Connect with us

Elecciones México

La obsesión con Twitter en la elección presidencial en México

La lucha presidencial en las redes sociales, y la apuesta por Twitter. Una entrega de Rodolfo Soriano Nuñez

Avatar

Published

on

Por Rodolfo Soriano-Núñez*

Luego del debate más bien mediocre del domingo próximo-pasado, la vida pública en México se sumió en uno de esos momentos que demuestran qué tan inmadura es nuestra democracia.

El debate, por ejemplo, a diferencia de lo que ocurre en otras sociedades democráticas, exhibió, a un tiempo, lo acartonado y superficial de nuestra vida pública.

Acartonado, porque los problemas de fondo no se supieron abordar con el tiempo y el cuidado necesarios. Superficial, porque además del gasto, más bien desperdicio, de más de 4 millones de pesos, la presencia de la playmate Julia Orayén dejó ver el desdén con el que opera la estructura del Instituto Federal Electoral. El IFE, lejos de reconocer la gravedad de la misión que enfrenta, insiste en actuar como si no pudiera darse cuenta del daño que le hace a la frágil democracia mexicana.

Pero no sólo el IFE.

Los partidos políticos también demuestran acartonamiento y superficialidad. El mejor lugar para observar esta realidad son las redes sociales, que son un espejo muy distorsionado de lo que ocurre en México.

Antes de entrar al detalle del análisis sobre la manera en que las redes reflejan el acartonamiento y la superficialidad de los partidos políticos, es importante tener en cuenta que—de acuerdo con la información disponible en el estudio de AMIPCI 2011—sólo 29 por ciento de los hogares en México tienen al menos una computadora. Un 21 por ciento de los hogares tiene acceso a Internet, lo que representa poco más de 31 millones de personas.

Los usuarios de Internet tienden a ser, en su mayoría, varones; viven en urbes de más de 100 mil personas; son muy jóvenes, un buen número son menores de edad. Muchos de ellos son miembros de familias con ingresos medios o altos y un buen número de ellos viven en el Distrito Federal o en el Estado de México. Estos son números que hablan de una realidad muy distinta a la del resto del país (véase, sobre todo, la página 7).

Otro dato muy importante es que el interés por la política es marcadamente superior, del doble, entre los usuarios de redes sociales (16 por ciento) respecto del resto de la población (8 por ciento).

Es por ello que resulta más sorprendente el que los tres principales partidos políticos dediquen tanto tiempo, dinero y esfuerzos a la tarea de “colonizar”, de dominar, la Internet, las redes sociales y, de manera más específica, Twitter.

Es importante tener en mente que esta semana estuvo marcada por la difusión, inmediatamente después del debate, de un vídeo en el que se podían observar, con alguna dificultad, aspectos del trabajo que realiza una de las llamadas “granjas” de redes sociales.

En el vídeo es posible escuchar a una persona que da instrucciones a otras acerca de combatir un par de hashtags en lo que se criticaba al candidato del PRI, Enrique Peña Nieto.

El vídeo es de poco más de un minuto de duración y no permite saber más sobre quienes están en el salón, mucho menos si son voluntarios, como el PRI dijo, o si—como muchos suponemos—se trata de trabajadores o ciber-acarreados que operan cuentas en las redes sociales que permiten generar “presencia”; ganar los “Temas del Momento”, los llamados Trending Topics y, de manera más general, dar la impresión, muy al estilo del viejo PRI, el PRI de los sesenta o setenta, de unanimidad.

El vídeo vino a confirmar las sospechas que muchos tenían acerca de la estrategia de redes sociales del PRI en Twitter, pues abundan entre las cuentas que apoyan a Peña Nieto las que sólo publicaban información o ideas favorables a Peña Nieto, que carecen en algunos casos de fotografías o que usan fotografías de modelos profesionales tomadas de otros sitios de Internet, por lo que no correspondían a usuarios reales.

Los problemas son varios. Primero, hay un abismo profundo entre el perfil de quien podría votar por Enrique Peña y el perfil de los usuarios de Internet y, de manera más específica, de redes sociales en México.

Este abismo deja ver la intención del PRI de manipular, de mentir, acerca de su capacidad para comunicarse con la sociedad. Es una comunicación vaciada de sentido, que sólo repite y repite consignas, ideas a modo, caprichos y que lleva a muchos a preguntarse qué más estará dispuesto a hacer el PRI con tal de crear esa falsa unanimidad.

Los usuarios de redes sociales, con razón, se sienten engañados y—dada su escolaridad, ingreso y preferencias políticas—no dudan en advertir acerca del riesgo de permitir que el PRI actúe así.

A todo esto, hay que agregar las tensiones entre los viejos y los nuevos medios que apenas empiezan a manifestarse en México. Los conflictos entre viejos y nuevos medios no son nuevos, pero son más graves en México porque los viejos medios comerciales dependen mucho más de los recursos públicos que les transfieren los gobiernos municipales, estatales y federal. Véase también el trabajo de la ONG Article 19.

Es una situación sumamente desfavorable, que se agrava por la manera patrimonialista en que las oficinas de Comunicación Social asignan los recursos a su alcance, así como por la brutal concentración del ingreso que hace muy difícil que las pequeñas y medianas empresas inviertan recursos en publicidad.

Y esto no es sólo una cuestión de percepciones.

Como comenté en este espacio hace dos semanas, hay proyectos de análisis de lo que ocurre en las redes sociales en México, específicamente el sitio Monitoreo Electoral en México, que han evidenciado que la presencia del PRI y del PAN en las redes sociales no corresponde a la actividad de usuarios reales, de carne y hueso, sino más bien a la operación de las granjas de redes sociales como la que dio a conocer en el vídeo al que me referí originalmente.

La soberbia de los partidos políticos en México ha terminado por generar “guerras de Trending Topics” que se han resuelto a partir de tres lógicas. En el caso del PRI, se ha recurrido al uso de los llamados BOTS, que son programas que generan usuarios falsos y al uso de las llamadas “granjas”, así como a una presencia muy activa de algunos de sus líderes regionales.

Del lado del PAN, se ha recurrido también a los BOTS y a la coordinación de los miembros y simpatizantes de ese partido con cuenta de Twitter. La estrategia de BOTS, un intento para emparejar a Peña Nieto en número de seguidores en su cuenta de Twitter, fue operada de manera tan burda que quedó exhibida y fracasó.

La debilidad de los equipos de redes sociales de Vázquez Mota es sólo uno de los problemas de la candidata del PAN, especialmente en la lucha por el llamado “post-debate” que incluyó su participación en el programa Tercer Grado del monopolio de medios Televisa, en la que lejos de desmarcarse del gobierno de Felipe Calderón, se asumió plenamente como su heredera e incluso lamentó no poder contar con su presencia en actos de campaña.

La decisión de asumirse como heredera del legado del gobierno en turno coincidió con el estreno de Vázquez Mota como tercer lugar en las preferencias electorales en la encuesta diaria, el daily poll, que Investigaciones Sociales Aplicadas elabora para el diario Milenio, posición en la que se mantenía incluso hoy domingo.

La situación de Josefina Vázquez Mota es tan difícil ahora, que las voces que hablan de su reemplazo como candidata se reproducen como ecos en una barranca. El problema en este punto es, ¿quién podría entrarle? ¿Haría el PAN candidato a Ernesto Cordero? ¿Cómo se le recibiría en esa nueva función luego de sus lamentables declaraciones sobre la manera en que algunas familias sobreviven con 6 mil pesos al mes? ¿Subirían a la contienda a Margarita Zavala? ¿Sacarían de su retiro a Diego Fernández de Ceballos?

El problema no es la exsecretaria de Desarrollo Social, sino el fardo pesado, insostenible de los 60 mil muertos de la guerra contra el narcotráfico que no genera resultados y, sobre todo, el pésimo desempeño de la economía que no genera empleos y que, más bien, expulsa a cientos de miles de personas a la economía informal. Sólo en los últimos doce meses, informó ayer el INEGI, se sumaron a la economía informal 763 mil personas.

Con ese tipo de números, no es posible imaginar que algún partido gobernante pueda ganar y los panistas tendrían que reconocer que Josefina no es capaz de realizar milagros. La propia Josefina tendría que reconocer que insistir en hacer suyo el legado del actual gobierno es un arma de dos filos que, hasta el momento, la tiene en una situación muy difícil.

Pero no sólo el PAN y el PRI cometen errores. La izquierda también. Aunque no se han documentado casos de BOTS o de granjas, Andrés Manuel López Obrador es, como comenté hace dos semanas en este espacio, el rey del Twitter en México.

Y es un hecho, la izquierda, específicamente la izquierda del Distrito Federal domina a placer las redes sociales.

No necesitan de granjas para inflar hashtags que disputen la cumbre de los Trending Topics, porque de manera natural tienen una mayoría de usuarios que se identifican con los puntos de vista de López Obrador y de Miguel Mancera.

Sin embargo, algo que la izquierda del DF no ha logrado entender desde el año pasado, cuando Eruviel Ávila arrasó en la elección del Estado de México, es que la realidad del DF es sumamente diferente a la del resto del país, incluso a la de los municipios mexiquenses connurbados a la Zona Metropolitana de la ciudad de México.

Creo que esa es una de las razones por las que, por ejemplo, desacreditan las encuestas de las principales encuestadoras de México, que reflejan una realidad tan diferente a la que ellos viven. No entienden, por ejemplo, por qué puede haber gente que haya decidido su voto a favor del PRI.

Lo más grave en el caso de la izquierda es que demuestran serios problemas para entender cuáles son los efectos de algunas de las dinámicas de insulto, de agresión, algunos podrían decir incluso que de bullying, ahora que el término está de moda, contra todo lo que no se alinee con el ideal que la mayoría tuitera de izquierda define como lo políticamente correcto para México.

Esto quedó de manifiesto en las reacciones inmediatamente posteriores al lamentable episodio que protagonizaron Enrique Peña Nieto y un grupo de personas en la Universidad Iberoamericana. La protesta no fue espontánea. Lejos de ello, se preparó como una serie de actividades para expresar rechazo al candidato del PRI. Más que argumentar contra las propuestas o dichos de Peña, lo que se impuso fue una dinámica de insultos contra el candidato del PRI, contra sus colaboradores más cercanos y a favor de quienes encabezaron la protesta anti-Peña en la Iberoamericana.

A esta dinámica de insultos se sumaron, casi de inmediato, los tuiteros panistas que, aunque enfrentados a la izquierda de Twitter cuando Felipe Calderón ha sido el blanco de los insultos de la izquierda, en este caso se sumaron gozosos a los insultos contra Peña pues veían en ello la oportunidad “para bajar al puntero”.

Es difícil saber qué pasará de aquí en adelante. Quedan, más bien, una serie de preguntas pendientes de resolver ¿cuál es el límite, por ejemplo, de esta lógica de acoso de la izquierda tuitera? ¿Advierten que lejos de ser congruente con la idea de la “república amorosa”, más bien la desacredita?

Pero las pregunta no son sólo para la izquierda, ¿Le costaría mucho al PRI reconocer que perdió Twitter y dejar de usar granjas de redes sociales y BOTS, para generar la falsa impresión de unanimidad que tanto gusta a sus dirigentes? ¿Se dan cuenta del daño que causa esa obsesión con la unanimidad y la manera en que se interpreta como una provocación?

¿Los panistas llegarán a reconocer en algún momento que hace casi doce años ejercen el poder y que en muchas cosas han sido incapaces de hacer lo que se esperaba de ellos? ¿Dejarán de culpar al PRI de sus desventuras? ¿Aprenderán a admitir sus errores y a aprovechar las cerca de 7 semanas de campaña que todavía quedan?

¿La izquierda reconocerá que Twitter no es México? ¿Reconocerá que más que empecinarse en demostrar qué tanto odian a Enrique Peña o a Felipe Calderón deberían estar preocupados, por ejemplo, por contar con suficientes representantes para las poco más de 120 mil casillas que se instalarán este año? Algo que, por cierto, en 2006 no lograron.

Lo que queda claro es que la política en México está lejos de ser todo lo madura que las circunstancias exigen y nos perdemos, tristemente, en escándalos que no abonan a la solución de los problemas del país.

* Rodolfo Soriano-Núñez es PhD en Sociología por la Universidad de Fordham, Nueva York.

Continue Reading
2 Comments

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Elecciones México

PRI recupera presencia en Hidalgo y Coahuila

Ignacio García

Published

on

Por Ignacio García

Tras concluir la jornada electoral, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) recuperó presencia en Coahuila e Hidalgo, en donde se renovaron el Congreso local y los ayuntamientos, respectivamente, posicionándose como la principal fuerza política de esas entidades.

En el caso de Coahuila, el PRI ganó los 16 distritos locales electorales en disputa, por lo que recuperará la mayoría del Congreso local para los próximos tres años, ya que en la actualidad sólo tiene diez legisladores, mientras que el Partido Acción Nacional (PAN) sólo cuenta con nueve curules.

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) que se ubicó como la principal fuerza política del país en 2018, no obtuvo ninguna curul, por lo que se ubicó como la segunda fuerza política de Coahuila y desplazó de esos comicios al PAN como el segundo partido con más fuerza.

En el caso de Hidalgo, el PRI también recuperó varios municipios como Pachuca, Mineral de la Reforma y Huejutla, por lo que gobernará 32 municipios, superior a los 16 ayuntamientos que administró, mientras que Morena sólo ganó seis ayuntamientos en solitario y cinco demarcaciones más en alianza.

Tanto el PAN como el Partido de la Revolución Democrática (PRD) perdieron en los comicios, ya que el blanquiazul pasó de administrar 16 ayuntamientos a sólo cinco, mientras que el sol azteca pasó de 12 a sólo siete demarcaciones de la entidad, por lo que el PRI fue el principal ganador de la contienda.

Aunque Morena se ubicó como la principal fuerza política de México en 2018 ganando todos los distritos electorales federales, en la elección previa a las intermedias el partido guinda perdió presencia en dos estados que históricamente han sido gobernados por el PRI.

 

Continue Reading

Elecciones México

Morena mantiene disputas internas por dirigencia nacional

Avatar

Published

on

Por Ignacio García

Luego de que el Instituto Nacional Electoral (INE) declaró un empate técnico en la encuesta por la dirigencia nacional entre los diputados federales Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo, las disputas internas se mantienen, pues legisladores afines a Muñoz Ledo han pedido a Delgado que acepte su derrota, sin embargo, se ha negado a desistir de sus intenciones.

La nueva secretaria general de Morena, Citlali Hernández, llamó a Mario Delgado a reconocer la derrota y unirse al proyecto que encabeza Porfirio Muñoz Ledo, ya que resultó vencedor de la encuesta que organizó el INE y cuenta con el apoyo de la mayoría de los militantes de Regeneración Nacional.

Por su parte, el diputado Porfirio Muñoz Ledo aseveró que obtuvo la victoria y por ello emplazó al presidente del INE, Lorenzo Córdova, a reconocer su triunfo o renunciar a su cargo, ya que sostuvo que se negó a aceptar que contó con la mayoría de los votos.

Según Muñoz Ledo, el grupo que apoya a Mario Delgado pretende acorralar al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, por lo que buscan obtener el triunfo a toda costa, y por ello enfatizó que él acompañará al jefe del Ejecutivo federal para impulsar la denominada cuarta transformación.

En tanto, Mario Delgado llamó a la unidad nacional en el interior de Morena y dejar a un lado las descalificaciones permanentes entre los militantes, ya que únicamente debilitan al partido y no abonan al proyecto de nación que impulsa López Obrador, por lo que debe predominar la mesura entre los abanderados.

El INE anunció que se llevará a cabo una nueva encuesta en la que se defina al nuevo dirigente nacional de Morena, quien estará al frente del partido para el proceso electoral de 2021 en el que se renovará la Cámara de Diputados federal, así como nueve gubernaturas.

Continue Reading

Con voz propia

Diputados plurinominales de México están más atentos a su móvil que a las sesiones

Los diputados que se encuentran más pendientes de su celular que de las sesiones, en su mayoría, tienen tres características: son plurinominales, del PRIAN, e incluso “se les olvida votar”; son de Hidalgo, Méx.

Avatar

Published

on

Por Emmanuel Ameth

Pese a que de manera ordinaria se presentan tan sólo dos veces por semana al Congreso, regularmente media jornada, a que cuentan con asistentes, secretarias y demás personal de apoyo para atender sus contingencias mientras están en sesión, los diputados plurinominales de la provincia de Hidalgo, México, se encuentran más atentos a su Facebook, WhatsApp y otras páginas que a poner atención a los temas que se discuten, llegando al extremo de incluso estar distraídos al momento de emitir sus votos.

La mayor parte de los referidos tiene por característica haber llegado vía plurinominal (es decir, que o no fueron votados o aún perdiendo la elección fueron inscritos para pertenecer al parlamento local mediante su porcentaje de votaciones), ser del Revolucionario Institucional- Acción Nacional (PRIAN) e incluso, llevarse reprimendas y/o llamados de sus compañeros de bancada para ejercer su voto; por lo menos así se evidenció en la vigésima cuarta sesión ordinaria del primer periodo correspondiente al primer año de ejercicio constitucional de la LXIV Legislatura del Congreso del Estado de Hidalgo.

Aquí unos ejemplos de su distracción al momento de votar:

Los diputados que se olvidan de votar por verificar sus notificaciones

En el grupo de diputados donde sus compañeros les hacen llamados de atención para que “suelten” su teléfono celular para emitir su voto se encuentra la diputada del PES Jajaira Aceves, misma que permanece la mayor parte de las sesiones observando su localizador que poniendo atención a los temas que se discuten en el legislativo.

Con menor atención a sus móviles pero lo suficientemente distraídas para no encontrarse atentas para emitir sus votaciones se encuentran las diputadas del PRI Adela Pérez y Mayka Ortega, mismas que tienen curules continuas y una comunicación muy cercana que las hace restar atención a lo que se discute.

La primera de ellas fue la única en ganar las elecciones de su distrito por mayoría (el PRI perdió 17 de 18 escaños de mayoría relativa) en tanto la segunda llegó vía plurinominal.

Los que también recurren en demasía al móvil, pero no se olvidan de votar

Otro ejemplo claro de quienes dirigen su atención a sus celulares en lugar de hacerlo a las sesiones pero que al menos no se olvidan de votar son María Luisa Pérez Perusquía, Julio Valera Piedras y José Luis Espinoza Silva, del PRI.

Así como también Asael Hernández Cerón y Claudia Lilia Luna Islas, la segunda de los referidos “menos obvia” al intentar cubrir con su carpeta su dispositivo móvil.

Otros captados

Aunque no se distraigan de sus funciones como los anteriormente referidos, también fueron captados otros diputados verificando su móvil en tanto se llevaban a cabo las sesiones del Congreso de Hidalgo.

Aquí el video completo del Congreso desde su página oficial:

Continue Reading

Trending