Connect with us

Con voz propia

Las cárceles de López Obrador y el adiós a Gertz Manero

Published

on

 

Historias para armar la Historia

32 mil 500 millones de razones, o del por qué ignoran el acuerdo de liberación de personas ordenada por López Obrador. Además, el adiós a Gertz Manero

Por Ramsés Ancira

No hay estadísticas confiables de cuantas personas en México se encuentran privadas de su libertad. No importa, tenemos otros datos. En 2020 se hablaba de 210 mil. Sabemos que durante la pandemia del Covid-19, el porcentaje de nuevos presos en México, creció en más de 13 mil personas, al contrario de países donde incluso los “pecados” se pagan con cárcel, como Afganistán, Turquía e Irán.

México tiene el segundo lugar con el mayor número de presos de Latinoamérica, solo superado por Brasil, lo que representa corrupción por el monto de 625 millones de pesos a la semana; 32 mil 500 millones cada año. No en el Calderonato, no en el Peñato, sino en la hasta ahora fallida Cuarta Transformación propuesta por López Obrador.

Si a los 210 mil presos de 2020, le agregamos los 13 mil que ingresaron a la cárcel durante la pandemia, y si a ellos les agregamos, en promedio, a siete familiares directos, sumamos una República de Presos integrada por un millón 784 mil personas.

Durante la administración de López Obrador, nadie se ha preocupado, ni siquiera para presumir los avances del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, de publicar cuantos menores infractores se encuentran privados de su libertad. La Encuesta Nacional de Adolescentes en el Sistema de Justicia Penal, se hizo aún durante el gobierno de Peña Nieto, en 2015.

Sin embargo, sí hay cifras oficiales que hablan de 5 millones de niños y adolescentes con graves problemas de consumo de alcohol. Éstas nos dan buenas pistas,

Vamos a ser condescendientes y suponer que sólo el 5 por ciento de ellos sean internos forzados de los consejos tutelares para menores. Tenemos entonces a 30 mil adolescentes en custodia y si sumamos a los 220 mil presos aquí, en México, y ahora, completamos la cifra que cierra el cuarto de millón.  La buena noticia es que, sumados adultos y menores, tenemos una población privada de la libertad integrada por “solo” 250 mil personas. Si consideramos que México tiene una población de 128 millones 900 mil personas y “sólo” el 0.19 por ciento está en la cárcel, López Obrador está en lo cierto. En su mayoría, México tiene un pueblo bueno.

Pero, lamento si tan pronto lo desengaño. Si sumamos a las 250 mil personas privadas de su libertad, sean chicos o grandes; y cada una de ellas tuviera 7 familiares que se ocupan de ellos, nuestra República de los Presos y sus familiares asciende a 2 millones de personas, esto significa que 1.55 por ciento de los mexicanos, o están presos o tienen alguna persona familiar cercana, privada de su libertad.

Basta este 1.55 por ciento de personas detenidas (sin contar a los hijos huérfanos de padre o de madre; y a los cónyuges que se quedaron en la calle gracias a que sus parejas se auto incriminaron para que no encarcelaran también a sus cónyuges, para entender que éste es un asunto que afecta la seguridad nacional.

Cuando el 28 de agosto de 2021,  el presidente López Obrador publica el acuerdo por el que se instruyen a las instituciones que en el mismo se indican, (SIC) –la concordancia entre plural y singular no ha distinguido nunca a los funcionarios de gobierno-  a realizar acciones para gestionar, ante las autoridades competentes, las solicitudes de pre liberación de personas sentenciadas, así como para identificar casos tanto de personas en prisión preventiva, como de aquellas que hayan sido víctimas de tortura, en términos de las disposiciones jurídicas aplicables, AMLO dio un paso gigantesco para México.

Pero el primer mandatario tiene un grave problema. A su gabinete, a los gobernadores de MORENA y mucho menos a los del PRI, como Alfredo del Mazo, no les da la gana cumplirlo porque perderían un negocio que asciende a 625 millones de pesos a la semana, esto es tanto como 32 mil 500 millones de pesos anuales considerando que cada año tiene 52 semanas.

Este dinero sólo representa lo que paga la gente en México por los prisioneros. Luego le platico que los principales beneficiados son los dueños de periódicos y televisoras que les concesionaron Carlos Salinas de Gortari, Vicente Fox y Felipe Calderón, éstos dos últimos gentilmente aconsejados por Genaro García Luna, hoy preso en Estados Unidos por trabajar con los cárteles de la droga.

Pero vamos al principio: ¿De dónde sale esa cantidad tan conservadora? ¿Estamos hablando de una extorsión de 10 mil pesos mensuales, pero sólo promediamos lo que le quitan a los que menos tienen? Otros pagan entre 20 mil y 50 mil pesos al mes para poder sobrevivir en la cárcel. ¿Incluso la cifra negra podría llegar al billón de pesos mensuales?

Los presos tienen derecho a visita por lo menos una vez por semana.  Cuando madres, hijos y hermanos llegan a las puertas de la prisión, los custodios, de acuerdo al estado de humor en el que se encuentren, le van a pedir a cada familiar que se quite la ropa deportiva que emplea para ir a la cárcel, simplemente porque es más cómodo llevar unos pants, para no tener que despojarse del cinturón y otras prendas que suenan en los detectores de metales. Estos conjuntos deportivos son ropas prohibidas, les obligan a vestir pantalones convencionales. La renta por cada blusa o pantalón, sin previa desinfección, por las dudas, o por las certezas del Covid, es de 15 a 30 pesos.

Pero resulta que la señora le lleva al marido un pollo empanizado. No entra ¿qué tal que lo enharinaron con cocaína o polvo de cannabis? Claro que, en el Reclusorio Oriente, o en el Norte se puede comprar a muy bajo precio estas sustancias, pero sólo a los “concesionarios autorizados”. Así que al que quiera comer crujipollo o “la receta secreta del coronel Sanders” le van a cobrar, si el custodio está de buen humor, 50 pesos.

Luego, otro preso de los que controlan los custodios, va a llegar a avisarle al detenido que “tiene visita”, lo que representa una propina de al menos 15 pesos.

¿Pero, cómo le va a hacer el detenido para comer? Ni modo que en el duro cemento. ¡No hay problema! por módicos 15 pesitos le proporcionarán una cobija para que la ponga en el suelo y de esta manera aísle las posaderas del pavimento ardiente, o frío, según la época del año.

Pero; ¿comer en el suelo? El pollo se come con las manos. Esa mañana los presos que no pudieron pagar por el servicio de excusado, tuvieron que hacer del cuerpo en las atarjeas del patio. Los más pobres no pueden darse el lujo de papel higiénico, así que andan esparciendo Escherichia coli donde se sienten o caminen.

¡Pero hombre! No hay que ser delicados, la mayoría de estos animalitos casi no provocan enfermedades graves. Por los pasillos y los patios de las cárceles siempre hay un preso, buen muchacho, con un mandil con el emblema de la Cruz Roja, que les ofrece una pastilla de loperamida por unos 40 pesos, “el mejor remedio para la diarrea que te va a dar”. Si usted piensa que ése es el precio de dos cajas y que las cobran como si estuviera en los Hospitales Ángeles, de Olegario Vázquez Aldir, por supuesto que no, es por mera casualidad.

Mejor, para prevenir esa diarrea, en los penales de la Ciudad de México le ofrecen un combo de alquiler que contiene una mesa de plástico y cuatro sillas por la módica cantidad de 100 pesos para que disfrute de sus alimentos en compañía de sus seres queridos. ¿No quiso cargar con el refresco? En la súper tienda de cada reclusorio podrá adquirir su coquita de lata, edición especial, por la mínima cantidad de 30 pesos. Pero, espere… ¿tiene que llamar a su abogado? En la misma tiendita, aunque sea a precio de narco tiendita, le venden tarjetas marcadas por Telcel con una cantidad de 100 pesos, pero por las que tendrá que pagar 130) además de darle una propina de 10 pesos, a otro preso, para que se encargue de ofrecerle privacidad en su conversación. De todas maneras, el director del reclusorio recibirá una copia fiel de su charla con el defensor. Si acaso alguien se enterara de que ya va a salir libre, pronto recibirá una oferta para que le sea más rápido librar las seis esclusas que en promedio tiene cada cárcel, para que el trámite sea más rápido, claro, previo pago de por lo menos 200 pesos. El precio no incluye olvidos por no saberse el número de su expediente. En ese caso, recibirá una cachetada cada vez que lo interroguen, en cada una de las esclusas.

Pero eso ya si tiene mucha suerte de salir.

Mientras tanto el preso, si tiene la suerte de ser del sexo masculino, cuando reciba la visita familiar, le susurrará a la esposa que “ya tiene muchas ganas”, y que ya se apalabró con el custodio para que le dejen una celda durante 20 minutos para celebrar el coloquio al que se refirió Salomón en el Cantar de los Cantares. Por lo que procure -dirá a su pareja el preso químicamente inhibido de deseos sexuales- que la próxima vez se acuerde de traer unos mil pesos adicionales. Claro, en el rancho, que es como llaman a la comida en las prisiones, vienen disueltas algunas sales para quitarles a los detenidos “el entusiasmo”.

Las habitaciones para la visita conyugal no están disponibles. Hay reservaciones hasta el año 2025, o antes, claro, siempre y cuando pueda pagar a cambio el equivalente a dos boletos de avión a Acapulco.

Las mujeres no tienen los mismos derechos de los hombres en esta igualitaria Cuarta Transformación. Para ellas es casi imposible la visita conyugal y además tienen un alto riesgo de ser violadas por custodias, otras presas, o custodios.

La visita termina, el recluso regresa a su celda preguntándose cuándo va el juez a tomar en cuenta el protocolo de Estambul que le practicó la Comisión de Derechos Humanos del entonces Distrito Federal. Lo tuvieron un mes aislado en la fiscalía Antisecuestro, mientras se le deshinchaban los labios y los ojos perdían el color rojo adquirido a consecuencia de los shocks eléctricos, los ahogamientos o el llanto que le provocaron al decirle que, si no cooperaba, le harían lo mismo a su esposa, a su madre o, peor aún, a su hija de 12 años.

Está muy emocionado, necesita relajarse. Hay presos a los que les dan permiso para estar fuera de las jaulas desde las 6 de la mañana hasta las 5 de la tarde. A uno de ellos le entrega 20 pesos a través de los barrotes. Luego, le pide un cigarro de mariguana y el papelito donde viene el número de cuenta de Banco Azteca y el nombre de la persona a cuyo nombre hay que depositar.

Por lo menos tres veces a la semana se cambia el número de cuenta. Nuestro nada imaginario personaje, recordemos que representa a 250 mil personas que esta noche pernoctarán en Centros Federales o estatales de reclusión, pide un teléfono celular para tomarle una foto a la ficha. Por ese servicio de WhatsApp, le cobran de 5 a 10 pesos por imagen.

Al día siguiente su madre le depositará mil pesos a esa cuenta, lo que le servirá para comprar una pasta de dientes, un carrujo de mariguana para lograr conciliar el sueño las próximas seis noches y poder bañarse con una cubeta de agua calentada por dos cables eléctricos pelados, este servicio también es barato, unos 10 pesos e incluye vigilancia para no ser violado.

De los mil pesos, le van a entregar 850, el resto es por el “servicio de banco”. Además, para que no se preocupe de estar cuidando el dinero en la celda, se lo distribuirán en cómodos pagos de 120 pesos diarios,

Esta semana habrían logrado darle en mano otros 500 pesos. Pronto se acerca otro preso para pedirle los 50 pesos, “para el comandante”, que amablemente le permitió ver a sus familiares. Claro, esto no incluye ni el paracetamol, ni los refrescos ni la loperamida para evitar la diarrea. Más tarde pagará 300 pesos. Esto le garantiza el alquiler de la raída cobija que le permitirá aguantar el frío. Por ahora ya tiene pagados los 1,500 pesos semanales que le dan derecho a una litera, y los 300 para que le permitan escuchar un radio de bolsillo. Si tiene teléfono inteligente dentro de la celda, el alquiler vale alrededor de 10 mil al mes.

Empieza el coro de tos que se prolongará desde las 6 de la tarde hasta las 10 de la mañana. A algunos les da carraspeo por el tabaco o el “churro”, a otros tos nerviosa, y muchos cientos más expectoran, simplemente porque están enfermos y no pueden pagar el derecho de atravesar todo  el reclusorio para donde se encuentran los consultorios médicos.

Esta semana, sin embargo, le salió barato, solo pagó 2 mil 500 pesos, menos del promedio de los otros 249 mil 999 colegas de infortunio. Ese día de visita en el Reclusorio Oriente se juntaron sólo 4 millones de pesos, si se suman tres visitas a la semana, son 64 millones al mes. Concedamos que en un solo reclusorio se juntan 64 millones, pero si se suman los de todas las cárceles del país, 91 oficiales, sin contar casas de seguridad y prisiones clandestinas, la cifra podría alcanzar, muy difícil saberlo con seguridad, unos 5 mil millones de pesos.

Cinco mil millones al mes multiplicados por 12, son tantos como 60 mil millones de pesos. Esto le puede dar idea de lo que le cuesta al gobierno de la República ese dinero, que bien podría invertirse en escuelas, parques y deportivos, que seguramente harían decrecer la cifra de delitos. Está comprobado, aunque ahora no hay espacio para desarrollar la información, que mientras menor sea el nivel educativo de las personas, más posibilidades tienen de ser encarceladas.

Bitácoras suplementarias:

¿Quién se beneficia?

Una cadena posible es la siguiente: El custodio le entrega la mayor parte a uno de los subdirectores del penal, este a su vez le reporta al Secretario de Seguridad Pública, quien se lo entrega al secretario de gobierno, que a su ve usará el dinero para garantizar el retiro de su gobernador, o en su caso la campaña al senado, la cámara de diputados, o incluso a la presidencia de la República. El dinero, es evidente, no lo fiscalizan los Institutos Electorales.

Ahora bien, el negocio de la Seguridad Pública tiene otros ingresos, por ejemplo, en Ciudad Juárez, una lámpara para el alumbrado público que se puede conseguir en Home Mart por 400, aparece en mil 200 pesos en los oficios de “Transparencia”. A 400 policías municipales se les cobran alrededor de 300 pesos diarios por el derecho a salir a trabajar, 120 mil pesos diarios; 3 millones 600 mil pesos al mes, alrededor de 50 millones de pesos al año. Calcule ahora que en México hay 130 mil policías municipales, si a cada uno lo extorsionan con esos 200 pesos diarios, son 26 millones de pesos diarios. Nueve mil 490 millones de pesos anuales

Domingo 7 de noviembre: Bodas de Sangre políticas

El ex titular de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto Castillo, logró lo que no se puede hacer en ningún país del mundo, porque representaría una violación a los derechos civiles. Nadie en México puede abrir una cuenta de ahorro, sin un sistema de identificación biométrica. Así se previenen las identidades falsas y el lavado de dinero.

Al dueño de El Universal se le ocurrió rentar un avión para ir a Antigua, Guatemala para acudir a la boda de Santiago Nieto. Cualquier persona habría comprado tarjetas de regalo de Liverpool o Palacio de Hierro, pero él dispuso regalar sobres con varios miles de dólares.

Nieto no se podía casar en México, porque a donde lo hiciera le hubieran llevado huestes patrocinadas por Mario Delgado para aguarle la fiesta, no en balde estaba en la quinteta de posibles presidenciables.

El flamante matrimonio, integrado por personas con posgrados en Derecho se libró de los acosadores. Mientras se celebraba la fiesta, Mario Delgado ingresaba con una cachucha que ocultaba su rostro, a una zona del Autódromo Hermanos Rodríguez. El precio de ingreso a esa zona superaba los 5 mil dólares.

Por andar de dispendioso, a Santiago Nieto le hicieron renunciar. Mientras tanto Mario Delgado negocia con empresarios de Oaxaca e Hidalgo para ver “con cuanto se van a poner” para patrocinar la empresa estilo Nxivm que celebrará las encuestas que decidirán quienes compiten para cargos de gobernador

PERO MUCHA ATENCIÓN: López Obrador ya no puede seguir haciendo el ridículo diciendo que confía en Gertz Manero. ¿Cómo puede hacerlo con el policía que era la metralleta más rápida de la Hermandad? ¿Con el tipo al que le grabaron conversaciones donde amenaza a su familia política si no le entregan obras de arte valuadas en millones de pesos; ¿y luego encarcela a su sobrina, la mujer más vieja en Santa Martha Acatitla, acusada de un homicidio que no cometió? ¿Confianza en el único funcionario público hasta ahora acusado de tener cuentas en paraísos fiscales? No tantas como su amigo Marcial Maciel Degollado que depositó medio billón de pesos, pero sí suficientes para preguntarse de dónde sacó Gertz ocho millones de dólares y llevarlos a las Islas Caimán.

Santiago Nieto era la carta bajo la manga de López Obrador. Un hombre honesto a pesar de los lastres que pudiera representarle la familia de su actual esposa. El presidente no tiene más cambios; todavía le falta la mitad del partido y el ex titular de la UIF era el único que podía encontrar los delitos y a los delincuentes que abundan en los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

O es Santiago, o a la Cuarta Transformación se lo lleva la trampa que le han ido cavando Mario Delgado, Yeidckol Polevnski y varios más, por sus amarres con empresarios para imponer a los candidatos en Durango, Hidalgo y Oaxaca, que son, en orden alfabético, los que se disputan el cargo en 2022.

Medios de incomunicación para pagarle a los medios de comunicación

En el principio Olegario Vázquez Aldir recibió de Martha Sahagún de Fox la concesión para operar el Centro Federal de Reclusión Social de Morelia, Michoacán, de donde la sobrina del pederasta y creador de paraísos fiscales, Marcial Maciel Degollado, es originaria. Excelsior ya no es más una cooperativa, se la regaló el matrimonio Fox a Vazquez Aldir, como en su tiempo Luis Echeverría le regaló la cadena de periódicos de Los Soles a los Vázquez Raña.

Las tiendas de los Hermanos Vázquez ya no existen, ahora es más rentable ser dueño de una cárcel. El contrato inicial con cada Reclusorio Federal es de unos siete mil millones de pesos al año, según información proporcionada por López Obrador. Además, no necesitan comprar ofertas ni pagar anuncios por televisión para poder vender, el dinero lesram llega a cambio de nada. Es más, mientras más dejen hacer y dejar pasar, más ganan. Solo tienen que cerrar los ojos a las torturas o la falta de medicinas.

Otros reclusorios están concesionados a Ricardo Salinas Pliego y a dueños de periódicos financieros.

Si usted supone que esta es la razón por la que el Secretario de Gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres, el director de la Defensoría Pública Federal, Netzaí Sandoval, o el dueño de hospitales Los Ángeles no quieren que se cumpla con el Acuerdo de Liberación de Presos ¿Quién soy yo para contradecir las conexiones mentales que les dicten las neuronas a nuestros lectores?

Yo solo le he querido dar 32 mil y tantos millones de razones por las que…

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Con voz propia

La nueva casta privilegiada de AMLO, los hijos de Morena

Published

on

By

Los hijos de políticos vinculados a Morena se encuentran en el gobierno de AMLO. Alberto Farfán destaca algunos casos

 

Por Alberto Farfán

El 7 de noviembre del año en curso el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en su conferencia matutina en Palacio Nacional acuñó la siguiente desafortunada frase, a todas luces absurda y cuestionable, aseveró que “el 90% de un buen servidor público es la honestidad. El otro 10% es que sea inteligente…” Palabras más, palabras menos, eso fue lo que dijo.

Y por supuesto que esta afirmación es un atentado contra toda lógica, ética y sentido común. Pero es más grave aún si consideramos por un momento a todas aquellas personas que, al margen de su coeficiente intelectual, por el sólo hecho de ser hijos o hijas de funcionarios, legisladores o gobernadores, cual innegable requisito, forman parte de la casta privilegiada que gobierna a millones de mexicanos en la actualidad bajo el régimen del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Para saber más del autor: Karl Marx, de la poesía y el amor

En efecto, existen decenas de hijos de altos funcionarios del partido gobernante que relajadamente ostentan cargos bastante bien remunerados por únicamente haber tenido la suerte de ser vástagos de los artífices de la llamada cuarta transformación. Emulando, en cierto sentido, el nepotismo que en su momento ejercieran con toda desfachatez los partidos que ahora forman la oposición, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Acción Nacional (PAN). ¿Pues no que no son iguales?, me pregunto.

Por ejemplo, tenemos a Argel Gómez Concheiro, cuyo cargo que desempeña es el de director general de Grandes Festivales Comunitarios en el Gobierno de la Ciudad de México (lo que sea que signifique tan rimbombante puesto). Y es hijo ni más ni menos que del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Pablo Gómez Álvarez, personaje que tiene como cónyuge a Elvira Concheiro Bórquez, quien es la que dirige la Tesorería de la Federación. Prácticamente toda la familia viviendo del erario.

Alejandro Encinas Nájera, por su parte, es el titular de la Política Laboral y Relaciones Institucionales de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). Y es hijo del subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas Rodríguez, el encargado del área de derechos humanos del gobierno federal.

Lee más: #EsClaudia, de las porras a la basura

A su vez, tenemos a Luisa María Alcalde Luján y a su hermana Bertha Alcalde Luján, la primera es secretaria del Trabajo y la segunda es directora de Operación Sanitaria en la Cofepris, ambas altas servidoras públicas son hijas de Bertha Luján Uranga, quien es la presidenta del Consejo Político Nacional de Morena.

Pero también tenemos a Jorge Alcocer Varela, el flamante titular de la Secretaría de Salud. Su vástago Jorge Adrián Alcocer Castillejos, es director general de delitos financieros en la Secretaría de Hacienda; en tanto que su hija Natasha Viviana Alcocer Castillejos, se ostenta como médica especialista en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas.

Y de parte del saltimbanqui político y/o tránsfuga Porfirio Muñoz Ledo, interfecto que ya no sé en qué partido milita dados sus aspavientos y reuniones con la derecha opositora, debemos decir que tiene un retoño de nombre Porfirio Thierry Muñoz Ledo Chevannier, quien se desarrolla como cónsul en Toronto, Canadá.

Y un par de casos de gran envergadura en términos de responsabilidad política tienen que ver con la hija del senador por Morena Félix Salgado Macedonio, Evelyn Salgado Pineda, quien es gobernadora del estado de Guerrero, sustituyendo a su progenitor cuando éste al ser candidato al mismo cargo fue cuestionado con relación a temas de carácter de violencia sexual, y debido a ello Salgado Pineda fue impuesta por la cúpula de Morena y al final logró obtener la gubernatura en juego.

El otro cargo de gran relevancia guarda relación con Pablo Daniel Taddei, quien tomará las riendas de Litio de México como director, una de las empresas emblema del gobierno de AMLO porque será la encargada de la explotación de dicho mineral en el país. Pero este joven tiene a su favor más que sus estudios en Harvard el ser hijo de Jorge Luis Taddei Bringas, el superdelegado de Sonora de Morena, ya que carece de toda experiencia práctica real en el ámbito en que se va a desempeñar y aun así el presidente lo impondrá.

Y podría continuar con el listado, pero francamente no tiene fin. Pero sí puedo añadir: pobre país.

 

Continue Reading

Con voz propia

¿Quién será culpable del estallido en México?

Published

on

By

AMLO está propiciando un estallido social, advierte Jorge Octavio Ochoa en su columna

TRAS BAMBALINAS

Por Jorge Octavio Ochoa

El presidente de la república ya decidió la ruta que tomará rumbo a los comicios del 2024: será la confrontación. Si ésta es violenta, pues hasta donde tope. Ése es el mensaje que envió el lunes 14 de noviembre, tras la serie de marchas en la CDMX y el interior del país, que revelan el hartazgo de millones de mexicanos.

A tabla rasa, López Obrador metió en la misma bolsa a los más de 600 mil que participaron en la Ciudad de México y otro cuarto de millón que participó en 50 ciudades. Los comparó con Elba Esther Gordillo, Alejandro Moreno, Roberto Madrazo, Vicente Fox, Felipe Calderón, a sabiendas de que los asistentes acudieron debido a otra convocatoria y otra convicción:

La clase media ya perdió el miedo, e incluso ya le encontró el gusto a salir a las calles a protestar. Las próximas marchas llegarán al Zócalo, azuzadas por el propio López Obrador y ahí, se podrían desatar los odios, porque la provocación está a la orden del día y el discurso sobre el “clasismo” parece haber prendido. Sólo falta una chispa.

Para leer más del autor: Repercusiones de la marcha y el juicio de la historia

Eso es lo que está en proceso ya en México. Es triste ver que lo que creímos sería la época más luminosa del país, se convirtió en la noche más negra y larga de nuestra vida. El que criticó la “guerra” declarada por Calderón a los narcos, hoy declara la guerra a las clases medias. A nosotros, los que tuvimos la osadía de participar en una marcha.

La toxicidad de las redes  

Los niveles de toxicidad en las redes sociales se han multiplicado. Los ataques de uno y otro bando se registran a todas horas. Son, según su cosmogonía: los transformadores contra los conservadores. Y el odio y la división ya están en la mesa. Las familias se han fracturado.

Hermanos, padres e hijos han tenido que “pactar” para no hablar más de esos temas en la casa. Esa es la realidad que hoy nos rompe, que en el extranjero quizá no alcanzan a ver, pero que los ciudadanos vivimos día con día, entre miradas de reproche por los que van a una u otra marcha de “la ultraderecha” o “del oficialismo”.

Ese es el México que dejará Andrés Manuel López Obrador. Ese es su gran legado. Descalificar y deshonrar. Pero desde hoy advertimos: el culpable del estallido será él. Unos y otros están dispuestos a cruzar la línea de la razón. Es evidente que él ha querido generar tormentas, para disipar el remolino de fracasos.

El rey de la opacidad  

En el 2023, el gobierno federal podrá disponer de 82 mil millones de pesos en adjudicaciones directas, para mantener así las pensiones de adultos mayores, las becas para jóvenes, Bancos o cajeros del Bienestar y una serie de obras que viven sin reglas de operación y que no resistirán las auditorías de los próximos años.

Sea como sea, para AMLO ya es cuestión de ego y de echar toda la carne al asador. Por eso, en la marcha ya se han anotado los ex trabajadores del extinto Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) que, sin cubrir los requisitos de jubilación, recibirán una pensión vitalicia que este año costará mil 458 millones de pesos.

La editora recomienda: Golpe al Estado, desde Palacio Nacional

Ese es el tamaño de las discrepancias de un régimen que está montado en la opacidad desde los tiempos de René Bejarano y Carlos Imaz con sus maletas cargadas de billetes; y siguió con Eva Cadena y el hermano incómodo, Pío, y el otro hermano, Martín Jesús. La danza de sobres, con millones para “el movimiento”, como si fuera justificación.

Más de 40 mil millones de pesos pesan sobre esa marcha del 27N, que se mueven en el Programa de Adultos Mayores. Venerables mexicanos que obviamente se sienten en deuda con el gran promotor, aunque el dinero proviene de muchos de esos “otros” que participaron en la marcha del 13N.

La candidatura impresentable 

Nadie se explica el por qué, desde el fondo mismo de la impunidad, Andrés Manuel López Obrador lanza la candidatura del estado de México con Delfina Gómez a la cabeza, quien legalmente fue tipificada como CULPABLE del desvío de 2 millones 264 mil 612 pesos que esquilmó de los sueldos de los trabajadores en el municipio de Texcoco durante casi 3 años.

Pero ahora quiere levantar la bandera de la moralidad, con la cargada de 22 gobernadores morenistas, entre los que hay algun@s impresentables. ¡Claro que llenarán el Zócalo! ¡Claro que el Paseo de la Reforma estará abarrotado! Son leales, nada los desmerece ni deslegitima. Estarán porque quieren y porque creen.

Como tampoco deslegitima a los que estuvieron el domingo 13 de noviembre. Porque las evidencias siguen ahí: nada ha dicho AMLO sobre su ex jefa de ayudantes en Palacio, Almendra Lorena Ortiz Genis, que como encargada de compras concedió la adquisición de equipos de radiografía, endoscopia, tomografía y mastografía a empresas fantasma.

Los propios ideólogos de López Obrador admiten públicamente, que el mandatario quiere alimentar la polarización “para que su movimiento no se adormezca ni burocratice”. Lo dice Hernán Gómez, quien incluso califica de “descuidada” la iniciativa de reforma electoral que presentó el gobierno.

 

En suma, el hecho es que el presidente de México ha decidido tomar un derrotero sumamente arriesgado porque su partido se desmorona, no acaba de consolidarse, no tiene formación ideológica, ni convicción. La del 27N será una marcha por la lucha del Poder por el Poder.

Una de dos: o el presidente y su partido no entendieron, o quizá les llegó ya muy claro el mensaje de hartazgo de millones de mexicanos que están cansados de los insultos y los regaños por el sólo hecho de querer vivir sin penurias por el creciente pago de impuestos y por el miedo de que sus hijas e hijos sean violadas o secuestrados.

Una mala señal para el mandatario fue el desangelado desfile de este 20 de noviembre, que pasó desapercibido, casi olvidado, para millones de connacionales que prefirieron sumirse en la magia de un mundial de futbol sumamente cuestionado por celebrarse en un país que, si algo no tiene, son libertades.

El discurso de las dos caras de AMLO

En su discurso, López Obrador defendió a las Fuerzas Armadas, luego de que en el 2017 había prometido regresarlas a sus cuarteles. A contracorriente de aquella campaña de desprestigio, con pancartas guindas con la leyenda “No a la Militarización” ahora dijo que existe “una convivencia estrecha y fraterna entre el pueblo uniformado y el pueblo civil”.

Como candidato, esgrimió el argumento de la represión y la amenaza de los gobiernos conservadores que buscaban apuntalarse en la militarización. Hoy afirma que los militares “son excepcionales” y se han convertido en “pilares fundamentales del estado de Derecho democrático y social”. Las dos caras de su discurso y de su estrategia política.

En el Zócalo de la Ciudad de México, aseguró que con sus reformas, aprobadas por el Congreso mexicano, las Fuerzas Armadas continuarán apoyando en labores de seguridad pública hasta 2028, mientras la Guardia Nacional se termina de consolidar bajo la instrucción militar del Ejército mexicano.

Lo que era malo antes, es bueno ahora. “Estoy seguro de que seguiremos contando con Fuerzas Armadas para defender nuestra soberanía e integridad territorial, y al mismo tiempo, serán garantes de la seguridad pública como cuerpos de paz y de progreso”, dijo López Obrador.

Lee más: El 4º infor-mito de López Obrador, la columna de Jorge Octavio Ochoa

Para la próxima semana, tiene programado emitir un nuevo discurso, arropado en una marcha que, a diferencia de las de antes, estará enmarcada por los contingentes de 22 estados de la república, debidamente “comisionados” por sus gobiernos locales. Trabajadores y burócratas se darán cita.

Está en marcha, pues, un gran operativo de Estado, que va más allá de la simple reestructuración del INE. Busca el achicamiento del adversario, crear a como dé lugar un nuevo sistema basado en un nuevo partido y nuevos correligionarios. El estallido social está en ciernes. El principal incitador será Andrés Manuel López Obrador.

El mensaje a sus fieles es claro: “No sólo votes por el presidente o por la presidenta si quieres que haya una transformación o se mantenga la transformación. Apóyale también votando por los candidatos al Congreso, porque si no, lo van a ningunear”. Hoy recuerda a los suyos que requieren una mayoría aplastante.

Así, montado a pelo en el abuso y la ilegalidad, López Obrador dice cínicamente no recordar lo que dijo, como tampoco se acuerda que, en 2017, él encabezó todo un movimiento contra lo que llamó la militarización. Ahora que naufragan sus proyectos, pretende seguir viendo la cara de idiota a los mexicanos. Pues ya veremos.

 

Continue Reading

Con voz propia

Prisión digital: pizca de libertad

Published

on

By

La prisión digital para los migrantes indocumentados en EU es sólo una pizca de libertad, escribe Kau Sirenio

 

Ante el incremento de migrantes en Estados Unidos, el gobierno de Biden solicitó 527 millones de dólares para financiar la prisión digital contra 200 mil inmigrantes

Por Kau Sirenio

El pasado mes de mayo, organizaciones comunitarias que trabajan con la comunidad migrantes en Estados Unidos publicaron el informe Rastreo y Captura: Experiencias de las prisiones digitales de ICEque recoge las experiencias de los migrantes vigilados por grilletes de tobillo, y el sistema de reconocimiento facial a través de la aplicación de SmartLink.

El programa de seguimiento electrónico, conocido como el Programa de Supervisión Intensiva (ISAP), por sus siglas en inglés, mantiene bajo vigilancia constante a más de 227 mil inmigrantes. Al principio de abril de este año, la cifra de personas que tenían este programa incrementó al doble con la llegada de Joe Biden a la presidencia de Estados Unidos.

“Por el mero hecho de descargar SmartLink y aceptar todos los términos de uso, sentí que estaba dándoles permiso para acceder a todo lo que había en mi teléfono. A pesar de que me habían quitado los grilletes, todavía tenía la sensación de que me observaban, porque básicamente es eso lo que hacen […] No le deseo esto a ningún conocido ni desconocido, porque todos tenemos derecho a ser libres”, narra RC en el informe.

Para leer más del autor: “México debe acabar con el desafío estructural de la desaparición forzada”: CIDH

De acuerdo con el informe de las organizaciones de derechos humanos de los migrantes Alternativas a la detención (ATD), por sus siglas en inglés, el programa de seguimiento electrónico ocasiona daño psicológico a los usuarios por el monitoreo electrónico y la vigilancia constante del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), por sus siglas en inglés.

“El ISAP se presenta como una alternativa al irreparable e inhumano sistema de detenciones de ICE, lo cierto es que no es una alternativa”.

Se lee en el documento de las organizations comunitarias que participaron en la investigación: Community Justice Exchange, la Oficina Africana de Inmigración y Asuntos Sociales (ABISA), Boston Immigration Justice and Accountability Network (BIJAN), Detention Watch Network, Envision Freedom Fund, Freedom for Immigrants, Georgia Latino Alliance for Human Rights (GLAHR), Just Futures Law, La Resistencia, Long Beach Immigrant Rights Coalition (LBIRC), Mijente, Organized Communities Against Deportations (OCAD) y Youth Justice Coalition.

“Puedes caminar, ver personas, incluso quizás entretenerte. Pero es otra forma de encarcelación, porque con esto tu mente nunca está realmente en paz. Se vive con un temor constante en el estómago, se siente vergüenza […] Es un enorme peso”, dice Hassane.

La memoria hace énfasis en las consecuencias que puede traer la vigilancia electrónica de ICE a las personas que usan el grillete o la aplicación móvil SmartLink en especial a las comunidades de inmigrantes. El documento plantea la necesidad de legislar para cambiar la forma de cómo abordar la inmigración. “A pesar de que ICE afirma lo contrario, las prisiones digitales inhiben físicamente y perjudican la salud y el bienestar”.

Lee más: Defensa del INE une a opositores de López Obrador

El ICE busca ejercer control más sofisticado sobre los migrantes, para conseguirlo aumentó toda tipo de detención. En 2004, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), por sus siglas en inglés, firmó un contrato para ejecutar el ISAP con B.I. Incorporated, una empresa de tecnología carcelaria que diseñó y vendió dispositivos para rastrear ganado, y subsidiaria de GEO Group. Ambas empresas operan las prisiones privadas en todo el mundo.

“ICE rastrea mi ubicación las 24 horas del día a través de SmartLink. Si la ubicación se apaga, el programa se desconfigura. Es estresante porque uno solo tiene cinco intentos para enviarles una fotografía, pero a veces los cinco intentos fallan. En otras aplicaciones, puedo eliminar el permiso para que usen mi ubicación, y listo […] Esto no es justo. La supervisión no es justa. La detención no es justa” expone D. F.

Mientras que B.I. Incorporated es la única contratista del programa, eso le permitió cobrar miles de millones de dólares por la venta de dispositivos electrónicos carcelarios de inmigrantes y personas sujetas a sistemas penitenciarios.  En los últimos años, ICE compra tecnología de B.I. como grilletes de tobillo, un sistema de reconocimiento facial a través de la aplicación de SmartLink.

 

“El grillete parece que pesa dos kilos. Me provoca dos tipos de dolores. Uno es cuando camino, siento dolor en los huesos que me rompí una vez cuando jugaba fútbol. El segundo dolor es un dolor de cabeza constante, muy raro. […] Para mí es una forma de manipulación. Quieren hacerme parecer la peor persona posible, están tratando de hacer que me rinda, que regrese” explica Samuel en el documento.

El programa carcelario de ICE se usa para la detención de migrantes indocumentados. “La tecnología de verificación de voz, es un sistema de visitas a la oficina, visitas al hogar, restricciones de viaje y confinamiento en casa para detener a inmigrantes en prisiones digitales” revelan los defensores de derechos humanos.

Desde su adquisición, la aplicación móvil SmartLink es la herramienta tecnológica de vigilancia preferida de ICE. De 2019 a abril de 2022, las personas bajo el control de SmartLink en el ISAP pasaron de 12 por ciento a 76 por ciento. Mientras que las oficinas locales de ICE, como las de Baltimore, Dallas, Nueva York y Phoenix, creció a casi 1000 por ciento la cantidad de personas bajo el control de SmartLink solo en el último año.

Ante el incremento de migrantes en Estados Unidos, el gobierno de Biden solicitó $527 millones de dólares para el ejercicio fiscal 2023, el plan es financiar el programa recrudecer la prisión digital para  200 mil inmigrantes. A finales de marzo de 2022, el ICE ingresó al programa a 200,000 personas. Para finales del año podrían alcanzar  400,000 indocumentados SmartLink.

“Ahora lo supervisan en la aplicación de SmartLink, y no hablamos por temor a que algún día pueda haber represalias. Esta vigilancia es pura discriminación […] A los funcionarios electos que otorgan miles de millones a estas empresas de vigilancia: francamente nos están humillando como seres humanos. Pónganse en nuestros zapatos, no vinimos a hacerle daño a nadie” reclama M.O.

No te pierdas: Requisitos de inmobiliarias hacen inhabitable la Ciudad de México para indígenas y trabajadores

El informe recoge testimonio de 11 personas que narran cómo las prisiones digitales les cambiaron la vida, en las historias aparecen mexicanos, haitianos, ganeses, hondureños y sudafricanos. Las historias que recogieron las organizaciones de derechos humanos en Estados Unidos sirven para entender cómo es la vida de un migrante indocumentado bajo proceso de deportación.

Sin embargo, en México el Estado mexicano poco hace para cambiar esta narrativa con los migrantes de los países centroamericanos, así como Colombia, Venezuela y Ecuador. Le corresponde a los legisladores legislar leyes más amigables con los migrantes que cruzan en nuestro país, para que podamos reclamar trato digno a connacionales.

Fuente: Pie de Página

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: