Connect with us

Los Estados Unidos hoy: perspectiva revolucionaria dentro de la bestia imperialista

Artículo de Stephen Durham, una perspectiva revolucionaria dentro de los Estados Unidos

Avatar

Published

on

Stephen Durham

El mundo entero es testigo de la presidencia despiadadamente cruel y cada vez más errática de Donald Trump. Sus políticas están creando miseria en todo el mundo, incluso en las vidas de los más oprimidos y explotados dentro de este país.

Bajo el gobierno de Trump, la élite rica se ha vuelto astronómicamente más rica y los supremacistas blancos, fanáticos antiinmigrantes, misóginos y todas las fuerzas de ultraderecha se han envalentonado. Pero esta es solo una parte de la historia de los Estados Unidos de hoy.

El caos sin precedentes que emana de la Casa Blanca surge de la desesperación de una clase dominante cuyo sistema económico y sus medios tradicionales de dominación están fallando en este país. En Trump, buscan un líder fuerte para romper los lazos tradicionales de la democracia burguesa y obtener concesiones cada vez mayores para las grandes empresas, incluso cuando se avecina la próxima gran recesión. No obstante, la precaria economía, la erosión de los derechos civiles y los ataques contra los oprimidos también generan una creciente resistencia de clase. Las características predominantes de la vida en los Estados Unidos de hoy en día son la inseguridad económica y la creciente polarización política.

Perspectiva económica amenazante

A pesar de las proclamaciones del presidente Trump en el sentido de que la economía de Estados Unidos está funcionando bien, la mayoría de los trabajadores saben que no es así. La operación de rescate después de la recesión de 2007 a 2009 fue financiada por la mayor transferencia sin precedentes de riqueza perteneciente a la clase trabajadora y pública hacia la clase capitalista. Sin embargo, esta supuesta recuperación económica es esencialmente una fantasía de la Casa Blanca y Wall Street. La realidad es que los trabajadores estadounidenses han tenido los mismos salarios reales durante décadas. Muchos, especialmente los trabajadores de color y mal pagados, perdieron sus ahorros y hogares en la última recesión.

El gobierno se jacta de la cantidad de nuevos empleos que se han creado y de una baja tasa de desempleo, pero esta no incluye a aquellos que han dejado de buscar trabajo, a las personas que se han jubilado (por elección propia o no), a más de 2 millones de prisioneros, ni a los adultos jóvenes que se han dado por vencidos y han regresado a sus hogares para vivir con sus padres. También está oculto el hecho de que la mayoría de los trabajos, especialmente para los jóvenes, están al nivel del salario mínimo o ilegalmente por debajo del mismo, el cual actualmente ni siquiera cubre el costo de vida en aumento y obliga a muchas personas a tener dos o más empleos sin beneficios para poder subsistir. La realidad es que el porcentaje de trabajadores estadounidenses que tiene trabajo no ha aumentado desde la última recesión.

Cuando sube el mercado de valores, los medios de comunicación se apresuran a proclamar la prosperidad, pero estas “buenas noticias” también son engañosas. La especulación financiera, y no la producción, continúa dominando la economía. Las compañías estadounidenses aumentaron sus ganancias aparentes comprando sus propias acciones por un monto de $1.6 trillones de dólares en 2018. Esto, junto con la creciente deuda de los consumidores, que incluye más de $1 trillón en préstamos pendientes de estudiantes universitarios,  significa que se están acumulando enormes burbujas de deuda. Hoy en día, todos los analistas —pro y anticapitalistas por igual— están de acuerdo en que habrá otra recesión en un futuro no muy lejano.

La polarización política se acelera

Dada la economía precaria, la clase capitalista necesitaba un candidato descaradamente favorable a las grandes empresas. Sus objetivos: otorgar la mayor exención de impuestos a los súper ricos de los Estados Unidos; derribar las regulaciones gubernamentales diseñadas para frenar las aventuras financieras y la destrucción del medio ambiente; y anular los logros alcanzados por los movimientos laborales y sociales. Trump fue su candidato perfecto. ¿Pero cómo lograr que fuera elegido?

Trump se caracterizó a sí mismo como populista y “forastero político”, incluso cuando su campaña fue financiada por supermillonarios como David Koch. Su plataforma reaccionaria, racista y nacionalista “Make America Great Again” (Hagamos grande a Estados Unidos de nuevo) fue diseñada para apelar a las frustraciones de su base electoral, en su mayoría propietarios blancos de pequeñas empresas y trabajadores desempleados o marginados. Hizo chivos expiatorios de inmigrantes, musulmanes, sindicatos, afroamericanos y otros. Una vez elegido, Trump continúa entregando a la clase capitalista exactamente lo que quería.

Si bien a la presidencia de Trump no se le puede definir como fascista, es cierto que su elección y sus políticas han sacado fuerzas peligrosas de las sombras a la luz del día y al campo de la política convencional. La ultraderecha ha ganado cierta credibilidad al apoyar abiertamente el tipo de ultranacionalismo y racismo descarado de Trump y del Partido Republicano contra los negros y los latinos, especialmente los inmigrantes que buscan una mejor vida en los EEUU.

Comenzando con la efusión masiva de protesta por la toma de posesión de Trump —provocando manifestaciones dirigidas por mujeres en todo el mundo— cada política y declaración que emana de la Casa Blanca, especialmente en relación con el trato inhumano de los migrantes, continúa generando resistencia y profundizando la polarización.

Dos puntos de resistencia: las mujeres y el movimiento laboral

Las mujeres permanecen en la vanguardia contra un presidente que encarna el sexismo flagrante y belicoso practicado por hombres poderosos en todos los ámbitos de la vida estadounidense. El movimiento #MeToo de mujeres ha irrumpido en la escena política para enfrentar públicamente a estos acosadores, violadores, pedófilos y otros abusadores en números sin precedentes.

A pesar del enfoque en el abuso sexual, la Casa Blanca de Trump, con el apoyo general del Partido Republicano, logró nombrar a un juez conservador, antiabortista, de la Corte Suprema que enfrentaba serias y creíbles acusaciones de violación.

El nombramiento del juez Kavanaugh es solo un aspecto del retroceso del derecho de las mujeres a controlar sus cuerpos. Muchos estados están imponiendo restricciones cada vez mayores para el acceso al aborto y la píldora del día siguiente. A pesar de esto, ninguno de los candidatos presidenciales demócratas ha hecho de la defensa de los derechos al aborto un factor central de su plataforma. Como de costumbre, las “damas” demócratas se preocupan por postularse para un cargo, no por movilizar a las mujeres de base. Sin embargo, un enorme surgimiento feminista está en el horizonte. Por ahora, el movimiento está confinado en gran medida dentro de una jaula reformista, el cual ha provocado la disminución de la gran cantidad de protestas de 2018 y 2019.

Una cuestión positiva es que los paros laborales en 2018 involucraron a 495,000 trabajadores, el mayor número en tres décadas. Las huelgas masivas predominaban en estas acciones laborales. Los maestros y empleados de hoteles, casinos y restaurantes llenaron las filas de estas batallas. Esto muestra el importante papel de liderazgo de las personas de color, inmigrantes y mujeres que desempeñan la mayoría de estos trabajos. Los trabajadores, especialmente los docentes en huelga, lograron estas victorias consiguiendo el apoyo de la comunidad al igual que motivando a la acción al liderazgo burocrático osificado de sus sindicatos.

Enfrentando el surgimiento de la ultraderecha

Desde que Trump asumió el cargo, ha habido manifestaciones donde los supremacistas blancos y los activistas antiinmigrantes se han movilizado. Muy a menudo, los derechistas han sido superados en número por aquellos que rechazan su mensaje racista. En el movimiento general, sin embargo, falta un factor crítico: un amplio frente unido contra la reacción.

El asesinato en 2018 de un manifestante antinazi en Virginia; la balacera contra personas LGBTQ en un bar de Florida; el asesinato de feligreses judíos en Pensilvania; y el asesinato de latinos y otros en una tienda Wal-Mart en El Paso han generado, todos ellos, un torrente de condenas e indignación ciudadana. Pero esto aún no ha llevado a la construcción de un fuerte movimiento antifascista con un programa claro que reconozca la culpabilidad del capitalismo.

Las limitaciones del movimiento antifascista son causadas por la debilidad de la Izquierda y del movimiento laboral de los Estados Unidos. Gran parte de la Izquierda no participa en el movimiento laboral a la vez que los sindicatos están inmovilizados debido al firme control del Partido Demócrata sobre el liderazgo laboral burocratizado. Como resultado, existe un vacío en el movimiento antifascista que están llenando jóvenes anarquistas. Sus acciones son militantes, pero fragmentadas y a menudo no logran organizar protestas de la clase trabajadora dirigidas contra el enemigo real.

Actualmente, el gobierno de Trump está tratando de tildar a estos anarquistas antifascistas de terroristas domésticos. El Partido de Libertad Socialista (FSP, por sus siglas en inglés) continúa trabajando tan colaborativamente como es posible con las fuerzas anarquistas y las ha defendido del enjuiciamiento, a la vez que trata de construir frentes unidos de la clase trabajadora y de fomentar el apoyo de los sindicatos.

En defensa de los derechos de los inmigrantes

Quizás ninguna cuestión haya contribuido tanto al aumento de las protestas contra el trumpismo como la defensa de los inmigrantes. En los últimos meses, el gobierno federal ha incrementado sus medidas contra los latinos, musulmanes, africanos y pobres que no son ciudadanos, no solo fortaleciendo las fronteras, sino también deportando a las personas que han vivido en este país de manera pacífica y productiva durante muchos años.

Están aumentando las redadas de inmigrantes en barrios, lugares de trabajo y eventos públicos. En el FSP, hemos condenado estas acciones. Más recientemente, organizamos una manifestación con otros grupos en el área de la Bahía de San Francisco contra estas y otras acciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en la oficina local de Nancy Pelosi, una demócrata y líder más alta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos (Speaker of the House of Representatives, título en inglés).

Nos hemos unido a las protestas en los centros de detención del gobierno federal. Estos actos han sido grandes, pero pocos inmigrantes han participado debido al aumento de la represión estatal. Hoy en día, el movimiento de derechos de los inmigrantes sigue dominado por organizaciones no gubernamentales y por el Partido Demócrata, que tiene como meta obtener el voto latino en las elecciones de 2020.

A principios de este año, camaradas del FSP viajaron desde Los Ángeles a la frontera mexicana y cruzaron a Tijuana, donde pasaron varios días trabajando con inmigrantes que intentaban ingresar a los Estados Unidos. En el estado de Washington, hemos apoyado a los trabajadores agrícolas inmigrantes que cosechan moras en su esfuerzo por conseguir representación sindical. En 2012, el FSP publicó un folleto bilingüe, “Estamos en la Lucha: Mujeres inmigrantes encienden la chispa de la resistencia”, de Christina López, mexicoamericana nacida en EEUU. Esta publicación promueve el liderazgo de las mujeres inmigrantes en el movimiento.

En este movimiento, igual que en el antifascista, existe la militancia alimentada por el activismo juvenil. El llamado a abolir ICE y a abrir las fronteras son dos demandas que el FSP planteó individualmente hace varios años, pero ahora se escuchan en muchos de los actos de protesta contra el encarcelamiento de inmigrantes y la separación de niños migrantes de sus padres.

El movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan)

Décadas de abuso policial y asesinato de afroamericanos dieron lugar al movimiento Black Lives Matter en 2013 con la absolución en Florida del hombre blanco que asesinó a Trayvon Martin, un joven negro. A lo largo de los años, este movimiento ha ido creciendo debido a decenas de asesinatos policiales y actos de violencia contra afroamericanos.

Como movimiento nacional, Black Lives Matter carece de cohesión. Difiere de una ciudad a otra dependiendo de la manera en que los líderes locales canalicen la ira y organicen las protestas. Este movimiento no cuenta con un programa anticapitalista para unificarlo. En cambio, está sujeto a los esfuerzos del Partido Demócrata para atraerlo hacia la arena electoral.

A nivel nacional, las políticas de identidad basadas en la raza obstaculizan al movimiento, incluso cuando los problemas vitales que aborda provocan protestas que atraen a un amplio espectro multirracial de activistas, especialmente jóvenes. El FSP apoya activamente estas movilizaciones, vinculando los problemas de la violencia racista con sus raíces sistémicas, así como con el impacto a menudo ignorado que esta violencia tiene en las mujeres, y la necesidad de liderazgo de las mujeres de color.

En la ciudad de Nueva York, el FSP ayudó a establecer la Campaña para una Junta Civil Elegida de Revisión para empoderar a la comunidad para supervisar y enjuiciar la mala conducta, la discriminación y la violencia de la policía. Esta campaña está inspirada en una anterior establecida por un ex miembro del Black Panther Party (Partido Pantera Negra) a fines de los años 70 en Los Ángeles. De la misma forma que lucha por el control comunitario de la policía, el FSP también señala la necesidad de reemplazar el capitalismo con el socialismo como la única forma de acabar con el racismo y la represión policial en las comunidades de negros, latinos, nativos americanos e inmigrantes.

Conclusión

En los Estados Unidos, la situación política se polariza cada vez más. La extrema derecha se ha unido a la política convencional con una creciente confianza causada por la elección de Donald Trump. Sin embargo, ahora hay señales de una mayor resistencia en los movimientos sociales, ya que las políticas de la Casa Blanca se enfrentan a un activismo más intenso, especialmente entre los jóvenes preocupados por garantizar un futuro viable para el planeta donde se respeten los derechos humanos y laborales.

Hasta la fecha, aquí los movimientos siguen siendo de alcance limitado, y están sumidos en el reformismo y desprovistos de un programa claro. Los líderes oficiales de los movimientos laborales y sociales todavía tienen fe en el Partido Demócrata y prometen un cambio con la derrota de Trump y del Partido Republicano en las elecciones del próximo año. Una razón importante es la debilidad actual de la Izquierda de los Estados Unidos, agobiada por el dominio de las fuerzas socialdemócratas que intentan afianzarse dentro del Partido Demócrata.

Lo que aún se necesita en los Estados Unidos es un liderazgo osado, revolucionario y feminista con fuertes lazos con las fuerzas socialistas revolucionarias a nivel internacional. Éste es el objetivo que el FSP espera lograr al construir el Comité para el Reagrupamiento Internacional Revolucionario (CRIR). La clase trabajadora de los Estados Unidos sigue siendo un gigante todavía callado pero inquieto. Vemos muchas señales optimistas para un futuro en el que el proletariado de nuestro país se alíe con hermanas y hermanos en todo el hemisferio y en todo el mundo para romper las cadenas que nos unen a todos.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mexico Violento

Conductor de Telediario, asesinado en Ciudad Juárez, Chihuahua

Avatar

Published

on

Chihuahua.- Arturo Alba Medina, conductor de Telediario Juárez, fue víctima de homicidio la noche de este jueves en el cruce de las calles Tepeyac y Uruguay, de la colonia Hidalgo, en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Personal de la Secretaría de Seguridad Pública local que acudió al lugar de los hechos confirmó la identidad del también vocero del Instituto Tecnológico de Ciudad Juárez.

Las autoridades también hallaron en un vehículo Dodge, color rojo, placas de Texas, una identificación de Alba Medina, entre otras de sus pertenencias. De acuerdo con testigos y vecinos, la noche del miércoles, en ese mismo punto, otro hombre fue atacado.

Peritos de la fiscalía estatal iniciaron la averiguación sobre los hechos para fincar responsabilidades.

FUENTE PRINCIPAL TELEDIARIO

Continue Reading

Estados Unidos

Facebook obstruía noticias del sitio Mother Jones y aumentaba desinformación electoral de la derecha

Avatar

Published

on

Por Amy Goodman

El miércoles 28 de octubre en el Congreso de los Estados Unidos, los directores ejecutivos de las grandes empresas de la industria de la tecnología respondieron preguntas acerca de cómo moderan la desinformación electoral y los contenidos extremistas, además de haber sido acusados por los republicanos de censurar a los sectores conservadores.

Se pasaron por alto informes que indican que Facebook diseñó cambios en su algoritmo de suministro de noticias en 2017 para reducir la visibilidad de sitios de noticias de izquierda como Mother Jones.

En 2019, los editores de Mother Jones escribieron que el sitio había experimentado una fuerte disminución de la audiencia en Facebook, que se tradujo en una pérdida de alrededor de 600.000 dólares en 18 meses. “El hecho de que estemos tratando de hacer todo lo posible para revelar la verdad y que Facebook esté saboteando deliberadamente a nuestros lectores es muy perturbador; al mismo tiempo, Facebook está difundiendo información peligrosa que emiten los conservadores, el presidente Trump”, comenta Ari Berman, escritor de la revista Mother Jones que viene informando ampliamente sobre las elecciones 2020.

Sobre el sitio de noticias Mother Jones

AMY GOODMAN: Pero, Ari Berman, tenemos una pregunta para usted que no se relaciona exactamente con las elecciones, aunque en cierto modo. Estamos a punto de pasar a un segmento sobre Big Tech. Los directores ejecutivos fueron interrogados el miércoles en Capitol Hill sobre cómo moderan la desinformación electoral y el contenido extremista. Los republicanos los acusaron de censurar a los conservadores.

Quiero preguntarle cómo Facebook diseñó cambios en su algoritmo de suministro de noticias en 2017 para reducir la visibilidad de sitios de noticias progresistas como Mother Jones, su empresa de noticias. Según The Wall Street Journal, algunos ejecutivos de políticas de Facebook expresaron su preocupación en 2017 sobre los cambios pendientes en el algoritmo de suministro de noticias que pensaban que podrían tener un mayor impacto en los sitios de noticias de derecha como The Daily Wire, por lo que los ingenieros realizaron cambios en el algoritmo. Eso tendría un mayor impacto en el tráfico hacia los sitios inclinados a la izquierda. Mientras tanto, los editores de Mother Jones escribieron en 2019 que el sitio había experimentado una fuerte disminución en su audiencia de Facebook, lo que se tradujo en una pérdida de alrededor de $ 600,000 en 18 meses. Y aparentemente, según The Wall Street Journal, el propio Zuckerberg aprobó estos cambios. ¿Cuál es su comentario al respecto?

ARI BERMAN: Es increíblemente perturbador. Es un ataque a la democracia. Es un ataque a la libertad de prensa. Es un ataque al movimiento progresista. Facebook no está censurando a los conservadores; está impulsando a los conservadores. Está censurando a los progresistas. Está censurando a los medios independientes. Y el hecho de que estemos tratando de hacer todo lo posible para sacar la verdad y que Facebook esté saboteando deliberadamente a nuestros lectores es tan perturbador, al mismo tiempo que Facebook está difundiendo toda esta desinformación de los conservadores, del presidente Trump. Así que tienes una situación en la que las cosas que son manifiestamente falsas, por parte del presidente Trump, por los medios de comunicación de derecha, están recibiendo un gran impulso en Facebook, pero los esfuerzos de Mother Jones y otras publicaciones para contrarrestar esa desinformación, para decirle a la gente lo que realmente está sucediendo, para denunciar los hechos, que está siendo censurado.

Así que éste es un gran escándalo para la democracia. Éste es un gran escándalo para los medios. Facebook debe ser responsable por esto. Y creo que si hay una nueva administración y un nuevo Congreso, van a examinar muy detenidamente las políticas de Facebook y cómo censura deliberadamente publicaciones como Mother Jones, porque esto es un ataque a la democracia, un ataque a la libertad de prensa. .

AMY GOODMAN: Ari Berman, muchas gracias por estar con nosotros, redactora principal de Mother Jones, autora de Give Us the Ballot: The Modern Struggle for Voting Rights in America.

Continue Reading

Con voz propia

Andrés Manuel López Obrador, analfabetismo en Comunicación y las nuevas autodefensas.

Ramses Ancira

Published

on

Diario de un Reportero

Ramsés Ancira

La definición clásica de Comunicación es un intercambio de mensajes entre un emisor y un receptor. Con una conferencia diaria de más de dos horas parecería que Andrés Manuel López Obrador sería un excelente comunicador, pero como sólo habla y no escucha, en realidad es el peor, al menos desde que este reportero tiene memoria; y no es una memoria corta, porque he cubierto ocasional o con cierta permanencia las administraciones desde José López Portillo hasta Enrique Peña Nieto, e incluso ésta.

Incluso cuando el PRI mataba periodistas, como sucedió con Manuel Buendía, (cien por ciento un crimen de Estado) yo tenía una estrategia que nunca me fallaba: cuando acreditación en mano el Estado Mayor Presidencial no me dejaba pasar a un evento, quizá porque me habían comisionado de último momento o no era el reportero de la fuente, yo me ponía a gritar “¡Están agrediendo a la prensa! Evitar escándalos era prioritario, así que como mí única arma visible era mi gafete de periodista, siempre acababan cediéndome el paso, con tal de que me callara.

La ocasión más reciente fue con Enrique Peña Nieto, en un evento en Los Pinos al que me pidieron acudir como corresponsal de Hispan TV. Si el lector me juzga un irrespetuoso de la autoridad o un abusivo del “cuarto poder”, está en todo su derecho, pero se lo cuento tal como ocurrió.

Estaba alzando la voz cuando llegó el entonces gobernador de Guerrero, René Juárez Cisneros y me llamó a la tolerancia. Yo estaba tan enojado que no sé exactamente lo que le contesté, pero fue algo así como que a nadie le interesaba lo que dijera el presidente y que yo estaba ahí para cubrir una orden y no por gusto. Finalmente pasé.

En otras dos ocasiones, cuando Andrés Manuel López Obrador estaba en su segunda campaña presidencial me pidieron solicitarle una entrevista exclusiva. La primera vez en un evento en Coyoacán, su jefe de prensa, César Yáñez, al que conocía desde que López Obrador era jefe de gobierno de la Ciudad de México, me invitó a acercarme personalmente a pedírsela.

Como el entonces candidato estaba sentado en primera fila en un evento de proselitismo, cuando me le acerqué de frente para hablar con él, noté que tapaba la visión de las personas que se encontraban en las sillas de atrás, así que me puse en cuclillas. De inmediato López Obrador me extendió el brazo para ayudarme a levantar y pidió que me cedieran una silla junto a él. “Póngase de acuerdo con César” me dijo amable, pero pasaron meses sin que recibiera respuesta.

Finalmente, un día me llamó César Yáñez para decirme que había una oportunidad durante una gira por Puebla y Veracruz. Lo perseguí todo el día en carreteras y mítines, pero siempre se retrasaba en sus actos de campaña y salía corriendo al siguiente. Esa noche mi equipo de producción y yo pernoctamos en el puerto y seguimos yendo a enormes mítines sin poder hablar con él. Finalmente, mi asistente, jugándose la vida al volante condujo al aeropuerto de Veracruz.

Mi camarógrafo y yo lo sorprendimos al bajar de su auto en carril de descenso y mientras salía su avión, él y su entonces compañero Dante Delgado me concedieron la anhelada exclusiva.

¡Ah, pero ése era otro López Obrador y no el más presidencialista de los presidentes que ha tenido México en el último medio siglo!

Todos estos antecedentes vienen a cuento porque el empresario y activista de Quintana Roo Carlos Mimenza Novelo dijo en una conferencia de prensa celebrada el 28 de octubre,  (ignorada por casi todos los grandes medios de información)  que está cansado de mandarle a Jesús Ramírez Cuevas, vocero de López Obrador, información sobre los asesinatos y desapariciones que ocurren a diario en su estado, detrás de los cuáles se encuentra la policía, misma que fue integrada con  el cártel morelense de Los Rojos y  ataviada con uniformes, por lo que ahora pueden secuestrar, violar y matar, con placas y toletes que les proporciona el mismo gobierno estatal.

El actual gobernador de Quintana Roo, Carlos Manuel Joaquín González, medio hermano del ex secretario de Energía, de Enrique Peña Nieto, y ex presidente del PRI, Pedro Joaquín Cadwell.

Mimenza Novelo dice que Joaquín González es “asesino, extorsionador e invasor de terrenos, involucrado con el narco”, y las pruebas fueron entregadas tanto a Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad Pública (actualmente en fuga para convertirse en candidato a la gubernatura de Sonora) como a Jesús Ramírez Cuevas, vocero del presidente Andrés Manuel López Obrador, por lo que es imposible que el presidente las ignore.

El empresario es también activista por los derechos humanos, sostiene una fundación para la atención de niñas violadas y sujetas al comercio sexual, situación en la que, según Mimenza, Quintana Roo ocupa el primer lugar nacional.

Entre muchas acusaciones, asegura que una persona de Tulum, llamada Héctor Valdez fue amenazado de muerte por el gobernador, y luego golpeado policía enfrente del director de Seguridad Pública de Quintana Roo, Alberto Capella.

En ese estado todos los días se padecen extorsiones, secuestros y desapariciones forzadas, pero no se habla de esto porque los medios “están siendo callados a punta de billetazos”, dijo Mimenza, quien agregó que el 95 por ciento de los informativos locales están al servicio del gobernador” y los medios nacionales tampoco atienden el problema.

El cobro de piso a los empresarios y los pequeños comerciantes, dice el empresario y activista, es realizado en su mayoría por gente de Seguridad Pública de Quintana Roo.

Capella, agrega el denunciante, llegó al estado precedido de acusaciones de corrupción en Tijuana y Morelos. El propio gobernador de este estado, Cuauhtémoc Blanco, le advirtió a Carlos Manuel Joaquín los riesgos de darle ese puesto. Sus advertencias fueron desoídas.

Como consecuencia Capella importó de Morelos a integrantes de la organización delictiva “Los Rojos”, involucrada en la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, y los vistió de policías que se dedican al secuestro, entre otros del comisario ejidal de Playa del Carmen por quien pidieron un cuantioso rescate.

Según el denunciante, también ha llegado a Quintana Roo, desde la Ciudad de México, la banda criminal llamada Unión Tepito. Además, acusó al gobernador de tener como secretario particular a Óscar Montes de Oca, quien antes fue Secretario de Turismo y despojó de sus tierras a varias personas en Tulum, acusándolos falsamente de distintos delitos, que los mantienen en la cárcel.

Tulum, será una de las estaciones más representativas del Tren Maya, por lo que algunos de los principales beneficiarios serán los que inventaron falsos culpables, para apoderarse de sus tierras.

Toda esta información le ha sido proporcionada a López Obrador, sin que se haya actuado al respecto durante más de dos años. De manera que hace dos semanas decidieron formar un grupo de autodefensas en Tulum, que ya tuvo su primer éxito, la captura de un falso guardia nacional que se dedicaba al cobro de piso.

Si el presidente López Obrador no hace nada para detener los delitos atribuidos al gobernador y a su secretario de Seguridad Pública, varios empresarios, que ya antes habían apoyado al doctor José Manuel Mireles en Michoacán, están dispuestos a financiar autodefensas en los once municipios de Quintana Roo.

Así que además de los gobernadores del PRD, PAN, Movimiento Ciudadano y el independiente de Nuevo León, quienes integran la alianza federalista, mayoritariamente en el Norte del país, el presidente tendrá que sumar la inconformidad de empresarios organizados en el sureste, indignados por las mujeres violadas y las personas despojadas de sus tierras, que además de tener que pagar para que les reciban denuncias en el Ministerio Público, no tienen seguimiento de sus demandas.

¿Se acordará el presidente López Obrador que, en 1847, Zacatecas, ¿uno de los estados con más recursos económicos y militares se negó a participar en la defensa de la Nación durante la invasión de Estados Unidos?

Hoy el gobernador de Durango dice que: “El diálogo deberá ser el único instrumento que nos ayude a resolver puntos de vista distintos. Coincidimos en que a México y a nuestra entidad les vaya mejor. Confiamos en la sensibilidad del presidente”.

El problema es que para dialogar se necesitan al menos dos; pero como el nuevo personaje de López Obrador solo sabe hablar, y no escuchar, porque, según él, solo se trata de maniobras electoreras, los ciudadanos tenemos que rezar para que “sus datos” sean ciertos y   la 4a transformación no consista en una nueva fragmentación, como empezó sucediéndonos  con Texas, antes de perder dos millones de kilómetros cuadrados que hoy ocupan California, Nevada, Utah y Nuevo México.

Continue Reading

Trending