Connect with us

La soledad del ciudadano común o el apagón de Presidencia

El 29 de marzo, la conferencia de prensa del presidente López Obrador fue editada después de un apagón de energía eléctrico donde se omitió la denuncia contra Isabel Miranda

Published

on

Juan Carlos Pérez Ruiz

«En las cosas profundas e importantes estamos terriblemente solos».
Cartas a un joven poeta,
Rainer Maria Rilke

Tenemos que admitirlo. Por más que nos esforcemos en negarlo, en mirar hacia otro lado para consolarnos ante la contundencia de la evidencia, estamos solos.

Estamos solos, estamos solos todos aquellos que no tenemos un importante cargo público. Solos todos aquellos que no aparecemos en los periódicos más reconocidos, ni en las revistas de sociales. Aquellos que no aparecemos en los grandes canales de televisión, ni en las estaciones de radio; los medios más populares y en su mayoría, los más prostituidos de todo el conjunto de medios tradicionales, con toda la enlodada miseria anti ética e inmoral que cargan.

Estamos solos todos aquellos que no controlamos las redes sociales, todos aquellos que no inflamos las tendencias con bots, trolls, trending topics y videos virales impulsados artificialmente con el único fin de reducir la discusión pública a ciertos temas que desvíen la atención de otros temas más graves, más urgentes y profundos pero en los que las estructuras de poder no quieren que pensemos demasiado. Cortinas de humo y cajas chinas, que se suceden –unas tras otras– como un bombardeo incesante que nos aturde la paz y el razonamiento; noticias triviales (y muchas veces, hasta falsas o fabricadas) que la gran e hipermercantilista maquinaria mediática hacen crecer cual gigantescas bolas de nieve hasta que se agota la novedad, el escándalo y la estridencia, e inflan otras banalidades para que las audiencias se entretengan con otra historieta pueril, del mismo modo que muchos padres dejan a sus niños horas ante el televisor para que ya no molesten. Apetitosos cebos, coloridos señuelos, juguetes mentales para que nunca ampliemos nuestro campo de visión más allá de las máscaras y la basura que las oligarquías nos ofrecen. Distracciones para que olvidemos y jamás cuestionemos, ni nos sintamos con derecho a disentir y pelear por ello.

Estamos solos todos aquellos que no somos dueños de los grandes medios de comunicación, pero también aquellos que ingenuamente confiábamos en la independencia, apertura y supuesta libertad de ciertos de medios y comunicadores “independientes”. No tiene caso dar nombres, ni reducir esto a derechas o izquierdas que la raíz del problema va mucho más allá de las intrigas partidistas, políticas, empresariales o faranduleras a las que nos tienen acostumbrados. Usted elija al primer falso comunicador independiente del que se acuerde, y que se ponga el saco a quien le quede. No hay demasiada diferencia.

Estamos solos todos aquellos ciudadanos que no tenemos acciones o inversiones en las grandes multinacionales, ni millones (de pesos, dólares o euros) en nuestras cuentas bancarias, en caso de que tengamos una. Aquellos que no podemos pagarnos banquetes en restaurantes de lujo, que no compramos ropa de marca como quien compra cualquier chuchería cada cinco minutos. Estamos solos todos aquellos que, al no ser parte de los grandes poderes socioeconómicos, políticos, mediáticos o delincuenciales, no hacemos uso de las prácticas monopólicas, el influyentismo, el nepotismo, y los abusos de poder ante los que los lores y las ladies de la información cierran los ojos intencionadamente. Estamos solos y terriblemente expuestos a los caprichos y arbitrariedades de los que usan y abusan del poder y la mayoría de los medios no nos apoyarán si caemos en desgracia, a menos que sus patrones los autoricen a lucrar con nuestra tragedia. De lo contrario, fingirán no haber visto nada.

El asesinato de cualquier ciudadano (como su vecino, como usted, como yo, como cualquiera de nosotros) podría ser emitido en vivo y encadenado multimediáticamente a nivel intercontinental, en súper alta definición y con close ups incluídos, pero si al medio o al periodista no le conviene decir la verdad, le dirá que es suicidio, y hará todo lo posible por convencerle que fue suicidio, y que usted no vio lo que vio. Ese es el nivel de corrupción, cobardía, perversidad, hipocresía, cinismo y doble moral de muchos que están dispuestos a convertirse en sicarios de la noticia con tal de codearse con figuras de poder, con tal de embriagarse bajo el seductor opio de la fama más ramplona, con tal de saborear unas pocas migajas, sin importar la descarada peligrosidad o el nivel de crueldad criminal de quienes les pagan las croquetas.

Prueba de ello es la forma en que los grandes medios de comunicación continúan demonizando, criminalizando e incluso ridiculizando a la mayoría de los movimientos sociales, las protestas sociales de los sectores más vulnerables (sobretodo las del magisterio rural) y la resistencia indígena.

Desde siempre la clase empresarial, así como los políticos y medios de la ultraderecha que se habían apropiado de nuestro país, han financiado, creado y promovido, feroces y mezquinas campañas de odio contra todas aquellas rebeliones que proponían cambios de fondo y no solo de forma.

Pero lo triste es que ahora también algunos legisladores que se dicen de izquierda y medios que se dicen “independientes” o “de izquierda”, se han sumado a las campañas de ataques a esos sectores combativos y populares, que en su mayoría los apoyaron para llegar al poder. Usted busque en la red algún vídeo sobre las protestas de la CNTE de las últimas semanas y verá que las campañas de odio contra el magisterio siguen vigentes en los grandes medios y el odio ha calado profundamente en gran parte de la población.

Y a pesar de que el presidente ha roto con ese discurso de odio, algunos de sus legisladores participan alegremente en esa lógica. Y mientras el debate se centra en ello, ninguno de esos comentócratas de sonrisa almidonada que aparecen en horario estelar le hablara de las políticas de futura privatización de la educación pública que instauró el gobierno anterior, ni de las paupérrimas condiciones en que operan la mayoría de las escuelas públicas de México, ni tampoco de la pérdida de los más básicos derechos laborales de los maestros. Solo le repetirán como mantra que los maestros son flojos y malvados, que toda la culpa de nuestros males es de ellos y que usted debe creerlo cual dogma, para ser un ciudadano respetable y no quedarse fuera del mundo que le pinta la televisión.

Otra prueba del nivel de envilecida manipulación y encubrimiento coordinado y unánime al que pueden llegar los medios tradicionales e incluso algunos independientes, es la forma en que se invisibilizó la denuncia de la periodista Guadalupe Lizárraga, ocurrida durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado viernes 29 de marzo.

La periodista independiente Guadalupe Lizárraga, quien es la fundadora de este sitio informativo Los Ángeles Press y que desde hace más de cuatro años se ha especializado en investigar y desenmascarar la fabricación del falso caso Wallace y los abusos brutales de la presidenta de Alto al secuestro, asistió a la conferencia para denunciar públicamente y ante el presidente, a la empresaria y falsa activista antisecuestros María Isabel Miranda Torres (o Isabel Torres, de acuerdo a las diferentes identidades legales que la “respetable” señora Miranda de Wallace ha utilizado, sin que tampoco por ello ninguna autoridad la llame a cuentas).

La periodista denunció puntualmente no sólo la fabricación del caso Wallace, sino también las torturas que han sufrido los culpables fabricados del caso, así como las amenazas e intimidaciones que ha recibido la periodista por parte de la misma Isabel Miranda de Wallace como de la diputada de Morena María de los Ángeles Huerta del Río. En respuesta, el presidente ordenó en conferencia que la Fiscalía General de la República presente un informe de los avances en la investigación sobre la falsedad del caso, ante la denuncia formal de la periodista el 11 de diciembre del pasado 2018.

Sin embargo, la transmisión de la conferencia, tanto en los canales de televisión que lo transmiten como en el canal de Youtube de Presidencia y en los canales de la mayoría de los youtubers que la transmiten simultáneamente, se “cayó” justo poco antes de la participación de la periodista. Hecho que fue aprovechado para vetar completamente el tema. Como si nada hubiera ocurrido, como si esos minutos jamás hubieran existido, como si la periodista no hubiera estado ahí, o como si no se hubiera dicho ni hecho nada relevante.

¿No debería ser tema de extensa discusión pública la falsedad de un caso tan mediático, la fabricación de una “activista” que tiene un siniestro lado oscuro, la impiedad de una mujer que opina e interviene en asuntos de seguridad pública a través de su organización Alto al secuestro, con sus cifras de secuestro y sus constantes participaciones en la radio y televisión mexicanas, en las que no sólo no la tocan ni con el pétalo de una crítica o cuestionamiento, sino que además la engrandecen como dama respetable y supuesta líder social? ¿Acaso podemos considerar, de verdad, una casualidad el que una denuncia tan grave no haya sido reseñada, ni siquiera de forma ligera o trivial, por ninguno de los reporteros ni youtubers que estuvieron presentes en la conferencia? ¿A nadie le pareció interesante registrar eso? ¿Acaso nadie vio, nadie escuchó?

Los medios y periodistas que registraron, aunque levemente, el hecho se pueden contar con los dedos de una mano y nos sobran dedos. De ese tamaño. Busque en la red y se asombrará. No sólo eso: No hubo un post de Facebook, ni un video, ni un tuit. Absolutamente nada. A ninguno de ellos, sean de derecha o izquierda, le pareció importante comentar el hecho o aún peor, parece que ninguno de ellos se enteró. Todos los comunicadores se solidarizaron ante las amenazas que sufrió Carlos Loret de Mola por el caso del Cártel de la Totoaba, pero ninguno dijo ni media palabra ante las amenazas que ha sufrido Guadalupe Lizárraga. De esa magnitud la ceguera o la hipocresía.

Y salvo la respuesta que López Obrador dio en la conferencia, ninguno de los funcionarios del nuevo gobierno ha dado ningún posicionamiento público. Nada. Ni por la falsedad del caso, ni las amenazas. Cero. Guadalupe no existe, o no la ven y no la oyen, al parecer. Ningún anuncio de alguna medida que tomarán, ningún informe de la investigación.

Los ciudadanos estamos solos, y será mejor que lo aceptemos y dejemos de convertir en ídolos a ciertos comunicadores. Debemos apoyarnos entre nosotros, para que el silencio deje de alimentar la impunidad. Que la impunidad ya no sea la cobija bajo la que todos se cubren. Y que la dignidad se haga costumbre en este país herido, que reclama acciones prontas y concretas a esta Cuarta Transformación. Que podamos mantener viva la esperanza y que la Cuarta Transformación no termine siendo una simulación.

Lo invito a cuestionar, criticar y analizar todo lo que le ofrecen los medios de comunicación. Y haga lo mismo con los independientes; verifique la información que le dan y las razones por las que se le dan. No tenga miedo de dudar, que la duda es la semilla de la autonomía de pensamiento. Permita que caigan ante sus ojos, todas las máscaras que deban de caer, no cierre su mente. Busque la información que no le dicen y compártala aunque ello implique nadar a contracorriente. No se deje engañar por historias tan infames como el falso caso Wallace.

Los ciudadanos que carecemos de fama, fortuna, poder e influencias, sólo nos tenemos los unos a los otros. Aprendamos a establecer redes de solidaridad, y rechacemos esa normalización de la crueldad e indolencia que nos quieren imponer. No seamos cómplices ni espectadores pasivos de la barbarie que azota a nuestro país desde hace décadas. Apoyemos y difundamos todo lo posible la información de los periodistas que realmente arriesgan la vida, y dejemos de endiosar falsos comunicadores ególatras y falsos activistas psicópatas, que solo se apoyan entre ellos y se burlan de nuestra credulidad.

Es hora, es momento. Las miles o millones de víctimas de este país, como las del falso caso Wallace, nos necesitan. Nos necesitan quienes reclaman sus derechos, como muchos de los maestros u otros grupos vulnerables. Nos necesitamos todos, fuertes y unidos, hoy y siempre.

Rompamos los cercos mediáticos, que ni siquiera algunos periodistas independientes se atreven a romper. Decir sí a la solidaridad ciudadana, no permitir nunca más la censura. Basta de injusticias en este país.

Continue Reading
1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Justicia pendiente

PVEM perdería registro por reincidencia en llamado a voto en elecciones

Published

on

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) podría perder su registro como instituto político como una sanción impuesta por el Instituto Nacional Electoral (INE), debido a la reincidencia en llamar al voto durante la jornada electoral del pasado 6 de junio como sucedió en 2015.

Los magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) determinaron sanciones menores al PVEM por llamar al voto en la contienda electoral de 2015.

El INE determinó que el Verde Ecologista pagó a varios “influencers” para promocionar el voto a favor a su causa durante la jornada electoral, lo que representó un delito electoral, como ocurrió en las elecciones federales intermedias de hace seis años, donde también pagó para que distintos artistas promocionaran el voto.

Varios consejeros electorales del INE señalaron que como una sanción adecuada debería retirarse el registro al PVEM, debido a que es la segunda ocasión en la que incurre en estas prácticas para obtener ventaja durante el proceso electoral, por lo que ignoró a las autoridades electorales.

Al respecto, diferentes colectivos y organizaciones civiles pidieron a las autoridades electorales retirar el registro del PVEM, ya que ha incurrido en estas ocasiones en dos ocasiones influyendo en el voto durante dos procesos electorales, por lo que demandaron que sea sancionado de forma eficiente.

En la contienda electoral de 2015 el PVEM pagó a varios artistas y deportistas miles de pesos para promocionar en sus respectivas redes sociales el voto a favor del Verde Ecologista, sin embargo, el INE no retiró el registro al partido y sólo impuso una multa económica, por lo que en esta jornada electoral volvió a proceder de la misma forma.

Continue Reading

Con voz propia

Sabina Berman y la clase media

Published

on

Por Axel Ancira

Dice la reconocida dramaturga Sabina Berman que como producto de la lectura de los resultados electorales, la 4T perdió la clase media. Si bien es cierto que es el sector en donde podría considerarse que más ha crecido el voto anti AMLO, esta aseveración merece algunas precisiones. Pensar que la mitad de la población es clase media es una interpretación, como se ha dicho hasta el cansancio, simplista.

Según datos del INEGI, el 59 por ciento de las personas en la capital está por debajo de este sector. Alcaldías como Coyoacán, Magdalena Contreras o Álvaro Obregón, si bien concentran en sus lugares más céntricos o en espacios residenciales a parte de la clase media y alta, tienen en sus periferias un gran porcentaje de barrios de la clase trabajadora con precariedad económica.

Si pensamos en un entorno idealista, en donde los clasemedieros, en pleno ejercicio de sus facultades soberanas de toma de decisión, han decidido abandonar el proyecto de la Cuarta Transformación, quedaría aún por explicar la variante de por qué ese corrimiento se da en apoyo a los partidos conservadores que sistemáticamente han empobrecido a las clases medias, y que, en las últimas crisis económicas, particularmente la del 1995 y la del 2008, no han recibido subsidios, no han sido rescatados, y no han tenido otras y mejores opciones que cerrar sus empresas, despedir sus empleados, y reforzar las filas de desempleados.

La dramaturga dice que cerraron muchos negocios de clasemedieros, que a su vez le daban trabajo a otros clasemedieros. Me encantaría vivir en ese país que describe Berman; los clasemedieros que regularmente dan trabajo en un restaurante, en una imprenta, en una farmacia tienen trabajadores altamente precarizados, que sobreviven muchas veces con menos de dos salarios mínimos, o de propinas (las cuales no se representan en sus prestaciones). Los mensajeros de uber-eats, los meseros de una fondita, para sorpresa de Sabina Berman y quizá de más de uno, difícilmente son parte de la clase media.

Más aún, Sabina Berman pide que un Estado precarizado por 30 años de neoliberalismo, de pronto tenga los recursos para rescatar a toda la pequeña burguesía, condonar los gastos de energía eléctrica, etcétera. Por supuesto, de haberse hecho así se habría recurrido a un endeudamiento que en el mediano plazo habría significado menos control del presupuesto y más dependencia ante las medidas impositivas del FMI. ¿Ésta es la solución de Sabina Berman para la clase media y las clases trabajadoras?

El fenómeno del alto porcentaje del voto en ciertas partes no debe dejar de sorprendernos.

El apoyo en la Ciudad de México de Claudia Sheinbaum que rondaba el 70 por ciento antes del trágico accidente de la Línea 12, tampoco es un aspecto que se pueda obviar. Es claro, sin que podamos confirmar de que se trató de un fraude, en la mayoría de las casillas, un sector de la población –cuyo epicentro no está en las clases medias, sino en los personeros del gran capital–, se han organizado de forma muy eficiente para mostrar su desprecio clasista a AMLO.

La estrategia consistió en la creación de grupos de WhatsApp vecinales en donde, además de transmitir las típicas campañas de desinformación de Latinus, se organizaron para salir a votar en bloque por, como mandara Felipe Calderón, el candidato que pudiera derrotar a Morena. Tampoco podemos descartar la intromisión de una iniciativa privada que, como cada elección, desde hace por lo menos dos décadas, habría influenciado el voto de sus precarizados trabajadores, con las consabidas amenazas de que de ganar MORENA, tendrían que cerrar sus empresas y despedirlos a todos. Y no, no todos estos trabajadores son la clase media, y muchos de ellos viven en el poniente de la Ciudad de México: son vigilantes, torneros, pastoreros, choferes de flotillas…

Dice también Sabina Berman que el proyecto de Andrés Manuel López Obrador ha abandonado en el discurso la agenda feminista, y la de los sectores LGBT. No parece entonces lógico que ésta misma población, en castigo a los dislates discursivos de AMLO, haya votado por sectores de derecha.

El PRIANRD ante la inclusión de sectores radicales a las manifestaciones, habría recurrido a la acostumbrada represión, encarcelamiento y acoso a las y los manifestantes con redadas en los metros, camionetas blancas que secuestran activistas, espionaje, y una larga lista de etcéteras. El voto por el PRIAN, parece avalar estas prácticas, más que condenar la indefinición presidencial hacia estos temas.

Más aún, con la nueva composición de la Asamblea Legislativa dejó, colgada con alfileres el derecho ganado a la interrupción legal del embarazo. Pero seamos justos: es muy probable que el elector no tuviera estos pensamientos en la cabeza al momento de emitir su voto en las urnas. Porque el votante ideal, de Sabina Berman no se parece mucho al votante real.

¿Por qué entonces este fenómeno pareció dividir la ciudad en dos? La pésima elección de candidatos, y malas gestiones en lo local, parece que fueron la clave. En esto tiene parte de razón Mario Delgado cuando dice que la división interna del partido fue caldo de cultivo para la oposición, pero le faltó agregar que poco interés despertaron candidatos como Sergio Mayer, quien entre escándalo y escándalo pareció al final más un diputado de la oposición golpeadora. ¿Cómo pedirle al votante de izquierda de Álvaro Obregón que sufragara por un candidato que abiertamente se confiesa como de no-izquierda, que se pelea con el subsecretario más querido de la administración, Hugo López Gatell, y que continuamente repite que perdió porque el posicionamiento de la “marca” Morena se ha debilitado?

Tiene razón Sabina Berman en que el presidente debe incluir en su narrativa a la clase media, y hacer un análisis materialista de los hechos. Pero mejor haría Morena en pensar que la imagen del Presidente no gana todas las elecciones, y que es muy difícil para el votante motivarse a votar por AMLO cuando el que aparece en la boleta es un viejo conocido que no se distingue de los viejos políticos del antiguo régimen.

Estoy seguro de que el precio del dólar más bajo que en el momento de la transición sexenal por primera vez en unas intermedias, desde que hay elecciones, -democracia es otra cosa-, la apuesta por la soberanía, y los apoyos a las clases más desprotegidas que aumentan el consumo y la posibilidad de negocios de los clasemedieros son el impulso del que habla Sabina Berman, en términos materiales.

Continue Reading

Con voz propia

¿Es un crimen afirmar que las mujeres tienen vagina y los hombres pene?

Published

on

Por Alberto Farfán

A partir de que la doctrina de género ha sido impuesta, velada o abiertamente, en diversos países ─avalada y promovida por la Organización de las Naciones Unidas (ONU)─, sea a través de la manipulación del idioma al usar lo que denominan “lenguaje inclusivo” en un supuesto beneficio para la mujer, o sea eliminando ciertos términos científicamente incuestionables para presuntamente no discriminar a la población “híbrido sexual”, como la define Gilles Lipovetsky, el nuevo escenario es francamente patético por lo ridículo.

Ejemplo de ello es lo que de un tiempo a la fecha ha ocurrido en Reino Unido. Pues en días pasados a Lisa Keogh, de 29 años, como estudiante de Derecho en la Universidad Abertay en Dundee, Escocia, tuvo que ser investigada y sometida a acciones disciplinarias de parte de las autoridades escolares por aseverar que las mujeres tienen vagina y los hombres son más fuertes físicamente. ¿Su falta? Haber hecho comentarios “ofensivos” y “discriminatorios”.

Este absurdo se suscitó durante un seminario en línea acerca del feminismo de género y la ley, cuando Lisa, madre de dos hijos y estudiante en su último año de carrera, expuso que las mujeres nacen con vaginas y cuestionó la participación de una mujer trans en un evento deportivo de artes marciales mixtas. Pues la competidora trans con 32 años “de testosterona en su sistema” sería genéticamente más fuerte que una mujer promedio, por lo que sería injusta su participación en el combate.

Y siguiendo a los diarios The Times y  The Post Millenial, ella indicó: “No tenía la intención de ser ofensiva, pero sí participé en un debate y expuse mis puntos de vista sinceramente sostenidos”. Y añadió: “No estaba siendo mezquina, transfóbica u ofensiva. Estaba afirmando un hecho biológico básico”. Por fortuna para ella, después de dos meses de acoso por parte de las autoridades escolares las “faltas” fueron desechadas.

“La Universidad debe poner en marcha un proceso que le permita juzgar qué denuncias deben ser investigadas y cuáles pueden ser desestimadas de inmediato porque son vejatorias y tienen motivaciones políticas”, sostuvo. “Siempre supe ─concluyó─ que las denuncias que se me hacían eran infundadas y ahora la Junta Disciplinaria Estudiantil lo ha confirmado”.

Curiosamente, un año atrás ─señala The Times─ se produjo un incidente similar con la profesora de Economía, Dra. Eva Poen, de la Universidad de Exeter, al responder a un usuario de Twitter que afirmó: “No todos los que menstrúan son mujeres. No todas las que son mujeres menstrúan. Cambiemos nuestro lenguaje”. Ella a su vez le contestó: “Sólo las mujeres menstrúan. Sólo las mujeres pasan por la menopausia”. Frente a tal observación, a mi juicio totalmente científica e inatacable, estudiantes feministas y de minorías sexuales de la generación de cristal la condenaron y atacaron por ser “transfóbica”, “acosadora” y una “mierda”, entre otras lindezas por parte de estos grupos que se asumen tolerantes y abiertos, cuando su hipocresía es más que evidente.

No obstante los ataques, la doctora Poen señalaría que “es necesario un debate importante sobre el sexo y el género”, e indicó: “Soy una firme defensora de la libertad académica y la libertad de expresión. Las acusaciones en mi contra… son completamente falsas”. “Hay un debate político y académico importante sobre el sexo y el género; ─sostendría─ deberíamos ser capaces de celebrar este debate de una manera rigurosa, sólida, pero también respetuosa”.

Finalmente, hay que recordar el vergonzoso caso del profesor Angelos Sofocleous, quien era editor asistente en la revista de Filosofía Critique de la Universidad de Durham, suscitado en 2018. Sofocleous en su cuenta de Twitter apuntó que “las mujeres no tienen pene”. Y debido a ello sería despedido de su puesto pues su tuit fue considerado “transfóbico” por sus compañeros de estudios. Posterior a su aberrante despido, el profesor estudiantil tuitearía un artículo de The Spectator titulándolo: “¿Es un crimen decir que las mujeres no tienen penes?”

Por todo lo anterior, me temo que vendrán cosas peores.

Continue Reading

Trending