Connect with us

Con voz propia

Lilly Téllez y el pensamiento conservador

Published

on

 

Por Enrique Domínguez Gutiérrez

La senadora Lilly Téllez, habilitada y empoderada, ahora se yergue bajo su propia convicción hacia una candidatura presidencial mediante aduladores y un mundo de apátridas que manejan la hipocresía como un modo de vida tan natural y tan consistente en este conservadurismo que desesperado busca cualquier manera de hacerse nuevamente del poder. No es la carta fuerte, pero así se lo han hecho creer.

Ostenta una falsa concepción de la realidad. Su temperamento está plagado de nerviosismo, impulsos y actitudes coléricas que si bien, para muchos representa coloquialmente “un carácter fuerte”; en honor a la verdad su efecto es un trastorno neurótico.

Su labor en vísperas de las próximas elecciones es el denuesto, la calumnia y la generación de odio. Ello obedece a los mandatos de Claudio X González con guiñapos como Alejandro (Alito) Moreno, Marko Cortés y Jesús Zambrano, sólo por nombrar a algunos de los que alimentan el ego de Téllez.

No es fácil para la derecha en México la situación que está viviendo en estos momentos. Ello obedece a alianzas que mezcla todo tipo de ideologías, las coloca en una licuadora y vierte la mescolanza de criterios y singulares ideales.

Es evidente que la polarización es la propia desigualdad, esa brecha entre ricos y pobres, los criterios e ideologías son un escape emocional a esas situaciones. Si nos remontamos al año de 2006 podemos recordar aquellas infamias y calumnias “sugeridas” por el estratega español Antonio Solá, embadurnando al país con mentiras, mensajes y sátiras que algunos llegaron a creer. Sin embargo, con el transcurrir de los años, la población maduró y dejó de lado los desastrosos resultados de gobiernos altamente corruptos, ligados al narco y modificadores voraces de leyes para montar en un acto legal visibles actos de corrupción.

El papel de la Prensa tradicional

No siempre son los políticos, los empresarios o la población en general quienes asumen roles de apego hacia los partidos políticos. Es el manejo de la prensa tradicional quien ostenta el círculo del odio, la desvergüenza y la adulteración sin precedentes de noticias e información. Son capaces de vender su propia alma con el fin único de guarecerse con cantidades exorbitantes de dinero patrocinadas por aquella otrora oligarquía beneficiada por las canonjías que gobiernos anteriores les otorgaba de manera desmedida, es a través de campañas y propaganda a la vieja usanza como quieren captar al electorado, ven gente, multitudes, masas, pero difícilmente ven personas.

En el caso de la senadora María Lilly del Carmen Téllez García, quien en su momento apareció como lectora de noticias en Televisión Azteca, muestra claramente los actos de provocación retando, alebrestando e insultando a opositores políticos. Escudada por su género, su actuar lo hace carente de toda ética, solamente dominada por su apego conservador, ella misma que en su momento se vio vulnerable ante un atentado con contradicciones en sus declaraciones, es ahora pendenciera con actitudes viles y francamente fuera de sus cabales, alzando la voz como una gritona de feria vendedora de cobijas.

Para el conservadurismo y por lo general la ingenuidad es una rama piadosa de la ignorancia, recurriendo a la información “fácil” como un deporte que se hace con gran facilidad, por ello hay que decir que el prejuicio permanece en una mente débil, incapaz de tener la sensibilidad suficiente como para tratar de crear un vínculo de comunicación, sería por demás creer que en ellos existe empatía.

El egoísmo caracteriza a esos personajes que permanecen con una ceguera heredada por tradiciones y herencias de una moral caótica incapaz de generar la autonomía que como seres humanos debemos de mantener.

Es ridículo ver que el presidente del PAN, Marko Cortés, darse por vencido en estas próximas elecciones ¿Absurdo o conformista? Perder gubernaturas no es cosa menor y hablar de votantes es un modo meramente especulativo para hacer ruido en la red, observando minúsculas victorias electoreras para ensalzar lo importante que se consideran, pero, difícilmente se podrán llegar a considerar una oposición seria. Lo mismo hacen con las cifras económicas para el sesgo y la manipulación estableciendo rangos a conveniencia y exacerbar la crítica ácida y falsaria al gobierno actual-

Las campañas de miedo, odio o terror, al igual que el neoliberalismo, han sido una prueba más del fracaso como una táctica para atrapar a la población y ganar adeptos.

La oposición debe entender que el electorado ya no cree sus mentiras, huye a los medios tradicionales y está mejor informado.

Del PRI y del PRD ni hablamos, han desaparecido…

Las ínfulas de estatus

El clasismo y el racismo es un recurso presente en la oposición, es empleado como punto de partida para estimular el bienestar personal haciendo uso de medios poco ortodoxos para el denuesto de clases menos favorecidas, la polarización empieza desde esa mentalidad que se caracteriza por generar polarización, mentira y simulación, la sensibilidad no es precisamente un atributo que deba de considerarse en aquellas personas que de manera maliciosa, perjudicial y ofensiva se dedican al ataque y a la mentira sin sustento, no tienen esa visión que les permita ver más allá que el cercano círculo familiar o amistoso.

México es más que ese pequeño círculo, un país que, si bien es rico en recursos, también es abundante en pobreza con más del 53% que vive en ella.

La visión del conservador

Es necesario estudiar en el extranjero, ser “guapo”, tener apellidos ilustres o de abolengo, aman el sectarismo, aman la parafernalia y la sofisticación, se dicen “niños y niñas bien”, el tono despectivo impera en aquellos que piensan de manera distinta, la peor ofensa atribuible al “ofensor” es menospreciar estableciendo calificativos que pueden variar en jerarquización, pero, por lo general son alusivos al color de piel, la posición económica, su manera de hablar y su modo de vestir, en contraparte se vanaglorian del efímero pero emblemático distingo a su “éxito personal”. Su egolatría es una constante, se creen proveedores de quienes son beneficiados con programas asistenciales, argumentando que “ellos sí pagan sus impuestos” pero no ven hacia arriba, establecen en esa nula sensibilidad que a los más poderosos se les condonaban impuestos, llamaban aportaciones, pactos, incentivación y estructuraciones a los regalos o préstamos del gobierno, jamás lo llamaron programa asistencial, por ello, hay que decirle a Marko Cortés que para los empresarios ya no existe “El papá Gobierno”. También siguen reclamando los recortes en las estancias infantiles, pero evaden recordar que esas partidas destinadas a su mantenimiento llegaban “mochadas” a su destino a lugares ficticios y con niños “fantasma”.

A mucho orgullo anteponen el neoliberalismo aplaudiendo la privatización y el increíble ascenso en el enriquecimiento de una minoría, sienten orgullo de que Mexico tenga a uno de los hombres más ricos del mundo, reaccionan de manera energúmena cuando ven a alguien que no coincide a su limitada percepción del prójimo en un sitio frecuentado solo por ellos, como bien puede ser un restaurant, un club, una sala priority, un almacén con artículos de lujo o simplemente un viaje en primera clase.

Piensan que una persona con pensamientos liberales, progresistas o de izquierda es por ende un comunista austero en su gasto y no merece esos sitios donde el conservadurismo se pavonea y se regodea en su propia mezquindad.

Joseph Stiglitz denominó al Neoliberalismo como “fundamentalismo del libre mercado”, ya que es una ideología que sirve a los intereses de una minoría saltándose los controles y el funcionamiento de las democracias.

No cabe duda de que la oposición conservadora no acepta la derrota y ve con beneplácito los tropiezos, alaba a quien crítica de manera disparatada y señala errores del actual gobierno. Eso sí, tienen una buena capacidad para hacerse escuchar, sin embargo, el resultado es el aumento de popularidad del actual gobierno. Realmente es paradójico: a mayor ataque, hay una mayor aceptación de aquello que tanto detestan. Eso, de alguna manera es el deseo de los mediocres y que siga prevaleciendo la existencia de comunicadores corrompidos con un cañonazo de billetes.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Con voz propia

Hablemos de la mentira en el periodismo, la columna de Alberto Villa

Published

on

By

Hablemos de la mentira en el periodismo, la columna de Alberto Villa

Por ejemplo, el 30 de octubre de 1938, mientras en Europa Hitler invadía territorios, miles de estadounidenses encendieron su aparato de radio como era costumbre en los hogares. Pasadas las ocho de la noche, como sucedía desde julio de dicho año, el programa Mercury Theater on Air, creado por el prodigioso Orson Welles, que tenía 23 años, iniciaba su transmisión en la que dramatizaba obras literarias. Al principio de la emisión, Welles leyó su mensaje introductorio acostumbrado, anunciando la obra a representar. En este caso lo hizo de manera veloz y, dado que ocupó unos pocos segundos, hubo quien no alcanzó a escucharlo y no se informó que los siguientes minutos de transmisión serían ficción. Puro entretenimiento. Una simulación. Aunque, al parecer, no fue así para todas las personas radioescuchas.

Lee más sobre el autor: Sin datos no hay historia

El tono de la narración y producción, con supuestas conexiones con el exterior de la emisora, tuvieron como efecto acelerar el drama de unos supuestos extraños episodios en el cielo. Al filo de la media hora de transmisión, se reportó que un meteorito con apariencia cilíndrica había hecho contacto con el pueblo real de Grover’s Mill, en Nueva Jersey. No cabía duda, según lo que se decía en los micrófonos, los marcianos invadían la Tierra.

La historia de los efectos del programa, mitificada a lo largo de los años, dice que la transmisión de La guerra de los mundos, que de esa obra se trató, generó un pánico nunca antes visto en las audiencias. Sin embargo, no hubo datos fiables que certificaran dicha afirmación de manifestaciones en reacción al programa radial. De aquí, ¿mintió Orson Welles?, obviamente no. Él informó de que esa transmisión era una ficción. ¿Qué ocurrió entonces?

Debemos describir el contexto social y político que se vivía entonces. Aires de guerra cruzaban los continentes. Los temores sociales se multiplicaban. Desde ese contexto se produjo la creencia por encima del sentido crítico de las audiencias. Para los no informados era posible. Algo estaba ocurriendo. Las personas tienden a buscar indicios que consoliden sus creencias previas. Aunque erróneas. Posibles.

La editora recomienda: La conjura de los imbéciles

 

Ya lo dijo en 1978 Milan Kundera, en El libro de la risa y el olvido:

“Para liquidar a las naciones, lo primero que se hace es quitarles la memoria. se destruyen sus libros, su cultura, su historia. y luego viene alguien y les escribe otros libros, les da otra cultura y les inventa otra historia. Entonces la nación comienza otra vez a olvidar lo que es y lo que ha sido”.

Es lo que el franquismo llevó a cabo en España luego de tomar el poder. Borró la memoria histórica y construyó una nueva historia basada en la mentira.

Cuando esa acción de alterar la realidad es deliberada, no fruto de un error, o de creencias insólitas e infundadas, entonces se está mintiendo. De aquí que sigan ocultándola tras los desproporcionados plazos de la norma propuesta para los llamados secretos oficiales.

“En su determinación clásica, la mentira no es el error. Se puede estar en el error, engañarse sin tratar de engañar y, por consiguiente, sin mentir”… “pero la mentira es un acto intencional»: mentir será dirigir a otro u otros un enunciado o más de un enunciado, que el mentiroso sabe, en conciencia explícita, que constituyen aserciones total o parcialmente falsas…”. De Jacques Derrida, en Historia de la Mentira. Prolegómenos.

 

Cuando el periodista emite mensajes de este tipo, no ejerce el periodismo.  A lo sumo el de publicista o propagandista, pero no el de periodista. El periodista tiene un compromiso con la búsqueda de la verdad, desde sus creencias genuinas. Máxime cuando en el mundo de la política se considera a la mentira como una herramienta más de la gestión.

Repitamos lo definido por Kapuscinski:

“Creo que, para ejercer el periodismo, ante todo, hay que ser un buen hombre, o una buena mujer: buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas.”

Quién miente a sus lectores, o audiencias, no es una buena persona. No lo olvidemos.

***

El autor Alberto Vila es economista y consultor en Marketing político. Columnista en medios de Madrid y Barcelona. 

Fotografía: CordonPress

Fuente: luhnoticias.es

 

Podría interesarte:

Continue Reading

Con voz propia

Foro Público: La narco violencia sepulta la política de seguridad de López Obrador

Published

on

Foro Público: La narco violencia sepulta la política de seguridad de López Obrador

Foro Público

La semana pasada la violencia se volvió a desatar de la forma más visible posible, pues se suscitaron narcobloqueos y quemas de vehículos y establecimientos comerciales en Jalisco, Guanajuato, Chihuahua y Baja California, lo que evidenció que la política de seguridad implementada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para la pacificación del país.

El mandatario federal que ha reiterado que implementará una política “abrazos no balazos” contra el crimen organizado ha sido cuestionado por la falta de resultados en materia de reducción de la violencia, pues en octubre de 2019, unos meses después de rendir protesta se presentó el primer gran desafío de su gobierno en materia de inseguridad en Culiacán, Sinaloa, donde los integrantes del Cártel de Sinaloa mostraron el músculo armado con el que cuentan para dejar en jaque al Estado mexicano con la detención de Ovidio Guzmán Loera, el hijo del líder de esa agrupación criminal, Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Te puede interesar: Foro Público: La narco violencia sepulta la política de seguridad de López Obrador

 

En esa ocasión el gobierno federal decidió replegar las fuerzas armadas para liberar al hijo del capo, bajo la justificación de garantizar la integridad de la población civil, ya que se habían presentado distintos hechos violentos que provocaron el pánico entre los habitantes de esa ciudad por la organización y coordinación de este grupo criminal.

López Obrador refirió que se priorizó la seguridad de las personas sobre la detención del hijo del narcotraficante, sin embargo, en términos generales se mostró la debilidad del Estado al ceder a los chantajes de una organización criminal, lo que también derivó en la inconformidad del gobierno de Estados Unidos que amagó con enviar militares al territorio mexicano ante la ineficacia de las autoridades locales.

Sin embargo, ese episodio no fue el único que ha generado caos y pánico social, pues organizaciones como la DEA han advertido sobre el enfrentamiento por el control territorial del Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), siendo este último el que mayor crecimiento tuvo durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Con los hechos ocurridos en esta semana se mostró nuevamente la capacidad de organización de los grupos criminales que han retado abiertamente al Estado mexicano, luego de que el presidente anunció que la Guardia Nacional se incluiría al modelo administrativo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Los bloqueos en Jalisco y Guanajuato que se desarrollaron casi de forma simultánea evidenciaron que los cárteles de la droga son capaces de atentar contra la población civil, por lo que desmitifica la versión de falsa protección que brindan a los habitantes y se reflejan como delincuentes sin escrúpulos.

Esta situación de violencia que se ha profundizado en diferentes regiones del país han provocado que exista un malestar general sobre las acciones de combate a la inseguridad y violencia que ha emprendido el gobierno federal y cuyo discurso cada vez parece más obsoleto y rebasado ante agrupaciones armadas que no están dispuestas a seguir una política pacífica, sino que por el contrario han tratado de armarse mejor.

El editor recomienda: Foro Público: La sepultura política de Alito se concreta este domingo

 

Si bien es cierto que la responsabilidad total de la violencia no recae exclusivamente en López Obrador, pues es la herencia de una estrategia fallida de seguridad que emprendió Felipe Calderón en 2006 y que ha dejado cientos de miles de muertos, situación que continuó con Enrique Peña Nieto y que se ha mantenido en el actual sexenio, es la responsabilidad del gobierno actual tratar de reducir los niveles de violencia en el país y demostrar que el Estado mexicano puede garantizar la gobernabilidad.

Nota aparte: El gobierno federal debe dejar a un lado delegar responsabilidades a sus antecesores o acusar a la oposición, pues lo cierto es que el problema de la inseguridad será uno de los grandes pendientes que también heredará a la siguiente administración.

 

Continue Reading

Con voz propia

Militarización, terrorismo y el uso politiquero de la desgracia

Published

on

By

Militarización, terrorismo y el uso politiquero de la desgracia

 

TRAS BAMBALINAS

Por Jorge Octavio Ochoa

Politiquería. Es la palabra que resume la actitud de López Obrador ante la grave crisis que vive ya, en todos los órdenes, el país.

Su anuncio de dejar al Ejército y la Marina en las calles, más que una bofetada, es una traición al “pueblo bueno”, a sus principios ideológicos, a su palabra, a la Constitución y, por ende, a la patria.

El pretexto de la militarización, será este ambiente de terror que viven varios estados de la república.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pisotea la Constitución, pulveriza la división de Poderes y se brinca grotescamente al Congreso, para apuntalar una decisión que ni siquiera llega a decreto.

Para leer más del autor: ¡Menos días, presidente AMLO!

 

A partir del 15 de septiembre, anunciará el traslado de todas las responsabilidades de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa. Sin embargo, la pregunta sigue siendo la misma:

¿Por cuál fuero va a ser regulada la actuación de la Guardia Nacional, el civil o el militar? Esos uniformados de gris, que usted ve pasar por las calles ahora con tanta profusión, serán los encargados de resguardar el orden y la paz pública.

¿Qué pasará si hay un abuso o un exceso en el uso de la fuerza contra civiles? ¿El caso será ventilado en una corte militar, ya muy lejos de los juzgados del fuero común, o cómo va a ser el asunto?

Pueden darse violaciones a los derechos humanos. La pregunta viene al caso porque, aunque no nos guste a la mayoría, la militarización es casi un hecho ante una Suprema Corte convertida en un muro de lamentos.

AMLO no ha aclarado este punto. Evadió la pregunta el pasado miércoles y hasta la fecha guarda silencio al respecto. ¿Bajo qué fuero serán regidas las acciones de la Guardia Nacional?

Te puede interesar: Patrioterismo, el último recurso de AMLO; una mentira más y ya

 

Una cosa es la popularidad y otra la eficacia. Las encuestas no corresponden, ni de lejos, a la calificación que tiene la 4T en materias como: Seguridad Pública, Seguridad Nacional, Salud, Educación, Economía, Comunicaciones, etc, etc, etc.

El país ya se encuentra en la mira de los principales organismos internacionales no sólo por el caos interno que se vive, sino por las políticas que pretende aplicar el gobierno federal, como es el caso de la militarización.

¿Un traidor en Palacio? 

Lo más grave aquí, insistimos, es que el mandatario ha abjurado y literalmente nos ha traicionado. Su primer acto jurídico al asumir la Presidencia fue: jurar “guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes que de ella emanen”. Hoy, abiertamente ha violado ese juramento.

Como aspirante presidencial nos dijo: “Si por mí fuera, yo desaparecería al Ejército y lo convertía en Guardia Nacional. Declararía que México es un país pacifista…”. Incluso declaró que “el Ejército y la Marina se convertirían en Guardia Nacional para garantizar a los mexicanos su seguridad”.

 

En entrevistas expresó: “No se resuelve nada con el uso del Ejército, de la Marina”; “no necesitamos un Ejército para la defensa”; “nosotros no vamos a apagar el fuego con el fuego”.

Fue más allá. Al principio de su sexenio prometió: “Vamos a enfrentar el problema de la inseguridad y la violencia atendiendo las causas”.

Hace 12 años, con rostro de buen hombre, ante reporteros o en mítines públicos gritoneaba: “No podemos nosotros aceptar un gobierno militarista. Que no se utilice el Ejército para suplir las incapacidades de los gobiernos civiles”. “Que regresen los soldados a los cuarteles. Se tiene que profesionalizar a las policías”.

Hace 10 años lo reiteró: “tenemos que ir sacando al Ejército de las calles”. Pero en 2020, dos años después de asumir el poder, su discurso cambió radicalmente: “Aunque me critiquen de que quiero militarizar al país, voy a seguir insistiendo en que nos deben de ayudar (sic) las fuerzas armadas en tareas de seguridad pública”.

No me vengan con que la constitución  

Este año, sin haberse discutido en el Congreso la reforma constitucional respectiva, anuncia el decretazo: “Les adelanto que la Guardia Nacional pasa, completa, a la Secretaría de la Defensa”. Esto lo confirmará el 16 de septiembre, durante el desfile militar.

Es una abierta amenaza, para lucir los tanques y aviones, e intimidar a todo aquel que se quiera oponer. De hacerlo, López Obrador habrá consumado la traición a la patria. No sólo habrá cometido perjurio. Habrá traicionado el legado juarista al que él se había sometido cuando decía:

“El presidente Juárez sabía que no podíamos apostar a una república militar, sino a una república civilista…”

Como opositor, cuando Peña Nieto intentaba promulgar una Ley de Seguridad Interior, decía que cuando se habla del gabinete de seguridad, los gobiernos “de antes” sólo pensaban en que estuvieran ahí el secretario de la Defensa, el de Marina, de Gobernación, Seguridad Pública, el Procurador”.

Daba lecciones de política, moral y buen gobierno, al precisar que en el gabinete de Seguridad deberían estar los secretarios de Desarrollo Económico, Educación, Salud… Pero ya en el poder, nada de esto se cumplió. López Obrador mintió y están las evidencias a flor de piel.

En plena pandemia, como señalamos la semana pasada, hubo un subejercicio de 25 mil millones de pesos en materia de Educación y también un criminal subejercicio en materia de salud. Sólo ha gastado el 27% de los recursos presupuestados en este rubro.

Se desplomaron dramáticamente los programas de vacunación a menores durante este régimen. No ha gastado, por ejemplo, en prevención y control de enfermedades, vigilancia epidemiológica, obesidad, salud materna, salud sexual. Todo el dinero se ha ido al AIFA, Tren Maya, Dos Bocas.

Los programas de política social, traducidos en becas y pensiones, tampoco han dado resultado. El empleo para 32 millones de jóvenes cada día es más precario y mal pagado. De los 15.5 millones de jóvenes que trabajan en México, 10.8 millones no tienen ingresos suficientes y 9.4 millones carecen de acceso a la salud y seguridad social.

Desastroso pues, el mandato del hombre que buscó tres veces la presidencia de la república y que ahora, en medio de la guerra entre cárteles del crimen organizado, admite púbicamente su patética gestión, su fracaso como estadista y su traición a los mexicanos.

Existen sospechas de que los hechos de violencia y terror fueron armados desde el propio gobierno. De lo contrario, los capos se burlaron nuevamente de él y de la Defensa.

Si te lo perdiste: T-MEC y seguridad nacional: ¿Confusión mental o esquizofrenia?

 

Otro operativo para intervenir en una reunión de narcos y detenerlos, terminó en fracaso. El “doble RR” y el “Apá”, se les fueron, se les pelaron, como dicen en el barrio. Ése es el resumen de su sexenio: armisticio para Ovidio Guzmán, e impunidad a los demás.

López Obrador arrastra hoy a sus ideólogos a un discurso dialéctico fallido; a tragarse sus palabras y enderezar alocuciones inentendibles y nada creíbles. La autoridad moral que presumían se desfondó: El camino de la 4T está lleno de abrojos. Sólo los fanáticos no lo pueden ver.

El odio del pueblo: Gracias por tomarse la foto con mi dolor 

AMLO empieza a probar, a fuego lento, el sinsabor, la amargura y el odio de un pueblo que se siente engañado, que le reprocha aquello que él mismo reprochó cuando fue candidato. Le darán la espalda tarde o temprano, tal y como ahora él lo hace.

“Gracias por tomarse la foto con nuestro dolor…” Una frase que resulta simbólica y que resume los resultados de un sexenio perdido, no sólo por las desgracias naturales e imponderables externos, sino por mentir, manipular y traicionar.

Demagogia, blasfemia, es lo que se ve en el pequeño discurso que sobre Juárez alguna vez enderezó cuando aspiraba a gobernar. Ese gabinete “social” que tanto preconizaba, hoy solo transpira soberbia e incapacidad, con una Luisa María Alcalde Luján, que dice no ser la encargada del rescate de mineros.

La misma desfachatez con que la señora Beatriz Gutiérrez Muller contestó, cuando un ciudadano le preguntó: ¿Cuándo atenderá personalmente a los padres de niños con cáncer?, a lo que la escritora contestó: «yo no soy médico, a lo mejor usted sí. Ande, ayúdelos».

Sólo falta la risotada, luego de aquella frase: “Ahí están las masacres”; y una leyenda final en la lápida: “tengan, para que aprendan”, pero no en la de los tecnócratas, sino en la de sus fans.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: