Connect with us

México de conciencia

López-Gatell advierte incremento del 9% en casos de Covid-19 para el fin de semana

Published

on

El subsecretario de Salud federal (SSa), Hugo López-Gatell, advirtió que para el fin de semana se espera un incremento del 9 por ciento en el número de casos de Covid-19 en el país, aunque manifestó que el número de casos hospitalizados continúa a la baja.

El funcionario federal refirió que se ha observado en los últimos días un aumento constante de padecimientos relacionados con el coronavirus, por lo que seguirán analizando el comportamiento de la pandemia, aunque de la misma manera también han reducido los casos de hospitalización en el país.

De acuerdo con el representante de la SSa, en las últimas semanas se había registrado una reducción permanente de casos de Covid-19, no obstante, ha aumentado de forma considerable la movilidad en el interior del país y por ello también se han presentado nuevos sucesos que representan riesgos para la población.

Agregó que se deben seguir manteniendo los protocolos sanitarios como el uso permanente de cubrebocas, así como el distanciamiento social y el lavado de manos, aunado a que se debe evitar las concentraciones masivas en el interior del país.

Asimismo, indicó que comenzó el periodo de registro para las personas de entre 30 y 39 años de edad para el esquema de vacunación contra Covid-19, por lo que sostuvo que el plan nacional de vacunación avanza de forma correcta y se lograrán los objetivos trazados para la actual administración.

La mayor parte del territorio nacional se encuentra en bajo nivel de riesgo de contagios de Covid-19, no obstante, la Ciudad de México regresó esta semana al color naranja del semáforo epidemiológico ante un nuevo aumento de padecimientos.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

México de conciencia

Gobierno de Peña Nieto gastó más de 32 mdd en spyware Pegasus para espiar a periodistas y opositores

Published

on

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto Castillo, señaló que el gobierno de Enrique Peña Nieto destinó más de 32 millones de dólares en la compra del spyware Pegasus para espiar a periodistas y opositores a la administración federal.

El funcionario federal dijo que este software fue comprado a la empresa israelí NOS en 2014 por Tomás Zerón, quien se desempeñaba como director en jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la extinta Procuraduría General de la República (PGR).

De acuerdo con el representante de la UIF, el primer caso de espionaje telefónico comenzó en el gobierno de Felipe Calderón, en el cual el entonces titular de la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP), Genaro García Luna, para contratar el software de Nice Track, por lo cual esa información la tienen tanto las autoridades norteamericanas como las mexicanas.

Nieto Castillo dijo que se investiga la vigencia del contrato adquirido por el gobierno federal en las anteriores administraciones en las que aparecen más de 15 mil personas como periodistas, defensores de derechos humanos, abogados, así como el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador y su círculo cercano.

Por su parte, el mandatario federal recalcó que las prácticas de espionaje hacia los periodistas y opositores han finalizado en la actual administración, por lo que manifestó que se buscará la justicia por todos los procedimientos correspondientes.

Esta semana distintos medios internacionales documentaron que el gobierno de México durante la administración de Peña Nieto utilizó un spyware empleado para vigilar a los periodistas y representantes de la oposición durante el sexenio pasado.

Continue Reading

Con voz propia

Foro Público: Pegasus, el espionaje global contra periodistas que revive al Big Brother

Published

on

Foro Público

Esta semana el diario británico The Guardian revivió uno de los temas que en 2017 generó mayores críticas a la administración de Enrique Peña Nieto, como lo fue el espionaje a periodistas críticos a través del spyware de la empresa israelí NSO, pero en esta ocasión a gran escala, pues no sólo involucra a periodistas mexicanos, sino abogados y defensores de derechos humanos a nivel mundial, un problema que recuerda al “Big Brother” de la novela de George Orwell 1984.

El nivel de espionaje global alcanzado por Pegasus que, hasta el momento, suman más de 50 mil personas vigiladas por medio de este software, de las cuales 15 mil se concentran en México, demuestran que los periodistas son observados por sus actividades profesionales que resultan incómodas para los gobiernos y que la supuesta libertad de expresión que tanto pregonan está acotada por un espionaje que recuerda que el Estado todo lo observa.

Esta situación no sólo atenta contra el derecho a la intimidad de cualquier persona, sino también al derecho a la información que está establecido en la Constitución, así como en diferentes tratados internacionales que México ha signado, por lo cual estas visibles agresiones a los periodistas y defensores de derechos humanos es un atentado directo a la democracia tan imperfecta como la mexicana, pero que también se reproduce en otros países considerados como naciones democráticas y plurales como en Estados Unidos y Reino Unido.

En el caso mexicano apareció el número del periodista asesinado en 2017, Cecilio Pineda Birto, por lo cual esta situación deja más dudas que certezas sobre la actuación de los gobiernos de diferentes naciones para vigilar y espiar a los periodistas, activistas y abogados, que son parte fundamental de la construcción de las democracias y el fortalecimiento de la opinión pública diversa, heterogénea e intrincada.

Un gobierno que se dice demócrata no puede incurrir en este tipo de prácticas que laceran la libertad de expresión y de información, por lo cual se disfrazan las acciones de la guerra sucia que se vivió en la década de los setenta y ochenta, así como en el escenario de la Guerra Fría entre el bloque occidental y el oriental y en el que los periodistas fueron actores investigados en todo momento.

Si bien el autor británico George Wells advertía sobre un “gran hermano” que en todo momento observa los movimientos de sus ciudadanos, en México tuvimos lamentables casos de espionaje encabezados por la extinta Dirección Federal de Seguridad (DFS) conocida como la policía política que desde el gobierno de Miguel Alemán operó como un brazo armado externo del gobierno federal para espiar y amedrentar a los opositores al régimen, entre ellos los periodistas, y cuyas prácticas replicaría el Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional (Cisen).

También existen distintos casos documentados que dan cuenta cómo el gobierno federal investigaba los movimientos de los periodistas, activistas que pudieran ser considerados como enemigos del régimen, y estas prácticas fueron aún más visibles y conocidas en países donde la democracia era un mito.

Anteriormente se intervenían los teléfonos, además de que se colocaban micrófonos en los sitios de trabajo y viviendas de los periodistas, aunado a que eran seguidos por elementos del Estado, pero ahora ese espionaje se ha transformado en estos software más sofisticados que son más efectivos para obtener información más valiosa como los contactos de las fuentes de los periodistas, los mensajes que envía y recibe en las distintas redes sociales, así como el contenido de sus correos electrónicos, situación preocupante en un contexto donde se discute la viabilidad de los datos biométricos para combatir la inseguridad en el país.

La visibilización de estas condiciones que vulneran a las democracias deben ser atendidas por el Estado—mismo que negará todo tipo de espionaje—mientras cada vez se sofistican las maneras de vigilar y observar todos los movimientos de aquellas personas que sean consideradas como incómodas a un régimen político.

La retórica política tan empleada por quienes ostentan cargos en la administración pública prometerá cambios e investigaciones vacías contra los responsables, pero lo cierto es que las agresiones a los periodistas continúan y continuarán en México, un país tan lastimado por la precariedad laboral en que la que viven miles de reporteros en el país con sueldos de miseria, mientras los poderes fácticos cada vez toman más control de la prensa y el Estado censura a través de la publicidad oficial constantemente vulnerando la importancia del quehacer periodístico.

Nota aparte: El espionaje no debe ser un factor que inhiba la actividad informativa que desarrollan los periodistas y la defensa de los derechos humanos de cientos de personas que están preocupadas por atender y resolver las principales problemáticas del país, pues ha sido gracias a estos esfuerzos que la sociedad civil ha logrado cambios significativos en esquemas de transparencia y rendición de cuentas, así como el combate a la corrupción, pero aún falta un largo camino por recorrer para alcanzar la democracia plural que tanto pregonan los gobernantes.

Continue Reading

Con voz propia

Mario Álvaro Cartagena, El Guaymas, in memoriam

Published

on

By

 

Por Jaime Laguna Berber

Tuve el honor y el gusto de participar en la Liga Comunista 23 de Septiembre y de conocer a Mario Álvaro Cartagena, más conocido por el mote de “El Guaymas” y que en los años setenta era uno de los más buscados elementos de la organización por todas las corporaciones policíacas

Conocí a Mario “El Guaymas” en una reunión por octubre de 1977, cerca de Ciudad Universitaria, a donde acudieron Rosario Elena Carrillo Saucedo, principal responsable del Consejo de Redacción del Periódico Madera, Jesús Grijalva Galaviz, conocido como Álvaro o el “Zombie” que era el principal responsable de las redes de la Liga y Mario Álvaro, el Guaymas nosotros éramos un comité de reciente formación del cual acudimos Alejandro, que nunca fue detenido, y después participó con Mario Álvaro en la misma brigada. A la reunión asistió también Rafael que tampoco fue detenido, y que recientemente tuve la oportunidad de saludarlo, y quien esto escribe.

El Guaymas era un mito, una leyenda que por su participación activa en el Comité Militar la policía pensaba que mientras más publicidad le dieran como autor de cuánto operativo realizaba la Liga, al detenerlo y matarlo se causaría un golpe moral fuerte a la organización.

Mario se había fugado un año antes de la cárcel de Oblatos, junto con otros compañeros y participaba en la misma brigada junto con Rafael Ramírez Duarte “El bolche, “Alejandro” y otros compañeros y compañeras.

Siempre serio para quien no lo conocía, usaba una chamarra que ayudaba a ocultar los cargadores que llevaba en el cinto y en la espalda, un pequeño portafolio de mano o un pequeño maletín donde siempre llevaba un arma larga lista para usada en cualquier momento.

Mario volvió a ser detenido en abril de 1978 y gracias a la presión y movilización pública logró su familia, y en especial la lucha encabezada por Rosario Ibarra del ahora Comité Eureka, que Mario fuera conducido a prisión después de permanecer dos meses en el campo militar en el hospital convaleciente de los tiros que recibió en la rodilla como parte de la tortura, y que le causaron daños y secuelas de por vida.

En 1982, con motivo de la Amnistía se logra que Mario recupere su libertad y se incorpora de tiempo completo a los trabajos por la libertad y la presentación de los desaparecidos.

Tuvo el valor desde prisión y a pesar de las amenazas decide dar su testimonio de a quién había visto en las cárceles clandestinas, en particular a Alicia de los Ríos Merino. Hay quienes callaron y siguen guardando silencio cobarde. No sobra señalar que algunos compañeros y compañeras que estando detenidos oyeron a otros compañeros quejarse de lo que estaban sufriendo, incluso algunos lograron verlos en las cárceles clandestinas y jamás han dado testimonio sobre esos hechos.

El testimonio de Mario, sin embargo, su compromiso con la lucha y su valor más allá de lo militar, su compromiso moral estaba fuera de toda discusión; encantador como persona, con un carisma que envolvía al contar de manera llana, sin artilugios verbales, trasmitiendo la verdad, la suya lo hacía un ser auténtico.

Junto con varios compañeras y compañeros como familiares de desaparecidos desde hace más de diez años iniciamos el rescate del periódico bandera  para  recopilar los materiales que fueron publicados por la Liga; junto con Mario recorrimos varias universidades, estuvimos presentes en algunos debates y conferencias; pero sobre todo estuvimos comprometidos en el rescate histórico para recuperar la memoria para las nuevas generaciones, exigir castigo a los culpables y desde luego la libertad de los desaparecidos políticos

Desde hace unos meses formamos con otros compañeros el Grupo Promotor Liga Comunista 23 de Septiembre con la idea de relanzar el trabajo organizativo de la Liga.  Estaba participando en los llamados grupos de “de sobrevivientes” y estaba considerando desenmascarar a varios vivales que participan en esas reuniones; en semanas y días recientes teníamos acalorados pero fraternos debates en el grupo que formamos; quizá sea oportuno hacer púbicos algunos de ellos.

Curiosamente, algunos de los supuestos dirigentes de la Liga ahora que  pasaron los años nos hablan de  una supuesta militancia; Mario siempre los desenmascaró y señalaba las contradicciones de sus historias de manera abierta en las mesas de  debates en donde coincidían; muchas personas a lo largo de los años ahora se presentan como ex militantes e incluso dirigentes de la Liga pero como la mayoría de las personas a las que refieren están muertas o desaparecidas resulta difícil pero no imposible desmentirlas; en días recientes Mario estaba discutiendo revelar la falsedad de varios vivales.

Arturo Gallegos Nájera con quién también estábamos trabajando en la elaboración de una plataforma política y buscar la coincidencia con otros compañeros falleció hace un año; hace un par de meses falleció Alberto López Limón quien también participaba en este proyecto, y ahora nos sorprende la irreparable pérdida de “El Guaymas”

Muchas pérdidas irreparables, como si estuviéramos en combate, o mejor dicho, porque la lucha sigue. El tiempo apremia y la vida es breve, muy corta.

Lamento la pérdida de Mario Álvaro Cartagena “El Guaymas”; hago extensivo mis condolencias a su familia con quienes conviví y he convivido a lo largo de casi 40 años; queda el compromiso de que llevaremos adelante hasta el último suspiro la Bandera Roja de la Revolución Socialista.

Mario Álvaro Cartagena López:
Hasta la victoria,
Revolución o muerte

JAIME LAGUNA BERBER; Ricardo

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: