenes y los mayores también difieren drásticamente en su valoración de lo que motivó las protestas contra la guerra que vimos en las semanas posteriores al 24 de febrero. Las personas mayores se inclinaban por la explicación de que se pagaba a la gente para que protestara. Los más jóvenes eran más proclives a atribuir las protestas a una auténtica indignación ante los acontecimientos.

***

Alexéi Levinson es sociólogo e investigador senior del Centro Levada, la principal encuestadora de Rusia. Este es un artículo de Novaya Gazeta, medio independiente ruso y censurado en su país, y se publica en varios medios europeos.

Traducción de Julián Cnochaert.

Fuente: eldiario.es

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Europa

La FAO distribuye papas de siembra en más de 17 mil hogoares rurales en Ucrania

Published

on

By

Roma, 18 may (EFE).- La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha distribuido patatas de siembra en más de 17.000 hogares de Ucrania, «con el objetivo de salvaguardar la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia de las familias rurales vulnerables» en un país arrasado tras casi tres meses de guerra.

En total se han entregado más de 800 toneladas de patatas de siembre durante la campaña, que afecta a 17.740 hogares de diez provincias ucranianas, con unas 46.000 personas, y que cuenta con el apoyo financiero de la Unión Europea (UE) y del Centro de Respuesta a Emergencias (CERF), explicó hoy la FAO en un comunicado.

«Es absolutamente crucial en este momento ayudar a los agricultores. A los grandes, pero también a los pequeños, y a las familias que se dedican a la agricultura de traspatio», aseguró Pierre Vauthier, responsable de la FAO para Ucrania.

«La agricultura es uno de los principales sectores de Ucrania y es importante para la seguridad alimentaria del país. También es una fuente clave de ingresos para los 12,6 millones de personas que viven en las zonas rurales, que constituyen casi un tercio de la población del país», añadió.

En total, en las últimas semanas se han entregado 862 toneladas de patatas de siembra a tiempo para la campaña de primavera, con el fin de garantizar que esta nutritiva fuente de alimentos pueda ser cosechada en septiembre.

Según explica la FAO, cada familia u hogar -compuesto por una media de 2,6 personas- recibe un kit con 50 kilogramos de patatas de siembra con un rendimiento previsto de unos 600 kilogramos de patatas.

«Gracias a nuestra cooperación con la FAO, hemos entregado 2,5 toneladas de patatas a la Comunidad Territorial Amalgamada de Rudkivska, en el oblast de Lvivska (oeste de Ucrania). Se trata de 50 hogares que acogen a desplazados internos», explicó Ihor Vuitsyk, Jefe de la Junta de la Cámara Agraria de Lviv, otro de los socios en esta campaña de la FAO.

También se han distribuido la campaña de distribución de patatas de siembra es Dnipropetrovska, en el centro y el este de Ucrania, donde 3.690 hogares han recibido los kits. Algunos de ellos se entregaron en 41 pueblos de la Comunidad Territorial Amalgamada de Verkhniodniprovska, cuyos residentes acogen a 2.685 desplazados internos.

«Algunas empresas cerraron, redujeron el personal o despidieron a gente. No podemos dar trabajo a la población local. Y tenemos que pensar en cómo alimentar a la gente este invierno», dijo Genadii Lebid, Jefe de la Comunidad Territorial Amalgamada de Verkhniodniprovska, quien señaló que, debido a los trastornos y la incertidumbre causados por el conflicto, la gente está muy ansiosa por plantar sus huertos y tener algo de comida para sus familias.

(c) Agencia EFE

Continue Reading

Europa

Rusia expulsa a 27 diplomáticos y personal de la Embajada de España

Published

on

By

Moscú, 18 may (EFE).- Rusia expulsará a 27 diplomáticos y personal de la Embajada española en Moscú y del Consulado General en San Petersburgo en respuesta a la expulsión de idéntico número de empleados de la legación rusa en España anunciada en abril por el Gobierno español, informó hoy el Ministerio de Exteriores ruso.

Esas personas han sido declaradas «persona non grata» y deberán abandonar Rusia en un plazo de siete días, según ha transmitido la diplomacia rusa este miércoles al embajador de España en Moscú, Marcos Gómez Martínez.

«De la parte rusa se le presentó una enérgica protesta en relación con el anuncio provocativo hecho por Madrid de declarar persona non grata a 27 empleados de las representaciones rusas en España», señaló el departamento que dirige Serguéi Lavrov en un comunicado.

Moscú subrayó que «este paso inamistoso se reflejará negativamente en las relaciones ruso-españolas».

«Como respuesta, 27 empleados de la Embajada de España en Moscú y del Consulado General de España en San Petersburgo han sido declarados ‘persona non grata'», indicó Exteriores en la nota.

Estas personas «deben abandonar el territorio del país en el plazo de 7 días desde el momento de la entrega de la notificación correspondiente al embajador», concluye el comunicado.

(c) Agencia EFE

Continue Reading

Europa

La invasión de Rusia otra causa de la caída del empleo en Ucrania

Published

on

By

 

GINEBRA – En Ucrania se han perdido desde la invasión rusa el 24 de febrero 4,8 millones de empleos, dentro de una fuerza laboral estimada en 20,3 millones, indicó este miércoles 11 un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El estudio asegura que si las hostilidades se intensificaran, las pérdidas de empleo aumentarían a siete millones. Sin embargo, si los combates cesaran inmediatamente sería posible una rápida recuperación, con el retorno de 3,4 millones de puestos de trabajo, lo que reduciría las pérdidas de empleo a 8,9 %.

La economía ucraniana se ha visto gravemente afectada por el conflicto y más de 5,2 millones de sus 44 millones de habitantes han huido a los países vecinos, mientras que internamente se han visto obligadas a desplazarse unos ocho millones de personas, según informan agencias del sistema de Naciones Unidas.

Los refugiados son principalmente mujeres, niños y personas mayores de 60 años. Aproximadamente 2,75 millones están en edad de trabajar y 43,5 % de ellos, es decir, 1,2 millones, trabajaban anteriormente y han perdido o dejado sus empleos.

La OIT indicó que “el gobierno de Ucrania ha realizado esfuerzos considerables para mantener operativo el sistema nacional de protección social”, garantizando el pago de las prestaciones mediante la utilización de tecnologías digitales.

De los más de 20 millones de trabajadores ucranianos, 60 % se empleaba en el sector servicios, 24 % en la industria y 16 % en agricultura. Del total, 54 % recibieron educación avanzada y 36 % estaban sindicalizados, según cifras de la OIT.

El informe dice que la crisis en Ucrania también puede crear disrupciones laborales en países vecinos, sobre todo en Eslovaquia, Hungría, Moldavia, Polonia y Rumania.

Si las hostilidades continúan, los refugiados ucranianos se verían obligados a permanecer en el exilio durante más tiempo, lo que supondría una mayor presión sobre el mercado laboral y los sistemas de protección social de esos Estados vecinos, y un aumento del desempleo en muchos de ellos.

Por otra parte, las importantes perturbaciones económicas y de empleo que afectan a Rusia tienen importantes efectos en Asia Central, especialmente en los países cuyas economías dependen de las remesas que llegan desde la Federación Rusa, como Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán.

Esos cuatro estados se encuentran entre los 10 principales países de origen de los emigrantes en Rusia. Si las hostilidades y las sanciones contra Moscú provocan la pérdida de sus puestos de trabajo, y esos trabajadores migrantes regresan a sus países de origen, habrá graves pérdidas económicas en toda Asia Central.

La agresión en Ucrania también ha afectado a la economía mundial, complicando aún más la recuperación de la crisis generada por la covid-19, y es probable que afecte el crecimiento del empleo y de los salarios reales, y ejerza una presión adicional sobre los sistemas de protección social.

En muchos países de renta alta, que han experimentado recientemente signos de una recuperación del mercado laboral, las consecuencias de la crisis ucraniana pueden empeorar las condiciones de ese mercado y revertir algunos avances conseguidos.

Y la situación es especialmente difícil en los países de renta baja y media, muchos de los cuales no han podido recuperarse totalmente del impacto de la crisis de la covid.

La OIT se ha sumado a los pedidos para que cesen la agresión rusa y las hostilidades, y subrayado su preocupación por los informes sobre víctimas civiles y ataques a instalaciones con “graves consecuencias para los trabajadores y empresarios que arriesgan su vida para seguir laborando”.

Entre las medidas inmediatas, la OIT recomienda facilitar las iniciativas de las organizaciones de empleadores y trabajadores para que presten apoyo humanitario y garanticen la continuidad del trabajo, cuando sea posible.

Asimismo, proporcionar apoyo al empleo específico en zonas relativamente seguras de Ucrania, respaldar el sistema de protección social para garantizar que siga proporcionando prestaciones, incluidas las transferencias de efectivo, y preparar una estrategia de reconstrucción posconflicto que promueva la creación de empleos.

A-E/HM

***

Fuente: ipsnoticias.net

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: