Connect with us

Europa

Líderes mundiales asisten a Glasgow para la COP26 por efectos catastróficos del cambio climático

Published

on

 

Líderes mundiales y activistas han viajado a la ciudad escocesa de Glasgow para asistir a la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, conocida como COP26, una cumbre crítica destinada a prevenir los efectos más catastróficos de la crisis del cambio climático.

El reciente Informe sobre la Brecha de Emisiones 2021 de Naciones Unidas reveló que las contribuciones y los compromisos actuales que asumieron los países para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero están lejos de ser suficientes para evitar un desastre planetario. Estas fueron las palabras expresadas por el secretario general de la ONU, António Guterres.

Secretario general António Guterres: “Existe un grave riesgo de que Glasgow no alcance su objetivo. Varios anuncios de medidas contra el cambio climático que se hicieron de forma reciente podrían dar la impresión de que el panorama es más optimista. Por desgracia, esto es una ilusión. Las actuales contribuciones determinadas a nivel nacional, los compromisos formales asumidos por los Gobiernos, todavía condenan al mundo a un calamitoso aumento de la temperatura global de 2,7 grados Celsius. […] Hay serios problemas de credibilidad. Vemos niveles peligrosos de desconfianza entre las grandes potencias, entre los miembros del G20, entre países desarrolla

dos y países en desarrollo”.

Se espera que unas 30.000 personas participen en la cumbre de dos semanas de duración, que fue aplazada por un año debido a la pandemia. Activistas contra el cambio climático se han estado congregando en Glasgow para presionar a líderes mundiales a que tomen medidas más radicales, como poner fin a los subsidios gubernamentales para la industria de los combustibles fósiles y dejar de invertir en carbón, petróleo y gas.

Lewis Coenen-Rowe: “Sabemos que todo nuestro sistema financiero en este momento está inmerso en la industria de los combustibles fósiles, y necesitamos encontrar una manera de salir de esta situación y destinar dinero a soluciones climáticas en lugar de a las causas del cambio climático”.

Información: Democracy Now!

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Europa

Inteligencia de Ucrania asegura que Putin sufrió un intento de atentado

Published

on

By

Kiev, 24 may (EFE).- El presidente ruso, Vladimir Putin, sufrió un intento de atentado poco después de ordenar la invasión de Ucrania el pasado 24 de febrero, aseguró Kyrylo Budanov, jefe de la dirección general de Inteligencia del Ministerio ucraniano de Defensa.

«Hubo un intento de asesinar a Putin… Incluso se dice que fue atacado, no hace mucho tiempo, por representantes del Cáucaso», precisó Budanov en una entrevista que publica este martes el medio ucraniano Ukrainska Pravda.

El jefe del inteligencia ucraniana indicó que se trata de «una información no pública. (Fue un) intento absolutamente fallido, pero realmente pasó… Fue hace como dos meses», pero no concreta quien podría estar detrás de la autoría de ese supuesto ataque.

«Repito, este intento no tuvo éxito. No hubo publicidad sobre este evento, pero se llevó a cabo», reiteró Budanov.

La información ofrecida por los servicios de inteligencia ucranianos, que también han señalado estos días que se estaba preparando un golpe de estado en Rusia contra Putin, no han podido ser contrastadas con una fuente independiente.

(c) Agencia EFE

Continue Reading

Europa

Tras 90 días de la invasión de Rusia, Járkov, la segunda mayor ciudad de Ucrania, intenta recuperarse

Published

on

By

Por Luis Ángel Reglero, enviado especial

Járkov (Ucrania), 24 may (EFE).- La ciudad de Járkov, la segunda mayor de Ucrania, intenta recuperarse tras noventa días de guerra, durante los que ha sido una de las más castigadas, situada cerca de la frontera con Rusia.

Este martes reabrió el Metro, por primera vez desde que comenzó la invasión rusa el pasado 24 de febrero, en una ciudad en la que reina el silencio, con poca gente por la calle, muchos negocios cerrados y donde a veces se escuchan a lo lejos explosiones procedentes del frente de guerra.

Las estaciones de metro fueron el refugio de muchos habitantes de Járkov, en cuyo área metropolitana viven unos dos millones de personas.

