Connect with us

Con voz propia

¡Larga vida a Edward Snowden!

Edward Snowden ha demostrado que su acto de valentía de denunciar espionaje masivo responde al interés público en apego a la 1a Enmienda de la Constitución de EEUU

Published

on

photo-edward-snowden

Manifestantes en el consulado de EEUU en Hong Kong sostienen una foto de Snowden en apoyo a su vida y su libertad. Foto: Ibtimes.com

Antonio Hermosa Andújar

Cuando el imperio, en campaña siempre en cuanto imperio aunque no esté en guerra, ha sufrido una derrota sin que haya habido un solo disparo ni caído una sola víctima; cuando de la política imperial ha emergido la montaña oculta del iceberg y convertido todas las promesas de libertad en obscena ideología; cuando, en consecuencia, la fuerza lo ha igualado a cualquier otra fuerza que necesita crecer para mantenerse y los restos de su prestigio se han derretido como cera y hieden como estiércol; cuando todo eso y más ocurre, la alquimia se llama Edward Snowden.

Cuando Edward Snowden, el joven informático que trabajaba para la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA, en su sigla en inglés), decidió violar el secretismo de su juramento y poner bajo el foco de la publicidad un buen número de documentos, había medido con exactitud las repercusiones de su acción heroica entre los diversos actores concernidos y la avalancha de críticas, descalificaciones, amenazas y peligros que le sobrevendrían, y no sólo por parte de su voraz patrón, sino también por todos aquellos esclavos apresados en el círculo de la maldición tocquevilliana, según la cual quienes buscan en la libertad algo distinto de la misma han nacido para servir.

Lo hizo sin embargo con la conciencia bien tranquila, pues como ha proclamado reiteradamente desde entonces el material amparado por ese secreto era en sí un atentado contra la Constitución, a la que había jurado una lealtad que aún hoy blasona profesar; lealtad, añádase, extensiva a su país, pues ha resistido las tentaciones de China y Rusia de adquirir los documentos que llevó consigo en su huida y continúa considerándose a todos los efectos ciudadano del mismo: aunque, eso sí, en su Carta abierta al pueblo de Brasil, publicada el día 17 de este mes por el diario Folha de Sao Paulo, se dice dispuesto a permanecer apátrida –lo es ya, desde el momento en el que su gobierno le retiró su pasaporte- a dejar morir su libertad.

La divulgación de que a partir del 11-S los gobiernos de Washington decidieron por su cuenta y riesgo convertirse en bandidos nacionales e internacionales, esto es, de que urdieran un sistema de vigilancia tanto a escala nacional como mundial que registró por centenares de miles de millones direcciones electrónicas, conversaciones de móviles y llamadas internas, en su inmensa mayoría de sujetos “sospechosos de nada”, como dice Barton Gellman en el Washington Post del 22 de diciembre; es decir, la divulgación de que cada administración estadounidense saquea arbitrariamente la vida privada -otrora tan sacra entre los valores americanos-, tanto de ciudadanos de a pie como de dirigentes legítimos o no de otros países, no sólo ha puesto en evidencia la desvergüenza de sus autores y la impunidad moral con la que su nacionalitis parece bendecir sus acciones ilegales, sino que ha arrojado nueva luz a algunos de los recovecos por los que discurren las relaciones entre países. Y no sólo eso, como se verá…

Un espía con ideales en el interior de un sistema consagrado a vigilar el mundo sin causa alguna justificable es en principio tan difícil de entender en sí mismo como ser calvinista en Sevilla o vegetariano en Extremadura, aunque todas estas cosas ocurran. De ahí que, limitándonos al primer imposible, lo primero en cruzar la mente de estos burócratas clandestinos fuera calificar al idealista de traidor, desertor o antipatriota, todo un lujo que no está al alcance de cualquiera. Sus bocas rezumaban mentiras enumerando los peligros que las filtraciones del traidor depararían a la vida de personas concretas en lo inmediato, así como al futuro de su país; y, a la vez, las mentiras rezumaban felicidad negando las filtraciones de aquél. Pero bastó poco para convertir en pirómanos a esos bomberos: que se hiciesen públicas sus confesiones en privado de que no eran tantos los daños o se verificasen los datos sobre espionaje masivo filtrados por Snowden.

Por el contrario, no se les oyó nunca pedir perdón por convertir el mundo en su cortijo particular y considerar, sin explicación alguna a nadie, que su seguridad, la de los Estados Unidos, era más importante que la santidad de la vida privada, tanto de los propios estadounidenses como de los ciudadanos del resto del mundo, o el respeto de la libertad de todos ellos. Menos aún se les oyó piar un mínimo de la verdad oculta en sus falsas denuncias, y que el propio Snowden denunciara en su carta, a saber, que no había motivos de terrorismo subyacentes a la recolección masiva de datos, es decir, que no se trataba de una cuestión de seguridad, sino que las causas eran pura y simplemente políticas, económicas y tecnológicas: “búsqueda de poder”, resume Snowden. En cambio, sí se escuchó bien alta la voz del juez Richard J. León calificar las actividades de la NSA como “casi orwellianas” y considerar la masiva recogida de datos como probablemente anticonstitucional, según ha difundido la prensa internacional.

Por otro lado, ni las acusaciones de estos patriotas de oficio, capaces de sacrificar el mundo a su patria y su patria a sus intereses personales, ni las invectivas de ciertos burócratas de la pluma, anquilosados más en sus creencias que en sus ideas, contra el ex espía se han revelado ciertas. ¿Es no ya lícito, sino lógico, llamar traidor, paranoico o narcisista a quien arriesga su trabajo, su nacionalidad, su libertad y su vida, además de la enajenación intemporal de su mundo afectivo, sin obtener beneficio material alguno; es no ya lícito, sino lógico, creer esas palabras mendaces y, en aras de la coherencia, negar el pan y la sal a las suyas, como cuando afirma, por ejemplo, que si “de algo desertó fue del gobierno por el público”?

Más aún: Snowden, como dije antes, no sólo no ha pasado o vendido información al enemigo ruso, chino o terrorista; y no sólo no ha dejado de reconocer que en lugar de cambiar a la fuerza la Agencia de Seguridad Nacional o la realidad de su país sigue en realidad trabajando para ella y sintiéndose estadounidense, y que anteponer la libertad al espionaje ilegal es la mejor forma de demostrarlo al hacer primar la Constitución sobre la renuncia atrabiliaria a los valores preconizados por la misma que están llevando a cabo los últimos gobiernos; no sólo eso, sino que, entre otras cosas, y como reconoce con ironía Richard Cohen –uno de los periodistas a los que la conducta del idealista le ha constreñido a cambiar su primitivo juicio denigratorio sobre él-, el haberse negado a vender el relato de su vida o la información de la que es portador, vale decir, el haber renunciado a hacer dinero fácil es lo más antiestadounidense llevado a cabo por el joven informático.

Y aún más: el comportamiento del idealista Snowden no es el del típico salvapatrias, a escala mundial en este caso, cuya lengua ha domesticado la verdad; no se considera ni un nuevo profeta, ni la reencarnación de otro antiguo, ni otro mesías ni un iluminado de cualquier otra ralea; simplemente afirma estar convencido de que, como se escribe en el artículo antes citado del W. Post, “una peligrosa máquina de vigilancia masiva está creciendo sin control” y de que “el coste de un debate público franco sobre los poderes de nuestro gobierno es inferior al peligro inherente al de permitir que estos poderes continúen desarrollándose en secreto”; de ahí que si hay algo de mesianismo infiltrado en dichas creencias se debe, o puede deberse, no al hecho de saberse el nuevo oráculo que todo lo ve, sino al deseo democrático de preservar la democracia frente a quienes, por seguridad, la conciben como un nuevo arco iris al que se ha dejado un único color. Y por eso hace universalmente pública la información que denuncia esta tentación totalitaria ya en acto, para devolver, siquiera sea transitoriamente, a la ciudadanía mundial el poder que le corresponde de decidir sobre sus vidas.

Conocidas son de sobra las reacciones provocadas entre algunos líderes mundiales, con su mezcla de fingida sorpresa y ostentosa cobardía, salvo pocas excepciones, como Brasil. En lo que, sin embargo, se insiste menos es en la confirmación de que el mundo de la política internacional es en realidad el sórdido de las alcantarillas descrito en las novelas de John Le Carré en lugar del de novelita rosa escenificado en sus instituciones más representativas. En el interior de ese recinto de sombras pululan reverendos personajes no precisamente venerables: un Imperio que es en sí mismo un mal absoluto y que lo seguirá siendo mientras se obstine en pervivir en cuanto tal; sujetos espiados sin o con su conocimiento, tanto en su vida profesional como privada; satélites políticos a los que la soberanía les ha quedado grande y que se mueven como peleles en sus airadas protestas de papel; la confirmación de que entre guerreros no cabe la confianza ni la lealtad, y que cuando son muy desiguales no pueden ser aliados ni, menos, amigos; el peligro de que esa situación institucional llegue a degenerar en conflictos o guerras, es decir, la certeza aparente de que la paz es un ideal que ninguna democracia puede alcanzar más allá de sus fronteras. Esa renovada mas parcial fotografía del mal a escala internacional constituye a mi entender el más grave legado de la filtración de Snowden.

Entre las consecuencias de la misma parece encontrar numerosos adherentes la idea de que es necesario controlar las actividades de la NSA y poner coto al tipo de prácticas que lleva a cabo. Y parece que entre los nuevos conversos se halla el propio presidente Obama. Tiene, pues, la ocasión de pasar a la historia por algo más que por haber sido la excusa para haber ridiculizado de nuevo al jurado de los premios Nobel por haber premiado a un cadete de la política, esto es, las ilusiones propias más que los hechos ajenos; o bien por haber sido el primer presidente negro de los EEUU y merecer ser blanco. Edward Snowden, el francotirador de la libertad incrustado en los intersticios de su secreta red de espionaje, y al que con tanta saña persigue, es precisamente el agente democrático que se la ha brindado.

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con voz propia

¿Accidentes aéreos en México? Rompecabezas para armar

Published

on

 

Historias para armar la Historia

Ramsés Ancira

Esta vez honraremos más que nunca el título de esta columna de opinión. Le vamos a contar cuatro historias, y usted decide si las piezas del rompecabezas encajan o no. Las piezas están revueltas. No tienen orden cronológico.

Primera Historia        

El pasado 8 de octubre, mi colega Guadalupe Lizárraga entrevistó a la presidenta municipal de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, quien ocupó el cargo tras ganar la elección a la cual fue postulada por la Coalición Juntos Haremos Historia, que encabezó el Partido Morena. Inició su mandato el 15 de octubre de 2018 y lo terminó el 14 de octubre de 2021. Durante este trienio fue objeto de varios ataques en medios y redes sociales, la mayoría de carácter misógino y presuntamente patrocinados por otro mandatario de Puebla, pero no de la capital, sino del estado. El gobernador Miguel Barbosa Huerta.

“El crimen por el sombrero” no es el nombre de una novela de misterio de Sherlock Holmes, aunque se parece mucho a otros títulos de Sir Arthur Conan Doyle. Éste fue real y no se trató del juego de un escritor con sus lectores para retarlos a descubrir el asesino. Cuatro personas resultaron muertas: una estudiante de Medicina, colombiana; dos de sus compañeros; y el chofer de la compañía UBER que los llevaba a casa después de asistir a un carnaval en Huejotzingo.

El nombre del caso se debe a que supuestamente Ximena, una bella colombiana, llevaba sombrero al carnaval, un sombrero azul, para más señas, que motivó el pleito con Lisset “N” de 22 años. Al final, el taxi en el que viajaban los estudiantes de Medicina fue interceptado en una carretera y, ellos,  asesinados a tiros. También mataron, para que no quedaran testigos, al conductor que ni siquiera había participado en el pleito. La joven fue la que recibió más disparos.

Antes, ella relató a su familia, a través de mensajes telefónicos, que una mujer le había quitado el sombrero. Ximena le reclamó y al final recuperó su prenda. Minutos después ocurrió la emboscada y el cuádruple crimen.

A pesar de que el homicidio múltiple ocurrió en Huejotzingo, que es un municipio conurbado al de la capital poblana, fue a su presidenta municipal a quien le pidió Barbosa “la cabeza” de la jefa de Seguridad pública. Rivera Vivanco se negó. Alegó la independencia del Municipio Libre, consagrada en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; la prohibición que tiene el gobernador para intervenir en sus asuntos; y defendió la estrategia con la que logró mejorar la confianza en la policía de Puebla de Zaragoza (No de los Ángeles, como le gustaba llamarle al PAN cuando gobernó la capital poblana).

De todas maneras, Rivera Vivanco preguntó al gobernador ¿por qué debía despedir a su jefa de Seguridad? Éste le contestó que la gente estaba muy enojada y que tenían que correrla para calmar la indignación pública.

La presidente municipal insistió en que ésa no era la manera ética con la que estaba comprometida desde que fue consejera estatal y secretaria de Diversidad Sexual del Comité Directivo Estatal del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA), partido del que fue fundadora en la entidad. Además, le dijo a Barbosa ¿Quién ocuparía ese importante cargo? El gobernador le dio el nombre de personas directamente relacionadas con el ex titular de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna, quien está bajo proceso en Estados Unidos por narcotráfico y conspiración contra ese país.

Antes de terminar la historia, hay que decir que cuando la economista Rivera Vivanco, dejó el cargo, a diferencia de sus predecesores, dejó las arcas con recursos para que la siguiente administración pagara sus compromisos.

Segunda Historia

En el penúltimo año de la presidencia de Vicente Fox Quesada murió en “accidente” por la caída de un helicóptero, quien ocupara el cargo de Seguridad Pública Federal, Ramón Martín Huerta. No se cansen lectores si entrecomillamos una y otra vez la palabra “accidente”, ya que el 21 de septiembre de 2021 la periodista Laura Sánchez Ley buscó el expediente y la Fiscalía General de la República le respondió que estaba perdido.

Casualmente, la fecha de la muerte de Martín Huerta fue el 21 de septiembre de 2005, exactamente 16 años antes. Se dirigía en helicóptero a dar posesión a los nuevos custodios del penal de seguridad del penal de Almoloya de Juárez. La explicación oficial fue que el piloto se metió a un banco de niebla; el tablero de control no le debió haber indicado que estaba volando a muy baja altura porque alguna razón debe haber existido para que no calculara su “techo de navegación” y eso lo hizo estrellarse en una zona montañosa. No se sabe de tormentas o lluvias esa mañana.

Aunque se supone que en el “accidente” murieron otras siete personas, la Policía Federal, a la que pertenecía el helicóptero, nunca dio a conocer los antecedentes de los dos pilotos, Habacuc de León y Rafael Esquivel. Tampoco se informó si tenían la capacitación suficiente para tripular el Bell 412 siniestrado.

En ese entonces el ingeniero García Luna era titular de la Agencia Federal de Inteligencia, que contaba con oficinas en la Avenida del Conscripto. En su interior albergaba despachos del FBI de Estados Unidos; la Sureté, francesa; el Mossad, israelí; y Scotland Yard, de la Gran Bretaña, entre otras.

Toda esa cooperación internacional fue insuficiente. La AFI de García Luna nunca reveló los resultados de su investigación. En 2006, Felipe Calderón lo nombró Secretario de Seguridad Pública Federal. Luis Cárdenas Palomino, quien a la fecha se encuentra preso en el penal de Almoloya, por el delito de tortura, era director general de investigación de dicha Agencia, tarea por la cual debió ser responsable de investigar el, otra vez, “accidente” en el cual murió Martín Huerta, quien, por cierto, fue sustituido en la Secretaria de Seguridad Pública por Eduardo Medina Mora, mientras culminaba el sexenio de Fox.

Tercera Historia

La muerte de Juan Camilo Mouriño, secretario de Gobernación de Felipe Calderón ocurrió el 4 de noviembre de 2008. Wikipedia nos recuerda al respecto “cuando el avión Learjet 45, matrícula XC-VMC, en el que volvía a la Ciudad de México después de una gira de trabajo en el estado de San Luis Potosí, se estrelló cerca de la intersección del Periférico y Paseo de la Reforma”.

Nunca antes ni después ha ocurrido un “accidente” de esta naturaleza sobre la capital de la república mexicana. Hubo muchas especulaciones: que el pequeño avión se acercó demasiado a una aeronave comercial, lo cual provocó que se desestabilizaran los controles; que Mouriño había ordenado a los pilotos que “le dieran chance” de tripularlo y, también, que en realidad la víctima del atentado no era él, sino el llamado “Zar Antidrogas”, José Luis Santiago Vasconcelos, quien tenía fama de incorruptible y que para más señas, había participado en reformas constitucionales de Justicia Penal. El choque del Lear jet contra un rascacielos de las Lomas de Chapultepec, a menos de 30 segundos de vuelo de la entonces residencia oficial de Los Pinos, nunca fue esclarecido.

José Luís Santiago Vasconcelos, según declaró Jesús “El Rey” Zambada ante una corte penal federal de Brooklyn, Nueva York, había sido sentenciado a muerte por el Cártel de Sinaloa, “porque no agarraba dinero”. Hay versiones de que el lugar de Vasconcelos en el avión estaba originalmente destinado a Genaro García Luna.

Cuarta Historia

El exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle fue sucedido en el cargo por su esposa Martha Érica Alonso, mientras él se desempeñaba como coordinador de la bancada de Acción Nacional en el Senado. Ella fue la primera mujer en gobernar Puebla… durante 10 días. Ambos cónyuges fallecieron tras el desplome de un helicóptero. Viajaban con ellos el capitán Roberto Cope y el primer oficial Marco Antonio Talavera. También el asistente personal del ex gobernador, Héctor Baltazar Mendoza. No hubo autopsias.

Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta se postuló como candidato a gobernador de Puebla en elecciones extraordinarias realizadas en 2018, en las que hubo abstencionismo del 70 por ciento de los electores, lo que lo convierte en el gobernador con menos apoyo en la historia reciente de la entidad.

El desplome el helicóptero Agusta A109S Grand, ocurrió el 24 de diciembre de 2018. A casi tres años de distancia, las autoridades aeronáuticas siguen sin dar una respuesta convincente sobre las causas del “accidente” en el que murieron los dos ex gobernadores de Puebla.

Son cuatro piezas. ¿Se puede armar con ellas un rompecabezas?

Bitácora Suplementaria:

El politólogo y ex dirigente estudiantil Raúl de la Rosa, escribió esta nota para el grupo Genaro Vázquez Rojas, creado para las personas que contribuyen al documental Genaro, proyecto del autor de estas líneas:

Dice de la Rosa: “Digna Ochoa y Plácido fue conocida, no amiga, pero sí conocida de tod@s l@s que andábamos en Veracruz, de los años 1990s y principios de los 2000s, en el activismo social y político. Ella era bastante conocida, fue monja, y ya retirada de sus votos eclesiásticos se dedicó de lleno a la defensa de los derechos humanos, para lo cual se licenció en Derecho. Fue encontrada muerta en su despacho de la calle de Zacatecas 31, Colonia Roma, de la Ciudad de México, el 19 de octubre de 2001, por la tarde”.

Agregamos nosotros que el caso fue cerrado como “suicidio” por el entonces Subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, Renato Sales Heredia.

El 16 de octubre de 2021, falleció Felipe Cazals, ya consagrado como uno de los mejores directores en la historia del cine mexicano. En 1978 filmó “El año de la Peste”. Una película en la que pronosticó muchas de las situaciones que se dieron en 2020, con la epidemia de Covid-19.

En 2004, Cazals filmó su último documental, aunque todavía realizó tres películas de ficción histórica más. En aquel expresaba las dudas de que en efecto la defensora de derechos humanos se hubiera suicidado. La incertidumbre está implícita en el título mismo del filme protagonizado por Vanesa Bauche. Se llama así, con todo y los puntos suspensivos, Digna… hasta el último aliento

Sirvan estas líneas In Memoriam.

Continue Reading

Con voz propia

Foro Público: Samuel García, el nuevo Peña Nieto influencer

Published

on

Foro Público

El pasado 1 de octubre Samuel García rindió protesta como gobernador de Nuevo León para los próximos seis años, después de haberse convertido en el mandatario estatal más joven la historia de esa entidad, y haber superado a los candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena)—el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador—y del Partido Revolucionario Institucional (PRI)—cuyo candidato derogó fuertes sumas de dinero para posicionarse–, debido, en gran medida, al apoyo en redes sociales que obtuvo su esposa, Mariana Rodríguez.

El senador con licencia del Movimiento Ciudadano (MC) se convirtió en el gobernador del estado con el mayor crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país y cuyo índice per cápita es el más alto de México, por lo que su triunfo inmediatamente lo coloca en la esfera de los presidenciables para el proceso electoral de 2024, como lo hizo su antecesor, Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco” en 2018 y por el cual quedó en cuarto lugar de la contienda electoral.

Sin embargo, a diferencia del Bronco, un político rancio asociado a la jerarquía priísta de Nuevo León, Samuel García ha obtenido notoriedad pública nacional por sus errados comentarios en torno a la realidad social tanto de los neoleoneses como de los mexicanos, así como su evidente visión machista contra su esposa, por lo cual se convierte en el nuevo “Golden boy” de la política mexicana como en su momento lo fue Enrique Peña Nieto.

Aunque la imagen de Peña Nieto fue fabricada por Televisa durante años y formó parte del proyecto político del Grupo Atlacomulco para permitir el regreso del PRI a la presidencia de la República, la imagen de Samuel y Mariana se está construyendo desde el ecosistema digital, donde puede tener más impacto, principalmente entre los votantes jóvenes que lo pueden observar como un político cercano a sus necesidades sin las viejas ataduras convencionales de los políticos tradicionales e incluso sus errores de dicción pueden ser un punto positivo para mostrarlo como un ser humano con yerros.

Sus posibilidades de buscar la presidencia de la República en 2024 dependerán de los resultados que entregue en Nuevo León en los próximos tres años, aunque su imagen de ignorante y elitista tendría que cambiar radicalmente del imaginario colectivo nacional que lo ha considerado más un “meme” viviente que un personaje que pueda encabezar al país.

Lo cierto es que la imagen de Samuel García ya no se puede descartar completamente y minimizar, pues esa subestimación permitió que llegara a la gubernatura de Nuevo León, y ahora buscará emular el modelo convencional de comunicación política que ha adoptado López Obrador con conferencias de prensa mañaneras y el impacto mediático de Mariana Rodríguez como una influencer destacada.
La controversial pareja paulatinamente ha cumplido sus objetivos, pues pasó de ser un personaje desconocido a uno de los senadores que incluso alcanzó el sobrenombre de “senathor” y su particular forma de dirigirse al electorado le ha permitido posicionarse como un personaje fresco, distinto a la vieja tradicional política mexicana.

Con la gubernatura de Nuevo León, no se puede descartar tampoco que Mariana Rodríguez también pretenda ser la sucesora de Samuel García y consolidar un amasiato similar al viejo régimen priísta pero bajo la modalidad digital.

Aunque las razones del triunfo de Samuel García también se deben a que sus adversarios estaban empapados completamente de actos de corrupción, lo cierto es que fue considerado por los votantes como el menos malo en la oferta electoral, por lo que aún dista mucho de posicionarse como una figura de contrapeso al presidente de México, quien en tres años no ha tenido ningún adversario político de categoría que le haga sombra a las aspiraciones de consolidar su proyecto “cuarta transformación”.

Nota aparte: En política nadie se puede descartar y la imagen de Samuel García parece refrescar la tibia bajara de presidenciables de oposición que por el momento los dados parecen favorables para el candidato del presidente, por lo que la duda se mantiene entre Claudia Sheinbaum o Marcelo Ebrard.

 

Continue Reading

Con voz propia

Entre Iberdrola y Bartlett; las agencias de noticias mexicanas y el “bazar” de La Mañanera

Published

on

Diario de un reportero

Por Ramsés Ancira

La entrevista que hicimos en el canal de YouTube de Los Ángeles Press a la secretaria general del Sutnotimex, Adriana Urrea, trajo a la memoria diversas historias sobre las dos principales agencias de noticias en México: Informex y Notimex. Muchas de ellas las viví personalmente, así que por esta vez creo que es pertinente dejar descansar nuestra historia para armar la Historia, y renovar mi diario, contándoles bajo mi absoluta subjetividad y responsabilidad, desde la manipulación del periodismo con fines electorales hasta el cómo la conferencia del presidente López Obrador se ha convertido en un bazar de pago por pregunta. Iniciamos.

Informex, la primera agencia noticiosa mexicana fue fundada por Álvaro Gálvez y Fuentes, un destacado locutor de la época de oro de la radio en México que produjo programas para elevar la cultura de los radioescuchas. Por eso se ganó el mote de “El Bachiller”. Este personaje estaba tan empeñado en elevar el nivel de instrucción en México y los valores cívicos, que a falta de alguien más se atrevió a dirigir la película “Mexicanos al Grito de Guerra” que contaba dos historias:  la composición del Himno Nacional, y la batalla del 5 de mayo.

La película fue realizada en 1943, en pleno auge de la Segunda Guerra Mundial. Está llena de imprecisiones históricas. El Himno Nacional Mexicano se compuso en 1864 y la Batalla de Puebla ocurrió en 1862. Pero para Gálvez y Fuentes eso no era lo importante. Él consideraba que, en pleno ascenso del nazismo, los mexicanos de la época  necesitaban elevar sus valores cívicos. Los medios de comunicación masiva, era su convicción,  tenían que servir para educar a las masas.

De esta manera se propuso una tarea titánica: fue a ver al ya ex presidente Lázaro Cárdenas del Río, quien para entonces estaba a cargo del ministerio de Guerra y le pidió asesoría militar para reconstruir cinematográficamente la batalla. Consiguió fondos de la Secretaría de Educación Pública y contrató a Pedro Infante para que interpretara a Luis, un militar que se enamora de la sobrina de un francés. Hay pues una historia subyacente sobre un conflicto de intereses: el amor o la patria.

Cuando Internet todavía no existía ni como un sueño posible, Gálvez y Fuentes inventó la Telesecundaria, para que hubiera aulas virtuales en los lugares más recónditos del país y todos los adolescentes mexicanos pudieran escolarizarse sin importar si vivían en islas o montañas de nuestra abrupta geografía.

Cuando México fue seleccionado como país sede de los Juegos Olímpicos hubo un gran escándalo internacional: ¿cómo era posible que le dieran esta responsabilidad a ese país primitivo, internacionalmente conocido por sus cactus y sus jorongos? ¿Siquiera tendrían camas para que reposaran los atletas, o tendrían que dormir en hamacas?

Funda entonces Informex, para darle servicio a Telesistema Mexicano. No existía el videotape así que las imágenes se filmaban en cine. Las películas se revelaban en tiempo récord, se hacía un riel de imagen, y con voz en off de Jaime Ancira se transmitía todas las noches el Diario Relámpago del Aire.

Aquí me es necesario hablar de manera muy personal para ejemplificar la gran calidad humana de El Bachiller. Un día, Jaime Ancira, que como los lectores podrán deducir, era mi padre, tuvo un grave problema económico. Se presentó ante el Bchiller y le pidió que lo corriera pues le urgía pagar una fuerte cantidad y necesitaba la liquidación. Gálvez y Fuentes accedió de inmediato, le pidió que pasara a la caja…y le ordenó presentarse al día siguiente para firmar un nuevo contrato con más salario.

En 1968, el Secretario de Gobernación, Luis Echeverría funda Notimex, una agencia de noticias del gobierno, no del Estado, para difundir la imagen de México en el Mundo.

A las nueve de la mañana del 4 de junio de 1969, Notimex dio la primicia de un “accidente” de la Compañía Mexicana de Aviación. Uno de sus aparatos se había estrellado en el Pico del Fraile, en la sierra de Nuevo León. El “reportero” que dio la información, que por supuesto no le acreditaron fue Luis Echeverría Álvarez. Entre las víctimas se encontraba el ex presidente del PRI, Carlos Alberto Madrazo Becerra. Muchos testigos aseguraron que el avión explotó mucho antes de alcanzar el cerro.

Años antes Madrazo promovió cambios a la estructura del PRI para que fueran los militantes quienes decidieran al candidato del partido único a la presidencia de la República. Echeverría decidió terminar el problema, literalmente con un bombazo.

Muy interesante: El nieto de Carlos A. Madrazo es uno de los directivos de Latin Us, canal especializado en bombardear mediáticamente al presidente López Obrador. Su abuelo Carlos también fue bombardeado, pero no metafóricamente.  Claudia Ruiz Massieu, la hija y sobrina de Francisco Ruiz Massieu, también asesinado por gente relacionada al PRI, es una de las más férreas aliadas del Partido Acción Nacional para que no se le retire a Iberdrola la explotación de la energía eléctrica.

Regresemos a las agencias nacionales de noticias: En 1983, Informex, estaba quebrada. La adquirió la Secretaría de Gobernación, que entonces encabezaba Manuel Bartlett Díaz. Ya como paraestatal, puso a dirigirla a Salvador Rocha Díaz, a quien había impuesto como Secretario General de Gobierno en Guanajuato.

Pero Salvador no podía con los dos encargos, por lo que puso en su lugar a su hermano Manuel.

Informex era un platillo suculento, por lo que el CISEN lo disputó. Derrocaron a Manuel y pusieron como director a Alejandro Gil Recasens, quien  tenía como experiencia el haber trabajado como infiltrado en preparatorias populares, para detectar movimientos subversivos.

Para “taparle el ojo al macho” Gil Recasens contrató como editorialistas a periodistas identificados como de izquierda: Eduardo Ibarra Aguirre, José Oviedo y otros. Mientras tanto a los reporteros nos enviaban a cubrir el ambiente pre electoral en ciudades donde habría comicios.

En 1983, me enviaron a Mazatlán donde competían por la presidencia municipal el panista Humberto Rice y el priista José Ángel Pescador. En mis crónicas contaba que las preferencias por el abanderado del blanquiazul eran apabullantes. Narré también que, debido a la presencia del narco en Sinaloa, Rice tenía un sistema de seguridad para sus giras. Había una avanzada que se comunicaba por radio con el candidato y le informaba que el camino estaba despejado.

Regresé a la Ciudad de México y fue donde leí que militares decomisaron el equipo que usaba Rice, por ser “medios de comunicación exclusivos del ejército”.  Sabía de las armas exclusivas, pero no de las radios. En ese momento Rice era uno de los mejores aliados de Manuel J. Clouthier en la democratización del PAN.

El día de las elecciones, a la hora del conteo de votos, explotaron varios transformadores en el puerto. Desaparecieron docenas de urnas. A la mañana siguiente, los periódicos encabezaban con la noticia del triunfo contundente de Pescador.

¿Será que la explosión de transformadores, le dio a Bartlett las credenciales para dirigir la Comisión Federal de Electricidad? Una pregunta pertinente ahora que los mexicanos estamos entre permitirle a Iberdrola que nos siga cobrando por la energía que produce nuestro suelo y nuestro subsuelo, que según un libro que se llama Constitución, en el Artículo 27 para más señas, pertenece a la Nación. Estamos entre la espada y la pared, o en otras palabras, entre apoyar a IberRamsesdrola o a Bartlett.

A principios del siglo XXI, con la presidencia de Vicente Fox, se decidió desaparecer Notimex. Se alegaba que costaba muy caro tener corresponsales en todo el mundo, ya que México no era una potencia como Alemania para tener su Deutsche Welle, Gran Bretaña su BBC o “de perdida” España con su RTVE.

Entonces la Fraternidad de Reporteros hizo gestiones para que el Congreso declarara que Notimex era una agencia del Estado y no del gobierno. Evitaron que Fox tomara la determinación de desaparecerla y en consecuencia se formó un consejo de administración para que decidiera la independencia de la agencia de información encargada de ser la imagen de México en el mundo. Así paso al control de un consejo de administración encabezado por la Secretaría de Educación Pública y la Secretaría de Relaciones Exteriores.

La independencia del Poder Ejecutivo permitió que Notimex publicara, por ejemplo, una foto de la defensora de derechos Humanos Digna Ochoa Plácido, de la que se podía deducir que la habían asesinado, y no como decían otras instancias de gobierno de que era un suicidio. Notimex era entonces el paradigma de noticias sin censura y la mayoría de los medios de información en México la usaban como fuente. Hasta pagaban por ello.

Años después Renato Sales Heredia, cerró el caso. Ignoró todas las evidencias, tales como el extraño polvo blanco que cubría el cuerpo, y determinó suicidio. El hijo del ex procurador Renato Sales Gasque, ha sido premiado por la Cuarta Transformación como su flamante alcalde en Campeche. También ha sido señalado de propiciar y consentir torturas a los culpables fabricados de Isabel Miranda Torres.

Hoy, con Sanjuana Martínez, Notimex, ha vuelto a ser una agencia del gobierno. Ignora olímpicamente las determinaciones del Tribunal de Conciliación y Arbitraje: la Procuraduría Federal del Trabajo le hace lo que el viento a Juárez; y el presidente López Obrador parece que le habla al viento cuando exige que se solucione una huelga que ya supera los 600 días. Ni Marcelo Ebrard, ni Luisa María Alcalde, ni Delfina Gómez, secretarios de relaciones exteriores, del Trabajo y de Educación Pública, respectivamente, quienes son parte de la junta directiva hacen lo que corresponde.

El Poder Legislativo, dominado por MORENA, tiene el deber de arreglar este conflicto, preservar los empleos, liquidar a los trabajadores que dejaron su vida en más de 40 años de servicio público y que México vuelva a tener una imagen digna en el mundo, pues no sólo de mañaneras vive la noticia.

Bitácora Suplementaria

¿De qué quiere su nieve? Preguntó el presidente López Obrador en “La Mañanera” cuando se le volvió a plantear en la conferencia del 13 de octubre que el gobierno federal proporcionara al presidente municipal de Hermosillo, 4 mil millones de pesos para arreglar los baches de la capital de Sonora. El mismo tema había sido tratado por un reportero el jueves 30 de septiembre.

Con la idea de que todos los medios deben tener espacio, sin prejuicio de su ética, la Mañanera también es un bazar en que se subastan preguntas al gusto de gobernadores, legisladores y presidentes municipales.

En esa misma conferencia del 30 se septiembre, un “reportero” de Regeneración, en lugar de preguntas hizo un largo discurso ideológico, impidiéndonos a los demás tratar temas periodísticos de interés nacional. No me pude contener y cuando dijo que Diego Luna y Gael García Bernal recibían dinero del PRIAN, recordando que fueron ellos los que lograron que se exhibiera el documental “Presunto Culpable”, grité como si se tratara de un juicio “Protesto la pregunta”.

La próxima participación de Los Ángeles Press en “la mañanera” está programada para el 21 de octubre. Como dice el cronista Javier Alarcón, va en juego mi reputación, prometo que mis preguntas, si me dejan formularlas, serán de interés legítimo. Ningún funcionario ni legislador va a patrocinarme el taxi para llegar antes de las seis de la mañana y hacer mis dos horas de fila de rigor antes de entrar al recinto. Espero que Jesús Ramírez Cuevas encuentre para entonces  la manera de evitar los sorteos, para tener derecho de subastar preguntas.

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: