Connect with us

Con voz propia

Lo hacían llorar: memoria del presente un ex preso político de Liga Comunista 23S

Published

on

Por Jaime Laguna Berber*

Mi hijo era pequeño cuando llegué a prisión. Él tenía poco más de un año, y con el tiempo cuando salía jugar, los vecinos le decían que su padre era un presidiario. Él no alcanzaba a entender la trascendencia de esas palabras, pero entendía que lo querían agredir, y ese acto de agresión provocaba su llanto, regresaba a casa confundido, llorando.

Su abuela le explicó la importancia de las historias de lucha, y que había una diferencia con otros presos, que sí me encontraba recluido, pero que la diferencia es que había decenas de cientos de miles de personas que -de una otra forma- pedían nuestra libertad, lo que no pasaba con todos los presos; y que esto sucedió así no por cualidades personales, sino por el mérito de la lucha; en esos años había una enorme solidaridad en torno a los últimos presos de la Liga Comunista 23 de Septiembre.

Mi hijo aprendió a dejar de llorar por mi prisión; aprendimos a no sentir vergüenza por esta historia que ahora ambos contamos. Hay quienes no pueden contar su pasado, su historia ni a sí mismo ni a su familia ni a nadie.

La prisión no fue fácil, me generó enorme trastorno de ansiedad, que está entrelazado con un enorme sentimiento de culpa -le llaman “síndrome del sobreviviente”-. Después de 1976, casi no llegaron compañeros de la Liga a prisión; soy de los pocos que sobrevivieron de ese período; uno se siente culpable por haber sobrevivido y que no lo hubieran hecho compañeros con mayores cualidades, capacidades y, sin duda, méritos para ello. Sumo estrés post traumático y una lista enorme de trastornos para los que no hay cura, sólo tratamiento psicológico, y no siempre hay tiempo para detenerse a sanar las heridas.

En cambio, hay quien sólo tiene como mérito poder hablar de mis errores; me dicen alcohólico, vicioso y demás pequeñeces; sin duda, no tan sólo no han estado en mis zapatos, sino jamás van a estar en los zapatos de los compañeros y compañeras que me precedieron, y que ya no nos acompañan. Enanos morales que no tienen la estatura para colocarse por un segundo de su vida arriesgando todo por convicciones e ideales; con trabajo llegan a tratar de obtener unos pesos más en la quincena, el pago de unas horas extras, no están dispuestos a sacrificar nada por sus convicciones que se miden en pesos; convicciones que si tienen precio entonces no valen ni un centavo.

No escondo que estuve preso, y si alguien me quiere decir presidiario o ex presidiario me da lo mismo, cada quien sabe el mérito que tiene reconocer su propia historia ante los demás; si alguien dice que me comporto de manera neurótica no lo niego, reconozco -hasta donde es posible- mis dolores y huellas de esta vida que no sólo son cicatrices en la piel sino marcas que se hacen con los años de lamentar pérdidas, de extrañar amores que no sólo son de pareja sino de profunda amistad; que no tiene vida sino en lo que hago día a día intentado que sea un homenaje; se merecen más pero es cuanto puedo a pesar de los sentimientos que cargo y a veces me estallan sin poder controlarlos.

Hace unos días, como hace algunas semanas, como hace algunos meses, como hace desde años, no falta quien como Durazo me acusa de ser “hiena sedienta de sangre”; ante la estatura moral de tan egregios personajes no queda más que la risa; tan baja estatura moral tienen que no alcanzan a balbucear otra cosa. Ojalá fueran debates de ideas, pero son discusiones de insultos; me ganan, tengo más defectos y me declaro perdedor.

Soy chacal sediento de sangre, como asesino, ex presidiario, un alcohólico intermitente, un ser sin remedio, adicto a todo empezando por la vida; sin embargo, desde hace muchos, pero muchos años, me mantengo en una línea, creo que de manera razonablemente congruente, en tener fallas y errores, no dejaré de ser así; defectos y errores que no son cuatro como alguien enumera: al contrario, son muchos.

Al menos insisto en que son tan públicos como que puedo escribirlos.

Me queda el consuelo que mis fallas y defectos son tantos como tantos intentos tengo buscando una y más veces diversos proyectos, sólo falla el que intenta y lucha; de los demás nada puedo decir porque no les conozco fallas; nunca han intentado nada que trascienda más allá de sus vidas limitadas que no valen para escribirse; lo mejor es sentirse personaje de libro o de película con el que se comparan y nunca serán.

Pretenden insultarme y quisiera decirles que son una bola de pendejos, o de uno en uno, pero lo pienso y me doy cuenta de que no llegan a tanto, simplemente son personas que terminarán su vida sin mayor trascendencia para ellos y ellas, ni sus familias ni nadie. Si tienen valor me gustaría que se atrevan a escribir su vida de frente a los demás; al menos, no oculto la mía.

Tengo más defectos, más de los que caben en este espacio, más de los que el psiquiatra me puede diagnosticar y para los que el psicólogo me puede regalar ayuda en terapia; cargo con un fardo de problemas, pero trato de no detenerme en este camino, a pesar de caídas, recaídas, y sin duda enormes fracasos; quisiera repetir parafraseando a Neruda: “para nacer he nacido, confieso que he vivido”; sin duda ése es mi mayor delito y, sin embargo, también he amado, me he repuesto, he vuelto a caer, he mentido, he sido infiel, he robado, asaltado, intentado matar, intentado fugarme de la prisión y de la realidad, a punto de la locura, de una y de todas; he cometido tantas fallas y faltas que sigo creyendo que no entiendo por qué estoy con vida. Pero entiendo que no puedo dejar de seguir nadando hacia hasta la otra orilla, creyendo que no llegaré a donde quiero, con la esperanza de que quizá sí, y pese a todo intento disfrutar el viaje aunque me duela el camino en donde me duelo de mis ausencias y a veces de mi propia existencia.

Sí, me conmisero de mí pero juro que intento lo contrario y el dolor me vence. Me pesa el recuerdo, y la garganta en ocasión se atraganta de agua que descubro que es llanto, que a veces me obscurece la vista; si alguien de esto puede hacer burla es porque no merece compasión, ni amistad ni nada de mi parte.

Enhorabuena por su partida.

No falta ahora quien ha contabilizado mis fracasos; hay quien relata mis errores, no falta quien encuentre mis defectos y los puede contar; entiendo que tengo muchas viudas y viudos que están haciendo mi biografía aunque todavía no estoy muerto; toda esa gente, incluso algunos ex camaradas, amigos desleales, amores fracasados y por fracasar, no son sino accidentes en esta historia que es mi vida; sin embargo, las suyas no son historias que valgan la pena contarse porque no están escribiendo nada. Están en un velorio ante un cadáver que es su propio espejo.

No falta en ésta quien me acusa con los amigos, suyos y míos; con la familia, suya y mía; faltando al deber de la confianza que se guarda cuando se revelan secretos o se conocen por la cercanía; conozco de cerca ingratitud, infidelidad, deslealtad, deshonestidad, una argamasa de empequeñecidos seres me permite saber con quiénes estuve y con quién estoy. A veces me conviene fingir que no lo sé aunque el dolor me pesa y de repente me hace estallar.

La nada, nada produce, y decido no darles más importancia porque sería darles un lugar en mi vida que no valen, ni una lágrima, ni un mal recuerdo, ni un buen presente, ni una sonrisa, sólo el mejor olvido. Lo seguiré intentando aunque a veces me pese el recuerdo de lo pasado, y el presente que descubro me hace rebelarme.

Soy de tiempo completo, ex presidario, adicto, delincuente, hiena, y los invito a que pasen al frente del salón y nos hablen de su propia historia, que de la mía poco hay que agregar cuando lo confieso todo y ya creen saber lo que falta.

De mis viudas y viudos espero que nos cuenten la historia de sus fracasos, será la mejor prueba de que están intentando algo en esta vida que valga la pena ser contado; si quieren que nos hablen de sus defectos sin pena, no seré yo quien cuente los suyos.

Seguiré cometiendo fallas, errores, pecados, seguiré por el resto de mi vida siendo ex presidario, adicto, delincuente, hiena, pero seguiré viviendo y escribiendo de frente esta historia, fallando en casi cada intento de lo que busque; ésta y no otra es mi vida, aunque la garganta se me cierre y los ojos se llenen de recuerdos y en ese intento siga negando el dolor que a veces me causa.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Con voz propia

El silencio ante los crímenes de Isabel Miranda de Wallace

Published

on

Las autoridades han guardado silencio con los delitos de Isabel Miranda de Wallace

Por Miguel Montesinos León

El 24 de enero de este 2023 fue lanzado el libro La vida impune: Biografía criminal de Isabel Miranda de Wallace. La autora Guadalupe Lizárraga, periodista y directora de Los Ángeles Press, con estudios en la UNAM y maestría y doctorado en Europa, da a conocer al público y a la clase política los alcances que una persona perversa, coludida con políticos de la talla de Genaro García Luna, Felipe Calderón, y los que participaron en los actos violatorios de la Ley en todos los sentidos. La periodista revela cómo estos personajes han ido dejando a su paso personas detenidas injustamente y torturadas, impunemente, y hasta la fecha algunas con sentencias exageradas, pero todos con secuelas físicas de por vida.

A las autoridades no les ha importado ser expuestos públicamente por brindarle todo el apoyo político y económico a Isabel Miranda de Wallace aún cuando se han evidenciado sus acciones ilícitas.

Para saber más del tema: ‘La vida impune. Biografía criminal de Isabel Miranda de Wallace’, el nuevo libro de la periodista Guadalupe Lizárraga

El actual fiscal General de la República Alejandro Gertz Manero, la ex secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero y el subsecretario de Gobernación Alejandro Encinas Rodríguez se han entrevistado con la autora de este y otros libros, en los que a través de sus investigaciones ha recopilado, editado y publicado el historial criminal de Isabel Miranda de Wallace.

Los funcionarios todos se comprometieron a iniciar las investigaciones pertinentes y necesarias, para darle seguimiento a estas denuncias públicas; y hasta la fecha no se han pronunciado al respecto. ¿Es tanto el poder con el que cuenta Miranda que a este gobierno también lo tiene de rodillas?

Nos hace suponer que detrás de toda su impunidad y protección del gobierno federal -tanto de Felipe Calderón como de Peña Nieto y el actual con López Obrador– están corrompidos por las células criminales a las qué pertenece Isabel Miranda. No se entendería de otra forma el por qué la justicia no se aplica en su contra ni tampoco se libera a las víctimas de sus violaciones de derechos humanos y detenciones evidenciadas en los libros de la periodista Guadalupe Lizárraga, quien ha presentado ante organismos extranjeros solicitud de apoyo para liberar a los presos de Isabel Miranda.

Para saber más del tema: Isabel Miranda de Wallace admite responsabilidad en las torturas de sus inculpados

 

Guadalupe Lizarraga ha invertido tiempo, dinero y esfuerzo en las investigaciones durante diez años y ha tenido dos intentos de secuestro y privación de su vida misma, ha interpuesto denuncias ante la FGR y con todas las pruebas fehacientes del caso, las autoridades siguen ciegas y mudas. Ha denunciado la persecución también ante López Obrador en sus conferencias mañaneras y así como ése y otros casos los ha expuesto, casos de detenidos por falsa acusación con delitos inventados, todos documentados.

Ni el mismo presidente de México ha intentado por lo menos aplicar la justicia. El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene el poder de indultar a las personas detenidas por este caso y llevar a la justicia a los autores intelectuales y materiales de estas graves violaciones; sin embargo, se irá López Obrador y las víctimas seguirán en prisión, mientras sus acusadores criminales libres.

 

Continue Reading

Con voz propia

México: violencia sin par

Published

on

By

José García Segura habla sobre los hechos violentos en los últimos años del sexenio de AMLO

CONTRAFILO

Por José García Segura

Podría decir que Veracruz se convirtió este fin de semana en el estado más violento del país, pero no, porque inmediatamente reclamarían esa posición los estados de México, Sonora, Sinaloa o Nayarit.

Se inconformarían de igual modo, Michoacán, Guerrero (donde colocan cabezas humanas sobre vehículos) , Jalisco o Guanajuato. De Zacatecas, entidad en la que a diario aparecen cuerpos colgados, Colima o Nuevo León, mejor ni hablamos.

Mire usted:

En Oaxaca asesinaron, en horas recientes, a una regidora. En Michoacán perdió la vida un ex diputado local y, un transporte blindado del CJNG («Monstruo», le llaman) sepultó en vida a un coronel del Ejército Mexicano.

No te pierdas: Reunión entre líderes del CJNG provocó narcobloqueos y quemas de vehículos y tiendas en Jalisco y Guanajuato

En Guerrero fue acribillado un ex dirigente partidista. Hombres armados masacraron este domingo a una familia que viajaba en su camioneta por la carretera federal Xalapa-Veracruz. Dos niños y 3 adultos fallecieron.

También en Veracruz desconocidos emboscaron a migrantes centroamericanos para asaltarlos. Hoy hace un año, en Tijuana, fue asesinada de un balazo en la cara la periodista Lourdes Maldonado. El presunto responsable y ex gobernador de Baja California es actualmente senador de la República.

La joven Debanhi Escobar fue asesinada en Nuevo León. Hombres armados acribillaron a una cuadrilla de trabajadores en San José de Gracia, Michoacán. Maniatados y sin vida fueron encontrados los cuerpos de dos funcionarios de Puente de Ixtla, Morelos.

Podría hacer un recuento de los hechos en lo que va del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Los sucesos serían los mismos: robos, asaltos, secuestros, asesinatos… Lo que cambiaría serían las cifras. Como ocurre siempre, las autoridades llamaron a “mantener la calma”.

Lee también: Crean el primer Mural en Memoria de Periodistas Desaparecidos; «a víctimas les han negado el derecho a ser buscadas», acusan organismos

Lo sabemos bien:

La inseguridad y violencia en nuestro país tienen su raíz en la desigualdad social y el desempleo. La escasa o nula educación convierte a ese círculo vicioso en un abismo cada vez mayor.

Una Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (2022) sitúa a Fresnillo, Irapuato, Naucalpan de Juárez, Zacatecas, Ciudad Obregón y Colima como los lugares más inseguros para vivir. Aguascalientes, Puerto Vallarta, Mexicali, Toluca, Tijuana, Ecatepec, La Paz, Ciudad Nezahualcóyotl, Los Cabos, Naucalpan, Campeche, Tlalnepantla de Baz, Ciudad del Carmen, Cuautitlán Izcalli, Saltillo, Atizapán de Zaragoza, La Laguna, Coahuila, Durango. Chimalhuacán, Piedras Negras y Morelia reportan inseguridad.

 

Las alcaldías de la Ciudad de México que registran mayor violencia son Gustavo A. Madero, Iztacalco, Venustiano Carranza, Benito Juárez, Coyoacán, La Magdalena Contreras, Tlalpan e Iztapalapa.

***

Mail: josegarciasegura@gmail.com.

 

Continue Reading

Con voz propia

¿Autoatentado o autogolpe de Estado? 

Published

on

By

Las recientes declaraciones de AMLO sobre el sabotaje en el Metro dejan dudas si son autoatentados

TRAS BAMBALINAS.

Por Jorge Octavio Ochoa

El presidente de la República ya empezó a hablar de subversión. La expresión se suma a los términos sabotaje y autoatentado y dice que son “asuntos de Estado”.

Hace meses planteamos la hipótesis aquí y el viernes 20 de enero se empezaron a confirmar los temores: México no está exento de un AUTOGOLPE de Estado.

AMLO se refiere a la subversión, como un acto oculto, siniestro, pero imputable sólo a los “conservadores” que, en todo caso, no son más que los partidos de oposición y la clase media que está en contra de sus ideas y proyectos.

Esto ocurre en uno de los momentos más delicados de la guerra del narcotráfico.

Está la captura de Ovidio Guzmán, el juicio contra Genaro García Luna y la detención de Gerardo Soberanes, lugar teniente del Mayo Zambada y relacionado con la élite política.

Hace meses decíamos aquí, en este mismo espacio, que López Obrador ha generado tal ambiente de polarización y enfrentamiento social, para propiciar que para julio del año próximo sea realmente peligroso llevar a cabo elecciones generales en todo el país.

Para leer más del autor: Control de daños y diplomacia provinciana

Con un INE mutilado, profundamente debilitado y denigrado por el mismísimo presidente de la República, será sumamente complicado. Entonces él querrá pretextar inestabilidad, sedición, violencia y sabotaje, para suspender elecciones y declarar un impasse en caso de que los resultados no le sean favorables.

Por eso el intento fallido de asumir el control de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Por ahí pasarían todos los procesos de asonada, sedición, alzamiento, insurrección y subversión, término éste último, que López Obrador utilizó en su conferencia del pasado viernes 20 de enero.

Más vale que desde ahora empecemos a presionar al mandatario para que aclare posturas, porque esa salida sólo generaría un estallido social mayor a lo que él se pueda imaginar. Es falso, contra lo que dicen muchos observadores, que sus “corcholatas” tengan ganada la elección presidencial, menos el Congreso.

También que nos aclare el por qué de la repentina erogación de 726 millones de pesos en equipo antimotines para proteger a la Guardia Nacional que participe en operaciones de seguridad interior como protestas, manifestaciones y motines.

Las versiones del sabotaje 

Durante 3 días seguidos ese fue el discurso: “sabotaje”, luego del choque de trenes que ocasionó la muerte de Yaretzi Adriana Hernández Fragoso, estudiante de la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM de la que, por cierto, ese mismo gobierno no se ha acordado ni una sola vez. Y se desplegó a 6 mil elementos de la Guardia Nacional.

Para especular sobre SABOTAJES armaron “cuatro incidentes”, según relató Martí Batres, secretario de Gobierno de la CDMX. Así intentaron montar una presunta conspiración contra AMLO, Sheinbaum y la 4T.

Lee también: Mal inicia el año para quien ejecutan en enero 

Uno de ellos, en contra de una mujer humilde, Viviana Salgado, a quien mantuvieron dos días en el Penal de Santa Marta y le abrieron carpeta de investigación por presunto sabotaje. Su pecado: habérsele caído a las vías del metro una aspa de lavadora que compró en el centro de la CDMX.

Ese es el nivel de miseria moral que han mostrado tanto el gobierno de la Ciudad como el gobierno federal. Y es el propio secretario de la Defensa quien planteó ese ambiente de inestabilidad a partir del “degollamiento” de pernos de vagones del Metro.

No mostró la bitácora, ni la zona de donde pudo partir esa maquinación tenebrosa para descarrilar trenes. Sólo son planteamientos generales para demostrar que México se encuentra al borde del terrorismo.

Es ahí donde López Obrador asienta su teoría de que hay grupos sociales, “conservadores”, dispuestos a generar muerte. Todo esto, aunado al intento de homicidio del periodista Ciro Gómez Leyva, que el presidente insiste en denominar autoatentado.

Quizá parezca tremendista o amarillista esta visión que planteamos aquí, pero las declaraciones de la última semana del Primer Mandatario de la Nación han propiciado todo este tipo de especulaciones debido, precisamente, a la gran irresponsabilidad con que el mandatario declara.

Insistimos: cuando habla de subversión, él coloca a la sociedad, fundamentalmente a las clases medias, como parte de un grupo de civiles contrarios su régimen, capaces de, por debajo de la mesa o de manera subrepticia, armar sabotajes o actos de terrorismo para desestabilizarlo y menguar su poder.

López Obrador no ha sido capaz de colocar en su teoría, a una parte del crimen organizado que se ha sentido afectado por ese favoritismo del régimen con “Los Chapitos”; las deferencias a la madre de “El Chapo” y la intermediación para que se le respeten derechos humanos.

No ha querido o no se le ha ocurrido pensar que hay cárteles antagónicos que quizá pretendan generar inestabilidad para debilitarlo. No. Contra ellos, ni con el pétalo de una rosa. Para él, todo está en el ámbito político de la polarización y son los “conservadores” con las clases medias, quienes lo quieren dañar.

Es decir: el presidente no quiere ni testerear a los capos. Ese solo dato resulta sumamente sospechoso.

Ve la subversión como un acto oculto, siniestro, pero sólo imputable a los “conservadores” que, en todo caso, no son más que los partidos de oposición y todos los que no están de acuerdo con sus ideas. Esto se encuadra en los márgenes de la sedición, que implica un “alzamiento abierto contra la autoridad”.

Desde su paranoia dialéctica, hay quienes quieren atacar las bases de la fe, que hoy se llama Lopezobradorismo. De ahí la reflexión en torno al autogolpe de Estado: hacerse la víctima para mantenerse en el poder otro rato. Un año o más.

Otro dato que debemos tomar en cuenta es que, entre la feligresía Amloísta, los apóstoles han empezado a abdicar y a dejar el Arca. Son los arrepentidos. Ahí se enmarca la reciente renuncia de Ricardo Mejía.

Pero también hay otros, que han empezado a detectar los pecados: Destacan el doctor en derecho Jaime Cárdenas, que renunció en menos de un año a la dirección del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, luego de descubrir que hubo un gran robo para armar la falsa rifa de un avión.

La editora recomienda: En busca de la impunidad transexenal

Se encuentran también Carlos Urzúa y Víctor Toledo, ex miembros del gabinete de López Obrador y que hoy son sus principales críticos, junto con Germán Martínez y Porfirio Muñoz Ledo. Se han distanciado también Javier Jiménez Espriú, Julio Scherer, Tatiana Clouthier, Santiago Nieto, Irma Eréndira Sandoval.

El hecho es que Andrés Manuel ha creado su propia gama de enemigos, entre los que menciona a los “intelectuales orgánicos”. Quizá él prefiera a los “intelectuales inorgánicos”, porque están todos muertos y ya no pueden opinar. En fin, cada quien sus fantasmas.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: