La impunidad de Murillo Karam

Jesús Murillo, los privilegios Foto: adnpolitica.com
Jesús Murillo, los privilegios Foto: adnpolitica.com

Emmanuel Ameth*

Un nuevo escándalo ataca otro colaborador cercano a Peña Nieto. En esta ocasión le llegó el turno al titular de la Procuraduría General de la República Jesús Murillo Karam, cuyo nieto ha quedado impune luego de golpear a su exnovia Alexia Ímaz, quien es hija del Director del CISEN. En un país donde la falta de denucia es un problema grave de justicia y las agresiones a mujeres una constante la omisión de las autoridades y en especial del Procurador es lacerante.

Cualquier abuso en contra de las mujeres es un delito y debe ser especialmente castigado por su condición de género. Alexia, la víctima, efectivamente se presentó en la Procuraduría de Morelos para posteriormente, desistir de levantar una denuncia. Pueden presumirse presiones, siempre que difícilmente alguien que haya sido violentado y que señala públicamente a su agresor en redes sociales, se presenta ante la institución que corresponda sólo para ‘saludar’ y no levantar denuncia alguna.

Gerardo Saade posteriormente se dijo ‘arrepentido’ según comunicó la PGR y se presentó ante las autoridades para conocer su situación jurídica, en la cual, al no haber demanda de por medio, libró con impunidad el rigor de la ley puesto que estos actos no son perseguidos de oficio.

La salida para el Procurador fue muy fácil, siempre que se argumentará que no existe denuncia alguna y por lo tanto, no hay delito a perseguir. Lo que no se dirá, es que son muy pocos los que se atreven a denunciar a los poderosos, incluso siendo hijo(a) de uno. En México uno de los mayores problemas respecto al sistema de impartición de justicia es combatir la cifra negra, misma que alcanza 92 de cada 100 delitos, esto es, que son denunciados ante la autoridad menos de uno por cada diez.

Murillo Karam tiene ante sí la oportunidad de combatir la impunidad tema aborado en cada foro realizado en la materia. Si la hija de un alto funcionario no denuncia por presiones, el mensaje que se dará a la sociedad permitirá el incremento de la cifra negra en lugar de combatirla. Porque una de las principales razones de la no denuncia es la desconfianza en las autoridades así como lo engorroso de los procesos judiciales.

Si el procurador quiere conservar su puesto, debe buscar la forma de persuadir, incluso en perjuicio de su propio nieto, que se haga la denuncia correspondiente al igual que verificar que el proceso sea transparente. Si no lo hace, debe renunciar pues no puede representar a la justicia en cualquiera de sus formas cuando él mismo ejemplifica impunidad.

Respecto al agresor Gerardo Saade, es hijo de Gerardo Saade Kuri y Gabriela Murillo, esta última hija de Jesús Murillo Karam. Saade Kuri, su padre, ha sido acusado de desvíos dentro de la administración de la Escuela Americana de Pachuca por padres de familia como consta en notas periodísticas mientras que Murillo Karam ha recibido denuncias por enriquecimiento ilícito, la más reciente en 2005. El Procurador no ha hecho pública su relación patrimonial.

¿Quién es Murillo Karam?

Jesús Murillo es un viejo conocido de los hidalguenses no solamente por ser exgobernador de la entidad sino por el número de veces que ha sido representante popular. Fue legislador federal en 4 ocasiones así como 2 veces senador. Solamente en una de las anteriores fue electo directamente mediante sufragio mientras que en las restantes, accedió mediante el principio de representación proporcional. Así, entre cargos de elección popular y aquellos plurinominales, por lo menos los últimos 25 años ha vivido del erario.

Basta revisar algunos portales y noticias para profundizar un poco más.

El tres veces secretario general del PRI ha sido señalado en diversas ocasiones por su inexplicable riqueza. Alguna ve en el diario El Universal se publicó que Murillo Karam era el hombre más rico de Latinoamérica a pesar de que sus orígenes fueron más bien sencillos y ninguno de sus familiares había destacado en los negocios… hasta después de su gubernatura.

Al menos una veintena de gasolinerías son administradas por familiares suyos en Hidalgo. También, se sabe que obtiene rendimientos de las empresas instaladas en la Zona Plateada –la de mayor plusvalía en la entidad-, misma que fuera arrebatada a ejidatarios. Portales hablan sobre propiedades en las zonas más exclusivas de Pachuca así como con terrenos en los alrededores de donde será construida la Refinería Bicentenario y donde se pretende construir el aeropuerto civil.

A partir de los cargos públicos que ha ostentado, el apellido Murillo se ha convertido en uno de abolengo para la capital hidalguense. Constructoras como HIVACO, Hospitales como los Marfil, el Centro Médico Intermédica –que incluye Universidad-, son otros de los tantos ejemplos sobre empresas en las que tiene laborando a su familia además de Notarías, Colegios y Universidades. Levantó polémica el benefició hacia el Club de Fútbol Pachuca, vendiendo la propiedad a Jesús Martínez en una verdadera ganga. A este grupo también le dio facilidades para invertir así como donaciones de terrenos al igual que posteriormente lo hicieran sus sucesores en el ejecutivo estatal. Es por él que el pisal más grande de la ciudad lleve por nombre el del sionista David Ben Gurión.

Pero probablemente su mayor fortuna provenga de los despachos legales con los que cuenta en la Ciudad de México, donde litiga demandas multimillonarias contra paraestatales y otras entidades públicos en alianza con otros políticos incluso de diferentes corrientes ideológicas.

Es un político que nunca pasa inadvertido. Siendo gobernador de la entidad, durante los mandatos de sus sucesores se ha caracterizado por el despilfarro, llegando a hacerse diversos comentarios sobre la excesiva escolta con la que se moviliza. Sobran anécdotas donde opaca los operativos en los que se presentaron los gobernadores en curso y hasta al mismo presidente de la República.

Nacionalmente se le recuerda por ser defensor jurídico del voto hacia Peña Nieto en las últimas elecciones donde primeramente declaró que el Revolucionario Institucional no usó la intermediación del Banco MONEX para realizar algún tipo de pago a sus colaboradores y/o votantes pero luego se vio obligado a aceptar la relación tras las pruebas mostradas por los partidos y medios en un escándalo de 700 millones de pesos. También se le recuerda, ya en su cargo actual, por hacer bromas ante tragedias como la explosión en la torre de PEMEX así como la famosa sentencia donde destaca la ‘acumulación de gases’ como causa de dicho siniestro –aún sin resolver.

 

Guadalupe Lizárraga

Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias en español en Estados Unidos sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de las investigaciones en formato de libro Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017) y El falso caso Wallace (Casa Fuerte, 2018) ambos distribuidos por Amazon.com

2 comentarios en “La impunidad de Murillo Karam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *