Connect with us

La soledad del ciudadano común o el apagón de Presidencia

El 29 de marzo, la conferencia de prensa del presidente López Obrador fue editada después de un apagón de energía eléctrico donde se omitió la denuncia contra Isabel Miranda

Avatar

Published

on

Juan Carlos Pérez Ruiz

«En las cosas profundas e importantes estamos terriblemente solos».
Cartas a un joven poeta,
Rainer Maria Rilke

Tenemos que admitirlo. Por más que nos esforcemos en negarlo, en mirar hacia otro lado para consolarnos ante la contundencia de la evidencia, estamos solos.

Estamos solos, estamos solos todos aquellos que no tenemos un importante cargo público. Solos todos aquellos que no aparecemos en los periódicos más reconocidos, ni en las revistas de sociales. Aquellos que no aparecemos en los grandes canales de televisión, ni en las estaciones de radio; los medios más populares y en su mayoría, los más prostituidos de todo el conjunto de medios tradicionales, con toda la enlodada miseria anti ética e inmoral que cargan.

Estamos solos todos aquellos que no controlamos las redes sociales, todos aquellos que no inflamos las tendencias con bots, trolls, trending topics y videos virales impulsados artificialmente con el único fin de reducir la discusión pública a ciertos temas que desvíen la atención de otros temas más graves, más urgentes y profundos pero en los que las estructuras de poder no quieren que pensemos demasiado. Cortinas de humo y cajas chinas, que se suceden –unas tras otras– como un bombardeo incesante que nos aturde la paz y el razonamiento; noticias triviales (y muchas veces, hasta falsas o fabricadas) que la gran e hipermercantilista maquinaria mediática hacen crecer cual gigantescas bolas de nieve hasta que se agota la novedad, el escándalo y la estridencia, e inflan otras banalidades para que las audiencias se entretengan con otra historieta pueril, del mismo modo que muchos padres dejan a sus niños horas ante el televisor para que ya no molesten. Apetitosos cebos, coloridos señuelos, juguetes mentales para que nunca ampliemos nuestro campo de visión más allá de las máscaras y la basura que las oligarquías nos ofrecen. Distracciones para que olvidemos y jamás cuestionemos, ni nos sintamos con derecho a disentir y pelear por ello.

Estamos solos todos aquellos que no somos dueños de los grandes medios de comunicación, pero también aquellos que ingenuamente confiábamos en la independencia, apertura y supuesta libertad de ciertos de medios y comunicadores “independientes”. No tiene caso dar nombres, ni reducir esto a derechas o izquierdas que la raíz del problema va mucho más allá de las intrigas partidistas, políticas, empresariales o faranduleras a las que nos tienen acostumbrados. Usted elija al primer falso comunicador independiente del que se acuerde, y que se ponga el saco a quien le quede. No hay demasiada diferencia.

Estamos solos todos aquellos ciudadanos que no tenemos acciones o inversiones en las grandes multinacionales, ni millones (de pesos, dólares o euros) en nuestras cuentas bancarias, en caso de que tengamos una. Aquellos que no podemos pagarnos banquetes en restaurantes de lujo, que no compramos ropa de marca como quien compra cualquier chuchería cada cinco minutos. Estamos solos todos aquellos que, al no ser parte de los grandes poderes socioeconómicos, políticos, mediáticos o delincuenciales, no hacemos uso de las prácticas monopólicas, el influyentismo, el nepotismo, y los abusos de poder ante los que los lores y las ladies de la información cierran los ojos intencionadamente. Estamos solos y terriblemente expuestos a los caprichos y arbitrariedades de los que usan y abusan del poder y la mayoría de los medios no nos apoyarán si caemos en desgracia, a menos que sus patrones los autoricen a lucrar con nuestra tragedia. De lo contrario, fingirán no haber visto nada.

El asesinato de cualquier ciudadano (como su vecino, como usted, como yo, como cualquiera de nosotros) podría ser emitido en vivo y encadenado multimediáticamente a nivel intercontinental, en súper alta definición y con close ups incluídos, pero si al medio o al periodista no le conviene decir la verdad, le dirá que es suicidio, y hará todo lo posible por convencerle que fue suicidio, y que usted no vio lo que vio. Ese es el nivel de corrupción, cobardía, perversidad, hipocresía, cinismo y doble moral de muchos que están dispuestos a convertirse en sicarios de la noticia con tal de codearse con figuras de poder, con tal de embriagarse bajo el seductor opio de la fama más ramplona, con tal de saborear unas pocas migajas, sin importar la descarada peligrosidad o el nivel de crueldad criminal de quienes les pagan las croquetas.

Prueba de ello es la forma en que los grandes medios de comunicación continúan demonizando, criminalizando e incluso ridiculizando a la mayoría de los movimientos sociales, las protestas sociales de los sectores más vulnerables (sobretodo las del magisterio rural) y la resistencia indígena.

Desde siempre la clase empresarial, así como los políticos y medios de la ultraderecha que se habían apropiado de nuestro país, han financiado, creado y promovido, feroces y mezquinas campañas de odio contra todas aquellas rebeliones que proponían cambios de fondo y no solo de forma.

Pero lo triste es que ahora también algunos legisladores que se dicen de izquierda y medios que se dicen “independientes” o “de izquierda”, se han sumado a las campañas de ataques a esos sectores combativos y populares, que en su mayoría los apoyaron para llegar al poder. Usted busque en la red algún vídeo sobre las protestas de la CNTE de las últimas semanas y verá que las campañas de odio contra el magisterio siguen vigentes en los grandes medios y el odio ha calado profundamente en gran parte de la población.

Y a pesar de que el presidente ha roto con ese discurso de odio, algunos de sus legisladores participan alegremente en esa lógica. Y mientras el debate se centra en ello, ninguno de esos comentócratas de sonrisa almidonada que aparecen en horario estelar le hablara de las políticas de futura privatización de la educación pública que instauró el gobierno anterior, ni de las paupérrimas condiciones en que operan la mayoría de las escuelas públicas de México, ni tampoco de la pérdida de los más básicos derechos laborales de los maestros. Solo le repetirán como mantra que los maestros son flojos y malvados, que toda la culpa de nuestros males es de ellos y que usted debe creerlo cual dogma, para ser un ciudadano respetable y no quedarse fuera del mundo que le pinta la televisión.

Otra prueba del nivel de envilecida manipulación y encubrimiento coordinado y unánime al que pueden llegar los medios tradicionales e incluso algunos independientes, es la forma en que se invisibilizó la denuncia de la periodista Guadalupe Lizárraga, ocurrida durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado viernes 29 de marzo.

La periodista independiente Guadalupe Lizárraga, quien es la fundadora de este sitio informativo Los Ángeles Press y que desde hace más de cuatro años se ha especializado en investigar y desenmascarar la fabricación del falso caso Wallace y los abusos brutales de la presidenta de Alto al secuestro, asistió a la conferencia para denunciar públicamente y ante el presidente, a la empresaria y falsa activista antisecuestros María Isabel Miranda Torres (o Isabel Torres, de acuerdo a las diferentes identidades legales que la “respetable” señora Miranda de Wallace ha utilizado, sin que tampoco por ello ninguna autoridad la llame a cuentas).

La periodista denunció puntualmente no sólo la fabricación del caso Wallace, sino también las torturas que han sufrido los culpables fabricados del caso, así como las amenazas e intimidaciones que ha recibido la periodista por parte de la misma Isabel Miranda de Wallace como de la diputada de Morena María de los Ángeles Huerta del Río. En respuesta, el presidente ordenó en conferencia que la Fiscalía General de la República presente un informe de los avances en la investigación sobre la falsedad del caso, ante la denuncia formal de la periodista el 11 de diciembre del pasado 2018.

Sin embargo, la transmisión de la conferencia, tanto en los canales de televisión que lo transmiten como en el canal de Youtube de Presidencia y en los canales de la mayoría de los youtubers que la transmiten simultáneamente, se “cayó” justo poco antes de la participación de la periodista. Hecho que fue aprovechado para vetar completamente el tema. Como si nada hubiera ocurrido, como si esos minutos jamás hubieran existido, como si la periodista no hubiera estado ahí, o como si no se hubiera dicho ni hecho nada relevante.

¿No debería ser tema de extensa discusión pública la falsedad de un caso tan mediático, la fabricación de una “activista” que tiene un siniestro lado oscuro, la impiedad de una mujer que opina e interviene en asuntos de seguridad pública a través de su organización Alto al secuestro, con sus cifras de secuestro y sus constantes participaciones en la radio y televisión mexicanas, en las que no sólo no la tocan ni con el pétalo de una crítica o cuestionamiento, sino que además la engrandecen como dama respetable y supuesta líder social? ¿Acaso podemos considerar, de verdad, una casualidad el que una denuncia tan grave no haya sido reseñada, ni siquiera de forma ligera o trivial, por ninguno de los reporteros ni youtubers que estuvieron presentes en la conferencia? ¿A nadie le pareció interesante registrar eso? ¿Acaso nadie vio, nadie escuchó?

Los medios y periodistas que registraron, aunque levemente, el hecho se pueden contar con los dedos de una mano y nos sobran dedos. De ese tamaño. Busque en la red y se asombrará. No sólo eso: No hubo un post de Facebook, ni un video, ni un tuit. Absolutamente nada. A ninguno de ellos, sean de derecha o izquierda, le pareció importante comentar el hecho o aún peor, parece que ninguno de ellos se enteró. Todos los comunicadores se solidarizaron ante las amenazas que sufrió Carlos Loret de Mola por el caso del Cártel de la Totoaba, pero ninguno dijo ni media palabra ante las amenazas que ha sufrido Guadalupe Lizárraga. De esa magnitud la ceguera o la hipocresía.

Y salvo la respuesta que López Obrador dio en la conferencia, ninguno de los funcionarios del nuevo gobierno ha dado ningún posicionamiento público. Nada. Ni por la falsedad del caso, ni las amenazas. Cero. Guadalupe no existe, o no la ven y no la oyen, al parecer. Ningún anuncio de alguna medida que tomarán, ningún informe de la investigación.

Los ciudadanos estamos solos, y será mejor que lo aceptemos y dejemos de convertir en ídolos a ciertos comunicadores. Debemos apoyarnos entre nosotros, para que el silencio deje de alimentar la impunidad. Que la impunidad ya no sea la cobija bajo la que todos se cubren. Y que la dignidad se haga costumbre en este país herido, que reclama acciones prontas y concretas a esta Cuarta Transformación. Que podamos mantener viva la esperanza y que la Cuarta Transformación no termine siendo una simulación.

Lo invito a cuestionar, criticar y analizar todo lo que le ofrecen los medios de comunicación. Y haga lo mismo con los independientes; verifique la información que le dan y las razones por las que se le dan. No tenga miedo de dudar, que la duda es la semilla de la autonomía de pensamiento. Permita que caigan ante sus ojos, todas las máscaras que deban de caer, no cierre su mente. Busque la información que no le dicen y compártala aunque ello implique nadar a contracorriente. No se deje engañar por historias tan infames como el falso caso Wallace.

Los ciudadanos que carecemos de fama, fortuna, poder e influencias, sólo nos tenemos los unos a los otros. Aprendamos a establecer redes de solidaridad, y rechacemos esa normalización de la crueldad e indolencia que nos quieren imponer. No seamos cómplices ni espectadores pasivos de la barbarie que azota a nuestro país desde hace décadas. Apoyemos y difundamos todo lo posible la información de los periodistas que realmente arriesgan la vida, y dejemos de endiosar falsos comunicadores ególatras y falsos activistas psicópatas, que solo se apoyan entre ellos y se burlan de nuestra credulidad.

Es hora, es momento. Las miles o millones de víctimas de este país, como las del falso caso Wallace, nos necesitan. Nos necesitan quienes reclaman sus derechos, como muchos de los maestros u otros grupos vulnerables. Nos necesitamos todos, fuertes y unidos, hoy y siempre.

Rompamos los cercos mediáticos, que ni siquiera algunos periodistas independientes se atreven a romper. Decir sí a la solidaridad ciudadana, no permitir nunca más la censura. Basta de injusticias en este país.

Continue Reading
1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Justicia pendiente

UIF investiga a Luis Videgaray por corrupción

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) inició una investigación al ex titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray, por presunta corrupción durante su gestión en el gobierno federal.

Luego de las acusaciones del ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, sobre la presunta responsabilidad del exfuncionario federal en los actos de corrupción con la empresa Odebrecht, así como el expresidente de México, Enrique Peña Nieto.

La UIF, encabezada por Santiago Nieto, investiga las presuntas responsabilidades de Videgaray como principal orquestador de la triangulación de recursos de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en las que participó Rosario Robles, y quien ha manifestado su intención de colaborar con la Fiscalía General de la República (FGR).

La unidad financiera busca determinar las irregularidades en las cuentas de Luis Videgaray, ya que ha sido señalado como uno de los principales responsables de los actos de corrupción cometidos en la administración de Enrique Peña Nieto, por lo que la FGR integra una indagatoria correspondiente.

La UIF realiza indagatorias de los manejos financieros de Luis Videgaray desde hace diez años, periodo en el que el exfuncionario federal formaba parte de la administración de Enrique Peña Nieto en el gobierno del Estado de México para posteriormente situarse como uno de los personajes más cercanos a la gestión federal.

Luis Videgaray es uno de los personajes más cercanos a Enrique Peña Nieto y quien presuntamente fue el que ordenó sobornar a los legisladores federales para aprobar la reforma energética en 2013, para permitir el ingreso la empresa brasileña Odebrecht.

 

Continue Reading

Investigaciones

La violencia tolerada de los youtuberos: el caso de las activistas de CDMX

Avatar

Published

on

Por Ignacio García y Guadalupe Lizárraga

Los youtuberos Carlos Alberto de la Mora, en su personaje “Rata Política”, y Óscar Onofre Zurita, “Cerdonio fifí”, fueron detenidos por la policía de la Ciudad de México, acusados de agredir y grabar a mujeres de distintos colectivos feministas que se pronunciaban contra los feminicidios durante la marcha del primero de noviembre. Al hacer públicos los hechos, se generó un revuelo en las redes sociales contra la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, a quien pedían su renuncia, y contra destacadas activistas, a quienes lanzaron insultos, críticas, y amenazas de muerte. La violencia contra las mujeres en la red fue la marca de los youtuberos.

La abogada y activista, integrante del colectivo Las del Aquelarre Feminista, Ana Elena Contreras, denunció durante el conversatorio “Nuestras Muertas”, en la Ciudad de México, que los youtuberos habían agredido a varias mujeres que habían participado en la marcha y se encontraban en el monumento de los feminicidios frente al Palacio de Bellas Artes.

La defensora de los derechos humanos dijo que los agresores acosaron y filmaron a varias mujeres sin su consentimiento, e incluso hubo agresiones físicas a una menor, familiar de la activista Norma Andrade, de Nuestras hijas de regreso a casa, por lo que solicitó el apoyo policiaco, y fueron detenidos los youtuberos. Fue entonces que se desplegó un ataque intenso en las redes sociales hacia las mujeres y hacia la jefa de Gobierno.

“El lunes 2 de noviembre por la mañana y a raíz de una publicación en Facebook relacionada con los acontecimientos del domingo 1 de noviembre, me “doxean” llevando mi publicación a un foro llamado “Radio Búfalo”. En dicho post me referí a la reacción de las personas en el mundo virtual por la detención de un par de youtuberos y referí que desearía que así se indignaran cada vez que una niña o una mujer era violada o asesinada”.

Como reacción a su publicación, preguntaron a Ana Elena Contreras que si había estado en el lugar del suceso, por lo que ella respondió:

“Sí, yo llamé para los refuerzos, porque las dos policías que estaban no pudieron ni siquiera entablar diálogos con ellos con ellos, así que me tocó llamar a un contacto para que enviaran al resto de los policías”.

El mensaje, sin embargo, había sido desvirtuado y a partir de allí, el acoso en todos los espacios virtuales no cesaba. Ana Elena Contreras fue señalada con una serie de calificativos que la denigraban como mujer al tiempo que recibía amenazas de muerte. Se enfrentaba a una campaña de linchamiento virtual, pese a la evidencia videográfica del altercado donde una de las policías había sido agredida físicamente.

“Cuando me di cuenta de esto ya había fotografías mías en todos los espacios. Ahora se han enfocado en hostigar a mi jefe para exigir mi despido, lo que me tiene preocupada a pesar de que mi jefe ya se deslindó de los hechos, ya que al inicio fue señalado como la persona que supuestamente me financiaba”.

La persona a la que se refiere Ana Elena Contreras como su jefe es el diputado de MORENA, Martín Padilla Sánchez, del Congreso de la Ciudad de México.

“Se me involucró en estos incidentes, de que había sido partícipe. Sin embargo, yo no tuve nada que ver en el asunto, y me entero de que se me hace mención y empiezan a hacer cuestionamientos en torno a este tema y posteriormente vino una serie de acusaciones sin fundamentos, agresiones, incluso mensajes amenazadores, en ese sentido”, apuntó el diputado.

El diputado Padilla Sánchez señaló que ninguno de los youtuberos involucrados en el conflicto había solicitado su opinión al respecto, y que el foro de Facebook Radio Búfalo era el que más agresiones profería sin buscar ningún acercamiento para conocer su versión.

Respecto a la violencia de género en las redes sociales, señaló el diputado Padilla Sánchez que ha participado en campañas contra la erradicación, pero que el incremento de la violencia digital –calumnias, amenazas, dong y hostigamiento– requiere analizarse desde la tribuna legislativa.

El diputado también fue amenazado de muerte por ser el vínculo laboral de la activista, a quien destacó el legislador como una persona íntegra y comprometida con la lucha por los derechos de las mujeres.

 

La versión que no se quiso escuchar

Dyan Verha, seudónimo de una de las voces que atestiguó cómo iniciaron las agresiones, dijo a Los Ángeles Press que sin ser dueña de la verdad, era importante conocer los dos lados de la historia. Sin embargo, su historia como la de las demás mujeres fue acallada por los youtuberos y sus aliados. La versión de Verha:

“Primero fueron dos policías a dialogar, incluso una de las activistas les pidió (a los youtuberos) que se marcharan; a lo cual la Ratita y su gente se negaron y alardearon de quiénes eran. Tanto fue el nivel de pelea y de agresividad que Ana Elena Contreras tuvo que pedir refuerzos”.

También señaló la testigo que los youtuberos fueron detenidos porque “la nieta de una activista fue agredida, menor de edad”, y que los youtuberos habían salido en libertad porque las denunciantes no levantaron cargos contra ellos ante la intimidación por las redes sociales en apoyo a ellos.

Verha también fue acosada en las redes sociales, y siendo del grupo de Amlovers difundían falsamente que era del movimiento opositor FRENAAA. Los seguidores de los youtuberos tomaron la imagen de su perfil con su hija de 11 años, y la difundieron profusamente en los grupos acusándola de ser opositora al presidente López Obrador.

“Le pedí a Rafael Herrera (youtubero de Sin Censura, de Vicente Serrano) que quitara la conversación y le expliqué lo que le acabo de contar, incluso le pedí que escuchara a las activistas. Al final sólo quitó mi conversación. Pero ni el Chapucero ni el Quesadillero de la verdad –o cómo se llame– lo han hecho”.

Señaló que habían fabricado unos videos donde relacionaban a un funcionario de gobierno de Claudia Sheinbaum con la activista Ana Elena Contreras, aludiendo una relación sentimental, y que por eso el influyentismo.

“El hombre es mi primo, vive en Morelia y se llama Eduardo. En los grupos se maneja que ese mismo día Rata política ya había tenido un enfrentamiento con unas personas de FRENAAA, me atrevo a suponer que se buscaba este roce para comenzar una campaña de desprestigio para la jefa de Gobierno”.

Insistió en que les pedía por favor que retiraran de los grupos la foto de su hija menor de edad por el daño moral que le ocasionaba, sin embargo, no fue escuchada.

La violencia de género en la red, normalizada

“Puta, femenaca, zorra, culera, perra, por eso las matan”, fueron parte de los insultos que recibió Ana Elena Contreras, de los que hacían eco los seguidores de los youtuberos, utilizando bots y cuentas anónimas.

El usuario con el nombre de Mau Rodríguez de la cuenta @mau_rodriguez77 dijo que “al parecer el colectivo feminista estaba bien conectado”, ya que aseveró que “su líder” –en referencia a Ana Elena Contreras– se presentaba como asesora de Derechos Humanos del Congreso de la Ciudad de México con el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

 

La activista Norma Andrade, quien desarrolló su trabajo de lucha en contra de los feminicidios de Ciudad Juárez a raíz del secuestro y asesinato de su hija en 2001, fue también acosada por los youtuberos y señalada en la red como una “líder feminazi” por presuntamente haber reclamado a los youtuberos de grabar a las mujeres en la movilización. Incluso, sus agresores convocaron a otros seguidores a unirse para amedrentarla. Uno de los mensajes que revelaba su identidad decía: “Duro con esta líder feminazi en su próxima marcha, démosle con todo”. Incluso el youtubero Nacho Rodríguez (El Chapucero) retuiteaba las agresiones a Norma Andrade y pedía la renuncia de la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, mientras llamaba “presos políticos” a los youtuberos detenidos Carlos Alberto de la Mora y Óscar Onofre Zurita.

 

Los seguidores de los youtuberos que agredieron a las activistas se presentaron en la red como simpatizantes de la 4T, movimiento ideológico liderado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, y aseguraron que la activista Ana Elena Contreras formaba parte del movimiento político denominado “FRENAAA” que ha demandado la salida del mandatario. En tanto, otros seguidores reclamaron que ella supuestamente había usado sus influencias para detener a los youtuberos y convocaban al linchamiento digital.

Los usuarios de las redes en favor de los youtuberos atacaban de manera coordinada con información engañosa y convocaban a otros grupos a organizarse de la misma manera. En Facebook, destacaban los mensajes de los usuarios como Héctor Fuentes que deseaban que Ana Elena Contreras fuera encarcelada, mientras que otro identificado como Mauricio Pulido la amenazaba con desaparecerla. Quesadillas de Verdades también la acusó de ser cercana a la jefa de Gobierno y de “meter a gente que se le da la gana a la cárcel”.

Al respecto, la red feminista internacional Enredhadas reprobó las agresiones contra la activista y exigieron al Estado mexicano que garantice condiciones de seguridad para evitar nuevos ataques, por lo que demandaron que concluya el linchamiento mediático en su contra, situación por la que llamaron a más organizaciones y colectivos a unirse a la exigencia general.

Por su parte, la secretaria de las Mujeres de la Ciudad de México, Ingrid Gómez Saracíbar, condenó la violencia digital que ha sufrido la activista en redes sociales, y expuso que el colectivo Las del Aquelarre Feminista forma parte del Grupo Interinstitucional y Multidisciplinario que da seguimiento a las acciones de la Alerta de la violencia contra las mujeres, quienes tienen cargos honorarios, sin remuneración de la administración pública local.

Las campañas de odio en Twitter

El Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México en 2016, realizó un estudio en el que especifica que Twitter es la plataforma digital donde más se promueven campañas de odio contra las mujeres, y en Facebook donde más se agrede a las mujeres activistas. Uno de los más recientes estudios, Ser Periodista en Twitter realizados por las organizaciones Sentido y Comunicación para la Igualdad, reveló que las consecuencias de la violencia digital contra mujeres consistían en disminuir drásticamente su participación en el debate público, aislarse socialmente y su movilidad era limitada, además de padecer sufrimiento psicológico, físico y verbal.

Asimismo señala el estudio que el 67% de las periodistas entrevistadas optaron por dejar de hacer publicaciones sobre temas que podían generales una agresión; otras, de plano, se retiraron de la red.

En el caso de Ana Elena Contreras, optó por cerrar sus cuentas ante las constantes amenazas de muerte.

 

Continue Reading

Arteleaks

Un relato feminista en Don Quijote de la Mancha

Alberto Farfán

Published

on

Por Alberto Farfán

Nadie podría objetar el carácter fundamental de Don Quijote de la Mancha (1605) tanto en la literatura universal como en el horizonte cultural de todos los tiempos. Sin embargo, difícilmente se ha hecho énfasis en la aportación feminista que su autor nos legó. Miguel de Cervantes (1547-1616) en su obra cumbre nos presenta una breve historia en donde refiere el conflicto amoroso entre la pastora Marcela y su enamorado Grisóstomo, que aparentemente carecería de relieves y hondura. No obstante, el objetivo del autor es poner de manifiesto la cuestionable sujeción de la mujer al hombre.

Marcela es una mujer de extraordinaria belleza, que opta por convertirse en pastora a pesar de provenir de una opulenta familia. Grisóstomo, del mismo nivel económico, se enamora profundamente de ella al encontrarla. Por lo cual la perseguirá con el propósito de cristalizar la autenticidad de su inclinación; pero Marcela lo rechazará sin más, una y otra vez, sin que exista razón oculta en ello.

A Marcela no le interesa ni él ni ningún otro hombre, sólo desea vivir entre su rebaño y la naturaleza, pues ama la libertad. Pero Grisóstomo no lo interpreta así; considera que ha sido burlado. Por ello, no soporta ser rechazado por última vez y se suicida.

Este hecho repercute en el ánimo de los amigos de Grisóstomo, quienes se unirán en coro para denostar la aparente maldad femenina de Marcela. Ella –concluirán—había jugado con el amor puro y la genuina entrega del frustrado joven.

Marcela, empero, rompiendo con la conducta milenaria de la mujer abnegada y sumisa, les hará frente, desarrollando un singular discurso en el cual pone en tela de juicio la desigualdad de los sexos: la postura tradicional sobre la designación del varón para decidir el vínculo amoroso por encima del criterio de la mujer.

Expresa Marcela: “Hízome el cielo, según vosotros decís, hermosa, y de tal manera, que, sin ser poderosos a otra cosa, a que me améis os mueve mi hermosura, y por el amor que me mostráis, decís, y aun queréis que esté yo obligada a amaros… Y, según yo, he oído decir, el verdadero amor no se divide, y ha de ser voluntario, y no forzoso. Siendo esto así, como yo creo que lo es, ¿por qué queréis que rinda mi voluntad por fuerza, obligada no más de que decís que me queréis bien?”.

Observemos que no es casual la espléndida belleza conferida a Marcela, pues se busca resaltar, precisamente, las directrices ideológicas de corte tradicional, que refieren la hegemonía del sexo masculino sobre el femenino. De tal modo, que redondeará Marcela: “Si como el cielo me hizo hermosa me hiciera fea, ¿fuera justo que me quejara de vosotros porque no me amábades?”.

El acierto de Cervantes al emplear el factor belleza es realmente excepcional, porque no sólo se limita a dibujar el supuesto derecho natural del hombre en la elección de pareja, sino porque además permite deslizar de manera literal el afán de que el amor debe ser entre dos seres en igualdad, con independencia del atractivo físico y considerando la voluntad personal: “el verdadero amor no se divide, y ha de ser voluntario”.

Y sin perder su tono sutil, es más claro aún con respecto al cuestionar esta sujeción de la mujer al hombre, cuando Marcela enfatiza: “… Si la honestidad es una de las virtudes que al cuerpo y al alma hermosean, ¿por qué la ha de perder la que es amada por hermosa, por  corresponder a la intención de aquel que, por sólo su gusto, con todas sus fuerzas e industrias procura que la pierda?”.

Por otra parte, sin perder su calidad de mujer no pasiva y asumiendo sus consecuencias, nuestra protagonista advertirá: “Quéjese el engañado; desespérese aquel a quien le faltaron las prometidas esperanzas; confíese el que yo llamare; ufánese el que yo admitiere; pero no me llame cruel ni homicida aquel a quien yo no prometo, engaño, llamo ni admito.”

Destaquemos que Marcela al decir “yo llamare”, “yo admitiere”, subraya su condición de mujer activa en la relación de pareja, situándose en el mismo rango del hombre poseedor. Sin embargo, ella no supone limitarse a un hecho que también forma parte de la tradición  predominante, evidentemente.

En efecto, la heroína pretende no sólo romper con los roles sociales impuestos para ambos géneros, sino incluso con el vínculo formal  reestablecido y obligatorio para toda pareja. Dice: “Yo nací libre, y para poder vivir libre escogí la soledad de los campos…”.

Mejor aún, especifica: “… tengo libre condición, y no gusto de sujetarme; ni quiero ni aborrezco a nadie; no engaño a éste, ni solicito aquél; ni burlo con uno, ni me entretengo con el otro.”

Como bien se desprende, con este relato Miguel de Cervantes buscó sensibilizar con respecto a la posibilidad de modificar la desigualdad en la pareja, pero no sólo para elevar a la mujer al nivel del hombre, sino en dirección de que ambos accedieran a la genuina libertad.

Continue Reading

Trending