Ludmyla Prokopenko estuvo aquí con sus hijos y su madre, hasta que pudo regresar a su casa.

Para esta mujer de 37 años, ver el metro funcionar de nuevo es una bendición, aseguró. Cuando era posible salir, iba a su trabajo en autobús, pero los pocos que circulaban iban llenos y tardaban en llegar.

La reapertura del Metro es un signo de que poco a poco la ciudad intenta recuperar cierta normalidad, comenta.

Aunque por ahora la frecuencia será cada media hora, en vez de los dos minutos con que pasaba cada tren antes de la guerra, al menos durante dos semanas será gratis.

Luvob, una empleada del Metro, se lo comenta a cada pasajero que llega, para que no compre el billete ni use su tarjeta de varios viajes, en la estación junto al estadio del club de fútbol Metalist.

El servicio comenzó a las siete de la mañana hora local, con poca gente para lo que era habitual antes de la guerra, señala a Efe.

Pero al menos vuelve a funcionar y le hizo feliz solo el ver los días previos los trenes vacíos en viajes de prueba.

Una señal de vuelta a la normalidad

Algunas estaciones seguirán un tiempo cerradas por seguridad, en zonas de la ciudad más castigadas durante los combates y por el impacto de proyectiles rusos.

Muchos de quienes se refugiaron en el metro no pueden volver a sus viviendas destrozadas, pero fueron acogidos en hostales y otros alojamientos.

Esta trabajadora de 62 años asegura que hasta hace una semana las autoridades aún estaban buscando alojamiento para gente que seguía refugiada en el subterráneo.

Confiada en que en los próximas días vaya viniendo más gente, afirma que muchos conocidos la llaman para saber si la ciudad está tranquila y si el metro está funcionando de nuevo, porque es una buena señal de que Járkov es segura para volver.

Vira Ivanivna, una pasajera de 61 años, declara en una estación cercana, la de Metrobudvykiv, que es bueno recuperar servicios como éste, pues ayudará a que la gente regrese.

Ella tiene que ir a una oficina postal a por unos documentos y para llegar a la estación del subterráneo tuvo que tomar un taxi porque los autobuses aún no han recuperado las frecuencias habituales de antes de la guerra.

En una zona residencial a las afueras de la ciudad, donde la mayoría de los edificios tienen serios daños tras los combates, este pasado lunes aún se escuchaban explosiones a lo lejos, donde las fuerzas ucranianas intentan que los militares rusos no vuelvan a avanzar hacía Járkov.

Según el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Ucrania, los rusos intentan afianzar posiciones en zonas rurales cerca de la ciudad después de que las tropas ucranianas lograran expulsarlos de Járkov.

La segunda mayor ciudad de Ucrania intenta recuperarse tras 90 días de guerra

© Proporcionado por Agencia EFE. La segunda mayor ciudad de Ucrania intenta recuperarse tras 90 días de guerra

(c) Agencia EFE

Continue Reading

Europa

Del sótano a Suiza: el último niño de Járkov en ruinas sale de su refugio después de 87 días

Published

on

By

The Guardian en español

Por Daniel Boffey y Kostyantyn Andriyuk

El último niño de un pueblo en ruinas del noreste de Ucrania ha sido evacuado junto a su familia del sótano en el que han vivido durante los últimos tres meses gracias a la acción de un lector de The Guardian que conoció su historia por el artículo publicado en este medio.

Tymofiy Seidov, de ocho años, no quería salir de su casa subterránea en Kutuzivka, al este de Járkov, debido a los ataques rusos, pero su madre, Rita Sotnikova, y una segunda mujer que vivía en el sótano, Alla Lisnenko, de 59 años, le convencieron amablemente para que saliera.

“Cuando sacamos a Tymofiy del refugio antibombas, no dejaba de cogerme de la mano”, dice Rita. “No paraba de decirme: ‘Mamá, volvamos dentro; mamá, escondámonos; mamá, no estemos a la intemperie’”.

Kutuzivka, a 19 kilómetros al este de Járkov, la segunda ciudad de Ucrania, ha estado en la línea del frente de la guerra desde el 24 de febrero y fue recuperada por las fuerzas ucranianas hace tres semanas, con un alto precio para los que viven entre sus ruinas.

El pueblo fue bombardeado en su totalidad y de las 1.500 personas que vivían allí, sólo quedan unas 50, la mayoría de las cuales vivían junto a Tymofiy en el oscuro y polvoriento sótano donde el joven pasaba gran parte de su tiempo dibujando monstruos, tanques y recordando playas y días más felices bajo el sol.

Junto con Rita, su tía Yana, de 33 años, su abuela Lyudmyla, de 57 años, y su abuelo Mykola, de 62 años, Tymofiy se dirige ahora a la relativa seguridad del oeste de Ucrania, pero el destino final de la familia es Zúrich, en Suiza, donde más de 40.000 refugiados ucranianos han establecido su hogar desde el comienzo de la guerra.

Su futuro sigue estando lleno de incertidumbre mientras buscan reasentarse en un país extraño, sin dinero ni capacidad para hablar las lenguas locales, pero Rita dice que la familia no tuvo otra opción que huir de los combates.

“Al principio, Tymofiy no quería dejar Kutuzivka”, cuenta. “Se enfadó mucho cuando le dijimos que nos íbamos. Creo que ahora tiene miedo de viajar. Lloraba. Tenía miedo de los bombardeos cuando nos llevaron de Kutuzivka a Járkov.

“Tiene miedo de los bombardeos en toda Ucrania. Alla, como madre, y todos nosotros hablamos con él y le convencimos de que íbamos a un lugar donde no dispararían y donde todo estaría tranquilo”.

Rita dice que la salud de su hijo había empezado a decaer después de vivir durante 87 días con otras 23 personas en el sótano de 40 por cinco metros, casi en la oscuridad absoluta, bajo las ruinas de la guardería y el centro médico de dos plantas.

“Un médico examinó a Tymofiy y le diagnosticó una alergia al polvo del sótano”, señala Rita. “Este polvo de las paredes del sótano, que Tymofiy respiraba todo el tiempo, había empezado a provocar una reacción alérgica”.

La evacuación de la familia fue posible después de que un lector de The Guardian con conexiones con Ukraine Now, una organización sin ánimo de lucro, se pusiera en contacto para ofrecer ayuda logística, mientras que el ejército ucraniano aceptó proporcionar un pasaje seguro. El lector no ha querido ser identificado, pero ha dicho que espera que otros donen fondos para ayudar a Tymofiy y su familia y ha pedido un mayor esfuerzo político en Occidente para “evitar el sufrimiento de millones de personas causado por la locura de unos pocos”.

Rita cuenta que tomar la decisión de abandonar Kutuzivka había sido difícil, aunque se confirmó como la decisión correcta cuando salieron del sótano para ver la magnitud de los daños causados en su pueblo.

“Mi madre lloró todo el tiempo, todos estos días cuando estábamos haciendo las maletas lloraba. Lloró todo el camino desde Kutuzivka hasta la estación de tren de Járkov. Cuando empezamos a salir de Kutuzivka vimos cómo nuestro pueblo estaba destruido. Vimos que Kutuzivka estaba en ruinas”, dice Rita.

“Era la primera vez que veíamos nuestro pueblo porque todos estos días hemos estado constantemente en el sótano. Y cuando salimos y vimos la magnitud de la destrucción, se me hizo un nudo en la garganta de dolor y tristeza. Habíamos vivido en nuestro pacífico pueblo durante mucho tiempo y en un momento ha sido destruido. Ha sido muy doloroso para nosotros verlo”, cuenta.

“Mis padres no querían irse. No querían dejar su hogar. Pero les convencí porque no sabemos qué pasará mañana. Tenemos miedo de que mañana la guerra vuelva a nuestro pueblo. Les dije a mis padres que era seguro. No vamos a estar constantemente bajo el fuego y teníamos que irnos”, añade.

Rita dice que espera en el futuro ayudar a otros a escapar, y que nunca olvidará la ayuda que le prestaron los lectores de The Guardian. “Si pudiera, también ayudaría a la gente: los llevaría a lugares seguros, les ayudaría a establecerse”, asegura. “Después de vivir todo este horror en Kutuzivka, me di cuenta de lo importante que es la evacuación de la gente de lugares peligrosos”.

***

Traducido por Javier Biosca

Fuente: eldiario.es

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: