Connect with us

Oriente Medio

La violencia de género eliminada como delito en la legislación del Líbano

La violencia sexual contra las mujeres dentro del matrimonio en el Líbano es ratificada como legal por ocho legisladores, en los que se encuentra una mujer.

Published

on


Manifestación en Londres en contra de la violencia contra mujeres Foto: http://www.nelsonpereira.co.uk

Por Dalila Mahdawi 

BEIRUT, Líbano (IPS) – Cuando el esposo de Nur regresó a Líbano tras dos años de trabajar en el extranjero, era otra persona. El hombre que ella había amado estaba distante, frío y poco comunicativo. Dos semanas después, la agredió mientras dormía y la violó con tanta violencia que le causó una fisura.

«Cuando terminó sentí que algo salía de mi cuerpo», relató. Mientras se retorcía de dolor en el suelo, su esposo la miraba en silencio. «Una hora después, me llevó al médico, quien se negó a revisarme porque era amigo de él. Me recetó un medicamento para la hemorragia, que demoró tres días en parar», añadió.

Nur, un nombre ficticio a su pedido, tardó una semana en recuperarse de la herida, pero el dolor psicológico permanece. «Me mató el espíritu, mi cuerpo y mi feminidad», señaló con calma.

Para proteger a las mujeres de la agresión de sus parejas, una coalición de organizaciones de la sociedad civil trabajó cinco años en la redacción de una ley contra su abuso mental, físico y sexual. Su aprobación en el parlamento está prevista para los próximos días, tras el visto bueno dado por un Consejo de Ministros en abril de 2010. Pero las impulsoras de la iniciativa alertan de que el comité encargado de revisar el proyecto le hizo tantos cambios que la volvió inútil.

El texto original preveía designar a un fiscal para investigar episodios de violencia sexista, crear una unidad especial dentro de la policía libanesa para responder a casos de violencia familiar, obligar al personal médico a denunciar casos de mujeres con signos de abuso e incentivar a las víctimas y a sus hijos a solicitar el alejamiento de sus agresores.

Por primera vez en la legislación libanesa se detallaban distintos tipos de abusos contra la mujer y se preveían penas para los responsables. Pero un comité de ocho legisladores, con una sola mujer, reformó radicalmente el texto y eliminó la violación dentro de la pareja y la violencia económica y psicológica. Además agregó un artículo que prioriza el papel de órganos religiosos sobre la justicia civil para supervisar la protección de las víctimas

Documentos filtrados muestran que el artículo que creaba una fuerza policial especializada para tratar casos de violencia de género fue eliminado y que, ahora, el proyecto no se concentra en las mujeres y abarca a personas mayores, hombres, niños y niñas.

Imad al-Hout, uno de los miembros del comité, dejó entrever al diario Daily Star las razones para excluir el delito de violación dentro de la pareja. «No existe nada que se pueda llamar violación entre un esposo y su esposa. Se llama obligar a alguien a mantener relaciones sexuales con violencia», señaló.

Los cambios «vaciaron» la norma y su aprobación significará una enorme derrota para las mujeres, indicó Maya al-Ammar, de KAFA: Suficiente Violencia y Explotación, la organización que impulsó la redacción original del proyecto de ley.

«La eliminación de la violación dentro de la pareja, en particular, indica la falta de comprensión del comité sobre los tipos de violencia que sufren las mujeres», remarcó. «Si no entienden que una violación es una violación, no sé cómo pueden estudiar con seriedad una ley sobre violencia de género», dijo. La coalición de organizaciones de la sociedad civil mantuvo intercambios con el comité, pero sus miembros, al parecer, desean evitar todo debate hasta que se apruebe el proyecto.

Ninguno de los miembros del comité quiso responder a las consultas.

Foto: AP / Hussein Malla

Es difícil tener estadísticas en Líbano, y, en especial, sobre un tema tan estigmatizado como la violencia doméstica, pero las cifras de fallecidos sugieren que una mujer al mes en promedio pierde la vida a manos de su pareja, según KAFA. Líbano tiene cuatro millones de habitantes.

Por lo menos una de cada tres mujeres en Líbano sufrieron violencia de género, indicó Jinan Usta, médica de familia de la Universidad Americana del Hospital de Beirut, e investigadora en violencia sexista.

Al entenderse como un asunto privado y doméstico de la familia, esa violencia queda envuelta en un manto de secreto, y las mujeres se ven obligadas a superar barreras considerables para salir de una relación abusiva. A las que buscan ayuda policial o judicial les dicen que regresen a su casa y pocos se molestan en registrar la denuncia.

Las reformas hechas por el comité parecen tratar de aplacar a las principales autoridades religiosas, que se opusieron de forma rotunda al proyecto. Como con otros asuntos sobre el estatus personal, los 15 tribunales religiosos de Líbano tienen jurisdicción sobre violencia familiar y desean mantener el poder.

Los más altos órganos sunita y chiita rechazaron en junio de 2011 el proyecto con el argumento de que era un complot occidental para socavar a la familia árabe. Pero las defensoras de la iniciativa consideraron ofensivo el argumento. «La violencia no es una tradición árabe», indicó Usta.

Zeina Zaatari, directora del Fondo Global de la Mujer para Medio Oriente y África del Norte, coincidió, y señaló que se recurre a la religión para tapar actitudes patriarcales fuertemente arraigadas contra las mujeres.

«El proyecto de ley sobre violencia doméstica presenta una forma de protección legal para mujeres, niños y niñas que viven en un hogar particular», indicó Zaatari.

«No veo que eso esté en contradicción con los valores musulmanes, a menos que digamos que los valores islámicos sustentan la violencia contra las mujeres, o que pensemos que las mujeres son tan simples y despiadadas que recurrirán a la justicia solo para molestar a sus maridos», arguyó. «Si valoramos a las mujeres, lo que todas las confesiones hacen, entonces apoyaremos una ley que las proteja», añadió.

La necesidad de contar con una norma civil es de suma importancia pues los tribunales religiosos demostraron que no están dispuestos a ayudar a las mujeres que sufren violencia familiar, indicó Nadine Muawad, de la organización Nasawiya, que presionó activamente para lograr la aprobación del proyecto de ley.

«En todas las confesiones, la prioridad de los tribunales religiosos es abogar por la reconciliación, que suele significar borrar la experiencia de violencia de las mujeres. No han sido adecuados para ofrecerles refugio, derecho de separación, apoyo económico y otros elementos de protección», explicó.

La enmienda para derivar los casos de violencia sexista y familiar a la justicia religiosa, «derrota el objetivo de la nueva ley», se lamentó. A pesar de la perspectiva negativa, las defensoras de la norma prometieron mantener la presión en las próximas semanas mediante campañas mediáticas, protestas y publicidad. De aprobarse el proyecto enmendado se habrá «logrado silenciar la voz de las mujeres».

Mientras, Nur tiene un mensaje para el comité parlamentario: «¿Dónde está la familia que debe ser preservada? Si liquida a la madre, se acaba con toda la familia y ustedes serán simplemente los que contribuyeron a la destrucción».

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Oriente Medio

Protestas de las mujeres en Irán: “Caminamos frente a la policía sin velo”

Published

on

By

protestas-mujeres-iran-caminamos-frente-policia-sin-velo

the guardian

Manifestantes iraníes describen su vida diaria desde el inicio de unas protestas que se espera se intensifiquen esta semana con tres días de huelga

Las fuerzas de seguridad iraníes han matado al menos a 448 personas desde que se iniciaron las protestas hace más de dos meses, según cifras de la ONG Iran Human Rights.

La organización señala que entre los muertos hay 60 menores y 29 mujeres. Su denuncia se suma a la del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que recientemente alertó de que en Irán hay “una crisis de derechos humanos en toda regla”.

En medio de la confusión sobre la supuesta eliminación de la Policía de la moral, los manifestantes han convocado tres días de huelga esta semana. Se trata de las protestas que están amenazando el régimen ultraconservador islámico como nunca en cuatro décadas.

Tres personas de diferentes puntos del país explican cómo han evolucionado las protestas y cómo han cambiado la vida cotidiana en su ciudad.

Para saber más del tema: Selección de Irán protesta contra el abuso hacia las mujeres y amenazan a sus familias

 

“Ahora veo a mujeres sin velo a diario”

Farah, 24 años, trabaja como profesora en Tabriz, en el noroeste de Irán

En mi ciudad no ha habido tantas protestas en comparación con otros lugares. En apariencia, la situación no es tan diferente a la que había antes de que todo empezara, pero en realidad sí hay diferencias. La cantidad de guardias en cada plaza es más elevada que antes. Están equipados sobre todo con porras y pistolas eléctricas y a veces van armados. A pesar de ello, la población comparte un sentimiento de desafío.

Desafían a las autoridades, sobre todo, mediante la desobediencia civil, por ejemplo ignorando la obligatoriedad del hiyab, haciendo huelga, las manifestaciones en las universidades y los cánticos de “muerte al dictador”. Han detenido a muchas personas, entre ellas dos de mis mejores amigos.

La gente escribe consignas antigubernamentales en todos los lugares públicos. Los funcionarios de la ciudad intentan limpiarlas lo más rápido posible, pero siguen reapareciendo. La semana pasada, tras el partido y la derrota de la selección de fútbol iraní ante Estados Unidosla gente vitoreó en las calles y en sus casas.

A diario veo a mujeres [sin velo] en el autobús, en el metro, incluso en la universidad. La mayoría son jóvenes. Antes ninguna se atrevía a hacerlo, al menos donde vivo yo. Mi región es muy conservadora. La mayoría de la gente no reacciona, pero a veces se notan algunas miradas fijas de personas mayores.

La semana pasada, mi amiga y yo nos pusimos delante de la policía, sin velo. Fue aterrador, pero lo hicimos. Después de alejarnos de ellos, una chica y su amiga nos pidieron que chocáramos los puños y me dieron un caramelo. Un par de personas mayores que estaban cerca de los guardias se rieron y dijeron “Mashallah” [Lo que Dios ha querido]. Intento hacerlo tan a menudo como puedo. A veces me da mucho miedo, otras veces tengo más valor.

Lee más: Activista de Cáritas Coruña, detenida en Irán luego de participar en las protestas por la muerte de Masha Amini

Las familias no apoyan esta acción. O bien temen por sus vidas o son religiosas y estrictas. En el caso de mi familia, es por el primer motivo. Mi padre me aconseja a diario que no me involucre, pero lo hago de todos modos. Me parece natural: ¿cómo hemos vivido todos estos años sin hacerlo? ¿Sin sentir esta libertad que tienen [tantas] mujeres?

Ahora mismo, [las protestas en Tabriz] están disminuyendo, pero esto ya ha sucedido antes: una bajada y luego una revuelta. Quizá esta vez se acabe, pero lo dudo mucho.

“Quieren estudiar fuera para escapar”

Shirin, 22 años, vive en Shiraz, en el suroeste de Irán

El 17 de noviembre las fuerzas de seguridad entraron en la biblioteca de la universidad e intentaron sacar a un estudiante [que había participado en las protestas]. Después, los estudiantes se reunieron en la biblioteca para protestar porque no quieren intrusos en la universidad ni que los guardias ataquen a los estudiantes. Corearon “la biblioteca de la universidad es nuestro hogar, no dejemos que los enemigos entren en nuestra casa”. La universidad amenazó con suspender a los estudiantes y, de hecho, algunos lo fueron.

El Gobierno de Irán tiene previsto castigar a los estudiantes que participen en las protestas con una prohibición de salir del país durante 10 años. Ir a la universidad en el extranjero ya no es solo un proyecto académico para los estudiantes, sino una forma de escapar cuando a algunos no se les permite salir del país.

En Shiraz, las protestas tienen altibajos. A mediados de noviembre fueron muy intensas. Mi padre vio cómo [las fuerzas de seguridad] rompían los cristales de los coches con porras y amenazaban a la población cuando la gente tocaba el claxon en señal de protesta.

Desde entonces, las protestas han disminuido. En muchas provincias de Irán los camioneros se suman a la huelga para decir que no trabajarán hasta que se escuche al pueblo, como forma de protesta.

[En general, las protestas] siguen siendo fuertes en Shiraz, pero adoptan otras formas. Por ejemplo, los vecinos están boicoteando negocios o tiendas que apoyan al régimen. Algunos días todo se desarrolla en las calles. Los vecinos tratan de seguir con las protestas y a la vez mantenerse a salvo.

 

“La gente canta casi todas las noches”

Mohsen, 38 años, trabaja en marketing en Teherán

En mi barrio de Teherán los vecinos se mostraron muy activos las dos primeras semanas, pero luego hubo muchas más fuerzas policiales y basij [milicias paramilitares voluntarias] que empezaron a patrullar en las calles más importantes y, sobre todo, en la plaza principal.

Entonces las protestas activas adoptaron otras formas, como tocar el claxon de los coches y provocar atascos. Eso también ha disminuido. En ocasiones en las que el consenso es generalizado, la gente sale a la calle a protestar.

En mi barrio hay muchos menos gritos de protesta por la noche: de hecho, son prácticamente inexistentes, pero eso es más bien una excepción, ya que en otras partes de la ciudad en las que he estado, los vecinos protestan casi todas las noches. El cántico de protesta más común es “muerte al dictador”.

A veces se producen enfrentamientos por la noche. Hay muchos miembros de las fuerzas basij vestidos de paisano [entre los manifestantes] y eso rompe la confianza de la multitud.

No salgo mucho porque soy muy activo en internet y limpiar mis dispositivos de cualquier contenido problemático es demasiado complicado. Existe el riesgo de ser reconocido en las protestas por un basiji de tu barrio. La verdad es que es una dinámica complicada.

Lee más: Más de 200 drones fabricados en Irán han sido derribados por las fuerzas de defensa de Ucrania

Hay muchos grafitis, que se cubren continuamente y vuelven a aparecer. Yo mismo he hecho algunos. Solían ser los nombres de las víctimas, sobre todo de Mahsa Amini y Nika Shakarami. A veces son lemas como “abajo el dictador”. Muy a menudo se repite “zan zendegi azadi” (“mujeres, vida, libertad”).

Las mujeres intentan ignorar la obligatoriedad del hiyab cuando pueden y donde pueden. Por lo que he visto, esta actitud va en aumento y hasta cuatro de cada diez mujeres en las calles principales no llevan la cabeza cubierta. Muchas amigas me han dicho que es extremadamente estresante, pero que tratan de hacerlo. Las fuerzas del orden lo ignoran porque no pueden permitirse perseguirlas a todas. Algunas más valientes incluso pasan por delante de las fuerzas del orden sin hijab.

***

Se han cambiado los nombres para proteger a las personas.

Traducción de elDiario.es

 

Continue Reading

Oriente Medio

Activista de Cáritas Coruña, detenida en Irán luego de participar en las protestas por la muerte de Masha Amini

Published

on

By

activista Ana Baneira

MADRID (AP) — Una activista española ha sido detenida en Irán, la segunda en poco más de un mes en medio de un malestar masivo de la población, en tanto una mujer de nacionalidad italiana que fue arrestada hace una semana quedó en libertad.

La embajada de España en Teherán está al tanto del caso y se puso en contacto con la familia de Ana Baneira, de 24 años, activista de Cáritas Coruña que participó en las protestas por la muerte de Masha Amini a manos de la Policía de la moral, por una aparente violación de las estrictas leyes de vestimenta femenina.

La embajada también se ocupa del caso de un ciudadano español, originario de Madrid, que hacía trekking o excursionismo en ambientes naturales, de Madrid a Doha para la Copa Mundial de fútbol en Qatar, y se cree que lo arrestaron en Irán a principios del mes pasado. El ministerio del Exterior lo identificó como Santiago Sánchez, de 41 años, y la Agencia de Noticias de Activistas Derechos Humanos (HRANA) asegura que «durante las protestas las fuerzas de seguridad han detenido al menos a dos ciudadanos españoles más que siguen bajo custodia de las autoridades iraníes.

En Roma, la premier Giorgia Meloni anunció la liberación de otra extranjera detenida durante las protestas, Alessia Piperno, quien “regresa a casa”, dijo. La prensa italiana destacó que Piperno también había publicado mensajes en redes sociales en solidaridad con las protestas por la muerte de Mahsa Amini.

La consiguiente indignación ha dado lugar a un desafío a la teocracia gobernante.

Al menos 328 personas han muerto y 14.285 estaban detenidas, según la agrupación iraní Activistas por los Derechos Humanos, que monitorea las protestas.

Continue Reading

Oriente Medio

Benjamin Netanyahu volverá a liderar Israel con una alianza de extrema derecha

Published

on

By

Benjamín Netyanhu se convirtió en Primer Ministro de israel otra vez, tras ganar las elecciones presidenciales

Netanyahu, a punto de recuperar el puesto de Primer Ministro en Israel, 16 meses después de haber sido destituido de su cargo por corrupción.

El ex primer ministro israelíBenjamin Netanyahu ganó el martes las elecciones en Israel, con su partido Likud como el más votado, según los resultados provisionales, y podrá volver al poder. El bloque de formaciones derechistas y religiosas que le apoyan sumarían suficientes diputados para formar un gobierno, gracias al ascenso de la extrema derecha antiárabe, que se coloca como tercera fuerza en la Knéset (Parlamento).

Las encuestas a pie de urnas de las elecciones israelíes sugieren que el partido Likud, de Netanyahu y sus aliados de extrema derecha, podrán formar una mayoría parlamentaria, según el 85 % de los votos escrutados, que arrojan como resultado a que el Likud sea la primera fuerza con unos 32 asientos, y el bloque que le apoya tendría una amplia mayoría de 65 escaños, cuatro por encima de la mayoría (la Knéset está formada por 120 diputados).

Lee más: Amnistía Internacional pide a la UE responsabilizar a Israel por ‘crimen de apartheid’ contra población Palestina

Netanyahu cuenta con el apoyo de los ultraderechistas de Sionismo Religioso (14 escaños) y de las dos formaciones ultraortodoxas, Shas y Judaismo Unido de la Tora (19 escaños entre ambas).

Si Netanyahu gana las elecciones, un miembro clave de su gobierno probablemente será Itamar Ben-Gvir, un legislador ultranacionalista que apoya abiertamente la limpieza étnica de los palestinos.

En 2007, Ben-Gvir fue condenado por incitación al racismo y por apoyar a una organización terrorista. Netanyahu se desempeñó como Primer Ministro de Israel desde 1996 hasta 1999 y luego, desde 2009 hasta 2021. Actualmente está siendo juzgado por corrupción.

No te pierdas: Nuevo ataque de Israel al aeropuerto Internacional de Damasco, Siria

De concretarse el triunfo, esta sería la tercera ocasión que Netayanhu se convierte en Primer Ministro de Israel. Las dos ocasiones previas fueron de 1996 a 1999 y de 2009 a 2021.

 

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: